Alemania

Litoral

La costa del mar del Norte, desde la frontera holandesa hasta la de Dinamarca, es baja y arenosa, y hasta la desembocadura del Weser recuerda la costa de los Países Bajos. Sus principales accidentes son los profundos estuarios de los ríos Ems, Weser y Elba, que constituyen los únicos puertos naturales de la zona. Frente a la costa emergen las islas Frisias. Muy distintas son las costas del Báltico; profundas ensenadas semejantes a los fiordos escandinavos penetran tierra adentro, mientras modestas alturas accidentan el litoral. Frente a esta costa se encuentra la isla de Rügen, la mayor isla alemana. El canal de Kiel permite la navegación entre el mar Báltico y el del Norte sin rodear la península de Jutlandia. Idéntica función cumple el canal que une Lübeck, situada al fondo del golfo de su nombre, con Hamburgo, a orillas del Elba.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Europa"},{"sortkey":"","*":"Geograf\u00eda_Universal"},{"sortkey":"","*":"Pa\u00edses"},{"sortkey":"","*":"Alemania"},{"sortkey":"","*":"Geograf\u00eda_pol\u00edtica"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Angela Merkel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Baviera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Berl\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bundestag"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dinamarca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estados Unidos de Am\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"G-8"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gerhard Schroeder"},{"ns":0,"exists":"","*":"Joachim Gauck"},{"ns":0,"exists":"","*":"Johannes Rau"},{"ns":0,"exists":"","*":"OCDE"},{"ns":0,"exists":"","*":"ONU"},{"ns":0,"exists":"","*":"OTAN"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pa\u00edses Bajos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio"},{"ns":0,"exists":"","*":"PIB"},{"ns":0,"exists":"","*":"Polonia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Potsdam"},{"ns":0,"exists":"","*":"Renania"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica Checa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Roman Herzog"},{"ns":0,"exists":"","*":"Superficie"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tratado de Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uni\u00f3n Europea"},{"ns":0,"exists":"","*":"Westfalia"}],"images":["Alemania_4765321.jpg","Flag_of_Germany.svg","Playa_alemania_baltico_9216865.jpg","Alemania_mapa_40666012.gif","Alemania_-poblacion.svg","Rothenburg_38088343.jpg","Valle_rhin_14467945.jpg","Colonia_52139446.jpg","Alemania_lubeck_43587466.jpg","Alemani.JPG","Rep\u00fablica_Federal_de_Alemania_-_Industria.svg","Republica_Federal_de_Alemania_-_Uso_del_suelo.svg","Colonia_skyline_21974014.jpg","Palaciocecilienhof_potsdam_56454706.jpg","Puertaholsten_lubeck_55279672.jpg","Orangerie_potsdam_411259.jpg","Sanssoucipalacio_potsdamalemania_56420302.jpg","Trier_alemania_60034976.jpg","Treistschke.jpg","Hamburgo_speicherstadt_alemania_28671076.jpg","Bremen_59251156.jpg","Alemania_spira_59877301.jpg","Alemania_spira_59853436.jpg","Alemania_heidelberg_57672379.jpg","Valle_rhin_20058712.jpg","Reichstag.jpg","Aleman2.JPG","Alemania_spira_59853421.jpg","Alemani3.JPG","Hamburgovista_alemania_38673625.jpg","Alemani2.JPG","Sans_souci_potsdam_58568770.jpg","Cascoantiguo_lubeck_alemania_55540270.jpg","Bremenayuntamiento_alemania_53871484.jpg","Potsdam_40197250.jpg","Iconogeostrans.jpg"],"externallinks":["http://toolserver.org/~geohack/geohack.php?pagename=Belice&language=es¶ms=52_31_N_13_24_E_"],"sections":[{"toclevel":1,"level":"1","line":"Geografia f\u00edsica","number":"1","index":"1","fromtitle":"Alemania","byteoffset":2929,"anchor":"Geografia_f.C3.ADsica"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Litoral","number":"1.1","index":"2","fromtitle":"Alemania","byteoffset":2948,"anchor":"Litoral"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Geolog\u00eda y relieve","number":"1.2","index":"3","fromtitle":"Alemania","byteoffset":3805,"anchor":"Geolog.C3.ADa_y_relieve"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La llanura septentrional","number":"1.2.1","index":"4","fromtitle":"Alemania","byteoffset":4290,"anchor":"La_llanura_septentrional"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Los macizos centrales","number":"1.2.2","index":"5","fromtitle":"Alemania","byteoffset":6134,"anchor":"Los_macizos_centrales"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Alemania alpina y subalpina","number":"1.2.3","index":"6","fromtitle":"Alemania","byteoffset":8446,"anchor":"La_Alemania_alpina_y_subalpina"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Clima","number":"1.3","index":"7","fromtitle":"Alemania","byteoffset":9586,"anchor":"Clima"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Hidrograf\u00eda","number":"1.4","index":"8","fromtitle":"Alemania","byteoffset":11046,"anchor":"Hidrograf.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Flora y fauna","number":"1.5","index":"9","fromtitle":"Alemania","byteoffset":14279,"anchor":"Flora_y_fauna"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Geograf\u00eda humana","number":"2","index":"10","fromtitle":"Alemania","byteoffset":15806,"anchor":"Geograf.C3.ADa_humana"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Ciudades principales","number":"2.1","index":"11","fromtitle":"Alemania","byteoffset":18525,"anchor":"Ciudades_principales"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Econom\u00eda","number":"3","index":"12","fromtitle":"Alemania","byteoffset":22087,"anchor":"Econom.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Agricultura, ganader\u00eda y pesca","number":"3.1","index":"13","fromtitle":"Alemania","byteoffset":24619,"anchor":"Agricultura.2C_ganader.C3.ADa_y_pesca"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Miner\u00eda e industria","number":"3.2","index":"14","fromtitle":"Alemania","byteoffset":26650,"anchor":"Miner.C3.ADa_e_industria"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Actividad financiera, comercio y comunicaciones","number":"3.3","index":"15","fromtitle":"Alemania","byteoffset":29375,"anchor":"Actividad_financiera.2C_comercio_y_comunicaciones"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Datos macroecon\u00f3micos","number":"3.4","index":"16","fromtitle":"Alemania","byteoffset":32288,"anchor":"Datos_macroecon.C3.B3micos"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Historia","number":"4","index":"17","fromtitle":"Alemania","byteoffset":33430,"anchor":"Historia"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Los pueblos germanos de la antig\u00fcedad","number":"4.1","index":"18","fromtitle":"Alemania","byteoffset":33441,"anchor":"Los_pueblos_germanos_de_la_antig.C3.BCedad"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El dominio franco y el imperio carolingio en Alemania","number":"4.2","index":"19","fromtitle":"Alemania","byteoffset":35484,"anchor":"El_dominio_franco_y_el_imperio_carolingio_en_Alemania"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El Sacro Imperio Romano germ\u00e1nico","number":"4.3","index":"20","fromtitle":"Alemania","byteoffset":38870,"anchor":"El_Sacro_Imperio_Romano_germ.C3.A1nico"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Alemania en la edad moderna","number":"4.4","index":"21","fromtitle":"Alemania","byteoffset":42650,"anchor":"Alemania_en_la_edad_moderna"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"La dominaci\u00f3n francesa y el proceso de unificaci\u00f3n","number":"4.5","index":"22","fromtitle":"Alemania","byteoffset":46283,"anchor":"La_dominaci.C3.B3n_francesa_y_el_proceso_de_unificaci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El Segundo Reich y la I Guerra Mundial","number":"4.6","index":"23","fromtitle":"Alemania","byteoffset":49665,"anchor":"El_Segundo_Reich_y_la_I_Guerra_Mundial"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"La Rep\u00fablica de Weimar y el Tercer Reich","number":"4.7","index":"24","fromtitle":"Alemania","byteoffset":51857,"anchor":"La_Rep.C3.BAblica_de_Weimar_y_el_Tercer_Reich"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"La Rep\u00fablica Democr\u00e1tica Alemana","number":"4.8","index":"25","fromtitle":"Alemania","byteoffset":55382,"anchor":"La_Rep.C3.BAblica_Democr.C3.A1tica_Alemana"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"La Rep\u00fablica Federal Alemana","number":"4.9","index":"26","fromtitle":"Alemania","byteoffset":58181,"anchor":"La_Rep.C3.BAblica_Federal_Alemana"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"La reunificaci\u00f3n","number":"4.10","index":"27","fromtitle":"Alemania","byteoffset":60320,"anchor":"La_reunificaci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Filosof\u00eda","number":"5","index":"28","fromtitle":"Alemania","byteoffset":69640,"anchor":"Filosof.C3.ADa"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Arte","number":"6","index":"29","fromtitle":"Alemania","byteoffset":74757,"anchor":"Arte"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arquitectura","number":"6.1","index":"30","fromtitle":"Alemania","byteoffset":74764,"anchor":"Arquitectura"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Escultura","number":"6.1.1","index":"31","fromtitle":"Alemania","byteoffset":78997,"anchor":"Escultura"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Pintura","number":"6.1.2","index":"32","fromtitle":"Alemania","byteoffset":81999,"anchor":"Pintura"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Artes aplicadas","number":"6.2","index":"33","fromtitle":"Alemania","byteoffset":86813,"anchor":"Artes_aplicadas"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Literatura","number":"7","index":"34","fromtitle":"Alemania","byteoffset":87276,"anchor":"Literatura"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Alta Edad Media (750-1170)","number":"7.1","index":"35","fromtitle":"Alemania","byteoffset":87811,"anchor":"Alta_Edad_Media_.28750-1170.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Baja Edad Media y Edad Media tard\u00eda (1170-1500)","number":"7.2","index":"36","fromtitle":"Alemania","byteoffset":89109,"anchor":"Baja_Edad_Media_y_Edad_Media_tard.C3.ADa_.281170-1500.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Humanismo y Reforma (hasta 1600)","number":"7.3","index":"37","fromtitle":"Alemania","byteoffset":91128,"anchor":"Humanismo_y_Reforma_.28hasta_1600.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Barroco (s. XVII)","number":"7.4","index":"38","fromtitle":"Alemania","byteoffset":92113,"anchor":"Barroco_.28s._XVII.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Ilustraci\u00f3n (s. XVIII)","number":"7.5","index":"39","fromtitle":"Alemania","byteoffset":93401,"anchor":"Ilustraci.C3.B3n_.28s._XVIII.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"\u00c9poca de Goethe (1770-1830)","number":"7.6","index":"40","fromtitle":"Alemania","byteoffset":94466,"anchor":".C3.89poca_de_Goethe_.281770-1830.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Hasta 1900","number":"7.7","index":"41","fromtitle":"Alemania","byteoffset":96196,"anchor":"Hasta_1900"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Siglo XX","number":"7.8","index":"42","fromtitle":"Alemania","byteoffset":98451,"anchor":"Siglo_XX"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"M\u00fasica","number":"8","index":"43","fromtitle":"Alemania","byteoffset":108399,"anchor":"M.C3.BAsica"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Cine","number":"9","index":"44","fromtitle":"Alemania","byteoffset":116658,"anchor":"Cine"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/e/ed/Alemania_4765321.jpg/300px-Alemania_4765321.jpg [1] => //img.mienciclo.com/b/ba/Flag_of_Germany.svg [2] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e9/Playa_alemania_baltico_9216865.jpg/310px-Playa_alemania_baltico_9216865.jpg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0e/Alemania_mapa_40666012.gif/330px-Alemania_mapa_40666012.gif [4] => //img.mienciclo.com/b/b5/Alemania_-poblacion.svg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/9/91/Rothenburg_38088343.jpg/280px-Rothenburg_38088343.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/6/61/Valle_rhin_14467945.jpg/330px-Valle_rhin_14467945.jpg [7] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c5/Colonia_52139446.jpg/330px-Colonia_52139446.jpg [8] => //img.mienciclo.com/thumb/3/32/Alemania_lubeck_43587466.jpg/340px-Alemania_lubeck_43587466.jpg [9] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8d/Alemani.JPG/320px-Alemani.JPG [10] => //img.mienciclo.com/b/bc/Republica_Federal_de_Alemania_-_Uso_del_suelo.svg [11] => //img.mienciclo.com/thumb/6/66/Colonia_skyline_21974014.jpg/400px-Colonia_skyline_21974014.jpg [12] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d0/Palaciocecilienhof_potsdam_56454706.jpg/330px-Palaciocecilienhof_potsdam_56454706.jpg [13] => //img.mienciclo.com/thumb/7/7c/Puertaholsten_lubeck_55279672.jpg/340px-Puertaholsten_lubeck_55279672.jpg [14] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6d/Orangerie_potsdam_411259.jpg/320px-Orangerie_potsdam_411259.jpg [15] => //img.mienciclo.com/thumb/4/49/Sanssoucipalacio_potsdamalemania_56420302.jpg/320px-Sanssoucipalacio_potsdamalemania_56420302.jpg [16] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f5/Trier_alemania_60034976.jpg/280px-Trier_alemania_60034976.jpg [17] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8b/Treistschke.jpg/250px-Treistschke.jpg [18] => //img.mienciclo.com/thumb/2/23/Hamburgo_speicherstadt_alemania_28671076.jpg/320px-Hamburgo_speicherstadt_alemania_28671076.jpg [19] => //img.mienciclo.com/thumb/4/46/Bremen_59251156.jpg/340px-Bremen_59251156.jpg [20] => //img.mienciclo.com/thumb/2/22/Alemania_spira_59877301.jpg/150px-Alemania_spira_59877301.jpg [21] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5f/Alemania_spira_59853436.jpg/160px-Alemania_spira_59853436.jpg [22] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d3/Alemania_heidelberg_57672379.jpg/350px-Alemania_heidelberg_57672379.jpg [23] => //img.mienciclo.com/thumb/9/9c/Valle_rhin_20058712.jpg/330px-Valle_rhin_20058712.jpg [24] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4e/Reichstag.jpg/320px-Reichstag.jpg [25] => //img.mienciclo.com/thumb/d/df/Aleman2.JPG/320px-Aleman2.JPG [26] => //img.mienciclo.com/thumb/1/11/Alemania_spira_59853421.jpg/340px-Alemania_spira_59853421.jpg [27] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0f/Alemani3.JPG/320px-Alemani3.JPG [28] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a8/Hamburgovista_alemania_38673625.jpg/330px-Hamburgovista_alemania_38673625.jpg [29] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d5/Alemani2.JPG/340px-Alemani2.JPG [30] => //img.mienciclo.com/thumb/a/ad/Sans_souci_potsdam_58568770.jpg/340px-Sans_souci_potsdam_58568770.jpg [31] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a3/Cascoantiguo_lubeck_alemania_55540270.jpg/350px-Cascoantiguo_lubeck_alemania_55540270.jpg [32] => //img.mienciclo.com/thumb/6/63/Bremenayuntamiento_alemania_53871484.jpg/350px-Bremenayuntamiento_alemania_53871484.jpg [33] => //img.mienciclo.com/thumb/f/fa/Potsdam_40197250.jpg/280px-Potsdam_40197250.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( [0] => República Federal de Alemania - Industria.svg ) ) [26] => Array ( [key] => Archivo:República Federal de Alemania - Industria.svg [value] => ) [27] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Alemania [pageid] => 19192 [text] =>
Localización
Alemania 4765321.jpg
Nombre Oficial Bundesrepublik Deutschland
República Federal de Alemania
Bandera

Flag of Germany.svg

Información básica
Capital Berlín

3.410.000 hab. (09/2007)
52°31′ N 13°24′ E

GEO Posición 52_31_N_13_24_E_ 52°31′ N 13°24′ E
Gobierno República federal parlamentaria
Moneda Euro [4] (€, EUR)
Población 82.604.000 [2]
lenguas oficiales Alemán [\1]
Gobernantes Joachim Gauck
Angela Merkel
Superficie 357.050
PIB 34.181 (2007)[3]
Miembro de Unión Europea, ONU, OTAN, CBSS, OSCE, OCDE, G-8, COE
horario CET (UTC+1)
Código telefónico 49
fundación Fundación

República Federal de Alemania (Bundesrepublik Deutschland). Estado de Europa central; limita al N con Dinamarca y los mares del Norte y Báltico, al S con Suiza y Austria, al E con Polonia y la República Checa, y al O con Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo y Francia; 357.050 km2 y 82.604.000 hab.; capital, Berlín. Régimen político: república parlamentaria (16 Länder). Lengua oficial: alemán. Moneda: euro. Religión: protestante y católica.

Geografia física

Litoral

La costa del mar del Norte, desde la frontera holandesa hasta la de Dinamarca, es baja y arenosa, y hasta la desembocadura del Weser recuerda la costa de los Países Bajos. Sus principales accidentes son los profundos estuarios de los ríos Ems, Weser y Elba, que constituyen los únicos puertos naturales de la zona. Frente a la costa emergen las islas Frisias. Muy distintas son las costas del Báltico; profundas ensenadas semejantes a los fiordos escandinavos penetran tierra adentro, mientras modestas alturas accidentan el litoral. Frente a esta costa se encuentra la isla de Rügen, la mayor isla alemana. El canal de Kiel permite la navegación entre el mar Báltico y el del Norte sin rodear la península de Jutlandia. Idéntica función cumple el canal que une Lübeck, situada al fondo del golfo de su nombre, con Hamburgo, a orillas del Elba.

Geología y relieve

Desde el punto de vista del relieve o la geomorfología, el territorio de la república federal forma parte de un conjunto más amplio que se extiende por toda el área centroeuropea. De hecho, no existen fronteras naturales bien diferenciadas con los países vecinos, salvo en la parte meridional. Tres son las regiones naturales, o unidades de relieve, en que se divide el territorio: la llanura septentrional, la región de los macizos centrales y el área alpina.

