Arquitectura

Antigüedad

Antiguas civilizaciones norteafricanas y orientales

La aparición de las primeras civilizaciones en torno a los grandes ríos —Nilo, Tigris, Éufrates e Indo— trajo lógicamente consigo el desarrollo de las técnicas arquitectónicas básicas.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
Ver vídeo\"tres14\n

La aparici\u00f3n de las primeras civilizaciones en torno a los grandes r\u00edos \u2014Nilo, Tigris, \u00c9ufrates e Indo\u2014 trajo l\u00f3gicamente consigo el desarrollo de las t\u00e9cnicas arquitect\u00f3nicas b\u00e1sicas.\n

\n

Egipto

\n

Aun cuando los or\u00edgenes del Neol\u00edtico en Egipto se remontan a los inicios del V milenio a.C., fue tras la unificaci\u00f3n llevada a cabo en el 3100 a.C. por el rey Menes cuando la arquitectura comenz\u00f3 a adquirir un nivel avanzado. Los materiales empleados fueron fundamentalmente dos: el adobe \u2014ladrillos de arcilla secada al sol\u2014 que se utilizaba para las construcciones ciudadanas, y la piedra con que se edificaban tumbas y templos.\n

Durante el Imperio antiguo (2700-2200 a.C.) las construcciones m\u00e1s destacadas ser\u00edan los monumentos funerarios, en un principio sencillas mastabas, c\u00e1maras rectangulares de ladrillo que m\u00e1s tarde quedaron reservadas a nobles y funcionarios, mientras que para el sepulcro de los faraones se levantaron las c\u00e9lebres pir\u00e1mides. La m\u00e1s antigua conservada es la del rey Zoser, erigida hacia el 2700 a.C. por el gran arquitecto Imhotep, y que constituye en realidad una pir\u00e1mide escalonada concebida como una superposici\u00f3n de mastabas. \n

En el curso de la siguiente centuria, los faraones de la IV dinast\u00eda ordenaron la construcci\u00f3n de las situadas en la meseta de Gizeh o Giza, que han pasado a la historia con el nombre helenizado de dichos monarcas: Keops, Kefr\u00e9n y Micerinos. Su erecci\u00f3n se realiz\u00f3 con bloques de piedra desbastada, recubiertos en el exterior por una capa de caliza. En el interior del edificio se encuentra un complejo laberinto de corredores, destinado a obstaculizar el acceso de los saqueadores a la c\u00e1mara donde se encontraban la momia del fara\u00f3n y sus tesoros. Alrededor de las pir\u00e1mides se situaban grandes estatuas \u2014como la famosa esfinge\u2014 y un conjunto arquitect\u00f3nico que inclu\u00eda el templo.\n

\n
\"\"
\n

Los faraones tebanos del Imperio nuevo (1567-1085 a.C.) prefirieron excavar sus tumbas \u2014llamadas hipogeos\u2014 en la roca, a fin de hacerlas m\u00e1s seguras. Los templos se convirtieron en las edificaciones principales, y llegaron a alcanzar proporciones inmensas en lugares cercanos a Tebas como Karnak y Luxor.\n

El conjunto constaba de una inmensa avenida, flanqueada por estatuas y obeliscos, que daba a una puerta monumental con dos grandes torres. A continuaci\u00f3n se hallaba un patio ornado con columnas, que recib\u00eda el nombre de peristilo, tras \u00e9l las salas hip\u00f3stilas \u2014sostenidas por columnas\u2014 de los sacerdotes, y por \u00faltimo el santuario. Tambi\u00e9n se excavaron templos en la roca, de los que el mejor ejemplo es el de Abu Simbel, erigido por Rams\u00e9s II.\n

El sistema de construcci\u00f3n era el arquitrabado: grandes losas de piedra, que constitu\u00edan el arquitrabe, se dispon\u00edan horizontalmente sobre los elementos de sustentaci\u00f3n, bien pilares o columnas. En su forma b\u00e1sica, estos rasgos arquitect\u00f3nicos pervivieron hasta la decadencia de la civilizaci\u00f3n egipcia.\n

\n

Mesopotamia e Ir\u00e1n

\n

El Asia Menor fue probablemente la zona donde antes se desarrollaron las estructuras arquitect\u00f3nicas. Jeric\u00f3, en la ribera del r\u00edo Jord\u00e1n, pose\u00eda ya hacia el 6000 a.C. un cintur\u00f3n defensivo amurallado, y en el cuarto milenio los sumerios hab\u00edan llevado a un alto grado de perfecci\u00f3n los fundamentos t\u00e9cnicos en que se basar\u00edan las grandes civilizaciones mesopot\u00e1micas.\n

Los pueblos de Mesopotamia, zona entre los r\u00edos Tigris y \u00c9ufrates, emplearon sobre todo el ladrillo \u2014tanto cocido como secado al sol\u2014, ya que la piedra escaseaba en la zona. Ello les permiti\u00f3 utilizar el arco y la b\u00f3veda, elementos arquitect\u00f3nicos que ser\u00edan recuperados y transmitidos a occidente por los romanos. Aun cuando entre los monumentos m\u00e1s conocidos de estas culturas se encuentran los zigurat, templos en forma de torre escalonada con pisos de planta progresivamente reducida, fue en la arquitectura urbana donde mayor brillantez alcanz\u00f3 su arte. En tiempos de Hammurabi (hacia 1750 a.C.), las ciudades babil\u00f3nicas estaban rodeadas por murallas que se estructuraban en diversos niveles mediante terrazas cultivadas, los c\u00e9lebres jardines colgantes.\n

La edificaci\u00f3n de palacios lleg\u00f3 a su cumbre con el erigido en Khorsabad por el rey Sarg\u00f3n II de Asiria, en el siglo VIII a.C. Las excavaciones han mostrado que el recinto abarcaba m\u00e1s de diez hect\u00e1reas, y en \u00e9l se inclu\u00edan, adem\u00e1s del palacio propiamente dicho, templos y otras construcciones, as\u00ed como estatuas decorativas, entre ellas los monumentales toros alados con rostro humano que adornaban las puertas del palacio, y que se han conservado casi intactos.\n

\n
\"\"
Grupo escult\u00f3rico de la fachada del Nacimiento del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Barcelona, Espa\u00f1a), obra del arquitecto Antoni Gaud\u00ed.
\n

No introdujo grandes novedades arquitect\u00f3nicas la extensi\u00f3n del imperio persa por Mesopotamia a partir del siglo VI a.C. Los restos de los grandes palacios de Pers\u00e9polis y Susa revelan el conocimiento que los persas pose\u00edan tanto de las t\u00e9cnicas babil\u00f3nicas como de las egipcias, y su dominio de la columna, el arco y la b\u00f3veda. El hecho, sin embargo, de que antes de emplear el ladrillo y la piedra hubieran utilizado con frecuencia la madera, dio a sus construcciones una mayor agilidad que la de las civilizaciones precedentes.\n

\n

India, China y Jap\u00f3n

\n

De las tres culturas cl\u00e1sicas del lejano oriente, fue la india la primera que alcanz\u00f3 un importante desarrollo arquitect\u00f3nico, seg\u00fan revelan las ruinas de Mohenjo-Daro (2500-1500 a.C.), centro de la antigua civilizaci\u00f3n del Indo en lo que habr\u00eda de ser Pakist\u00e1n. Durante el per\u00edodo budista, que se desarroll\u00f3 aproximadamente desde el siglo III a.C., los monumentos m\u00e1s comunes fueron las estupas, monumentos semiesf\u00e9ricos de car\u00e1cter religioso, que en Sanchi (siglo III a.C.) llegaron a alcanzar 36 m de altura, los viharas o monasterios, y los chaytias, santuarios excavados en la roca durante siglos, como las c\u00e9lebres cuevas de Ajanta iniciadas en el siglo II a.C. A partir del siglo V el culto budista comenz\u00f3 a ser sustituido por el brahm\u00e1nico, y se levantaron templos de adobe y piedra tallada, que llegaron a ornamentarse y esculpirse en toda su superficie exterior, como en el conjunto de edificios religiosos de Hoysalesvara en Halebid. La fusi\u00f3n del arte musulm\u00e1n con el aut\u00f3ctono dio tambi\u00e9n construcciones de singular belleza, como el c\u00e9lebre Taj Mahal (siglo XVII) en Agra.\n

\n
\"\"
Vista de la ciudad de Barcelona (Espa\u00f1a), con el edificio de la Torre Agbar, obra del arquitecto franc\u00e9s Jean-Henri Nouvel.
\n
\"\"
Detalle de la fachada de la Casa Mil\u00e0 (La Pedrera), obra del arquitecto espa\u00f1ol Antoni Gaud\u00ed (Barcelona, Espa\u00f1a).
\n

Los vestigios arquitect\u00f3nicos chinos m\u00e1s antiguos se remontan a fines del II milenio a.C. En los \u00faltimos a\u00f1os del siglo III a.C. se inici\u00f3 la construcci\u00f3n de la Gran Muralla defensiva contra los pueblos del norte, en piedra, material reservado para este tipo de edificaciones, ya que la arquitectura china empleaba sobre todo la madera y el ladrillo. La introducci\u00f3n del budismo en el siglo I de la era cristiana origin\u00f3 la creaci\u00f3n del templo chino, la pagoda. La m\u00e1s antigua conservada, de ladrillo, es la de Song Yue (siglo VI), pero el modelo cl\u00e1sico era una fina estructura vertical de madera que sosten\u00eda un techo t\u00edpicamente alabeado hacia arriba. El conjunto monumental de la Ciudad Prohibida de Pek\u00edn, levantada en el siglo XVII y reconstruida en el XVII y XVIII, supuso la culminaci\u00f3n y s\u00edntesis del arte chino.\n

La cultura japonesa tuvo un desarrollo tard\u00edo con respecto a las anteriores, si bien en el siglo V a.C. se levantaron ya los templos sinto\u00edstas de Ize que, erigidos en madera de pino, han llegado hasta la actualidad en sus reconstrucciones posteriores. La adopci\u00f3n oficial del budismo integr\u00f3 a la arquitectura japonesa en el \u00e1mbito cultural chino; la pagoda de Todai-ji en Nara es una de las mayores estructuras de madera del mundo. El auge del budismo zen, con su concepci\u00f3n de la arquitectura integrada en el paisaje, encontr\u00f3 su mejor exponente en el Rokuon Ji de Kioto. De manera progresiva, los arquitectos japoneses fueron desarrollando un particular inter\u00e9s por adecuar el edificio a su funci\u00f3n, como qued\u00f3 patente en el palacio rural de Katsura (siglo XVII), de l\u00edneas estructurales muy sencillas.\n

\n

Arquitectura europea prehel\u00e9nica

\n

La preeminencia de la cultura griega en el desarrollo de las t\u00e9cnicas constructivas occidentales ha hecho que se acu\u00f1e el nombre de \u00abarquitectura prehel\u00e9nica\u00bb para definir los diversos desarrollos arquitect\u00f3nicos surgidos en Europa con anterioridad al apogeo de Grecia.\n

\n

Europa occidental

\n

A partir del IV milenio a.C., se extendi\u00f3 por toda Europa la denominada cultura megal\u00edtica, cuyo nombre proviene precisamente de sus monumentos funerarios y religiosos, los megalitos. Entre los m\u00e1s caracter\u00edsticos se hallaban los menhires \u2014enormes piedras verticales sin desbastar\u2014, que en lugares como Carnac, Francia, a lo largo de todo el neol\u00edtico, y Stonehenge, Inglaterra, hacia el 1800 a.C., se agruparon para formar respectivamente alineamientos y c\u00edrculos sagrados, y los d\u00f3lmenes, sepulcros construidos con lajas verticales que sosten\u00edan piedras horizontales. Los d\u00f3lmenes se desarrollaron hasta formar c\u00e1maras mortuorias subterr\u00e1neas, que, como en el caso de la cueva de Menga en la provincia de M\u00e1laga, Espa\u00f1a, llegaban a tener m\u00e1s de 25 metros de largo.\n

En el curso del II milenio aparecieron en el sur de Europa una serie de culturas sumamente avanzadas en el campo arquitect\u00f3nico, entre ellas la del Argar, en el sur de Espa\u00f1a, la de los talayots \u2014monumentos megal\u00edticos\u2014 en las islas Baleares, y la floreciente cultura del bronce en C\u00f3rcega y Cerde\u00f1a, donde se erigieron las nuraghi, torres en ocasiones rodeadas por fortificaciones. Ser\u00eda, no obstante, en Creta y Micenas donde se pusieran las bases de la futura arquitectura griega.\n

\n

Creta y Micenas

\n

Entre el 2000 y el 1450 a.C. se desarroll\u00f3 en la isla de Creta una floreciente civilizaci\u00f3n comercial que, por medio de su influencia en la cultura mic\u00e9nica, constituy\u00f3 el primer antecedente de la Grecia cl\u00e1sica.\n

El edificio principal de la arquitectura cretense fue el palacio, cuya estructura conocemos gracias a las excavaciones realizadas en Cnosos, Hagia-Triada y Festo. Los palacios estaban concebidos como un conjunto de diversas salas y corredores de forma irregular en torno a un gran patio rectangular. Al igual que los egipcios, de quienes sin duda recibieron influencias, los cretenses utilizaban el arquitrabado, y empleaban para sus construcciones el barro y la piedra, si bien pose\u00edan un magn\u00edfico dominio del trabajo de la madera, con la que a menudo sustitu\u00edan los materiales anteriores.\n

\n
\"Elementos
\n

Tras la destrucci\u00f3n de Creta por los aqueos de Micenas, pueblo de origen indoeuropeo afincado en el Peloponeso, \u00e9stos desarrollaron a su vez una arquitectura propia, varios de cuyos elementos pasar\u00edan directamente al arte griego. A diferencia de Creta, cuya condici\u00f3n insular la hac\u00eda menos vulnerable, los mic\u00e9nicos dispusieron en torno a sus ciudades grandes murallas defensivas, erigidas con bloques de piedras apenas desbastadas, que recibieron el nombre de \u00abmuros cicl\u00f3peos\u00bb. La m\u00e1s c\u00e9lebre de estas murallas es la que rodea el palacio real de Micenas, con su monumental Puerta de los Leones.\n

Los palacios mic\u00e9nicos presentaban una clara influencia de los cretenses, pero su reducci\u00f3n de los constituyentes constructivos esenciales anunciaba ya el gusto por el orden racional propio de la arquitectura hel\u00e9nica. Tres elementos b\u00e1sicos permanec\u00edan en \u00e9sta: los propileos, o grandes puertas de entrada, ante las cuales se alzaba un p\u00f3rtico de columnas; el domos, o patio, tambi\u00e9n rodeado de columnas; y, en el eje central de \u00e9ste, el megaron, edificio central, constituido por un vest\u00edbulo, una antesala y la sala real, u hogar, sostenida por cuatro columnas, probablemente de madera. Otro importante logro de la construcci\u00f3n mic\u00e9nica fueron las edificaciones funerarias, en particular las llamadas \u00abtumbas de falsa b\u00f3veda\u00bb, en las que una acumulaci\u00f3n de sillares superpuestos y escalonados produc\u00eda una falsa impresi\u00f3n de abovedamiento.\n

\n

Grecia hel\u00e9nica

\n

La invasi\u00f3n de Grecia hacia el 1200 a.C. por nuevos pueblos indoeuropeos, los dorios, signific\u00f3 el fin de la cultura mic\u00e9nica, y empuj\u00f3 a otros invasores precedentes, los jonios, hacia las islas del mar Egeo y las costas del Asia Menor. La integraci\u00f3n de dorios y jonios, que dieron su nombre a los dos grandes \u00f3rdenes arquitect\u00f3nicos griegos, constituy\u00f3 la base de la cultura hel\u00e9nica, cuyos m\u00e1s notables monumentos fueron con frecuencia el resultado de la fusi\u00f3n entre las influencias orientales y la elegancia del arte jonio y el rigor y la claridad propios del dorio.\n

Durante el denominado per\u00edodo geom\u00e9trico, que se extender\u00eda aproximadamente hasta principios del siglo VII, la arquitectura no ofreci\u00f3 grandes innovaciones y el material m\u00e1s empleado fue la madera. Ser\u00eda ya en el per\u00edodo arcaico, cuyo fin suele fecharse hacia principios del siglo V, cuando, con el auge de la polis, la ciudad, y el desarrollo de la construcci\u00f3n en piedra y m\u00e1rmol, el arte arquitect\u00f3nico griego alcanz\u00f3 su madurez.\n

La construcci\u00f3n b\u00e1sica en torno a la cual gir\u00f3 toda la arquitectura hel\u00e9nica fue el templo, que no se entend\u00eda como lugar de reuni\u00f3n sino como hogar del dios, y que se situaba en un recinto al que se llegaba atravesando unas puertas de tipo monumental. Su planta \u2014inspirada en la del megaron mic\u00e9nico\u2014 estaba constituida esencialmente por una puerta, o pronaos, que daba acceso a la c\u00e1mara central o naos (tambi\u00e9n llamada cella), rectangular, circundada por muros de piedra, en la que se hallaba el altar. En el extremo opuesto al pronaos se hallaba otra peque\u00f1a c\u00e1mara, el opistodomos, que pod\u00eda o no comunicarse con la naos. Seg\u00fan la estructura exterior de columnas, los templos recib\u00edan diversos nombres: pr\u00f3stilo era el que s\u00f3lo ten\u00eda columnas frente a la naos; anfipr\u00f3stilo el que las pose\u00eda tambi\u00e9n en la parte posterior, y per\u00edptero el rodeado completamente por un peristilo de columnas.\n

\n
\"\"
Detalle de la fachada de la iglesia de San Juan Nepomuceno, en Kutn\u00e1 Hora (Rep\u00fablica Checa), declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
\n
\"\"
El hotel Burj al Arab, en Dubai.
\n
\"\"
El Hospital de Sant Pau de Barcelona (Espa\u00f1a), obra modernista de Llu\u00eds Dom\u00e8nech i Montaner.
\n

Los elementos arquitect\u00f3nicos de los templos fueron los que diferenciaron b\u00e1sicamente el orden d\u00f3rico, surgido en la pen\u00ednsula hel\u00e9nica, y el j\u00f3nico, que se desarroll\u00f3 en las colonias de Asia Menor. La estructura, sin embargo, era b\u00e1sicamente similar y las dimensiones relativamente reducidas, ya que la griega era ante todo una cultura antropom\u00f3rfica. El templo d\u00f3rico se apoyaba en una base escalonada, llamada estil\u00f3bato. Sobre \u00e9ste se ergu\u00edan directamente las columnas, cuyo cuerpo o fuste, era estriado. En su parte superior se hallaba el capitel, moldura que pon\u00eda las columnas en contacto con el entablamiento.\n

\u00c9ste reproduc\u00eda la estructura de los antiguos templos de madera, construidos con vigas que se entrecruzaban, apoy\u00e1ndose en las columnas y los muros de la naos, para sostener el armaz\u00f3n de la techumbre; tales vigas fueron sustituidas por bloques de piedra. El entablamiento estaba formado de abajo a arriba por tres niveles horizontales: el arquitrabe, que constitu\u00eda propiamente la sustentaci\u00f3n y ten\u00eda un exterior liso; el friso, una franja con salientes y entrantes (triglifos y metopas) que imitaban el efecto de las vigas de madera y a menudo se decoraban con acanaladuras \u2014los triglifos\u2014 y con relieves \u2014las metopas\u2014; y la cornisa, que sobresal\u00eda del friso para proteger de la lluvia, y que se prolongaba luego en dos lados superiores inclinados, paralelos a la vertiente del tejado, formados por vigas apareadas sobre las que se dispon\u00edan las tejas. En la parte frontal del templo, los tres lados de la cornisa formaban un tri\u00e1ngulo \u2014o front\u00f3n\u2014 que ten\u00eda en su centro el t\u00edmpano, donde sol\u00edan situarse relieves o esculturas.\n

La estructura del templo d\u00f3rico, en suma, estaba concebida para realzar el contraste entre las formas verticales de las columnas, dispuestas de acuerdo con proporciones geom\u00e9tricas, y los planos horizontales de la base y el entablamiento. El j\u00f3nico segu\u00eda las mismas pautas. Los dos elementos diferenciales b\u00e1sicos estribaban en que las columnas, al hacerse m\u00e1s esbeltas, precisaban una basa \u2014o plinto\u2014 que las uniera al entablamiento y les diera mayor apoyo, y en que el capitel presentaba una mayor decoraci\u00f3n, con dos volutas que sobresal\u00edan del cuerpo de la columna. Asimismo, tanto en el entablamiento como en el front\u00f3n se ofrec\u00eda una mayor decoraci\u00f3n.\n

A medida que las t\u00e9cnicas se perfeccionaron, la estructura de los templos se fue complicando. Los templos j\u00f3nicos de Hera y de Artemisa en Samos ten\u00edan la naos dividida en tres naves por dos filas de columnas, y estaban rodeados por un triple peristilo de columnas. Similar disposici\u00f3n presentaba el templo de Zeus en Olimpia, d\u00f3rico, construido entre el 470 y el 450 a.C., ya en los inicios del per\u00edodo cl\u00e1sico.\n

La cumbre de la arquitectura cl\u00e1sica griega fue sin duda el conjunto monumental de la Acr\u00f3polis de Atenas, colina sagrada reconstruida en el siglo V a.C. a la que se acced\u00eda por unos inmensos propileos de columnas. Las diferentes construcciones se hallaban vinculadas por diversas escalinatas y paseos, de forma que constituyeran una unidad arm\u00f3nica. A ello contribu\u00eda asimismo la fusi\u00f3n de edificios j\u00f3nicos como el Erecteion y el templo de Atenea Nik\u00e9, y d\u00f3ricos, como el c\u00e9lebre Parten\u00f3n, construido a partir del 445 a.C. sobre planos del arquitecto Ictino, y que estaba concebido de acuerdo con proporciones de estricta armon\u00eda cuyo par\u00e1metro fundamental era la distancia entre las columnas. Los elementos ornativos y los famosos bajorrelieves de Fidias confer\u00edan adem\u00e1s al templo un claro deseo de recoger rasgos j\u00f3nicos, por lo que puede considerarse una aut\u00e9ntica s\u00edntesis del clasicismo griego.\n

Desde principios del siglo IV comenz\u00f3 a desarrollarse el arte poscl\u00e1sico, que tras las conquistas de Alejandro Magno en Asia dio paso al llamado per\u00edodo helen\u00edstico. El mausoleo de Halicarnaso, construcci\u00f3n funeraria que se erigi\u00f3 en dicha ciudad en homenaje al rey Mausolo, fallecido el 352 a.C., revelaba ya influencias orientales, que se acentuaron posteriormente. El rasgo arquitect\u00f3nico m\u00e1s caracter\u00edstico fue la introducci\u00f3n del capitel corintio, variante del j\u00f3nico pero con las volutas del capitel a\u00fan m\u00e1s acentuadas, en forma de hojas de acanto.\n

Durante estos siglos, por otra parte, la arquitectura griega dej\u00f3 de centrarse en el templo y mostr\u00f3 un renovado inter\u00e9s por las construcciones civiles. Se fij\u00f3 la forma definitiva del teatro \u2014el m\u00e1s antiguo conservado es el de Epidauro, siglo IV a.C.\u2014, determin\u00e1ndose las proporciones regulares que deb\u00edan regir la sken\u00e9 (escena) y el grader\u00edo, que sol\u00eda apoyarse en la falda de un colina, y, sobre todo en los centros de Egipto y Asia Menor, se desarroll\u00f3 el gusto por la monumentalidad. Muestra de ello fueron edificaciones hoy desaparecidas, como el faro de Alejandr\u00eda y el Coloso de Rodas; s\u00ed se conserva, sin embargo, parte del altar de Zeus en P\u00e9rgamo (siglo II a.C.), en el que arquitectura y escultura se fundieron en un desbordado barroquismo. En el aspecto urban\u00edstico, la innovaci\u00f3n m\u00e1s destacada fue el intento de aplicar el entramado geom\u00e9trico al contorno de ciudades enteras, como plano general para su desarrollo posterior.\n

\n

Roma

\n

Durante los primeros siglos de su existencia, hasta la constituci\u00f3n del Imperio, la arquitectura en Roma estuvo claramente marcada por la herencia helen\u00edstica y por la interpretaci\u00f3n que de la tradici\u00f3n constructora griega hab\u00edan realizado los etruscos, pueblo al que los romanos arrebataron la hegemon\u00eda en Italia central, y del que tomaron, entre otros elementos, el capitel etrusco, que ellos transformaron en el toscano, de mayor simplicidad que el d\u00f3rico.\n

Las grandes innovaciones de la arquitectura romana tuvieron lugar a partir de los inicios de la era cristiana, sobre todo en el aspecto t\u00e9cnico, gracias al progresivo perfeccionamiento del arco \u2014estructura arquitect\u00f3nica de forma curva que permite salvar el espacio entre dos puntos, por lo general columnas o pilones, y repartir entre \u00e9stos los empujes del muro\u2014, la b\u00f3veda \u2014cubierta arqueada que recubre un espacio entre columnas, muros o pilares\u2014 y la c\u00fapula \u2014b\u00f3veda circular semiesf\u00e9rica\u2014. \n

\n
\"\"
El Burj Dubai (Dubai, Emiratos \u00c1rabes Unidos), el rascacielos m\u00e1s alto del mundo desde su inauguraci\u00f3n el 29 de noviembre de 2009.
\n

Estos elementos, como ya se apunt\u00f3, eran conocidos por los pueblos mesopot\u00e1micos, pero en Roma pudo hacerse un empleo mucho m\u00e1s sistem\u00e1tico y audaz de ellos gracias a la elaboraci\u00f3n y perfeccionamiento de materiales de construcci\u00f3n como el ladrillo cocido y el hormig\u00f3n, que consist\u00eda en una aglomeraci\u00f3n de part\u00edculas de arena, grava, etc., agua y cal, y que por su ductilidad permit\u00eda, previa su fragua en moldes (o encofrados), dotar de una gran cohesi\u00f3n a los muros y las b\u00f3vedas. \n

Las extraordinarias posibilidades de estas nuevas t\u00e9cnicas, que permit\u00edan emplear un n\u00famero menor de columnas y pilares ampliando as\u00ed el espacio interior, quedaron patentes en la inmensa c\u00fapula del Pante\u00f3n romano, erigida por Adriano en el 126 d.C., en la que los empujes verticales provocados por su enorme peso se distribuyen mediante un sistema de arcadas entre los muros del edificio cil\u00edndrico que la sustenta.\n

El empleo de los \u00f3rdenes griegos y romanos, que en principio era com\u00fan, fue desapareciendo tambi\u00e9n a partir de la \u00e9poca de Octavio Augusto (27 a.C.-14 d.C.) para quedar aqu\u00e9llos apenas como elementos decorativos, por lo general en los templos. \u00c9stos, a diferencia de los hel\u00e9nicos, se elevaban sobre un alto podio con escalinatas, y sol\u00edan ser de planta circular o cuadrangular.\n

La capacidad t\u00e9cnica de los arquitectos romanos y su concepci\u00f3n utilitaria hallaron acabada expresi\u00f3n en las obras de ingenier\u00eda, como los puentes y los acueductos destinados a la conducci\u00f3n de aguas, y las edificaciones de uso civil. El conjunto m\u00e1s caracter\u00edstico era el foro, que conformaba un recinto p\u00fablico en el que se agrupaban diferentes construcciones. A su lado, o integrada en \u00e9l, se hallaba la bas\u00edlica, edificio en el que se celebraban desde reuniones comerciales a sesiones judiciales, y que sol\u00eda constar de tres naves longitudinales la m\u00e1s alta de las cuales era la central, cuyos ventanales permit\u00edan la iluminaci\u00f3n del interior. En la cabecera de las naves exist\u00eda un recinto semicircular destinado a albergar el tribunal.\n

Propia del gusto romano por los espect\u00e1culos p\u00fablicos fue tambi\u00e9n la construcci\u00f3n de grandes teatros y anfiteatros, como el Circo M\u00e1ximo de Roma y, tras su destrucci\u00f3n, el Coliseo de Roma (70-82 d.C.). Toda esta gama de edificios se extend\u00eda por las principales ciudades del imperio. En el aspecto urban\u00edstico, los romanos recogieron muchas caracter\u00edsticas de la mentalidad helen\u00edstica; el deseo de hacer m\u00e1s habitables las ciudades conllev\u00f3 la creaci\u00f3n de una amplia red de ba\u00f1os p\u00fablicos, alcantarillado, etc., as\u00ed como de numerosos monumentos conmemorativos y ornamentales \u2014arcos de triunfo, obeliscos\u2014, paseos y jardines. Este concepto se aplic\u00f3 tambi\u00e9n a la edificaci\u00f3n de casas y villas rurales, que en algunos casos, como la c\u00e9lebre villa de Adriano en T\u00edvoli, constitu\u00edan una perfecta s\u00edntesis de elementos arquitect\u00f3nicos y paisaj\u00edsticos.\n

\n
Crónicas - Alhambra, el manuscrito descifrado Ver vídeo\"Crónicas
\n

La creciente influencia de elementos orientales en el mundo romano y la progresiva descomposici\u00f3n ideol\u00f3gica motiv\u00f3 con el paso de los siglos, como hab\u00eda ocurrido en la Grecia cl\u00e1sica, una acusada tendencia hacia las formas ecl\u00e9cticas, el barroquismo decorativo y la monumentalidad. Reflejo de ello fueron las inmensas termas de Caracalla en Roma \u2014con profusi\u00f3n de esculturas, pavimentos, m\u00e1rmol y estuco\u2014 que cubr\u00edan m\u00e1s de catorce hect\u00e1reas, y el santuario de Baalbek en el L\u00edbano. La herencia romana, sin embargo, ser\u00eda recogida, desde distintas perspectivas, por Bizancio y el arte paleocristiano y medieval.\n

