El asesinato de Rosa Luxemburgo

Introducción

En este artículo se relata la azarosa vida de Rosa Luxemburgo, símbolo de las tensiones sociales que sacudieron el siglo XX.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Historia_del_Siglo_XX"},{"sortkey":"","*":"Pol\u00edtica"},{"sortkey":"","*":"Activistas_pol\u00edticos"},{"sortkey":"","*":"El_Comunismo"},{"sortkey":"","*":"Geograf\u00eda_pol\u00edtica"},{"sortkey":"","*":"Alemania"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Alemania"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alexandre Millerand"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1msterdam"},{"ns":0,"exists":"","*":"Anarquismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antigua Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Autodeterminaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Basilea"},{"ns":0,"exists":"","*":"Berl\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bolchevismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bruselas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Burgues\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capital"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capitalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Catedral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clara Zetkin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colonialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Copenhague"},{"ns":0,"exists":"","*":"Democracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Derecho"},{"ns":0,"exists":"","*":"Econom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Eduard Bernstein"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esclavitud"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espartaco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espartaquismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estalinismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Exilio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich Ebert"},{"ns":0,"exists":"","*":"Georgi Plej\u00e1nov"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guerra ruso-japonesa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gustav Noske"},{"ns":0,"exists":"","*":"Huelga"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperio ruso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Internacionalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Internacional Obrera"},{"ns":0,"exists":"","*":"I Guerra Mundial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jean Jaur\u00e8s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jena"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jud\u00edos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jules Guesde"},{"ns":0,"exists":"","*":"Karl Kautsky"},{"ns":0,"exists":"","*":"Karl Liebknecht"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lenin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Leninismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Londres"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lucha de clases"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marxismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mija\u00edl Bakunin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Militarismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Movimiento obrero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nacionalidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nacionalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Par\u00eds"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partidos pol\u00edticos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partido Socialdem\u00f3crata Alem\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Patria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Peri\u00f3dico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Polic\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Polonia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Premios Nobel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Proletariado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Prusia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica Democr\u00e1tica Alemana"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica Democr\u00e1tica del Congo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica de Weimar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n Francesa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n rusa de 1905"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n rusa de 1917"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rosa Luxemburgo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rusia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sindicato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Socialdemocracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Socialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sociolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Soviet"},{"ns":0,"exists":"","*":"Stuttgart"},{"ns":0,"exists":"","*":"Suiza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Trotskismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uni\u00f3n de Rep\u00fablicas Socialistas Sovi\u00e9ticas (URSS)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Varsovia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zamosc"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zarismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Z\u00farich"},{"ns":0,"*":"Imperio Ruso"},{"ns":0,"*":"Zurich"},{"ns":0,"*":"Amsterdam"},{"ns":0,"*":"Historia del Siglo XX"}],"images":["Rosa_Luxemburgo_en_Berl\u00edn.jpg","Hgxx_0001_0002_0_img0839.jpeg","Hgxx_0001_0002_0_img0840.jpeg","Hgxx_0001_0002_0_img0842.jpg","Barraca_Berlin.jpeg","Discurso_de_Rosa_Luxembuego_en_el_Congreso_de_la_Internacional_Socialista.jpg","Funeral_de_Rosa_Luxemburgo_en_Berl\u00edn.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":1081,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"A pesar de ser mujer","number":"2","index":"2","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":1228,"anchor":"A_pesar_de_ser_mujer"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Unir la teor\u00eda con la pr\u00e1ctica","number":"3","index":"3","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":3551,"anchor":"Unir_la_teor.C3.ADa_con_la_pr.C3.A1ctica"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Los congresos de la internacional","number":"4","index":"4","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":5183,"anchor":"Los_congresos_de_la_internacional"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"\u00bfReforma o revoluci\u00f3n?","number":"5","index":"5","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":6967,"anchor":".C2.BFReforma_o_revoluci.C3.B3n.3F"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Nacionalismo e internacionalismo","number":"6","index":"6","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":8393,"anchor":"Nacionalismo_e_internacionalismo"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Revolucionaria, mujer, intelectual","number":"7","index":"7","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":12221,"anchor":"Revolucionaria.2C_mujer.2C_intelectual"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"La quiebra de un orden","number":"8","index":"8","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":14449,"anchor":"La_quiebra_de_un_orden"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"9","index":"9","fromtitle":"El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo","byteoffset":17364,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/9/9d/Rosa_Luxemburgo_en_Berl%C3%ADn.jpg/380px-Rosa_Luxemburgo_en_Berl%C3%ADn.jpg [1] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e8/Hgxx_0001_0002_0_img0839.jpeg/200px-Hgxx_0001_0002_0_img0839.jpeg [2] => //img.mienciclo.com/thumb/4/40/Hgxx_0001_0002_0_img0840.jpeg/200px-Hgxx_0001_0002_0_img0840.jpeg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f9/Hgxx_0001_0002_0_img0842.jpg/250px-Hgxx_0001_0002_0_img0842.jpg [4] => //img.mienciclo.com/thumb/7/7e/Barraca_Berlin.jpeg/300px-Barraca_Berlin.jpeg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e3/Discurso_de_Rosa_Luxembuego_en_el_Congreso_de_la_Internacional_Socialista.jpg/300px-Discurso_de_Rosa_Luxembuego_en_el_Congreso_de_la_Internacional_Socialista.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4b/Funeral_de_Rosa_Luxemburgo_en_Berl%C3%ADn.jpg/350px-Funeral_de_Rosa_Luxemburgo_en_Berl%C3%ADn.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => El asesinato de Rosa Luxemburgo [pageid] => 90564 [text] =>

