La Revolución Cubana

Introducción

Las primeras informaciones calificaban la rebelión como un levantamiento nacionalista y democrático; muy pronto, sin embargo, Castro y sus partidarios evolucionaron hacia posiciones abiertamente izquierdistas, y ya en los primeros años de la década de los sesenta casi nadie dudaba de que la URSS acababa de ganarse un aliado a menos de 100 kilómetros de la costa estadounidense.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","missing":"","*":"P\u00e1ginas_que_usan_argumentos_duplicados_en_invocaciones_de_plantillas"},{"sortkey":"","*":"Historia_del_Siglo_XX"},{"sortkey":"","*":"Dictaduras_y_revoluciones_en_Latinoam\u00e9rica"},{"sortkey":"","*":"Cuba"},{"sortkey":"","*":"La_Guerra_Fr\u00eda"},{"sortkey":"","*":"El_Comunismo"},{"sortkey":"","*":"El_siglo_XX"},{"sortkey":"","*":"Edad_Contempor\u00e1nea"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"1953"},{"ns":0,"exists":"","*":"1959"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1frica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Agricultura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Am\u00e9rica Latina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Argentina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Armas nucleares"},{"ns":0,"exists":"","*":"Az\u00facar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlos Manuel de C\u00e9spedes (hijo)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlos Mendieta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlos Pr\u00edo Socarr\u00e1s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Casus belli"},{"ns":0,"exists":"","*":"Checoslovaquia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chile"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Constituci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Coronel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Costa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Crisis de los Misiles"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cuba"},{"ns":0,"exists":"","*":"Depresi\u00f3n (econom\u00eda)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Econom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Educaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"EE.UU."},{"ns":0,"exists":"","*":"Ej\u00e9rcito"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ernesto Che Guevara"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estados Unidos de Am\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estoril"},{"ns":0,"exists":"","*":"Exportaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fidel Castro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fotograf\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Franklin Delano Roosevelt"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fulgencio Batista"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gerardo Machado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Golpe de Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Granma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guerra Hispano-Estadounidense"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guerrilla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Homosexualidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"II Guerra Mundial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industrializaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"I Guerra de Afganist\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Domingo Per\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Latinoam\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"L\u00e1zaro C\u00e1rdenas"},{"ns":0,"exists":"","*":"La Habana"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lenin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Leninismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ley"},{"ns":0,"exists":"","*":"Madeira"},{"ns":0,"exists":"","*":"Manuel Urrutia Lle\u00f3"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marbella"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marxismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mar Caribe"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mercado"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e9xico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mosc\u00fa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Naci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nacionalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"New Deal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nikita Jrushchov"},{"ns":0,"exists":"","*":"Opini\u00f3n p\u00fablica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Osvaldo Dortic\u00f3s Torrado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partido Comunista Cubano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Premios Pulitzer"},{"ns":0,"exists":"","*":"Primavera de Praga"},{"ns":0,"exists":"","*":"Propaganda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Protectorado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ram\u00f3n Grau San Mart\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ra\u00fal Castro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reforma agraria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica Dominicana"},{"ns":0,"exists":"","*":"Robin Hood"},{"ns":0,"exists":"","*":"R\u00f3mulo Betancourt"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rusia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salvador Allende Gossens"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago de Chile"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago de Cuba"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sargento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sierra Maestra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sindicato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Socialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sociedad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Stalin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Suicidio"},{"ns":0,"exists":"","*":"URSS"},{"ns":0,"exists":"","*":"Venezuela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Washington D.C."},{"ns":0,"*":"Osvaldo Dort\u00edc\u00f3s Torrado"},{"ns":0,"*":"Le\u00f3nid Breznev"},{"ns":0,"*":"Uni\u00f3n Sovi\u00e9tica"},{"ns":0,"*":"Crisis de los misiles"},{"ns":0,"*":"Historia del Siglo XX"}],"images":["Hgxx_0001_0006_0_img2491.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2495.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2496.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2497.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2498.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2499.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2500.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2501.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2503.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2492.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2493.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2494.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2484.jpg","Flag_of_Cuba.svg","Flag_of_the_United_States.svg.png","Hgxx_0001_0006_0_img2485.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2486.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2487.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2488.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2489.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2490.jpg","Hgxx_0001_0006_0_img2502.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":2264,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Codiciada Cuba","number":"2","index":"2","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":3401,"anchor":"Codiciada_Cuba"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Exportar la revoluci\u00f3n","number":"3","index":"3","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":6206,"anchor":"Exportar_la_revoluci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Un terreno abonado","number":"4","index":"4","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":7709,"anchor":"Un_terreno_abonado"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Batista","number":"5","index":"5","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":10561,"anchor":"Batista"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Y en esto lleg\u00f3 Fidel","number":"6","index":"6","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":12790,"anchor":"Y_en_esto_lleg.C3.B3_Fidel"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Las razones de un triunfo","number":"7","index":"7","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":15308,"anchor":"Las_razones_de_un_triunfo"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"FULGENCIO BATISTA Y ZALDIVAR (Ba\u00f1es, Cuba, 1901-Marbella, Espa\u00f1a, 1973)","number":"7.1","index":"8","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":17172,"anchor":"FULGENCIO_BATISTA_Y_ZALDIVAR_.28Ba.C3.B1es.2C_Cuba.2C_1901-Marbella.2C_Espa.C3.B1a.2C_1973.29"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"\u00bfNorteam\u00e9rica como pretexto?","number":"8","index":"9","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":21922,"anchor":".C2.BFNorteam.C3.A9rica_como_pretexto.3F"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"El comunismo cubano","number":"9","index":"10","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":26734,"anchor":"El_comunismo_cubano"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda b\u00e1sica","number":"10","index":"11","fromtitle":"La_Revoluci\u00f3n_Cubana","byteoffset":28732,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa_b.C3.A1sica"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5e/Hgxx_0001_0006_0_img2484.jpg/300px-Hgxx_0001_0006_0_img2484.jpg [1] => //img.mienciclo.com/b/bd/Flag_of_Cuba.svg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c7/Flag_of_the_United_States.svg.png/22px-Flag_of_the_United_States.svg.png [4] => //img.mienciclo.com/b/b5/Hgxx_0001_0006_0_img2485.jpg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/e/ee/Hgxx_0001_0006_0_img2486.jpg/250px-Hgxx_0001_0006_0_img2486.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/2/2f/Hgxx_0001_0006_0_img2487.jpg/250px-Hgxx_0001_0006_0_img2487.jpg [7] => //img.mienciclo.com/2/2d/Hgxx_0001_0006_0_img2488.jpg [8] => //img.mienciclo.com/5/5c/Hgxx_0001_0006_0_img2489.jpg [9] => //img.mienciclo.com/6/65/Hgxx_0001_0006_0_img2490.jpg [10] => //img.mienciclo.com/7/7c/Hgxx_0001_0006_0_img2502.jpg [11] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6e/Hgxx_0001_0006_0_img2491.jpg/246px-Hgxx_0001_0006_0_img2491.jpg [12] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e3/Hgxx_0001_0006_0_img2495.jpg/212px-Hgxx_0001_0006_0_img2495.jpg [13] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4b/Hgxx_0001_0006_0_img2496.jpg/371px-Hgxx_0001_0006_0_img2496.jpg [14] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f0/Hgxx_0001_0006_0_img2497.jpg/228px-Hgxx_0001_0006_0_img2497.jpg [15] => //img.mienciclo.com/thumb/9/90/Hgxx_0001_0006_0_img2498.jpg/310px-Hgxx_0001_0006_0_img2498.jpg [16] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c0/Hgxx_0001_0006_0_img2499.jpg/204px-Hgxx_0001_0006_0_img2499.jpg [17] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8d/Hgxx_0001_0006_0_img2500.jpg/329px-Hgxx_0001_0006_0_img2500.jpg [18] => //img.mienciclo.com/thumb/9/99/Hgxx_0001_0006_0_img2501.jpg/196px-Hgxx_0001_0006_0_img2501.jpg [19] => //img.mienciclo.com/thumb/0/07/Hgxx_0001_0006_0_img2503.jpg/356px-Hgxx_0001_0006_0_img2503.jpg [20] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a6/Hgxx_0001_0006_0_img2492.jpg/463px-Hgxx_0001_0006_0_img2492.jpg [21] => //img.mienciclo.com/thumb/8/85/Hgxx_0001_0006_0_img2493.jpg/219px-Hgxx_0001_0006_0_img2493.jpg [22] => //img.mienciclo.com/thumb/c/cc/Hgxx_0001_0006_0_img2494.jpg/215px-Hgxx_0001_0006_0_img2494.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => La Revolución Cubana [pageid] => 90703 [text] =>

