Andrés Manuel López Obrador

(Tepetitán, municipio de Macuspana, Estado de Tabasco, México, 13-XI-1953). Político mexicano. Exalcalde de Ciudad de México por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), fue elegido presidente de México al ganar en las elecciones presidenciales del 1-VIIII-2018 en representación del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA). Tomó posesión oficial el 1 de diciembre de 2018.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador durante el discurso de toma de protesta como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos ante el Congreso de la Unión, 1 de diciembre de 2018.

Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
Actualmente en el cargo
Desde el 1 de diciembre de 2018
Predecesor Enrique Peña Nieto

Presidente del Movimento Regeneración Nacional (MORENA)
20 de noviembre de 2015-12 de diciembre de 2017
Predecesor Martí Batres Guadarrama
Sucesor Yeidckol Polevnsky

Jefe de Gobierno del Distrito Federal de México
5 de diciembre de 2000-29 de julio de 2005
Predecesor Rosario Robles
Sucesor Alejandro Encinas

Presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD)
1996-1999
Predecesor Porfirio Muñoz Ledo
Sucesor Pablo Gómez Álvarez

Datos personales
Nacimiento 13 de noviembre de 1953
Tepetitán
municipio de Macuspana
Estado de Tabasco
Bandera de México México

Partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) (2014-)
Partido de la Revolución Democrática (PRD) (1989–2012)
Partido Revolucionario Institucional (PRI) (1976–1988)

Padres Andrés López Ramón
Manuela Obrador González

Cónyuge Rocío Beltrán Medina (1979-2003), Beatriz Gutiérrez Müller (2006-)

Hijos José Ramón López Beltrán
Andrés Manuel López Beltrán
Gonzálo Alfonso López Beltrán
Jesús Ernesto López Gutiérrez.

Profesión político

Ocupación político, politólogo y escritor

Alma máter UNAM
Twitter
@lopezobrador_
Facebook
lopezobrador.org.mx

Formación y primeros pasos en la política

Se licenció en Ciencias Políticas y Administración Pública en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Comenzó su carrera política en 1976 al apoyar la candidatura del poeta Carlos Pellicer para senador por su estado natal. Al año siguiente, en 1977, fue nombrado director del Instituto Indigenista de Tabasco, institución desde donde abogó por la defensa de los derechos de los indígenas de la Chontalpa. En 1984 se trasladó al Distrito Federal para ejercer como director de Promoción Social del Instituto Nacional del Consumidor.

Militó en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) hasta que en 1988 lo abandonó para integrarse en la Corriente Democrática (CD), sector crítico nacido dentro del PRI dos años antes, desde el que pidieron democratizar la formación y cuyos líderes Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo acabaron por dejar el PRI en 1987. En octubre de 1988, la CD se convirtió en PRD, aunque formalmente lo hizo a mediados del año siguiente. En las elecciones para gobernador de Tabasco, celebradas en noviembre de 1988, concurrió por el Frente Democrático Nacional (FDN), coalición del PRD y otros partidos de la izquierda, pero fue derrotado por el priísta Salvador Neme Castillo.

Volvió a intentar hacerse con el puesto de gobernador de Tabasco en los comicios de noviembre de 1994, y de nuevo fue derrotado por el aspirante del PRI, Roberto Madrazo, aunque el PRD las impugnó por considerar que había habido irregularidades en un número importante de mesas de votación y sobrepasar los gastos de campaña. Hizo un llamamiento a la resistencia civil para conseguir la dimisión de Madrazo y el asunto se cerró finalmente en agosto de 1996 con la exoneración de los cargos que pesaban contra Madrazo. En los dos primeros meses de 1996, López Obrador lideró un bloqueo a los pozos de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en Tabasco, en contra de una posible privatización de las petroquímicas. También exigió que la empresa estatal pagara por daños ecológicos e indemnizara a los productores de las zonas afectadas por la contaminación y la ocupación de tierras. La protesta llegó a crear un clima de inestabilidad en la zona, al afectar a la producción y exportación de crudo. El bloqueo finalizó 18 días después al alcanzarse un acuerdo entre gobierno, campesinos y PRD.

El 14 de julio de 1996 fue elegido presidente nacional del PRD con el 72,9 % de respaldo de la militancia. Los otros aspirantes, Amalia García y Heberto Castillo, denunciaron irregularidades en el proceso, pero luego los tres alcanzaron un acuerdo para repartir los cargos en el Comité Ejecutivo. Asumió el cargo el 3 de agosto en sustitución de Porfirio Muñoz Ledo y lo transmitió el 10 de abril de 1999 a Pablo Gómez, presidente interino, después de que se disputaran en marzo unas elecciones para sucederle, en las que hubo acusaciones de irregularidades, por lo que se recurrió a una segunda vuelta el 26 de julio, en la que resultó elegida presidenta Amalia García. Tras abandonar la dirección nacional del PRD, López Obrador concurrió, junto a otros cuatro aspirantes más, en las primarias de su partido para optar a la alcaldía de Ciudad de México en el año 2000. A pesar de ser acusado de incumplimiento de algunos de los requisitos para acceder a este proceso, como el de demostrar que residía en la ciudad desde hacía más de un año, ya que hasta pocos meses antes vivía en Tabasco, el 14 de noviembre de 1999 fue elegido candidato por el PRD.

Alcalde de Ciudad de México

En los comicios del 2 de julio de 2000, fue elegido jefe del Gobierno del Distrito Federal o alcalde de la Ciudad de México, tras derrotar al panista Santiago Creel y al priísta Jesús Silva Herzog, con un programa en el que anunció un impulso a la participación ciudadana, la aplicación de un plan de austeridad (con adopción de medidas como la reducción del sueldo de los altos funcionarios, incluido el suyo) y la lucha contra la corrupción y la impunidad. Se comprometió a la creación de un fondo de 525 millones de dólares para programas sociales y a la redacción de una Constitución municipal. Recibió la Alcaldía el 5 de diciembre de 2000 de manos de su correligionaria Rosario Robles. Una de sus primeras medidas antes de finalizar el año fue tomar el control de la policía auxiliar, conocidos por policletos por patrullar en bicicletas, en el marco de su estrategia de lucha contra la corrupción después de una redada en la que detuvieron a un centenar de agentes.

A finales de febrero de 2001, la ciudad fue el destino de la caravana zapatista que expuso sus denuncias ante el Parlamento nacional y reivindicó una Ley Indígena. En el Congreso del PRD de finales de abril de ese año, volvió a quedar de manifiesto el pulso entre los dos sectores, el liderado por Cuauhtémoc Cárdenas, en el que militaba él y la ex alcaldesa Rosario López, y otro más moderado y renovador, que propugna la "jubilación" de Cárdenas, al que culpaban de la derrota en las presidenciales del año anterior. Además, el partido reconoció que fue un error apoyar una Ley Indígena, rechazada por los zapatistas, pero también marcó distancias con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). En cuanto a su gestión local, en mayo de 2001 lanzó un plan para combatir la delincuencia y agilizar la justicia. El problema de la seguridad en la capital, su máxima preocupación, fue el centro de una polémica con el presidente VicenteFox (2002).