Cuando el 15 de enero de 1919 un oficial alemán, vestido con un uniforme de la más rancia tradición prusiana y al servicio del gobierno socialdemócrata de Friedrich Ebert, Gustav Noske y Philipp Scheidemann, ordenó disparar aplicando la «Ley de fugas» a los revolucionarios Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo, detenidos durante la fracasada Revolución roja de Berlín, muchas ideas y principios socialistas se derrumbaron junto al menudo cuerpo de aquella mujer de 47 años, de origen judío, teórica brillante y agitadora infatigable.

La escisión que ella había pronosticado ya en su libro ¿Reforma social o revolución?, publicado al iniciarse el siglo XX, se materializó a balazos en su propio cuerpo. La unidad socialista internacional dejó de existir como consecuencia de la Gran Guerra que los dirigentes del proletariado europeo no pudieron o no supieron evitar.

Introducción

En este artículo se relata la azarosa vida de Rosa Luxemburgo, símbolo de las tensiones sociales que sacudieron el siglo XX.

A pesar de ser mujer

«Arriba, arriba a la lucha. Hemos nacido para la lucha. Estamos listos para la lucha. Se lo prometimos a Karl Liebknecht. Damos la mano a Rosa Luxemburgo...», así empezaba la canción que día tras día cantaban los niños de la ya extinta República Democrática Alemana antes de iniciar sus clases, y es que los hombres y mujeres –artistas, científicos, escritores, políticos– que dedican su vida a los demás nunca mueren del todo. Como dice la canción, Rosa Luxemburgo es un buen ejemplo para la lucha.

Esta mujer revolucionaria nació el 5 de marzo de 1871 en Zamosc, una localidad situada en la actual Polonia, entonces dependiente del zar de todas las Rusias, en el seno de una familia judía de la baja clase media. Rosa, a pesar de ser mujer y la menor de sus cinco hermanos, destacó pronto por su inteligencia, lo que animó a sus padres a darle estudios superiores.

El caos reinaba en las calles de Berlín el año 1918.
No fue una autentica revolución pero sí consiguió asustar a la clase media.

Desde muy joven sintió profundas inclinaciones políticas, y mientras estudiaba secundaria comenzó a militar en grupos socialistas radicales. Una constante en su ideología fue anteponer el internacionalismo obrero y la necesidad de una revolución mundial a los nacionalismos, incluido el polaco (sometido al yugo del Imperio ruso), lo que le valió críticas feroces por parte de numerosos socialistas y nacionalistas, compañeros de lucha.

Para huir de la represión zarista marchó en 1891 al exilio de Zurich (Suiza), donde estudió Derecho y Economía política, entrando en contacto con el movimiento socialista internacional y con Leo Jogiches, un valeroso militante revolucionario que sería durante muchos años su compañero de lucha y su amigo íntimo. Del grupo formado en torno suyo nacería posteriormente el Partido Comunista polaco y la poderosa corriente de izquierda que dio vida y mantuvo la lucha ideológica en los debates de la II Internacional.