En 1959, un grupo de guerrilleros establecidos en Sierra Maestra, Cuba, derrocó al régimen de Fulgencio Batista. La noticia dio la vuelta al mundo, que contempló asombrado las imágenes de unos jóvenes barbudos, uniformados de verde olivo, más parecidos a los alegres compañeros de Robin Hood que a lo que se entendía como un revolucionario moderno. Al frente de todos estos jóvenes se hallaba el abogado Fidel Castro y su inseparable puro.

Revolución cubana
Hgxx 0001 0006 0 img2484.jpg
La revolución cabalga de nuevo. (Foto de Bob Enriques. Magnum).
Fecha26 de julio de 1953 - 1 de enero de 1959
LugarBandera de Cuba
Causas*Para el Movimiento 26 de Julio fue el gobierno autoritario y represivo de Fulgencio Batista y la injerencia de los Estados Unidos de América en la política cubana.
ResultadoVictoria revolucionaria
Consecuencias*Colapso de la dictadura de Fulgencio Batista.
  • Cuba se convierte en un estado socialista.
  • Bloqueo estadounidense contra Cuba.
  • Beligerantes
    Movimiento 26 de Julio (M-26-7)
    Directorio Revolucionario 13 de Marzo (DR-13-M)
    Segundo Frente Nacional del Escambray (SFNE)
    Partido Socialista Popular (PSP)
    Bandera de Cuba República de Cuba (régimen de Batista)
    Apoyados por:
    Flag of the United States.svg.png Estados Unidos
    Bajas
    Más de 5.000 cubanos relacionados con el combate murieron.

    Introducción

    Las primeras informaciones calificaban la rebelión como un levantamiento nacionalista y democrático; muy pronto, sin embargo, Castro y sus partidarios evolucionaron hacia posiciones abiertamente izquierdistas, y ya en los primeros años de la década de los sesenta casi nadie dudaba de que la URSS acababa de ganarse un aliado a menos de 100 kilómetros de la costa estadounidense.

    ¿Cómo calificar hoy a Cuba? ¿Fue sólo la versión caribeña de las democracias populares satelizadas por Moscú? ¿O ha sido, quizá, como ciertos intelectuales europeos creyeron durante algún tiempo, un proyecto nuevo de revolución? A estos interrogantes han intentado responder muchos estudiosos de la cuestión, entre ellos el historiador e hispanista Hugh Thomas, autor de una monumental Historia de Cuba, y conocido especialista en temas de política latinoamericana.

    Fidel Castro, detenido en 1953 tras el ataque al cuartel de Moncada.

    Codiciada Cuba

    La Revolución cubana de 1959 fue un acontecimiento recibido con sorpresa por parte de la opinión pública internacional, incluidos los Estados Unidos. Más sorprendente aún habría de resultar el cambio de dirección emprendido por el gobierno revolucionario una vez que Fidel Castro hubo tomado las riendas del poder. A lo largo del año 1959, Castro pasó paulatinamente de ser un hombre crítico frente a los comunistas (que habían desempeñado un modesto papel en su «lucha armada» contra Batista) a convertirse en un líder que no toleraba discrepancia alguna sobre el comunismo.