Durante 2002 acometió como proyectos importantes la construcción de un segundo piso en las principales vías rápidas para aliviar el tráfico en la ciudad, cuya ejecución aplazó por presiones de la oposición, o la inversión de 525 millones de dólares en la compra de trenes para el metro que adjudicó a la canadiense Bombardier. En diciembre de ese año sometió a una consulta telefónica su permanencia en el puesto y superó la prueba con el 95 % de respaldo de los casi setecientos mil consultados. Una encuesta similar y con iguales resultados se llevó a cabo en diciembre de 2004. También durante su gestión dio apoyo económico a los ancianos, creó una universidad y escuelas de nivel bachillerato, construyó viviendas a bajo coste y mantuvo el precio del transporte público. Todo ello a pesar de que el Parlamento le limitó la capacidad de endeudamiento y a la austeridad de su gestión.

Andrés Manuel López Obrador, actual Presidente de México (desde el 1-XII-2018) por la coalición “Juntos Haremos Historia", participa en el XVI Foro Nacional de Turismo en el Alcázar de Chapultepec, en la Ciudad de México.

La pugna por la presidencia de México

Aspirante a la presidencia de la República en 2006, con un altísimo índice de popularidad que se reflejó en el ascenso de su partido en las legislativas y estatales de julio de 2003, negó en principio su postulación. Desde entonces se sucedieron los casos de corrupción que implicaban a algunos de sus allegados o subordinados, lo que algunos interpretaron como un intento por acabar con su posible carrera presidencial. En mayo de 2004, la Fiscalía General inició un proceso ante la Cámara de Diputados para retirarle la inmunidad, después de que continuara la construcción de una carreteras sobre terrenos expropiados, pese a que los tribunales habían admitido a trámite una demanda de amparo del propietario de los terrenos. Este caso se había iniciado en agosto de 2002, aunque estuvo paralizado bastantes meses.

El 1 de abril de 2005, una comisión legislativa concluyó que procedía su desafuero, decisión que fue aprobada el 7 de ese mes por la Cámara de Diputados. Horas antes, congregó a cien mil personas en la plaza de El Zócalo, a los que pidió rechazar la violencia si prosperaba la iniciativa. Optó definitivamente por la carrera presidencial con la renuncia a la Alcaldía el 29 de julio de 2005, días después de que Cárdenas renunciara entrar en la carrera, y el 18 de septiembre, como único aspirante, fue proclamado candidato presidencial del PRD.

En las elecciones del 2 de julio de 2006, en las que concurrió por la coalición "Por el bien de todos", perdió por el 0,58 % de diferencia con el candidato del PAN, Felipe Calderón. Denunció irregularidades y fraude, y promovió una campaña de resistencia civil en demanda del recuento de los votos, que incluyó una marcha pacífica nacional hacia la capital, la toma durante 47 días de la plaza de El Zócalo, y las protestas ante bancos o autopistas. Impugnó los resultados ofrecidos por el IFE, pero el 5 de agosto el Tribunal Electoral desestimó su petición de recuento total, aunque aceptó revisar 375 impugnaciones. El 29 de agosto, el tribunal validó la diferencia de votos del 0,56 % (233.831 votos), decisión que no aceptó y anunció la creación de un "gobierno alterno de resistencia". El 16 de septiembre de 2006, después de obligar al presidente Vicente Fox a cambiar el lugar de celebración del acto del Grito de Independencia, celebró en El Zócalo, ante una multitudinaria muchedumbre de más de un millón de personas, la Convención Nacional Democrática (CND), asamblea que lo eligió "presidente legítimo".

El camino hacia el segundo intento presidencial fallido

No obstante, Calderón tomó finalmente posesión de su cargo de Presidente de la República, y la protesta fue disolviéndose. De todas formas, por aquel entonces se constituyó el Frente Amplio Progresista (FAP), una especie de coalición formada por miembros electos de diversos partidos políticos socialdemócratas —Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT), Partido Convergencia—, con voluntad de ejercer como coalición legislativa y de gobierno “en la sombra”, a cuyo frente se puso López Obrador. Una de sus acciones más relevantes fue a raíz de la decisión del presidente Calderón, en 2008, de reformar las empresas estatales del sector energético y del petróleo —que implicaba una cierta privatización de las mismas—, y en particular de la gigantesca PEMEX. El 10 de abril, miembros electos del FAP obligaron a suspender las sesiones en cada Cámara legislativa, y tres días después, López Obrador hacía pública su intención de encabezar una campaña que pusiese freno a la “posible privatización de la empresa paraestatal PEMEX”. Aunque el presidente Calderón moderó sus intenciones legislativas, el 23 de octubre el Senado mexicano acabó aprobando la reforma petrolera que abría a PEMEX a la inversión privada.

López Obrador anunció oficialmente el 25 de julio de 2010 que se postulaba para las elecciones presidenciales que deben celebrarse en el año 2012, encabezando el FAP. Para ello, el 2-X-2011 formalizó el Movimiento por la Regeneración Nacional (MORENA) como asociación civil, una suerte de plataforma compuesta por centenares de pequeños comités municipales o sectoriales, cuyo objetivo era, según definían, “luchar por un cambio de régimen”. El 20-II-2012 fue ratificado como candidato presidencial por el Consejo Nacional del PRD, que iba a concurrir coaligado con el Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo (PT) con el nombre de Movimiento Progresista. Esta coalición presentó un “Proyecto Alternativo de Nación” desarrollado en “diez puntos para el renacimiento de México”: Promover la revolución de las conciencias y un pensamiento crítico; El Estado al servicio del pueblo y de la nación; Democratizar el acceso a los medios de comunicación; Por una ética republicana y el combate a la corrupción; Crear una nueva economía; Combatir los monopolios; Abolir los privilegios fiscales para redistribuir la riqueza con justicia; El sector energético, palanca del desarrollo nacional; El campo y la soberanía alimentaria, y Estado de Bienestar y el derecho a la felicidad.

Entre las medidas concretas en materia energética, López Obrador pretendía blindar la titularidad pública de la empresa petrolera PEMEX, explorar y explotar todas las reservas petrolíferas viables, construir tres nuevas refinerías para reducir las importaciones de crudo e impulsar la formación en este sector. También apostaba por revertir las privatizaciones emprendidas en las industrias eléctricas por anteriores gobiernos, e impulsar las energías alternativas y renovables respetuosas con el medio ambiente. Por otra parte, defendía como solución para el verdadero estado de caos que padecía México en cuanto a la inseguridad provocada por el narcotráfico atacar las causas del mismo, y no centrarse “exclusivamente en medidas coercitivas”, es decir, luchar contra el subdesarrollo, la exclusión, la injusticia social y la corrupción estructurales en las administraciones públicas del país, y en particular en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Y en cuanto a política exterior, López Obrador apostaba por profundizar las relaciones tanto con el resto de naciones hispanoamericanas como con las grandes potencias emergentes (China, India, Brasil), y recuperar parte de la “soberanía nacional” perdida en las relaciones con el vecino gigante del norte, los EE.UU.