\n

Arquitectura paleocristiana y bizantina

\n

Tal como se ha apuntado, las primeras iglesias cristianas construidas en Roma adoptaron el modelo de la bas\u00edlica romana, que era el m\u00e1s apto para satisfacer la necesidad de reunir un gran n\u00famero de fieles. La de Bas\u00edlica de San Pedro de Roma, levantada en el 324 d.C., constitu\u00eda un ejemplo cl\u00e1sico: cuerpo de cinco naves \u2014posteriormente se popularizar\u00eda la construcci\u00f3n de tres\u2014 cubiertas con techumbre de madera, de las que la central desemboca en otra perpendicular, o transepto, que cuando posee la misma anchura que aqu\u00e9lla se llama crucero. Tras \u00e9ste, en el eje de la nave principal se abr\u00eda un \u00e1bside, espacio semicircular abovedado, en el que se encontraba el altar. Todo el recinto, que carec\u00eda pr\u00e1cticamente de decoraci\u00f3n y dejaba ver los materiales de construcci\u00f3n, estaba precedido por un vest\u00edbulo o n\u00e1rtex y un atrio, y estructurado a fin de realzar el \u00e1bside, para lo cual las naves laterales disminu\u00edan progresivamente de altura respecto a la central. \u00c9ste ser\u00eda el origen de la planta de cruz latina, en la que el transepto divid\u00eda a la nave central en dos brazos desiguales, y que ser\u00eda el m\u00e1s empleado en la Roma occidental.\n

En el Imperio Romano de oriente, sin embargo, origen de lo que se conocer\u00eda como Imperio Bizantino, se mostr\u00f3 mayor predilecci\u00f3n por las iglesias en las que se destacaba el edificio central, para lo que se desarrollaron plantas centrales, de cruz griega \u2014con los cuatro lados iguales\u2014, octogonales, etc., o bien de bas\u00edlica con c\u00fapula en el crucero.\n

\n
\"\"
El castillo de Chaumont-sur-Loire.
\n

La arquitectura bizantina alcanz\u00f3 su m\u00e1ximo esplendor en el siglo VI, bajo el reinado de Justiniano. Influidos a un tiempo por la tradici\u00f3n decorativa oriental \u2014lo que los llev\u00f3 a recubrir las paredes con mosaicos, m\u00e1rmol, etc.\u2014, por las t\u00e9cnicas romanas y por su desarrollo en las iglesias paleocristianas, los arquitectos de Constantinopla crearon nuevas formas que permitieron resolver muchos de los problemas de abovedamiento que hab\u00edan escapado a los romanos. Su aportaci\u00f3n principal fue posiblemente el logro del sostenimiento de las c\u00fapulas sobre la base de un edificio cuadrado. A este fin crearon un sistema consistente en disponer cuatro arcos en los muros principales de sustentaci\u00f3n, con objeto de que los trapecios curvil\u00edneos \u2014pechinas\u2014 que quedan entre el anillo de la c\u00fapula y los arcos descargasen los empujes del peso de la c\u00fapula.\n

Ejemplo m\u00e1ximo de este sistema fue la iglesia de Santa Sof\u00eda en Constantinopla, erigida por orden de Justiniano. Aunque su planta es rectangular, exteriormente semeja un conjunto de cubos verticales agrupados en torno a la gigantesca c\u00fapula, m\u00e1s de treinta metros de di\u00e1metro, erguida sobre cuatro pechinas que se apoyan en dos \u00e1bsides y dos arcos de medio punto. La luz penetra por cuarenta ventanas abiertas en la parte inferior de la c\u00fapula. El acento en la verticalidad de esta construcci\u00f3n, presente tambi\u00e9n en la iglesia de san Vital de Ravena, centro de las posesiones bizantinas en Italia, ejerci\u00f3 enorme influencia en las concepciones arquitect\u00f3nicas de la cristiandad occidental, y se extendi\u00f3 a Asia Menor y los pa\u00edses eslavos.\n

\n

Edad media

\n

Arquitecturas no europeas

\n

Durante los siglos que corresponden a la Edad Media europea se desarrollaron otras culturas arquitect\u00f3nicas que hasta entonces no hab\u00edan alcanzado gran relevancia.\n

\n

Arquitectura \u00e1rabe

\n
\"\"
Jardines del castillo de Villandry (Indre-et-Loire, Francia).
\n
\"\"
Caba\u00f1as de pastor tradicionales de Bosnia y Herzegovina.
\n
\"\"
Castillo de Saumur, Pays de la Loire (Francia).

La r\u00e1pida expansi\u00f3n del Islam a partir del siglo VII hizo que el pueblo \u00e1rabe, originariamente n\u00f3mada, se viera obligado a adoptar las t\u00e9cnicas arquitect\u00f3nicas de los pueblos conquistados para erigir sus construcciones. As\u00ed, a fines del siglo VII se levant\u00f3 la gran mezquita de Omar en Jerusal\u00e9n, inspirada en los templos bizantinos de planta circular. De Bizancio y Mesopotamia tomaron tambi\u00e9n los \u00e1rabes la b\u00f3veda y el arco, a menudo lobulado.\n

Con el tiempo, sin embargo, los arquitectos \u00e1rabes supieron convertir su sincretismo en un estilo sumamente personal, donde la monumentalidad resultaba rebajada por el empleo de formas curvas y ondulantes. El edificio m\u00e1s caracter\u00edstico era la mezquita, junto a la cual se alzaba el alminar, la torre de llamado a la oraci\u00f3n. Ejemplo de la capacidad creadora de la arquitectura \u00e1rabe es el hecho de que en la mezquita de Ibn Tul\u00fan en El Cairo (siglo IX) aparecen ya arcos ojivales, si bien es cierto que no con la funci\u00f3n estructural que adquirir\u00edan tres centurias despu\u00e9s en Europa.\n

La Espa\u00f1a musulmana, por su peculiar situaci\u00f3n geogr\u00e1fica, dio singulares muestras de genio para reelaborar diversas fuentes arquitect\u00f3nicas. En la mezquita de C\u00f3rdoba, iniciada en el siglo VIII, se encuentran desde columnas y capiteles romanos a arcos de herradura circulares, que se cree se adoptaron del arte visigodo, pues los existentes del mismo tipo en oriente eran apuntados. En el palacio de la Alhambra de Granada, cuya construcci\u00f3n se comenz\u00f3 en el siglo XIII, los elementos son ya genuinamente \u00e1rabes, con su gusto por los ambientes reservados y la decoraci\u00f3n paisaj\u00edstica.\n

\n

Arquitectura precolombina

\n

Si bien los vestigios arquitect\u00f3nicos de los pueblos precolombinos se remontan a \u00e9pocas muy anteriores, las primeras manifestaciones monumentales conservadas son las que integran el conjunto arquitect\u00f3nico de Teotihuac\u00e1n, cuyos templos se levantaron fundamentalmente entre el siglo II a.C. y el II de la era cristiana. Entre los edificios m\u00e1s notables de este impresionante centro cultural y religioso cabe citar el templo del Sol, el palacio de Quetzalpapaloti, cuya disposici\u00f3n en torno a un n\u00facleo central recuerda sorprendentemente a los palacios mediterr\u00e1neos, y la Ciudadela; en ella se encuentra el templo de Quetzalc\u00f3atl, que revela un notable dominio de la piedra tallada. Tambi\u00e9n aparec\u00edan ya las pir\u00e1mides truncadas que ser\u00edan t\u00edpicas de la arquitectura mesoamericana.\n

El esplendor de Teotihuac\u00e1n se continu\u00f3 con la cultura zapoteca, que erigi\u00f3 los centros religiosos de Mitla y Monte Alb\u00e1n, y la tolteca, con las grandes ciudades de Tula y Xochicalco. En estrecha conexi\u00f3n con esta \u00faltima estuvo el arte maya-tolteca que, desarrollado entre los siglos XI y XII, dej\u00f3 como huella de su grandeza el conjunto arquitect\u00f3nico de Chich\u00e9n Itz\u00e1, en la pen\u00ednsula de Yucat\u00e1n. Al empleo de las columnas \u2014templo de los Guerreros\u2014 y de la planta circular, a\u00f1adieron los mayas un primer intento de utilizar el arco y la b\u00f3veda, que ellos constru\u00edan en forma angular, y que eran desconocidos para los dem\u00e1s pueblos americanos.\n

La \u00faltima gran civilizaci\u00f3n de Mesoam\u00e9rica fue la azteca, cuya capital se hallaba en Tenochtitlan. Los aztecas dominaban el uso de la piedra y del ladrillo secado al sol. Sus monumentos m\u00e1s notables eran el templo piramidal, o teocali, y los palacios. El rasgo peculiar de la arquitectura azteca, sin embargo, fue probablemente su extraordinaria concepci\u00f3n urban\u00edstica, que convirti\u00f3 a Tenochtitlan en una ciudad lacustre poblada de chinampas \u2014islas flotantes artificiales\u2014, canales, calzadas, diques y acueductos.\n

En el sur de Am\u00e9rica florecieron tambi\u00e9n notables civilizaciones que desarrollaron caracter\u00edsticas t\u00e9cnicas arquitect\u00f3nicas, como el imperio de Tiahuanaco, surgido hacia el siglo VIII d.C., que asumi\u00f3 rasgos de las culturas regionales anteriores. Sus restos arqueol\u00f3gicos m\u00e1s importantes son la propia ciudad de Tiahuanaco y el santuario costero de Pachac\u00e1mac. La cumbre de la arquitectura andina ser\u00eda la civilizaci\u00f3n inca, que desarroll\u00f3 un extraordinario dominio de la t\u00e9cnica de la piedra pulimentada y demostr\u00f3 en los grandes complejos arquitect\u00f3nicos de Cusco (o Cuzco) y Machu Picchu un admirable sentido espacial. El desarrollo de las civilizaciones precolombinas pod\u00eda tal vez haber aportado soluciones nuevas a muchos problemas constructivos, dado su aislamiento respecto al resto del mundo, pero fue abortado por la conquista espa\u00f1ola.\n

\n

Arquitectura medieval temprana

\n

De los siglos que median desde el fin del Imperio Romano a la aparici\u00f3n del arte rom\u00e1nico se conservan fundamentalmente edificios religiosos, inspirados en la tradici\u00f3n paleocristiana y bizantina. La \u00faltima de ellas se conserv\u00f3 de modo fundamental en Italia, y resulta patente en la capilla Palatina de Aquisgr\u00e1n, en lo que posteriormente ser\u00eda Alemania, erigida por Carlomagno en el 805 con arreglo al modelo de planta octogonal, y en la iglesia de San Marcos de Venecia, erigida en el siglo XI.\n

\n
\"\"
La mezquita Azul o del sult\u00e1n Ahmed de Estambul (Turqu\u00eda).
\n

Lo m\u00e1s com\u00fan, sin embargo, fue el empleo de la planta de cruz latina, debido fundamentalmente a la necesidad de ampliar el cuerpo longitudinal de la nave central con objeto de acoger a las cada vez mayores comunidades de fieles. De esta forma, las distintas variantes regionales \u2014arte carolingio, arte otoniano en Alemania, arte visigodo y asturiano en Espa\u00f1a\u2014 se fueron aproximando hasta llegar por primera vez en torno al 1150 a la constituci\u00f3n de un estilo europeo con rasgos esencialmente comunes, el arte rom\u00e1nico, cuya expansi\u00f3n se debi\u00f3 principalmente a las \u00f3rdenes mon\u00e1sticas, sobre todo la cluniacense.\n

\n

Rom\u00e1nico

\n

La denominaci\u00f3n \u00abrom\u00e1nica\u00bb que se da a la arquitectura de este per\u00edodo fue acu\u00f1ada en el siglo XIX como alusi\u00f3n a la recuperaci\u00f3n de ciertos elementos arquitect\u00f3nicos romanos. En realidad, el rom\u00e1nico no es sino la culminaci\u00f3n de un proceso estructural iniciado en las iglesias paleocristianas y que culminar\u00eda en el g\u00f3tico.\n

De manera gen\u00e9rica, la arquitectura rom\u00e1nica puede definirse en sus or\u00edgenes por varios elementos esenciales: el empleo del arco de medio punto; la sustituci\u00f3n de la cubierta plana de la nave central de las iglesias por otra abovedada, generalmente de medio ca\u00f1\u00f3n, es decir, semicil\u00edndrica, sostenida por arcos de medio punto; la utilizaci\u00f3n de refuerzos; el predominio de la planta de cruz latina, con tres o cinco naves, y la subordinaci\u00f3n de la decoraci\u00f3n escult\u00f3rica y pict\u00f3rica al conjunto arquitect\u00f3nico.\n

El objeto de esta estructura general no era otro que proporcionar una creciente verticalidad a las iglesias, acorde con el sentimiento espiritual de la \u00e9poca. Para ello era preciso reducir el grosor de los muros, descargando las fuerzas din\u00e1micas de los empujes de la b\u00f3veda hacia los contrafuertes y los pilares y las columnas de la nave central. Este proceso llev\u00f3 al desarrollo de la b\u00f3veda de arista, que era la resultante de la intersecci\u00f3n de dos b\u00f3vedas de ca\u00f1\u00f3n, con lo que queda un espacio cuadrado enmarcado por cuatro arcos. Como consecuencia, las aristas componen en la cara inferior de la b\u00f3veda una equis, y originan cuatro zonas iguales, que reciben el nombre de pa\u00f1os. Tal sistema permite localizar los empujes, lo que no sucede en la b\u00f3veda de ca\u00f1\u00f3n, y constituy\u00f3 el origen de la b\u00f3veda de crucer\u00eda, que era una de arista a la que se le a\u00f1ad\u00edan dos nervios \u2014o arcos cruceros\u2014 diagonales, siguiendo la l\u00ednea de las aristas; esta b\u00f3veda constituir\u00eda la transici\u00f3n del rom\u00e1nico al g\u00f3tico.\n

\n
\"\"
La fortaleza de Rumeli Hisar, en Estambul.
\n
\"\"
Los tradicionales trullos de Alberobello, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en Apulia, Italia.
\n

La ordenaci\u00f3n interior de la iglesia sufri\u00f3 asimismo diversas transformaciones con el paso de los a\u00f1os en las diferentes regiones europeas. En las comarcas mediterr\u00e1neas, tales como Catalu\u00f1a, Provenza o el sur de Italia, se evolucion\u00f3 de las iglesias de una nave a las de tres, y se puso particular \u00e9nfasis en el aligeramiento interior de los muros. En el norte de Italia, la influencia de la herencia romana permaneci\u00f3 muy fuerte, y as\u00ed, en Lombard\u00eda, se recuper\u00f3 la planta basilical cl\u00e1sica. El m\u00e1s bello monumento del rom\u00e1nico italiano fue la catedral de Pisa, iniciada en el 1063, con el conjunto del baptisterio y la c\u00e9lebre torre; aun cuando se aprecian elementos bizantinos, la ligereza de las l\u00edneas es t\u00edpicamente europea.\n

Francia, que hab\u00eda sido la cuna del estilo con la edificaci\u00f3n de la segunda iglesia del monasterio de Cluny en el siglo X, desarroll\u00f3 los ejemplos m\u00e1s definidos del rom\u00e1nico con la abad\u00eda de Cluny (1088-1130) y las iglesias de peregrinaci\u00f3n. Una de las m\u00e1s caracter\u00edsticas fue la de Saint Sernin, en Toulouse, finalizada en 1096, y que anticipa elementos del g\u00f3tico: cuerpo de cinco naves, transepto con otras tres perpendiculares a las primeras, elevaci\u00f3n notable de la nave central, y un \u00e1bside en el eje de \u00e9sta rodeado por una girola, o pasillo semicircular, a la que dan varias capillas absidales. Las iglesias de la ruta de peregrinaci\u00f3n a Santiago de Compostela se adscriben a este tipo. La regi\u00f3n de Normand\u00eda, que hasta principios del siglo XII no comenz\u00f3 a abovedar la nave central, desarroll\u00f3 sin embargo en menos de cincuenta a\u00f1os un sistema de b\u00f3veda de crucer\u00eda en la que resaltaban los elementos verticales, esta tendencia pas\u00f3 a Inglaterra bajo el nombre de anglonormanda, y fue otra de las fuentes del g\u00f3tico.\n

En Alemania, en fin, donde las escuelas carolingia y ot\u00f3nica ejercieron gran influencia sobre el rom\u00e1nico, \u00e9ste tuvo sus mejores logros en las grandes catedrales de fines del siglo XI y principios del XII, como Worms, Spira y Brunswick, muchas de las cuales fueron reestructuradas en siglos posteriores.\n

\n
\"\"
Arbotantes y agujas g\u00f3ticas en el exterior de la abad\u00eda de Estminster (Londres, Reino Unido).
\n

La arquitectura civil rom\u00e1nica no desarroll\u00f3 concepciones tan renovadoras como la religiosa. Lo m\u00e1s notable fueron las construcciones militares, los edificios p\u00fablicos \u2014ayuntamiento de Saint Antonin en Francia\u2014 y el albergue del convento de Mont-Saint-Michel, en Normand\u00eda, levantado a fines del siglo XI.\n

\n

G\u00f3tico

\n

Aunque durante mucho tiempo se tendi\u00f3 a tratar el g\u00f3tico \u2014nombre despreciativo que dio a este estilo el Renacimiento en alusi\u00f3n a su car\u00e1cter b\u00e1rbaro, \u00abgodo\u00bb\u2014 como una contraposici\u00f3n al rom\u00e1nico, el primero constituy\u00f3 en realidad, seg\u00fan se ha apuntado, una profundizaci\u00f3n en los elementos b\u00e1sicos del segundo, en particular su verticalidad. En el orden social e ideol\u00f3gico, la formaci\u00f3n de las monarqu\u00edas absolutas y el clima religioso creado por la escol\u00e1stica favorec\u00edan la construcci\u00f3n de edificios m\u00e1s elevados que reflejaran los deseos de elevaci\u00f3n espiritual. Para ello fue precisa un aut\u00e9ntica revoluci\u00f3n t\u00e9cnica, el empleo del arco original, resultante de la intersecci\u00f3n de dos segmentos de curva iguales que al cruzarse forman un \u00e1ngulo en el punto m\u00e1s alto del arco.\n

Aplicando el arco ojival a la b\u00f3veda de crucer\u00eda, tanto en los cuatro arcos que componen cada tramo de la nave como en los diversos nervios diagonales que unen dichos arcos, se constituye la b\u00f3veda de crucer\u00eda ojival, t\u00edpica del g\u00f3tico, que, a diferencia de la originada por arcos de medio punto, permite cubrir todo tipo de espacios. El peso de los pa\u00f1os de la b\u00f3veda era recogido por los nervios, que a su vez lo transmit\u00edan a los pilares o las columnas. No obstante, el car\u00e1cter apuntado de los arcos motivaba que el peso de la b\u00f3veda ejerciera empujes no s\u00f3lo verticales, sino tambi\u00e9n laterales. Para absorber \u00e9stos se construyeron grandes arcos exteriores dispuestos perpendicularmente al eje de la b\u00f3veda, los arbotantes, que los distribu\u00edan a los contrafuertes. Se consegu\u00eda as\u00ed que, desde el punto m\u00e1s elevado del edificio, el peso fuera descarg\u00e1ndose progresivamente de un elemento constructivo a otro hasta llegar al suelo. Adem\u00e1s, al ser menor el espacio entre los pilares de los arcos, aqu\u00e9llos eran m\u00e1s numerosos, con lo que se multiplicaban los elementos de sustentaci\u00f3n. El armaz\u00f3n de la iglesia quedaba formado por una s\u00f3lida estructura, pudi\u00e9ndose aligerar los muros e introducir elementos decorativos, como las vidrieras o vitrales, que confer\u00edan su peculiar iluminaci\u00f3n a la catedral g\u00f3tica.\n

La planta era de cruz latina, aunque adquiri\u00f3 cada vez mayor complejidad. La divisi\u00f3n usual era en tres naves \u2014con la central m\u00e1s ancha y alta que las laterales\u2014 y otras tantas en el crucero, que se prolongaron por detr\u00e1s del \u00e1bside para formar la girola. La fachada principal estaba ornamentada por un roset\u00f3n \u2014vidriera circular\u2014 y circundada por grandes torres. Era tambi\u00e9n frecuente que se dispusieran entradas monumentales en ambos extremos del crucero.\n

Al igual que sucedi\u00f3 en el rom\u00e1nico, el g\u00f3tico tuvo variantes regionales \u2014aunque quiz\u00e1 menos acusadas\u2014, y la estructura de nervios y arcos se fue haciendo m\u00e1s complicada. Su origen estuvo en Francia, aunque no puede circunscribirse a una zona concreta. Diversos elementos fueron desarroll\u00e1ndose en los monasterios de la orden cisterciense \u2014cuya gran abad\u00eda de Clairvaux se reedific\u00f3 a principios del siglo XII\u2014, Normand\u00eda y Borgo\u00f1a, pero su cristalizaci\u00f3n tuvo lugar al norte de Par\u00eds, en la \u00cele de France, con la reconstrucci\u00f3n de la abad\u00eda de Saint-Denis (1140-1144). En 1163 comenz\u00f3 a erigirse la catedral de Notre Dame de Par\u00eds, y a mediados del siglo XIII estaban construidas en su estructura b\u00e1sica las grandes catedrales representativas: Amiens, Chartres y Reims. Posteriormente se desarroll\u00f3 el g\u00f3tico flam\u00edgero (flamboyant) de tendencia decorativa, que se extender\u00eda con el tiempo fuera de Francia.\n

\n
\"\"
Detalle de la Puerta Antigua (Altp\u00f6rtel) de la ciudad de Spira.
\n

En otras regiones europeas el g\u00f3tico sufri\u00f3 una evoluci\u00f3n m\u00e1s lenta y perdur\u00f3 hasta fechas muy tard\u00edas. En Inglaterra, el estilo originalmente horizontal de la catedral de Canterbury, comenzada en 1174, se transform\u00f3 en atrevida verticalidad en la capilla del King's College (Colegio del Rey) de la Universidad de Cambridge (1446-1515). \n

En Espa\u00f1a, las catedrales de Le\u00f3n, Burgos y Toledo, iniciadas en el siglo XIII a\u00fan recib\u00edan a\u00f1adidos de nuevos elementos g\u00f3ticos en el XVI. En la regi\u00f3n de Alemania y Austria, donde el g\u00f3tico estuvo mucho tiempo ligado a estructuras rom\u00e1nicas, la reconstrucci\u00f3n de la catedral de Colonia se inici\u00f3 a fines del siglo XIII y la de San Esteban de Viena no finaliz\u00f3 hasta 1430. \n

La herencia cl\u00e1sica de Italia, que pronto evolucionar\u00eda hacia las concepciones renacentistas, impidi\u00f3 aceptar el nuevo estilo, y su \u00fanico monumento notable fue la catedral de Mil\u00e1n (1386).\n

La arquitectura g\u00f3tica tuvo tambi\u00e9n grandes logros en el terreno civil, l\u00f3gica consecuencia del desarrollo de los n\u00facleos urbanos, lo que se reflej\u00f3 en las m\u00e1s diversas edificaciones: centros p\u00fablicos y comerciales \u2014ayuntamiento de Bruselas (siglos XIV y XV) y lonja de Ypres (1260-1380), ambos en los Pa\u00edses Bajos\u2014; palacios privados \u2014palacio de Jacques de Coeur en Bourges, Francia (1422-1453)\u2014, construcciones militares \u2014castillo teut\u00f3nico de Malbork o Marienburg (siglos XIII-XIV), castillo de Chillon en Ginebra (siglos XIII-XIV), palacio-fortaleza de los papas de Avi\u00f1\u00f3n (1336-1342), y tantos otros.\n

\n

Renacimiento

\n

A diferencia del rom\u00e1nico y el g\u00f3tico, el Renacimiento no surgi\u00f3 como un movimiento de tendencia europea, sino como un estilo nacional localizado en una zona muy concreta, Italia, a principios del siglo XV. Su extensi\u00f3n al resto de Europa no tuvo lugar hasta la centuria siguiente, y aun entonces de forma muy matizada.\n

\n

Italia

\n

El florecimiento econ\u00f3mico y cultural de los peque\u00f1os estados italianos permiti\u00f3 a sus arquitectos efectuar una reevaluaci\u00f3n del legado grecorromano, siempre presente en aquellas regiones, y escoger sus elementos fundamentales para adaptarlos a la filosof\u00eda humanista, que no aceptaba ya el dogmatismo escol\u00e1stico y anhelaba dotar a sus ideales est\u00e9ticos de un orden racional. Se estudiaron los tratados cl\u00e1sicos, en particular el de Vitrubio, y se profundiz\u00f3 en sus formulaciones. Como consecuencia, el arquitecto se convirti\u00f3 en un te\u00f3rico del arte al tiempo que un t\u00e9cnico, y adquiri\u00f3 una individualidad de la que carec\u00edan los an\u00f3nimos maestros de obras del g\u00f3tico.\n

\n
\"\"
Atardecer en el Palacio de la Alhambra de Granada (Espa\u00f1a).
\n

En el plano arquitect\u00f3nico, las caracter\u00edsticas b\u00e1sicas del Renacimiento pueden resumirse en tres aspectos: se recuperaron elementos cl\u00e1sicos como el empleo de los \u00f3rdenes, la utilizaci\u00f3n de los t\u00edmpanos, etc.; se adopt\u00f3 para el dise\u00f1o de plantas y estructuras una concepci\u00f3n esencialmente geom\u00e9trica, basada en las proporciones de los tratadistas antiguos, y se enfatiz\u00f3 el edificio central, que se consideraba s\u00edmbolo del universo regido por las leyes divinas; por \u00faltimo, la nueva espiritualidad hizo que la arquitectura civil se equiparara progresivamente a la religiosa.\n

\n
\"\"
Rinc\u00f3n pintoresco de San Miguel de Allende (Guanajuato, M\u00e9xico).
\n

Los primeros edificios t\u00edpicamente renacentistas surgieron en Florencia por obra de Filippo Brunelleschi, que en 1419 ya hab\u00eda emprendido los trabajos del hospital de los Inocentes, y que con la capilla Pazzi, iniciada en 1430, y la iglesia de Santo Spirito (1436), concebida seg\u00fan la idea de crucero con c\u00fapula y con las naves r\u00edgidamente ajustadas a proporciones matem\u00e1ticas, sent\u00f3 las bases te\u00f3ricas del nuevo arte. Su obra m\u00e1s ambiciosa, sin embargo, fue la culminaci\u00f3n de la c\u00fapula de la catedral de Florencia. Las ideas de Brunelleschi fueron llevadas a la perfecci\u00f3n por Leon Battista Alberti en la iglesia de Sant\u2019Andrea de Mantua, tambi\u00e9n con c\u00fapula en el crucero, y con una \u00fanica nave central a la que se abren capillas laterales. Florentinos fueron asimismo los primeros palacios renacentistas, como el de los M\u00e9dicis, iniciado en 1444 por Michelozzi Michelozzo, el Rucellai, del propio Alberti, que superpuso en sus tres plantas los \u00f3rdenes d\u00f3rico, j\u00f3nico y corintio, y el de la villa M\u00e9dicis, realizado desde 1485 por Antonio da Sangallo, el Viejo, que sent\u00f3 el modelo de palacio rural renacentista enmarcado en una buc\u00f3lica atm\u00f3sfera de jardines y fuentes.\n

A principios del siglo XVI, gracias al mecenazgo del papa Julio II, el centro art\u00edstico se desplaz\u00f3 de Florencia a Roma, dando origen al llamado Alto Renacimiento. El edificio m\u00e1s caracter\u00edstico del cambio de concepciones fue el templete del monasterio de San Pietro in Montorio, construido en 1502 por Donato d'Angelo Bramante. Su c\u00fapula, completamente semiesf\u00e9rica, se apoya en un cilindro sostenido por una balaustrada, que porta a su vez una serie de columnas toscanas. Se enfatiza as\u00ed el homenaje a la antig\u00fcedad cl\u00e1sica, aunque utilizada como mero elemento simb\u00f3lico, y el edificio queda estructurado como una unidad cerrada y sobria, propia de su dignidad religiosa. El propio Bramante fue el encargado de iniciar los trabajos de reconstrucci\u00f3n de la bas\u00edlica de San Pedro de Roma. Su planta inicial, de cruz griega, fue luego retocada por Rafael Sanzio, quien alarg\u00f3 uno de los extremos; por \u00faltimo, Miguel \u00c1ngel emprendi\u00f3 la direcci\u00f3n de la obra y levant\u00f3 la inmensa c\u00fapula, que no era por completo semicircular sino peraltada. Esta ruptura con la idea cl\u00e1sica de armon\u00eda resultar\u00eda uno de los determinantes de las nuevas direcciones arquitect\u00f3nicas.\n

A partir aproximadamente de 1530, en efecto, surgi\u00f3 el llamado manierismo, cuya caracter\u00edstica fundamental ser\u00eda no tanto el abandono de los ideales cl\u00e1sicos como la distorsi\u00f3n de \u00e9stos. Ejemplos t\u00edpicos fueron el palacio de T\u00e9 de Mantua, obra de Giulio Romano, y la iglesia jesuita de Il Ges\u00f9, en Roma, iniciada en 1523 por Jacopo Vignola y terminada por Giacomo della Porta, quien acentu\u00f3 los elementos din\u00e1micos de la construcci\u00f3n. Desde otra perspectiva, Palladio, que trabaj\u00f3 en la regi\u00f3n de Vicenza, dio a sus villas rurales, concebidas a la manera cl\u00e1sica, una elegancia formal que ejercer\u00eda gran influencia en Inglaterra y en el clasicismo franc\u00e9s, al igual que el manierismo la ejercer\u00eda sobre las concepciones barrocas.\n