    Grupo de cubanos arrestado por conspirar contra el presidente Batista.

    En febrero del año 1960, un dirigente ruso, Anastas Mikoyan, visitó Cuba y cerró allí un trato comercial. Durante el mencionado año, Fidel Castro mantuvo una serie de contenciosos con los Estados Unidos, sobradamente aireados por la prensa, y la mayoría de las empresas privadas de Cuba pasó a manos del gobierno. Se confiscaron todas las propiedades norteamericanas, precisamente en unos momentos en que los Estados Unidos habían invertido en Cuba mucho más que en cualquier otro país latinoamericano.

    El gobierno cubano emprendió un ataque furibundo contra los Estados Unidos, discurso tras discurso, mientras éstos daban asilo político, en contrapartida, a los exiliados que habían huido de Cuba en el transcurso de los veinticuatro me ses anteriores; éxodo que llegó a alcanzar tal vez la cifra de 500.000 personas. Los norteamericanos también ofrecieron ayuda militar a algunos exiliados, mientras que la Unión Soviética, a su vez, empezaba a prestar apoyo militar al gobierno cubano.

    Portada de la revista Time. Fulgencio Batista.
    Portada de la revista París-Match.
    La revolución llega a La Habana.

    En el año 1961 se retiró de Cuba la embajada norteamericana. En el mes de abril, tras haber sufrido un infructuoso intento de golpe llevado a cabo por los exiliados para derrocar a Fidel Castro —intento este que recibió un apoyo no demasiado entusiasta por parte de los estadounidenses—, el gobierno cubano se autoproclamó Estado «socialista». Para que no cupiese ambigüedad alguna en torno a dicha palabra, Castro anunció en diciembre de 1961 que él había sido marxista-leninista toda su vida.

    Exportar la revolución

    La Unión Soviética esperaba sin duda obtener algún tipo de provecho de la evidente necesidad de proteger a su nuevo acólito caribeño, tanto en el aspecto económico como en el militar, y proyectó la instalación de misiles nucleares en Cuba en 1962. Fue obligada a desistir de su propósito tras las amenazas de los Estados Unidos, pero desde entonces Cuba no dejó nunca ya de ser un satélite más o menos servil de la Unión Soviética hasta la caída del régimen soviético en 1991, y especialmente a partir de 1968.

    Todas las iniciativas de la URSS en política exterior, desde la intervención en Checoslovaquia de 1968 (Primavera de Praga) hasta la invasión de Afganistán en 1979, han sido claramente respaldadas por Cuba; y sus fuerzas armadas, notablemente engrosadas y bien entrenadas gracias a los soviéticos, fueron puestas a disposición soviética, en África y en otros lugares, como parte de la vasta campaña de concentración de armamento llevada a cabo por los soviéticos durante la dédada de 1970.

    La sociedad cubana sufrió una transformación en el terreno de lo cotidiano con arreglo a cánones comunistas, aun cuando el carácter de la economía no sea muy distinto del que existía antes de 1959. El azúcar figura en un lugar muy levemente superior al que ocupó en el pasado en el capítulo de las exportaciones de Cuba.

    Un terreno abonado

    Todos estos acontecimientos fueron tan inesperados que, lógicamente, han ido dando lugar a muy diversas interpretaciones. La historia de Cuba y la del Caribe se han visto con frecuencia difuminadas por el uso de un tono de sugestión con matices irreales.

    Las interpretaciones incluyen una versión extremista de la «Teoría de la historia basada en el Gran Hombre», que atribuye a Castro toda la responsabilidad y le convierte, a los ojos de gran parte de la demoniología norteamericana, en un agente comunista que ya dio sus primeros pasos en el colegio. Otra de las explicaciones es la que sostienen los escritores socialistas, y que sugiere que Cuba estaba ya «madura» para la revolución marxista.

    La verdad parece no estar muy lejos de esta última explicación. A pesar, o precisamente por causa de la ayuda norteamericana a los nacionalistas cubanos en su victoriosa guerra de la Independencia contra España, acontecida en la década de 1890, el nacionalismo cubano del siglo XX fue tomando deliberadamente un cariz antiamericano. Y ello fue consecuencia de que la influencia política y cultural de los Estados Unidos convirtió el país nominalmente independiente en que se había transformado Cuba en los años veinte en casi un protectorado norteamericano.

    El hecho de que la influencia estadounidense sirviese de ayuda para hacer de Cuba el país latinoamericano más rico después de Argentina resultaba del todo irrelevante para aquellos que consideraban tal influencia como una abierta restricción de la independencia de Cuba.

    La depresión de los años treinta supuso para Cuba, gran productor de azúcar en el mercado mundial, un golpe bastante más duro del que sufrieron otros países mucho más empobrecidos por su misma naturaleza. La recuperación fue lenta.

    Aunque en los años cuarenta Cuba desarrolló un sistema político que empezó a garantizar las libertades y una continuidad dentro de la ley, los líderes políticos sucumbieron a esas debilidades de carácter que con tanta frecuencia han atacado siempre a los países ricos en período de desarrollo. La corrupción y hasta el gangsterismo político comenzaron a proliferar sin freno.

    El producto básico de Cuba, el azúcar, empezó a encarecerse en comparación con el producido por sus rivales, y un sindicato que había surgido con la depresión fue demorando e incluso impidiendo la modernización de la maquinaria. La consecuencia de todo ello fue la Cuba de los años cincuenta, que había llegado a ser una nación estancada que producía la misma cantidad de azúcar que en los años veinte, aunque se había doblado su población.