Los comicios se celebraron en junio de 2012. Un primer conteo rápido de los resultados concedía la victoria a Enrique Peña Nieto con unos ocho puntos de ventaja sobre López Obrador. En este caso, y a diferencia de lo ocurrido seis años atrás, el aspirante izquierdista no se proclamó inmediatamente vencedor, sino que pidió esperar a la llegada de los resultados oficiales; de todas formas, como quiera que el 8 de julio el resultado final oficial confirmaba la victoria de Peña Nieto con el 38,2 % de los votos frente al 31,27 % de López Obrador (en total, unos 3,3 millones de sufragios de diferencia entre ambos), cuatro días después advertía ya que iba a impugnar ante el TEPJF la elección presidencial, tras presentar abundante documentación que “probaba las irregularidades cometidas” (denunciaba una masiva “compra de votos” financiada por dinero negro procedente de los EE.UU., por ejemplo). Semanas después, el tribunal electoral desestimó los recursos presentados por el PRD, con lo que Peña Nieto tenía despejado legalmente su camino a la reelección, como así fue (1-XII-2012). López Obrador, mientras, se negaba a aceptar el fallo, si bien no impulsó una desobediencia tan grave como en la última ocasión, evocando simplemente un “escenario de desobediencia civil por la vía pacífica”, etc.

Camino a la tercera, y definitiva, tentativa

El resultado de estas elecciones presidenciales tuvo otra derivada, que fue la de evidenciar las disensiones internas en el seno del PRD y de la coalición presidencial. Por un lado, buena parte de sus dirigentes criticaban la postura radical de López Obrador de no reconocer no sólo los resultados electorales, sino incluso las decisiones de los tribunales, al mismo tiempo que le achacaban un exagerado personalismo y una escasa disposición para acometer el diálogo. El líder y su corriente, por otro lado, no veían con buenos ojos una cierta disposición de algunos de los altos cargos electos del partido a la hora de negociar o llegar a algún tipo de acuerdo o consenso con los rivales panistas y priistas.

El candidato a la Presidencia de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, deposita su voto en las elecciones del 1-VIII-2018.

Así las cosas, en septiembre de 2012 anunció que MORENA, el movimiento-plataforma creado ad hoc para su candidatura presidencial, iba a convertirse en partido político, que definía como una “organización amplia, plural, incluyente y de izquierda” que liderase las “acciones de resistencia civil, siempre pacíficas” contra “la imposición de un presidente ilegítimo”, y, más a largo plazo, “organizar, concienciar y defender al pueblo y a la nación”, con el objetivo fundamental de “seguir luchando por la transformación democrática de México”.

En los tiempos inmediatamente venideros, y mientras MORENA tomaba cuerpo como nuevo partido político, y la futura tercera candidatura presidencial de López Obrador hacía lo propio, comenzó una férrea oposición, en todos sus frentes, a la presidencia de Peña Nieto. Así, se negó a suscribir el llamado “Pacto por México”, que el 2-XII-2012 sí hicieron los líderes de los tres partidos políticos principales del país, el PRI, el PAN y el PRD, y que contemplaba una serie de consensos en una serie de cuestiones principales de país. López Obrador, en su línea, opinaba que dicho pacto era “una artimaña de las élites” para perpetuar el “régimen de opresión, corrupción y privilegios construido por la minoría que concentra el poder económico y político en México”.

Un año después, en diciembre de 2013, López Obrador tuvo que ser intervenido quirúrgicamente a resultas de un infarto agudo de miocardio del que salió bien parado. Tras esta pausa obligada, y constituido MORENA oficialmente como partido político ante el Instituto Nacional Electoral (INE) el 9-VII-2014, tres jalones importantes en la carrera presidencial de 2018 se avistaban ya en el horizonte: primero, las elecciones federales del 7-VI-2015 (jornada en que también se elegirían nuevo gobernadores estatales y numerosos diputados locales y ayuntamientos).

En estos comicios los resultados no fueron muy halagüeños para el nuevo partido de López Obrador: un 8,8 % del total de los votos, que les permitieron alcanzar 35 diputados, relativamente lejos de su antiguo PRD (11,4 % de los votos y 56 escaños), y muy lejos de los partidos tradicionales, PRI y PAN. Mejores fueron en Ciudad de México, donde sí fue la primera fuerza de su parlamento, al tiempo que superaba en votos al PRD; y mucho peores en el resto de Estados, sobre todo los norteños.

El segundo jalón lo constituía un verdadero maratón electoral, a disputarse el 5-VI-2016, con elecciones en 13 estados, 12 gubernaturas, 547 ayuntamientos y cerca medio millar de escaños en parlamentos estatales en juego, entre ellos los del Distrito Federal de México. En este caso, los resultados para MORENA fueron algo mejores, pero no tanto como para echar las campanas al vuelo. Sí vencieron en la capital mexicana (32,9 % de los votos), pero en el resto de elecciones a gobernador quedaron claramente derrotados.

Y el tercer jalón era el de las elecciones en seis estados que iban a tener lugar un año después, el 4-VI-2017, entre ellos el importantísimo, por cuestiones tanto demográficas como puramente políticas, Estado de México, un baluarte histórico del PRI. En este caso, el optimismo se abrió paso en las filas de MORENA, ya que su candidata a gobernadora, Delfina Gómez Álvarez, no sólo arrasó a su adversario izquierdista del PRD, Juan Manuel Zepeda Hernández, sino que quedó muy muy cerca del candidato oficialista Alfredo del Mazo Maza, que concurría en representación conjunta del PRI y otros partidos.

Además, otros factores ajenos venían a mejorar las futuras expectativas de López Obrador. En particular, los años de gobierno de Peña Nieto y sus inoperantes medidas —o, al menos, esa fue la sensación mayoritaria que iba cundiendo en la sociedad mexicana— para hacer frente a los problemas más acuciantes del país, ya fuese la gravísima inseguridad provocada por los cárteles del narcotráfico —que parecía haber convertido algunas zonas del país en verdaderos “estados fallidos”—, la subida de la inflación y del precio de productos tan básicos como los combustibles y la electricidad, con el consiguiente encarecimiento del coste de la vida, o los recurrentes casos de corrupción institucional que aparecían por doquier y sin aparentes visos de encauzamiento.