\n

Resto de Europa

\n

En la mayor parte de las naciones europeas el Renacimiento rara vez alcanz\u00f3 la pureza que en Italia, con la excepci\u00f3n tal vez de Francia, que durante los inicios del siglo XVI emple\u00f3 con frecuencia los \u00f3rdenes cl\u00e1sicos, y en el reinado de Francisco I de Francia, fallecido en 1547, adopt\u00f3 una temprana forma de manierismo cuyo centro fue el palacio de Fontainebleau. En Inglaterra, los motivos renacentistas se emplearon sobre todo con intenci\u00f3n decorativa, como en la torre de los Cinco \u00d3rdenes (1602), erigida en Oxford por Thomas Holt, pero la estructura arquitect\u00f3nica se mantuvo fiel a la verticalidad del g\u00f3tico. Alemania mantuvo asimismo su tradici\u00f3n g\u00f3tica medieval, con una insistencia en el ornamento que la har\u00eda enlazar casi directamente con el barroco.\n

\n
\"\"
Anochece en la Plaza de la Antigua Aduana de la ciudad g\u00f3tico-renacentista de Colmar (Alsacia, Francia).
\n

En Espa\u00f1a y Portugal, las persistencias \u00e1rabes y g\u00f3ticas dieron lugar a dos estilos renacentistas caracterizados por la rica decoraci\u00f3n de las fachadas: el isabelino espa\u00f1ol, que pronto pas\u00f3 a llamarse plateresco (Universidad y Casa de las Conchas de Salamanca), y el manuelino portugu\u00e9s (monasterio de los Jer\u00f3nimos en Bel\u00e9m). En Espa\u00f1a, sin embargo, el Renacimiento produjo un monumento de raigambre clasicista, el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, que construy\u00f3 Juan de Herrera entre 1563 y 1584 por orden de Felipe II de Espa\u00f1a, y cuyo abstraccionismo geom\u00e9trico simboliza la austera moral de la Contrarreforma.\n

\n

Barroco y neoclasicismo

\n

La arquitectura surgida en Europa desde inicios del siglo XVII hasta aproximadamente 1750, que suele denominarse barroca, no puede en realidad caracterizarse de forma tan sencilla. Dos tendencias coexistieron durante todo este per\u00edodo. Una de ellas ser\u00eda el clasicismo, representado sobre todo por Francia, que enfatizaba el tratamiento monumental de las grandes masas geom\u00e9tricas, y que utilizaba los \u00f3rdenes cl\u00e1sicos. Otra, el barroco propiamente dicho, cuyo objeto principal era lograr la sensaci\u00f3n de dinamismo y de distorsi\u00f3n espacial, y que empleaba asimismo los \u00f3rdenes cl\u00e1sicos pero para combinarlos en forma audaz. En esencia, sin embargo, ambos estilos respond\u00edan a un ideario com\u00fan: mostrar la magnificencia de las grandes cortes absolutistas. Y de hecho se produjo a menudo una fusi\u00f3n de barroco y clasicismo, lo que hacia mediados del siglo XVIII desembocar\u00eda en un movimiento supranacional tal vez no innovador pero sin duda significativo: el neoclasicismo.\n

\n

Barroco

\n

Italia

\n

El barroco italiano tuvo su centro neur\u00e1lgico en Roma, y su art\u00edfice en Gian Lorenzo Bernini, que integr\u00f3 los elementos arquitect\u00f3nicos, pict\u00f3ricos y escult\u00f3ricos en una s\u00edntesis llena de movimiento. La iglesia de Sant\u2019Andrea al Quirinale, iniciada en 1677, y la escalera regia del Vaticano, donde la perspectiva aparece realzada por un h\u00e1bil tratamiento de la luz, fueron, junto con las columnatas de la plaza de San Pedro, sus obras m\u00e1s caracter\u00edsticas. Tambi\u00e9n en Roma, Pietro da Cortona introdujo con la iglesia de Santa Maria della Pace el motivo de la fachada principal abombada. El m\u00e1s audaz innovador del barroco romano, sin embargo, fue probablemente Francesco Borromini, que en la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane (1638-1667) fusion\u00f3 la planta central con la longitudinal, y elimin\u00f3 de la fachada las superficies planas.\n

Fuera de Roma, los principales creadores fueron el piamont\u00e9s Guarino Guarini y el veneciano Baldasaro Longhena. Poco a poco, sin embargo, el repertorio de las novedades barrocas comenz\u00f3 a repetirse y, aunque obras como la plaza de Espa\u00f1a en Roma (1725), de Francesco de Sanctis, manten\u00edan en parte el antiguo vigor, el palacio Madama de Tur\u00edn (1718-1721), construido por Filippo Juvara, revelaba la influencia del clasicismo franc\u00e9s.\n

\n

Francia

\n
\"\"
El centro hist\u00f3rico de Samarcanda (Uzbekist\u00e1n).

La arquitectura cl\u00e1sica francesa se desarroll\u00f3 fundamentalmente durante el per\u00edodo de Luis XIV de Francia (fallecido en 1715), y su caracter\u00edstica principal fue el \u00e9nfasis en la majestuosidad, pero en este caso por medio de una composici\u00f3n sobria, ordenada, racional, rasgos que de hecho dominaban toda la cultura francesa de la \u00e9poca.\n

El palacio de Versalles, cuya parte principal erigieron entre 1668 y 1690 Louis Le Vau y Jules Hardouin Mansart, constituy\u00f3 la s\u00edntesis del estilo, con su forma de bloque perfectamente acoplado, la disposici\u00f3n sim\u00e9trica de los ejes, y el realce de las fachadas con elementos grecorromanos. Los jardines, meticulosamente dise\u00f1ados, contribu\u00edan a destacar el cuerpo del edificio. Otros logros notables fueron la fachada oriental del Museo del Louvre, de Claude Perrault, y el palacio de Blois, reconstruido por Fran\u00e7ois Mansart.\n

La muerte de Luis XIV de Francia trajo consigo un deseo de menor severidad y m\u00e1s ligereza, que desemboc\u00f3 en el estilo rococ\u00f3. Fue \u00e9ste un arte fundamentalmente de interiores \u2014si bien es cierto que se le rest\u00f3 grandilocuencia a las fachadas\u2014, caracterizado por una decoraci\u00f3n delirante cuyo motivo principal era la rocalla, adorno en forma de concha que dio su nombre a la tendencia. El rococ\u00f3, de cualquier forma, se redujo casi en exclusiva a hoteles y villas privadas, como la casa Matignon en Par\u00eds.\n

\n

Otros pa\u00edses europeos

\n

En Alemania y Europa central, el barroco hall\u00f3 una forma propia, a menudo en edificios religiosos, definida por la acentuaci\u00f3n de los elementos decorativos y el \u00e9nfasis en la profundidad de los elementos espaciales. El austriaco Johann Bernhard Fischer von Erlach, autor de la colegiata de Salzburgo, y el alem\u00e1n Johann Balthasar Neumann, exponente del llamado \u00abrococ\u00f3 alem\u00e1n\u00bb \u2014que a diferencia del franc\u00e9s penetr\u00f3 en las iglesias\u2014 estuvieron entre los creadores m\u00e1s originales.\n

\n

Neoclasicismo

\n

Supuso un resurgimiento de la arquitectura cl\u00e1sica durante el s. XVIII y principios del s. XIX. El movimiento neocl\u00e1sico se ocup\u00f3 de la l\u00f3gica de la arquitectura cl\u00e1sica en forma global, a diferencia de otras corrientes de evocaci\u00f3n cl\u00e1sica, las cuales toman elementos grecorromanos en forma aislada. La arquitectura neocl\u00e1sica se caracteriza por su escala imponente, la simplicidad de sus formas geom\u00e9tricas, los detalles griegos \u2014especialmente d\u00f3ricos\u2014 o romanos, el uso monumental de las columnas y la inclinaci\u00f3n por murallas lisas, carentes de vanos o decoraci\u00f3n. El nuevo gusto por la simplicidad de la antig\u00fcedad surgi\u00f3 como una reacci\u00f3n general a los excesos del estilo rococ\u00f3. \n

El neocl\u00e1sico prosper\u00f3 en EE.UU. y Europa, con ejemplos que se suced\u00edan en casi todas las grandes ciudades. Catalina II de Rusia transform\u00f3 San Petersburgo en una incomparable colecci\u00f3n de edificios neocl\u00e1sicos tan espl\u00e9ndidos como cualquier obra francesa o inglesa de esa misma \u00e9poca. Para 1800 casi toda la arquitectura brit\u00e1nica reflejaba el esp\u00edritu neocl\u00e1sico. En Francia, el innovador m\u00e1s audaz fue Claude Nicolas Ledoux, quien tuvo un rol central en la evoluci\u00f3n de la arquitectura neocl\u00e1sica. El neoclasicismo continu\u00f3 floreciendo durante todo el s. XIX en EE.UU., pues muchos arquitectos cuando dise\u00f1aban importantes edificios gubernamentales procuraban establecer una analog\u00eda entre el joven pero poderoso pa\u00eds y la Roma imperial. El estilo tambi\u00e9n se difundi\u00f3 por Am\u00e9rica Latina colonial.\n

\n

La arquitectura moderna

\n

Historicismo, eclecticismo y modernismo

\n

Durante la primera mitad del s. XIX se produjo un revival del estilo g\u00f3tico, asociado al movimiento rom\u00e1ntico. La sede del Parlamento en Londres es uno de los edificios m\u00e1s representativos de esta tendencia, basada en la recuperaci\u00f3n de formas estil\u00edsticas del pasado, denominada historicismo. La reacci\u00f3n contra lo cl\u00e1sico y el nuevo gusto por lo ex\u00f3tico condujo a buscar en los estilos m\u00e1s alejados de la tradici\u00f3n grecorromana, el modelo para la nueva arquitectura moderna: se incorporan motivos de la arquitectura oriental, isl\u00e1mica y medieval en una mezcolanza muy variada denominada eclecticismo. Inspir\u00e1ndose en el estilo g\u00f3tico, el cr\u00edtico ingl\u00e9s John Ruskin, principal ide\u00f3logo del modernismo, defend\u00eda la necesidad de integrar todas las artes \u2014escultura, pintura\u2014 y todos los recursos \u2014cer\u00e1mica, hierro forjado, vidrieras\u2014 en el todo del espacio arquitect\u00f3nico. Dentro de este estilo destacan los proyectos del arquitecto espa\u00f1ol Antoni Gaud\u00ed, como la Sagrada Familia o la Casa Mil\u00e1, en Barcelona.\n

\n
\"\"
Iglesia de Notre Dame de Haut (Francia), obra de Le Corbusier.
\n
\"\"
Palacio del Congreso Nacional en Brasilia.
\n
\"\"
Casa de la Cascada, de Frank Lloyd Wright.
\n

Los estilos arquitect\u00f3nicos desarrollados entre el siglo XIX y el siglo XX en Europa y Am\u00e9rica constituyen una fase de la arquitectura distinta de las anteriores. En la segunda mitad del s. XIX el arte y la t\u00e9cnica de la construcci\u00f3n arquitect\u00f3nica experimentaron una profunda transformaci\u00f3n. Los m\u00e9todos tradicionales empleados desde la Antig\u00fcedad cl\u00e1sica, y perpetuados en la tradici\u00f3n acad\u00e9mica, cayeron en desuso. La construcci\u00f3n basada en la columna, el arco y el muro como elementos sustentantes perdi\u00f3 su raz\u00f3n de ser ante las nuevas tecnolog\u00edas surgidas de la Revoluci\u00f3n Industrial.\n

\n

La arquitectura en hierro

\n

Las necesidades constructivas generadas por la industrializaci\u00f3n llevaron a la experimentaci\u00f3n con nuevos materiales de construcci\u00f3n, como el hierro colado y el vidrio. El hierro colado permite plantearse el edificio a partir de un esqueleto b\u00e1sico construido con elementos prefabricados por piezas que se montan en el lugar de emplazamiento. El Palacio de Cristal (Crystal Palace), erigido en Londres en 1851 y proyectado por el arquitecto Joseph Paxton, es considerado como el m\u00e1ximo exponente de la nueva arquitectura en hierro, aunque en su momento muchos arquitectos se negaron a reconocerlo como una obra arquitect\u00f3nica. La torre construida con motivo de la Exposici\u00f3n Universal de Par\u00eds, en 1889, por el ingeniero Gustave Eiffel y que lleva su nombre, es la obra m\u00e1s conocida de arquitectura en hierro.\n

\n

La Escuela de Chicago

\n

En el \u00faltimo tercio del siglo XIX surgi\u00f3 en Estados Unidos de Am\u00e9rica una arquitectura utilitaria y racionalista que rompi\u00f3 definitivamente con los estilos acad\u00e9micos cl\u00e1sicos. El devastador incendio de Chicago en el a\u00f1o 1871, la fuerte demanda de nuevas construcciones y el alza de los precios de los solares llevaron a optar por la construcci\u00f3n en vertical para crear muchas viviendas sobre una planta reducida. El empleo de estructuras met\u00e1licas permiti\u00f3 elevar edificios inusualmente altos, los primeros rascacielos, y los antiguos muros fueron sustituidos por paneles de cierre, realizados con materiales ligeros. La nueva t\u00e9cnica trajo consigo una nueva est\u00e9tica, que prescinde de los ornamentos cl\u00e1sicos. El representante m\u00e1s importante de la denominada Escuela de Chicago es Louis Henry Sullivan.\n

\n

El funcionalismo

\n

En Europa la nueva est\u00e9tica arquitect\u00f3nica surgi\u00f3 del rechazo hacia los excesos ornamentales del modernismo; el arquitecto austr\u00edaco Adolf Loos hab\u00eda proclamado a principios del siglo XX: \u201cel ornamento es un delito\u201d. La escuela de la Bauhaus (1919-1933), y en especial los arquitectos y profesores Walter Gropius y Ludwig Mies Van der Rohe, impulsaron esta nueva est\u00e9tica. El funcionalismo est\u00e1 estrechamente vinculado al progreso t\u00e9cnico y al uso del hormig\u00f3n y el acero. Su m\u00e1ximo exponente fue el arquitecto suizo, nacionalizado franc\u00e9s, Charles-\u00c9douard Jeanneret Le Corbusier, que redujo las formas arquitect\u00f3nicas a los esquemas esenciales: cuadrado, cubo, c\u00edrculo y cilindro.\n

\n

El estilo internacional

\n

Durante la II Guerra Mundial (1939-1945) los miembros m\u00e1s destacados del grupo de la Bauhaus emigraron a Estados Unidos de Am\u00e9rica; all\u00ed el nuevo estilo arquitect\u00f3nico se desarroll\u00f3 plenamente, combinando el utilitarismo estadounidense con el racionalismo purista europeo. Se proyectaron multitud de rascacielos de metal y vidrio, de l\u00edneas c\u00fabicas simples e impersonales. Esta tendencia tiene en Ludwig Mies Van der Rohe a su m\u00e1ximo exponente. El primero en reaccionar contra la rigidez de este estilo fue Frank Lloyd Wright, seguido en Europa por Le Corbusier en una segunda etapa de su actividad creativa: abandonaron las formas geom\u00e9tricas a favor de un lenguaje m\u00e1s imaginativo, inspirado en las formas org\u00e1nicas de la naturaleza o en formas simb\u00f3licas. Las construcciones m\u00e1s representativas de esta nueva tendencia son el Museo Guggenheim de Nueva York, de Frank Lloyd Wright, y la capilla de Notre Dame du Haut en Ronchamp, de Le Corbusier.\n

\n

El eclecticismo posmoderno

\n

En la d\u00e9cada de 1970 los arquitectos Robert Venturi y Denise Scott Brown promovieron un rechazo m\u00e1s radical hacia el todav\u00eda floreciente estilo internacional. Sus seguidores exaltaron la est\u00e9tica de Disneylandia como uno de los m\u00e1s sobresalientes espacios p\u00fablicos de Estados Unidos de Am\u00e9rica, el uso del color, del ne\u00f3n, de columnas y frontones y de guirnaldas combinadas con paneles de vidrio y estructuras de rascacielos. Quer\u00edan impulsar una arquitectura alusiva y vivaz, crear edificios que pudieran ser entendidos no s\u00f3lo por la \u00e9lite sino tambi\u00e9n por el ciudadano de a pie. En el \u00faltimo tercio del s. XX y en los inicios del s. XXI han destacado los estadounidenses Richard Meier y Frank Gehry, los brit\u00e1nicos Norman Foster y Richard Rogers, el italiano Aldo Rossi y los espa\u00f1oles Ricardo Bofill, Rafael Moneo y Santiago Calatrava.\n

\n

Elementos arquitect\u00f3nicos

\n

Son diversas piezas encargadas del armaz\u00f3n, forma y calidad est\u00e9tica de un edificio; piezas \u00edntimamente trabadas entre s\u00ed hasta su perfecta unidad dentro del conjunto, que se consigue por fusi\u00f3n completa de los elementos o contrastando unos con otros, con entidad y valor propio. El espacio as\u00ed limitado acusa formas externas e internas. Hay unos elementos arquitect\u00f3nicos encargados de separar el volumen del ambiente que lo rodea, y otros internos de separaci\u00f3n de plantas, de distribuci\u00f3n, de sustentaci\u00f3n, definidores de su aspecto y funci\u00f3n interiores. Existen, por fin, otros de relaci\u00f3n interna y externa: puertas y ventanas, as\u00ed como los expresivos determinados por todos los anteriores, ordenados, valorados y acentuados por la decoraci\u00f3n y ornamentaci\u00f3n.\n

\n

Estructuras

\n

Los elementos fundamentales son las estructuras (divisi\u00f3n y orden de las partes de un edificio); de su forma y empleo, seg\u00fan su propia \u00edndole y el sentido est\u00e9tico dominante, nacer\u00e1n los estilos. Las formas primarias derivan de las caba\u00f1as, transformadas en piedra en las tumbas para darles perpetuidad, y que, desde su comienzo en el Neol\u00edtico, adoptan dos sistemas \u00fanicos estructurales: dintel (traducci\u00f3n de la caba\u00f1a con maderos hincados en el suelo y otros horizontales en ellos apoyados) y b\u00f3veda, falsa b\u00f3veda en realidad, inspirada tambi\u00e9n en la caba\u00f1a de palos hincados en una circunferencia trazada en el suelo y atados por sus otros extremos. Formas ambas llegadas hasta nuestros d\u00edas y desarrolladas a lo largo de los tiempos. Las adinteladas de planta simple (rect\u00e1ngulos combinados) dan lugar a formas elementales prism\u00e1ticas cerradas por muros o abiertas en p\u00f3rtico en todo el Mediterr\u00e1neo (antiguo Egipto, Siria, mar Egeo). Donde abunda la piedra adquieren car\u00e1cter monumental: Egipto, Grecia. \n

Las b\u00f3vedas son, por el contrario, de pa\u00edses que carecen de piedras de grandes tama\u00f1os y maderas largas y resistentes. El \u00fanico modo de salvar un vano largo es por medio de un arco, que por su forma caracterizar\u00e1 los diversos estilos. Si \u00e9ste se mueve paralelamente a s\u00ed mismo dar\u00e1 lugar a la b\u00f3veda de ca\u00f1\u00f3n; girando sobre su eje vertical originar\u00e1 la c\u00fapula. La limitaci\u00f3n de la superficie disponible impone los pisos superpuestos, conocidos desde el Imperio antiguo egipcio, los cuales suponen la creaci\u00f3n de otros elementos arquitect\u00f3nicos nuevos: el entramado, resistente, horizontal y la escalera, los dos subsistentes en todo edificio de varias plantas. Cualquiera que sea el material empleado en el entramado horizontal (madera, losas de piedra sobre arcos, b\u00f3vedas planas, hierro laminado, hormig\u00f3n armado), siempre dar\u00e1 un suelo plano de mayor o menor superficie, seg\u00fan la resistencia tolerada sin deformaciones, pero invariable de forma. Por el contrario, la escalera tiene tres maneras esenciales: tiro recto, ida y vuelta y caracol (que ya se daban en Egipto), utilizadas todas, incluso su forma monumental, en los diferentes estilos y periodos hasta las inmensas y teatrales del Renacimiento y del barroco.\n

\n

Elementos arquitect\u00f3nicos de dintel

\n

La composici\u00f3n de las plantas viene impuesta por el tipo de material disponible. As\u00ed dos planos a la misma escala de palacios en lugares diversos dan la composici\u00f3n de rect\u00e1ngulos amplios en Nimrud, por disponer de los cedros del L\u00edbano, y estrechos y largos en Cnosos, en donde s\u00f3lo se utiliz\u00f3 madera corta y poco resistente. Por otra parte, las iglesias y casas del norte y centro europeos, de muros armados con medios troncos y plano t\u00edpico de casa campestre de la Selva Negra, tienen tres naves separadas por muros y postes (el hogar al fondo del sal\u00f3n central, establos en ambos lados y dormitorios detr\u00e1s); este tipo de planta es id\u00e9ntico en traza y disposici\u00f3n a la del templo llamado de la Esfinge (Imperio antiguo egipcio), aqu\u00ed no por las exigencias de la madera, sino de los dinteles de granito, imposibles de armar con mayor longitud, y empleados en toda su brutalidad primaria de poste prism\u00e1tico y dintel de igual forma como elementos \u00fanicos arquitect\u00f3nicos. \n

Esta forma estructural ha de seguir en los templos griegos, bas\u00edlicas paganas y cristianas, adquiriendo por su persistencia un valor simb\u00f3lico. Este valor simb\u00f3lico basta para su continuidad en las iglesias cristianas medievales, alejadas por entero de los sistemas adintelados. Conservan los soportes verticales, que ya no son piezas \u00fanicas, sino formadas de un n\u00facleo al cual adosan columnas (rom\u00e1nico, g\u00f3tico, Renacimiento), lo que da lugar al pilar (si es exento) o a la pilastra (adosada a un muro). \n

Todo el proceso siguiente ha de ser de pura estilizaci\u00f3n y embellecimiento. Del poste de madera o piedra pasan los propios egipcios a la columna y los griegos le dan forma definitiva afin\u00e1ndola y perfeccion\u00e1ndola, tanto en el orden d\u00f3rico como en el j\u00f3nico; los romanos aplican sus proporciones inmutables en sus tres elementos arquitect\u00f3nicos: pedestal, columna (basa, fuste, capitel) y entablamento (arquitrabe, friso, cornisa). Las columnas y dinteles como tales s\u00f3lo variar\u00e1n en detalles en las etapas cl\u00e1sicas o renacentistas. Variantes accidentales de la columna son: la est\u00edpite, pilastra en forma de pir\u00e1mide truncada con la base menor hacia abajo, al contrario de lo que era normal desde tiempos egipcios; la cari\u00e1tide, sustituci\u00f3n del fuste de la columna por una estatua de mujer o de hombre (Grecia); figuras adosadas a los fustes: esta modalidad se da en dos regiones apartadas en tiempo y lugar: Egipto y el rom\u00e1nico europeo.\n

\n
Tipos de b\u00f3vedas
\"Boveda.svg\"
\n

Ordenaciones mixtas de arco y dintel

\n

Su origen es romano, a causa del empleo simult\u00e1neo de arcos y b\u00f3vedas. No obstante su car\u00e1cter mixto de dos elementos de sentido tan diverso, fue una de las creaciones m\u00e1s fecundas, pues sin duda por el grandioso efecto conseguido y la exigencia de arcos y b\u00f3vedas para soporte de pisos u otros elementos horizontales, fue aceptada sin reservas por todos los estilos posteriores.\n

\n

Elementos arquitect\u00f3nicos externos de composici\u00f3n. Muros

\n

En Egipto se consiguen a base de una superficie ataludada y recuadrada por baquetones y gola, llena de lev\u00edsimos relieves policromados; en Mesopotamia por medio de enlucidos y trazados independientes de su material constructivo. Ambos caminos (en realidad uno) de disimulo de juntas son permanentes y su efecto est\u00e9tico de unidad es igualmente seguido hasta nuestros d\u00edas. \n

Efecto diametralmente opuesto es el buscado con el muro armado; usual desde que los romanos emplearon el hormig\u00f3n y el tapial, exagerando el despiezo que los griegos hab\u00edan comenzado a destacar en las murallas de ciudades para exaltaci\u00f3n de la idea est\u00e9tica de fortaleza. Este nuevo elemento, el almohadillado, tiene mil formas expresivas. Todas consiguen el efecto propuesto en los muros; no as\u00ed en arcos y en pilastras, aunque fueron utilizados en Roma durante el barroco. \n

Los muros de materiales distintos nacer\u00e1n del grupo anterior, pero destacando m\u00e1s la diversidad. El ejemplo m\u00e1s claro es el muro de ladrillo (tapial o adobe) reforzado con el empleo de piedra en las zonas resistentes: \u00e1ngulos, z\u00f3calos, cornisas y recuadros de puertas y ventanas (palacios de Pers\u00e9polis, s. VI a.C.). Los entramados de madera son de origen remot\u00edsimo (Oriente Medio) y su utilizaci\u00f3n en el Egeo (II milenio a.C.) ha tenido despu\u00e9s empleo constante hasta el hallazgo de los materiales actuales (acero y hormig\u00f3n). Sus formas son variad\u00edsimas con voladizos abiertos, cerrados con ladrillo, adobe o mamposter\u00eda, o incluso enluciendo la totalidad. Su valor est\u00e9tico se acent\u00faa con la cubierta pendiente n\u00f3rdica. \n

Otros contrastes est\u00e9ticos en muros se producen a base de zonas abiertas, p\u00f3rticos (en bajo) y galer\u00edas (en alto) en contraste con muros cerrados, seg\u00fan hemos ido viendo, y presenta toda su grandeza en los p\u00f3rticos colocados delante de los muros que integran las fachadas del templo griego. Entre los p\u00f3rticos, tanto adintelados como en arco, merecen especial menci\u00f3n los porches de calles, plazas y edificios importantes, existentes en civilizaciones anteriores a la griega.\n

El color se emplea como elemento decorativo de los muros y es t\u00edpico de pa\u00edses de luz abundante y clima c\u00e1lido, circunstancias que permiten la vida fuera de lugares cerrados y al aire libre. Los tenues relieves, fuertemente coloreados, de los pilonos egipcios y los palacios asirios son tan gr\u00e1ficos y completos como debieran serlo las pinturas perdidas de los largos p\u00f3rticos (stoas) griegos y las que quedan en Pompeya. Todav\u00eda m\u00e1s eficaces, por brillantes, son los mosaicos bizantinos (Bas\u00edlica de San Marcos de Venecia, s. XII, los principales) y la cer\u00e1mica vidriada de Asiria (palacio de Sarg\u00f3n, 722-705 a.C.). Esta cer\u00e1mica vidriada se contin\u00faa en Persia (s. VI a.C.) y seguramente fue despu\u00e9s tra\u00edda por los \u00e1rabes en forma de alicatados; del s. XVI son los azulejos que llegan a tapizar el barroco portugu\u00e9s en Oporto. El azulejo, mezclado con el ladrillo, reviste los fondos de los complicados entrelazos que cubren las fachadas (Seo de Zaragoza) y las torres mud\u00e9jares de Arag\u00f3n, con temas geom\u00e9tricos para el ladrillo de origen almohade.\n

Las iglesias rom\u00e1nicas debieron tener pinturas en el exterior (se conservan en lo rumano bizantinizado, Arbore, s. XV). Otro modo es el esgrafiado, hecho con dos capas superpuestas de revoco de yeso sobre los muros, cada una de distinto color; se traza el dibujo y se pican las partes en las cuales debe quedar visto el color tendido en primer lugar. En Espa\u00f1a los hay por lo menos del s. XV (Arroyo de la Luz en la provincia de C\u00e1ceres; Segovia, donde se contin\u00faan conservando los primitivos del Alc\u00e1zar en la torre del homenaje, de Juan Guas, s. XV) y tambi\u00e9n en Italia.\n

\n
\"\"
Tipos de arco.
\n

Otro tema decorativo de muros lo proporcionan las inscripciones. No todos los tipos son aptos para cubrir grandes zonas, siendo los de mayor efecto decorativo los jerogl\u00edficos egipcios y las inscripciones \u00e1rabes, aunque tambi\u00e9n se emplea este tipo de decoraci\u00f3n en la Roma cl\u00e1sica y en el Renacimiento y \u00e9pocas posteriores, sobre todo en obras de car\u00e1cter conmemorativo. \n

Otra forma de decoraci\u00f3n la proporcionan los chapados o placados de m\u00e1rmoles de colores (Roma, rom\u00e1nico y g\u00f3tico toscano), as\u00ed como tambi\u00e9n de piedras de coloraci\u00f3n diversa, bien por hiladas y dovelas de arcos de color alterno, al modo bizantino, o mosaico esquem\u00e1tico, a la romana, empleado igualmente con las rocas volc\u00e1nicas de Francia (San Juan de Poitiers, V\u00e9zelay), llegando hasta Ruman\u00eda.\n