    Batista

    La gente buscó tanto culpables como salvadores. Los Estados Unidos, el inmensamente poderoso y negligente padrino, era sin lugar a dudas el mejor candidato dentro de la primera categoría. En cuanto al puesto de salvador, puede decirse que fue anhelado por innumerables candidatos. El suicidio del histérico orador Chibas acabó con uno de ellos para siempre.

    El exdictador retirado y expresidente constitucional Batista se ofreció para ocupar la vacante. Cuando en 1952 parecía que sus oportunidades electorales eran escasas, se dejó convencer para participar en un golpe de Estado que fue para la mayoría de los cubanos la consagración de un acto frustrado más que la acción de liderazgo que Batista, bastante negligentemente, pretendía que fuese.

    Para entender las causas de la revolución castrista de 1959 es esencial tener en cuenta el golpe de Batista en 1952. No olvidemos que tuvo lugar en un país en el que una extensa clase media profesional y de elevada mentalidad clamaba por un cambio político que acabase con el fraude electoral, con la corrupción y con el desequilibrio producido por la confianza en el azúcar como cosecha básica para la exportación; que pretendía, asimismo, poner fin al patronazgo, tanto cultural como político, de los Estados Unidos y acabar con el esporádico gangsterismo que recibía el beneplácito de la policía. Aquella generación creyó, pues, que la nación tenía que salvarse y que podía salvarse. Ocurrió todo lo contrario: el fracaso fue estrepitoso.

    Fidel Castro se había presentado como candidato a parlamentario en el año 1952, tras una trayectoria estudiantil bastante turbulenta, teñida de violencia universitaria. Mientras que otros parlamentarios frustrados como él se dedicaron a quejarse de Batista en secreto, se exiliaron o prosiguieron discretamente sus vidas legales o universitarias sin tomar parte en protestas constantes, Fidel Castro empezó a acariciar la idea de la lucha armada. Algunos jóvenes de veinte años que compartían sus ideales revolucionarios se unieron a él.

    Y en esto llegó Fidel

    La narración que se ha hecho de la lucha armada de Castro, que dio comienzo con el asalto a los cuarteles de Moncada, prosiguió con el viaje en el Granma de "los 82" y terminó con la implantación de una zona revolucionaria libre en Sierra Maestra, es un relato merecidamente famoso.

    El triunfo fue contundente. Sin embargo, no conviene olvidar ciertos detalles. También hubo lucha armada en las ciudades. La mayoría de los que participaron en ella murieron, pero lograron inmovilizar a la policía nacional y al ejército con admirable eficacia. Hay que añadir, además, que gran parte del éxito de Fidel Castro se debió a la propaganda, tanto a la norteamericana como a la cubana; en ambos lugares, Castro se presentó a sí mismo, con gran acierto, como un nacionalista romántico (no comunista), líder de las guerrillas heroicas.

    Por último, queda decir que el conflicto acabó demostrando la superficialidad de las fuerzas que apoyaban a Batista, y muy especialmente de su ejército, que, al haber sido escindido por el golpe de Estado del propio Batista, se apoyaba en una organización desastrosa, y en cuyas filas proliferaban tanto la indolencia como la cobardía. El mismísimo Batista era un negligente que en nada recordaba ya al oficial radical de veinte años atrás. Sus sindicatos eran represivos y la corrupción crecía a ojos vistas.

    La victoria de Castro fue un triunfo de su propia personalidad. No obstante, en 1959 existían muchas fuerzas disponibles que bien pudieron haber tomado parte activa en una revolución anticomunista pero radical y nacionalista. El partido comunista no gozaba de gran prestigio. Sus líderes no habían hecho gran cosa contra Batista, y, a un nivel de base, algunos de ellos incluso habían llegado a colaborar con su policía. Tenían poca representación en los sindicatos. Y, sin embargo, en el transcurso de un año se convirtieron en la organización más poderosa del Estado. Por consiguiente, se plantea un grave problema al intentar explicar cómo pudo haber sucedido tal cosa, en especial porque no da en absoluto la impresión de que Castro fuese comunista antes de llegar al poder, a pesar de que —como hemos dicho— se declarase a sí mismo como tal en 1961 por motivos tácticos.

    Las razones de un triunfo

    Son varios los factores que deben tomarse en consideración a la hora de analizar los acontecimientos. En primer lugar, aunque Fidel Castro no fuese comunista, era un nacionalista radical violento con ansias de alcanzar el poder y consumarlo. Por consiguiente, necesitaba el apoyo de una organización. Sus antiguos seguidores del Movimiento del 26 de Julio eran en su mayoría demócratas y hombres de incuestionable integridad que le habrían ayudado sin vacilación a emprender una revolución social, pero que habrían insistido en no apartarse del sendero de la paz ni de los procedimientos demócratas y constitucionales. El Partido Comunista Cubano también estaba disponible y poseía una red de organización por todo el país. El asunto, pues, quedó resuelto a raíz de unas conversaciones mantenidas en 1959 y cuyos detalles probablemente no lleguen a conocerse jamás, pero de las que sí quedó claro que los papeles principales corrieron a cargo de Raúl Castro —hermano de Fidel—, de Ernesto Che Guevara y de Carlos Rafael Rodríguez, viejo líder comunista que había visitado a Castro en Sierra Maestra.

    Parece bastante evidente que Fidel deseaba «retar a una partida» o «incordiar» a los Estados Unidos, para usar las mismas palabras que él empleó al dirigirse al presidente Rómulo Betancourt, de Venezuela. Para hacer esto de forma eficaz necesitaba una fuente de suministro de armas independiente de la de los norteamericanos, así como de un comprador para los cuatro millones de toneladas de azúcar que Cuba necesitaba vender todos los años. El respaldo del Partido Comunista Cubano, es decir, la Unión Soviética, era el mejor candidato para cumplir ambas funciones.