A todo ello, además, se sumó la fulgurante y caótica llegada a la presidencia de los Estados Unidos de América del magnate Donald J. Trump y sus proyectos populistas en materia económica, y cercanos a la xenofobia en cuestiones como la inmigración. Trump llevaba siendo muy duro especialmente con México, tanto por la “competencia desleal” que denunciaba de los productores mexicanos frente a los estadounidenses —para lo cual anunció que impulsaría una “renegociación integral” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)—, como por la inmigración ilegal: su proyecto estrella era, en este campo, el de erigir un muro, de la costa del océano Pacífico al golfo de México, para “cerrar la frontera”, un muro, además, que “debía ser costeado por México”. En definitiva, los constantes desprecios de Trump hacia México y los mexicanos espolearon también a López Obrador, que en el populismo nacionalista encontró otra forma de oposición a Peña Nieto —viajó entonces por los EE.UU. visitando las comunidades mexicanas, y en junio de 2017 publicó el ensayo Oye, Trump para, según sus propias palabras, “defender a nuestros paisanos y a los migrantes del mundo ante la actitud autoritaria” del magnate—, que no pudo evitar dar una imagen de debilidad ante las diatribas del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

El zócalo de la Ciudad de México, Manuel López Obrador AMLO es el primer presidente en recibir el bastón de mando, un objeto que simboliza el apoyo de los pueblos originarios de México. Más de 160.000 personas según cifras oficiales se concetraron la plaza pública más importante del país, tras horas antes ser investido como mandatario de México.

En esta situación, las encuestas de intención de voto realizadas a lo largo del año 2007 ya venían colocando mayoritariamente a López Obrador como el candidato más votado en las elecciones presidenciales que iban a tener lugar el 1-VII-2018. Rumbo a la campaña electoral, MORENA presentó públicamente, el 20-XI-2017, su “Proyecto Alternativo de Nación 2018-2024”, una especie de documento base que sirviese como primeras trazas de su futuro Gobierno, y al que podían sumarse con sus propuestas tanto organizaciones de todo tipo como los propios ciudadanos. Un primer ajuste de este “plan de gobierno” tuvo lugar con el denominado “Proyecto 18”, que ya estructuraba las áreas de actuación en cuatro sectores (Economía y Desarrollo, Política y Gobierno, Desarrollo Social y Educación, Valores, Cultura y Ciencia) y proponía siete líneas maestras de actuación en los ámbitos de “equidad de género”, “recuperación de la paz”, “combate a la pobreza”, “reconstrucción nacional”, “desarrollo sostenible y buen vivir”, “viabilidad financiera y austeridad”, y “legalidad y erradicación de la corrupción”.

A finales de 2017 fue tomando cuerpo la coalición electoral que pretendía aupar a López Obrador a la presidencia de México, pues a su partido MORENA se sumaron el Partido del Trabajo (PT) de Alberto Anaya Gutiérrez y, sorpresivamente, el Partido Encuentro Social (PES) de Hugo Éric Flores Cervantes, un creyente evangélico que lideraba un partido habitualmente etiquetado como de “derecha religiosa”, para conformar la coalición Juntos Haremos Historia. En frente tendría, como principales rivales, a José Antonio Meade Kuribreña, por la coalición oficialista Todos por México (compuesta por el PRI, el PVEM y el PANAL), y Ricardo Anaya Cortés, por la coalición Por México al Frente (compuesta por el PAN, el PRD y el MC).

Inscrito como candidato oficial de esta coalición el 16-III-2018 ante el INE, en un discurso dado en ocasión, López Obrador afirmó, entre otras cuestiones, que estaba en camino la “cuarta transformación en la historia de México […] sin violencia, de manera pacífica, con información y orientación, con la difusión de principios éticos, liberando a nuestros conciudadanos del miedo y la desinformación, y llamando a todas y todos a buscar la reconciliación", y que era necesario “un gobierno honesto que represente a todos" para lograr “el renacimiento económico, social, político y, sobre todo, moral de nuestro querido México”, y que un gobierno con él al frente “acabaría con la corrupción, la impunidad y los lujos en el Gobierno”, si bien, “los integrantes del poder económico y político del país” debían estar tranquilos porque “no les guardamos rencor y les aseguramos que tras su posible derrota no habrá represalias, ni persecución, ni destierro para nadie […]. Declaramos enfáticamente que lo que se necesita es justicia, no venganza, no odiamos a nadie”.

A esas alturas, la ventaja de López Obrador en las encuestas de invierno y primavera de 2018 ya parecía incontestable, y así se confirmó en los comicios del 1 de julio. En ellos, López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, obtuvo, según el primer conteo rápido presentado por el INE (los resultados oficiales definitivos llegarán unos días más tarde), entre el 53 y el 53,8 % de los sufragios, frente al conservador Ricardo Anaya (entre el 22,1 y 2l 22,8 % de los votos, según ese mismo “conteo rápido”) y el oficialista José Antonio Meade, con entre el 15,7 y el 16,3 % de los votos.

En su primer discurso de celebración, López Obrador afirmó, entre otras cosas, que “erradicar la corrupción y la impunidad será la misión principal del nuevo gobierno. Bajo ninguna circunstancia, el próximo presidente de la República, permitirá la corrupción ni la impunidad”, y que “sobre aviso, no hay engaño. Sea quien sea, será castigado. Incluyo a compañeros de lucha, a funcionarios, a los amigos y a los familiares”. El presidente electo de México asumió oficialmente el cargo y sus funciones el 1 de diciembre de 2018.


Los 100 compromisos que AMLO dijo en el Zócalo

1. En primer lugar, vamos a darle atención especial a los pueblos indígenas de México; es una ignominia que nuestros pueblos originarios vivan desde hace siglos bajo la opresión y el racismo, con la pobreza y la marginación a cuestas. Todos los programas del gobierno tendrán como población preferente a los pueblos indígenas de las diversas culturas del país.

2. Se atenderá a todos los mexicanos sin importar creencias, clases, organizaciones, sexo, partidos, sectores económicos o culturales, pero se aplicará el principio de que, por el bien de todos, primero los pobres.

3. Se mantendrán las estancias infantiles de la antigua Secretaría de Desarrollo Social y se regularizarán los CENDIS promovidos por el Partido del Trabajo; ambos programas tendrán recursos garantizados en el presupuesto y pasarán a formar parte de las secretarías de Bienestar y de Educación Pública.

4. Los estudiantes de Primaria y Secundaria que provengan de familias de escasos recursos económicos recibirán becas educativas.

5. Todos los estudiantes de los Colegios de Bachilleres, escuelas técnicas, vocacionales y preparatorias públicas, recibirán una beca de 800 pesos mensuales.

6. Trescientos mil jóvenes, en condiciones de pobreza, que ingresen o estén estudiando en universidades, tendrán derecho a una beca de 2 mil 400 pesos mensuales.