\n

Plantas y cubiertas

\n

Por la estructura y consecuencias de la planta sobre la cubierta, se distinguen en plantas axiales, de origen adinteladas (aunque despu\u00e9s hayan de ir cubiertas por b\u00f3vedas), cuya procedencia se remonta a los templos egipcios, con plano cuadriculado para los postes, pilares o columnas, y los originariamente de c\u00fapula. En ambos casos tendremos en consideraci\u00f3n la no exigencia de la cubierta, por clima seco o templado, y la cubierta externa (tejado, empizarrado, enlosado, de gran pendiente motivada por la lluvia y la nieve), porque su importancia es tal, que alcanza rasgos dominantes en aspecto, formas y car\u00e1cter. Podemos considerar un edificio de planta cuadrada, originaria de un cubo, con o sin cubierta destacada, en contraste con un cilindro de cubierta empinada (cubos de fortaleza); las dos b\u00f3vedas iniciales: c\u00fapula y ca\u00f1\u00f3n, sin tejado protector; el tejado sobre un rect\u00e1ngulo y las formas simples caracter\u00edsticas de Grecia y Roma (poco expresivas, por la no representaci\u00f3n del p\u00f3rtico). Le sigue un cubo con exedras en las cuatro caras y c\u00fapula, esquema de lo bizantino, en oposici\u00f3n a las trazas rectangulares anteriores. Despu\u00e9s est\u00e1 la planta basilical romana, que multiplica los \u00e1bsides, con o sin crucero; perdurar\u00e1 durante todo el rom\u00e1nico, y dar\u00e1 lugar a los dos tipos esenciales de catedral g\u00f3tica, franc\u00e9s e ingl\u00e9s, con la variante de la simb\u00f3lica instalaci\u00f3n de torres.\n

La casa romana (atrio, peristilo y torre de vistas) es una estructura homog\u00e9nea de los tipos basilicales. Una planta compleja t\u00edpica es el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, de traza reflejada en la cubierta, que resulta, en consecuencia, tan llena de accidentes como la planta. La planta de las termas de Caracalla es tambi\u00e9n un buen ejemplo de traza complicada, en oposici\u00f3n a las simples salas o trazados basilicales. En \u00e9stos es \u00fanico el eje de composici\u00f3n; en las termas los ejes son dos, perpendiculares; y as\u00ed podr\u00edamos continuar en las disposiciones radiales, ramificadas, etc., de las plantas, innumerables por sus diversos destinos, estructuras y disposiciones. As\u00ed en teatros, dominar\u00e1 la sala (tambi\u00e9n el escenario, si est\u00e1 dispuesto para tramoya compleja); en una biblioteca, la sala de lectura sobre los almacenes de libros y oficinas, etc. Pero el final ser\u00e1 consecuencia de la suma y buena disposici\u00f3n de los diversos locales. \n

Como claros ejemplos de planta simple y compleja, pero impuesto el tema obligado de la c\u00fapula, tenemos el que inicia una c\u00fapula simple de soluci\u00f3n, ya no romana, sino rom\u00e1nica (iglesia de San Pedro de Cervera), y la de anillo (iglesia de la Vera Cruz, de Segovia), emparejados a las bizantinas sobre planta cuadrada, primero simples (con o sin naves laterales) y luego complejas por suma de elementos arquitect\u00f3nicos iguales. Otro tipo es el de c\u00fapula central combinada con exedras e inscrita en un cuadrado. Seg\u00fan los respectivos tama\u00f1os de c\u00fapula y exedras en los \u00faltimos casos se traducir\u00e1n en cubierta seg\u00fan elementos dominantes o ser\u00e1n tambi\u00e9n all\u00ed meras sumas accidentales de elementos arquitect\u00f3nicos semejantes. Como elemento persistente alcanza m\u00e1xima importancia el nicho, la exedra de los romanos, al fondo de una sala de recepci\u00f3n (bas\u00edlicas y termas) o incluso aislado, como s\u00edmbolo de la grandeza imperial (Adriano, en el llamado estadio de Domiciano). \n

\n
\"\"
orden corintio
\n

Al fondo de las bas\u00edlicas persiste como \u00e1bside en todo el arte paleocristiano y es caracter\u00edstico del templo interna y exteriormente. La cubierta en terraza, en su forma primaria de maderos, consta de una estera y encima tierra bien apisonada (de ah\u00ed su nombre); las modernas poseen c\u00e1mara de aire, aislantes, etc., pero con el mismo nivel de remate horizontal.\n

El tejado de m\u00e1rmol frecuente entre los griegos, losa de piedra de teja plana o curva (\u00e1rabe), tiene siempre poca pendiente e influye poco en los elementos de planta. Por el contrario la cubierta de gran pendiente (n\u00f3rdica), tiene que adaptarse a todos los accidentes de la planta, d\u00e1ndoles un relieve de gran expresi\u00f3n. Pueden ser vistas en el interior las armaduras, dando las normas elementales de techo plano (llamado en idioma espa\u00f1ol alfarje), que puede ir enriquecido con casetones, tallas, pinturas, dorados, etc. \n

El artesonado, t\u00edpicamente musulm\u00e1n y mud\u00e9jar, con fald\u00f3n y nudo, en general muy decorado, aparece en horizontal siempre, a diferencia de las armaduras francesas t\u00edpicas, pensadas en principio para no ser vistas. Cuando se ven, quedan revestidas de tablas, como b\u00f3vedas de madera, con los tirantes y piezas verticales aparentes. Los pa\u00edses sin madera larga y con roble abundante, han de utilizar al m\u00e1ximo las piezas curvas, ya en combinaciones graciosas (cottages ingleses) o monumentales (gran sala de la abad\u00eda de Westminster). Otros modos de cubrir, la mansarda francesa, por ejemplo, son t\u00edpicos de pa\u00edses o estilos demasiado precisos para su inclusi\u00f3n en este lugar.\n

En traza han ido apareciendo ya las b\u00f3vedas fundamentales, incluso en sus particularidades (ca\u00f1\u00f3n, arista, c\u00fapula con y sin tambor), quedando por analizar la de mayor complejidad: la de crucer\u00eda. Un esquema de conjunto ofrece sus b\u00f3vedas armadas de nervios, grandes ventanales entre los machones, contrarrestados los empujes por los arbotantes (detallados con su decoraci\u00f3n encima), apoyados a su vez en los estribos, que valen al mismo tiempo de contrafuertes a las naves bajas. La regularizaci\u00f3n de los espacios entre nervios ha de llenar la plementer\u00eda apoyada en ellos, seg\u00fan superficies regladas, engendradas por l\u00edneas rectas apoyadas en sucesivos puntos de los nervios curvos. El trazado inicial simple se presta mucho a toda clase de complicaciones, ordenadas seg\u00fan l\u00edneas horizontales. En la primera, tras el trazado simple va el de terceletes (nervios que parten de los \u00e1ngulos) y ligaduras (nervios que parten del centro), multiplicando su n\u00famero las otras dos. La segunda es la serie alemana (sin nervios diagonales) hasta las de ret\u00edcula. Van en la tercera las estrelladas, de nervios rectos y curvos. Y en la \u00faltima las de terceletes y su consecuencia en las inglesas \u00abde trompa\u00bb, o de abanico.\n

\n

B\u00f3vedas y cubiertas modernas

\n

Las t\u00e9cnicas de acero laminado, y, sobre todo, de hormig\u00f3n, al crear b\u00f3vedas y unirlas a impermeabilizantes o forros adaptados a su forma y sin protecci\u00f3n auxiliar, crean otros elementos no sometidos a las reglas precisas de cargas y empujes de las arquitecturas hist\u00f3ricas, que determinan nuevos aspectos, indicados en esquemas y en los expresivos croquis de Mendelshon, de b\u00f3vedas plegadas, colgadas, laminares, de gran novedad y posibilidades tanto t\u00e9cnicas como est\u00e9ticas.\n

\n

Puertas y ventanas

\n

El problema t\u00e9cnico viene dado por la resistencia del dintel, cargado por el tri\u00e1ngulo equil\u00e1tero del muro superior. La soluci\u00f3n es la descarga, dejando el hueco (relleno con una piedra en Micenas). Multiplicando dinteles (gran pir\u00e1mide de Keops) o con la general del dintel o arco de descarga bien oculto (pante\u00f3n de Roma) o acusado (palacio de Diocleciano en Spalato); elemento \u00e9ste, seguido ya sin interrupci\u00f3n y que da lugar a los t\u00edmpanos rom\u00e1nicos y g\u00f3ticos y a la puertaventana (catedrales de Burgos y Reims), dejando vac\u00edo el espacio sobre el dintel. Componen ambos elementos arquitect\u00f3nicos, adem\u00e1s de los dichos, las jambas (piezas laterales, enterizas o con despiezo); el umbral en el suelo de la puerta y la peana o alf\u00e9izar de la ventana. La puerta, dintel o arco es elemento capital en todos los estilos y a ellos corresponden sus particularidades. Lo mismo sucede con las ventanas, que han de cerrarse con carpinter\u00eda o cristal y dar lugar a las ventanas partidas por maineles, llenos sus arcos de tracer\u00edas en el g\u00f3tico y de ricos cierres de madera en todos los palacios. Se dan algunas soluciones parciales de acortar el dintel en la Edad del Bronce; en tiempos medievales aparecen las m\u00e9nsulas bajo el dintel.\n

\n

Torres y cimborrios

\n

Son tambi\u00e9n elementos arquitect\u00f3nicos de gran car\u00e1cter. Las torres para campanas (iglesias, torres de reloj) o para llamar a la oraci\u00f3n con la voz (alminares), van unidas a la dignidad del templo. En otros casos son como emblemas de dominio (municipios flamencos e italianos), de se\u00f1or\u00edo (torres fuertes de casas aisladas), de fortaleza (torreones y torre del homenaje de los castillos), siempre gran elemento de expresi\u00f3n, nacido por lo menos desde Ravena, para las iglesias (s. VI) y anterior en mucho flanqueando las puertas asirias (s. IX a.C.), con otro elemento, puertas entre torres, continuado en las de ingreso a las ciudades y castillos hasta el s. XVI. Unidas las torres al cimborrio (cuerpo cil\u00edndrico que sirve de base a la c\u00fapula), caracterizaron el templo cristiano desde la dominaci\u00f3n visigoda (textos de M\u00e9rida y C\u00f3rdoba, restos de cimborrio en San Pedro de la Nave, Quintanilla de las Vi\u00f1as y casi completo en Santa Comba de Bande) y sin interrupci\u00f3n por tanto en templos rom\u00e1nicos, g\u00f3ticos (las flechas o agujas en \u00e9stos acent\u00faan m\u00e1s su importancia), renacentistas o barrocos (tambi\u00e9n exaltado su remate de manera prodigiosa: Santiago de Compostela, Santa Mar\u00eda la Redonda en Logro\u00f1o; iglesia de Montserrat, en Madrid; La Giralda de Sevilla, sobre un alminar del s. XII).\n


\n

\n
La elaboraci\u00f3n del cemento
\n


\n

\n

Materiales arquitect\u00f3nicos

\n

Los materiales empleados para y en la construcci\u00f3n de edificios se dividen en estructurales, funcionales y decorativos, siendo factible llegar a otros subgrupos por fusi\u00f3n de \u00e9stos. Los materiales estructurales son aquellos que sirven de esqueleto o armaz\u00f3n del edificio, pudiendo quedar expresados al exterior o embellecidos por otros m\u00e1s ricos o decorativos. En este grupo se encuentran los le\u00f1osos, p\u00e9treos, cer\u00e1micos, y a ellos se han incorporado recientemente los aglomerados y metales. Los funcionales sirven a la utilizaci\u00f3n o funci\u00f3n del edificio. Los m\u00e1s importantes son: los cobertores, es decir, los que cubren los edificios, como la teja, el aluminio, la pizarra, en general la cer\u00e1mica y otros productos naturales o artificiales, asfaltos, derivados de la madera y fibrocementos. Los espec\u00edficamente \u00fatiles, o sea, los que forman las divisiones interiores, ladrillos, bloques o mamparas de vidrio, madera, metal y [yeso]s, as\u00ed como los necesarios para crear accesos y que forman las escaleras o los forjados y pavimentos de los pisos, como el amianto virilo y otros tradicionales. \n

Los de cerramiento del edificio, sean cer\u00e1micos, p\u00e9treos, met\u00e1licos o vidrios. Por \u00faltimo pertenecen a este grupo los de servicios, m\u00e1s conocidos arquitect\u00f3nicamente como instalaciones. Todos los metales, aglomerados y los pl\u00e1sticos, resinas, neoprenos, etc., que se usan hoy d\u00eda a\u00fan con cierta timidez, se utilizan en fontaner\u00eda para grifos, conducciones, bajantes o evacuaciones, recipientes, aparatos sanitarios, etc. La electricidad necesita de conductores met\u00e1licos, debidamente protegidos y de mecanismos y aparatos que la transformen. Metales y pl\u00e1sticos cumplen perfectamente su funci\u00f3n. Tambi\u00e9n se incluye en este subgrupo la calefacci\u00f3n, y hoy, puesto que su empleo se est\u00e1 haciendo general, los acondicionamientos de aire. Recientes investigaciones sobre el tema que nos ocupa nos llevan a intuir que, en el futuro, los derivados de los nuevos materiales resolver\u00e1n gran parte de los problemas que ahora se plantean arquitectos y fabricantes.\n

Los materiales que llamamos decorativos son los que enriquecen, y en \u00faltimo t\u00e9rmino embellecen, el conjunto de elementos estructurales y \u00fatiles del edificio. Nos encontramos en un ciclo hist\u00f3rico de la arquitectura que tiende a la sinceridad de las formas, buscando en ellas la belleza. Un periodo que podr\u00edamos titular antibarroco. Es indudable que los materiales decorativos han perdido importancia, refugi\u00e1ndose en los interiores. Chapados, revestimientos p\u00e9treos y otros materiales nobles se siguen haciendo en exteriores; sin embargo, las piedras ricas, maderas de calidad en forros y entarimados buenos, metales excelentes, cer\u00e1micas y policrom\u00edas se encuentran en general dentro de los edificios.\n

\n
\"\"
Puente romano de M\u00e9rida (Espa\u00f1a). Arte romano. Puente sobre el r\u00edo Guadiana que consta de un n\u00facleo de hormig\u00f3n y paramento de granito. Los sillares est\u00e1n unidos con la presi\u00f3n de una piedra sobre otra y su almohadillado es de tipo r\u00fastico.
\n

Si los materiales est\u00e1n por su uso muy ligados a los sucesivos estilos hist\u00f3ricos, cabe considerar que tambi\u00e9n est\u00e1n condicionados a especiales caracter\u00edsticas climatol\u00f3gicas, geogr\u00e1ficas e incluso humanas. La sensibilidad del hombre, aun hoy que se est\u00e1 estandarizando, acepta o rechaza elementos o materiales que le gustan o le disgustan, muchas veces debido a una decantaci\u00f3n de esencias tradicionales.\n

\n

Historia

\n

El hombre primitivo, por puro instinto animal, busc\u00f3 refugio en cuevas o protecciones naturales, que, en virtud de su inteligencia, fue transformando lenta, pero brillantemente. Para esta transformaci\u00f3n cont\u00f3, en principio, con dos materiales: piedra y madera. El primero tendr\u00e1 siempre sobre el segundo la ventaja de su inalterabilidad y presentaci\u00f3n, lo que le convertir\u00e1 durante siglos en material noble por excelencia. Y aunque un tercero, el barro amasado con paja y secado al sol, pronto se incorpor\u00f3 a los anteriores, nunca dejar\u00e1 de ser considerado, a pesar de su extendid\u00edsima utilizaci\u00f3n por su facilidad de producci\u00f3n y escaso costo, como un material deleznable. \n

La intuici\u00f3n del ser humano le lleva a construir en piedra sus edificios y monumentos perdurables. De ella est\u00e1n construidos d\u00f3lmenes y tumbas prehist\u00f3ricas, porque el hombre lleva latente dentro de s\u00ed, desde tiempos at\u00e1vicos la idea de Dios o Ser Supremo, y de la vida en el m\u00e1s all\u00e1. Tiene, por tanto, que construir para \u00c9l con materiales que, dentro de las reconocidas incapacidades humanas, se acerquen lo m\u00e1s posible a la idea de eternidad. Idea que cumplen los materiales p\u00e9treos, en los que todos los conceptos tradicionales est\u00e1n sufriendo transformaciones insospechadas hasta hace unos a\u00f1os. Los egipcios conocieron esta servidumbre y volcaron sus energ\u00edas, a costa de grandes sacrificios, en la extracci\u00f3n, acarreo y labra de enormes bloques que, procedentes de Asu\u00e1n, llevaron a Luxor y a Menfis, para sus templos y tumbas. \u00bfQu\u00e9 mejores ejemplos que las pir\u00e1mides, las tumbas del Valle de los Reyes o el templo de Karnak? Igualmente, casas se\u00f1oriales y recintos c\u00edvicos ser\u00e1n m\u00e1s adelante construidos en piedra, pero nunca hasta el siglo XVIII tendr\u00e1n ni la importancia ni la riqueza de los templos.\n

Otras civilizaciones, por sus caracter\u00edsticas geogr\u00e1ficas y climatol\u00f3gicas, han tenido que prescindir de la piedra. \u00c9ste es el caso de los pueblos lacustres que empleaban le\u00f1a en sus construcciones, y la de otros como los caldeoasirios, que en la regi\u00f3n del \u00c9ufrates y el Tigris usaron sistem\u00e1ticamente el ladrillo y la cer\u00e1mica vidriada, de los que quedan buenos ejemplos en el Museo del Louvre y en el Museo Brit\u00e1nico. Es interesante destacar que la Grecia antigua, cuna de la civilizaci\u00f3n y de la arquitectura occidental, comenz\u00f3 construyendo sus edificios en madera. Este sistema constructivo se refleja claramente en sus \u00f3rdenes arquitect\u00f3nicos, d\u00f3rico, j\u00f3nico y corintio, que no son sino la transposici\u00f3n en piedra de primitivas formas le\u00f1osas. La antigua Roma, heredera espiritual de la Grecia cl\u00e1sica, no se limit\u00f3 a repetir disposiciones ya cl\u00e1sicas, sino que, adem\u00e1s, por su expansi\u00f3n, manej\u00f3 con soltura en obras utilitarias, el conocido ladrillo. Arcos y nervios de ladrillo le serv\u00edan de encofrado perdido, llenando las plementer\u00edas o huecos que quedaban con un nuevo material que us\u00f3 brillantemente; el hormig\u00f3n de cementos naturales y cales hidr\u00e1ulicas. La Cloaca M\u00e1xima, los Foros, y el Pante\u00f3n de Roma son buenos ejemplos de estas felices soluciones. Las invasiones b\u00e1rbaras dieron al traste con todo ello y tendr\u00e1 que llegar la arquitectura g\u00f3tica para conseguir un nuevo ideal, por medio de atrevid\u00edsimas estructuras p\u00e9treas, que a veces pon\u00edan en peligro la propia estabilidad del edificio; el triunfo del esp\u00edritu sobre la materia. M\u00e1s tarde en las magn\u00edficas c\u00fapulas renacentistas y en las soberbias construcciones barrocas y neocl\u00e1sicas se seguir\u00e1n utilizando los materiales ya conocidos.\n

En la segunda mitad del siglo XIX aparecen dos materiales que revolucionar\u00e1n la arquitectura. Se trata primero del hierro y posteriormente del hormig\u00f3n armado. Una de las primeras grandes obras con estructura met\u00e1lica fue el famoso Crystal Palace de Londres, construido por Joseph Paxton en 1851. La forma normal de empleo de este material es en perfiles obtenidos por laminaci\u00f3n, forja o fundici\u00f3n, ensamblados por medio de tornillos o roblones y en la actualidad casi siempre por soldadura. Este material se hace imprescindible en construcciones de cierta altura, por su gran resistencia y su elevado l\u00edmite el\u00e1stico, ya que reduce las secciones de trabajo notablemente y tiene adem\u00e1s la ventaja de su rapidez de montaje. \n

Rapidez que no tiene el hormig\u00f3n, pero que al unirse al hierro, formando el llamado hormig\u00f3n armado, goza de mayores cualidades de duraci\u00f3n y adaptaci\u00f3n. Pierre-Charles Le Monnier demostr\u00f3 en 1867 sus virtudes bas\u00e1ndose en que, por una parte, el hormig\u00f3n resiste magn\u00edficamente a la compresi\u00f3n, pero no a la tracci\u00f3n y que, por otra, el hierro se comporta bien ante la tracci\u00f3n, pero en formas esbeltas no resiste la compresi\u00f3n. Posteriormente Hennebique construy\u00f3 un edificio de hormig\u00f3n armado en elementos verticales (soportes), horizontales (vigas) y superficiales (losas de pisos). \n

Probablemente uno de los mayores avances de las t\u00e9cnicas de la construcci\u00f3n sea el logro del hormig\u00f3n pretensado, que comprende a los pre y postensados, as\u00ed como a los comprimidos. Sometiendo al hierro, que el hormig\u00f3n llevar\u00e1 en su interior, a una tensi\u00f3n, al ponerse en carga, se consigue anular parte del esfuerzo contrario, por lo que las secciones se reducen notablemente. En t\u00faneles y obras especiales se estuvo utilizando mucho el sistema llamado Gunitado, que consiste en proyectar hormig\u00f3n fino sobre una malla met\u00e1lica, lo que da un resultado impermeable y resistente. Por \u00faltimo tambi\u00e9n es muy empleado, entre otros por Pier Luigi Nervi, el sistema denominado Ferrocemento, que consiste en recubrir con mortero de cemento una tela met\u00e1lica, produci\u00e9ndose losas y superficies desarrollables de gran resistencia y ligereza. Estos tipos estructurales permiten una enorme diafaneidad, muy acorde con los deseos de luz, que se puede dominar perfectamente dados los adelantos de la industria del vidrio. A ello tambi\u00e9n ha ayudado el progreso de las t\u00e9cnicas del aluminio y sus derivados, todo lo cual ha transformado completamente el concepto de fachada. Por \u00faltimo los modernos pl\u00e1sticos, resinas, neoprenos y policloruros resuelven juntas y cubriciones, como las ya populares c\u00fapulas radar.\n

\n

Bibliograf\u00eda

\n\n\n\n
\n

\u2022 Claude Nicolas LEDOUX. La Arquitectura. Ediciones Akal. ISBN 84-460-0307-4.
\n\u2022 Javier SEGU\u00cd DE LA RIVA. Qu\u00e9 es arquitectura. [Madrid]: Instituto Juan de Herrera, D.L. 2009. ISBN 84-95365-19-7.
\n\u2022 Javier SEGU\u00cd DE LA RIVA. Sin arquitectura. [Madrid]: Instituto Juan de Herrera, D.L. 2009. ISBN 978-84-9728-292-5.
\n\u2022 Rob KRIER. Sobre la arquitectura. Editorial Gustavo Gili, 1983. ISBN 84-252-1138-7.
\n\u2022 Rogelio RUIZ FERN\u00c1NDEZ, Macario Luis GONZ\u00c1LEZ ASTORGA. Arquitectura. S\u00edntesis, 2003.
\n\u2022 Soledat SANS, Marta BALADA MONCL\u00daS. Arquitectura. Barcelona: Associaci\u00f3 de Mestres Rosa Sensat, 2006. ISBN 84-95988-73-9.
\n\u2022 Mar\u00eda Agripina SANZ GARC\u00cdA, Ascensi\u00f3n MORATALLA DE LA HOZ. Geometr\u00eda y arquitectura I: geometr\u00eda en la arquitectura. Escuela T\u00e9cnica Superior de Arquitectura, Instituto Juan de Herrera. ISBN 84-89977-47-X.
\n\u2022 Primeras Jornadas de Arquitectura Contempor\u00e1nea: La arquitectura de los Museos. Universitat d\u00b4Alacant / Universidad de Alicante, Museo de la Universidad de Alicante (MUA), 2001. ISBN 84-931911-6-7.
\n\u2022 Melvin VILLARROEL. Arquitectura del vac\u00edo: Arquitectura, urbanismo, medio ambiente. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 968-887-318-7.
\n\u2022 VV.AA. La t\u00e9cnica de la arquitectura: manual del grado en arquitectura t\u00e9cnica. Universidad Europea Miguel de Cervantes, Servicio de Publicaciones, 2014.
\n\u2022 Juan Pablo BONTA. Sistemas de significaci\u00f3n en arquitectura: un estudio de la arquitectura y su interpretaci\u00f3n. Barcelona, [etc.. ISBN 84-252-0708-8.
\n\u2022 Bruno ZEVI. Saber ver la arquitectura: ensayo sobre la interpretaci\u00f3n espacial de la arquitectura. Barcelona: Poseid\u00f3n, D.L. 1976. ISBN 84-85083-01-6.
\n\u2022 Christian NORBERG-SCHULZ. Arquitectura occidental: la arquitectura como historia de formas significativas. Editorial Gustavo Gili, 1983. ISBN 84-252-1157-3.
\n\u2022 Juan Miguel OTXOTORENA ELICEGUI. El discurso cl\u00e1sico en arquitectura: arquitectura y raz\u00f3n pr\u00e1ctica. Universidad de Navarra, 1989. ISBN 84-87146-24-4.
\n\u2022 Hans KOEPF. La arquitectura en sus planos. Madrid: C\u00e1tedra, 1999. ISBN 84-376-1772-3.
\n\u2022 Mar\u00eda-El\u00eda GUTI\u00c9RREZ-MOZO. Arquitectura y composici\u00f3n. Editorial Club Universitario, 2013. ISBN 978-84-15941-31-6.
\n\u2022 Simon UNWIN. An\u00e1lisis de la arquitectura. Editorial Gustavo Gili, 2003. ISBN 84-252-1888-8.
\n\u2022 Rafael SERRA FLORENSA. Arquitectura y climas. Editorial Gustavo Gili, 1999. ISBN 84-252-1767-9.
\n\u2022 Mario CARPO. La arquitectura en la era de la imprenta. Madrid: C\u00e1tedra, 2003. ISBN 84-376-2081-3.
\n\u2022 Josep MUNTA\u00d1OLA I THORNBERG. La arquitectura como lugar. Universitat Polit\u00e8cnica de Catalunya, 2001. ISBN 84-8301-524-2.
\n\u2022 Jes\u00fas R. FOLGADO GARC\u00cdA (coord.). Curso de arquitectura lit\u00fargica: la arquitectura al servicio de la liturgia. \u00bbMadrid: \u00abb\u00bbFundaci\u00f3n San Juan, \u00abc\u00bb2014. ISBN 978-84-617-2159-7.
\n\u2022 Dan GRAHAM. El arte con relaci\u00f3n a la arquitectura: la arquitectura con relaci\u00f3n al arte. Barcelona: Gustavo Gili, 2009. ISBN 978-84-252-2280-1.
\n\u2022 Christian NORBERG-SCHULZ. Arquitectura occidental. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1805-5.
\n\u2022 Aldo ROSSI. La arquitectura de la ciudad. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1606-0.
\n\u2022 Christian NORBERG-SCHULZ. Intenciones en arquitectura. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1750-4.
\n\u2022 Marc-Antoine LAUGIER. Ensayo sobre la Arquitectura. Ediciones Akal. ISBN 84-460-1048-8.
\n\u2022 Alfonso MU\u00d1OZ COSME. Iniciaci\u00f3n a la arquitectura. Editorial Reverte (2 ed.). ISBN 84-291-2204-4.
\n\u2022 Josep MUNTA\u00d1OLA I THORNBERG. Arquitectura y hermen\u00e9utica. Edicions de la UPC, S.L. ISBN 84-8301-649-4.
\n\u2022 Josep MUNTA\u00d1OLA I THORNBERG. Arquitectura y dialog\u00eda. Edicions de la UPC, S.L. ISBN 84-8301-843-8.
\n\u2022 Neil LEACH. La an-est\u00e9tica de la arquitectura. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1820-9.
\n\u2022 Javier SEGU\u00cd DE LA RIVA. Los lugares de la arquitectura. Madrid: Instituto Juan de Herrera, D.L. 2015. ISBN 978-84-9728-528-5.
\n\u2022 Josep Maria MONTANER MARTORELL. Arquitectura y cr\u00edtica. Editorial Gustavo Gili, 1999. ISBN 84-252-1768-7.\n

\n
\n


\n

\n
\n\n


\n
\n

\n
\u00a9 Hisp\u00e1nica Universal
\n
\n
\n

\nAviso Legal: \nEl contenido de los Servicios es propiedad de Mienciclo, o de sus compa\u00f1\u00edas afiliadas o licenciantes y est\u00e1 protegido por derechos de autor internacionales, patentes y leyes de marca registrada. Prohibida su copia y reproducci\u00f3n total o parcial por cualquier medio (electr\u00f3nico, inform\u00e1tico, mec\u00e1nico, fotocopia, etc.)\n