Unir la teoría con la práctica

Hostigada por la policía política de diversos países, Rosa Luxemburgo se casó en 1892 con Gustav Lübeck, un socialista alemán, por medio del cual obtuvo la nacionalidad germana y estabilizó su situación de exiliada. Comenzó a colaborar con asiduidad en la prensa socialista alemana, especialmente en el Arbeiterzeitung y en el Die Neu Zeit, periódico dirigido por Karl Kautsky. Militante activa del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), su brillantez intelectual hizo que se la nombrara profesora de la escuela de formación de cuadros del mismo, en Berlín.

A raíz de la publicación en 1900 de su libro ¿Reforma social o revolución?, en el que atacaba duramente al reformismo de Eduard Bernstein y Alexandre Millerand, se convirtió en líder de la izquierda del SPD y de la corriente revolucionaria de la II Internacional, interviniendo billantemente en los congresos de la organización socialista, al lado de figuras como Kautsky, Lenin, Georgi Plejánov, Jean Jaurès, Jules Guesde, Adler, Turati, Mehrung, Brouckére, Vandervelde y otros muchos.

En 1905, al estallar la primera revolución rusa, se trasladó a la Polonia zarista para participar en la insurrección. Detenida en Varsovia junto a su amigo Leo Jogiches, ambos pasaron varios meses en la cárcel antes de ser liberados y expulsados del Imperio ruso. Su prestigio de luchadora y líder de la izquierda no hizo más que reforzarse con su detención.

Los congresos de la internacional

Desde finales del siglo XIX y hasta la Primera Gran Guerra, que supuso la quiebra práctica de los valores anteriores, la Internacional socialista y obrera (continuadora de la anterior Alianza Internacional del Trabajo, AIT) fue un símbolo de esperanza para el mundo y para las masas proletarias, ya que predicaba un futuro mejor de fraternidad y unidad internacional, construido por los trabajadores de todos los países y los intelectuales a la luz de la razón. Un mundo mejor y más justo, donde no habría lugar para los egoísmos nacionales, los imperialismos colonialistas y las guerras. El prestigio de la organización llegó a ser tal que en 1913 fue propuesta para el "Premio Nobel de la Paz".

Los congresos más importantes de la Internacional Obrera se iniciaron con el de París de 1889, coincidiendo con la Exposición Internacional y el primer centenario de la Revolución Francesa. Al de París siguieron el de Bruselas (1891), el de Zurich (1893) y el de Londres (1896). En este último la Internacional adoptó la ideología marxista y abandonó la anterior línea anarquista-bakuninista de la AIT, a la vez que se sentaban las bases para el congreso de 1900. Celebrado éste de nuevo en París, se perfilaron ya las corrientes reformista y revolucionaria como dos facetas del mismo movimiento y se eligió por primera vez un organismo permanente, el Bureau Socialista Internacional, representante de la organización obrera entre congreso y congreso.

¿Reforma o revolución?

Hasta la ruptura total entre la corriente reformista y la revolucionaria, acaecida en 1914, los congresos de la Internacional Obrera (1904, Amsterdam; 1907, Stuttgart; 1910, Copenhague; 1912, Basilea; 1913, Jena) brillaron por su democracia interna y la lucidez de sus debates, en los que participó Rosa Luxemburgo siempre en nombre de la corriente más izquierdista.

Frente al reformismo bernsteniano y posterior que afirmaba que el propio desarrollo social del capitalismo, a base de reformas y avances parciales de la clase obrera, llevaría inevitablemente al socialismo poco a poco, las corrientes revolucionarias defendían la necesidad de subvertir y cambiar totalmente el orden existente por medio de la revolución. Entre ellos había disensiones ya que frente a la idea de Lenin de un partido jerárquico, centralista y militarizado, de profesionales de la revolución, Rosa Luxemburgo defendía que, una vez dadas «las condiciones objetivas», el propio pueblo, el espontaneísmo de la «lucha de masas» sería capaz de realizar el cambio social, sin partidos jerárquicos ni líderes carismáticos, esbozando ya la idea de la «revolución permanente». Estas teorías serían recogidas luego por la corriente trotskista del marxismo, en su lucha ideológica contra el leninismo y el posterior estalinismo.