7. En 2019 estarán funcionando 100 universidades públicas, con carreras acordes a cada región del país para atender con educación de calidad y sin pago de colegiatura a 64 mil estudiantes del nivel superior.

8. Se protegerá el patrimonio cultural de México. Se impulsará la formación artística desde la educación básica y se apoyará a creadores y promotores culturales.

9. Se promoverá la investigación científica y tecnológica; se apoyará a estudiantes y académicos con becas y otros estímulos en bien del conocimiento. El CONAHCYT coordinará el Plan Nacional para la Innovación en beneficio de la sociedad y del desarrollo nacional con la participación de universidades, pueblos, científicos y empresas.

10. Se cancelará la llamada Reforma Educativa, se establecerá en el Artículo 3º de la Constitución el derecho a la educación gratuita en todos los niveles de escolaridad y el gobierno no agraviará nunca más a maestras y maestros.

11. Hoy comienza el plan para apoyar a los damnificados de los sismos con trabajo, vivienda y servicios públicos . Esto incluye un programa de construcción y reconstrucción de escuelas, centros de salud, edificios públicos y templos que forman parte del patrimonio cultural del país.

12. También hoy comienza un programa de mejoramiento urbano en colonias marginadas de la frontera norte: Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado, Nogales, Ciudad Juárez, Acuña, Piedras Negras, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros.

13. Se hará realidad el derecho a la salud. El propósito es garantizar a los mexicanos atención médica y medicamentos gratuitos; comenzaremos en las unidades médicas del Seguro Social ubicadas en las zonas más pobres del país y poco a poco ser irá ampliando el programa hasta que logremos, a mediados del sexenio, establecer un sistema de salud de primera, como en Canadá o en los países nórdicos.

14. Bajarán los sueldos de los altos funcionarios y aumentaran proporcionalmente los sueldos de los trabajadores de base y sindicalizados que ganan menos de 20 mil pesos al mes.

15. Se aumentará la pensión a los adultos mayores en todo el país; es decir, se le entregará a cada uno mil 274 pesos mensuales.

16. También recibirán este apoyo un millón de discapacitados pobres, en especial, niñas y niños de pueblos y colonias marginadas.

17. Dos millones 300 mil jóvenes desempleados serán contratados para trabajar como aprendices en actividades productivas en el campo y la ciudad, y ganarán un sueldo de 3 mil 600 pesos mensuales.

18. En este mes iniciamos la construcción de caminos de concreto en municipios olvidados de Oaxaca, Guerrero y otros estados. Estos caminos se van a construir con trabajadores de las mismas comunidades para lograr un efecto multiplicador: el presupuesto quedará allí mismo, se reactivará la economía desde abajo, se crearán empleos con salarios justos y se harán las obras en beneficio de los pueblos.

19. Los pequeños productores del campo, ejidatarios, comuneros o pequeños propietarios recibirán un apoyo económico semestral para la siembra de alimentos.

20. Iniciará un programa de entrega de fertilizantes cuidando que no se dañen los suelos, en beneficio de productores agrícolas; el año próximo, este programa se aplicará de manera gratuita en apoyo a todos los campesinos del estado de Guerrero y así iremos ampliándolo en el resto del país. Además, pronto tendremos materia prima suficiente e iniciará la operación de la planta de fertilizante de Coatzacoalcos, Veracruz.

21. A los pequeños productores de maíz, frijol, arroz, trigo y leche se les comprarán estos alimentos a precios de garantía en almacenes o depósitos de Diconsa y Liconsa.

22. Se fomentará la actividad pesquera para mejorar la vida de las comunidades costeras y ribereñas. Los pescadores de atún y sardina recibirán un precio justo por sus productos.

23. Ya comenzaron los preparativos para plantar en los próximos dos años árboles frutales y maderables en un millón de hectáreas, con el objetivo de producir alimentos, reforestar, mejorar el medio ambiente, crear 400 mil empleos y arraigar a la gente en sus comunidades de origen.

24. Se unirán Diconsa y Liconsa en una sola empresa para el abasto y la distribución de alimentos de consumo popular. Se llamará Seguridad Alimentaria Mexicana (SEGALMEX). En los almacenes, tiendas y lecherías de esta nueva dependencia se distribuirá una canasta de alimentos básicos a precios bajos para combatir la desnutrición y el hambre del pueblo.

25. Se otorgará créditos a la palabra y sin intereses a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios para la adquisición de novillonas, vacas y sementales.

26. Los artesanos, dueños de talleres, tiendas y pequeñas empresas, también recibirán créditos a la palabra, baratos y sin tantos trámites y pérdida de tiempo.

27. Se transferirá a las comunidades mineras el impuesto que se cobra a las empresas por la extracción del mineral.

28. No aumentará el precio de las gasolinas, el gas, el diésel y la luz, solo se le aplicará el componente de inflación; es decir, no habrá gasolinazos.

29. Los apoyos que otorgue el gobierno al pueblo se entregarán de manera directa, sin intermediarios, para evitar “moches”, corrupción y manipulación política. Por eso se está levantando un censo casa por casa para identificar a cada beneficiario, entregarle una tarjeta y que él mismo retire sus apoyos.

30. Se creará el Banco del Bienestar para que la gente pobre, hasta en los pueblos más apartados, pueda cobrar la ayuda del gobierno y en esa misma cuenta pueda también recibir remesas y otros ingresos, así como mantener sus ahorros con rendimientos y garantías de seguridad.

31. El incremento del presupuesto para financiar los programas del bienestar se obtendrán de ahorros por no permitir la corrupción y gobernar con austeridad republicana.

32. No aumentarán los impuestos más allá de la inflación y no se crearán nuevos impuestos. Tampoco aumentaremos la deuda pública. No gastaremos más de lo que ingrese a la Hacienda Pública.

33. Seremos respetuosos de la autonomía del Banco de México y de sus políticas para evitar que haya inflación o devaluaciones.

34. Se aplicará una estricta política de austeridad republicana. No habrá amiguismo, nepotismo e influyentismo, ninguna de esas lacras de la política. Serán transparentes la nómina y los bienes de los funcionarios públicos y de sus familiares cercanos; haremos pocos, muy pocos, viajes al extranjero y solo por causa justificada; no sé comprarán vehículos nuevos para funcionarios; únicamente tendrán escoltas los funcionarios responsables de tareas de seguridad; solo habrá tres asesores por secretaría; no habrá atención médica privada, ni cajas de ahorro exclusivas para funcionarios.

35. No se comprarán sistemas de cómputo en el primer año de gobierno.

36. Solo tendrán secretarios particulares los funcionarios integrantes del gabinete ampliado.

37. Se cancelarán fideicomisos o cualquier otro mecanismo utilizado para ocultar fondos públicos y evadir la legalidad y la transparencia.