    FULGENCIO BATISTA Y ZALDIVAR (Bañes, Cuba, 1901-Marbella, España, 1973)

    Fulgencio Batista Zaldívar fue un militar, político y dictador cubano. Fue el presidente electo de Cuba de 1940 a 1944 y dictador entre 1952 y 1959, año en que fue derrocado durante la Revolución cubana.

    Dos vertientes absolutamente contradictorias dominaron la vida política de Fulgencio Batista. Una, entre 1933 y 1944, en la que consiguió una justa fama de demócrata y de gobernante eficaz dirigiendo Cuba dentro de una línea progresista vagamente inspirada en el New Deal de Franklin Delano Roosevelt —«algo a la izquierda del centro»— y en la que llegó a contar en su gobierno con dos ministros comunistas. Otra, a partir de 1953, cuando actuó como un dictador brutal, reprimiendo salvajemente a sus oponentes y generalizando la corrupción.

    Hijo de un obrero agrícola, empezó a trabajar a los trece años como aprendiz de sastre. Desde entonces desempeñó los oficios más diversos, hasta que en 1921 fue llamado a filas. Terminado el servicio militar, trabajó unos meses en una plantación de azúcar y volvió al ejército como voluntario. Se empleó como taquígrafo militar y fue ascendido a sargento.

    Tras la caída del dictador Gerardo Machado se estableció un gobierno provisional presidido por Carlos Manuel de Céspedes. Un grupo de sargentos, junto con algunos intelectuales radicales, inició una conspiración que terminó el 4 de septiembre de 1933 en un golpe de Estado. Ramón Grau San Martín fue proclamado presidente provisional, y Batista, que había dirigido el golpe, ascendido a coronel y nombrado Jefe del Estado Mayor.

    La política de Grau San Martín, bajo el lema «Cuba para los cubanos», fue juzgada demasiado radical por Washington D.C., que no reconoció al nuevo régimen. En enero de 1934, Batista obligó a dimitir al presidente provisional y lo sustituyó por el conservador coronel Carlos Mendieta, al que los Estados Unidos reconocieron inmediatamente. Desde entonces, durante seis años, Batista fue «el poder detrás del trono», haciendo y deshaciendo presidentes.

    En junio de 1940 se aprobó una Constitución inspirada en la de los Estados Unidos. Al mes siguiente se celebraron elecciones para la presidencia. Batista concurrió frente a Grau San Martín y venció con facilidad. Durante los años siguientes dirigió la nación con eficacia, recogiendo los frutos de la expansión económica producida por la II Guerra Mundial (1939-1945), al tiempo que acumuló grandes riquezas personales.

    Batista apoyó en las elecciones de 1944 a uno de sus colaboradores más próximos, Carlos Saladrigas, pero éste fue derrotado por Grau San Martín.

    En 1948 volvió a la arena política apoyando para la presidencia a Ricardo Núñez contra Carlos Prío Socarrás, el candidato de Grau, y presentándose él mismo como senador. Ricardo Núñez fue derrotado, pero Batista consiguió ser elegido y comenzó a organizar su propio partido. En 1950 anunció su decisión de presentarse a las elecciones de 1952, pero esta vez, con todos los mecanismos de gobierno en manos del Partido Revolucionario Auténtico de Grau San Martín, sus posibilidades de triunfo eran escasas. En consecuencia, organizó un golpe de Estado y se hizo con el poder el 10 de marzo de 1952. El 27 de ese mismo mes fue reconocido por los Estados Unidos. En 1954, por presiones de Washington D.C., convocó elecciones, en las que triunfó tras todo tipo de irregularidades.

    Su segundo mandato presidencial estuvo marcado por la violencia y la corrupción. Parte de sus oponentes se refugiaron en la lucha armada, dirigida por Fidel Castro en la provincia de Oriente. En 1958 todavía consiguió Batista hacer elegir para la presidencia a Andrés Rivero Agüero, pero, enfrentado al colapso total del régimen, huyó a la República Dominicana el 1 de enero de 1959, de allí se exilió a Madeira y finalmente se estableció en Estoril ([Portugal]]).


    ¿Norteamérica como pretexto?

    En lo dicho anteriormente queda implícito el hecho de que el propio Castro fue quien tomó la iniciativa de enfrentarse a los Estados Unidos y buscar la ayuda soviética que acabaría tiñendo su propio régimen con sus peculiares características. Nada hay en lo publicado hasta hoy ni en los datos accesibles de los archivos que contradiga este razonamiento. Sin embargo, conviene recordar que la Unión Soviética ya se había interesado por Latinoamérica en el pasado. La experiencia de Cuba no supuso, pues, una ruptura tan radical si se tienen en cuenta todas sus tentativas pasadas.

    La URSS había intentado llegar a alguna clase de entendimiento tanto con Juan Domingo Perón, en Argentina, como con Lázaro Cárdenas, en México. Durante las décadas de los años veinte y treinta se habían fundado partidos comunistas en casi todos los Estados latinoamericanos, y en los años cuarenta los comunistas habían logrado introducirse en los gobiernos de Chile y de Cuba. Se puede dar por sentado que el interés soviético por el Caribe había existido siempre, aunque sólo fuera con la pretensión de debilitar las posiciones estratégicas de los Estados Unidos. Por consiguiente, cuando surgió la oportunidad de lanzar a Cuba un tentáculo del imperio soviético, la idea debió de ser acogida con entusiasmo. La Rusia de Nikita Jrushchov, como lo demostró la crisis de los misiles de 1962, era una nación expansionista deseosa de correr riesgos. Es muy posible que Castro recibiese en las montañas incluso más ayuda comunista de la que ha llegado a oídos del público. El ejército rebelde cubano tenía en sus filas más «comandantes»comunistas en 1959 de lo que comúnmente se piensa. No creo, de todos modos, que llegue a saberse nunca mucho más capaz de alterar la presente interpretación.