Nacionalismo e internacionalismo

Soldados de los Freikorps (cuerpos paramilitares surgidos durante la República de Weimar) atacan parapetados tras una barricada, 1919.

Sin embargo, durante todos estos años los portavoces de las corrientes revolucionarias, aunque hicieron oír claramente sus opiniones en los congresos de la Internacional y a veces lograron que votaran a su favor las formaciones de centro, fueron derrotados casi siempre por los líderes reformistas, a los que parecía que la historia daba la razón, ya que el crecimiento de la industria, «la idea de progreso» y la buena organización obrera (el modelo siempre fue el Partido Socialdemócrata Alemán) consiguieron cotas de libertad, mejoras sociales y avances electorales muy importantes.

Otro debate ideológico que enfrentó a reformistas y revolucionarios en el seno de la II Internacional fue el problema del nacionalismo y el derecho de autodeterminación de los pueblos. La corriente de izquierdas mantenía vivas las ideas de la vieja Internacional de que «ni el capital ni los obreros tienen patria», siendo el internacionalismo proletario y la lucha contra todos los gobiernos burgueses el deber de los revolucionarios. Opuestos a toda forma de colonialismo, los izquierdistas lograron los votos del centro y condenaron esta forma de explotación en el congreso de Stuttgart (1907) por 127 votos contra 108, frente a las pretensiones de los reformistas belgas, que apoyaban indirectamente las acciones de su gobierno en el Congo. Así mismo, tres años antes, en el congreso de Amsterdam, los delegados aplaudieron enfervorizadamente el abrazo que se dieron en la tribuna el ruso Georgi Plejánov y el japonés Tetsu Katayama, en pleno conflicto bélico ruso-nipón.

En 1912, los 555 delegados asistentes al congreso extraordinario celebrado en la catedral de la ciudad suiza de Basilea votaron unánimemente contra la guerra entre los Estados. La idea era que los conflictos surgían por la ambición de los burgueses y el capital. Los proletarios eran usados como carne de cañón en uno y otro bando. Siempre morían los pobres para beneficio de los ricos.

En el congreso de Stuttgart, Lenin y Rosa Luxemburgo presentaron conjuntamente una enmienda que fue aceptada y que decía textualmente: «En el caso de que la guerra estalle, existe el deber de hacerla cesar inmediatamente, de utilizar con todas las fuerzas la crisis económica y política creada por la guerra para agitar a las capas populares más amplias y precipitar la caída de la dominación capitalista». Esto, como se comprenderá, chocaba frontalmente con los nacionalismos, imperialismos y militarismos entonces tan en boga entre los círculos reaccionarios castrenses alemanes. La figura de Rosa Luxemburgo –además de militante revolucionaria, mujer– era un símbolo odiado por amplios círculos militares alemanes, lo que explica en parte su asesinato a manos de tropas antisubversivas.

Dentro de la corriente de izquierda, Rosa Luxemburgo militaba en la facción más radical, internacionalista y antinacionalista. A diferencia de Lenin, que era un político también radical pero mucho más sutil, Rosa Luxemburgo, a pesar de ser polaca y haber sufrido el imperialismo ruso, no reconocía el derecho a la autodeterminación de los pueblos, por considerarlo una antigualla burguesa y un problema del que nadie se acordaría una vez realizada la revolución proletaria a escala mundial e impuesto un orden justo.

Revolucionaria, mujer, intelectual

Discurso de Rosa Luxemburgo en el Congreso de la Internacional Socialista celebrado en Stuttgart (18 de agosto de 1907).

Paralelamente a su actividad política en el seno de la II Internacional, Rosa Luxemburgo destacó como profesora e intelectual de valía, publicando en 1906 su libro Huelga de masas, partido y sindicatos, en el que defiende el espontaneísmo revolucionario y la democracia interna en las organizaciones obreras.

En 1913 aparece su obra de economía política La acumulación del capital, análisis del capitalismo en su fase imperialista y feroz alegato contra la guerra, en un último intento de que el reformismo y el nacionalismo no llevaran a enfrentarse en las trincheras a obreros de diferentes países.