La llanura septentrional

La región del norte forma parte de la llanura septentrional europea y se extiende por los Länder de Schleswig-Holstein, Mecklemburgo y la Baja Sajonia; incluye también los pequeños estados de Bremen y Hamburgo, así como la parte noroccidental de Renania del Norte-Westfalia y la parte septentrional de Sajonia-Anhalt y Brandeburgo. El relieve de estas llanuras es el resultado de la acción de la erosión y sedimentación derivadas de las glaciaciones cuaternarias. Esta región, de gran importancia agrícola y minera (en especial por su gas natural), se caracteriza por presentar diversos accidentes que rompen la monotonía de la llanura.

Los cursos de los ríos Weser, Aller, Elba, Havel, Spree y Oder siguen parcialmente el cauce de antiguos valles formados por la fusión del casquete glaciar y orientados en líneas paralelas de sudeste a noroeste. Al este de Schleswig-Holstein y en Mecklemburgo el terreno se ondula ligeramente y forma las llamadas colinas bálticas, las cuales están constituidas por sedimentos procedentes de las morrenas (acumulaciones de piedra y barro) glaciares. Otras colinas más bajas se extienden sobre las zonas occidental y meridional de la llanura, donde existen algunas tierras de loess (sedimentos de la era glaciar que dan lugar a suelos muy fértiles).

Playa alemana junto al Báltico.

En el sector septentrional de la región, así como en el oeste de Schleswig-Holstein y en la Baja Sajonia, se extiende un terreno arenoso y ondulado en el que abundan las turberas y los marjales. En el litoral del mar del Norte aparecen los Marschen, bancos arenosos cuya configuración es similar a la de los pólders holandeses. Las islas Frisias septentrionales y orientales forman un cordón litoral paralelo a estos bancos de arena.

Los macizos centrales

Los montes Weser y la selva de Teutoburgo son las primeras alturas que limitan, hacia el sur, la llanura septentrional. Se inicia con ellos la gran región central, constituida por un conjunto de macizos separados por depresiones fluviales. Hesse, Renania-Palatinado, Sarre y Turingia, la parte meridional de Renania del Norte-Westfalia, la Baja Sajonia, Sajonia-Anhalt y Sajonia, así como la septentrional de Baviera y Baden-Württemberg, se encuentran dentro de esta variada y compartimentada zona.

Se formaron los macizos característicos de la región como consecuencia de los plegamientos llamados hercinianos (que se originaron durante la segunda fase de la era primaria). Más tarde, por efecto de la erosión, las montañas se convirtieron en una meseta ondulada. Ésta se fracturó como consecuencia de la orogenia (proceso de surgimiento) de los Alpes, que dio lugar a levantamientos llamados Horst y a fosas tectónicas.

Mapa de Alemania con sus principales ciudades y vías de comunicación.

En el sudoeste de la región se encuentra el macizo granítico de la selva Negra, que continúa al norte con el Odenwald; ambos forman la abrupta vertiente oriental del valle del Rin. Al oeste se extiende el macizo Esquistoso-Renano, cuyos principales bloques (Eifel, Hunsrück, Westerwald y Taunus) se hallan divididos por los valles de los ríos Rin, Mosela y Lahn. En el curso alto del Weser, los macizos de Rhön y Vogelsberg presentan huellas de fenómenos volcánicos de la era terciaria. En el centro del país se encuentra el macizo del Harz, y hacia el este se alinean la selva de Turingia y los montes Metálicos (Erzgebirge). En el este de Baviera se levantan las selvas de Bohemia y Baviera.

Surcan este conjunto de macizos diversas cuencas sedimentarias y corredores, que por lo general proceden de fosas tectónicas surgidas durante la orogenia alpina. Además de la del Rin, las cuencas más importantes son las de Suabia y Franconia, regiones históricas situadas en Baden-Württemberg y el norte de Baviera, respectivamente, y atravesadas por los ríos Neckar y Meno o Main. Entre esta cuenca y el valle del Danubio, situado al sudeste, se levantan los Jura de Suabia y Franconia, mesetas calizas con amplias laderas aterrazadas.

La Alemania alpina y subalpina

La región alpina y subalpina se extiende, por el sur del país, al este del lago Constanza y al sur del Danubio, en los Länder de Baviera y Baden-Württemberg. La cordillera alpina propiamente dicha sólo ocupa una pequeña franja en la frontera con Austria, donde forma tres conjuntos diferenciados de oeste a este: los Alpes de Argovia, que bordean la cuenca del lller; los Alpes bávaros, donde se encuentra el Zugspitze (2.964 m), la máxima elevación del territorio federal; y los Alpes de Berchtesgaden, en el extremo sudoriental del país. En estas regiones, el paisaje es típicamente alpino, con grandes lagos y valles de origen glaciar. Las formaciones montañosas suelen estar compuestas por plegamientos de sedimentos calizos de la era secundaria, y no alcanzan las grandes altitudes de la vertiente central austriaca y suiza.

Al norte de las montañas se extiende una zona subalpina conocida como la meseta bávara; esta región es fría y elevada (en torno a los 500 m de altitud media) y presenta una morfología de tipo glaciar, con abundantes morrenas originadas en el glaciar alpino cuaternario.

Clima

Como toda la región centroeuropea, Alemania cuenta con un clima de transición entre el atlántico (temperaturas suaves, lluvias abundantes y regulares) y el continental (temperaturas frías en invierno y mayor sequedad), este último propio de la Europa oriental. El carácter templado del clima se aprecia en una amplitud térmica relativamente limitada: la temperatura media oscila entre 20 °C en julio y 0 °C en enero. No obstante, la continentalidad se manifiesta en el descenso gradual de las temperaturas medias hacia el este y en el sur, en la meseta bávara, donde los inviernos son rigurosos.

Ciudades, Länder y población de la República Federal de Alemania
Alemania -poblacion.svg

Las precipitaciones suelen proceder de las masas de aire atlántico que penetran por el oeste y el noroeste; aunque el nivel de lluvias es regular a lo largo del año, la influencia del anticiclón continental (zona de alta presión barométrica) durante el invierno determina una menor cantidad de precipitaciones en esta estación.

Pese a la relativa homogeneidad climática del territorio puede distinguirse cierta gradación de oeste a este y de norte a sur, con mayores precipitaciones en los litorales septentrionales y en las regiones occidentales, condiciones templadas en el centro, y progresivo enfriamiento en el sur y sudeste como consecuencia de la elevación del terreno y la continentalidad.

Hidrografía

Excepto el Danubio, que fluye de oeste a este para desembocar en el mar Negro, los demás grandes ríos de Alemania discurren de sur a norte. Todos ellos son caudalosos y regulares, y constituyen importantes vías de comunicación fluvial, cuyo tráfico se incrementa mediante la densa red de canales que los une.

En el extremo septentrional del país, en Schleswig-Holstein, la península de Jutlandia presenta una menor riqueza hidrográfica que la parte danesa, aunque el canal del emperador Guillermo, o de Kiel, suple la carencia de cursos fluviales al servir de enlace entre las costas del mar del Norte, en las proximidades de la desembocadura del Elba, y el litoral báltico.

El Elba, el Weser, el Ems y el Rin desembocan en el mar del Norte. El Elba, procedente de la Bohemia checoslovaca, comunica las ciudades de Dresde, Magdeburgo y Hamburgo. El Weser nace en la selva de Turingia y el Ems en la de Teutoburgo; ambos ríos presentan una coloración oscura debida a la existencia de turberas en sus cabeceras, y discurren lentamente hacia sus desembocaduras.

El canal de Mitteland, en el estado de Baja Sajonia, constituye la principal arteria fluvial de la región, surcada por otros muchos canales que forman una red de comunicación entre el Ems, el Weser, el Aller (afluente del anterior), el Elba y el Oder.

Nace el Rin en el macizo de San Gotardo, en los Alpes suizos, atraviesa el lago Constanza, hace frontera con Suiza en dirección este-oeste y con Francia de sur a norte; a continuación se interna en territorio alemán pasando por Espira, Mannheim, Maguncia, Bonn, Colonia y Düsseldorf, para desembocar finalmente en el litoral holandés del mar del Norte. Por consiguiente, comunica a cuatro naciones, Suiza, Francia, Alemania y los Países Bajos, permitiendo la navegación hasta Basilea, en Suiza.

La creación de un amplio sistema de canales ha hecho posible, además, el acceso desde el Rin a otros grandes cursos fluviales, como el Elba, el Danubio, el Ródano y el Marne. En torno al Rin y a sus importantes afluentes (Neckar, Meno, Sarre, Mosela, Lahn y Ruhr) se han desarrollado grandes centros urbanos, florecientes núcleos industriales, fértiles zonas de cultivo y prósperas explotaciones mineras.

Rothenburg ob der Tauber (Baviera).

El Danubio, originado en la confluencia de dos pequeños ríos procedentes de la selva Negra, el Brigach y el Breg, recorre las mesetas subalpinas de oeste a este, comunicando la república federal con Austria, Hungría y Rumania, aunque su importancia comercial es inferior a la del Rin. A lo largo de su curso alemán recibe las aguas del Altmühl y del Naab, por la vertiente septentrional, y las del Iller (que se le une en Ulm, desde donde se hace navegable), el Lech, el Isar y el Inn por el sur, desde las laderas alpinas.

El Oder marca la frontera con Polonia, país en el que se halla su desembocadura. Su principal afluente en territorio alemán es el Neisse, que también sirve de frontera con el país vecino. La acción de los fenómenos glaciares sobre la llanura septentrional ha determinado la formación de numerosos lagos, como el Müritz, el Mecklenburgen y el Schwerin, y pequeños cursos fluviales.

Flora y fauna

El alto desarrollo industrial, agrícola y urbano del país ha contribuido a modificar, y en algunos casos a degradar, el ambiente vegetal. La vegetación natural se diferencia según la altitud de las distintas regiones. En el litoral septentrional se da una flora pobre, compuesta por especies herbáceas y arbustos, como el brezo y otras ericáceas. Más al sur, la llanura alemana se va enriqueciendo con especies arbóreas (haya, olmo, fresno, abedul, abeto). En los macizos centrales, los originarios bosques de hoja caduca (haya, roble) se han sustituido en gran parte con la reforestación de coníferas (pino, abeto, cedro). Los bosques se sitúan sobre todo en las zonas montañosas, de donde se deriva el nombre de «selva» (Wald en alemán) con que se denominan algunos de estos macizos. La franja alpina presenta una vegetación típica de montaña, con praderas, arbustos y bosques.

La villa de Beilstein, a orillas del río Mosela, en el land de Renania-Palatinado.

La fauna alemana, conservada en gran medida en cotos y reservas forestales, ha sufrido también un proceso continuo de degradación que ha ocasionado la extinción de algunas especies, como el oso pardo, el lobo y el bisonte. También se hallan en peligro de desaparición el lince, en los Alpes, y el gato montés, pero en cambio se conservan especies típicas de la Europa central, como la liebre de los Alpes, el ciervo, el corzo, el rebeco, el jabalí, y diversos roedores, aves y reptiles.

Geografía humana

Alemania es el segundo país más poblado de Europa, atrás únicamente de Rusia. La afluencia de inmigrantes a la zona occidental del país, de origen alemán o de otras nacionalidades, y la tendencia al estancamiento del crecimiento vegetativo han sido las principales características de la evolución demográfica.

La mayor parte de la población desciende de diversos grupos germánicos que se establecieron en la región centroeuropea en el primer milenio antes de Cristo. Estos grupos compartían la misma lengua, que se hablaba en forma de múltiples dialectos, pero presentaban características étnicas heterogéneas, que se acentuaron a lo largo de la historia como resultado de la fusión con otros pueblos, como los celtas y los eslavos. En la moderna Alemania las diferencias humanas y lingüísticas de las distintas regiones se han atenuado, aunque la prolongada división política ha dado lugar a ciertas peculiaridades culturales que distinguen a los alemanes del este y a los del oeste. La llegada de inmigrantes a la Alemania occidental durante las primeras décadas de la segunda mitad del siglo XX compensó las pérdidas humanas ocasionadas por la guerra, estimadas en cerca de tres millones de personas, la mayoría de ellas varones jóvenes. Además de la población de origen germánico, conviven en la república federal diversas minorías étnicas de nacionalidad alemana, como judíos, eslavos y daneses, así como los franceses descendientes de los hugonotes huidos de su país a fines del siglo XVII. Los trabajadores inmigrantes llegados al país, sobre todo en las décadas de 1960 y 1970, eran principalmente turcos, yugoslavos, italianos, griegos, españoles y portugueses.

En la Alemania oriental, entidad separada de 1945 a 1990, las pérdidas humanas provocadas por la segunda guerra mundial se compensaron con la llegada de varios millones de alemanes expulsados de Polonia, Checoslovaquia y Hungría. Sin embargo, las dificultades económicas derivadas del pago de las reparaciones de guerra y de la política de colectivizaciones forzosas impulsaron un amplio movimiento de emigración hacia la Alemania occidental, cifrado en 1.700.000 personas.

Panorámica nocturna de la ciudad de Colonia.

El estancamiento, e incluso el decrecimiento de la población fue una de las características más notables de la evolución del país en las últimas décadas del siglo XX, tanto en la zona occidental como en la oriental. Ello se tradujo en un envejecimiento de la población, es decir, el abultamiento de los grupos de mayor edad en relación con la población joven, como consecuencia de los bajos niveles de natalidad y la prolongación de la esperanza de vida.

Ciudades principales

Otra característica específica de la estructura demográfica alemana es la concentración en ciudades. Entre los numerosos núcleos de población predominan las ciudades de mediano tamaño, excepto en las cuencas del Ruhr y el Rin, donde se han formado auténticos «continuos urbanos», y en la zona de Berlín.

En Baviera, al sur del país, destaca Munich, la capital del Land, que fue devastada durante la guerra, aunque conservó valiosos tesoros del arte medieval. Munich cuenta con uno de los más importantes museos europeos de ciencia y técnica, y en sus inmediaciones se hallan algunas de las más conocidas industrias cerveceras del mundo. Otras ciudades notables dentro del mismo Land son Nuremberg, Augsburgo y Ratisbona.

Al oeste de Baviera se encuentra Baden-Württemberg, cuya capital, Stuttgart, se halla situada en la cuenca del Neckar, al pie de la selva Negra. Es una floreciente ciudad industrial con numerosas fábricas de productos electrónicos y automóviles. En el mismo estado se encuentran Mannheim, gran puerto fluvial, y Heidelberg, sede de la primera universidad alemana.

En Renania-Palatinado se encuentran los núcleos urbanos de Coblenza, Maguncia, la capital, y Ludwigshafen. La capital de Hesse, Francfort del Meno (Frankfurt am Main), se ha convertido en un próspero centro industrial y financiero, y en uno de los centros neurálgicos de las comunicaciones terrestres y aéreas de toda Europa.

Puerta de Holsten, en Lübeck (Schleswig-Holstein).

La principal ciudad de Renania del Norte-Westfalia, el Land con mayor concentración de población, es Colonia, uno de los grandes centros industriales del país, con fábricas de automóviles, productos químicos y perfumería, y ciudad también histórica y monumental. Otras ciudades importantes son Bonn, sede del gobierno federal de Alemania occidental de 1948 a 1991, y Aquisgrán, antigua sede de la corte imperial de Carlomagno. En torno a las explotaciones mineras e industriales de la cuenca del Ruhr, se ha desarrollado un extenso conglomerado urbano formado por ciudades como Düsseldorf, Essen, Duisburg, Dortmund, Solingen, Wuppertal y Krefeld.

En la llanura septentrional, Hannover, capital de la Baja Sajonia, es el centro de una importante región agrícola, aunque mantiene también una notable actividad industrial. Por su parte, Bremen, sobre la desembocadura del Weser, y especialmente Hamburgo, situada en el estuario del Elba, basan la mayor parte de su actividad económica en el tráfico de mercancías y pasajeros de sus grandes puertos.

Berlín, la capital de Alemania, es la ciudad más grande del país. Desde 1961 hasta finales de 1989 estuvo dividida por un muro de cemento y alambre de espino (o púas) que separó la zona de intervención soviética y la parte occidental, correspondiente al espacio que fuera ocupado por los ejércitos estadounidense, británico y francés al concluir la guerra.

En la zona oriental del país destacan las ciudades de Magdeburgo (centro de la industria pesada), Dessau, Halle (metalurgia e industria química), Leipzig (antiguo centro comercial) y Dresde (industria mecánica y electrónica). En los montes Metálicos se encuentran Chemnitz (Karl-Marx-Stadt durante el período de Alemania oriental) y Zwickau. Otros núcleos industriales de menor envergadura son Erfurt, Weimar, Gotha y Jena, en la selva de Turingia, al sudoeste, y Rostock, importante puerto de la costa del Báltico.

Alemania: el río Mosela a su paso por Berncastel.

Economía

La partición de Alemania como consecuencia del fin de la segunda guerra mundial hizo necesaria una reestructuración de la actividad económica de los dos estados. La Alemania occidental realizó un esfuerzo ejemplar para lograr su reconstrucción, de forma que, en la segunda mitad del siglo XX, el país se situó entre las primeras potencias económicas del mundo. El llamado «milagro alemán», tan espectacular como el que se produjo en Japón después de la segunda guerra mundial, marcó una pauta de crecimiento sostenido que se mantuvo, con algunas fluctuaciones, hasta la primera revaluación de la moneda, el marco alemán (deutsche Mark), acaecida en 1961. Un nuevo período de crecimiento terminó en 1973-1975, al producirse una recesión internacional como consecuencia de una fuerte alza en los precios del petróleo. En la década de 1980, e incluso tras la reunificación, la economía de esta región del país fue una de las más vigorosas del mundo entero.
Por su parte, la Alemania oriental sufrió mayores daños económicos como consecuencia de la guerra y la ocupación soviética, a lo que se unió la interrupción de los vínculos industriales y comerciales que había mantenido tradicionalmente esta zona del país con las regiones de la Alemania occidental.