\n
© Grupo Enciclo\n
\n
\n
\n
\"Media.jpg\"
\n
\n

\n
\n

\n\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Arquitectura"},{"sortkey":"","*":"Artes_pl\u00e1sticas"},{"sortkey":"","*":"Bellas_artes"},{"sortkey":"","*":"Articulos_enciclo"},{"sortkey":"","*":"Articulos_destacados"},{"sortkey":"","*":"Mediateca"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Abad\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1bside"},{"ns":0,"exists":"","*":"Absolutismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Abu Simbel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Acanto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Acero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Acr\u00f3polis"},{"ns":0,"exists":"","*":"Acueducto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Adobe"},{"ns":0,"exists":"","*":"Adolf Loos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Adriano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Agra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Agua"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aldo Rossi"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alejandr\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alejandro Magno"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alem\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alemania"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alhambra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alminar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alsacia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Altar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Am\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Am\u00e9rica Latina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Am\u00e9rica precolombina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Amiens"},{"ns":0,"exists":"","*":"Andes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Andrea di Pietro, llamado Palladio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Anfiteatro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antigua Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antiguo Egipto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antonio da Sangallo, el Viejo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antoni Gaud\u00ed"},{"ns":0,"exists":"","*":"Apulia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aqueos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aquisgr\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1rabe"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1rabes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arbotante"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arcilla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arco (arquitectura)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arco de Triunfo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arena"},{"ns":0,"exists":"","*":"Argar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Armaz\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arquitrabe"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Artemisa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte asturiano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte carolingio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte cisterciense"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte egipcio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte g\u00f3tico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte griego"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte manuelino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte otoniano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte rom\u00e1nico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte romano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte visigodo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Asia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Asia Menor"},{"ns":0,"exists":"","*":"Atenas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Atenea"},{"ns":0,"exists":"","*":"Atrio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Austria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Avi\u00f1\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aztecas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Baalbek"},{"ns":0,"exists":"","*":"Babilonia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Baldasaro Longhena"},{"ns":0,"exists":"","*":"Baptisterio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barcelona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barroco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Basa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bas\u00edlica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bas\u00edlica de San Pedro de Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bauhaus"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bizancio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Blois"},{"ns":0,"exists":"","*":"Borgo\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bosnia y Herzegovina"},{"ns":0,"exists":"","*":"B\u00f3veda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Brahmanismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Brasilia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bronce"},{"ns":0,"exists":"","*":"Brunswick"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bruselas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Budismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Burgos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Caliza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Calzada"},{"ns":0,"exists":"","*":"Canal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Canterbury"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capilla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capitel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Caracalla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cari\u00e1tide"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlomagno"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carolingios"},{"ns":0,"exists":"","*":"Castillo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Catalina II"},{"ns":0,"exists":"","*":"Catedral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cedro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cer\u00e1mica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cerde\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chartres"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chicago"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chich\u00e9n Itz\u00e1"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Circunferencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciudad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciudad del Vaticano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clasicismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Claude Nicolas Ledoux"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clima"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cluniacense"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cluny"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cnosos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colegiata"},{"ns":0,"exists":"","*":"Coliseo de Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colmar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colonia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Color"},{"ns":0,"exists":"","*":"Coloso de Rodas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Columna"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunidad Aut\u00f3noma de Catalu\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Concha"},{"ns":0,"exists":"","*":"Constantinopla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Contrarreforma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Convento"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00f3rcega"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cornisa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Costa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Creta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cristianismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Crucero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cultura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cultura megal\u00edtica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cultura mic\u00e9nica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cultura tolteca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cultura zapoteca"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00fapula"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cuzco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Decoraci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dintel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dios"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dique"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dolmen"},{"ns":0,"exists":"","*":"Donato d'Angelo Bramante"},{"ns":0,"exists":"","*":"D\u00f3rico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dorios"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dub\u00e1i"},{"ns":0,"exists":"","*":"Eclecticismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Edad Media"},{"ns":0,"exists":"","*":"Educaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"EE.UU."},{"ns":0,"exists":"","*":"Egipto"},{"ns":0,"exists":"","*":"El Cairo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Emiratos \u00c1rabes Unidos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Epidauro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Erecteion"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escalera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escol\u00e1stica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escultura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esfinge"},{"ns":0,"exists":"","*":"Eslavos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espacio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estados Unidos de Am\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estambul"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estatua"},{"ns":0,"exists":"","*":"Est\u00e9tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Est\u00edpite"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estuco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estupa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Etruscos"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c9ufrates"},{"ns":0,"exists":"","*":"Europa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fara\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Faro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Felipe II de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Festo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fidias"},{"ns":0,"exists":"","*":"Filippo Brunelleschi"},{"ns":0,"exists":"","*":"Filippo Juvara"},{"ns":0,"exists":"","*":"Filosof\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Florencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fontainebleau"},{"ns":0,"exists":"","*":"Foro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Franc\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francesco Borromini"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francesco de Sanctis"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco I de Francia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fran\u00e7ois Mansart"},{"ns":0,"exists":"","*":"Frank Gehry"},{"ns":0,"exists":"","*":"Frank Lloyd Wright"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Funcionalismo (arquitectura)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fuste"},{"ns":0,"exists":"","*":"Giacomo della Porta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gian Lorenzo Bernini"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ginebra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Girola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Giulio Romano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gizeh"},{"ns":0,"exists":"","*":"Godos"},{"ns":0,"exists":"","*":"G\u00f3tico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Granada (Espa\u00f1a)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Granito"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gran Muralla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Grava"},{"ns":0,"exists":"","*":"Grecia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Grecia antigua"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guanajuato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guarino Guarini"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gustave Eiffel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Halicarnaso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hammurabi"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hierro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hipogeo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Historicismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hormig\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Humanismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ictino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Iglesia"},{"ns":0,"exists":"","*":"II Guerra Mundial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imhotep"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperio Bizantino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperio romano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Incas"},{"ns":0,"exists":"","*":"India"},{"ns":0,"exists":"","*":"Indo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industrializaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ingenier\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inglaterra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ingl\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Instituto Tecnol\u00f3gico de Massachusetts"},{"ns":0,"exists":"","*":"Islam"},{"ns":0,"exists":"","*":"Islas Baleares"},{"ns":0,"exists":"","*":"Italia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Italiano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jacopo Vignola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jean-Henri Nouvel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jeric\u00f3"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jerusal\u00e9n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jesuitas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Johann Balthasar Neumann"},{"ns":0,"exists":"","*":"Johann Bernhard Fischer von Erlach"},{"ns":0,"exists":"","*":"John Ruskin"},{"ns":0,"exists":"","*":"J\u00f3nico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jonios"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jord\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Joseph Paxton"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan de Herrera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jules Hardouin Mansart"},{"ns":0,"exists":"","*":"Julio II (papa)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Justiniano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Karnak"},{"ns":0,"exists":"","*":"Kefr\u00e9n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Keops"},{"ns":0,"exists":"","*":"Khorsabad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Kioto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ladrillo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lat\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Le\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Leon Battista Alberti"},{"ns":0,"exists":"","*":"Le Corbusier"},{"ns":0,"exists":"","*":"L\u00edbano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Llu\u00eds Dom\u00e8nech i Montaner"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lombard\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Londres"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lonja"},{"ns":0,"exists":"","*":"Louis Henry Sullivan"},{"ns":0,"exists":"","*":"Louis Le Vau"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ludwig Mies Van der Rohe"},{"ns":0,"exists":"","*":"Luis XIV de Francia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Luxor"},{"ns":0,"exists":"","*":"Luz"},{"ns":0,"exists":"","*":"Machu Picchu"},{"ns":0,"exists":"","*":"Madera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Malbork"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mamposter\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Manierismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mantua"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e1rmol"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mar Egeo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mastaba"},{"ns":0,"exists":"","*":"Matem\u00e1ticas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Material"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mausoleo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mausolo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mayas"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e9dicis"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medievo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mediterr\u00e1neo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Megalito"},{"ns":0,"exists":"","*":"Menes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Menhir"},{"ns":0,"exists":"","*":"Meseta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mesoam\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mesopotamia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Metal"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e9xico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mezquita"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mezquita de C\u00f3rdoba"},{"ns":0,"exists":"","*":"Micenas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Micerinos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Michelozzi Michelozzo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Miguel \u00c1ngel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mil\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mitla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Modernismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mohenjo-Daro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Momia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monarqu\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monasterio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monte Alb\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Moral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mosaico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Muralla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Museo del Louvre"},{"ns":0,"exists":"","*":"N\u00e1rtex"},{"ns":0,"exists":"","*":"Naturaleza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Neoclasicismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Neol\u00edtico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ne\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nilo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nimrud"},{"ns":0,"exists":"","*":"Normand\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Norman Foster"},{"ns":0,"exists":"","*":"Notre Dame de Par\u00eds"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nueva York"},{"ns":0,"exists":"","*":"Obelisco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Octavio Augusto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Olimpia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Orden Teut\u00f3nica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oriente Medio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oxford"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pachac\u00e1mac"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pagoda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pa\u00edses Bajos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pakist\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio de Versalles"},{"ns":0,"exists":"","*":"Paleocristiano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Papa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Par\u00eds"},{"ns":0,"exists":"","*":"Parlamento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Parten\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Patrimonio de la Humanidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pechina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pedestal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pek\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Peloponeso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pen\u00ednsula"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pen\u00ednsula de Yucat\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"P\u00e9rgamo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Peristilo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pers\u00e9polis"},{"ns":0,"exists":"","*":"Persia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Piamonte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Piedra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pietro da Cortona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pilastra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pintura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pir\u00e1mide"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pisa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Plateresco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Plinto"},{"ns":0,"exists":"","*":"P\u00f3rtico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Portugal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Precio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Prisma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Propileo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Provenza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Provincia de M\u00e1laga"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pueblos indoeuropeos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Puente"},{"ns":0,"exists":"","*":"Quetzalc\u00f3atl"},{"ns":0,"exists":"","*":"Racionalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rafael Moneo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rafael Sanzio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rams\u00e9s II"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rascacielos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ravena"},{"ns":0,"exists":"","*":"Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reims"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino Unido"},{"ns":0,"exists":"","*":"Relieve"},{"ns":0,"exists":"","*":"Renacimiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica Checa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Resistencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n Industrial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ricardo Bofill"},{"ns":0,"exists":"","*":"Richard Meier"},{"ns":0,"exists":"","*":"Richard Rogers"},{"ns":0,"exists":"","*":"R\u00edo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Robert Venturi"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rocalla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rococ\u00f3"},{"ns":0,"exists":"","*":"Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Romanticismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Roset\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rusia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salamanca (Espa\u00f1a)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salzburgo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Samarcanda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Samos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santa Sof\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago Calatrava"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago de Compostela"},{"ns":0,"exists":"","*":"San Petersburgo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sarg\u00f3n II de Asiria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Selva Negra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sepulcro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sillar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sinto\u00edsmo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Siria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Stonehenge"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sult\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sumer"},{"ns":0,"exists":"","*":"Susa (Mesopotamia)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Taj Mahal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Talayot"},{"ns":0,"exists":"","*":"Teatro (arquitectura)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tebas (Egipto)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tecnolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Templo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tenochtitlan"},{"ns":0,"exists":"","*":"Teotihuac\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Termas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tiahuanaco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tigris"},{"ns":0,"exists":"","*":"T\u00edvoli"},{"ns":0,"exists":"","*":"Toledo (Espa\u00f1a)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Torre Eiffel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Toscano, a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Toulouse"},{"ns":0,"exists":"","*":"Transepto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tula"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tumba"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tur\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Turqu\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Unesco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Universidad de Cambridge"},{"ns":0,"exists":"","*":"Universo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Urbanismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Utilitarismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uzbekist\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Venecia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vicenza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vida"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vidriera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vidrio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Viena"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vitral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vitrubio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Walter Gropius"},{"ns":0,"exists":"","*":"William Morris"},{"ns":0,"exists":"","*":"Worms"},{"ns":0,"exists":"","*":"Xochicalco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zen"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zeus"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zigurat"},{"ns":0,"exists":"","*":"Z\u00f3calo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zoser"},{"ns":0,"*":"Dubai"},{"ns":0,"*":"Imperio Romano"},{"ns":0,"*":"Rect\u00e1ngulo"},{"ns":0,"*":"Laminaci\u00f3n"},{"ns":0,"*":"\u00d3rdenes (arquitectura)"},{"ns":0,"*":"Entablamento"},{"ns":0,"*":"Baquet\u00f3n"},{"ns":0,"*":"Enlucido"},{"ns":0,"*":"Tapial"},{"ns":0,"*":"Almohadillado"},{"ns":0,"*":"Voladizo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Abad\u00eda de Westminster"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aglomerado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aire"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alc\u00e1zar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfarje"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alf\u00e9izar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alicatado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Almohades"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aluminio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Amianto"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1ngulo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Artesonado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte bizantino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte mud\u00e9jar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte paleocristiano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Asfalto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Asiria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Asu\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Azulejo"},{"ns":0,"exists":"","*":"B\u00e1rbaros"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bas\u00edlica de San Marcos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Biblioteca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Caldeos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Calefacci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carpinter\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cemento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cimborrio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Civilizaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Climatolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Compresi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Conductor"},{"ns":0,"exists":"","*":"Construcci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Contrafuerte"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00f3rdoba (Espa\u00f1a)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cristal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diccionario Enciclop\u00e9dico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diocleciano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Domiciano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dovela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Edad del Bronce"},{"ns":0,"exists":"","*":"Electricidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Encofrado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esgrafiado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esp\u00edritu"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Eternidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Exedra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fibrocemento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Flandes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fontaner\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Forja"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fundici\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Geometr\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guadiana"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hermen\u00e9utica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hidr\u00e1ulica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hombre"},{"ns":0,"exists":"","*":"Idioma espa\u00f1ol"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imprenta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jamba"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jerogl\u00edfico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Guas"},{"ns":0,"exists":"","*":"La Giralda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Liturgia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Logro\u00f1o"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mach\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Madrid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mampara"},{"ns":0,"exists":"","*":"Materia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medio ambiente"},{"ns":0,"exists":"","*":"Menfis"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e9nsula"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e9rida (Espa\u00f1a)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Municipio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Museo Brit\u00e1nico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Neopreno"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oporto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oraci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Orden (arquitectura)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Paja"},{"ns":0,"exists":"","*":"Paramento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Perpendicular"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pierre-Charles Le Monnier"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pier Luigi Nervi"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pilono"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pizarra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pl\u00e1stico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Poitiers"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pompeya"},{"ns":0,"exists":"","*":"Prehistoria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Provincia de C\u00e1ceres"},{"ns":0,"exists":"","*":"Radar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Raz\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino de Arag\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Resina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Roble"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rocas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ruman\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sarg\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Segovia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sevilla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Soldadura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Split"},{"ns":0,"exists":"","*":"Teja"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tensi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Termas de Caracalla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tornillo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Toscana"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tracci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tracer\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tramoya"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tri\u00e1ngulo"},{"ns":0,"exists":"","*":"T\u00fanel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Valle de los Reyes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Visigodos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Volc\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Yeso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zaragoza"},{"ns":0,"*":"V\u00e9zelay)"},{"ns":0,"*":"Caset\u00f3n"},{"ns":0,"*":"Mansarda"},{"ns":0,"*":"Tercelete"},{"ns":0,"*":"Equil\u00e1tero"},{"ns":0,"*":"Pir\u00e1mide de Keops"},{"ns":0,"*":"Pante\u00f3n de Roma"},{"ns":0,"*":"Mainel"},{"ns":0,"*":"Virilo"},{"ns":0,"*":"Corintio"},{"ns":0,"*":"Plementer\u00eda"},{"ns":0,"*":"Crystal Palace"},{"ns":0,"*":"Policloruro"},{"ns":0,"*":"Dialog\u00eda"}],"images":["MIT_Stata_244913.jpg","Eiffel_21376036.jpg","Sagrada_familia_7125079.jpg","Torre_agbar_58206544.jpg","La_pedrera_11871073.jpg","Elementos_arquitectonicos.PNG","Kutna_hora_57864730.jpg","Hotel_vela_barcelona_3428549.jpg","Hospital_sant_pau_51882187.jpg","Dubai_rascacielos_45628168.jpg","Castillo_francia_58509650.jpg","Castillo_francia_57208933.jpg","Bosnia_arquitectura_pastoril_22580221.jpg","Castillo_francia_57841777.jpg","Turquia_mezquita_estambul_9136324.jpg","Turquia_estambul_castillo_57223171.jpg","Italia_apulia_trulli_59800675.jpg","Abadiawestminsterfachada_londres_57594379.jpg","Alemania_spira_59853436.jpg","Alhambra_41061487.jpg","Mexico_san_miguel_allende_54429700.jpg","Colmar_74013814.jpg","Bujara_41782534.jpg","Arquite3.JPG","Arquite4.JPG","Arquite5.JPG","Boveda.svg","ARCO.jpg","Orden_corintio.png","Hormigon_merida.jpg","Media.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"1","line":"El arte del espacio","number":"1","index":"1","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":360,"anchor":"El_arte_del_espacio"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Esbozo general","number":"2","index":"2","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":1696,"anchor":"Esbozo_general"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Desarrollo hist\u00f3rico de la disciplina","number":"3","index":"3","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":3403,"anchor":"Desarrollo_hist.C3.B3rico_de_la_disciplina"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Antig\u00fcedad","number":"3.1","index":"4","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":3443,"anchor":"Antig.C3.BCedad"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Antiguas civilizaciones norteafricanas y orientales","number":"3.1.1","index":"5","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":3458,"anchor":"Antiguas_civilizaciones_norteafricanas_y_orientales"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Egipto","number":"3.1.1.1","index":"6","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":7114,"anchor":"Egipto"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Mesopotamia e Ir\u00e1n","number":"3.1.1.2","index":"7","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":10235,"anchor":"Mesopotamia_e_Ir.C3.A1n"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"India, China y Jap\u00f3n","number":"3.1.1.3","index":"8","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":12868,"anchor":"India.2C_China_y_Jap.C3.B3n"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Arquitectura europea prehel\u00e9nica","number":"3.1.2","index":"9","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":16181,"anchor":"Arquitectura_europea_prehel.C3.A9nica"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Europa occidental","number":"3.1.2.1","index":"10","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":16533,"anchor":"Europa_occidental"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Creta y Micenas","number":"3.1.2.2","index":"11","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":17941,"anchor":"Creta_y_Micenas"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Grecia hel\u00e9nica","number":"3.1.3","index":"12","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":20450,"anchor":"Grecia_hel.C3.A9nica"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Roma","number":"3.1.4","index":"13","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":28410,"anchor":"Roma"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Arquitectura paleocristiana y bizantina","number":"3.1.5","index":"14","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":36509,"anchor":"Arquitectura_paleocristiana_y_bizantina"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Edad media","number":"3.2","index":"15","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":39957,"anchor":"Edad_media"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Arquitecturas no europeas","number":"3.2.1","index":"16","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":39972,"anchor":"Arquitecturas_no_europeas"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Arquitectura \u00e1rabe","number":"3.2.2","index":"17","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":40173,"anchor":"Arquitectura_.C3.A1rabe"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Arquitectura precolombina","number":"3.2.3","index":"18","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":42359,"anchor":"Arquitectura_precolombina"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Arquitectura medieval temprana","number":"3.2.4","index":"19","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":45472,"anchor":"Arquitectura_medieval_temprana"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Rom\u00e1nico","number":"3.2.5","index":"20","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":46856,"anchor":"Rom.C3.A1nico"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"G\u00f3tico","number":"3.2.6","index":"21","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":51991,"anchor":"G.C3.B3tico"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Renacimiento","number":"3.3","index":"22","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":57543,"anchor":"Renacimiento"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Italia","number":"3.3.1","index":"23","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":57915,"anchor":"Italia"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Resto de Europa","number":"3.3.2","index":"24","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":62871,"anchor":"Resto_de_Europa"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Barroco y neoclasicismo","number":"3.4","index":"25","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":64594,"anchor":"Barroco_y_neoclasicismo"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Barroco","number":"3.4.1","index":"26","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":65639,"anchor":"Barroco"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Italia","number":"3.4.1.1","index":"27","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":65653,"anchor":"Italia_2"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Francia","number":"3.4.1.2","index":"28","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":67061,"anchor":"Francia"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"Otros pa\u00edses europeos","number":"3.4.1.3","index":"29","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":68609,"anchor":"Otros_pa.C3.ADses_europeos"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Neoclasicismo","number":"3.4.2","index":"30","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":69151,"anchor":"Neoclasicismo"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"La arquitectura moderna","number":"3.5","index":"31","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":70716,"anchor":"La_arquitectura_moderna"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Historicismo, eclecticismo y modernismo","number":"3.5.1","index":"32","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":70744,"anchor":"Historicismo.2C_eclecticismo_y_modernismo"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La arquitectura en hierro","number":"3.5.2","index":"33","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":72834,"anchor":"La_arquitectura_en_hierro"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Escuela de Chicago","number":"3.5.3","index":"34","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":73742,"anchor":"La_Escuela_de_Chicago"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El funcionalismo","number":"3.5.4","index":"35","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":74621,"anchor":"El_funcionalismo"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El estilo internacional","number":"3.5.5","index":"36","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":75413,"anchor":"El_estilo_internacional"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El eclecticismo posmoderno","number":"3.5.6","index":"37","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":76461,"anchor":"El_eclecticismo_posmoderno"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Elementos arquitect\u00f3nicos","number":"3.6","index":"38","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":77399,"anchor":"Elementos_arquitect.C3.B3nicos"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Estructuras","number":"3.6.1","index":"39","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":78203,"anchor":"Estructuras"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Elementos arquitect\u00f3nicos de dintel","number":"3.6.2","index":"40","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":80689,"anchor":"Elementos_arquitect.C3.B3nicos_de_dintel"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Ordenaciones mixtas de arco y dintel","number":"3.6.3","index":"41","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":83664,"anchor":"Ordenaciones_mixtas_de_arco_y_dintel"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Elementos arquitect\u00f3nicos externos de composici\u00f3n. Muros","number":"3.6.4","index":"42","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":84160,"anchor":"Elementos_arquitect.C3.B3nicos_externos_de_composici.C3.B3n._Muros"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Plantas y cubiertas","number":"3.6.5","index":"43","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":89454,"anchor":"Plantas_y_cubiertas"},{"toclevel":4,"level":"4","line":"B\u00f3vedas y cubiertas modernas","number":"3.6.5.1","index":"44","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":96168,"anchor":"B.C3.B3vedas_y_cubiertas_modernas"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Puertas y ventanas","number":"3.6.6","index":"45","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":96722,"anchor":"Puertas_y_ventanas"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Torres y cimborrios","number":"3.6.7","index":"46","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":98216,"anchor":"Torres_y_cimborrios"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Materiales arquitect\u00f3nicos","number":"3.7","index":"47","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":100848,"anchor":"Materiales_arquitect.C3.B3nicos"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Historia","number":"3.7.1","index":"48","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":104614,"anchor":"Historia"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"3.8","index":"49","fromtitle":"Arquitectura","byteoffset":111325,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/8/81/MIT_Stata_244913.jpg/360px-MIT_Stata_244913.jpg [1] => http://img.irtve.es/imagenes/cual-arquitectura-del-futuro/1292794247741.jpg [2] => //img.mienciclo.com/thumb/2/24/Eiffel_21376036.jpg/220px-Eiffel_21376036.jpg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/4/40/Sagrada_familia_7125079.jpg/200px-Sagrada_familia_7125079.jpg [4] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5f/Torre_agbar_58206544.jpg/340px-Torre_agbar_58206544.jpg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/d/de/La_pedrera_11871073.jpg/180px-La_pedrera_11871073.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/9/9c/Elementos_arquitectonicos.PNG/350px-Elementos_arquitectonicos.PNG [7] => //img.mienciclo.com/thumb/2/28/Kutna_hora_57864730.jpg/330px-Kutna_hora_57864730.jpg [8] => //img.mienciclo.com/thumb/1/1a/Hotel_vela_barcelona_3428549.jpg/200px-Hotel_vela_barcelona_3428549.jpg [9] => //img.mienciclo.com/thumb/2/20/Hospital_sant_pau_51882187.jpg/210px-Hospital_sant_pau_51882187.jpg [10] => //img.mienciclo.com/thumb/c/ce/Dubai_rascacielos_45628168.jpg/210px-Dubai_rascacielos_45628168.jpg [11] => http://img.irtve.es/imagenes/alhambra-manuscrito-descifrado/1358471797254.JPG [12] => //img.mienciclo.com/thumb/2/20/Castillo_francia_58509650.jpg/350px-Castillo_francia_58509650.jpg [13] => //img.mienciclo.com/thumb/b/bf/Castillo_francia_57208933.jpg/350px-Castillo_francia_57208933.jpg [14] => //img.mienciclo.com/thumb/3/33/Bosnia_arquitectura_pastoril_22580221.jpg/290px-Bosnia_arquitectura_pastoril_22580221.jpg [15] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f3/Castillo_francia_57841777.jpg/200px-Castillo_francia_57841777.jpg [16] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f3/Turquia_mezquita_estambul_9136324.jpg/320px-Turquia_mezquita_estambul_9136324.jpg [17] => //img.mienciclo.com/thumb/3/3b/Turquia_estambul_castillo_57223171.jpg/190px-Turquia_estambul_castillo_57223171.jpg [18] => //img.mienciclo.com/thumb/c/cd/Italia_apulia_trulli_59800675.jpg/340px-Italia_apulia_trulli_59800675.jpg [19] => //img.mienciclo.com/thumb/0/06/Abadiawestminsterfachada_londres_57594379.jpg/320px-Abadiawestminsterfachada_londres_57594379.jpg [20] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5f/Alemania_spira_59853436.jpg/200px-Alemania_spira_59853436.jpg [21] => //img.mienciclo.com/thumb/0/02/Alhambra_41061487.jpg/330px-Alhambra_41061487.jpg [22] => //img.mienciclo.com/thumb/2/21/Mexico_san_miguel_allende_54429700.jpg/320px-Mexico_san_miguel_allende_54429700.jpg [23] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4e/Colmar_74013814.jpg/340px-Colmar_74013814.jpg [24] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c2/Bujara_41782534.jpg/450px-Bujara_41782534.jpg [25] => //img.mienciclo.com/thumb/f/fe/Arquite3.JPG/280px-Arquite3.JPG [26] => //img.mienciclo.com/thumb/4/48/Arquite4.JPG/290px-Arquite4.JPG [27] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a3/Arquite5.JPG/280px-Arquite5.JPG [28] => //img.mienciclo.com/3/3c/Boveda.svg [29] => //img.mienciclo.com/thumb/0/07/ARCO.jpg/360px-ARCO.jpg [30] => //img.mienciclo.com/5/5a/Orden_corintio.png [31] => http://img.irtve.es/css/rtve.commons/rtve.header.footer/i/logoRTVEes.png [32] => //img.mienciclo.com/thumb/b/bb/Hormigon_merida.jpg/350px-Hormigon_merida.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Arquitectura [pageid] => 21614 [text] =>

(Del latín architectura.) En alemán, architektur; en francés, architecture; en inglés, architecture; en italiano, architettura. Arte de proyectar y construir edificios.

El Stata Center del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), diseñado por Frank Gehry.

El arte del espacio

Con el término arquitectura se expresa el arte de crear, con estructuras y materiales relativamente estables y sólidos, los espacios interiores y exteriores destinados a albergar las diversas formas de vida humana; por ello ha sido definida como “el arte del espacio”.

Así pues, a diferencia de la pintura, que se desarrolla sobre el plano; y de la escultura, que se desarrolla en la masa tridimensional, la arquitectura se caracteriza por su desarrollo en el espacio vacío, y por combinar fines estéticos, expresivos y utilitarios. Una obra arquitectónica debe cumplir los siguientes requisitos: adaptarse a las necesidades de uso de la actividad humana, ser una construcción permanente y sólida y comunicar contenidos culturales a través de la forma.

En razón de la finalidad de los espacios creados, la arquitectura puede ser religiosa, civil, militar, industrial, etc., mientras que el urbanismo nace de la necesidad de ordenar en el espacio la ciudad y las actividades sociales que en ella se desarrollan. Por arquitectura se entiende también el conjunto de las obras arquitectónicas de un país, una cultura, un período histórico, un estilo determinados: arquitectura egipcia, del s. XVI, renacentista, barroca, etc.

Esbozo general

El hecho mismo, sin embargo, de constituir a un tiempo un arte y una ciencia técnica, ha motivado que bajo la noción de arquitectura subyazgan en ocasiones concepciones muy diferentes. Los profesionales de la arquitectura se lamentan a menudo de que ésta suela enseñarse en colegios y universidades como una disciplina puramente «artística» integrada dentro del estudio general de los diversos estilos históricos sin prestar la debida consideración a aquellos problemas formales y técnicos que originaron en cada caso determinadas soluciones de construcción. Por otra parte, este tipo de educación arquitectónica ha favorecido la aceptación más o menos implícita por parte de los ciudadanos de que existe una «gran arquitectura», reflejada en textos y manuales, y otra arquitectura propia de la gran masa de habitantes y sin pretensiones estéticas. A fines del siglo XIX el británico William Morris se rebeló radicalmente contra estas nociones, y postuló que no puede dejarse la creación en manos de un reducido grupo de expertos, sino que la sociedad ha de imbricarse conjuntamente en ella.

La comprensión de la génesis arquitectónica, en suma, precisa cuando menos contemplar tres factores esenciales que la determinan: las posibilidades que en un momento dado ofrecen las técnicas y materiales constructivos; las necesidades a que responde un edificio concreto; y las concepciones artísticas predominantes. Son, pues, tres elementos sincrónicos —técnico, social y estético— cuya interrelación a lo largo de los siglos ha determinado los diferentes períodos arquitectónicos, y cuyo estudio constituye la base del desarrollo histórico realizado en este artículo.

Desarrollo histórico de la disciplina

Antigüedad

Antiguas civilizaciones norteafricanas y orientales

La aparición de las primeras civilizaciones en torno a los grandes ríos —Nilo, Tigris, Éufrates e Indo— trajo lógicamente consigo el desarrollo de las técnicas arquitectónicas básicas.

Egipto

Aun cuando los orígenes del Neolítico en Egipto se remontan a los inicios del V milenio a.C., fue tras la unificación llevada a cabo en el 3100 a.C. por el rey Menes cuando la arquitectura comenzó a adquirir un nivel avanzado. Los materiales empleados fueron fundamentalmente dos: el adobeladrillos de arcilla secada al sol— que se utilizaba para las construcciones ciudadanas, y la piedra con que se edificaban tumbas y templos.

Durante el Imperio antiguo (2700-2200 a.C.) las construcciones más destacadas serían los monumentos funerarios, en un principio sencillas mastabas, cámaras rectangulares de ladrillo que más tarde quedaron reservadas a nobles y funcionarios, mientras que para el sepulcro de los faraones se levantaron las célebres pirámides. La más antigua conservada es la del rey Zoser, erigida hacia el 2700 a.C. por el gran arquitecto Imhotep, y que constituye en realidad una pirámide escalonada concebida como una superposición de mastabas.