Tras el estallido de la Gran Guerra y su ruptura con la socialdemocracia, aparte de sus colaboraciones con las publicaciones espartaquistas (Junius, Las cartas de Espartaco, Bandera Roja, etc.), escribe desde la cárcel dos obras que fueron publicadas después de su muerte: Introducción a la Economía Política y La Revolución Rusa, en la que acusa de «suave» a la revolución bolchevique y critica la falta de democracia interna de los partidos comunistas tradicionales de corte leninista, defendiendo que sobre ellos deben mandar los soviets de obreros, campesinos y soldados, el pueblo en armas.

Como mujer participó al lado de Clara Zetkin y otras pioneras del socialismo en la organización de la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada por vez primera en 1907. Sus opiniones, vertidas en sus libros, artículos y escritos eran tan de vanguardia y molestaban –todavía molestan– tanto a los círculos reaccionarios, así como a los socialistas reformistas y a los comunismos oficiales, que curiosamente todavía no hay ninguna edición de sus obras completas.

La quiebra de un orden

Funeral de Rosa Luxemburgo en Berlín (13 de junio de 1919).

Cuando el Congreso de Jena de 1913 aprobó por 333 votos contra 142 una propuesta de la Internacional Obrera oponiéndose a convocar la huelga general contra la guerra, la escisión definitiva entre reformistas y revolucionarios ya estaba consumada a la vista del conflicto bélico. Cuando éste estalló un año más tarde y el SPD —al igual que otros partidos socialistas— votó a favor de los créditos de guerra, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht encabezaron la oposición al reformismo y al militarismo creando la llamada Liga Espartaquista (Spartakusbund), base del futuro Partido Comunista Alemán (KPD), fundado en 1918 después del triunfo de la revolución soviética.

Tras la publicación de numerosos panfletos antimilitaristas y antirreformistas como Las cartas de Espartaco y el libro La crisis de la socialdemocracia, ambos fueron expulsados del SPD y estuvieron en la cárcel en diversas ocasiones. Liebknecht se opuso a ser movilizado y, como objetor de conciencia, fue enviado al frente del este para realizar trabajos auxiliares de tipo humillante. Pero los dos revolucionarios, con el apoyo del recién creado Estado soviético, se mostraron inflexibles y radicalizaron sus posturas cada vez más. La línea ideológica de los espartaquistas se resumía en que la lucha de clases, para el proletariado revolucionario, tenía prioridad sobre la defensa nacional, ya que la revolución y el internacionalismo estaban por encima de la patria.

Tomaron su nombre de Espartaco, el líder de los esclavos romanos sublevados en el siglo I a.C. contra el poder del Estado, y fustigaron duramente al gobierno socialdemócrata de Friedrich Ebert, Gustav Noske y Philipp Scheidemann, mantenedor de la guerra.

Liberados de la prisión por el movimiento revolucionario radical que sacudió Alemania en noviembre de 1918, ambos participaron activamente en la insurrección de Berlín a finales de año. El 13 de enero de 1919 fueron detenidos por un grupo de voluntarios antisubversivos de los llamados «Cuerpos Libres» o Freikorps, y, tras ser maltratados, se les aplicó la «ley de fugas» dos días más tarde, cuando la "revolución roja" armada ya había fracasado en Berlín. El oficial acusado de su muerte reclamó ante los tribunales, al ser tachado de asesino incontrolado, y demostró que había actuado reglamentariamente en nombre del gobierno legal, dirigido por los socialdemócratas. La revolución terminaba una vez más devorando a sus propios hijos.