Sin embargo, a partir de 1954, cuando la Unión Soviética permitió la suspensión del pago de las reparaciones de guerra y cedió al gobierno las empresas creadas tras la guerra, la economía germanooriental se desarrolló con gran ímpetu, convirtiéndose el país en uno de los más industrializados del mundo.

Con todo, el sistema de planificación centralizada se mostró insuficiente para sostener el crecimiento económico, y a finales de la década de 1980 la economía germanooriental manifestó los síntomas de una profunda crisis, al igual que la de otros países del bloque socialista. Tras la unificación de las dos Alemanias se plantearon graves problemas a la hora de modernizar las instalaciones industriales y adaptar las infraestructuras económicas al sistema de mercado imperante en la Alemania occidental.

Agricultura, ganadería y pesca

La producción agrícola está dificultada por la existencia de pequeñas propiedades, por la naturaleza del suelo y por el clima. La competencia en el seno de la Unión Europea obliga a la selección de cultivos, reduciendo la extensión dedicada a aquellos poco rentables. La producción total es insuficiente para el abastecimiento del mercado interior. Es la agricultura más mecanizada de la UE, pero sus rendimientos no experimentan grandes aumentos. La actividad agrícola de la RFA es una de las más intensivas del planeta.

Gran parte de la mano de obra empleada en la agricultura se ha trasvasado hacia el sector de la industria o de los servicios (el porcentaje de población activa dedicada a la agricultura ha descendido de un 8,6 % en 1970 a un 2,9 % en la actualidad). La superficie dedicada al cultivo es de un 32’1%, los pastos ocupan el 14’7 %, los bosques, el 29’2 % y el resto es improductivo. El trigo, la cebada, el centeno y el maíz son los principales cereales. La patata tiene gran importancia. Otros cultivos notables son: la remolacha, el lúpulo, la colza, el tabaco y el lino. La vid se cultiva, por razones climáticas, en los valles de los ríos: Rhin, Mosela, Maine y Neckar son los principales, y el vino obtenido es de excelente calidad. Entre las frutas destacan las cosechas de ciruelas, cerezas, melocotones y albaricoques.

La industria alemana tras la reunificación.

La cría de ganado se realiza de forma intensiva y casi siempre estabulado. El bovino es de raza selecta y más del 40% está constituido por vacas lecheras. Le siguen en importancia el de cerda, el ovino, el caballar y el cabrío.

En los lagos y ríos la pesca es poco considerable y tampoco lo es la realizada en aguas costeras. Sin embargo, es notable la pesca de altura, que lleva a cabo una numerosa y moderna flota cuyos puertos principales son los de Bremerhaven, Cuxhaven, Hamburgo y Kiel.

Minería e industria

La prosperidad económica de la Alemania occidental de la posguerra se basó fundamentalmente en el gran desarrollo experimentado por la industria. Durante los veinte primeros años de existencia del estado, los principales sectores productivos fueron la minería del carbón, el hierro y otros minerales, y la industria siderúrgica.

Este esquema comenzó a modificarse a partir de los últimos años de la década de 1960, cuando se hizo evidente el agotamiento o la pérdida de rentabilidad de algunas regiones mineras del país. Desde entonces, el motor del desarrollo económico se trasladó a las industrias de transformación, cuya producción se ha convertido en una de las más importantes del mundo por su calidad y avanzada tecnología.

Entre las actividades que han pasado a ocupar un segundo plano, aunque su significación sea aún considerable, se hallan las explotaciones extractivas de hulla (en las regiones del Ruhr, el Sarre, Aquisgrán y cuenca de Zwickan), de lignito (en Baviera, Hesse, Colonia, Sajonia y Magdeburgo) y de mineral de hierro (en Baja Sajonia). En Stassfurt, al este del Harz, se extrae potasa y sal gema.

La industria siderúrgica (ubicada principalmente en las cuencas del Sarre y el Ruhr), que alcanzó un gran desarrollo durante el nazismo, ha conseguido un alto grado de tecnificación y diversificación. En la zona oriental del país destaca el centro de Eisenhüttenstadt, en el valle del Oder. Un sector industrial que goza de notable prosperidad es el de la fabricación de productos químicos (fármacos, preparados fotoquímicos, colorantes). Renania del Norte-Westfalia y Hesse son las regiones en donde se concentra la mayor parte de este sector productivo, dominado principalmente por los grandes consorcios de las empresas Bayer, Hoechst y BASF. Los valles del Elba (Dresde, Magdeburgo), el Saale (Leipzig, Halle) y el Mulde (Dessau, Bitterfeld) son importantes regiones siderúrgicas del este de Alemania.

La metalurgia de transformación constituye otro de los grandes sectores de la industria alemana. En él se encuadran la manufactura de piezas metálicas, las industrias naval y aeronáutica y, como campo predominante, la industria del automóvil. A fines del siglo XX, los fabricantes más destacados de esta última rama industrial eran Volkswagen, Opel (General Motors), Daimler-Benz y Bayerische Motoren Werke (BMW). Exponente de la gran capacidad y diversidad de la economía alemana es también la industria de maquinaria eléctrica, caracterizada por su constante renovación tecnológica y por su importante volumen de exportación. Siemens, AEG, Osram, Telefunken y Grundig se cuentan entre las grandes empresas que extendieron el prestigio del país por todo el mundo.

Actividad financiera, comercio y comunicaciones

Tras el aislamiento de Berlín, antiguo centro comercial y financiero de la Alemania anterior a la guerra, la actividad financiera de la república federal se concentró progresivamente en Düsseldorf y, sobre todo, en Francfort del Meno, ciudad en la que se ubicaron las sedes del Deutsche Bundesbank (Banco Federal Alemán) y de las principales instituciones bancarias. La influencia de estas dos ciudades en los mercados de capitales y divisas se extendió más allá, incluso, del marco económico europeo.

Los usos del suelo en Alemania tras la reunificación
Republica Federal de Alemania - Uso del suelo.svg

Ante la necesidad de importar grandes cantidades de materias primas, Alemania federal afrontó con éxito la conquista de los mercados internacionales con la exportación de productos elaborados de gran calidad y elevado prestigio.

Junto a la calidad de sus manufacturas, algunos de los factores que contribuyeron a situar a la república federal en uno de los primeros puestos del comercio mundial fueron la competitividad de sus precios, la modernización de los sistemas de ventas y la pujanza del empresariado.

Las principales exportaciones, destinadas sobre todo a los países de la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos, y compuestas principalmente de manufacturas industriales, permitieron cubrir holgadamente la importación de productos alimenticios, petróleo, minerales y productos textiles.

Los estados de la República Democrática Alemana mantuvieron hasta la desaparición de ésta en 1990 un activo comercio con los países de la órbita soviética para, una vez reintegrados en la República Federal, adaptarse a las nuevas estructuras económicas. Ello generó, no obstante, notables desequilibrios, que dieron lugar a que, a finales de la década de 1990, los antiguos estados germanoorientales apenas produjeran un 3% del total de las exportaciones de Alemania, a pesar de los ingentes subsidios, inversiones y exenciones fiscales.

Desde el punto de vista histórico, el desarrollo industrial alemán se debió en gran medida a la creación y progresiva ampliación de una red de comunicaciones extraordinariamente densa y bien articulada. En la década de 1990 la red fluvial, con varios miles de kilómetros de canales y ríos navegables, permitía atender el transporte de cerca de un tercio del comercio exterior. El tendido de líneas férreas era también muy extenso, aunque su explotación resultaba deficitaria ante la fuerte competencia de los restantes medios de transporte y, en particular, de la magnífica red de carreteras y autopistas por la que circulaba un enorme y creciente tráfico de personas y mercancías.

Cabe citar, por último, la importancia de los puertos marítimos de Bremen, Hamburgo, Kiel y Rostock, y la de los aeropuertos de Francfort del Meno, Düsseldorf y Berlín.

Datos macroeconómicos

Tiene un PIB de 2.423 millones de euros (2007), con un crecimiento del 0,9 por ciento respecto al año anterior, y una renta per cápita de 114.6euros (2007) en SPA (Standar de Poder Adquisitivo de Europa 25=100). La República Federal de Alemania cerró el año 2007 con una inflación media del 2,3 por ciento, y el desempleo afectó ese año a un promedio del 8,4 por ciento de la población activa, según datos de eurostat. Alemania importó en 2006 por valor de 733.994 millones de euros y exportó por la cantidad de 893.042 millones de euros. Fuera de sus fronteras, el país vende sobre todo automóviles y sus componentes y productos químicos. Su principal cliente es Francia, con el 9,63 por ciento de la exportaciones, seguido de Estados Unidos, al que le vende 8,73 por ciento. Respecto a los proveedores, los principales son Francia, con un 8,68 por ciento de las importaciones, Países Bajos (8,27) y Estados Unidos, del que Alemania importa el 6,6 por ciento del total, según datos del año 2006. (Fuente:Bundesbank)

Historia

Los pueblos germanos de la antigüedad

Los límites étnicos y lingüísticos del territorio alemán quedaron definidos, aproximadamente, con relación al Imperio Romano a partir de la creación de la provincia de la Galia por Julio César en el año 51 a.C. Con Augusto, la orilla occidental del Rin y la meridional del Danubio quedaron establecidas como fronteras del imperio. Durante el siglo III se produjo la unión de las tribus germanas occidentales en tres grandes grupos; los sajones, los francos y los alamanes, cuya hostilidad hacia Roma obligó a emperadores como Diocleciano, Constantino, Juliano y Valentiniano a fortalecer las fronteras del Rin. En el este, otra gran tribu germana, la de los godos , comenzó a amenazar la frontera del Danubio a partir del año 238.

El skyline nocturno de la ciudad de Colonia (Alemania), con el río Rhin en primer plano y la fastuosa catedral gótica iluminada, a la derecha.

Fue a lo largo del siglo IV cuando se produjo la oleada de invasiones germanas sobre el Imperio Romano, como consecuencia de la presión ejercida por los hunos, pueblo procedente de Asia. Simultáneamente, la influencia de la civilización romana se empezaba a consolidar en muchos de los pueblos germanos, que a mediados de dicho siglo adoptaron la religión del imperio, el cristianismo, aunque principalmente en la versión herética del arrianismo.

La victoria goda en Adrianópolis (posteriormente Edirne, Turquía), en el 378, supuso el inicio de la caída del Imperio Romano. En el 410, los visigodos de Alarico saquearon Roma y a continuación se establecieron en el sudoeste de la Galia y en casi toda España. Mientras las provincias romanas eran invadidas por las huestes germanas, el territorio de la actual Alemania fue ocupado por el efímero imperio huno de Atila, entre el año 434 y el 453. Tras la victoria de los gépidos (tribu germana del este) sobre los hunos en el río Nedao (455), Alemania quedó ocupada por las confederaciones de sajones y alamanes.

El dominio franco y el imperio carolingio en Alemania

El reino franco instaurado por Clodoveo a finales del siglo V extendió su influencia sobre el área centroeuropea durante los dos siglos siguientes, como consecuencia de una serie de campañas militares dirigidas contra los turingios de la Alemania central y los sajones y bávaros del sur. Aunque el dominio de la dinastía merovingia sobre Alemania nunca fue completo, su preponderancia política y militar resultó determinante para lograr el asentamiento de los pueblos germanos.

A finales del siglo VII, Pipino de Heristal, mayordomo de palacio de Austrasia, la región más germánica del reino merovingio, consiguió imponer su poder sobre todos los territorios francos, cuya unidad se había resquebrajado tras la muerte de Dagoberto I. Los mayordormos de Austrasia, y posteriormente los reyes francos de la dinastía carolingia, impusieron su dominio político y religioso sobre la mayor parte de las tribus de Alemania, a excepción de los sajones del norte. En este proceso de asimilación fue especialmente importante la actividad de una serie de misioneros anglosajones, entre los que destacó san Bonifacio.

El Palacio Cecilienhof, en la ciudad de Potsdam.

El reinado de Carlomagno (768-814) significó la extensión del aparato administrativo y religioso del reino franco a las regiones alemanas de Sajonia, Suabia y Baviera. Tras emprender una serie de campañas contra los eslavos y los ávaros, Carlomagno fue proclamado emperador de Roma en el año 800, con lo que asumía la responsabilidad política sobre el imperio de occidente, desvinculado de Constantinopla.

El hijo y sucesor de Carlomagno, Ludovico Pío, dividió el imperio entre sus hijos Carlos, Luis y Lotario. Por el Tratado de Verdún del 843, Lotario mantuvo el título imperial y asumió el poder sobre los territorios comprendidos entre la Francia Occidentalis de Carlos II y la Francia Orientalis (Alemania) de Luis el Germánico. Por vez primera, los distintos pueblos germanos quedaban sometidos a un soberano único y propio, aunque las pretensiones dinásticas de éste no se limitaban al territorio alemán. El Tratado de Mersen, firmado en el 870, tras la muerte de Lotario II, amplió el territorio de la Francia Orientalis, que quedó configurada entre los límites del Mosa y el Escalda (pertenecientes antes a la Lotaringia), al oeste, los Alpes al sur, y el Elba y los macizos bohemios al este. En el 880, el Tratado de Ribemont estableció la herencia de la Lotaringia para los hijos de Luis el Germánico.

Puerta de Holsten, en Lübeck.

Carlos III el Gordo, hijo de Luis el Germánico, heredó la corona imperial y restableció la unidad carolingia en el 884, pero tras su derrocamiento, en el 888, el imperio volvió a disgregarse. Durante los efímeros reinados de Arnulfo de Carintia y Luis el Niño, el territorio alemán se vio asediado por las incursiones de normandos, eslavos y magiares, lo que favoreció el proceso de feudalización y descomposición del poder real que se estaba produciendo en toda la Europa occidental. Generalmente, fueron los antiguos funcionarios carolingios quienes asumieron el poder en los numerosos ducados, marcas y principados eclesiásticos que surgieron desde finales del siglo IX y comienzos del X.

El Sacro Imperio Romano germánico

La muerte de Luis el Niño en el 911 significó la extinción de la rama oriental de la dinastía carolingia. Tras el reinado de Conrado I de Franconia, en el 919 los nobles de Sajonia y Franconia eligieron rey a Enrique I de Sajonia-Turingia, que tuvo que ganarse el reconocimiento de suabos (o suavos) y bávaros por sus méritos militares en las campañas contra eslavos, húngaros y normandos. Otón I, su hijo y sucesor, se coronó emperador en Roma en el 962, después de haber rechazado a los eslavos hasta el Oder en la batalla de Recknick (955).

La Orangerie del Palacio de Sans Souci, en Potsdam.

A lo largo del siglo X, la influencia cultural de Roma y Constantinopla se hizo evidente en la casa de Sajonia, algunos de cuyos emperadores, como Otón II y Otón III, fijaron su residencia en Italia. En el 1024, la elección de Conrado II inició la época de los emperadores francos sálicos. Conrado II incorporó Borgoña al imperio, compuesto hasta entonces por Alemania e Italia, y fortaleció la centralización administrativa. El dominio sobre la iglesia se incrementó en el reinado de Enrique III, que impuso la designación de los pontífices por parte del emperador. Sin embargo, la reacción de la iglesia no se hizo esperar. Los papas Nicolás II y Gregorio VII recuperaron algunas de las atribuciones del pontificado, y finalmente, en el 1122, la querella de las investiduras se resolvió mediante el Concordato de Worms, por el que el papa Calixto II obligó al emperador Enrique V a aceptar la provisión de los cargos eclesiásticos por la jerarquía religiosa. Este hecho contribuyó a acelerar la feudalización y el debilitamiento del poder imperial en Alemania.

En el siglo XII, las luchas entre los güelfos, partidarios del papa, y los gibelinos, defensores de la casa de Hohenstaufen instaurada en el 1138 con la elección del emperador Conrado III, dieron paso a una época de auge económico y cultural durante los reinados de Federico I Barbarroja y Enrique VI. Tras un nuevo período de guerras entre los güelfos de Felipe de Suabia y los gibelinos de Otón IV, la coronación de Federico II en 1215 significó la consolidación de la autonomía territorial por parte de los príncipes alemanes. En la primera mitad del siglo XIII se inició también el proceso de desarrollo urbano, favorecido por las rutas comerciales de Italia y Flandes y por la expansión de la colonización alemana hacia el este de Europa.

Tras el «largo interregno alemán», de 1250 a 1273, se constituyó una orden de príncipes electores encargados de designar la sucesión imperial. Durante la primera mitad del siglo XIV, los emperadores alemanes se preocuparon más de acrecentar sus patrimonios familiares que de imponer su poder sobre los poderes autónomos del imperio. La pérdida de las posesiones italianas y la presión de Francia por el oeste impulsaron la colonización del este, que con las conquistas de la Orden Teutónica significó el traslado de las fronteras germanas hasta Rusia.

Esculturas en el exterior del palacio de Sans Souci, en Potsdam (Alemania).
Anochece sobre la espléndida catedral románica de Tréveris (Renania-Palatinado).

La atomización política del imperio alemán llegó a su punto máximo en el siglo XV. Los conflictos religiosos (revueltas de los husitas), la amenaza turca y la derrota de la Orden Teutónica en Polonia favorecieron el desorden y la inseguridad en los distintos territorios alemanes. A finales del siglo, el emperador Maximiliano, de la poderosa familia de Habsburgo, emprendió, sin embargo, una política de unificación administrativa.