En el curso de la siguiente centuria, los faraones de la IV dinastía ordenaron la construcción de las situadas en la meseta de Gizeh o Giza, que han pasado a la historia con el nombre helenizado de dichos monarcas: Keops, Kefrén y Micerinos. Su erección se realizó con bloques de piedra desbastada, recubiertos en el exterior por una capa de caliza. En el interior del edificio se encuentra un complejo laberinto de corredores, destinado a obstaculizar el acceso de los saqueadores a la cámara donde se encontraban la momia del faraón y sus tesoros. Alrededor de las pirámides se situaban grandes estatuas —como la famosa esfinge— y un conjunto arquitectónico que incluía el templo.

Los faraones tebanos del Imperio nuevo (1567-1085 a.C.) prefirieron excavar sus tumbas —llamadas hipogeos— en la roca, a fin de hacerlas más seguras. Los templos se convirtieron en las edificaciones principales, y llegaron a alcanzar proporciones inmensas en lugares cercanos a Tebas como Karnak y Luxor.

El conjunto constaba de una inmensa avenida, flanqueada por estatuas y obeliscos, que daba a una puerta monumental con dos grandes torres. A continuación se hallaba un patio ornado con columnas, que recibía el nombre de peristilo, tras él las salas hipóstilas —sostenidas por columnas— de los sacerdotes, y por último el santuario. También se excavaron templos en la roca, de los que el mejor ejemplo es el de Abu Simbel, erigido por Ramsés II.

El sistema de construcción era el arquitrabado: grandes losas de piedra, que constituían el arquitrabe, se disponían horizontalmente sobre los elementos de sustentación, bien pilares o columnas. En su forma básica, estos rasgos arquitectónicos pervivieron hasta la decadencia de la civilización egipcia.

Mesopotamia e Irán

El Asia Menor fue probablemente la zona donde antes se desarrollaron las estructuras arquitectónicas. Jericó, en la ribera del río Jordán, poseía ya hacia el 6000 a.C. un cinturón defensivo amurallado, y en el cuarto milenio los sumerios habían llevado a un alto grado de perfección los fundamentos técnicos en que se basarían las grandes civilizaciones mesopotámicas.

Los pueblos de Mesopotamia, zona entre los ríos Tigris y Éufrates, emplearon sobre todo el ladrillo —tanto cocido como secado al sol—, ya que la piedra escaseaba en la zona. Ello les permitió utilizar el arco y la bóveda, elementos arquitectónicos que serían recuperados y transmitidos a occidente por los romanos. Aun cuando entre los monumentos más conocidos de estas culturas se encuentran los zigurat, templos en forma de torre escalonada con pisos de planta progresivamente reducida, fue en la arquitectura urbana donde mayor brillantez alcanzó su arte. En tiempos de Hammurabi (hacia 1750 a.C.), las ciudades babilónicas estaban rodeadas por murallas que se estructuraban en diversos niveles mediante terrazas cultivadas, los célebres jardines colgantes.

La edificación de palacios llegó a su cumbre con el erigido en Khorsabad por el rey Sargón II de Asiria, en el siglo VIII a.C. Las excavaciones han mostrado que el recinto abarcaba más de diez hectáreas, y en él se incluían, además del palacio propiamente dicho, templos y otras construcciones, así como estatuas decorativas, entre ellas los monumentales toros alados con rostro humano que adornaban las puertas del palacio, y que se han conservado casi intactos.

Grupo escultórico de la fachada del Nacimiento del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Barcelona, España), obra del arquitecto Antoni Gaudí.

No introdujo grandes novedades arquitectónicas la extensión del imperio persa por Mesopotamia a partir del siglo VI a.C. Los restos de los grandes palacios de Persépolis y Susa revelan el conocimiento que los persas poseían tanto de las técnicas babilónicas como de las egipcias, y su dominio de la columna, el arco y la bóveda. El hecho, sin embargo, de que antes de emplear el ladrillo y la piedra hubieran utilizado con frecuencia la madera, dio a sus construcciones una mayor agilidad que la de las civilizaciones precedentes.

India, China y Japón

De las tres culturas clásicas del lejano oriente, fue la india la primera que alcanzó un importante desarrollo arquitectónico, según revelan las ruinas de Mohenjo-Daro (2500-1500 a.C.), centro de la antigua civilización del Indo en lo que habría de ser Pakistán. Durante el período budista, que se desarrolló aproximadamente desde el siglo III a.C., los monumentos más comunes fueron las estupas, monumentos semiesféricos de carácter religioso, que en Sanchi (siglo III a.C.) llegaron a alcanzar 36 m de altura, los viharas o monasterios, y los chaytias, santuarios excavados en la roca durante siglos, como las célebres cuevas de Ajanta iniciadas en el siglo II a.C. A partir del siglo V el culto budista comenzó a ser sustituido por el brahmánico, y se levantaron templos de adobe y piedra tallada, que llegaron a ornamentarse y esculpirse en toda su superficie exterior, como en el conjunto de edificios religiosos de Hoysalesvara en Halebid. La fusión del arte musulmán con el autóctono dio también construcciones de singular belleza, como el célebre Taj Mahal (siglo XVII) en Agra.

Vista de la ciudad de Barcelona (España), con el edificio de la Torre Agbar, obra del arquitecto francés Jean-Henri Nouvel.
Detalle de la fachada de la Casa Milà (La Pedrera), obra del arquitecto español Antoni Gaudí (Barcelona, España).

Los vestigios arquitectónicos chinos más antiguos se remontan a fines del II milenio a.C. En los últimos años del siglo III a.C. se inició la construcción de la Gran Muralla defensiva contra los pueblos del norte, en piedra, material reservado para este tipo de edificaciones, ya que la arquitectura china empleaba sobre todo la madera y el ladrillo. La introducción del budismo en el siglo I de la era cristiana originó la creación del templo chino, la pagoda. La más antigua conservada, de ladrillo, es la de Song Yue (siglo VI), pero el modelo clásico era una fina estructura vertical de madera que sostenía un techo típicamente alabeado hacia arriba. El conjunto monumental de la Ciudad Prohibida de Pekín, levantada en el siglo XVII y reconstruida en el XVII y XVIII, supuso la culminación y síntesis del arte chino.

La cultura japonesa tuvo un desarrollo tardío con respecto a las anteriores, si bien en el siglo V a.C. se levantaron ya los templos sintoístas de Ize que, erigidos en madera de pino, han llegado hasta la actualidad en sus reconstrucciones posteriores. La adopción oficial del budismo integró a la arquitectura japonesa en el ámbito cultural chino; la pagoda de Todai-ji en Nara es una de las mayores estructuras de madera del mundo. El auge del budismo zen, con su concepción de la arquitectura integrada en el paisaje, encontró su mejor exponente en el Rokuon Ji de Kioto. De manera progresiva, los arquitectos japoneses fueron desarrollando un particular interés por adecuar el edificio a su función, como quedó patente en el palacio rural de Katsura (siglo XVII), de líneas estructurales muy sencillas.

Arquitectura europea prehelénica

La preeminencia de la cultura griega en el desarrollo de las técnicas constructivas occidentales ha hecho que se acuñe el nombre de «arquitectura prehelénica» para definir los diversos desarrollos arquitectónicos surgidos en Europa con anterioridad al apogeo de Grecia.

Europa occidental

A partir del IV milenio a.C., se extendió por toda Europa la denominada cultura megalítica, cuyo nombre proviene precisamente de sus monumentos funerarios y religiosos, los megalitos. Entre los más característicos se hallaban los menhires —enormes piedras verticales sin desbastar—, que en lugares como Carnac, Francia, a lo largo de todo el neolítico, y Stonehenge, Inglaterra, hacia el 1800 a.C., se agruparon para formar respectivamente alineamientos y círculos sagrados, y los dólmenes, sepulcros construidos con lajas verticales que sostenían piedras horizontales. Los dólmenes se desarrollaron hasta formar cámaras mortuorias subterráneas, que, como en el caso de la cueva de Menga en la provincia de Málaga, España, llegaban a tener más de 25 metros de largo.

En el curso del II milenio aparecieron en el sur de Europa una serie de culturas sumamente avanzadas en el campo arquitectónico, entre ellas la del Argar, en el sur de España, la de los talayots —monumentos megalíticos— en las islas Baleares, y la floreciente cultura del bronce en Córcega y Cerdeña, donde se erigieron las nuraghi, torres en ocasiones rodeadas por fortificaciones. Sería, no obstante, en Creta y Micenas donde se pusieran las bases de la futura arquitectura griega.

Creta y Micenas

Entre el 2000 y el 1450 a.C. se desarrolló en la isla de Creta una floreciente civilización comercial que, por medio de su influencia en la cultura micénica, constituyó el primer antecedente de la Grecia clásica.

El edificio principal de la arquitectura cretense fue el palacio, cuya estructura conocemos gracias a las excavaciones realizadas en Cnosos, Hagia-Triada y Festo. Los palacios estaban concebidos como un conjunto de diversas salas y corredores de forma irregular en torno a un gran patio rectangular. Al igual que los egipcios, de quienes sin duda recibieron influencias, los cretenses utilizaban el arquitrabado, y empleaban para sus construcciones el barro y la piedra, si bien poseían un magnífico dominio del trabajo de la madera, con la que a menudo sustituían los materiales anteriores.

Elementos Arquitectónicos

Tras la destrucción de Creta por los aqueos de Micenas, pueblo de origen indoeuropeo afincado en el Peloponeso, éstos desarrollaron a su vez una arquitectura propia, varios de cuyos elementos pasarían directamente al arte griego. A diferencia de Creta, cuya condición insular la hacía menos vulnerable, los micénicos dispusieron en torno a sus ciudades grandes murallas defensivas, erigidas con bloques de piedras apenas desbastadas, que recibieron el nombre de «muros ciclópeos». La más célebre de estas murallas es la que rodea el palacio real de Micenas, con su monumental Puerta de los Leones.

Los palacios micénicos presentaban una clara influencia de los cretenses, pero su reducción de los constituyentes constructivos esenciales anunciaba ya el gusto por el orden racional propio de la arquitectura helénica. Tres elementos básicos permanecían en ésta: los propileos, o grandes puertas de entrada, ante las cuales se alzaba un pórtico de columnas; el domos, o patio, también rodeado de columnas; y, en el eje central de éste, el megaron, edificio central, constituido por un vestíbulo, una antesala y la sala real, u hogar, sostenida por cuatro columnas, probablemente de madera. Otro importante logro de la construcción micénica fueron las edificaciones funerarias, en particular las llamadas «tumbas de falsa bóveda», en las que una acumulación de sillares superpuestos y escalonados producía una falsa impresión de abovedamiento.

Grecia helénica

La invasión de Grecia hacia el 1200 a.C. por nuevos pueblos indoeuropeos, los dorios, significó el fin de la cultura micénica, y empujó a otros invasores precedentes, los jonios, hacia las islas del mar Egeo y las costas del Asia Menor. La integración de dorios y jonios, que dieron su nombre a los dos grandes órdenes arquitectónicos griegos, constituyó la base de la cultura helénica, cuyos más notables monumentos fueron con frecuencia el resultado de la fusión entre las influencias orientales y la elegancia del arte jonio y el rigor y la claridad propios del dorio.

Durante el denominado período geométrico, que se extendería aproximadamente hasta principios del siglo VII, la arquitectura no ofreció grandes innovaciones y el material más empleado fue la madera. Sería ya en el período arcaico, cuyo fin suele fecharse hacia principios del siglo V, cuando, con el auge de la polis, la ciudad, y el desarrollo de la construcción en piedra y mármol, el arte arquitectónico griego alcanzó su madurez.

La construcción básica en torno a la cual giró toda la arquitectura helénica fue el templo, que no se entendía como lugar de reunión sino como hogar del dios, y que se situaba en un recinto al que se llegaba atravesando unas puertas de tipo monumental. Su planta —inspirada en la del megaron micénico— estaba constituida esencialmente por una puerta, o pronaos, que daba acceso a la cámara central o naos (también llamada cella), rectangular, circundada por muros de piedra, en la que se hallaba el altar. En el extremo opuesto al pronaos se hallaba otra pequeña cámara, el opistodomos, que podía o no comunicarse con la naos. Según la estructura exterior de columnas, los templos recibían diversos nombres: próstilo era el que sólo tenía columnas frente a la naos; anfipróstilo el que las poseía también en la parte posterior, y períptero el rodeado completamente por un peristilo de columnas.

Detalle de la fachada de la iglesia de San Juan Nepomuceno, en Kutná Hora (República Checa), declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
El hotel Burj al Arab, en Dubai.
El Hospital de Sant Pau de Barcelona (España), obra modernista de Lluís Domènech i Montaner.

Los elementos arquitectónicos de los templos fueron los que diferenciaron básicamente el orden dórico, surgido en la península helénica, y el jónico, que se desarrolló en las colonias de Asia Menor. La estructura, sin embargo, era básicamente similar y las dimensiones relativamente reducidas, ya que la griega era ante todo una cultura antropomórfica. El templo dórico se apoyaba en una base escalonada, llamada estilóbato. Sobre éste se erguían directamente las columnas, cuyo cuerpo o fuste, era estriado. En su parte superior se hallaba el capitel, moldura que ponía las columnas en contacto con el entablamiento.

Éste reproducía la estructura de los antiguos templos de madera, construidos con vigas que se entrecruzaban, apoyándose en las columnas y los muros de la naos, para sostener el armazón de la techumbre; tales vigas fueron sustituidas por bloques de piedra. El entablamiento estaba formado de abajo a arriba por tres niveles horizontales: el arquitrabe, que constituía propiamente la sustentación y tenía un exterior liso; el friso, una franja con salientes y entrantes (triglifos y metopas) que imitaban el efecto de las vigas de madera y a menudo se decoraban con acanaladuras —los triglifos— y con relieves —las metopas—; y la cornisa, que sobresalía del friso para proteger de la lluvia, y que se prolongaba luego en dos lados superiores inclinados, paralelos a la vertiente del tejado, formados por vigas apareadas sobre las que se disponían las tejas. En la parte frontal del templo, los tres lados de la cornisa formaban un triángulo —o frontón— que tenía en su centro el tímpano, donde solían situarse relieves o esculturas.

La estructura del templo dórico, en suma, estaba concebida para realzar el contraste entre las formas verticales de las columnas, dispuestas de acuerdo con proporciones geométricas, y los planos horizontales de la base y el entablamiento. El jónico seguía las mismas pautas. Los dos elementos diferenciales básicos estribaban en que las columnas, al hacerse más esbeltas, precisaban una basa —o plinto— que las uniera al entablamiento y les diera mayor apoyo, y en que el capitel presentaba una mayor decoración, con dos volutas que sobresalían del cuerpo de la columna. Asimismo, tanto en el entablamiento como en el frontón se ofrecía una mayor decoración.

A medida que las técnicas se perfeccionaron, la estructura de los templos se fue complicando. Los templos jónicos de Hera y de Artemisa en Samos tenían la naos dividida en tres naves por dos filas de columnas, y estaban rodeados por un triple peristilo de columnas. Similar disposición presentaba el templo de Zeus en Olimpia, dórico, construido entre el 470 y el 450 a.C., ya en los inicios del período clásico.

La cumbre de la arquitectura clásica griega fue sin duda el conjunto monumental de la Acrópolis de Atenas, colina sagrada reconstruida en el siglo V a.C. a la que se accedía por unos inmensos propileos de columnas. Las diferentes construcciones se hallaban vinculadas por diversas escalinatas y paseos, de forma que constituyeran una unidad armónica. A ello contribuía asimismo la fusión de edificios jónicos como el Erecteion y el templo de Atenea Niké, y dóricos, como el célebre Partenón, construido a partir del 445 a.C. sobre planos del arquitecto Ictino, y que estaba concebido de acuerdo con proporciones de estricta armonía cuyo parámetro fundamental era la distancia entre las columnas. Los elementos ornativos y los famosos bajorrelieves de Fidias conferían además al templo un claro deseo de recoger rasgos jónicos, por lo que puede considerarse una auténtica síntesis del clasicismo griego.

Desde principios del siglo IV comenzó a desarrollarse el arte posclásico, que tras las conquistas de Alejandro Magno en Asia dio paso al llamado período helenístico. El mausoleo de Halicarnaso, construcción funeraria que se erigió en dicha ciudad en homenaje al rey Mausolo, fallecido el 352 a.C., revelaba ya influencias orientales, que se acentuaron posteriormente. El rasgo arquitectónico más característico fue la introducción del capitel corintio, variante del jónico pero con las volutas del capitel aún más acentuadas, en forma de hojas de acanto.

Durante estos siglos, por otra parte, la arquitectura griega dejó de centrarse en el templo y mostró un renovado interés por las construcciones civiles. Se fijó la forma definitiva del teatro —el más antiguo conservado es el de Epidauro, siglo IV a.C.—, determinándose las proporciones regulares que debían regir la skené (escena) y el graderío, que solía apoyarse en la falda de un colina, y, sobre todo en los centros de Egipto y Asia Menor, se desarrolló el gusto por la monumentalidad. Muestra de ello fueron edificaciones hoy desaparecidas, como el faro de Alejandría y el Coloso de Rodas; sí se conserva, sin embargo, parte del altar de Zeus en Pérgamo (siglo II a.C.), en el que arquitectura y escultura se fundieron en un desbordado barroquismo. En el aspecto urbanístico, la innovación más destacada fue el intento de aplicar el entramado geométrico al contorno de ciudades enteras, como plano general para su desarrollo posterior.

Roma

Durante los primeros siglos de su existencia, hasta la constitución del Imperio, la arquitectura en Roma estuvo claramente marcada por la herencia helenística y por la interpretación que de la tradición constructora griega habían realizado los etruscos, pueblo al que los romanos arrebataron la hegemonía en Italia central, y del que tomaron, entre otros elementos, el capitel etrusco, que ellos transformaron en el toscano, de mayor simplicidad que el dórico.

Las grandes innovaciones de la arquitectura romana tuvieron lugar a partir de los inicios de la era cristiana, sobre todo en el aspecto técnico, gracias al progresivo perfeccionamiento del arco —estructura arquitectónica de forma curva que permite salvar el espacio entre dos puntos, por lo general columnas o pilones, y repartir entre éstos los empujes del muro—, la bóveda —cubierta arqueada que recubre un espacio entre columnas, muros o pilares— y la cúpulabóveda circular semiesférica—.

El Burj Dubai (Dubai, Emiratos Árabes Unidos), el rascacielos más alto del mundo desde su inauguración el 29 de noviembre de 2009.

Estos elementos, como ya se apuntó, eran conocidos por los pueblos mesopotámicos, pero en Roma pudo hacerse un empleo mucho más sistemático y audaz de ellos gracias a la elaboración y perfeccionamiento de materiales de construcción como el ladrillo cocido y el hormigón, que consistía en una aglomeración de partículas de arena, grava, etc., agua y cal, y que por su ductilidad permitía, previa su fragua en moldes (o encofrados), dotar de una gran cohesión a los muros y las bóvedas.

Las extraordinarias posibilidades de estas nuevas técnicas, que permitían emplear un número menor de columnas y pilares ampliando así el espacio interior, quedaron patentes en la inmensa cúpula del Panteón romano, erigida por Adriano en el 126 d.C., en la que los empujes verticales provocados por su enorme peso se distribuyen mediante un sistema de arcadas entre los muros del edificio cilíndrico que la sustenta.

El empleo de los órdenes griegos y romanos, que en principio era común, fue desapareciendo también a partir de la época de Octavio Augusto (27 a.C.-14 d.C.) para quedar aquéllos apenas como elementos decorativos, por lo general en los templos. Éstos, a diferencia de los helénicos, se elevaban sobre un alto podio con escalinatas, y solían ser de planta circular o cuadrangular.

La capacidad técnica de los arquitectos romanos y su concepción utilitaria hallaron acabada expresión en las obras de ingeniería, como los puentes y los acueductos destinados a la conducción de aguas, y las edificaciones de uso civil. El conjunto más característico era el foro, que conformaba un recinto público en el que se agrupaban diferentes construcciones. A su lado, o integrada en él, se hallaba la basílica, edificio en el que se celebraban desde reuniones comerciales a sesiones judiciales, y que solía constar de tres naves longitudinales la más alta de las cuales era la central, cuyos ventanales permitían la iluminación del interior. En la cabecera de las naves existía un recinto semicircular destinado a albergar el tribunal.

Propia del gusto romano por los espectáculos públicos fue también la construcción de grandes teatros y anfiteatros, como el Circo Máximo de Roma y, tras su destrucción, el Coliseo de Roma (70-82 d.C.). Toda esta gama de edificios se extendía por las principales ciudades del imperio. En el aspecto urbanístico, los romanos recogieron muchas características de la mentalidad helenística; el deseo de hacer más habitables las ciudades conllevó la creación de una amplia red de baños públicos, alcantarillado, etc., así como de numerosos monumentos conmemorativos y ornamentales —arcos de triunfo, obeliscos—, paseos y jardines. Este concepto se aplicó también a la edificación de casas y villas rurales, que en algunos casos, como la célebre villa de Adriano en Tívoli, constituían una perfecta síntesis de elementos arquitectónicos y paisajísticos.

La creciente influencia de elementos orientales en el mundo romano y la progresiva descomposición ideológica motivó con el paso de los siglos, como había ocurrido en la Grecia clásica, una acusada tendencia hacia las formas eclécticas, el barroquismo decorativo y la monumentalidad. Reflejo de ello fueron las inmensas termas de Caracalla en Roma —con profusión de esculturas, pavimentos, mármol y estuco— que cubrían más de catorce hectáreas, y el santuario de Baalbek en el Líbano. La herencia romana, sin embargo, sería recogida, desde distintas perspectivas, por Bizancio y el arte paleocristiano y medieval.

Arquitectura paleocristiana y bizantina

Tal como se ha apuntado, las primeras iglesias cristianas construidas en Roma adoptaron el modelo de la basílica romana, que era el más apto para satisfacer la necesidad de reunir un gran número de fieles. La de Basílica de San Pedro de Roma, levantada en el 324 d.C., constituía un ejemplo clásico: cuerpo de cinco naves —posteriormente se popularizaría la construcción de tres— cubiertas con techumbre de madera, de las que la central desemboca en otra perpendicular, o transepto, que cuando posee la misma anchura que aquélla se llama crucero. Tras éste, en el eje de la nave principal se abría un ábside, espacio semicircular abovedado, en el que se encontraba el altar. Todo el recinto, que carecía prácticamente de decoración y dejaba ver los materiales de construcción, estaba precedido por un vestíbulo o nártex y un atrio, y estructurado a fin de realzar el ábside, para lo cual las naves laterales disminuían progresivamente de altura respecto a la central. Éste sería el origen de la planta de cruz latina, en la que el transepto dividía a la nave central en dos brazos desiguales, y que sería el más empleado en la Roma occidental.

En el Imperio Romano de oriente, sin embargo, origen de lo que se conocería como Imperio Bizantino, se mostró mayor predilección por las iglesias en las que se destacaba el edificio central, para lo que se desarrollaron plantas centrales, de cruz griega —con los cuatro lados iguales—, octogonales, etc., o bien de basílica con cúpula en el crucero.

El castillo de Chaumont-sur-Loire.

La arquitectura bizantina alcanzó su máximo esplendor en el siglo VI, bajo el reinado de Justiniano. Influidos a un tiempo por la tradición decorativa oriental —lo que los llevó a recubrir las paredes con mosaicos, mármol, etc.—, por las técnicas romanas y por su desarrollo en las iglesias paleocristianas, los arquitectos de Constantinopla crearon nuevas formas que permitieron resolver muchos de los problemas de abovedamiento que habían escapado a los romanos. Su aportación principal fue posiblemente el logro del sostenimiento de las cúpulas sobre la base de un edificio cuadrado. A este fin crearon un sistema consistente en disponer cuatro arcos en los muros principales de sustentación, con objeto de que los trapecios curvilíneos —pechinas— que quedan entre el anillo de la cúpula y los arcos descargasen los empujes del peso de la cúpula.

Ejemplo máximo de este sistema fue la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla, erigida por orden de Justiniano. Aunque su planta es rectangular, exteriormente semeja un conjunto de cubos verticales agrupados en torno a la gigantesca cúpula, más de treinta metros de diámetro, erguida sobre cuatro pechinas que se apoyan en dos ábsides y dos arcos de medio punto. La luz penetra por cuarenta ventanas abiertas en la parte inferior de la cúpula. El acento en la verticalidad de esta construcción, presente también en la iglesia de san Vital de Ravena, centro de las posesiones bizantinas en Italia, ejerció enorme influencia en las concepciones arquitectónicas de la cristiandad occidental, y se extendió a Asia Menor y los países eslavos.

Edad media

Arquitecturas no europeas

Durante los siglos que corresponden a la Edad Media europea se desarrollaron otras culturas arquitectónicas que hasta entonces no habían alcanzado gran relevancia.

Arquitectura árabe

Jardines del castillo de Villandry (Indre-et-Loire, Francia).
Cabañas de pastor tradicionales de Bosnia y Herzegovina.
Castillo de Saumur, Pays de la Loire (Francia).

La rápida expansión del Islam a partir del siglo VII hizo que el pueblo árabe, originariamente nómada, se viera obligado a adoptar las técnicas arquitectónicas de los pueblos conquistados para erigir sus construcciones. Así, a fines del siglo VII se levantó la gran mezquita de Omar en Jerusalén, inspirada en los templos bizantinos de planta circular. De Bizancio y Mesopotamia tomaron también los árabes la bóveda y el arco, a menudo lobulado.

Con el tiempo, sin embargo, los arquitectos árabes supieron convertir su sincretismo en un estilo sumamente personal, donde la monumentalidad resultaba rebajada por el empleo de formas curvas y ondulantes. El edificio más característico era la mezquita, junto a la cual se alzaba el alminar, la torre de llamado a la oración. Ejemplo de la capacidad creadora de la arquitectura árabe es el hecho de que en la mezquita de Ibn Tulún en El Cairo (siglo IX) aparecen ya arcos ojivales, si bien es cierto que no con la función estructural que adquirirían tres centurias después en Europa.

La España musulmana, por su peculiar situación geográfica, dio singulares muestras de genio para reelaborar diversas fuentes arquitectónicas. En la mezquita de Córdoba, iniciada en el siglo VIII, se encuentran desde columnas y capiteles romanos a arcos de herradura circulares, que se cree se adoptaron del arte visigodo, pues los existentes del mismo tipo en oriente eran apuntados. En el palacio de la Alhambra de Granada, cuya construcción se comenzó en el siglo XIII, los elementos son ya genuinamente árabes, con su gusto por los ambientes reservados y la decoración paisajística.

Arquitectura precolombina

Si bien los vestigios arquitectónicos de los pueblos precolombinos se remontan a épocas muy anteriores, las primeras manifestaciones monumentales conservadas son las que integran el conjunto arquitectónico de Teotihuacán, cuyos templos se levantaron fundamentalmente entre el siglo II a.C. y el II de la era cristiana. Entre los edificios más notables de este impresionante centro cultural y religioso cabe citar el templo del Sol, el palacio de Quetzalpapaloti, cuya disposición en torno a un núcleo central recuerda sorprendentemente a los palacios mediterráneos, y la Ciudadela; en ella se encuentra el templo de Quetzalcóatl, que revela un notable dominio de la piedra tallada. También aparecían ya las pirámides truncadas que serían típicas de la arquitectura mesoamericana.

El esplendor de Teotihuacán se continuó con la cultura zapoteca, que erigió los centros religiosos de Mitla y Monte Albán, y la tolteca, con las grandes ciudades de Tula y Xochicalco. En estrecha conexión con esta última estuvo el arte maya-tolteca que, desarrollado entre los siglos XI y XII, dejó como huella de su grandeza el conjunto arquitectónico de Chichén Itzá, en la península de Yucatán. Al empleo de las columnas —templo de los Guerreros— y de la planta circular, añadieron los mayas un primer intento de utilizar el arco y la bóveda, que ellos construían en forma angular, y que eran desconocidos para los demás pueblos americanos.

La última gran civilización de Mesoamérica fue la azteca, cuya capital se hallaba en Tenochtitlan. Los aztecas dominaban el uso de la piedra y del ladrillo secado al sol. Sus monumentos más notables eran el templo piramidal, o teocali, y los palacios. El rasgo peculiar de la arquitectura azteca, sin embargo, fue probablemente su extraordinaria concepción urbanística, que convirtió a Tenochtitlan en una ciudad lacustre poblada de chinampas —islas flotantes artificiales—, canales, calzadas, diques y acueductos.

En el sur de América florecieron también notables civilizaciones que desarrollaron características técnicas arquitectónicas, como el imperio de Tiahuanaco, surgido hacia el siglo VIII d.C., que asumió rasgos de las culturas regionales anteriores. Sus restos arqueológicos más importantes son la propia ciudad de Tiahuanaco y el santuario costero de Pachacámac. La cumbre de la arquitectura andina sería la civilización inca, que desarrolló un extraordinario dominio de la técnica de la piedra pulimentada y demostró en los grandes complejos arquitectónicos de Cusco (o Cuzco) y Machu Picchu un admirable sentido espacial. El desarrollo de las civilizaciones precolombinas podía tal vez haber aportado soluciones nuevas a muchos problemas constructivos, dado su aislamiento respecto al resto del mundo, pero fue abortado por la conquista española.

Arquitectura medieval temprana

De los siglos que median desde el fin del Imperio Romano a la aparición del arte románico se conservan fundamentalmente edificios religiosos, inspirados en la tradición paleocristiana y bizantina. La última de ellas se conservó de modo fundamental en Italia, y resulta patente en la capilla Palatina de Aquisgrán, en lo que posteriormente sería Alemania, erigida por Carlomagno en el 805 con arreglo al modelo de planta octogonal, y en la iglesia de San Marcos de Venecia, erigida en el siglo XI.