38. Se suprimen todas las estructuras y programas duplicados (oficialías mayores, oficinas de prensa, publicaciones, defensorías jurídicas, compras, contraloría interna y otras) y estas funciones o programas se centralizarán en una sola unidad o coordinación, dependiente de la secretaría relacionada con los asuntos en cuestión.

39. Se reducirá en 50% el gasto de publicidad del gobierno.

40. Los funcionarios de Hacienda, Comunicaciones, Energía y otras dependencias, no podrán convivir en fiestas, comidas, juegos deportivos o viajar con contratistas, grandes contribuyentes, proveedores o inversionistas vinculados a la función pública.

41. Ningún funcionario público podrá ocupar en su domicilio a trabajadores al servicio del Estado, si no lo tiene permitido o no cuenta con autorización para ello.

42. Ningún funcionario, sin causa de emergencia, podrá ordenar cerrar calles, detener el tráfico o pasarse los altos o estacionarse en lugares prohibidos.

43. No se comprará ninguna mercancía que exista en los almacenes públicos en cantidad suficiente.

44. No se remodelarán oficinas, ni se comprará mobiliario de lujo.

45. Sólo tendrán apoyo de choferes los secretarios y subsecretarios.

46. Salvo plena justificación, los policías y militares de las distintas corporaciones no estarán al servicio de funcionarios o particulares.

47. Se eliminarán partidas para vestuario o cualquier gasto de protocolo y ceremonial dedicado al Presidente, a sus colaboradores cercanos y a familiares.

48. Se cuidarán los bienes de las oficinas a disposición de servidores públicos para proteger el patrimonio colectivo.

49. Se evitarán gastos innecesarios en el extranjero. Las únicas oficinas del gobierno serán las embajadas y los consulados. Solo habrá una delegación del gobierno federal en los estados y en todas las oficinas se ahorrará energía eléctrica, agua, servicios telefónicos, de internet, gasolinas y otros insumos pagados por el erario.

50. Se tratará con amabilidad a los ciudadanos en las oficinas públicas y en cualquier lugar, aceptando con humildad que ellos son los mandantes de nosotros, los servidores públicos.

51. Las compras del gobierno se harán de manera consolidada; mediante convocatoria y con observación ciudadana y de la oficina de transparencia de la ONU.

52. Los contratos de obra del gobierno se llevarán a cabo con la participación de ciudadanos y de observadores de la ONU.

53. No se autorizará la contratación de despachos para elaborar proyectos de ley, planes de desarrollo o cualquier tipo de análisis, recomendaciones, informes y otros documentos que puedan elaborarse con el trabajo y la capacidad profesional de los servidores públicos.

54. Se descentralizará el gobierno federal y las secretarías van a estar ubicadas en distintos estados de la república, porque todo el país es México. Este proceso se llevará a cabo de manera voluntaria, sin afectar a los trabajadores al servicio del Estado; por el contrario, tendrán oportunidades para la adquisición de viviendas, educación para sus hijos, atención médica y seguridad social.

55. Habrá un auténtico estado de derecho. A nadie le estará permitido violar la Constitución y las leyes, y no habrá impunidad, fueros ni privilegios.

56. Se acabará la impunidad; se reformará el Artículo 108 de la Constitución para juzgar al Presidente en funciones por cualquier delito que cometa, igual que a cualquier ciudadano.

57. Estará prohibido y se convertirá en delito grave, sin derecho a fianza, la corrupción, el robo de combustible, la portación ilegal de armas de fuego, la falsificación de facturas para la evasión fiscal, el fraude electoral, la compra de votos y el uso de presupuesto para favorecer a candidatos y partidos.

58. No habrá partidas en el presupuesto a disposición de diputados o senadores. Se acabará la vergonzosa práctica de los llamados “moches”.

59. Ningún funcionario público podrá recibir regalos cuyo valor exceda los 5 mil pesos.

60. En las relaciones comerciales o financieras con empresas internacionales se dará preferencia a aquellas originarias de países cuyos gobiernos se caractericen por su honestidad y castiguen sin tolerancia alguna las prácticas de sobornos o de corrupción.

61. Desde hoy están abiertas las puertas de Los Pinos, que ha dejado de ser la residencia oficial del presidente para convertirse en un espacio dedicado a la recreación, el arte y la cultura del pueblo.

62. Ya el Estado Mayor presidencial pasó a formar parte de la Secretaría de la Defensa; de la misma manera desaparece el CISEN. No habrá espionaje a opositores ni a ciudadanos y la oficina sucesora tendrá como única encomienda hacer labores de inteligencia para garantizar la paz y preservar la seguridad nacional.

63. Está en venta el avión presidencial y toda la flotilla de aviones y helicópteros que eran utilizados para el traslado de altos funcionarios públicos.

64. Ya no recibirán pensión los ex presidentes, ni tendrán a su servicio funcionarios púbicos sean civiles o militares.

65. No habrá inspectores de vía pública para estar supervisando a establecimientos comerciales, empresariales o de servicios. Vamos a confiar en los ciudadanos y se implementará un programa de vigilancia por sorteo. Se evitará el soborno o la mordida; otorgaremos confianza a los ciudadanos, quienes bajo protesta de decir verdad actuarán con rectitud y cumplirán con sus responsabilidades.

66. Reiteramos: no estamos en contra de quienes invierten generan empleos y se comprometen con el desarrollo de México, sino de la riqueza mal habida.

67. Se fomentará el turismo para impulsar el desarrollo y crear empleos; también, desde este mes, iniciará un programa de mejoramiento urbano en las colonias marginadas de cinco centros turísticos: Los Cabos, Puerto Vallarta, Bahía de Banderas, Acapulco y Solidaridad.

68. Se construirá el Tren Maya para comunicar por este medio de transporte rápido y moderno a turistas y pasajeros nacionales en los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

69. Se creará un corredor económico y comercial en el Istmo de Tehuantepec que comunicará Asia y la costa este de EU. Se construirá una vía ferroviaria para contenedores; se ampliará la carretera; se rehabilitarán los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos; se aprovecharán petróleo, gas, agua, viento y electricidad de la región; se instalarán plantas de ensamblaje y manufactureras, y habrá subsidios fiscales para promover la inversión y crear empleos.

70. Vamos a destinar mayor inversión pública para producir con urgencia más petróleo, gas y energía eléctrica y así enfrentar la crisis que dejaron los políticos neoliberales y los responsables de la llamada reforma energética. Llamo a los técnicos y obreros petroleros, en activo o jubilados, para actuar con patriotismo como se hizo en los tiempos del general Lázaro Cárdenas, y a que volvamos a rescatar la industria petrolera nacional.

71. Se rehabilitarán las seis refinerías existentes y se iniciará, en unos días más, la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, para lograr que en tres años se produzca en México toda la gasolina que consumimos.