Alemania en la edad moderna

Durante los siglos XVI, XVII y XVIII se desarrolló la identidad nacional alemana, pero también se afianzó la división política del país. La elección de Carlos V como emperador puso a Alemania en la órbita de las grandes transformaciones económicas y culturales de la edad moderna. Los banqueros y comerciantes de las familias alemanas Fugger y Welser financiaron la empresa imperial de Carlos V, cuyos dominios (España, América, Nápoles, Sicilia, Países Bajos, Borgoña, Austria, Alemania) constituyeron el marco en el que se inició el primer proceso de acumulación capitalista en Europa.

Heinrich von Treitschke (Dresde, Alemania, 15 de septiembre de 1834 - 28 de abril de 1896) fue un historiador y politólogo alemán de inclinación nacionalista que vivió en la época del Imperio alemán. Se mostró siempre muy partidario de la expansión colonial y contrario al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Impulsor del antisemitismo. Según él, los judíos alemanes se negaban a aceptar la cultura y la sociedad alemana. En este sentido acuñó su popular frase Die Juden sind unser Unglück!, que significa "¡Los judíos son nuestra desgracia!", adoptada posteriormente como slogan por el periódico nazi Der Stürmer.

El autoritarismo del emperador contribuyó a acercar a numerosos príncipes alemanes a las tesis religiosas de Martín Lutero, cuyo movimiento reformador autorizaba la intervención del estado en asuntos religiosos y la secularización de los bienes eclesiásticos. Lutero fue también el creador de la lengua alemana escrita, cuyas normas fijó en sus obras. La división religiosa y política de Alemania se institucionalizó tras la paz de Augsburgo de 1555, por la que el emperador Carlos V permitió a los príncipes la imposición de las creencias religiosas de cada uno sobre los súbditos de sus respectivos estados.

En la segunda mitad del siglo XVI, la contrarreforma católica impulsada por Felipe II de España se extendió por Baviera y Renania. Simultáneamente, el país conoció un período de estancamiento económico como consecuencia de la decadencia de las ciudades del norte (la Hansa) y la ruina de los banqueros que financiaban la política de la monarquía hispana.

La división religiosa de Europa, acentuada con la propagación del calvinismo, manifestó sus implicaciones políticas con ocasión de la guerra de los treinta años (1618-1648), cuyo campo de batalla fue Alemania. En 1648, la paz de Westfalia consagró el principio de la autonomía plena de los estados imperiales (que eran más de 300), y significó la pérdida de diversos territorios que pasaron a Suecia y a Francia.

La crisis económica ocasionada por la devastación de la guerra comenzó a superarse a fines del siglo XVII. El título imperial, convertido en un mero cargo honorífico, quedó adscrito a la casa de Habsburgo, mientras que los estados alemanes comenzaban a adoptar las prácticas absolutistas inspiradas en la monarquía francesa. El perfeccionamiento y la modernización del aparato estatal fue especialmente notorio en el ducado de Brandeburgo, que en el siglo XVIII se transformó en el reino de Prusia. El gran elector Federico Guillermo y el rey Federico Guillermo I prepararon el camino a Federico II el Grande (quien reinó de 1740 a 1786), un auténtico déspota ilustrado que convirtió a Prusia en una potencia europea, tanto en el aspecto político y militar como en el económico. Durante el siglo XVIII, la efectividad del ejército prusiano se hizo notar en dos guerras que involucraron a toda Europa: la de sucesión de Austria (1740-1748) y la de los siete años (1756-1763).

La dominación francesa y el proceso de unificación

Entre 1792 y 1805 los ejércitos revolucionarios y napoleónicos impusieron el control francés sobre todo el territorio alemán, dividido en la Confederación del Rin, Austria y Prusia. En 1806, Francisco II declaró la disolución del sacro imperio tras proclamarse emperador de Austria (1804). En los años siguientes, la dominación francesa estimuló el surgimiento de la conciencia nacional alemana, y especialmente en Prusia, donde los ministros de Federico Guillermo III, inspirados en las ideas de la revolución, emprendieron importantes reformas administrativas y económicas.

Visión nocturna del barrio de Speicherstadt, en Hamburgo.

Desde 1813, las guerras de liberación unieron a los alemanes en un esfuerzo común contra el invasor. Prusia, aliada con Rusia y Austria, venció a Francia en Leipzig en octubre de ese mismo año, y en febrero del siguiente, las tropas del mariscal Gebhard Leberecht de Blücher entraron en París.

El Congreso de Viena de 1815 sustituyó al sacro imperio por una Confederación Germánica compuesta por 35 estados y cuatro ciudades libres, y estructurada en torno a la Dieta (asamblea de representantes) de Francfort del Meno. Desde el principio, Austria y Prusia entraron en conflicto por sus ambiciones hegemónicas sobre la confederación, aunque ambos estados coincidieron en mantener la división política y en reprimir los movimientos liberales y nacionalistas.

En la primera mitad del siglo XIX se extendieron por Alemania los ideales románticos, que buscaban en el pasado medieval las esencias de la nación germana. Los estudios históricos y lingüísticos contribuyeron a extender el nacionalismo, especialmente activo en las universidades del país. Sin embargo, fueron las necesidades del desarrollo económico las que aceleraron el proceso de unificación. La industrialización de Prusia y otros estados del sur y el oeste, así como el incremento del flujo comercial entre las distintas regiones alemanas, hicieron necesaria la creación de una unión aduanera, el Zollverein, en 1834, en la que quedaron englobados 18 estados con sus 23 millones de habitantes. El progreso económico se aceleró con la construcción de la red ferroviaria a partir de 1839 y con la industrialización de las ciudades renanas.

Escultura dedicada a los músicos de la ciudad de Bremen, expuesta en las calles de la ciudad el 7 de julio de 2010 para conmemorar el sexto aniversario de la inclusión de la ciudad en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Las revoluciones liberales y nacionalistas de 1830 y 1848 fracasaron ante la dura oposición de los gobiernos austriaco y prusiano, pero contribuyeron a extender la conciencia nacional. Finalmente, los grupos liberales, e incluso los socialistas, aceptaron el proceso unificador emprendido por el gobierno conservador de Prusia, encabezado por Otto von Bismarck desde 1862. Tras la creación de la Confederación de Alemania del Norte, las victorias militares sobre Austria y Francia desembocaron en la coronación de Guillermo I de Prusia como emperador del Segundo Reich (imperio) alemán, en enero de 1871. Por el tratado de paz con Francia, firmado en mayo en la ciudad de Francfort, Alemania se anexionó la región de Alsacia-Lorena.

El Segundo Reich y la I Guerra Mundial

El gobierno de Bismarck, caracterizado por el autoritarismo, coincidió con el inicio de un importante desarrollo en todos los sectores de la economía alemana. La legislación social impulsada por Bismarck consiguió moderar los ímpetus revolucionarios del creciente movimiento obrero, pero, en cambio, el intento de someter a la Iglesia Católica mediante la Kulturkampf (lucha por la cultura) fracasó por la resistencia pasiva del clero. En política exterior, la gran preocupación de Bismarck fue la de evitar la formación de coaliciones poderosas en contra de Alemania, para lo cual estableció un complicado sistema de pactos y alianzas secretas con Rusia, Austria, Italia y otros países.

Estatua de un peregrino procedente de la catedral de Spira (Renania-Palatinado).

A partir de 1890, la intervención personal del káiser (emperador) Guillermo II en la política alemana obligó a Bismarck a dimitir. El emperador promovió la expansión de su país en África y el Pacífico, lo que contribuyó a crear una creciente rivalidad entre Alemania y las demás potencias imperialistas europeas, especialmente el Reino Unido y Francia.

En la primera década del siglo XX, la euforia nacionalista se expresó a través de sociedades pangermanistas que propugnaban la hegemonía de Alemania en Europa y en el mundo. La rivalidad entre las potencias europeas, manifiesta en las crisis de Marruecos (1905 y 1911) y en las guerras balcánicas de 1911 a 1913, determinó la consolidación de las alianzas militares que habrían de enfrentarse en la I Guerra Mundial: los imperios centrales de Alemania y Austria, contra la triple entente formada por el Reino Unido, Francia y Rusia.

El inicio de la guerra supuso para Alemania la unión de todos los grupos políticos, incluidos los socialistas, en la empresa común de la defensa nacional. Tras los primeros éxitos de la ofensiva alemana, a partir de 1917, se hizo evidente el deterioro económico y social del país. La entrada en guerra de los Estados Unidos precipitó la derrota de los imperios centrales. En noviembre de 1918 el gobierno alemán pidió el armisticio.

La República de Weimar y el Tercer Reich

Tras la derrota estalló la revolución interior, que determinó la abdicación de Guillermo II y la proclamación de la República de Weimar (1919), cuyos presidentes fueron Ebert (1919-1925) e Hindenburg (1925-1934). El descontento del pueblo alemán por las humillantes condiciones del Tratado de Versalles (junio, 1919) fue una de las causas de la preponderancia que tomó el partido nazi o nacionalsocialista, triunfador en 1933, cuyo jefe (führer), Adolf Hitler, fue nombrado canciller del III Reich. Al morir el presidente Hindenburg (1934), aquél ocupó la jefatura del Estado, acto inconstitucional que dio fin al régimen democrático. Esta decisión fue aprobada posteriormente por un plebiscito, y desde entonces se acentuó la política agresiva del führer, manifestada en el interior con el más virulento racismo y represión religiosa, y en el exterior con exigentes reclamaciones territoriales. Así, en una sucesión ininterrumpida de inquietantes decisiones, Alemania denunció muchas cláusulas del Tratado de Versalles, abandonó la Sociedad de Naciones, ocupó el Sarre, remilitarizó Renania y realizó el Anschluss o unión con Austria (marzo, 1938). Esforzándose por conservar la paz, Inglaterra y Francia consintieron la anexión del territorio de los sudetes (minorías alemanas) de Checoslovaquia (Conferencia de Munich, 1938), mientras por parte de Alemania e Italia se reforzaba el eje Roma-Berlín. En marzo de 1939 quedó desmembrado el Estado de Checoslovaquia, creándose los protectorados de Bohemia y Moravia y la República de Eslovaquia.

Detalle de la Puerta Antigua (Altpörtel) de la ciudad de Spira.

Después del inesperado pacto germano-soviético (agosto, 1939), Hitler decidió ocupar el pasillo polaco de Dantzig (1 de setiembre de 1939), una de las viejas reivindicaciones alemanas, hecho que desencadenó la II Guerra Mundial. La campaña de Polonia fue rapidísima y llevada a cabo de acuerdo con la URSS, cuyas tropas ocuparon la parte oriental del país (setiembre, 1939). Tras una pausa, las tropas alemanas invadieron Noruega y Dinamarca (abril, 1940), Holanda y Bélgica (mayo, 1940) y se lanzaron a la conquista de Francia, que no tardó en solicitar el armisticio (julio, 1940). Más tarde, Alemania, ayudada por Italia, ocupó Yugoslavia y Grecia. En junio de 1941 declaró la guerra a la Unión Soviética, llegando a dominar parte de sus territorios.

Con la intervención de EE UU en la contienda, al lado de los aliados, se produjeron a finales de 1942 dos hechos decisivos: el aniquilamiento del ejército alemán del Volga, en Stalingrado, y el desembarco aliado en el N. de África, con la derrota del ejército de Rommel (Afrika Korps). Italia se rindió en 1943 y tras el desembarco aliado de Normandía y el avance de las tropas soviéticas en el frente oriental, se produjo el definitivo colapso de Alemania, que se rindió incondicionalmente el 7 de junio de 1945, y fue ocupada por los vencedores. Celebrada seguidamente la Conferencia de Potsdam entre los representantes del Reino Unido, EE UU y la URSS, se acordó el establecimiento de un régimen de ocupación del país vencido. Tanto Berlín como el resto del país quedó dividido en cuatro sectores (inglés, francés, estadounidense y soviético), bajo la supervisión de un Consejo de Control aliado establecido en el mismo Berlín, procediéndose por parte de Rusia, Polonia y Checoslovaquia a rectificar en su provecho las fronteras del E. de Alemania.

La República Democrática Alemana

El centro histórico de Heidelberg, junto al puente medieval que atraviesa el río Neckar.

Durante un congreso celebrado en marzo de 1948 por el Partido Socialista Unificado de Alemania (comunista) se estableció el Volksrat (consejo del pueblo), que elaboró la constitución de la República Democrática Alemana (RDA), aprobada en 1949. En octubre de 1950 el nuevo estado fue admitido en el Comecon (Consejo de Avuda Económica Mutua) integrado por la Unión Soviética y sus aliados europeos. El gobierno de Walter Ulbricht y Otto Grotewohl emprendió un programa económico basado en la planificación, que debió reformarse tras las insurrecciones populares de 1953.

A fin de fortalecer los límites entre su territorio y el de Alemania occidental, la república democrática implantó un cordón policial a todo lo largo de la frontera. De este modo Berlín se convirtió en el punto más fácil de escape para las personas inconformes con el régimen socialista. Para evitar la fuga de disidentes, la Volkskammer (cámara del pueblo) decidió en 1958 bloquear la salida a Berlín occidental mediante el levantamiento de una cerca de alambre que en 1961 se sustituyó por un muro de hormigón (el muro de Berlín).

Durante la década de 1960 se inició la recuperación económica del país. Al mismo tiempo, Alemania democrática comenzó a recibir el reconocimiento internacional de su soberanía. En octubre de 1971, Alemania democrática solicitó el ingreso en la Organización de las Naciones Unidas, tras indicar que su admisión podría ayudar a resolver los problemas que enfrentaban a las dos Alemanias. En ese mismo año, Erich Honecker asumió el cargo de primer secretario del partido gobernante y en 1972 los dos estados alemanes firmaron un tratado de reconocimiento mutuo. En 1973 las dos Alemanias ingresaron en las Naciones Unidas y en 1974 intercambiaron embajadores.

En 1989, una serie de manifestaciones, así como una creciente fuga de personas a occidente, ocasionaron la caída de Honecker. Egon Krenz asumió los cargos de secretario general del partido y presidente de la república, y ordenó la formación de un gobierno, encabezado por Hans Modrow, que incluyó a no comunistas. Krenz dimitió en diciembre, y un político no comunista, Manfred Gerlach, del Partido Liberal Democrático, asumió la presidencia. El 18 de febrero de 1990 se celebraron las primeras elecciones libres en la historia de la RDA, en las que vencieron los conservadores. Lothar de Maiziere, cristianodemócrata, encabezó un gobierno de coalición y aceleró las negociaciones para conseguir la reunificación de las dos Alemanias, que se iniciaron en julio. El 3 de octubre de 1990 la RDA dejó de existir, integrándose su territorio en el de la RFA.

La República Federal Alemana

La ciudad de Passau (Baja Baviera), junto a la frontera con Austria, en la confluencia de los ríos Danubio e Inn.

En la zona occidental de Alemania, ocupada por fuerzas estadounidenses, británicas y francesas, los vencedores se ocuparon en primer lugar de acabar con los restos del nacionalsocialismo. Un tribunal especial juzgó a los principales jerarcas nazis, algunos de los cuales fueron condenados a muerte. La industria militar fue desmantelada y millones de alemanes tuvieron que repatriarse desde la Prusia oriental -ocupada por la Unión Soviética-, Silesia, Pomerania y otras regiones anexionadas por Polonia, los Sudetes (Checoslovaquia) y la Alemania oriental.

La actitud de los aliados hacia sus enemigos se modificó en 1948, cuando se produjo el primer enfrentamiento entre soviéticos, por una parte, y estadounidenses, británicos y franceses por otra. A partir de este conflicto se produjo el bloqueo soviético de la zona aliada de Berlín, consistente en la interrupción del suministro de energía y alimentos. La situación la salvaron los aliados por medio de un puente aéreo que permitió el abastecimiento de la población y las tropas ocupantes. De este modo, el conflicto entre el este y el oeste significó la división de Alemania en dos zonas aliadas de los distintos bloques, situación que favoreció el nacimiento de las dos repúblicas alemanas.

La Alta Comisión Aliada concedió poderes a un consejo constituyente para convocar elecciones en las tres zonas de ocupación de los ejércitos estadounidense, británico y francés, que pasarían a integrar la República Federal de Alemania, proclamada el 23 de mayo de 1949. Una vez celebradas las elecciones, la presidencia de la república fue ocupada por Theodor Heuss quien, reelegido en 1954, permanecería en el cargo hasta 1959. La jefatura del estado sería posteriormente ocupada por Heinrich Lübke (1959-1969), Gustav Heinemann (1969-1974), Walter Scheel (1974-1979), Karl Carstens (1979-1984), Richard von Weiszäcker (1984-1994), Roman Herzog (1994-1999) y Johannes Rau (desde 1999).

La reunificación

La aspiración a la reunificación de las dos Alemanias se vio realizada en 3-X-1990, con el beneplácito de la URSS y dentro del cambio experimentado en la Europa del Este. El nuevo Estado alemán es el resultado de la absorción, en 1990, por parte de la República Federal de Alemania, de la antigua República Democrática Alemana (RDA, Alemania Oriental o Alemania del Este). La crisis decisiva para el régimen comunista de la RDA se inició a mediados de 1989, con el éxodo de miles de alemanes orientales a la RFA, a través de Austria y Hungría, y la ocupación de embajadas de Alemania occidental en Praga y Varsovia (el flujo constante de refugiados obligaría más tarde al gobierno de Berlín Oriental a conceder todos los permisos de salida solicitados). A mediados de octubre de ese año, Erich Honecker fue destituido y reemplazado por Egon Krenz, y a principios de noviembre la presión popular provocó a su vez la dimisión del primer ministro Willi Stoph. Pocos días después, por iniciativa de la propia RDA, se abría el tristemente célebre Muro de Berlín (9 de noviembre de 1989), en el que casi un centenar de personas habían perdido la vida al intentar franquearlo, desde su construcción en febrero de 1961.