    Hay que decir también que gran parte de lo que sucedió entre enero de 1959 y digamos que octubre de 1960 —fecha en la que las directrices comunistas de la economía cubana estaban ya casi definitivamente perfiladas— depende de la interpretación de los motivos que se ocultaban en la mente de Fidel Castro, ya que, después de todo, el jefe de gobierno de un país carente de instituciones sólidas se encuentra en una posición muy poderosa. Y esto se hace particularmente notable cuando dicho jefe de gobierno ha capitaneado a un ejército victorioso desde las colinas hasta la mismísima capital en circunstancias especialmente dramáticas.

    Fidel, como incluso llegaron a conocerle sus enemigos, había alcanzado en 1959 un status casi de deidad. Si lo que deseaba era llevar a cabo una gran revolución social y pensaba que la única forma de conseguirlo era retar a los Estados Unidos, o si lo que quería era retar a los Estados Unidos y pensaba que tal cosa sólo podría llevarse a cabo mediante una revolución social apoyada por la Unión Soviética, es algo todavía hoy susceptible de especulación. Lo que sí parece estar claro es que Castro siempre había ansiado ocupar en la historia un nicho suntuoso. Y eso, sin lugar a dudas, lo ha conseguido con creces.



    El comunismo cubano

    Las características del régimen cubano desde 1963 son básicamente las de un Estado comunista con algunas divergencias. Se puso gran énfasis en la salud pública y la educación, y el campo empezó a cultivarse en detrimento de las ciudades. Pero no se ha llegado a producir nunca una industrialización de envergadura. Como ya ha sido apuntado anteriormente, el azúcar desempeña un papel tan destacado como siempre, y aunque se ha llevado a cabo una reforma agraria, no ha habido una diversificación de la producción agrícola.

    Las estimaciones sobre el nivel de vida cubano durante las dos o tres primeras décadas de su existencia eran muy variables. Sea cual fuere la verdad del asunto, lo cierto es que resulta difícil creer que los cubanos hubiesen alcanzado antes del final del siglo XX niveles siquiera comparables a los de Chile u otros regímenes democráticos de América Latina. El ejército y las fuerzas de seguridad han llegado a ocupar un lugar preponderante en Cuba durante las décadas de los setenta a los noventa, bastante más preponderante incluso que en la mayoría de los regímenes comunistas. La efigie de Fidel prolifera en Cuba con la misma profusión con que otrora proliferaron en Rusia las de Lenin y Stalin. Aquellos que protestan o disienten son tratados probablemente con tanta o más dureza que la utilizada contra los disidentes de cualquier otra sociedad cerrada. Las fáciles tentaciones que la proximidad de los Estados Unidos puede generar en los ciudadanos, así como la negativa rotunda de los norteamericanos a mantener relaciones comerciales con Cuba, son factores que sin duda se alian para añadir un malestar más a la ya inquieta isla. En todo caso, resultaba altamente improbable, a finales del siglo XX, que la historia del régimen revolucionario cubano estuviese tocando a su fin.

    Autor: Hugh Thomas


    Bibliografía básica

    • Hugh THOMAS. Cuba. Grijalbo. Barcelona, 1973.
    • K. S. KAROL. Los guerrilleros en el poder. Seix Barral. Barcelona, 1972.
    • M. HARNECKER. Cuba, ¿dictadura o democracia?. Siglo XXI. Madrid, 1977.
    • J. EDWARDS. Persona non grata. Grijalbo. Barcelona, 1982.
    • C. FRANQUI. Diario de la revolución cubana. Rufino Torres. Barcelona, 1976.
    • C. FRANQUI. Retrato de familia con Fidel. Seix Barral. Barcelona, 1980.
    • Alfredo QUIROGA. La revolución cubana. Barcelona: Bruguera, 1976. ISBN 84-02-04931-1.
    • Seymour MENTON. La narrativa de la revolución cubana. Madrid: Player, D.L. 1978. ISBN 84-359-0136-X.
    • Marcos WINOCUR. Las clases olvidadas en la revolución cubana. Barcelona: Crítica, D.L. 1978 1979 imp.. ISBN 84-7423-078-0.
    • Carlos Alberto MONTANTER. Informe secreto sobre la revolución cubana. Madrid: Sedmay, 1976. ISBN 84-7390-085-5.
    • Allen YOUNG. Los gays bajo la revolución cubana. Playor, 1984. ISBN 84-359-0370-2.
    • Sam DOLGOFF. La revolución cubana: un enfoque crítico. Madrid: Campo Abierto, 1978. ISBN 84-7446-021-2.
    • Marifeli PÉREZ-STABLE. La revolución cubana: orígenes, desarrollo y legado. Madrid: Colibrí, 1998. ISBN 84-923550-1-8.
    • Hugh THOMAS, Juan Carlos WEISS, Georges A. FAURIOL. La revolución cubana 25 años después. Playor, 1985. ISBN 84-359-0427-X.
    • Francisco LÓPEZ SEGRERA. La Revolución Cubana: propuestas, escenarios y alternativas. [Mataró]: El Viejo Topo, D.L. 2010. ISBN 978-84-92616-80-0.
    • Julio ORTEGA. Relato de la utopía: notas sobre narrativa cubana de la Revolución. Barcelona: La Gaya Ciencia, 1973. ISBN 84-7080-009-4.
    • Iván DE LA NUEZ. Fantasía roja: los intelectuales de izquierdas y la revolución cubana. Barcelona: Debate, 2006. ISBN 84-8306-631-9.
    • Manuel DE PAZ SÁNCHEZ. Zona rebelde: La diplomacia española ante la revolución cubana (1957-1960). Tenerife: [Centro de la Cultura Popular Canaria], 1997. ISBN 84-7926-263-X.
    • Jorge MASETTI. El furor y el delirio: itinerario de un hijo de la Revolución cubana. Tusquets Editores, 2004. ISBN 84-8310-936-0.