Autor: J. R. A

Bibliografía

• Dario RENZI, Anna BISCEGLIE. Rosa Luxemburgo. Roma: Prospettiva, 2000. ISBN 88-8022-064-0.
• Eva R. PALOMO CERMEÑO. Rosa Luxemburgo (1871-1919). Ediciones del Orto, 2003. ISBN 84-7923-312-5.
• Paul FROELICH. Rosa Luxemburgo: vida y obra. Editorial Fundamentos, 1976. ISBN 84-245-0175-6.
• Maria SEIDEMANN. Rosa Luxemburgo y Leo Jogiches. Barcelona: Muchnik, 2002. ISBN 84-7669-521-7.
• Christian PALLOIX. La cuestión del imperialismo en Lenin y Rosa Luxemburgo. Madrid: Castellote, D.L. 1977. ISBN 84-7259-093-3.
• Alberto ARREGUI. Las raíces del socialismo: a 80 años del asesinato de Rosa Luxemburgo. Madrid: Asociación Cultural Emancipación, 1999. ISBN 84-930268-2-4.
• Lorea AGIRRE. Rosa Luxemburg. Donostia: Elkarlanean, 2000. ISBN 84-8331-650-1.
• Helmut HIRSCH. Rosa Luxemburg. Barcelona: Edicions 62, 1992. ISBN 84-297-3567-4.
• María José AUBET. El pensamiento de Rosa Luxemburg: antología. Ediciones del Serbal, 1983. ISBN 84-85800-46-X.
• Lelio BASSO. El pensamiento político de Rosa Luxemburg. Barcelona: Edicions 62, 1976. ISBN 84-297-1213-5.
• José María VIDAL VILLA. Conocer Rosa Luxemburg y su obra. Barcelona: Dopesa, 1978. ISBN 84-7235-363-X.
• María José AUBET. Rosa Luxemburg y la cuestión nacional. Anagrama, 1977. ISBN 84-338-0131-7.
• Frigga HAUG. Rosa Luxemburg y el arte de la política. Ciempozuelos, Madrid: Tierradenadie, D.L. 2013. ISBN 978-84-938982-1-2.
• Julio RODRÍGUEZ ARAMBERRI. “Rosa Luxemburgo”. En Teoría política del socialismo / coord. por José Félix Tezanos Tortajada, 1993, ISBN 84-86497-22-1, págs. 181-194.
• Estrella TRINCADO AZNAR. “Rosa Luxemburgo y el pensamiento marxista”. En Mujeres economistas: las aportaciones de las mujeres a la ciencia económica y a su divulgación durante los siglos XIX y XX / coord. por Luis Perdices Blas, Elena Gallego Abaroa, 2007, ISBN 978-84-96877-02-3, págs. 231-258.
• Claudie WEILL. “Las mujeres en la Revolución alemana: Rosa Luxemburgo y los Consejos Obreros”. En Enciclopedia histórica y política de las mujeres: Europa y América / coord. por Christine Fauré, 2010, ISBN 978-84-460-2283-1, págs. 437-448.
V. I. LENIN. “Respuesta a Rosa Luxemburg”. En Teoría y sociología críticas de los partidos políticos / Kurt Lenk (ed. lit.), Franz Neumann (ed. lit.), 1980, ISBN 84-339-1418-9, págs. 408-412.
• Mariona FERRER FONS. “Rosa Luxemburg: su posicionamiento contra la guerra y el militarismo”. En Filosofía de la paz / coord. por Francisco Javier Fernández Buey, Jordi Mir García, Enric Prat, 2010, ISBN 978-84-9888-219-3, págs. 113-120.