El reformista Hans Modrow, tras suceder a Stoph como jefe de gobierno, se declaró a principios de 1990 partidario de una Alemania unificada, que el canciller cristianodemócrata de la RFA Helmut Kohl quiso lograr a un ritmo acelerado. Con su apoyo, la Alianza para Alemania (cristianodemócrata) ganó las elecciones en la RDA (febrero de 1990), y Lothar De Maizière fue nombrado primer ministro de un amplio gobierno de coalición, encargado de gestionar la reunificación del país. En julio se iniciaba el proceso unificador en el terreno económico, con la unión monetaria. En setiembre, los parlamentos de los dos países ratificaron el tratado de reunificación, que en realidad, por las presiones del bloque Occidental y la crisis terminal de la ya desaparecida URSS, quedaba convertida en una absorción del Estado oriental por el occidental. Finalmente, el 3 de octubre de 1990 dejaba de existir la República Democrática Alemana. Por un tratado concertado con las potencias vencedoras de la II Guerra Mundial en las llamadas conversaciones de «dos más cuatro» (las dos Alemanias y la Unión Soviética, EE UU, Reino Unido y Francia), la nueva Alemania recuperaba su plena soberanía.

En el mes de diciembre se celebraron las primeras elecciones para el parlamento (Bundestag) reunificado, obteniendo una amplia victoria la coalición de cristianodemócratas y liberales, que incrementaron su mayoría, manteniéndose Helmut Kohl al frente de la cancillería. La unificación, que además de la homologación monetaria conllevaba la reestructuración de toda la economía oriental, con la privatización y reordenación de su industria, iba a tener un coste económico que se reveló muy superior a todas las previsiones. Como consecuencia de ello, las elecciones regionales de 1991 y 1992 significaron un voto de censura para el partido de Kohl. Al mismo tiempo, las dificultades económicas (recesión, inflación, desempleo) favorecieron en los años siguientes el surgimiento de brotes de racismo y de los movimientos de ideología neonazi. En agosto-setiembre de 1994 se retiraron de Berlín, donde habían permanecido estacionadas durante casi medio siglo, desde el final de la II Guerra Mundial, las últimas tropas de los países aliados.

Con un inicio de la recuperación de la economía mundial se celebraron el 18 de octubre elecciones legislativas, en las cuales los democristianos (CDU/CSU), con sus coligados los liberales (FDP), lograron salvar por estrecho margen la mayoría. Con ella, Helmut Kohl pudo ser reelegido canciller por quinta vez consecutiva, el 15 de noviembre de ese año (338 votos a favor, 333 en contra). Tras las elecciones legislativas celebradas el 27 de septiembre de 1998, el Partido Socialdemócrata (SPD recuperó el poder, al ganar con el 40,9 por ciento de los votos (298 escaños), frente al 35,2 por ciento (245 escaños) de la coalición formada por la Unión Cristiano Demócrata y la Unión Social Cristiana (CDU/CSU) del hasta entonces canciller Helmut Khol. Al no obtener la mayoría absoluta, el líder del SPD, Gerhard Schroder, llegó a un acuerdo con Los Verdes (6,7 por ciento de los sufragios, 47 representantes) para formar gobierno, participando éstos por primera vez en el ejecutivo federal. Berlín sustituyó a Bonn como capital federal, el 19 de abril de 1999, en una sesión extraordinaria del Bundestag en su nueva sede, en el edificio del Reichstag. El traslado lo había decidido el Parlamento federal el 20 de junio de 1991.

El 1 de julio de 1999 se celebró la última sesión parlamentaria en Bonn y ese mismo día, el nuevo presidente, el socialdemócrata Johannes Rau, juró su cargo. Sustituyó a Roman Herzog, elegido en mayo de 1994 y primer presidente de la Alemania reunificada, elegido en mayo de 1999 por la denominada Asamblea Federal reunida en el Reichstag. Durante el gobierno de Schroeder, Alemania consolidó su papel como potencia internacional, participando, sin ningún tipo de prejuicio, como fuerza de paz en los conflictos armados de Kosovo (1999), Macedonia (2001) o Afganistán (2001-2002). Otro ejemplo de superación del pasado y normalización política se produjo en junio de 2001, cuando después de años de negociaciones, el parlamento alemán dio el visto bueno a las indemnizaciones destinadas a los denominados esclavos del nazismo. En pleno período de recesión económica y con un incremento del paro, en las elecciones del 22 de septiembre de 2002 los socialdemócratas de Schroeder obtuvieron una victoria ajustada (8,5 por ciento de los sufragios y 251 escaños), frente a los democristianos encabezados por el líder de la CSU, Stoiber (38,5 por ciento de los sufragios y 248 escaños).

Reichstag

El 16 de octubre el líder del SPD, Gerhard Schroeder, y el líder de Los Verdes, Jochka Fischer firmaron un nuevo pacto de gobierno y el canciller Schroeder presentó su nuevo ejecutivo de coalición. Fue reelegido el 22 de ese mes, con 305 votos a favor frente a 292 en contra y dos abstenciones. El 22 de enero de 2003 Francia y Alemania celebraron el treinta aniversario de la firma del Tratado de Eliseo, que supuso la reconciliación definitiva de estos dos países. En esta ocasión, ambos declararon su intención de fortalecer aún más los lazos bilaterales y que esto se refleje en la política europea. En marzo de 2003 Schroeder presentó ante el Parlamento la denominada Agenda 2010, un programa de reformas sociales y económicas destinado a garantizar la viabilidad del denominado estado de bienestar y reactivar la economía del país. Después de fuertes presiones, fue aprobada en un congreso extraordinario del SPD. El 1 de junio de 2003 el SPD, en congreso extraordinario, aprobó la denominada Agenda 2010, un programa de reformas sociales y económicas destinado a garantizar la viabilidad del denominado estado de bienestar y reactivar la economía del país, propuestas por el canciller y fuertemente contestadas en el propio partido y entre los sindicatos.

La primera medida se aprobó el 26 de septiembre de 2003 y fue la reforma del sistema sanitario. Una serie sucesivas de derrotas electorales del SPD en los comicios regionales, la última en Renania del Norte Westfalia el 22 de mayo de 2005, donde los socialdemócratas perdieron el poder después de 39 años, llevaron a este partido a la minoría en el Bundesrat. Con esta situación, el 1de julio de 2005 el canciller Schroeder se sometió ante el Parlamento a un voto de confianza, con la intención de perderlo y precipitar así la convocatoria de elecciones anticipadas. Una vez cumplido este trámite, las elecciones se celebraron el 18 de septiembre y la coalición CDU-CSU, con el 35,2 por ciento (226 escaños) ganó por solo un punto del Partido Socialdemócrata (SPD), que logró 34,2 por ciento (222 escaños). Después de dos meses de negociaciones, el 18 de noviembre, la presidenta de la CDU, Angela Merkel, firmó el pacto de coalición con los líderes de la Unión Cristianosocial de Baviera (CSU), Edmund Stoiber, y del SPD, Matthias Platzeck, que incluía la designación de Merkel como canciller. Fue elegida por el Parlamento alemán el día 22, con 397 votos a favor de los 612 emitidos. Ese mismo día juró el cargo, convirtiéndose en la primera mujer que llega a ese puesto.

Su gobierno ha continuado las reformas emprendidas por su antecesor en el estado de bienestar. En política internacional, ha normalizado las relaciones con Estados Unidos, mantiene el eje franco-alemán, y ejerció la presidencia de turno de la UE en el primer semestre de 2007, durante el que se firmó, el 25 de marzo, la "Declaración de Berlín" sobre los valores, principios, metas y objetivos de la UE con motivo del 50 aniversario de la firma del Tratado de Roma. El 13 de noviembre de 2007, Merkel tuvo que modificar su gobierno, tras la dimisión del vicecanciller y ministro del Trabajo, Franz Müntefering, aunque mantiene la coalición de gobierno, con Frank Walter Steinmeier, ministro de Exteriores, como nuevo vicecanciller y Olaf Scholz como ministro de Asuntos Sociales y Trabajo.

Filosofía

Se puede considerar a Rábano Mauro (780-856) como el restaurador de las escuelas medievales en Alemania. Pero la filosofía de este país comienza en los siglos XII-XIII con san Alberto Magno (h. 1207-1280), comentarista de Aristóteles, y con el anónimo autor de la Teología alemana (Theologia Teutsch). En la época del Renacimiento, el más importante filósofo alemán fue Nicolás de Cusa, auténtico puente entre la Edad Media y la época moderna. Agrippa von Nettesheim y el médico Paracelso representaron una corriente mística que recogía la herencia intelectual de la antigua Grecia. En la época del barroco, la mística alemana estuvo representada por V. Weigel y, ante todo, por J. Böhme. El máximo representante de la filosofía de la Ilustración fue Leibniz. Otro grupo de esta misma época fue el de los llamados filósofos populares (H. S. Reimarus, M. Mendelssohn, F. Nicolai y Christian Garve). Con la filosofía trascendental de Immanuel Kant, la filosofía logró una renovación fundamental. Dentro de los poskantianos, y con personalidad propia, estaban los filósofos J. G. Hamann, F. H. Jacobi y J. G. Herder.

Donde el influjo de Kant se reveló más rico en consecuencias fue en la formación del idealismo alemán, a través de Fichte, Schelling y Hegel. J. G. Fichte fue el primero en modificar el criticismo kantiano hasta transformarlo en un idealismo puro. Schelling desarrolló este idealismo puro, conduciéndolo hacia una filosofía de la identidad entre espíritu y naturaleza, pensamiento y ser, y fue el principal representante de la filosofía romántica, a la que pertenecieron también F. Schleiermacher, el poeta Novalis, con su idealismo mágico, K. Ch. F. Krause y F. X. von Baader. En su filosofía del espíritu absoluto, Hegel llevó a su cumplimiento la línea evolutiva del idealismo alemán, que, partiendo de Kant y pasando por Fichte y Schelling, conduce hasta el idealismo absoluto. La escuela hegeliana se dividió en la «derecha hegeliana», conservadora (Göschel, Gabler, Hinrichs, etc.), y la progresista o radical «izquierda hegeliana» (Ruge, Bauer, Feuerbach, Stirner y Marx). La izquierda hegeliana, a través de Strauss y Feuerbach, desembocó en un materialismo que Marx y Engels desarrollaron hasta convertir en el materialismo histórico-dialéctico.

La filosofía del idealismo alemán se acababa con Schopenhauer, cuya filosofía de la voluntad de mundo, concebida como cosa en sí, enlazaba con la de Kant. E. von Hartmann se propuso establecer una síntesis de las ideas de Schopenhauer con determinados temas filosóficos del idealismo alemán así como ciertos conocimientos de las ciencias naturales. Schopenhauer influyó principalmente a Nietzsche y su filosofía de la voluntad del poder. El rápido desarrollo de las ciencias naturales vino a desplazar la preeminencia de la metafísica en la segunda mitad del s. XIX. La filosofía se convirtió en una ciencia de los fundamentos de las ciencias naturales y aun de las ciencias del espíritu. Entre los filósofos que prestaron atención a las cuestiones de las ciencias naturales destacaron W. Wundt y su psicología fisiológico-experimental, E. K. Dühring, Ernst Lass, E. Mach, con su positivismo, Wilhelm Schuppe (1836-1913) y su filosofía de la inmanencia, y R. Avenarius y Theodor Ziehen (1862-1950), con su empiriocriticismo. En el último tercio del s. XIX y en el primero del XX ocupó un lugar muy destacado el neokantismo, que interpretaba a Kant en un sentido puramente gnoseológico (H. Cohen, P. Natorp, E. Cassirer).

Derivada de Nietzsche, surgió junto al neokantismo la filosofía de la vida: W. Dilthey, creador de la teoría del conocimiento de las ciencias del espíritu, R. Eucken y G. Simmel. Hay que destacar también la corriente representada por el Círculo de Viena, de inspiración neopositivista (Otto Neurath, M. Schlick, R. Carnap y H. Reichenbach). Por su parte, O. Spengler fue por entonces máximo representante de la filosofía de la cultura y de la historia. La fenomenología, fundada por E. Husserl, fue una de las corrientes que inauguró el s. XX. Los discípulos de Husserl fueron M. Scheler, A. Pfänder, Moritz Geiger, etc. La segunda gran corriente filosófica del s. XX fue, junto a la fenomenología, la filosofía de la existencia, a la que se adhirieron K. Jaspers y M. Heidegger (este último con ciertas restricciones). Discípulos de Heidegger son H. G. Gadamer, quien desarrolló una filosofía concebida como hermenéutica universal, K. Löwith y Wilhelm Bröcker. En 1988 apareció el libro de Jürgen Habermas Nachmetaphysischen Denken (Pensamiento posmetafísico), ensayo que se inscribiría en una generalizada corriente «post» que alcanzó a los más diversos ámbitos de la cultura, como dando por sentado que se hubiera agotado irreversiblemente un ciclo, y las búsquedas de lo esencial hubieran de comenzar por depurar las adherencias de lo más reciente y, por lo mismo, más accesorio. En cualquier caso, Habermas y Karl Otto Appel encarnaron durante estos años las figuras máximas entre los pensadores y ensayistas que continuaban proponiéndose la escuela de Frankfurt como punto de referencia.

Arte

Arquitectura

Alemania: la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche de Berlín.

Heredera del renacimiento carolingio en tierras germánicas, ofrece monasterios otonianos (mediados del s. X), como Reichenau, Oberzall, Münster y, sobre todo, San Gall, modelo de conventos cluniacenses, con dos coros en sus extremos, característica que influyó posteriormente en Alemania. En el período románico naciente se levantaron monumentos de doble ábside, en cabecera y pies, flanqueados por torres y techados de madera. De esta época sólo quedan restos del palacio de Ingelheim, residencia del emperador. La capilla palatina de Aquisgrán (796-814) ofrece en la actualidad el modelo de iglesia de planta central, derivada de lo bizantino. A orillas del Rhin se elevan una serie de catedrales románico-imperiales, de influencia francesa y lombarda (con sus característicos arquillos ciegos): Spira, Maguncia, Worms, Ratisbona, etc., y las abadías de Limburg (en ruinas) y Maria Laach, con sus elevadas naves y galerías, múltiples torres, fajas lombardas y amplias criptas. Fuera de la región renana, los monumentos románicos se encuentran, sobre todo, en Sajonia y Turingia.

El gótico penetró en arquitectura con cierta lentitud, procedente de Francia y a través de los monjes de Císter (principios del s. XIII) y alcanzó mayor auge en los siglos XIV y XV, aunque sólo la catedral de Colonia pudiera compararse en dimensiones a las francesas y no fue acabada hasta el s. XIX. En ella, al igual que en las de Estrasburgo (1235) y Friburgo, se advierte la verticalidad goticista, tracerías caladas y torres rematadas en agudas flechas. En el s. XIV se construyen edificios civiles llamados «iglesia-sala», con las tres naves a igual altura: Sankt Maria Zur Wiese, en Soest (1343). En las regiones eslavas de colonización se desarrolló un gótico en ladrillo muy original, en contraste con las demás edificaciones influenciadas por Francia (especialmente por la catedral de Laon) como Magdeburgo, Limburgo del Lahn (1220-1235), etc. Pese a todo ello, el gótico alemán influye en casi todo el centro de Europa.

El Renacimiento arquitectónico en general es retardatario, con intentos de introducir los modelos italianos. Generalmente se reducen a recubrir los edificios con revestimientos renacentistas. El barroco, por el contrario, alcanzó extraordinaria difusión en el s. XVIII, sobre todo en los países de Baviera, Franconia y Suabia. Destacan las iglesias de Vierzehnheiligen (1743-1772), del arquitecto Neumann; la de Wiess (1746-1754), de Zimmermann y el palacio de Berlín, de Schlüter, ya rococó, como en Dresden el de Pöppelmann. A finales del XVIII el neoclasicismo elaborado en Roma triunfa en Alemania con pujanza: Puerta de Brandeburgo (Berlín), de Langhans; Teatro de Berlín, de Schinkel. Durante el XIX se construye en diversos estilos. Destacan las clásicas Pinacoteca, Gliptoteca y Propileos, en Munich, de Leo von Klenza. Tras la guerra de 1870, el imperio alemán desarrolló gran actividad constructiva, apartándose de la imitación del pasado y adoptando sobriedad y pragmatismo en la decoración. En 1901, la exposición de Darmstadt favoreció la introducción del modernismo.

La arquitectura del s. XX se inició con las creaciones de arquitectos como Mies van der Rohe, W. Gropius y P. Behrens. La Bauhaus fue reconocida mundialmente como el punto de partida de todo concepto arquitectónico vanguardista. Durante la época nazi predominó el tipo de arquitectura colosal, cuyo representante más destacado fue Speer, junto con Schwipert (autor del nuevo Parlamento de Bonn). Con posterioridad, la arquitectura alemana intentó colocarse paulatinamente a la altura del desarrollo arquitectónico internacional. Arquitectos destacados son E. Eiermann, H. Scharoun, autor del auditorio de la orquesta filarmónica de Berlín (1956-1963), R. Schwarz, Hans Hartung, R. Linder, Wols y Frei Otto, que proyectó el complejo deportivo de Munich en el que se celebraron los Juegos Olímpicos de 1972. Es importante destacar la sistemática restauración de monumentos dañados por la guerra. El ejemplo más notable acaso lo constituya la catedral de Munich, reducida a escombros y cuya reconstrucción fiel se completó en 1994.