    [categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [missing] => [friendly] => paginas-que-usan-argumentos-duplicados-en-invocaciones-de-plantillas [title] => Páginas que usan argumentos duplicados en invocaciones de plantillas ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => historia-del-siglo-xx [title] => Historia del Siglo XX ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => dictaduras-y-revoluciones-en-latinoamerica [title] => Dictaduras y revoluciones en Latinoamérica ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => cuba [title] => Cuba ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => la-guerra-fria [title] => La Guerra Fría ) [5] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-comunismo [title] => El Comunismo ) [6] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-siglo-xx [title] => El siglo XX ) [7] => Array ( [sortkey] => [friendly] => edad-contemporanea [title] => Edad Contemporánea ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => 1953 [friendly] => 1953 ) [1] => Array ( [url] => 1959 [friendly] => 1959 ) [2] => Array ( [url] => África [friendly] => africa ) [3] => Array ( [url] => Agricultura [friendly] => agricultura ) [4] => Array ( [url] => América Latina [friendly] => america-latina ) [5] => Array ( [url] => Argentina [friendly] => argentina ) [6] => Array ( [url] => Armas nucleares [friendly] => armas-nucleares ) [7] => Array ( [url] => Azúcar [friendly] => azucar ) [8] => Array ( [url] => Carlos Manuel de Céspedes (hijo) [friendly] => carlos-manuel-de-cespedes-hijo ) [9] => Array ( [url] => Carlos Mendieta [friendly] => carlos-mendieta ) [10] => Array ( [url] => Carlos Prío Socarrás [friendly] => carlos-prio-socarras ) [11] => Array ( [url] => Casus belli [friendly] => casus-belli ) [12] => Array ( [url] => Checoslovaquia [friendly] => checoslovaquia ) [13] => Array ( [url] => Chile [friendly] => chile ) [14] => Array ( [url] => Comunismo [friendly] => comunismo ) [15] => Array ( [url] => Constitución [friendly] => constitucion ) [16] => Array ( [url] => Coronel [friendly] => coronel ) [17] => Array ( [url] => Costa [friendly] => costa ) [18] => Array ( [url] => Crisis de los Misiles [friendly] => crisis-de-los-misiles ) [19] => Array ( [url] => Cuba [friendly] => cuba ) [20] => Array ( [url] => Depresión (economía) [friendly] => depresion-economia ) [21] => Array ( [url] => Economía [friendly] => economia ) [22] => Array ( [url] => Educación [friendly] => educacion ) [23] => Array ( [url] => EE.UU. [friendly] => ee-uu ) [24] => Array ( [url] => Ejército [friendly] => ejercito ) [25] => Array ( [url] => Ernesto Che Guevara [friendly] => ernesto-che-guevara ) [26] => Array ( [url] => España [friendly] => espana ) [27] => Array ( [url] => Estado [friendly] => estado ) [28] => Array ( [url] => Estados Unidos de América [friendly] => estados-unidos-de-america ) [29] => Array ( [url] => Estoril [friendly] => estoril ) [30] => Array ( [url] => Exportación [friendly] => exportacion ) [31] => Array ( [url] => Fidel Castro [friendly] => fidel-castro ) [32] => Array ( [url] => Fotografía [friendly] => fotografia ) [33] => Array ( [url] => Franklin Delano Roosevelt [friendly] => franklin-delano-roosevelt ) [34] => Array ( [url] => Fulgencio Batista [friendly] => fulgencio-batista ) [35] => Array ( [url] => Gerardo Machado [friendly] => gerardo-machado ) [36] => Array ( [url] => Golpe de Estado [friendly] => golpe-de-estado ) [37] => Array ( [url] => Granma [friendly] => granma ) [38] => Array ( [url] => Guerra Hispano-Estadounidense [friendly] => guerra-hispano-estadounidense ) [39] => Array ( [url] => Guerrilla [friendly] => guerrilla ) [40] => Array ( [url] => Homosexualidad [friendly] => homosexualidad ) [41] => Array ( [url] => II Guerra Mundial [friendly] => ii-guerra-mundial ) [42] => Array ( [url] => Industrialización [friendly] => industrializacion ) [43] => Array ( [url] => I Guerra de Afganistán [friendly] => i-guerra-de-afganistan ) [44] => Array ( [url] => Juan Domingo Perón [friendly] => juan-domingo-peron ) [45] => Array ( [url] => Latinoamérica [friendly] => latinoamerica ) [46] => Array ( [url] => Lázaro Cárdenas [friendly] => lazaro-cardenas ) [47] => Array ( [url] => La Habana [friendly] => la-habana ) [48] => Array ( [url] => Lenin [friendly] => lenin ) [49] => Array ( [url] => Leninismo [friendly] => leninismo ) [50] => Array ( [url] => Ley [friendly] => ley ) [51] => Array ( [url] => Madeira [friendly] => madeira ) [52] => Array ( [url] => Manuel Urrutia Lleó [friendly] => manuel-urrutia-lleo ) [53] => Array ( [url] => Marbella [friendly] => marbella ) [54] => Array ( [url] => Marxismo [friendly] => marxismo ) [55] => Array ( [url] => Mar Caribe [friendly] => mar-caribe ) [56] => Array ( [url] => Mercado [friendly] => mercado ) [57] => Array ( [url] => México [friendly] => mexico ) [58] => Array ( [url] => Moscú [friendly] => moscu ) [59] => Array ( [url] => Nación [friendly] => nacion ) [60] => Array ( [url] => Nacionalismo [friendly] => nacionalismo ) [61] => Array ( [url] => New Deal [friendly] => new-deal ) [62] => Array ( [url] => Nikita Jrushchov [friendly] => nikita-jrushchov ) [63] => Array ( [url] => Opinión pública [friendly] => opinion-publica ) [64] => Array ( [url] => Osvaldo Dorticós Torrado [friendly] => osvaldo-dorticos-torrado ) [65] => Array ( [url] => Partido Comunista