La mezquita Azul o del sultán Ahmed de Estambul (Turquía).

Lo más común, sin embargo, fue el empleo de la planta de cruz latina, debido fundamentalmente a la necesidad de ampliar el cuerpo longitudinal de la nave central con objeto de acoger a las cada vez mayores comunidades de fieles. De esta forma, las distintas variantes regionales —arte carolingio, arte otoniano en Alemania, arte visigodo y asturiano en España— se fueron aproximando hasta llegar por primera vez en torno al 1150 a la constitución de un estilo europeo con rasgos esencialmente comunes, el arte románico, cuya expansión se debió principalmente a las órdenes monásticas, sobre todo la cluniacense.

Románico

La denominación «románica» que se da a la arquitectura de este período fue acuñada en el siglo XIX como alusión a la recuperación de ciertos elementos arquitectónicos romanos. En realidad, el románico no es sino la culminación de un proceso estructural iniciado en las iglesias paleocristianas y que culminaría en el gótico.

De manera genérica, la arquitectura románica puede definirse en sus orígenes por varios elementos esenciales: el empleo del arco de medio punto; la sustitución de la cubierta plana de la nave central de las iglesias por otra abovedada, generalmente de medio cañón, es decir, semicilíndrica, sostenida por arcos de medio punto; la utilización de refuerzos; el predominio de la planta de cruz latina, con tres o cinco naves, y la subordinación de la decoración escultórica y pictórica al conjunto arquitectónico.

El objeto de esta estructura general no era otro que proporcionar una creciente verticalidad a las iglesias, acorde con el sentimiento espiritual de la época. Para ello era preciso reducir el grosor de los muros, descargando las fuerzas dinámicas de los empujes de la bóveda hacia los contrafuertes y los pilares y las columnas de la nave central. Este proceso llevó al desarrollo de la bóveda de arista, que era la resultante de la intersección de dos bóvedas de cañón, con lo que queda un espacio cuadrado enmarcado por cuatro arcos. Como consecuencia, las aristas componen en la cara inferior de la bóveda una equis, y originan cuatro zonas iguales, que reciben el nombre de paños. Tal sistema permite localizar los empujes, lo que no sucede en la bóveda de cañón, y constituyó el origen de la bóveda de crucería, que era una de arista a la que se le añadían dos nervios —o arcos cruceros— diagonales, siguiendo la línea de las aristas; esta bóveda constituiría la transición del románico al gótico.

La fortaleza de Rumeli Hisar, en Estambul.
Los tradicionales trullos de Alberobello, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en Apulia, Italia.

La ordenación interior de la iglesia sufrió asimismo diversas transformaciones con el paso de los años en las diferentes regiones europeas. En las comarcas mediterráneas, tales como Cataluña, Provenza o el sur de Italia, se evolucionó de las iglesias de una nave a las de tres, y se puso particular énfasis en el aligeramiento interior de los muros. En el norte de Italia, la influencia de la herencia romana permaneció muy fuerte, y así, en Lombardía, se recuperó la planta basilical clásica. El más bello monumento del románico italiano fue la catedral de Pisa, iniciada en el 1063, con el conjunto del baptisterio y la célebre torre; aun cuando se aprecian elementos bizantinos, la ligereza de las líneas es típicamente europea.

Francia, que había sido la cuna del estilo con la edificación de la segunda iglesia del monasterio de Cluny en el siglo X, desarrolló los ejemplos más definidos del románico con la abadía de Cluny (1088-1130) y las iglesias de peregrinación. Una de las más características fue la de Saint Sernin, en Toulouse, finalizada en 1096, y que anticipa elementos del gótico: cuerpo de cinco naves, transepto con otras tres perpendiculares a las primeras, elevación notable de la nave central, y un ábside en el eje de ésta rodeado por una girola, o pasillo semicircular, a la que dan varias capillas absidales. Las iglesias de la ruta de peregrinación a Santiago de Compostela se adscriben a este tipo. La región de Normandía, que hasta principios del siglo XII no comenzó a abovedar la nave central, desarrolló sin embargo en menos de cincuenta años un sistema de bóveda de crucería en la que resaltaban los elementos verticales, esta tendencia pasó a Inglaterra bajo el nombre de anglonormanda, y fue otra de las fuentes del gótico.

En Alemania, en fin, donde las escuelas carolingia y otónica ejercieron gran influencia sobre el románico, éste tuvo sus mejores logros en las grandes catedrales de fines del siglo XI y principios del XII, como Worms, Spira y Brunswick, muchas de las cuales fueron reestructuradas en siglos posteriores.

Arbotantes y agujas góticas en el exterior de la abadía de Estminster (Londres, Reino Unido).

La arquitectura civil románica no desarrolló concepciones tan renovadoras como la religiosa. Lo más notable fueron las construcciones militares, los edificios públicos —ayuntamiento de Saint Antonin en Francia— y el albergue del convento de Mont-Saint-Michel, en Normandía, levantado a fines del siglo XI.

Gótico

Aunque durante mucho tiempo se tendió a tratar el gótico —nombre despreciativo que dio a este estilo el Renacimiento en alusión a su carácter bárbaro, «godo»— como una contraposición al románico, el primero constituyó en realidad, según se ha apuntado, una profundización en los elementos básicos del segundo, en particular su verticalidad. En el orden social e ideológico, la formación de las monarquías absolutas y el clima religioso creado por la escolástica favorecían la construcción de edificios más elevados que reflejaran los deseos de elevación espiritual. Para ello fue precisa un auténtica revolución técnica, el empleo del arco original, resultante de la intersección de dos segmentos de curva iguales que al cruzarse forman un ángulo en el punto más alto del arco.

Aplicando el arco ojival a la bóveda de crucería, tanto en los cuatro arcos que componen cada tramo de la nave como en los diversos nervios diagonales que unen dichos arcos, se constituye la bóveda de crucería ojival, típica del gótico, que, a diferencia de la originada por arcos de medio punto, permite cubrir todo tipo de espacios. El peso de los paños de la bóveda era recogido por los nervios, que a su vez lo transmitían a los pilares o las columnas. No obstante, el carácter apuntado de los arcos motivaba que el peso de la bóveda ejerciera empujes no sólo verticales, sino también laterales. Para absorber éstos se construyeron grandes arcos exteriores dispuestos perpendicularmente al eje de la bóveda, los arbotantes, que los distribuían a los contrafuertes. Se conseguía así que, desde el punto más elevado del edificio, el peso fuera descargándose progresivamente de un elemento constructivo a otro hasta llegar al suelo. Además, al ser menor el espacio entre los pilares de los arcos, aquéllos eran más numerosos, con lo que se multiplicaban los elementos de sustentación. El armazón de la iglesia quedaba formado por una sólida estructura, pudiéndose aligerar los muros e introducir elementos decorativos, como las vidrieras o vitrales, que conferían su peculiar iluminación a la catedral gótica.

La planta era de cruz latina, aunque adquirió cada vez mayor complejidad. La división usual era en tres naves —con la central más ancha y alta que las laterales— y otras tantas en el crucero, que se prolongaron por detrás del ábside para formar la girola. La fachada principal estaba ornamentada por un rosetónvidriera circular— y circundada por grandes torres. Era también frecuente que se dispusieran entradas monumentales en ambos extremos del crucero.

Al igual que sucedió en el románico, el gótico tuvo variantes regionales —aunque quizá menos acusadas—, y la estructura de nervios y arcos se fue haciendo más complicada. Su origen estuvo en Francia, aunque no puede circunscribirse a una zona concreta. Diversos elementos fueron desarrollándose en los monasterios de la orden cisterciense —cuya gran abadía de Clairvaux se reedificó a principios del siglo XII—, Normandía y Borgoña, pero su cristalización tuvo lugar al norte de París, en la Île de France, con la reconstrucción de la abadía de Saint-Denis (1140-1144). En 1163 comenzó a erigirse la catedral de Notre Dame de París, y a mediados del siglo XIII estaban construidas en su estructura básica las grandes catedrales representativas: Amiens, Chartres y Reims. Posteriormente se desarrolló el gótico flamígero (flamboyant) de tendencia decorativa, que se extendería con el tiempo fuera de Francia.

Detalle de la Puerta Antigua (Altpörtel) de la ciudad de Spira.

En otras regiones europeas el gótico sufrió una evolución más lenta y perduró hasta fechas muy tardías. En Inglaterra, el estilo originalmente horizontal de la catedral de Canterbury, comenzada en 1174, se transformó en atrevida verticalidad en la capilla del King's College (Colegio del Rey) de la Universidad de Cambridge (1446-1515).

En España, las catedrales de León, Burgos y Toledo, iniciadas en el siglo XIII aún recibían añadidos de nuevos elementos góticos en el XVI. En la región de Alemania y Austria, donde el gótico estuvo mucho tiempo ligado a estructuras románicas, la reconstrucción de la catedral de Colonia se inició a fines del siglo XIII y la de San Esteban de Viena no finalizó hasta 1430.

La herencia clásica de Italia, que pronto evolucionaría hacia las concepciones renacentistas, impidió aceptar el nuevo estilo, y su único monumento notable fue la catedral de Milán (1386).

La arquitectura gótica tuvo también grandes logros en el terreno civil, lógica consecuencia del desarrollo de los núcleos urbanos, lo que se reflejó en las más diversas edificaciones: centros públicos y comerciales —ayuntamiento de Bruselas (siglos XIV y XV) y lonja de Ypres (1260-1380), ambos en los Países Bajos—; palacios privados —palacio de Jacques de Coeur en Bourges, Francia (1422-1453)—, construcciones militares —castillo teutónico de Malbork o Marienburg (siglos XIII-XIV), castillo de Chillon en Ginebra (siglos XIII-XIV), palacio-fortaleza de los papas de Aviñón (1336-1342), y tantos otros.

Renacimiento

A diferencia del románico y el gótico, el Renacimiento no surgió como un movimiento de tendencia europea, sino como un estilo nacional localizado en una zona muy concreta, Italia, a principios del siglo XV. Su extensión al resto de Europa no tuvo lugar hasta la centuria siguiente, y aun entonces de forma muy matizada.

Italia

El florecimiento económico y cultural de los pequeños estados italianos permitió a sus arquitectos efectuar una reevaluación del legado grecorromano, siempre presente en aquellas regiones, y escoger sus elementos fundamentales para adaptarlos a la filosofía humanista, que no aceptaba ya el dogmatismo escolástico y anhelaba dotar a sus ideales estéticos de un orden racional. Se estudiaron los tratados clásicos, en particular el de Vitrubio, y se profundizó en sus formulaciones. Como consecuencia, el arquitecto se convirtió en un teórico del arte al tiempo que un técnico, y adquirió una individualidad de la que carecían los anónimos maestros de obras del gótico.

Atardecer en el Palacio de la Alhambra de Granada (España).

En el plano arquitectónico, las características básicas del Renacimiento pueden resumirse en tres aspectos: se recuperaron elementos clásicos como el empleo de los órdenes, la utilización de los tímpanos, etc.; se adoptó para el diseño de plantas y estructuras una concepción esencialmente geométrica, basada en las proporciones de los tratadistas antiguos, y se enfatizó el edificio central, que se consideraba símbolo del universo regido por las leyes divinas; por último, la nueva espiritualidad hizo que la arquitectura civil se equiparara progresivamente a la religiosa.

Rincón pintoresco de San Miguel de Allende (Guanajuato, México).

Los primeros edificios típicamente renacentistas surgieron en Florencia por obra de Filippo Brunelleschi, que en 1419 ya había emprendido los trabajos del hospital de los Inocentes, y que con la capilla Pazzi, iniciada en 1430, y la iglesia de Santo Spirito (1436), concebida según la idea de crucero con cúpula y con las naves rígidamente ajustadas a proporciones matemáticas, sentó las bases teóricas del nuevo arte. Su obra más ambiciosa, sin embargo, fue la culminación de la cúpula de la catedral de Florencia. Las ideas de Brunelleschi fueron llevadas a la perfección por Leon Battista Alberti en la iglesia de Sant’Andrea de Mantua, también con cúpula en el crucero, y con una única nave central a la que se abren capillas laterales. Florentinos fueron asimismo los primeros palacios renacentistas, como el de los Médicis, iniciado en 1444 por Michelozzi Michelozzo, el Rucellai, del propio Alberti, que superpuso en sus tres plantas los órdenes dórico, jónico y corintio, y el de la villa Médicis, realizado desde 1485 por Antonio da Sangallo, el Viejo, que sentó el modelo de palacio rural renacentista enmarcado en una bucólica atmósfera de jardines y fuentes.

A principios del siglo XVI, gracias al mecenazgo del papa Julio II, el centro artístico se desplazó de Florencia a Roma, dando origen al llamado Alto Renacimiento. El edificio más característico del cambio de concepciones fue el templete del monasterio de San Pietro in Montorio, construido en 1502 por Donato d'Angelo Bramante. Su cúpula, completamente semiesférica, se apoya en un cilindro sostenido por una balaustrada, que porta a su vez una serie de columnas toscanas. Se enfatiza así el homenaje a la antigüedad clásica, aunque utilizada como mero elemento simbólico, y el edificio queda estructurado como una unidad cerrada y sobria, propia de su dignidad religiosa. El propio Bramante fue el encargado de iniciar los trabajos de reconstrucción de la basílica de San Pedro de Roma. Su planta inicial, de cruz griega, fue luego retocada por Rafael Sanzio, quien alargó uno de los extremos; por último, Miguel Ángel emprendió la dirección de la obra y levantó la inmensa cúpula, que no era por completo semicircular sino peraltada. Esta ruptura con la idea clásica de armonía resultaría uno de los determinantes de las nuevas direcciones arquitectónicas.

A partir aproximadamente de 1530, en efecto, surgió el llamado manierismo, cuya característica fundamental sería no tanto el abandono de los ideales clásicos como la distorsión de éstos. Ejemplos típicos fueron el palacio de Té de Mantua, obra de Giulio Romano, y la iglesia jesuita de Il Gesù, en Roma, iniciada en 1523 por Jacopo Vignola y terminada por Giacomo della Porta, quien acentuó los elementos dinámicos de la construcción. Desde otra perspectiva, Palladio, que trabajó en la región de Vicenza, dio a sus villas rurales, concebidas a la manera clásica, una elegancia formal que ejercería gran influencia en Inglaterra y en el clasicismo francés, al igual que el manierismo la ejercería sobre las concepciones barrocas.

Resto de Europa

En la mayor parte de las naciones europeas el Renacimiento rara vez alcanzó la pureza que en Italia, con la excepción tal vez de Francia, que durante los inicios del siglo XVI empleó con frecuencia los órdenes clásicos, y en el reinado de Francisco I de Francia, fallecido en 1547, adoptó una temprana forma de manierismo cuyo centro fue el palacio de Fontainebleau. En Inglaterra, los motivos renacentistas se emplearon sobre todo con intención decorativa, como en la torre de los Cinco Órdenes (1602), erigida en Oxford por Thomas Holt, pero la estructura arquitectónica se mantuvo fiel a la verticalidad del gótico. Alemania mantuvo asimismo su tradición gótica medieval, con una insistencia en el ornamento que la haría enlazar casi directamente con el barroco.

Anochece en la Plaza de la Antigua Aduana de la ciudad gótico-renacentista de Colmar (Alsacia, Francia).

En España y Portugal, las persistencias árabes y góticas dieron lugar a dos estilos renacentistas caracterizados por la rica decoración de las fachadas: el isabelino español, que pronto pasó a llamarse plateresco (Universidad y Casa de las Conchas de Salamanca), y el manuelino portugués (monasterio de los Jerónimos en Belém). En España, sin embargo, el Renacimiento produjo un monumento de raigambre clasicista, el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, que construyó Juan de Herrera entre 1563 y 1584 por orden de Felipe II de España, y cuyo abstraccionismo geométrico simboliza la austera moral de la Contrarreforma.

Barroco y neoclasicismo

La arquitectura surgida en Europa desde inicios del siglo XVII hasta aproximadamente 1750, que suele denominarse barroca, no puede en realidad caracterizarse de forma tan sencilla. Dos tendencias coexistieron durante todo este período. Una de ellas sería el clasicismo, representado sobre todo por Francia, que enfatizaba el tratamiento monumental de las grandes masas geométricas, y que utilizaba los órdenes clásicos. Otra, el barroco propiamente dicho, cuyo objeto principal era lograr la sensación de dinamismo y de distorsión espacial, y que empleaba asimismo los órdenes clásicos pero para combinarlos en forma audaz. En esencia, sin embargo, ambos estilos respondían a un ideario común: mostrar la magnificencia de las grandes cortes absolutistas. Y de hecho se produjo a menudo una fusión de barroco y clasicismo, lo que hacia mediados del siglo XVIII desembocaría en un movimiento supranacional tal vez no innovador pero sin duda significativo: el neoclasicismo.

Barroco

Italia

El barroco italiano tuvo su centro neurálgico en Roma, y su artífice en Gian Lorenzo Bernini, que integró los elementos arquitectónicos, pictóricos y escultóricos en una síntesis llena de movimiento. La iglesia de Sant’Andrea al Quirinale, iniciada en 1677, y la escalera regia del Vaticano, donde la perspectiva aparece realzada por un hábil tratamiento de la luz, fueron, junto con las columnatas de la plaza de San Pedro, sus obras más características. También en Roma, Pietro da Cortona introdujo con la iglesia de Santa Maria della Pace el motivo de la fachada principal abombada. El más audaz innovador del barroco romano, sin embargo, fue probablemente Francesco Borromini, que en la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane (1638-1667) fusionó la planta central con la longitudinal, y eliminó de la fachada las superficies planas.

Fuera de Roma, los principales creadores fueron el piamontés Guarino Guarini y el veneciano Baldasaro Longhena. Poco a poco, sin embargo, el repertorio de las novedades barrocas comenzó a repetirse y, aunque obras como la plaza de España en Roma (1725), de Francesco de Sanctis, mantenían en parte el antiguo vigor, el palacio Madama de Turín (1718-1721), construido por Filippo Juvara, revelaba la influencia del clasicismo francés.

Francia

El centro histórico de Samarcanda (Uzbekistán).

La arquitectura clásica francesa se desarrolló fundamentalmente durante el período de Luis XIV de Francia (fallecido en 1715), y su característica principal fue el énfasis en la majestuosidad, pero en este caso por medio de una composición sobria, ordenada, racional, rasgos que de hecho dominaban toda la cultura francesa de la época.

El palacio de Versalles, cuya parte principal erigieron entre 1668 y 1690 Louis Le Vau y Jules Hardouin Mansart, constituyó la síntesis del estilo, con su forma de bloque perfectamente acoplado, la disposición simétrica de los ejes, y el realce de las fachadas con elementos grecorromanos. Los jardines, meticulosamente diseñados, contribuían a destacar el cuerpo del edificio. Otros logros notables fueron la fachada oriental del Museo del Louvre, de Claude Perrault, y el palacio de Blois, reconstruido por François Mansart.

La muerte de Luis XIV de Francia trajo consigo un deseo de menor severidad y más ligereza, que desembocó en el estilo rococó. Fue éste un arte fundamentalmente de interiores —si bien es cierto que se le restó grandilocuencia a las fachadas—, caracterizado por una decoración delirante cuyo motivo principal era la rocalla, adorno en forma de concha que dio su nombre a la tendencia. El rococó, de cualquier forma, se redujo casi en exclusiva a hoteles y villas privadas, como la casa Matignon en París.

Otros países europeos

En Alemania y Europa central, el barroco halló una forma propia, a menudo en edificios religiosos, definida por la acentuación de los elementos decorativos y el énfasis en la profundidad de los elementos espaciales. El austriaco Johann Bernhard Fischer von Erlach, autor de la colegiata de Salzburgo, y el alemán Johann Balthasar Neumann, exponente del llamado «rococó alemán» —que a diferencia del francés penetró en las iglesias— estuvieron entre los creadores más originales.

Neoclasicismo

Supuso un resurgimiento de la arquitectura clásica durante el s. XVIII y principios del s. XIX. El movimiento neoclásico se ocupó de la lógica de la arquitectura clásica en forma global, a diferencia de otras corrientes de evocación clásica, las cuales toman elementos grecorromanos en forma aislada. La arquitectura neoclásica se caracteriza por su escala imponente, la simplicidad de sus formas geométricas, los detalles griegos —especialmente dóricos— o romanos, el uso monumental de las columnas y la inclinación por murallas lisas, carentes de vanos o decoración. El nuevo gusto por la simplicidad de la antigüedad surgió como una reacción general a los excesos del estilo rococó.

El neoclásico prosperó en EE.UU. y Europa, con ejemplos que se sucedían en casi todas las grandes ciudades. Catalina II de Rusia transformó San Petersburgo en una incomparable colección de edificios neoclásicos tan espléndidos como cualquier obra francesa o inglesa de esa misma época. Para 1800 casi toda la arquitectura británica reflejaba el espíritu neoclásico. En Francia, el innovador más audaz fue Claude Nicolas Ledoux, quien tuvo un rol central en la evolución de la arquitectura neoclásica. El neoclasicismo continuó floreciendo durante todo el s. XIX en EE.UU., pues muchos arquitectos cuando diseñaban importantes edificios gubernamentales procuraban establecer una analogía entre el joven pero poderoso país y la Roma imperial. El estilo también se difundió por América Latina colonial.

La arquitectura moderna

Historicismo, eclecticismo y modernismo

Durante la primera mitad del s. XIX se produjo un revival del estilo gótico, asociado al movimiento romántico. La sede del Parlamento en Londres es uno de los edificios más representativos de esta tendencia, basada en la recuperación de formas estilísticas del pasado, denominada historicismo. La reacción contra lo clásico y el nuevo gusto por lo exótico condujo a buscar en los estilos más alejados de la tradición grecorromana, el modelo para la nueva arquitectura moderna: se incorporan motivos de la arquitectura oriental, islámica y medieval en una mezcolanza muy variada denominada eclecticismo. Inspirándose en el estilo gótico, el crítico inglés John Ruskin, principal ideólogo del modernismo, defendía la necesidad de integrar todas las artes —escultura, pintura— y todos los recursos —cerámica, hierro forjado, vidrieras— en el todo del espacio arquitectónico. Dentro de este estilo destacan los proyectos del arquitecto español Antoni Gaudí, como la Sagrada Familia o la Casa Milá, en Barcelona.

Iglesia de Notre Dame de Haut (Francia), obra de Le Corbusier.
Palacio del Congreso Nacional en Brasilia.
Casa de la Cascada, de Frank Lloyd Wright.

Los estilos arquitectónicos desarrollados entre el siglo XIX y el siglo XX en Europa y América constituyen una fase de la arquitectura distinta de las anteriores. En la segunda mitad del s. XIX el arte y la técnica de la construcción arquitectónica experimentaron una profunda transformación. Los métodos tradicionales empleados desde la Antigüedad clásica, y perpetuados en la tradición académica, cayeron en desuso. La construcción basada en la columna, el arco y el muro como elementos sustentantes perdió su razón de ser ante las nuevas tecnologías surgidas de la Revolución Industrial.

La arquitectura en hierro

Las necesidades constructivas generadas por la industrialización llevaron a la experimentación con nuevos materiales de construcción, como el hierro colado y el vidrio. El hierro colado permite plantearse el edificio a partir de un esqueleto básico construido con elementos prefabricados por piezas que se montan en el lugar de emplazamiento. El Palacio de Cristal (Crystal Palace), erigido en Londres en 1851 y proyectado por el arquitecto Joseph Paxton, es considerado como el máximo exponente de la nueva arquitectura en hierro, aunque en su momento muchos arquitectos se negaron a reconocerlo como una obra arquitectónica. La torre construida con motivo de la Exposición Universal de París, en 1889, por el ingeniero Gustave Eiffel y que lleva su nombre, es la obra más conocida de arquitectura en hierro.

La Escuela de Chicago

En el último tercio del siglo XIX surgió en Estados Unidos de América una arquitectura utilitaria y racionalista que rompió definitivamente con los estilos académicos clásicos. El devastador incendio de Chicago en el año 1871, la fuerte demanda de nuevas construcciones y el alza de los precios de los solares llevaron a optar por la construcción en vertical para crear muchas viviendas sobre una planta reducida. El empleo de estructuras metálicas permitió elevar edificios inusualmente altos, los primeros rascacielos, y los antiguos muros fueron sustituidos por paneles de cierre, realizados con materiales ligeros. La nueva técnica trajo consigo una nueva estética, que prescinde de los ornamentos clásicos. El representante más importante de la denominada Escuela de Chicago es Louis Henry Sullivan.

El funcionalismo

En Europa la nueva estética arquitectónica surgió del rechazo hacia los excesos ornamentales del modernismo; el arquitecto austríaco Adolf Loos había proclamado a principios del siglo XX: “el ornamento es un delito”. La escuela de la Bauhaus (1919-1933), y en especial los arquitectos y profesores Walter Gropius y Ludwig Mies Van der Rohe, impulsaron esta nueva estética. El funcionalismo está estrechamente vinculado al progreso técnico y al uso del hormigón y el acero. Su máximo exponente fue el arquitecto suizo, nacionalizado francés, Charles-Édouard Jeanneret Le Corbusier, que redujo las formas arquitectónicas a los esquemas esenciales: cuadrado, cubo, círculo y cilindro.

El estilo internacional

Durante la II Guerra Mundial (1939-1945) los miembros más destacados del grupo de la Bauhaus emigraron a Estados Unidos de América; allí el nuevo estilo arquitectónico se desarrolló plenamente, combinando el utilitarismo estadounidense con el racionalismo purista europeo. Se proyectaron multitud de rascacielos de metal y vidrio, de líneas cúbicas simples e impersonales. Esta tendencia tiene en Ludwig Mies Van der Rohe a su máximo exponente. El primero en reaccionar contra la rigidez de este estilo fue Frank Lloyd Wright, seguido en Europa por Le Corbusier en una segunda etapa de su actividad creativa: abandonaron las formas geométricas a favor de un lenguaje más imaginativo, inspirado en las formas orgánicas de la naturaleza o en formas simbólicas. Las construcciones más representativas de esta nueva tendencia son el Museo Guggenheim de Nueva York, de Frank Lloyd Wright, y la capilla de Notre Dame du Haut en Ronchamp, de Le Corbusier.

El eclecticismo posmoderno

En la década de 1970 los arquitectos Robert Venturi y Denise Scott Brown promovieron un rechazo más radical hacia el todavía floreciente estilo internacional. Sus seguidores exaltaron la estética de Disneylandia como uno de los más sobresalientes espacios públicos de Estados Unidos de América, el uso del color, del neón, de columnas y frontones y de guirnaldas combinadas con paneles de vidrio y estructuras de rascacielos. Querían impulsar una arquitectura alusiva y vivaz, crear edificios que pudieran ser entendidos no sólo por la élite sino también por el ciudadano de a pie. En el último tercio del s. XX y en los inicios del s. XXI han destacado los estadounidenses Richard Meier y Frank Gehry, los británicos Norman Foster y Richard Rogers, el italiano Aldo Rossi y los españoles Ricardo Bofill, Rafael Moneo y Santiago Calatrava.

Elementos arquitectónicos

Son diversas piezas encargadas del armazón, forma y calidad estética de un edificio; piezas íntimamente trabadas entre sí hasta su perfecta unidad dentro del conjunto, que se consigue por fusión completa de los elementos o contrastando unos con otros, con entidad y valor propio. El espacio así limitado acusa formas externas e internas. Hay unos elementos arquitectónicos encargados de separar el volumen del ambiente que lo rodea, y otros internos de separación de plantas, de distribución, de sustentación, definidores de su aspecto y función interiores. Existen, por fin, otros de relación interna y externa: puertas y ventanas, así como los expresivos determinados por todos los anteriores, ordenados, valorados y acentuados por la decoración y ornamentación.

Estructuras

Los elementos fundamentales son las estructuras (división y orden de las partes de un edificio); de su forma y empleo, según su propia índole y el sentido estético dominante, nacerán los estilos. Las formas primarias derivan de las cabañas, transformadas en piedra en las tumbas para darles perpetuidad, y que, desde su comienzo en el Neolítico, adoptan dos sistemas únicos estructurales: dintel (traducción de la cabaña con maderos hincados en el suelo y otros horizontales en ellos apoyados) y bóveda, falsa bóveda en realidad, inspirada también en la cabaña de palos hincados en una circunferencia trazada en el suelo y atados por sus otros extremos. Formas ambas llegadas hasta nuestros días y desarrolladas a lo largo de los tiempos. Las adinteladas de planta simple (rectángulos combinados) dan lugar a formas elementales prismáticas cerradas por muros o abiertas en pórtico en todo el Mediterráneo (antiguo Egipto, Siria, mar Egeo). Donde abunda la piedra adquieren carácter monumental: Egipto, Grecia.

Las bóvedas son, por el contrario, de países que carecen de piedras de grandes tamaños y maderas largas y resistentes. El único modo de salvar un vano largo es por medio de un arco, que por su forma caracterizará los diversos estilos. Si éste se mueve paralelamente a sí mismo dará lugar a la bóveda de cañón; girando sobre su eje vertical originará la cúpula. La limitación de la superficie disponible impone los pisos superpuestos, conocidos desde el Imperio antiguo egipcio, los cuales suponen la creación de otros elementos arquitectónicos nuevos: el entramado, resistente, horizontal y la escalera, los dos subsistentes en todo edificio de varias plantas. Cualquiera que sea el material empleado en el entramado horizontal (madera, losas de piedra sobre arcos, bóvedas planas, hierro laminado, hormigón armado), siempre dará un suelo plano de mayor o menor superficie, según la resistencia tolerada sin deformaciones, pero invariable de forma. Por el contrario, la escalera tiene tres maneras esenciales: tiro recto, ida y vuelta y caracol (que ya se daban en Egipto), utilizadas todas, incluso su forma monumental, en los diferentes estilos y periodos hasta las inmensas y teatrales del Renacimiento y del barroco.