Escultura

A la época otoniana, con influencia bizantina y carolingia, se deben las portadas de las catedrales de Augsburgo y Hildesheim (comienzos del s. XI). Esta última marcó el principio de una extraordinaria y original escultura en bronce. Sus puertas (trasladadas a la iglesia de S. Miguel), ofrecían gran vivacidad y movimiento: Adán y Eva expulsados del Paraíso (1015). La posterior escultura en bronce quedó reducida casi exclusivamente a las tumbas. No obstante, la orfebrería seguía dando obras maestras como el antipendio de Basilea. A comienzos del s. XIII penetraron lentamente las formas gótico-francesas que coexistían con un concepto románico del espacio: Los santos Apóstoles, de Colonia, y las ricas esculturas de la catedral de Naumburg. No así la puerta occidental de la catedral de Estrasburgo (h. 1280), en la que, a la influencia francesa, se imponía una expresividad típicamente germana.

Fachada de una casa noble en la plaza de la catedral de Spira (Alemania).

Fue a finales del siglo XV cuando la escultura gótica alcanzó su máximo esplendor con un grupo de escultores, tallistas en madera, que influyeron en toda Europa. Destacaron los maestros Adam Krafft y Pedro Vischer (de la escuela de Nuremberg); Tilman Riemenschneider (escuela de Würzburg) y Miguel Pacher (escuela de Baviera). Con razón se calificó a este período de «prebarroco» por el movimiento contorsionado de los cuerpos, cubiertos con vestimentas de profundos pliegues que parecían ser arrancados por el viento y ofrecían un conjunto de caprichosas líneas. El Renacimiento no alcanzó plena aceptación. Cabe citar, como introductores, los hijos de Pedro Vischer (autorretrato en el sepulcro de san Sebaldo, en Nuremberg, de Pedro Vischer el Joven). Doble influencia, italo-francesa, acusaron los siglos XVII y XVIII como se advirtió en los escultores Baltasar Permoser y Rafael Donner. Pero fue en la segunda mitad del siglo XVIII cuando surgió un escultor de primer orden: Andrés Schlüter. En el siglo XIX las diversas tendencias europeas se dejaron sentir en Alemania, como puede verse en las obras de Reinhold Begas, Max Klinger, A. Hildebrand (que dejó un estudio muy notable sobre los problemas plásticos).

El expresionismo estuvo representado por E. Barlach y W. Lehmbruck; H. Arp y R. Belling realizaron las primeras obras abstractas, siendo E. Mataré el más notable exponente del período de entreguerras. La escultura figurativa contaría todavía con numerosos partidarios: Arno Breker y el expresionista Gerhard Marcks (1889-1981). Bernhard Heiliger (n. 1915), Kurt Lehmann (n. 1905) y Fritz Koening, estilizaban al extremo. Los artistas principales no figurativos serían: Otto Hajek (n. 1927) y Erich Hauser (n. 1930). Practicaron, al contrario, un constructismo riguroso los escultores: Volkmar Haase (n. 1930) y Brigitte Meier-Denninghoff (n. 1923). H. Mack, O. Piene y G. Uekker realizaron obras escultóricas de gran originalidad.

Pintura

Los primeros vestigios son miniaturas otonianas de fuerte influencia carolingia y bizantina, como ocurre en escultura. Los códices miniados eran de gran lujo: ricos fondos de púrpura con letras de oro y reminiscencias antiguas en la representación humana. Así el Evangeliario de la Coronación y Cristo dirigiéndose a sus discípulos (h. 1007-1014) en la Biblioteca de Munich. Son dignas de mención las escuelas de Colonia, Ratisbona y sobre todo Reichenau, que tuvo gran influencia en la pintura románica representativa en las decoraciones de Oberzell. Al igual que la escultura, la segunda mitad del s. XV ofreció el máximo esplendor de la pintura gótica. Pero ya en Franconia, Colonia y Suabia trabajaron a finales del s. XIV una serie de artistas (Bertram, Franke, Lochner, etc.), plenamente influidos por la nueva tendencia pictórica que se forjó en este tiempo en Alemania, Austria y Bohemia: el estilo Internacional. Entre los últimos pintores góticos, pertenecientes al período de esplendor (finales del s. XV y principios del XVI) e influenciados por el gusto flamenco, destacarían: Miguel Wolgemut, maestro de Durero (escuela de Nuremberg); Martín Schongauer, excelente grabador (escuela del Alto Rhin) y Hans Holbein el Viejo, que ya presagió la pintura renacentista (escuela de Hamburgo y de Augsburgo).

Alemania: el castillo de Neuschwanstein en Baviera.

En la primera mitad del s. XVI aparecieron las potencialidades del arte alemán en un grupo de grandes pintores: Grünewald (1485-1530), gran colorista; el retratista Hans Holbein el Joven, que influiría poderosamente en la escuela inglesa posterior; el retratista y paisajista Lucas Cranach, etc., pero, sobre todo, destacó Albrecht Dürer, el mayor genio pictórico alemán, que lleva el grabado a su perfección suprema. El s. XVII fue decadente, con obras, en su mayoría, italianizantes, de marcado manierismo. Un fenómeno semejante ocurrió en el s. XVIII, pero esta vez la influencia fue concretamente veneciana. Las primeras manifestaciones del romanticismo coexistieron en un principio con el neoclasicismo (J. A. Koch, paisajista, J. F. A. Tischheim, retratista), que perduró hasta el s. XIX. En la primera mitad de éste, fue interesante el movimiento constituido por el grupo de pintores llamados «nazarenos», impulsados por el artista F. J. Overbeck (1789-1869), que trabajó en Roma: Pasajes de la vida de José (Museo de Berlín). Peter von Cornelius (1783-1867) difundió el estilo por Alemania. Disuelto el grupo romano de «nazarenos», se formó la escuela de Munich (grandes composiciones de cuadros históricos), con W. Kaulbach (1804-1874) y la escuela de Düsseldorf, que cultivó el cuadro de género anecdótico. Aparte la pintura académica, existieron en esta época numerosos maestros locales independientes: C. D. Friedrich (1774-1840), en Dresden, considerado el mejor paisajista del romanticismo alemán con su cuadro: La cruz sobre la montaña.

En la segunda mitad del s. XIX, sin dejar de cultivarse la pintura idealista, trabajó en Berlín uno de los mejores representantes de la tendencia realista de este siglo, Adolfo Menzel (1815-1905): El Concierto de la flauta (1852) y La forja de la aldea (1875), ambas en el Museo de Berlín. No menos importante por su realismo con tendencia impresionista fue Max Liebermann (1874-1935) (promotor del Movimiento de Secesión, en 1899): Mujeres desplumando ocas (Museo de Berlín) y los grupos Brücke (E. L. Kirchner, M. Pechstein) y Blaue Reiter (Munich, 1911; W. Kandinsky, A. Macke), como claros representantes del expresionismo, abordando este último los problemas del arte abstracto que se imponía a partir de la II Guerra Mundial.

La tendencia surrealista estuvo representada por Richard Oelze (n. 1900) y Hans Bellmer (1902-1976). Heinz Trökes (1919), Winfried Gaul y otros, practicaron el pop-art y el Op-art. Otto Piene (n. 1928) y Günter Uecker (n. 1930) fueron los animadores del grupo Zero. El gobierno nacionalsocialista prohibió la actividad de numerosos artistas, conceptuando su obra como «arte degenerado», y los obligó a emigrar del país. Entre los artistas alemanes más destacados del período de posguerra cabe mencionar a H. Trier, Hap Grieshaber, E. W. Nay y R. Geiger. Interesa asimismo destacar el movimiento dadaísta con Huelsenbeck y Georg Grosz (1893-1959), en Berlín; Ernst y Arp, en Colonia; Kurt Schwitters, en Hannover. Se desarrolló de manera significativa un expresionismo potente, con violencia en los colores y grandes formatos, representado por Baselitz, Lüpertz, Penck, Kiefer, Kever, etc. Estos últimos años se han caracterizado por la intervención de las empresas privadas en el mecenazgo artístico, complementando la actuación de los organismos oficiales.

Artes aplicadas

De la época otoniana datan riquísimos restos de arte aplicada: orfebrería, marfiles, esmaltes. Pero fue en el s. XVIII cuando Alemania produjo la primera pasta dura de porcelana de Europa, siendo Meissen (Sajonia), el lugar de emplazamiento de una fábrica de modelistas tan importantes como Kändler y el suizo Bustelli que perpetuaron las porcelanas de Sajonia. Además de Meissen, se pueden citar los centros de cerámica de Kassel y Ansbach.

Literatura

Poseían los germanos, anterior a todo monumento escrito, una poesía de tradición oral muy relacionada con el culto pagano: fórmulas de invocación y encantamiento, himnos a los héroes y dioses, citados por Tácito. Continuó esta poesía heroica durante cuatro siglos, con el único sistema métrico de la aliteración. De la era precristiana datan las primeras manifestaciones épico-literarias, como La Germania, del romano Tácito. Durante los siglos IV al VI existió una serie de leyendas sobre luchas de tribus y sus héroes.

Alta Edad Media (750-1170)

Los primeros textos (glosas, glosarios y traducciones de textos sacros) datan del s. VIII; de la poesía germánica oral sólo se han conservado dos Conjuros de Merseburgo (Merseburger Zaubersprüche) y el Cantar de Hildebrando (Hildebrandslied). A la época de transición entre el mundo germánico y el cristiano pertenecen los poemas misionarios Heliand y Génesis (Genesis), así como la Plegaria de Wessobrunn (Wessobruner Gebet) y el Muspilli, de rima aliterada tradicional, propia de la literatura germánica. Posteriormente se introdujo la rima final, empleada en el Cantar de Ludovico, primer poema heroico de base histórica. En la época de los Otón (s. X) sólo se escribió en latín, incluso al tratar temas nacionales (Canción de Waltharius, Waltharilied); la leyenda, la canción satírica y la farsa siguieron vivas en la tradición oral. Entre 1060 y 1170 predominó la literatura religiosa, influida por el movimiento cluniacense. Los predicadores adquirieron importancia, y también se desarrolló la poesía mariana y los temas caballerescos procedentes de Francia (Rolando, Alejandro); en Siegbuerg se escribió el Cantar de Annón (Annolied); en Baviera, la Crónica imperial rimada (Kaiserchronik).

Baja Edad Media y Edad Media tardía (1170-1500)

Hay que distinguir entre poesía religiosa, poesía cortesana y caballeresca y poesía heroica; también hay que destacar la irrupción de la lírica. En la Edad Media tardía, con la creciente influencia de la burguesía, florecen la prosa y el drama. La lírica era cantada por el poeta, a la vez compositor. Con la poesía de amor cortés, el Minnesang, la lírica se convirtió en el arte cortesano por excelencia, muy influida por la poesía provenzal. Los poetas cantan asimismo sentencias de carácter épico, político o religioso. Walther von der Vogelweide fue el principal representante de estas dos corrientes; también sobresalieron Reinmar der Alte, Hugo von Montfort y Oswald von Wolkenstein. El Minnesang fue desplazado por la canción popular, la poesía religiosa y la poesía de los maestros cantores. La épica cortesana y caballeresca tomó sus temas y formas de Occidente, y alcanzó su punto culminante en la obra de Hartmann von Aue, Wolfram von Eschenbach y Gottfried von Strassburg. Hacia el año 1200, el Cantar de los Nibelungos (Nibelungenlied) y Gudrun (Kudrun), en los que se combinan los elementos cortesanos con las leyendas germánicas, marcan el auge del cantar heroico. Al mismo tiempo se desarrolló una tendencia realista burguesa, así como el poema didáctico y la epopeya alegórica. De esta época son las farsas rimadas: el Cura Ameis (Pfaffen Amis) del Stricker (h. 1230), y el Till Eulenspiegel (h. 1500). El drama religioso, sobre todo el Misterio de la Pasión (Passionspiel), es el género auténticamente popular. La prosa alemana también se enriqueció con los sermones, las crónicas y los tratados místicos.

El Ayuntamiento de la ciudad de Hamburgo.
Vista de Frankfurt.
Aspecto de la fachada meridional del Palacio de Sans Souci (Potsdam).

Humanismo y Reforma (hasta 1600)

El florecimiento de la cultura burguesa en las ciudades, la invención de la imprenta y el desarrollo del alto alemán moderno favorecieron la difusión de la literatura. El humanismo, con su espíritu renacentista, sus epigramas, sátiras, novelas, poesía de circunstancias, textos didácticos, etc., basados en modelos clásicos e italianos, está representado por Johannes von Telp y los neerlandeses Rudolf Agricola y Erasmo de Rotterdam. La literatura de la Reforma, escrita en alemán vulgar, tuvo predilección por la sátira y las obras polémicas (Th. Murner, J. Fischart). La traducción de la Biblia de M. Lutero fue decisiva para el desarrollo del alemán moderno. Otras obras importantes son La nave de los locos (Das Narrenschiff) de S. Brant y la traducción libre del Gargantúa de Rabelais, realizada por J. Fischart. En esta época, H. Sachs, el maestro cantor, escribe sus poesías y dramas, y surgen los libros de cuentos populares.

Barroco (s. XVII)

Época marcada por agudas contradicciones: el hombre tiende a aferrarse al mundo, a entregarse a la vida; pero también a alejarse de ella, lleno de temor y de terror ante la muerte. En el sur, la Contrarreforma da lugaral teatro jesuita y al drama barroco. En el norte protestante se intenta crear un lenguaje literario capaz de competir con el de otras literaturas europeas, surgen sociedades lingüísticas y se escriben tratados poéticos (M. Opitz). La lírica del s. XVII trata los temas de la fugacidad, la fama, el deseo de paz y tranquilidad, recreándose en metáforas y antítesis audaces. Los autores más notables pertenecieron a la escuela de Silesia, fundada por Opitz. Con Hofmann von Hofmannswaldau culmina el estilo ampuloso. La poesía religiosa representada por Angelus Silesius y A. Gryphius, entre otros, no imitó la rígida preceptiva de Opitz y dio algunas de las obras más importantes del barroco alemán, sentando las bases de la literatura pietista, una de las principales corrientes del s. XVIII. La culminación del teatro barroco llegó con la ópera Dafne (1627) de M. Opitz y H. Schütz. En la narrativa cabe mencionar novelas bucólicas, y en particular la versión alemana de la novela picaresca, el Simplicissimus (1669) de Grimmelshausen.

Ilustración (s. XVIII)

Unificó tres tendencias: el racionalismo francés, el sensualismo inglés y el pietismo alemán; puso el acento en el hombre liberado de prejuicios, tolerante, con una razón autónoma, y propició el idealismo alemán. Su primer representante, J. Ch. Gottsched, se opuso a la artificiosidad del barroco. En la poesía bucólica y anacreóntica se expresó el deseo de un retorno a la naturaleza, tendencia que culmina en la obra de Ch. M. Wieland. Por otra parte, J. J. Bodmer exaltó el poder de la fantasía y buscó al «genio» capaz de plasmarla. F. G. Klopstock, con sus odas y su Mesías (Messias), dio un giro decisivo a la literatura alemana, independizándola de la de otros países. Los representantes de la poesía sentimental se agrupan en el «Göttinger Hain» (L. H. Ch. Hölty, los hermanos Stolberg, J. H. Voss). Gottsched es desplazado por G. E. Lessing, quien, con su crítica literaria y sus dramas burgueses Emilia Galotti, Nathan el sabio (Nathan der Weise) y otros, sienta las bases de la época clásica y romántica.

Época de Goethe (1770-1830)

También llamada época del idealismo o del clasicismo y romanticismo, hizo de Alemania un centro literario, filosófico y musical. El nombre de Goethe va íntimamente ligado a esta época, porque participó en todas sus corrientes (Sturm und Drang, clasicismo, romanticismo) y tendencias (retorno a la naturaleza, revaloración de la antigüedad clásica, de la Edad Media, etc.). En la década de 1794-1805 surgió una nueva generación de escritores, más interesada en lo religioso mítico y primitivo. En Jena, donde J. G. Fichte era catedrático, se reunían los hermanos Schlegel, Novalis, Tieck y Schelling, entre otros, quienes proclamaban una «poesía universal progresiva» y traducían a Shakespeare y Calderón; Novalis publicó sus Himnos a la noche (Hymnen an die Nacht), y L. Tieck tradujo el Quijote. Al mismo tiempo, Jean Paul, autor ajeno a las corrientes establecidas, describió personajes titánicos e idilícos pequeño burgueses en una obra llena de humor y de ironía. Otro autor singular fue F. Hölderlin, que en su novela epistolar Hiperión o el eremita en Grecia (Hyperion oder der Eremit in Griechenland) y en sus odas, elegías e himnos, canta el retorno de los dioses perdidos desde la época clásica de los griegos. H. von Kleist pertenecía a los autores incomprendidos en su época; con gran intensidad, expresó en sus dramas y cuentos los conflictos entre el yo y la sociedad. A. von Arnim y C. Brentano publicaron la colección de canciones populares El cuerno maravilloso, y los hermanos Grimm sus cuentos infantiles. En los salones literarios de Berlín se reunían A. von Chamisso y E. T. A. Hoffmann, este último conocido especialmente por sus cuentos fantásticos.

Hasta 1900

Alemania se convirtió en un Estado industrial: la burguesía victoriosa se enfrentó con el proletariado, los filósofos Feuerbach, Marx y Nietzsche cuestionan los valores tradicionales; la ciencia modificó sus criterios, y se transformó la visión histórica. Los que adoptaron posturas más conservadoras intentaron mantener la herencia del período anterior, pero entraron en contradicción con la realidad. En esta tendencia, llamada Biedermeier, destacaron los austriacos F. Grillparzer, A. Stifter, F. Raimund y J. Nestroy, y en Alemania E. Mörike, F. Rückert, A. von Platen y J. Geibel. Los autores de orientación revolucionaria, como los pertenecientes al grupo la «Joven Alemania» (H. Heine, F. Börne, K. Gutzkew, H. Laube), participaban en las luchas sociales y desarrollaban el estilo periodístico, así como la novela de crítica social. La lírica de H. Heine cambia bruscamente de un tono romántico a otro irónico y satírico, reflejando las contradicciones de la época; lo mismo ocurre con las obras dramáticas de Ch. D. Grabbe.