Cubano [friendly] => partido-comunista-cubano ) [66] => Array ( [url] => Premios Pulitzer [friendly] => premios-pulitzer ) [67] => Array ( [url] => Primavera de Praga [friendly] => primavera-de-praga ) [68] => Array ( [url] => Propaganda [friendly] => propaganda ) [69] => Array ( [url] => Protectorado [friendly] => protectorado ) [70] => Array ( [url] => Ramón Grau San Martín [friendly] => ramon-grau-san-martin ) [71] => Array ( [url] => Raúl Castro [friendly] => raul-castro ) [72] => Array ( [url] => Reforma agraria [friendly] => reforma-agraria ) [73] => Array ( [url] => República Dominicana [friendly] => republica-dominicana ) [74] => Array ( [url] => Robin Hood [friendly] => robin-hood ) [75] => Array ( [url] => Rómulo Betancourt [friendly] => romulo-betancourt ) [76] => Array ( [url] => Rusia [friendly] => rusia ) [77] => Array ( [url] => Salvador Allende Gossens [friendly] => salvador-allende-gossens ) [78] => Array ( [url] => Santiago de Chile [friendly] => santiago-de-chile ) [79] => Array ( [url] => Santiago de Cuba [friendly] => santiago-de-cuba ) [80] => Array ( [url] => Sargento [friendly] => sargento ) [81] => Array ( [url] => Sierra Maestra [friendly] => sierra-maestra ) [82] => Array ( [url] => Sindicato [friendly] => sindicato ) [83] => Array ( [url] => Socialismo [friendly] => socialismo ) [84] => Array ( [url] => Sociedad [friendly] => sociedad ) [85] => Array ( [url] => Stalin [friendly] => stalin ) [86] => Array ( [url] => Suicidio [friendly] => suicidio ) [87] => Array ( [url] => URSS [friendly] => urss ) [88] => Array ( [url] => Venezuela [friendly] => venezuela ) [89] => Array ( [url] => Washington D.C. [friendly] => washington-d-c ) [90] => Array ( [url] => Osvaldo Dortícós Torrado [friendly] => osvaldo-dorticos-torrado ) [91] => Array ( [url] => Leónid Breznev [friendly] => leonid-breznev ) [92] => Array ( [url] => Unión Soviética [friendly] => union-sovietica ) [93] => Array ( [url] => Crisis de los misiles [friendly] => crisis-de-los-misiles ) [94] => Array ( [url] => Historia del Siglo XX [friendly] => historia-del-siglo-xx ) ) [images] => Array ( [0] => Hgxx_0001_0006_0_img2491.jpg [1] => Hgxx_0001_0006_0_img2495.jpg [2] => Hgxx_0001_0006_0_img2496.jpg [3] => Hgxx_0001_0006_0_img2497.jpg [4] => Hgxx_0001_0006_0_img2498.jpg [5] => Hgxx_0001_0006_0_img2499.jpg [6] => Hgxx_0001_0006_0_img2500.jpg [7] => Hgxx_0001_0006_0_img2501.jpg [8] => Hgxx_0001_0006_0_img2503.jpg [9] => Hgxx_0001_0006_0_img2492.jpg [10] => Hgxx_0001_0006_0_img2493.jpg [11] => Hgxx_0001_0006_0_img2494.jpg [12] => Hgxx_0001_0006_0_img2484.jpg [13] => Flag_of_Cuba.svg [14] => Flag_of_the_United_States.svg.png [15] => Hgxx_0001_0006_0_img2485.jpg [16] => Hgxx_0001_0006_0_img2486.jpg [17] => Hgxx_0001_0006_0_img2487.jpg [18] => Hgxx_0001_0006_0_img2488.jpg [19] => Hgxx_0001_0006_0_img2489.jpg [20] => Hgxx_0001_0006_0_img2490.jpg [21] => Hgxx_0001_0006_0_img2502.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 2264 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Codiciada Cuba [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 3401 [anchor] => Codiciada_Cuba ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Exportar la revolución [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 6206 [anchor] => Exportar_la_revoluci.C3.B3n ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Un terreno abonado [number] => 4 [index] => 4 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 7709 [anchor] => Un_terreno_abonado ) [4] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Batista [number] => 5 [index] => 5 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 10561 [anchor] => Batista ) [5] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Y en esto llegó Fidel [number] => 6 [index] => 6 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 12790 [anchor] => Y_en_esto_lleg.C3.B3_Fidel ) [6] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Las razones de un triunfo [number] => 7 [index] => 7 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 15308 [anchor] => Las_razones_de_un_triunfo ) [7] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => FULGENCIO BATISTA Y ZALDIVAR (Bañes, Cuba, 1901-Marbella, España, 1973) [number] => 7.1 [index] => 8 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 17172 [anchor] => FULGENCIO_BATISTA_Y_ZALDIVAR_.28Ba.C3.B1es.2C_Cuba.2C_1901-Marbella.2C_Espa.C3.B1a.2C_1973.29 ) [8] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => ¿Norteamérica como pretexto? [number] => 8 [index] => 9 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 21922 [anchor] => .C2.BFNorteam.C3.A9rica_como_pretexto.3F ) [9] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => El comunismo cubano [number] => 9 [index] => 10 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 26734 [anchor] => El_comunismo_cubano ) [10] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía básica [number] => 10 [index] => 11 [fromtitle] => La_Revolución_Cubana [byteoffset] => 28732 [anchor] => Bibliograf.C3.ADa_b.C3.A1sica ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5e/Hgxx_0001_0006_0_img2484.jpg/300px-Hgxx_0001_0006_0_img2484.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.La_Revolución_Cubana.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.6275269985199 [ts5] => 1.0537099838257 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->