[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => historia-del-siglo-xx [title] => Historia del Siglo XX ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => politica [title] => Política ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => activistas-politicos [title] => Activistas políticos ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-comunismo [title] => El Comunismo ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => geografia-politica [title] => Geografía política ) [5] => Array ( [sortkey] => [friendly] => alemania [title] => Alemania ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Alemania [friendly] => alemania ) [1] => Array ( [url] => Alexandre Millerand [friendly] => alexandre-millerand ) [2] => Array ( [url] => Ámsterdam [friendly] => amsterdam ) [3] => Array ( [url] => Anarquismo [friendly] => anarquismo ) [4] => Array ( [url] => Antigua Roma [friendly] => antigua-roma ) [5] => Array ( [url] => Autodeterminación [friendly] => autodeterminacion ) [6] => Array ( [url] => Basilea [friendly] => basilea ) [7] => Array ( [url] => Berlín [friendly] => berlin ) [8] => Array ( [url] => Bolchevismo [friendly] => bolchevismo ) [9] => Array ( [url] => Bruselas [friendly] => bruselas ) [10] => Array ( [url] => Burguesía [friendly] => burguesia ) [11] => Array ( [url] => Capital [friendly] => capital ) [12] => Array ( [url] => Capitalismo [friendly] => capitalismo ) [13] => Array ( [url] => Catedral [friendly] => catedral ) [14] => Array ( [url] => Clara Zetkin [friendly] => clara-zetkin ) [15] => Array ( [url] => Colonialismo [friendly] => colonialismo ) [16] => Array ( [url] => Comunismo [friendly] => comunismo ) [17] => Array ( [url] => Copenhague [friendly] => copenhague ) [18] => Array ( [url] => Democracia [friendly] => democracia ) [19] => Array ( [url] => Derecho [friendly] => derecho ) [20] => Array ( [url] => Economía [friendly] => economia ) [21] => Array ( [url] => Eduard Bernstein [friendly] => eduard-bernstein ) [22] => Array ( [url] => Esclavitud [friendly] => esclavitud ) [23] => Array ( [url] => Espartaco [friendly] => espartaco ) [24] => Array ( [url] => Espartaquismo [friendly] => espartaquismo ) [25] => Array ( [url] => Estado [friendly] => estado ) [26] => Array ( [url] => Estalinismo [friendly] => estalinismo ) [27] => Array ( [url] => Exilio [friendly] => exilio ) [28] => Array ( [url] => Friedrich Ebert [friendly] => friedrich-ebert ) [29] => Array ( [url] => Georgi Plejánov [friendly] => georgi-plejanov ) [30] => Array ( [url] => Guerra ruso-japonesa [friendly] => guerra-ruso-japonesa ) [31] => Array ( [url] => Gustav Noske [friendly] => gustav-noske ) [32] => Array ( [url] => Huelga [friendly] => huelga ) [33] => Array ( [url] => Imperialismo [friendly] => imperialismo ) [34] => Array ( [url] => Imperio ruso [friendly] => imperio-ruso ) [35] => Array ( [url] => Industria [friendly] => industria ) [36] => Array ( [url] => Internacionalismo [friendly] => internacionalismo ) [37] => Array ( [url] => Internacional Obrera [friendly] => internacional-obrera ) [38] => Array ( [url] => I Guerra Mundial [friendly] => i-guerra-mundial ) [39] => Array ( [url] => Jean Jaurès [friendly] => jean-jaures ) [40] => Array ( [url] => Jena [friendly] => jena ) [41] => Array ( [url] => Judíos [friendly] => judios ) [42] => Array ( [url] => Jules Guesde [friendly] => jules-guesde ) [43] => Array ( [url] => Karl Kautsky [friendly] => karl-kautsky ) [44] => Array ( [url] => Karl Liebknecht [friendly] => karl-liebknecht ) [45] => Array ( [url] => Lenin [friendly] => lenin ) [46] => Array ( [url] => Leninismo [friendly] => leninismo ) [47] => Array ( [url] => Londres [friendly] => londres ) [48] => Array ( [url] => Lucha de clases [friendly] => lucha-de-clases ) [49] => Array ( [url] => Marxismo [friendly] => marxismo ) [50] => Array ( [url] => Mijaíl Bakunin [friendly] => mijail-bakunin ) [51] => Array ( [url] => Militarismo [friendly] => militarismo ) [52] => Array ( [url] => Movimiento obrero [friendly] => movimiento-obrero ) [53] => Array ( [url] => Nacionalidad [friendly] => nacionalidad ) [54] => Array ( [url] => Nacionalismo [friendly] => nacionalismo ) [55] => Array ( [url] => París [friendly] => paris ) [56] => Array ( [url] => Partidos políticos [friendly] => partidos-politicos ) [57] => Array ( [url] => Partido Socialdemócrata Alemán [friendly] => partido-socialdemocrata-aleman ) [58] => Array ( [url] => Patria [friendly] => patria ) [59] => Array ( [url] => Periódico [friendly] => periodico ) [60] => Array ( [url] => Policía [friendly] => policia ) [61] => Array ( [url] => Polonia [friendly] => polonia ) [62] => Array ( [url] => Premios Nobel [friendly] => premios-nobel ) [63] => Array ( [url] => Proletariado [friendly] => proletariado ) [64] => Array ( [url] => Prusia [friendly] => prusia ) [65] => Array ( [url] => República Democrática Alemana [friendly] => republica-democratica-alemana ) [66] => Array ( [url] => República Democrática del Congo [friendly] => republica-democratica-del-congo ) [67] => Array ( [url] => República de Weimar [friendly] => republica-de-weimar ) [68] => Array ( [url] => Revolución [friendly] => revolucion ) [69] => Array ( [url] => Revolución Francesa [friendly] => revolucion-francesa ) [70] => Array ( [url] => Revolución rusa de 1905 [friendly] => revolucion-rusa-de-1905 ) [71] => Array ( [url] => Revolución rusa de 1917 [friendly] => revolucion-rusa-de-1917 ) [72] => Array ( [url] => Rosa Luxemburgo [friendly] => rosa-luxemburgo ) [73] => Array ( [url] => Rusia [friendly] => rusia ) [74] => Array ( [url] => Sindicato [friendly] => sindicato ) [75] => Array ( [url] => Socialdemocracia [friendly] => socialdemocracia ) [76] => Array ( [url] => Socialismo [friendly] => socialismo ) [77] => Array ( [url] => Sociología [friendly] => sociologia ) [78] => Array ( [url] => Soviet [friendly] => soviet ) [79] => Array ( [url] => Stuttgart [friendly] => stuttgart ) [80] => Array ( [url] => Suiza [friendly] => suiza ) [81] => Array ( [url] => Trotskismo [friendly] => trotskismo ) [82] => Array ( [url] => Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) [friendly] => union-de-republicas-socialistas-sovieticas-urss ) [83] => Array ( [url] => Varsovia [friendly] => varsovia ) [84] => Array ( [url] => Zamosc [friendly] => zamosc ) [85] => Array ( [url] => Zar [friendly] => zar ) [86] => Array ( [url] => Zarismo [friendly] => zarismo ) [87] => Array ( [url] => Zúrich [friendly] => zurich ) [88] => Array ( [url] => Imperio Ruso [friendly] => imperio-ruso ) [89] => Array ( [url] => Zurich [friendly] => zurich ) [90] => Array ( [url] => Amsterdam [friendly] => amsterdam ) [91] => Array ( [url] => Historia del Siglo XX [friendly] => historia-del-siglo-xx ) ) [images] => Array ( [0] => Rosa_Luxemburgo_en_Berlín.jpg [1] => Hgxx_0001_0002_0_img0839.jpeg [2] => Hgxx_0001_0002_0_img0840.jpeg [3] => Hgxx_0001_0002_0_img0842.jpg [4] => Barraca_Berlin.jpeg [5] => Discurso_de_Rosa_Luxembuego_en_el_Congreso_de_la_Internacional_Socialista.jpg [6] => Funeral_de_Rosa_Luxemburgo_en_Berlín.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 1081 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => A pesar de ser mujer [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 1228 [anchor] => A_pesar_de_ser_mujer ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Unir la teoría con la práctica [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 3551 [anchor] => Unir_la_teor.C3.ADa_con_la_pr.C3.A1ctica ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Los congresos de la internacional [number] => 4 [index] => 4 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 5183 [anchor] => Los_congresos_de_la_internacional ) [4] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => ¿Reforma o revolución? [number] => 5 [index] => 5 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 6967 [anchor] => .C2.BFReforma_o_revoluci.C3.B3n.3F ) [5] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Nacionalismo e internacionalismo [number] => 6 [index] => 6 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 8393 [anchor] => Nacionalismo_e_internacionalismo ) [6] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Revolucionaria, mujer, intelectual [number] => 7 [index] => 7 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 12221 [anchor] => Revolucionaria.2C_mujer.2C_intelectual ) [7] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => La quiebra de un orden [number] => 8 [index] => 8 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 14449 [anchor] => La_quiebra_de_un_orden ) [8] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 9 [index] => 9 [fromtitle] => El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo [byteoffset] => 17364 [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/9/9d/Rosa_Luxemburgo_en_Berl%C3%ADn.jpg/380px-Rosa_Luxemburgo_en_Berl%C3%ADn.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.El_asesinato_de_Rosa_Luxemburgo.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.62498784065247 [ts5] => 0.7197790145874 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->