La tendencia realista, ya esbozada en la obra de Büchner, se impuso en la segunda mitad del s. XIX: El pobre músico (Der arme Spielmann) de F. Grillparzer, Mozart en viaje a Praga (Mozart auf der Reise nach Prag) de E. Mörike, Las piedras policromas (Bunte Steine) de A. Stifter, culminando la novelística con la obra de Th. Fontane Effi Briest (1895). Por otra parte crece la importancia de la literatura regional y dialectal (J. Gotthelf, el austriaco L. Anzengruber y Marie v. Ebner-Eschenbach). Entre otros dramaturgos, sobresalió F. Hebbel con sus dramas basados en las teorías históricas de Hegel. Hacia fines del s. XIX se impuso el naturalismo, sobre todo con G.Hauptmann (Los tejedores, Die Weber), que desarrolló nuevas técnicas dramáticas. Simultáneamente aparecieron otras tendencias: el impresionismo, que aspiraba a encontrar la autenticidad en la impresión de un instante, representado por D. von Liliencron y los autores vieneses del fin de siècle; el simbolismo, con la obra de St. George, influida por Baudelaire, Rimbaud y Mallarmé, mientras que F. Wedeking atacaba la moral convencional en sus dramas satíricos que anticiparon el expresionismo.

Siglo XX

Se produjo un nuevo gran auge de la literatura alemana: en diversos centros (Viena, Berlín, Munich, Praga) surgieron importantes revistas y publicaciones (Hyperion, Simplicissimus). Los primeros expresionistas (F. Werfel) celebraron la comunión entre los hombres; otros (J. R. Becher, G. Trakl, G. Heym, G. Benn) subrayaron los elementos demoníacos de la realidad, la decadencia y la desintegración. Resurgieron algunas formas literarias: la balada (Else Lasker-Schüler), la novela corta, el cuento, la parábola y la anécdota (H. y Th. Mann, P. Ernst, A. y St. Zweig, F. Kafka, R. Walser). Desde un punto de vista formal, este período se caracterizó por su diversidad; junto a las rígidas odas clasicistas de R. Borchardt estaban los poemas de G. Trakl, y R. M. Rilke, con sus combinaciones de sonidos, sus metáforas y comparaciones audaces. En teatro, el naturalismo se superó. El propio Hauptmann incluía elementos oníricos y simbólicos en su obra; H. von Hofmannsthal reinstauró la tradición barroca austriaca, colaborando con M. Reinhardt y R. Strauss (El caballero de la rosa, Der Rosenkavalier). C. Sternheim escribió comedias antiburguesas, y la novelística produjo algunas obras maestras, como Los Buddenbrook (Die Buddenbrooks) de Th. Mann, Profesor Unrat (Professor Unrat oder das Ende eines Tyrannen) de H. Mann, América (Amerika) de F. Kafka, Las tribulaciones del estudiante Törless (Die Verwirrungen des Zöglings Törless) de R. Musil y Los cuadernos de Malte Laurids Brigge (Die Aufzeichnungen des Malte Laurids Brigge) de R. M. Rilke.

La Puerta de Holsten (Holstentor) en la ciudad de Lübeck.

El entusiasmo patriótico predominó en muchos autores durante la I Guerra Mundial. Sin embargo, prevaleció la sensación de decadencia y pesimismo. Muchos autores escogieron una temática más desligada del momento histórico: M. Bred con El camino de Tycho Brahe a Dios (Tycho Brahes Weg zu Gott), F. Kafka con La metamorfosis (Die Verwandlung). En Zürich, donde aún existían posibilidades para un arte de vanguardia, surgió el dadaísmo. Sin embargo, títulos como La decadencia de Occidente (Der Untergang des Abendlandes) de O. Spengler o Los últimos días de la humanidad (Die letzten Tage der Menschheit) de K. Kraus expresaban el verdadero estado de ánimo de los intelectuales de la época. La literatura de los años 20 se caracterizó por la aparición de nuevas tendencias, sobre todo en la dramaturgia. Muchos autores surgidos a comienzos de siglo prosiguieron su obra: Th. Mann escribió La montaña mágica (Der Zauberberg); A. Döblin, Berlín Alexanderplatz; H. Hesse, El lobo estepario (Der Steppenwolf); F. Kafka, El castillo (Das Schloss); R. Musil, El hombre sin atributos (Der mann ohne Eigenschaften); R. M. Rilke, Elegías de Duino y Sonetos a Orfeo (Duineser Elegien, Sonette an Orpheus). En la lírica se desarrolló la chanson, el song, sobre todo en la obra de K. Tucholsky, E. Kästner y B. Brecht, quien conquistó los teatros de Berlín, junto con F. Bruckner y C. Zuckmayer.

Aparecieron novelistas nuevos que trataban de interpretar la situación de su época: H. Broch, Hans Fallada, J. Roth, Anna Seghers, etc. De 1933 a 1945, los escritores alemanes estuvieron sometidos a una gran presión política; muchos se vieron obligados a exiliarse, y otros prefirieron el silencio. Algunos escribieron sus mejores obras en el exilio: B. Brecht (Madre Coraje, Mutter Courage und ihre Kinder), Th. Mann (Doktor Faustus), H. Mann (La juventud del rey Enrique IV, Die Jugend des Königs Henri IV), H. Broch (La muerte de Virgilio, Der Tod des Vergil). En el interior del Reich, la situación era distinta: mientras ciertos escritores colaboraban con el nuevo régimen, otros se veían incapaces de satisfacer las exigencias oficiales (entre ellos, H. Carosa, H. Fallada, G. Hauptmann, Gertrud von Le Fort, Ina Seidel). Los que al principio acogieron con satisfacción el nazismo, tuvieron que distanciarse (E. Jünger, G. Benn).

Para muchos, el año 1945 constituyó el año cero de la literatura. La «literatura de los escombros» expresaba la visión existencialista de un hombre arrojado al mundo. Pronto se divulgó la producción de numerosos autores extranjeros desconocidos en la época nazi. Aparecieron obras de carácter utópico (H. Hesse, El juego de los abalorios, Das Glasperlenspiel; E. Jünger, Heliópolis). En la lírica predominaba la temática de actualidad (J. R. Becher, W. Bergengruen, Marie Luise Kaschnitz, Nelly Sachs). W. Borchert escribió el monólogo En la entrada (Draussen vor der Tür), y se estrenaron obras de C. Zuckmayer, Bertold Brecht, M. Frisch y F. Hochwälder. Una fuerte polémica surge en torno a las obras de G. Benn (Poemas estáticos, Statische Gedichte) y Th. Mann (Confesiones del aventurero Félix Krull, Bekenntnisse des Hochstaplers F. Krull). Además, se discutían nuevas obras de H. Broch, H. von Doderer, Ina Seidel, F. Tumler y A. Zweig. En la RDA, la literatura se puso al servicio de la lucha de clases. Se creó un teatro de agitación y propaganda (P. Hacks, Heiner Müller, F. Wolf), tendencias reflejadas en la narrativa (L. Renn, Anna Seghers, B. Uhse, F. Fühmann, H. Kant, G. Kunert, Christa Wolf). La lírica se expresaba a través de la canción combativa, política y satírica (Kuba, E. Weinert, W. Biermann), o por medio de tonalidades más diferenciadas (J. R. Becher, E. Arendt, J. Bobrowsky, R. Kunze, G. Maurer).

En la zona occidental se cultivó la lírica experimental, en especial la poesía concreta: H. Heissenbüttel, E. Jandl, Friederike Mayröcker y el «grupo de Viena», con H. C. Artmann, K. Bayer y G. Rühm. También aparecieron poetas influidos por el expresionismo, el dadaísmo y el surrealismo: Ingeborg Bachmann, P. Celan, H. M. Enzensberger, W. Höllerer, K. Krolow, H. Piontek y P. Rühmkorf. En teatro coexistían diversas corrientes y tendencias, representadas por los dramaturgos suizos F. Dürrenmatt (Los físicos, Die Physiker) y M. Frisch (Andorra), H. M. Enzensberger (Interrogatorio en La Habana, Das Verhör von Habana), R. Hochhuth (Soldados, Soldaten), G. Grass (Los plebeyos ensayan la rebelión, Die Plebejer proben den Aufstand), P. Weiss (Marat-Sade) y P. Handke (Insulto al público, Publikumsbeschimpfung). La superación del pasado y la descripción crítica de la realidad eran los temas predilectos de la narrativa: A. Andersch, H. Böll (Opiniones de un payaso, Ansichten eines Clowns), G. Grass (El tambor de hojalata, Der Blechtrommel; Años de perro, Hundejahre), S. Lenz (La lección de alemán, Deutschstunde), H. E. Nossack, H. W. Richter, Luise Rinser, M. Walser, P. Weiss, Gabriele Wohmann y Th. Bernhard. Entre otros autores surgidos a fines de la década de los 60 sobresalieron: R. Baumgart, J. Becker, R. Richsel, H. Bienek, H. Bingel, R. D. Brinkmann, P. O. Chotjewitz, Gisela Elsner, H. Fichte, P. Härtling, H. Heckmann, G. Herburger, D. Lattmann, R. Lettau, J. Lind, G. Seuren, T. Valentin, W. Wondratschek y H. Achternbusch.

En los años inmediatamente anteriores a la reunificación, en la RFA alcanzaron gran éxito las novelas sobre el tema del terrorismo, un problema que en la última década pesaba sobre la sociedad germanooccidental (Abgang, de Peter Boock; Kontrolliert, de Rainald Goetz; Heidelberger novelle, de Eva Zeller). La narrativa alemana tampoco se sustrajo a la moda de la novela histórica, sobre todo en el sector oriental: Kammerherr und König, de Hans-Peter Jeck; Wibald der Mönch, de Heinz-Jürgen Zierke. La aportación de poetas como Erich Fried, Ulla Hahn, Robert Schindel, Michael Wildenhain o Sarah Kirsch fue acaso la que dio más solidez en estos años a las letras alemanas. En los últimos tiempos de la RDA dominó, en el ámbito literario, la figura de Christa Wolf, confesadamente comunista, aunque ambigua en su apoyo concreto al sistema y, tras la unificación, muy criticada y tal vez calumniada por sus vinculaciones al régimen e incluso a los servicios secretos. Su obra más notable de aquellos años fue Sommerstück. También tuvo interés la publicación de obras hasta entonces prohibidas, y autorizadas finalmente merced a la relativa liberalización que precedió al derrumbamiento de la RDA.

El contraste entre pasado y presente y el impacto de la reunificación se reflejaron en títulos como la novela Versuch über die Jukebox, de Peter Handke, y en la serie de artículos de Günter Grass, en los que el famoso autor valoraba negativamente la súbita absorción de la RDA. Christa Wolf, con Was bleibt, justificó su actuación en el extinto Estado comunista, y contribuyó con ello a encender la polémica sobre su persona, que no acerca de su talento literario, nunca puesto en duda. Por lo demás, la reunificación inspiró numerosas obras de calidad desigual, como Malos presagios o Un vasto campo de G. Grass, que, pese a lo atractivo del tema, no eclipsaron novelas de más hondo calado, como Die Klangprobe, de Siegfried Lenz, un alegato contra la vacuidad esencial de la sociedad de consumo. La presencia de emigrantes (Selim oder die Gabe der Rede, de Sten Nadolny), el pasado nazi (Alleman, de Alfred Kolleritsch; Befund, de Helga Königsdorf) y el intimismo y el sufrimiento humano (Herzwand, de Peter Härtling; Der Himmel war eine grosse Gegenwart, de Ludwig Fels) fueron otros temas que canalizaron la inspiración de los novelistas germanos. Con ocasión de cumplirse en 1995 el centenario de Ernst Jünger, se desataron no pocas polémicas sobre el insigne y longevo autor, incluyendo una obra teatral que hace de él su protagonista, cuyo supuesto pasado nazi sigue agitándose en todo el mundo de las letras.

Música

La música alemana adquirió por vez primera caracteres propios a partir del s. XI, a raíz de la cristianización, con el encuentro de los cantos heroicos germánicos y la práctica del gregoriano que floreció en el arte de las Secuencias de St. Gallen. Pero no fue sino hasta el s. XII cuando surgió una creación propia, influida por el rico tesoro del canto popular y la lírica cortesana de los Minnesinger, con Walther von der Vogelweide, Neidhart von Reuental y Wolfram von Eschenbach, entre otros. La evolución del Minnesang produjo en los burgos del s. XV el Meistergesang, que floreció especialmente en el s. XVI con los conocidos maestros Hans Folz, Hans Rosenblüt y, sobre todo, Hans Sachs. Entre tanto, se manifestó, en primer lugar en la música eclesiástica, la polifonía procedente de los Países Bajos. Su principal representante fue, en Munich, Orlando di Lasso. Junto a él apareció, como organista, K. Paumann; entre los creadores de la nueva canción polifónica sobresalen H. Finck, H. Isaac, P. von Hofhaimer y el maestro anónimo de los cancioneros de Locham (h. 1460) y Glogau (h. 1477-1488). Con el protestantismo comienza la influencia del coral luterano en la música alemana (S. Dietrich, Lukas Osiander, 1534-1604).

Edificio del Ayuntamiento de la ciudad de Bremen.

Hacia 1610 se experimentó una progresiva influencia italiana (mayor pompa sonora, estilo concertante, bajo continuo). Se manifestó en los motetes (entre otros los de H. L. Hassler), pero sobre todo en los oratorios y pasiones. De importancia decisiva en la consolidación de los nuevos elementos estilísticos fue la obra de H. Schütz, J. H. Schein y S. Cheidt; en el órgano y clave, J. J. Froberger, J. Pachelbel, D. Buxtehude, J. K. von Kerll y J. Kuhnau; en la música instrumental y la sonata, J. Walther, J. Rosenmüller y el propio Kuhnau. A pesar de los intentos de R. Keiser, no pudo imponerse una ópera genuinamente alemana frente a las influencias italianas. Los centros dedicados a su cultivo, cuyas obras eran compuestas por músicos alemanes, se plegaban por lo general a un estilo completamente italiano, incluso en parte con influencia francesa. Se encuentra así en la ópera de Hamburgo a N. A. Strungk (1640-1700), J. Theile, J. S. Kusser (1660-1727), R. Keiser y G. Ph. Telemann, entre otros; en Leipzig, a J. David Heinichen, J. G. Pisendel (1687-1755) y Telemann; en Dresden, ante todo a J. H. Hasse.

Por otra parte, Viena se hallaba asimismo bajo el influjo italiano. La cantata alcanzó su máxima expresión con G. Ph. Telemann, pero sobre todo con J. S. Bach. Los dos maestros sobresalientes del barroco fueron J. S. Bach (música para órgano y clave, de cámara, obras orquestales, cantatas, pasiones) y G. F. Händel (óperas, oratorios, pasiones, sonatas a solo y trío, concerti grossi, conciertos para orquesta y órgano y obras para órgano y clave); la creación de este último alcanzó su punto máximo en Inglaterra. Al barroco siguió el clasicismo vienés. La transición fue obra del rococó (francés y austriaco), la época del sentimentalismo, el «Sturm und Drang» y el preclasicismo. Elementos estilísticos de este período pueden encontrarse en compositores como los hijos de J. S. Bach, en Telemann, Keiser, Hasse y muchos discípulos de Bach. Muy importante fue la escuela de Mannheim, con Stamitz, Dittersdorff y Cannabich, que más tarde culminaría en el arte sinfónico de J. Haydn, W. A. Mozart y L. van Beethoven.

Con estas tres personalidades vienesas se inició el siglo de la música clásica y romántica, que se mantuvo sin declinar hasta después de R. Wagner y R. Strauss. Todas las formas musicales, en especial la sonata y la sinfonía, pero también la ópera y la música de cámara, experimentaron gran florecimiento tras la introducción del segundo tema. Así como C. W. Gluck extendió la reforma de la ópera de Viena a París, en Alemania, la influencia de la Beggar’s Opera inglesa, desde el norte, y la del Singspiel vienés, desde el sur, prepararon el camino para la ópera de Mozart y, finalmente, para el Fidelio de Beethoven. Además, el Singspiel influyó, sobre todo en Viena, en el movimiento de la lírica popular (Herder, Goethe), tan activo en Alemania, produciendo el estilo de lied propio de la segunda mitad del s. XVIII y de parte del XX (escuelas de Berlín y Viena).

El romanticismo se caracterizó por una lenta disolución de la forma en beneficio de la sonoridad. Una instrumentación cada vez más rica, con instrumentos nuevos y más perfeccionados, condujo a la música programática, que culminó en la obra de R. Strauss. La misma significación tuvo el desarrollo de la ópera de C. M. von Weber, a través de Marschner y O. Nicolai, hacia el drama musical de R. Wagner, que halló su continuación en H. Pfitzner, E. d’Albert y R. Strauss. La pluralidad estilística del romanticismo se manifestó en la música de cámara y el lied, con compositores muy fecundos en estos campos, como F. Schubert, R. Schumann, F. Mendelsohn-Bartholdy, F. Liszt, H. Wolf, M. Reger y R. Strauss. En J. Brahms y A. Bruckner las formas estaban relacionadas más directamente con el clasicismo. La transición del romanticismo hacia la música contemporánea fue encabezada por G. Mahler, el último compositor de sinfonías.

Uno de los edificios de la Universidad de Potsdam.