72. Se detendrá el plan de desmantelamiento de la Comisión Federal de Electricidad; ni una planta más será cerrada, por el contrario, se modernizarán las existentes y se le dará atención especial a las hidroeléctricas para producir más energía limpia y de menor costo.

73. Impulsaremos el desarrollo de fuentes de energía alternativas renovables, como la eólica, la solar, la geotérmica y la mareomotriz.

74. Protegeremos la diversidad biológica y cultural de México. Impulsaremos prácticas agroecológicas que aumenten la productividad sin dañar a la naturaleza. No se permitirá la introducción y el uso de semillas transgénicas.

75. No usaremos métodos de extracción de materias primas que afecten la naturaleza y agoten las vertientes de agua como el fracking.

76. No se permitirá ningún proyecto económico, productivo, comercial o turístico que afecte el medio ambiente. Se evitará la contaminación del suelo, agua y aire y se protegerá la flora y la fauna. No se privatizará el agua.

77. Habrá cobertura universal en telecomunicaciones y se conectará al país con internet utilizando la infraestructura y las líneas de la Comisión Federal de Electricidad. Este servicio será gratuito en carreteras, plazas, escuelas, hospitales e instalaciones públicas.

78. En tres años quedará solucionado en definitiva el problema de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México; para entonces ya estarán funcionando las vialidades, dos pistas nuevas y la terminal de pasajeros en la base aérea de Santa Lucía, con lo cual se salvará el Lago de Texcoco y nos habremos ahorrado 100 mil millones de pesos.

79.Desde el 1 de enero se creará la zona libre en los 3 mil 180 kilómetros de frontera con Estados Unidos; es decir, el año entrante en esa franja de nuestro país se impulsarán actividades productivas, se promoverá la inversión, se crearán empleos, bajará el IVA del 16% al 8% y el Impuesto Sobre la Renta será del 20 por ciento. Costarán lo mismo los combustibles de este y de aquel lado de frontera y aumentará al doble el salario mínimo.

80. El salario mínimo nunca se fijará por debajo de la inflación, como llegó a suceder en el periodo neoliberal.

81. Se reformará el Artículo 35 de la Constitución para quitar todos los obstáculos y candados en la celebración de consultas ciudadanas, a fin de que el pueblo tenga siempre el derecho a participar en las decisiones de interés público.

82. Cumpliré el compromiso de someterme a la revocación del mandato; el primer domingo de julio de 2021, habrá una consulta para preguntarle a los mexicanos si continúo en la presidencia o si renuncio, porque como lo creo y lo he dicho muchas veces, el pueblo pone y el pueblo quita, el pueblo es soberano.

83. No habrá divorcio entre el poder y el pueblo, nunca perderé la comunicación con ustedes, con la gente; estaré cinco días a la semana en municipios y estados del país recogiendo los sentimientos del pueblo y resolviendo problemas y evaluando el avance de los programas de desarrollo y bienestar.

84. Todos los días, a partir del lunes próximo, desde las 6 de la mañana encabezaré en el Palacio Nacional, la reunión del Gabinete de Seguridad para garantizar la paz y la tranquilidad a los mexicanos.

85. Se creará, si lo aprueban el pueblo y el Congreso, una Guardia Nacional para garantizar la seguridad pública en el país.

86. Se van a constituir 266 coordinaciones de seguridad pública en todo el país atendidas por la guardia nacional para proteger a los ciudadanos que son víctimas de asesinatos, secuestros, robos y otros delitos.

87. El presidente de la República, de conformidad con la ley, es el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, y nunca dará la orden de que el Ejército o la Marina masacren al pueblo. Se acabará la guerra; construiremos la paz y buscaremos la hermandad entre todos los mexicanos.

88. Hoy inició el proceso de amnistía para dejar en libertad a presos políticos o víctimas de represalias de caciques, funcionarios o gobernantes del antiguo régimen autoritario. Se cancelarán las acusaciones penales fabricadas en contra de activistas y luchadores sociales. La Secretaría de Gobernación tiene a su cargo hacer realidad esta determinación.

89. Se investigará a fondo la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa; se conocerá la verdad y se castigará a los responsables.

90. Se respetará la libertad de expresión; nunca el gobierno aplicará censura a ningún periodista o medio de comunicación.

91. La Fiscalía General contará, en los hechos, con absoluta autonomía; no recibirá consigna del Presidente de la República y sus prácticas se apegarán al principio del derecho liberal, según el cual, “al margen de la ley, nada y por encima de la ley, nadie”.

92. Mantendremos relaciones respetuosas con el Poder Legislativo y con el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo dejará de ser el poder de los poderes.

93. Desde anoche entró en vigor el Plan de Protección Civil; el ABC para los casos de inundaciones, incendios, temblores y otros desastres.

94. La política exterior se sustentará en la cautela diplomática y en los principios de autodeterminación de los pueblos, no intervención, solución pacífica de controversias, igualdad jurídica de los estados, cooperación para el desarrollo, la amistad, la paz, la defensa de los derechos humanos, la protección del medio ambiente y el respeto a los derechos de los migrantes; los nuestros, los centroamericanos y los de todos los países y continentes.

95. La relación con el gobierno de Estados Unidos será de respeto, beneficio mutuo y buena vecindad. Es momento de cambiar la relación bilateral hacia la cooperación para el desarrollo. Crear empleos en México y en Centroamérica es la alternativa a la migración, no las medidas coercitivas.

96. Como nos comprometimos, los 50 consulados que México tiene en Estados Unidos se van a convertir en defensorías para la defensa de migrantes. Vamos a defender los derechos humanos de nuestros paisanos.

97. Se logrará el renacimiento de México haciendo realidad el progreso con justicia y una manera de vivir sustentada en el amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza, a la patria y a la humanidad. Promoveremos el bienestar material y el bienestar del alma.

98. Se garantizará la libre manifestación de ideas y de creencias religiosas y la libertad de prensa. Estamos por el diálogo, la tolerancia, la diversidad y el respeto a los derechos humanos.

99. Vamos a convocar a maestros, antropólogos, psicólogos, sociólogos, filósofos y profesionales de otras disciplinas, así como a religiosos, librepensadores, ancianos respetables y ciudadanos en general para la celebración de un congreso en el cual se elabore una Constitución Moral, que ayude a fortalecer valores nacionales, culturales y espirituales.

100.Asimismo, vamos a preservar nuestra memoria histórica. Se promoverá la lectura en general y particularmente de la historia, el civismo, la ética; nunca se olvidará de dónde venimos; por eso se exaltarán nuestras culturas originarias, las transformaciones históricas y el sacrificio de nuestros héroes; por ejemplo, el año próximo que se cumplen 100 años del asesinato de Emiliano Zapata, en toda la papelería del gobierno se recordará su nombre y su lema “Tierra y Libertad”.