Los tiempos modernos ofrecían una multiplicidad de tendencias. Algunos autores buscaban el entronque con la tradición, como P. Graener, J. Hass, Ph. Jarnach y E. Pepping. Otros se interesaban por nuevos intentos radicales, como, por ej., los austriacos A. Schönberg, A. von Webern y A. Berg, que componían según el principio dodecafónico. Mediado el s. XX, algunos autores continuaron la tradición de la escuela vienesa de Schönberg, como E. Krenek, K. A. Hartmann y A. Zimmermann. H. Eisler y W. Zillig escribían también para el cine y el teatro. P. Hindemith, J. N. David, H. Distler y C. Orff combinaban el atonalismo con el contrapunto lineal bajo la influencia de experimentos rítmicos renovadores. B. Blacher sistematizaba una métrica variable, H. W. Henze y G. Klebe mantenían cierta fidelidad a la tradición.

A partir de 1950 se desarrolló la música electrónica y serial y sus compositores renunciaron a todos los elementos tradicionales, como los principios temático y del desarrollo. En esta dirección fue muy conocido H. Stockhausen. El empleo de instrumentos electrónicos abrió un nuevo mundo sonoro. Desde 1958 ejerció su influjo, además, la música experimental estadounidense. El exponente de la novísima música en Alemania fue M. Kagel, compositor nacido en Argentina. Centros de producción y difusión de la música moderna son los de Kranichstein, sucesores de los famosos cursos de Darmstadt, y el Estudio de Colonia. El musicógrafo alemán Heinrich Strobel se ocupó de establecer positivos contactos de recíproca influencia entre las jóvenes generaciones de músicos de las dos Alemanias.

En 1988 se conmemoraron dos aniversarios significativos. Uno de ellos fue el de Carl Philipp Emmanuel Bach (bicentenario de su muerte), una figura un tanto oscurecida por la genialidad de su padre, Johann Sebastian, pero que en los últimos tiempos ha sido objeto de una sistemática recuperación. Los conciertos y grabaciones se multiplicaron. La otra conmemoración fue el centenario del nacimiento del director de orquesta Hans Knappertbusch, modelo de rigor interpretativo y gran especialista en música posromántica alemana. El CD ha restituido en toda su riqueza las grabaciones que efectuara en las décadas centrales del siglo. Un acontecimiento singular, de más valor musicológico que estrictamente artístico, fue el estreno de una incompleta (un solo movimiento) Décima sinfonía de Beethoven, cuya audición se efectuó en Londres, toda vez que la recuperación de los esbozos de la pieza, hallada en Berlín, corrió a cargo del investigador británico Barry Cooper. En 1989 falleció Herbert von Karajan, una de las grandes batutas de nuestro tiempo, y cuya actividad, vinculada a la mejor tradición de directores centroeuropeos, se prolongó casi 60 años, dejando el recuerdo de innumerables conciertos y el testimonio de una nutrida discografía.

Cine

Los comienzos del cine alemán datan de la época inmediatamente anterior a la I Guerra Mundial, que se caracterizó por la presencia en Berlín de actores y directores de toda la Europa central. Las primeras producciones fueron de simple propaganda antialiada, o bien, obras de gran espectáculo. Ernst Lubitsch fue el exponente más destacado de esta primera corriente, a la que pronto se opusieron los creadores del expresionismo, la manifestación más importante del cine alemán de todos los tiempos. Los expresionistas trataron de traducir en imágenes un mundo subjetivo e interiorizado, intento en el que alcanzaron niveles de calidad artística pocas veces igualados. El filme clave del expresionismo fue El gabinete del doctor Caligari, obra realizada en 1920 por Robert Wiene. No obstante, el cine alemán pronto evolucionó hacia un realismo un tanto forzado, cuyo teórico máximo fue Carl Mayer, guionista de El último, dirigida por Murnau. Éste y Fritz Lang son los directores con quienes el cine alemán alcanzaría su momento de gran apogeo, pese a que ni uno ni otro estuvieron adscritos a ninguna tendencia determinada. Nosferatu, el vampiro (1922) es el gran filme de Murnau, en tanto que Metrópolis (1926), una sobrecogedora visión futurista y M., el vampiro de Düsseldorf (1931), constituyen las mejores aportaciones de Lang al cine alemán.

El cine sonoro tuvo en Alemania unos comienzos muy prometedores, con producciones de carácter social, temática en la que descolló Georg Wilhelm Pabst, director de técnica excelente. En 1930, Joseph von Sternberg rueda El ángel azul, con Marlene Dietrich, una tragedia psicológica considerada uno de los clásicos de la cinematografía mundial. Con el advenimiento del nacionalismo, el cine germano atravesó una etapa de decadencia, caracterizada por numerosos filmes de tipo militarista y de exaltación patriótica, todos ellos muy mediocres. Este fenómeno fue consecuencia de la sumisión total y obligada de la industria cinematográfica a las directrices propagandísticas impuestas por Goebbels, y la situación se agravó más aún al emigrar del país parte de los forjadores de la precedente grandeza del cine alemán. Después de 1945, la producción cinematográfica se estabilizó en cuanto a cantidad de filmes, aunque no superó la crisis de calidad en que había caído. Pocos filmes de esta época de posguerra alcanzaron un nivel estimable, y sólo dos merecen el calificativo de excepcionales: Los asesinos están entre nosotros, de Wolfgang Staudte (Alemania Oriental) y La balada de Berlín, un documento a un tiempo irónico, tierno y estremecedor sobre el Berlín de la inmediata posguerra, dirigido por R. A. Stemmle.

Durante dos decenios (1945-1965) la producción cinematográfica alemana se caracterizó por su vulgaridad, insipidez y fines propagandísticos, aunque con algunos filmes sueltos de gran calidad: El último puente, 1954, y El capitán Köpenick, 1956, ambos de Helmut Käutner; El puente, 1959, de Bernhard Wicki. En 1965 se inició un paulatino resurgir del cine alemán, que, sin ser todavía lo que fue en la década 1920-1930, contaba, al menos, con una generación de directores jóvenes e inconformistas (Kluge, Ehmck, Reitz, Schaaf, Schlöndorff, etcétera) que demostraron su capacidad para devolver su rango al quehacer cinematográfico alemán. Posteriormente hubo un resurgir con el movimiento «nuevo cine alemán», El tambor de hojalata, de Schlöndorff, recibió en 1979 la Palma de Cannes y un Oscar. Autores de estilos tan distintos como Fassbinder, Herzog, Fleischmann, Geissendorfer, Hauff, Lilienthal, Petersen, Schroeter, Syberberg, Wenders, Kluge, Sanders o Von Trotta, desde diversos lugares de Alemania, se convertirían, siguiendo diferentes vías personales, en la vanguardia del cine de autor europeo, al mismo tiempo que trabajarían en la recuperación de la gran tradición de la cinematografía alemana.

A finales de los años 80, el cine alemán no se sustraía a la crisis generalizada que afectaba a todas las cinematografías de Europa continental, cuya supervivencia resultaba problemática sin recurrir a las subvenciones. Una película notable de 1988 fue Cielo sobre Berlín, de Wim Wenders, basada en textos de Peter Handke. En 1993 Wenders realizó una segunda parte de este filme, titulado In weiter ferne, so hah! (¡Tan lejos, tan cerca!). También fue afortunada Bagdad Café, de Percy Adlon, rodada en EE UU. De todos modos, la crisis ha impulsado a varios realizadores a trabajar en el extranjero (los citados, más Von Trotta, Schlöndorf, Herzog y otros). Resulta significativa en todos estos años la ausencia de Alemania de la lista de premios en el siempre prestigioso Festival de Berlín, aunque en la edición de 1996 Stille Nacht dirigida por Dani Levy obtuvo una mención especial del jurado.

[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => europa [title] => Europa ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => geografia-universal [title] => Geografía Universal ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => paises [title] => Países ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => alemania [title] => Alemania ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => geografia-politica [title] => Geografía política ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Angela Merkel [friendly] => angela-merkel ) [1] => Array ( [url] => Baviera [friendly] => baviera ) [2] => Array ( [url] => Berlín [friendly] => berlin ) [3] => Array ( [url] => Bundestag [friendly] => bundestag ) [4] => Array ( [url] => Dinamarca [friendly] => dinamarca ) [5] => Array ( [url] => Estados Unidos de América [friendly] => estados-unidos-de-america ) [6] => Array ( [url] => G-8 [friendly] => g-8 ) [7] => Array ( [url] => Gerhard Schroeder [friendly] => gerhard-schroeder ) [8] => Array ( [url] => Joachim Gauck [friendly] => joachim-gauck ) [9] => Array ( [url] => Johannes Rau [friendly] => johannes-rau ) [10] => Array ( [url] => OCDE [friendly] => ocde ) [11] => Array ( [url] => ONU [friendly] => onu ) [12] => Array ( [url] => OTAN [friendly] => otan ) [13] => Array ( [url] => Países Bajos [friendly] => paises-bajos ) [14] => Array ( [url] => Palacio [friendly] => palacio ) [15] => Array ( [url] => PIB [friendly] => pib ) [16] => Array ( [url] => Polonia [friendly] => polonia ) [17] => Array ( [url] => Potsdam [friendly] => potsdam ) [18] => Array ( [url] => Renania [friendly] => renania ) [19] => Array ( [url] => República Checa [friendly] => republica-checa ) [20] => Array ( [url] => Roman Herzog [friendly] => roman-herzog ) [21] => Array ( [url] => Superficie [friendly] => superficie ) [22] => Array ( [url] => Tratado de Roma [friendly] => tratado-de-roma ) [23] => Array ( [url] => Unión Europea [friendly] => union-europea ) [24] => Array ( [url] => Westfalia [friendly] => westfalia ) ) [images] => Array ( [0] => Alemania_4765321.jpg [1] => Flag_of_Germany.svg [2] => Playa_alemania_baltico_9216865.jpg [3] => Alemania_mapa_40666012.gif [4] => Alemania_-poblacion.svg [5] => Rothenburg_38088343.jpg [6] => Valle_rhin_14467945.jpg [7] => Colonia_52139446.jpg [8] => Alemania_lubeck_43587466.jpg [9] => Alemani.JPG [10] => República_Federal_de_Alemania_-_Industria.svg [11] => Republica_Federal_de_Alemania_-_Uso_del_suelo.svg [12] => Colonia_skyline_21974014.jpg [13] => Palaciocecilienhof_potsdam_56454706.jpg [14] => Puertaholsten_lubeck_55279672.jpg [15] => Orangerie_potsdam_411259.jpg [16] => Sanssoucipalacio_potsdamalemania_56420302.jpg [17] => Trier_alemania_60034976.jpg [18] => Treistschke.jpg [19] => Hamburgo_speicherstadt_alemania_28671076.jpg [20] => Bremen_59251156.jpg [21] => Alemania_spira_59877301.jpg [22] => Alemania_spira_59853436.jpg [23] => Alemania_heidelberg_57672379.jpg [24] => Valle_rhin_20058712.jpg [25] => Reichstag.jpg [26] => Aleman2.JPG [27] => Alemania_spira_59853421.jpg [28] => Alemani3.JPG [29] => Hamburgovista_alemania_38673625.jpg [30] => Alemani2.JPG [31] => Sans_souci_potsdam_58568770.jpg [32] => Cascoantiguo_lubeck_alemania_55540270.jpg [33] => Bremenayuntamiento_alemania_53871484.jpg [34] => Potsdam_40197250.jpg [35] => Iconogeostrans.jpg ) [externallinks] => Array ( [0] => Array ( [url] => http://toolserver.org/~geohack/geohack.php?pagename=Belice&language=es¶ms=52_31_N_13_24_E_ ) ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Geografia física [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 2929 [anchor] => Geografia_f.C3.ADsica ) [1] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Litoral [number] => 1.1 [index] => 2 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 2948 [anchor] => Litoral ) [2] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Geología y relieve [number] => 1.2 [index] => 3 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 3805 [anchor] => Geolog.C3.ADa_y_relieve ) [3] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La llanura septentrional [number] => 1.2.1 [index] => 4 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 4290 [anchor] => La_llanura_septentrional ) [4] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Los macizos centrales [number] => 1.2.2 [index] => 5 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 6134 [anchor] => Los_macizos_centrales ) [5] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La Alemania alpina y subalpina [number] => 1.2.3 [index] => 6 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 8446 [anchor] => La_Alemania_alpina_y_subalpina ) [6] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Clima [number] => 1.3 [index] => 7 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 9586 [anchor] => Clima ) [7] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Hidrografía [number] => 1.4 [index] => 8 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 11046 [anchor] => Hidrograf.C3.ADa ) [8] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Flora y fauna [number] => 1.5 [index] => 9 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 14279 [anchor] => Flora_y_fauna ) [9] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Geografía humana [number] => 2 [index] => 10 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 15806 [anchor] => Geograf.C3.ADa_humana ) [10] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Ciudades principales [number] => 2.1 [index] => 11 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 18525 [anchor] => Ciudades_principales ) [11] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Economía [number] => 3 [index] => 12 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 22087 [anchor] => Econom.C3.ADa ) [12] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Agricultura, ganadería y pesca [number] => 3.1 [index] => 13 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 24619 [anchor] => Agricultura.2C_ganader.C3.ADa_y_pesca ) [13] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Minería e industria [number] => 3.2 [index] => 14 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 26650 [anchor] => Miner.C3.ADa_e_industria ) [14] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Actividad financiera, comercio y comunicaciones [number] => 3.3 [index] => 15 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 29375 [anchor] => Actividad_financiera.2C_comercio_y_comunicaciones ) [15] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Datos macroeconómicos [number] => 3.4 [index] => 16 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 32288 [anchor] => Datos_macroecon.C3.B3micos ) [16] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Historia [number] => 4 [index] => 17 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 33430 [anchor] => Historia ) [17] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Los pueblos germanos de la antigüedad [number] => 4.1 [index] => 18 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 33441 [anchor] => Los_pueblos_germanos_de_la_antig.C3.BCedad ) [18] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => El dominio franco y el imperio carolingio en Alemania [number] => 4.2 [index] => 19 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 35484 [anchor] => El_dominio_franco_y_el_imperio_carolingio_en_Alemania ) [19] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => El Sacro Imperio Romano germánico [number] => 4.3 [index] => 20 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 38870 [anchor] => El_Sacro_Imperio_Romano_germ.C3.A1nico ) [20] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Alemania en la edad moderna [number] => 4.4 [index] => 21 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 42650 [anchor] => Alemania_en_la_edad_moderna ) [21] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => La dominación francesa y el proceso de unificación [number] => 4.5 [index] => 22 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 46283 [anchor] => La_dominaci.C3.B3n_francesa_y_el_proceso_de_unificaci.C3.B3n ) [22] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => El Segundo Reich y la I Guerra Mundial [number] => 4.6 [index] => 23 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 49665 [anchor] => El_Segundo_Reich_y_la_I_Guerra_Mundial ) [23] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => La República de Weimar y el Tercer Reich [number] => 4.7 [index] => 24 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 51857 [anchor] => La_Rep.C3.BAblica_de_Weimar_y_el_Tercer_Reich ) [24] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => La República Democrática Alemana [number] => 4.8 [index] => 25 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 55382 [anchor] => La_Rep.C3.BAblica_Democr.C3.A1tica_Alemana ) [25] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => La República Federal Alemana [number] => 4.9 [index] => 26 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 58181 [anchor] => La_Rep.C3.BAblica_Federal_Alemana ) [26] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => La reunificación [number] => 4.10 [index] => 27 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 60320 [anchor] => La_reunificaci.C3.B3n ) [27] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Filosofía [number] => 5 [index] => 28 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 69640 [anchor] => Filosof.C3.ADa ) [28] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Arte [number] => 6 [index] => 29 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 74757 [anchor] => Arte ) [29] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Arquitectura [number] => 6.1 [index] => 30 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 74764 [anchor] => Arquitectura ) [30] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Escultura [number] => 6.1.1 [index] => 31 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 78997 [anchor] => Escultura ) [31] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Pintura [number] => 6.1.2 [index] => 32 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 81999 [anchor] => Pintura ) [32] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Artes aplicadas [number] => 6.2 [index] => 33 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 86813 [anchor] => Artes_aplicadas ) [33] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Literatura [number] => 7 [index] => 34 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 87276 [anchor] => Literatura ) [34] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Alta Edad Media (750-1170) [number] => 7.1 [index] => 35 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 87811 [anchor] => Alta_Edad_Media_.28750-1170.29 ) [35] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Baja Edad Media y Edad Media tardía (1170-1500) [number] => 7.2 [index] => 36 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 89109 [anchor] => Baja_Edad_Media_y_Edad_Media_tard.C3.ADa_.281170-1500.29 ) [36] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Humanismo y Reforma (hasta 1600) [number] => 7.3 [index] => 37 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 91128 [anchor] => Humanismo_y_Reforma_.28hasta_1600.29 ) [37] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Barroco (s. XVII) [number] => 7.4 [index] => 38 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 92113 [anchor] => Barroco_.28s._XVII.29 ) [38] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Ilustración (s. XVIII) [number] => 7.5 [index] => 39 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 93401 [anchor] => Ilustraci.C3.B3n_.28s._XVIII.29 ) [39] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Época de Goethe (1770-1830) [number] => 7.6 [index] => 40 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 94466 [anchor] => .C3.89poca_de_Goethe_.281770-1830.29 ) [40] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Hasta 1900 [number] => 7.7 [index] => 41 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 96196 [anchor] => Hasta_1900 ) [41] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Siglo XX [number] => 7.8 [index] => 42 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 98451 [anchor] => Siglo_XX ) [42] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Música [number] => 8 [index] => 43 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 108399 [anchor] => M.C3.BAsica ) [43] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Cine [number] => 9 [index] => 44 [fromtitle] => Alemania [byteoffset] => 116658 [anchor] => Cine ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/e/ed/Alemania_4765321.jpg/300px-Alemania_4765321.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.Alemania.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.64090204238892 [ts5] => 1.1546640396118 ) ) [28] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->