Fecha: 01/12/2018

Obras

Ha publicado varios libros de ensayo político: Los primeros pasos, Tabasco, 1810-1867 (1986); Del esplendor a la sombra, la República restaurada, Tabasco, 1867-1876 (1988); Tabasco, víctima de un fraude (1990); Entre la historia y la esperanza: corrupción y lucha democrática en Tabasco (1995); FOBAPROA, expediente abierto (1999); Un proyecto alternativo de Nación (2004); Contra el desafuero. Mi defensa jurídica (2005); La mafia nos robó la Presidencia (2007); La gran tentación: el petróleo de México (2008), La mafia que se adueñó de México... y el 2012 (2010), Neoporfirismo. Hoy como ayer, El poder en el trópico, Catarino Erasmo Garza Rodríguez ¿Revolucionario o Bandido?, 2018 La salida: Decadencia y renacimiento de México y Oye, Trump.

Bibliografía

• Javier TREVIÑO RANGEL. “Pánico moral en las campañas electorales de 2006: la elaboración del "peligro para México"”. En Foro internacional, ISSN 0185-013X, Nº. 197, 2009, págs. 638-689.
• Alberto AZIZ NASSIF. “Elecciones en México”. En Nueva sociedad, ISSN 0251-3552, Nº. 205, 2006, págs. 4-14.
• Octavio RODRÍGUEZ ARAUJO. “México, proceso y afianzamiento de un nuevo régimen político”. En Andamios: revista de investigación social, ISSN 1870-0063, Nº. 11, 2009, págs. 205-234.
• Roger BARTRA. “¿Una especie en extinción?: la izquierda mexicana tras la derrota”. En Nueva sociedad, ISSN 0251-3552, Nº. 211, 2007, págs. 4-12.
• Adriana BORJAS BENAVENTE. “Liderazgos carismáticos e institucionalización política: el caso del Partido de la Revolución Democrática”. En CONfines de relaciones internacionales y ciencia política, ISSN 1870-3569, Nº. 1, 2006.
• Soledad LOAEZA GRAVE. “La desilusión mexicana. Populismo y democracia en México en el 2006”. En Foro internacional, ISSN 0185-013X, Nº. 190, 2007, págs. 817-838.
• Ciro GÓMEZ LEYVA. “Política: la música de cámara de López Obrador”. En Letras libres, ISSN 1405-7840, Año nº 5, Nº 60, 2003, págs. 104-105.
• Octavio ISLAS CARMONA. “Espectacularidad y surrealismo en la política mexicana de fábula: de Kalimán “el hombre increíble” a “Súper” López Obrador, “el Político Indestructible””. En Razón y palabra, ISSN 1605-4806, Nº. 39, 2004.
• Arturo ANGUIANO. “México. El desafuero de López Obrador y la crisis política que no cesa”. En Viento sur: Por una izquierda alternativa, ISSN 1133-5637, Nº. 81, 2005, págs. 29-39.
• Imer B. FLORES. “Sobre las respuestas (in)correctas en el derecho: a propósito del "desafuero" de Andrés Manuel López Obrador”. En Cuestiones constitucionales: revista mexicana de derecho constitucional, ISSN 1405-9193, Nº. 14, 2006.
• Carmen BOULLOSA. “Guerra sucia en México. La carrera hacia la presidencia”. En Lateral: Revista de Cultura, ISSN 1134-8755, Nº. 125, 2005, pág. 28.
• Fernando ESCALANTE GONZALBO. “Apunte sobre la campaña electoral mexicana de 2006”. En Análisis del Real Instituto Elcano (ARI), ISSN 1696-3466, Nº. 57, 2006.
• Enrique KRAUZE. “López Obrador, el mesías tropical”. En Letras libres, ISSN 1405-7840, Año nº 8, Nº 90, 2006, págs. 14-25.
• Jaime CÁRDENAS GARCÍA. “Consideraciones jurídicas sobre el desafuero de Andrés Manuel López Obrador”. En Boletín Mexicano de Derecho Comparado, ISSN 0041-8633, Nº. 116, 2006, págs. 371-403.
• María José MARTÍNEZ VIAL. “México tras las elecciones. Un país sin presidente”. En Política exterior, ISSN 0213-6856, Vol. 20, Nº 113, 2006, págs. 29-38.
• David RIEGG. “Mirada externa: sobre López Obrador”. En Letras libres, ISSN 1405-7840, Año nº 8, Nº 95, 2006, págs. 81-82.
• Pedro SALAZAR UGARTE. “Reflexiones sobre el "dictamen relataivo al cómputo final de la elección de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos"”. En Revista de la Facultad de Derecho de México, ISSN 0185-1810, Nº. 246, 2006, págs. 451-458.
• María Luisa REGUEIRO RODRÍGUEZ. “El proceso electoral mexicano”. En Razón y fe: Revista hispanoamericana de cultura, ISSN 0034-0235, Tomo 255, Nº 1300, 2007, págs. 127-140.
• Fernando PLIEGO CARRASCO. “Las políticas de combate a la pobreza en México y sus efectos en la elección presidencial de 2006: ¿coacción del voto o justicia social?”. En Revista mexicana de ciencias políticas y sociales, ISSN 0185-1918, Nº. 198, 2006, págs. 13-50.
• César CANSINO, Israel COVARRUBIAS. “Retóricas y dinámicas del populismo en México, un análisis desde la teoría política”. En Revista Enfoques: Ciencia Política y Administración Pública, ISSN 0718-0241, Nº. 7, 2007, págs. 37-72.
Andrés Manuel LÓPEZ OBRADOR. “Un proyecto alternativo de nación”. En Cuadernos para el diálogo, ISSN 0011-2534, Nº. 11 (junio), 2006, págs. 16-23.
• Fernando GARCÍA RAMÍREZ. “La mafia que se adueñó de México... y el 2012, de Andrés Manuel López Obrador”. En Letras libres, ISSN 1405-7840, Año nº 12, Nº 142, 2010, págs. 84-86.


Datos biográficos

1984. Nombrado director de Promoción Social del Instituto Nacional del Consumidor.
1988. Tras abandonar el PRI fue candidato a gobernador de Tabasco por el FDN.
1989. Presididente del PRD en Tabasco.
1994. Derrotado por segunda vez en sus aspiraciones por el puesto de Gobernador de Tabasco.
1996-1999. Preside el PRD.
2000. Elegido alcalde de Ciudad de México.
2006. Derrotado por escasa diferencia en las presidenciales, moviliza a sus seguidores en una campaña de desobediencia civil.
2010. Anuncia que volverá a competir por la Presidencia en 2012.
2012. Pierde las elecciones presidenciales ante Enrique Peña Nieto.
1-VIII-2018. Vence en sus terceras elecciones presidenciales a las que se presenta.
1-XII-2018. Toma posesión del cargo de Presidente de México.


Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información