Elementos arquitectónicos de dintel

La composición de las plantas viene impuesta por el tipo de material disponible. Así dos planos a la misma escala de palacios en lugares diversos dan la composición de rectángulos amplios en Nimrud, por disponer de los cedros del Líbano, y estrechos y largos en Cnosos, en donde sólo se utilizó madera corta y poco resistente. Por otra parte, las iglesias y casas del norte y centro europeos, de muros armados con medios troncos y plano típico de casa campestre de la Selva Negra, tienen tres naves separadas por muros y postes (el hogar al fondo del salón central, establos en ambos lados y dormitorios detrás); este tipo de planta es idéntico en traza y disposición a la del templo llamado de la Esfinge (Imperio antiguo egipcio), aquí no por las exigencias de la madera, sino de los dinteles de granito, imposibles de armar con mayor longitud, y empleados en toda su brutalidad primaria de poste prismático y dintel de igual forma como elementos únicos arquitectónicos.

Esta forma estructural ha de seguir en los templos griegos, basílicas paganas y cristianas, adquiriendo por su persistencia un valor simbólico. Este valor simbólico basta para su continuidad en las iglesias cristianas medievales, alejadas por entero de los sistemas adintelados. Conservan los soportes verticales, que ya no son piezas únicas, sino formadas de un núcleo al cual adosan columnas (románico, gótico, Renacimiento), lo que da lugar al pilar (si es exento) o a la pilastra (adosada a un muro).

Todo el proceso siguiente ha de ser de pura estilización y embellecimiento. Del poste de madera o piedra pasan los propios egipcios a la columna y los griegos le dan forma definitiva afinándola y perfeccionándola, tanto en el orden dórico como en el jónico; los romanos aplican sus proporciones inmutables en sus tres elementos arquitectónicos: pedestal, columna (basa, fuste, capitel) y entablamento (arquitrabe, friso, cornisa). Las columnas y dinteles como tales sólo variarán en detalles en las etapas clásicas o renacentistas. Variantes accidentales de la columna son: la estípite, pilastra en forma de pirámide truncada con la base menor hacia abajo, al contrario de lo que era normal desde tiempos egipcios; la cariátide, sustitución del fuste de la columna por una estatua de mujer o de hombre (Grecia); figuras adosadas a los fustes: esta modalidad se da en dos regiones apartadas en tiempo y lugar: Egipto y el románico europeo.

Tipos de bóvedas
Boveda.svg

Ordenaciones mixtas de arco y dintel

Su origen es romano, a causa del empleo simultáneo de arcos y bóvedas. No obstante su carácter mixto de dos elementos de sentido tan diverso, fue una de las creaciones más fecundas, pues sin duda por el grandioso efecto conseguido y la exigencia de arcos y bóvedas para soporte de pisos u otros elementos horizontales, fue aceptada sin reservas por todos los estilos posteriores.

Elementos arquitectónicos externos de composición. Muros

En Egipto se consiguen a base de una superficie ataludada y recuadrada por baquetones y gola, llena de levísimos relieves policromados; en Mesopotamia por medio de enlucidos y trazados independientes de su material constructivo. Ambos caminos (en realidad uno) de disimulo de juntas son permanentes y su efecto estético de unidad es igualmente seguido hasta nuestros días.

Efecto diametralmente opuesto es el buscado con el muro armado; usual desde que los romanos emplearon el hormigón y el tapial, exagerando el despiezo que los griegos habían comenzado a destacar en las murallas de ciudades para exaltación de la idea estética de fortaleza. Este nuevo elemento, el almohadillado, tiene mil formas expresivas. Todas consiguen el efecto propuesto en los muros; no así en arcos y en pilastras, aunque fueron utilizados en Roma durante el barroco.

Los muros de materiales distintos nacerán del grupo anterior, pero destacando más la diversidad. El ejemplo más claro es el muro de ladrillo (tapial o adobe) reforzado con el empleo de piedra en las zonas resistentes: ángulos, zócalos, cornisas y recuadros de puertas y ventanas (palacios de Persépolis, s. VI a.C.). Los entramados de madera son de origen remotísimo (Oriente Medio) y su utilización en el Egeo (II milenio a.C.) ha tenido después empleo constante hasta el hallazgo de los materiales actuales (acero y hormigón). Sus formas son variadísimas con voladizos abiertos, cerrados con ladrillo, adobe o mampostería, o incluso enluciendo la totalidad. Su valor estético se acentúa con la cubierta pendiente nórdica.

Otros contrastes estéticos en muros se producen a base de zonas abiertas, pórticos (en bajo) y galerías (en alto) en contraste con muros cerrados, según hemos ido viendo, y presenta toda su grandeza en los pórticos colocados delante de los muros que integran las fachadas del templo griego. Entre los pórticos, tanto adintelados como en arco, merecen especial mención los porches de calles, plazas y edificios importantes, existentes en civilizaciones anteriores a la griega.

El color se emplea como elemento decorativo de los muros y es típico de países de luz abundante y clima cálido, circunstancias que permiten la vida fuera de lugares cerrados y al aire libre. Los tenues relieves, fuertemente coloreados, de los pilonos egipcios y los palacios asirios son tan gráficos y completos como debieran serlo las pinturas perdidas de los largos pórticos (stoas) griegos y las que quedan en Pompeya. Todavía más eficaces, por brillantes, son los mosaicos bizantinos (Basílica de San Marcos de Venecia, s. XII, los principales) y la cerámica vidriada de Asiria (palacio de Sargón, 722-705 a.C.). Esta cerámica vidriada se continúa en Persia (s. VI a.C.) y seguramente fue después traída por los árabes en forma de alicatados; del s. XVI son los azulejos que llegan a tapizar el barroco portugués en Oporto. El azulejo, mezclado con el ladrillo, reviste los fondos de los complicados entrelazos que cubren las fachadas (Seo de Zaragoza) y las torres mudéjares de Aragón, con temas geométricos para el ladrillo de origen almohade.

Las iglesias románicas debieron tener pinturas en el exterior (se conservan en lo rumano bizantinizado, Arbore, s. XV). Otro modo es el esgrafiado, hecho con dos capas superpuestas de revoco de yeso sobre los muros, cada una de distinto color; se traza el dibujo y se pican las partes en las cuales debe quedar visto el color tendido en primer lugar. En España los hay por lo menos del s. XV (Arroyo de la Luz en la provincia de Cáceres; Segovia, donde se continúan conservando los primitivos del Alcázar en la torre del homenaje, de Juan Guas, s. XV) y también en Italia.

Tipos de arco.

Otro tema decorativo de muros lo proporcionan las inscripciones. No todos los tipos son aptos para cubrir grandes zonas, siendo los de mayor efecto decorativo los jeroglíficos egipcios y las inscripciones árabes, aunque también se emplea este tipo de decoración en la Roma clásica y en el Renacimiento y épocas posteriores, sobre todo en obras de carácter conmemorativo.

Otra forma de decoración la proporcionan los chapados o placados de mármoles de colores (Roma, románico y gótico toscano), así como también de piedras de coloración diversa, bien por hiladas y dovelas de arcos de color alterno, al modo bizantino, o mosaico esquemático, a la romana, empleado igualmente con las rocas volcánicas de Francia (San Juan de Poitiers, Vézelay), llegando hasta Rumanía.

Plantas y cubiertas

Por la estructura y consecuencias de la planta sobre la cubierta, se distinguen en plantas axiales, de origen adinteladas (aunque después hayan de ir cubiertas por bóvedas), cuya procedencia se remonta a los templos egipcios, con plano cuadriculado para los postes, pilares o columnas, y los originariamente de cúpula. En ambos casos tendremos en consideración la no exigencia de la cubierta, por clima seco o templado, y la cubierta externa (tejado, empizarrado, enlosado, de gran pendiente motivada por la lluvia y la nieve), porque su importancia es tal, que alcanza rasgos dominantes en aspecto, formas y carácter. Podemos considerar un edificio de planta cuadrada, originaria de un cubo, con o sin cubierta destacada, en contraste con un cilindro de cubierta empinada (cubos de fortaleza); las dos bóvedas iniciales: cúpula y cañón, sin tejado protector; el tejado sobre un rectángulo y las formas simples características de Grecia y Roma (poco expresivas, por la no representación del pórtico). Le sigue un cubo con exedras en las cuatro caras y cúpula, esquema de lo bizantino, en oposición a las trazas rectangulares anteriores. Después está la planta basilical romana, que multiplica los ábsides, con o sin crucero; perdurará durante todo el románico, y dará lugar a los dos tipos esenciales de catedral gótica, francés e inglés, con la variante de la simbólica instalación de torres.

La casa romana (atrio, peristilo y torre de vistas) es una estructura homogénea de los tipos basilicales. Una planta compleja típica es el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, de traza reflejada en la cubierta, que resulta, en consecuencia, tan llena de accidentes como la planta. La planta de las termas de Caracalla es también un buen ejemplo de traza complicada, en oposición a las simples salas o trazados basilicales. En éstos es único el eje de composición; en las termas los ejes son dos, perpendiculares; y así podríamos continuar en las disposiciones radiales, ramificadas, etc., de las plantas, innumerables por sus diversos destinos, estructuras y disposiciones. Así en teatros, dominará la sala (también el escenario, si está dispuesto para tramoya compleja); en una biblioteca, la sala de lectura sobre los almacenes de libros y oficinas, etc. Pero el final será consecuencia de la suma y buena disposición de los diversos locales.

Como claros ejemplos de planta simple y compleja, pero impuesto el tema obligado de la cúpula, tenemos el que inicia una cúpula simple de solución, ya no romana, sino románica (iglesia de San Pedro de Cervera), y la de anillo (iglesia de la Vera Cruz, de Segovia), emparejados a las bizantinas sobre planta cuadrada, primero simples (con o sin naves laterales) y luego complejas por suma de elementos arquitectónicos iguales. Otro tipo es el de cúpula central combinada con exedras e inscrita en un cuadrado. Según los respectivos tamaños de cúpula y exedras en los últimos casos se traducirán en cubierta según elementos dominantes o serán también allí meras sumas accidentales de elementos arquitectónicos semejantes. Como elemento persistente alcanza máxima importancia el nicho, la exedra de los romanos, al fondo de una sala de recepción (basílicas y termas) o incluso aislado, como símbolo de la grandeza imperial (Adriano, en el llamado estadio de Domiciano).

orden corintio

Al fondo de las basílicas persiste como ábside en todo el arte paleocristiano y es característico del templo interna y exteriormente. La cubierta en terraza, en su forma primaria de maderos, consta de una estera y encima tierra bien apisonada (de ahí su nombre); las modernas poseen cámara de aire, aislantes, etc., pero con el mismo nivel de remate horizontal.

El tejado de mármol frecuente entre los griegos, losa de piedra de teja plana o curva (árabe), tiene siempre poca pendiente e influye poco en los elementos de planta. Por el contrario la cubierta de gran pendiente (nórdica), tiene que adaptarse a todos los accidentes de la planta, dándoles un relieve de gran expresión. Pueden ser vistas en el interior las armaduras, dando las normas elementales de techo plano (llamado en idioma español alfarje), que puede ir enriquecido con casetones, tallas, pinturas, dorados, etc.

El artesonado, típicamente musulmán y mudéjar, con faldón y nudo, en general muy decorado, aparece en horizontal siempre, a diferencia de las armaduras francesas típicas, pensadas en principio para no ser vistas. Cuando se ven, quedan revestidas de tablas, como bóvedas de madera, con los tirantes y piezas verticales aparentes. Los países sin madera larga y con roble abundante, han de utilizar al máximo las piezas curvas, ya en combinaciones graciosas (cottages ingleses) o monumentales (gran sala de la abadía de Westminster). Otros modos de cubrir, la mansarda francesa, por ejemplo, son típicos de países o estilos demasiado precisos para su inclusión en este lugar.

En traza han ido apareciendo ya las bóvedas fundamentales, incluso en sus particularidades (cañón, arista, cúpula con y sin tambor), quedando por analizar la de mayor complejidad: la de crucería. Un esquema de conjunto ofrece sus bóvedas armadas de nervios, grandes ventanales entre los machones, contrarrestados los empujes por los arbotantes (detallados con su decoración encima), apoyados a su vez en los estribos, que valen al mismo tiempo de contrafuertes a las naves bajas. La regularización de los espacios entre nervios ha de llenar la plementería apoyada en ellos, según superficies regladas, engendradas por líneas rectas apoyadas en sucesivos puntos de los nervios curvos. El trazado inicial simple se presta mucho a toda clase de complicaciones, ordenadas según líneas horizontales. En la primera, tras el trazado simple va el de terceletes (nervios que parten de los ángulos) y ligaduras (nervios que parten del centro), multiplicando su número las otras dos. La segunda es la serie alemana (sin nervios diagonales) hasta las de retícula. Van en la tercera las estrelladas, de nervios rectos y curvos. Y en la última las de terceletes y su consecuencia en las inglesas «de trompa», o de abanico.

Bóvedas y cubiertas modernas

Las técnicas de acero laminado, y, sobre todo, de hormigón, al crear bóvedas y unirlas a impermeabilizantes o forros adaptados a su forma y sin protección auxiliar, crean otros elementos no sometidos a las reglas precisas de cargas y empujes de las arquitecturas históricas, que determinan nuevos aspectos, indicados en esquemas y en los expresivos croquis de Mendelshon, de bóvedas plegadas, colgadas, laminares, de gran novedad y posibilidades tanto técnicas como estéticas.

Puertas y ventanas

El problema técnico viene dado por la resistencia del dintel, cargado por el triángulo equilátero del muro superior. La solución es la descarga, dejando el hueco (relleno con una piedra en Micenas). Multiplicando dinteles (gran pirámide de Keops) o con la general del dintel o arco de descarga bien oculto (panteón de Roma) o acusado (palacio de Diocleciano en Spalato); elemento éste, seguido ya sin interrupción y que da lugar a los tímpanos románicos y góticos y a la puertaventana (catedrales de Burgos y Reims), dejando vacío el espacio sobre el dintel. Componen ambos elementos arquitectónicos, además de los dichos, las jambas (piezas laterales, enterizas o con despiezo); el umbral en el suelo de la puerta y la peana o alféizar de la ventana. La puerta, dintel o arco es elemento capital en todos los estilos y a ellos corresponden sus particularidades. Lo mismo sucede con las ventanas, que han de cerrarse con carpintería o cristal y dar lugar a las ventanas partidas por maineles, llenos sus arcos de tracerías en el gótico y de ricos cierres de madera en todos los palacios. Se dan algunas soluciones parciales de acortar el dintel en la Edad del Bronce; en tiempos medievales aparecen las ménsulas bajo el dintel.

Torres y cimborrios

Son también elementos arquitectónicos de gran carácter. Las torres para campanas (iglesias, torres de reloj) o para llamar a la oración con la voz (alminares), van unidas a la dignidad del templo. En otros casos son como emblemas de dominio (municipios flamencos e italianos), de señorío (torres fuertes de casas aisladas), de fortaleza (torreones y torre del homenaje de los castillos), siempre gran elemento de expresión, nacido por lo menos desde Ravena, para las iglesias (s. VI) y anterior en mucho flanqueando las puertas asirias (s. IX a.C.), con otro elemento, puertas entre torres, continuado en las de ingreso a las ciudades y castillos hasta el s. XVI. Unidas las torres al cimborrio (cuerpo cilíndrico que sirve de base a la cúpula), caracterizaron el templo cristiano desde la dominación visigoda (textos de Mérida y Córdoba, restos de cimborrio en San Pedro de la Nave, Quintanilla de las Viñas y casi completo en Santa Comba de Bande) y sin interrupción por tanto en templos románicos, góticos (las flechas o agujas en éstos acentúan más su importancia), renacentistas o barrocos (también exaltado su remate de manera prodigiosa: Santiago de Compostela, Santa María la Redonda en Logroño; iglesia de Montserrat, en Madrid; La Giralda de Sevilla, sobre un alminar del s. XII).


La elaboración del cemento


Materiales arquitectónicos

Los materiales empleados para y en la construcción de edificios se dividen en estructurales, funcionales y decorativos, siendo factible llegar a otros subgrupos por fusión de éstos. Los materiales estructurales son aquellos que sirven de esqueleto o armazón del edificio, pudiendo quedar expresados al exterior o embellecidos por otros más ricos o decorativos. En este grupo se encuentran los leñosos, pétreos, cerámicos, y a ellos se han incorporado recientemente los aglomerados y metales. Los funcionales sirven a la utilización o función del edificio. Los más importantes son: los cobertores, es decir, los que cubren los edificios, como la teja, el aluminio, la pizarra, en general la cerámica y otros productos naturales o artificiales, asfaltos, derivados de la madera y fibrocementos. Los específicamente útiles, o sea, los que forman las divisiones interiores, ladrillos, bloques o mamparas de vidrio, madera, metal y [yeso]s, así como los necesarios para crear accesos y que forman las escaleras o los forjados y pavimentos de los pisos, como el amianto virilo y otros tradicionales.

Los de cerramiento del edificio, sean cerámicos, pétreos, metálicos o vidrios. Por último pertenecen a este grupo los de servicios, más conocidos arquitectónicamente como instalaciones. Todos los metales, aglomerados y los plásticos, resinas, neoprenos, etc., que se usan hoy día aún con cierta timidez, se utilizan en fontanería para grifos, conducciones, bajantes o evacuaciones, recipientes, aparatos sanitarios, etc. La electricidad necesita de conductores metálicos, debidamente protegidos y de mecanismos y aparatos que la transformen. Metales y plásticos cumplen perfectamente su función. También se incluye en este subgrupo la calefacción, y hoy, puesto que su empleo se está haciendo general, los acondicionamientos de aire. Recientes investigaciones sobre el tema que nos ocupa nos llevan a intuir que, en el futuro, los derivados de los nuevos materiales resolverán gran parte de los problemas que ahora se plantean arquitectos y fabricantes.

Los materiales que llamamos decorativos son los que enriquecen, y en último término embellecen, el conjunto de elementos estructurales y útiles del edificio. Nos encontramos en un ciclo histórico de la arquitectura que tiende a la sinceridad de las formas, buscando en ellas la belleza. Un periodo que podríamos titular antibarroco. Es indudable que los materiales decorativos han perdido importancia, refugiándose en los interiores. Chapados, revestimientos pétreos y otros materiales nobles se siguen haciendo en exteriores; sin embargo, las piedras ricas, maderas de calidad en forros y entarimados buenos, metales excelentes, cerámicas y policromías se encuentran en general dentro de los edificios.

Puente romano de Mérida (España). Arte romano. Puente sobre el río Guadiana que consta de un núcleo de hormigón y paramento de granito. Los sillares están unidos con la presión de una piedra sobre otra y su almohadillado es de tipo rústico.

Si los materiales están por su uso muy ligados a los sucesivos estilos históricos, cabe considerar que también están condicionados a especiales características climatológicas, geográficas e incluso humanas. La sensibilidad del hombre, aun hoy que se está estandarizando, acepta o rechaza elementos o materiales que le gustan o le disgustan, muchas veces debido a una decantación de esencias tradicionales.

Historia

El hombre primitivo, por puro instinto animal, buscó refugio en cuevas o protecciones naturales, que, en virtud de su inteligencia, fue transformando lenta, pero brillantemente. Para esta transformación contó, en principio, con dos materiales: piedra y madera. El primero tendrá siempre sobre el segundo la ventaja de su inalterabilidad y presentación, lo que le convertirá durante siglos en material noble por excelencia. Y aunque un tercero, el barro amasado con paja y secado al sol, pronto se incorporó a los anteriores, nunca dejará de ser considerado, a pesar de su extendidísima utilización por su facilidad de producción y escaso costo, como un material deleznable.

La intuición del ser humano le lleva a construir en piedra sus edificios y monumentos perdurables. De ella están construidos dólmenes y tumbas prehistóricas, porque el hombre lleva latente dentro de sí, desde tiempos atávicos la idea de Dios o Ser Supremo, y de la vida en el más allá. Tiene, por tanto, que construir para Él con materiales que, dentro de las reconocidas incapacidades humanas, se acerquen lo más posible a la idea de eternidad. Idea que cumplen los materiales pétreos, en los que todos los conceptos tradicionales están sufriendo transformaciones insospechadas hasta hace unos años. Los egipcios conocieron esta servidumbre y volcaron sus energías, a costa de grandes sacrificios, en la extracción, acarreo y labra de enormes bloques que, procedentes de Asuán, llevaron a Luxor y a Menfis, para sus templos y tumbas. ¿Qué mejores ejemplos que las pirámides, las tumbas del Valle de los Reyes o el templo de Karnak? Igualmente, casas señoriales y recintos cívicos serán más adelante construidos en piedra, pero nunca hasta el siglo XVIII tendrán ni la importancia ni la riqueza de los templos.

Otras civilizaciones, por sus características geográficas y climatológicas, han tenido que prescindir de la piedra. Éste es el caso de los pueblos lacustres que empleaban leña en sus construcciones, y la de otros como los caldeoasirios, que en la región del Éufrates y el Tigris usaron sistemáticamente el ladrillo y la cerámica vidriada, de los que quedan buenos ejemplos en el Museo del Louvre y en el Museo Británico. Es interesante destacar que la Grecia antigua, cuna de la civilización y de la arquitectura occidental, comenzó construyendo sus edificios en madera. Este sistema constructivo se refleja claramente en sus órdenes arquitectónicos, dórico, jónico y corintio, que no son sino la transposición en piedra de primitivas formas leñosas. La antigua Roma, heredera espiritual de la Grecia clásica, no se limitó a repetir disposiciones ya clásicas, sino que, además, por su expansión, manejó con soltura en obras utilitarias, el conocido ladrillo. Arcos y nervios de ladrillo le servían de encofrado perdido, llenando las plementerías o huecos que quedaban con un nuevo material que usó brillantemente; el hormigón de cementos naturales y cales hidráulicas. La Cloaca Máxima, los Foros, y el Panteón de Roma son buenos ejemplos de estas felices soluciones. Las invasiones bárbaras dieron al traste con todo ello y tendrá que llegar la arquitectura gótica para conseguir un nuevo ideal, por medio de atrevidísimas estructuras pétreas, que a veces ponían en peligro la propia estabilidad del edificio; el triunfo del espíritu sobre la materia. Más tarde en las magníficas cúpulas renacentistas y en las soberbias construcciones barrocas y neoclásicas se seguirán utilizando los materiales ya conocidos.

En la segunda mitad del siglo XIX aparecen dos materiales que revolucionarán la arquitectura. Se trata primero del hierro y posteriormente del hormigón armado. Una de las primeras grandes obras con estructura metálica fue el famoso Crystal Palace de Londres, construido por Joseph Paxton en 1851. La forma normal de empleo de este material es en perfiles obtenidos por laminación, forja o fundición, ensamblados por medio de tornillos o roblones y en la actualidad casi siempre por soldadura. Este material se hace imprescindible en construcciones de cierta altura, por su gran resistencia y su elevado límite elástico, ya que reduce las secciones de trabajo notablemente y tiene además la ventaja de su rapidez de montaje.

Rapidez que no tiene el hormigón, pero que al unirse al hierro, formando el llamado hormigón armado, goza de mayores cualidades de duración y adaptación. Pierre-Charles Le Monnier demostró en 1867 sus virtudes basándose en que, por una parte, el hormigón resiste magníficamente a la compresión, pero no a la tracción y que, por otra, el hierro se comporta bien ante la tracción, pero en formas esbeltas no resiste la compresión. Posteriormente Hennebique construyó un edificio de hormigón armado en elementos verticales (soportes), horizontales (vigas) y superficiales (losas de pisos).

Probablemente uno de los mayores avances de las técnicas de la construcción sea el logro del hormigón pretensado, que comprende a los pre y postensados, así como a los comprimidos. Sometiendo al hierro, que el hormigón llevará en su interior, a una tensión, al ponerse en carga, se consigue anular parte del esfuerzo contrario, por lo que las secciones se reducen notablemente. En túneles y obras especiales se estuvo utilizando mucho el sistema llamado Gunitado, que consiste en proyectar hormigón fino sobre una malla metálica, lo que da un resultado impermeable y resistente. Por último también es muy empleado, entre otros por Pier Luigi Nervi, el sistema denominado Ferrocemento, que consiste en recubrir con mortero de cemento una tela metálica, produciéndose losas y superficies desarrollables de gran resistencia y ligereza. Estos tipos estructurales permiten una enorme diafaneidad, muy acorde con los deseos de luz, que se puede dominar perfectamente dados los adelantos de la industria del vidrio. A ello también ha ayudado el progreso de las técnicas del aluminio y sus derivados, todo lo cual ha transformado completamente el concepto de fachada. Por último los modernos plásticos, resinas, neoprenos y policloruros resuelven juntas y cubriciones, como las ya populares cúpulas radar.

Bibliografía

• Claude Nicolas LEDOUX. La Arquitectura. Ediciones Akal. ISBN 84-460-0307-4.
• Javier SEGUÍ DE LA RIVA. Qué es arquitectura. [Madrid]: Instituto Juan de Herrera, D.L. 2009. ISBN 84-95365-19-7.
• Javier SEGUÍ DE LA RIVA. Sin arquitectura. [Madrid]: Instituto Juan de Herrera, D.L. 2009. ISBN 978-84-9728-292-5.
• Rob KRIER. Sobre la arquitectura. Editorial Gustavo Gili, 1983. ISBN 84-252-1138-7.
• Rogelio RUIZ FERNÁNDEZ, Macario Luis GONZÁLEZ ASTORGA. Arquitectura. Síntesis, 2003.
• Soledat SANS, Marta BALADA MONCLÚS. Arquitectura. Barcelona: Associació de Mestres Rosa Sensat, 2006. ISBN 84-95988-73-9.
• María Agripina SANZ GARCÍA, Ascensión MORATALLA DE LA HOZ. Geometría y arquitectura I: geometría en la arquitectura. Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Instituto Juan de Herrera. ISBN 84-89977-47-X.
Primeras Jornadas de Arquitectura Contemporánea: La arquitectura de los Museos. Universitat d´Alacant / Universidad de Alicante, Museo de la Universidad de Alicante (MUA), 2001. ISBN 84-931911-6-7.
• Melvin VILLARROEL. Arquitectura del vacío: Arquitectura, urbanismo, medio ambiente. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 968-887-318-7.
• VV.AA. La técnica de la arquitectura: manual del grado en arquitectura técnica. Universidad Europea Miguel de Cervantes, Servicio de Publicaciones, 2014.
• Juan Pablo BONTA. Sistemas de significación en arquitectura: un estudio de la arquitectura y su interpretación. Barcelona, [etc.. ISBN 84-252-0708-8.
• Bruno ZEVI. Saber ver la arquitectura: ensayo sobre la interpretación espacial de la arquitectura. Barcelona: Poseidón, D.L. 1976. ISBN 84-85083-01-6.
• Christian NORBERG-SCHULZ. Arquitectura occidental: la arquitectura como historia de formas significativas. Editorial Gustavo Gili, 1983. ISBN 84-252-1157-3.
• Juan Miguel OTXOTORENA ELICEGUI. El discurso clásico en arquitectura: arquitectura y razón práctica. Universidad de Navarra, 1989. ISBN 84-87146-24-4.
• Hans KOEPF. La arquitectura en sus planos. Madrid: Cátedra, 1999. ISBN 84-376-1772-3.
• María-Elía GUTIÉRREZ-MOZO. Arquitectura y composición. Editorial Club Universitario, 2013. ISBN 978-84-15941-31-6.
• Simon UNWIN. Análisis de la arquitectura. Editorial Gustavo Gili, 2003. ISBN 84-252-1888-8.
• Rafael SERRA FLORENSA. Arquitectura y climas. Editorial Gustavo Gili, 1999. ISBN 84-252-1767-9.
• Mario CARPO. La arquitectura en la era de la imprenta. Madrid: Cátedra, 2003. ISBN 84-376-2081-3.
• Josep MUNTAÑOLA I THORNBERG. La arquitectura como lugar. Universitat Politècnica de Catalunya, 2001. ISBN 84-8301-524-2.
• Jesús R. FOLGADO GARCÍA (coord.). Curso de arquitectura litúrgica: la arquitectura al servicio de la liturgia. »Madrid: «b»Fundación San Juan, «c»2014. ISBN 978-84-617-2159-7.
• Dan GRAHAM. El arte con relación a la arquitectura: la arquitectura con relación al arte. Barcelona: Gustavo Gili, 2009. ISBN 978-84-252-2280-1.
• Christian NORBERG-SCHULZ. Arquitectura occidental. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1805-5.
• Aldo ROSSI. La arquitectura de la ciudad. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1606-0.
• Christian NORBERG-SCHULZ. Intenciones en arquitectura. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1750-4.
• Marc-Antoine LAUGIER. Ensayo sobre la Arquitectura. Ediciones Akal. ISBN 84-460-1048-8.
• Alfonso MUÑOZ COSME. Iniciación a la arquitectura. Editorial Reverte (2 ed.). ISBN 84-291-2204-4.
• Josep MUNTAÑOLA I THORNBERG. Arquitectura y hermenéutica. Edicions de la UPC, S.L. ISBN 84-8301-649-4.
• Josep MUNTAÑOLA I THORNBERG. Arquitectura y dialogía. Edicions de la UPC, S.L. ISBN 84-8301-843-8.
• Neil LEACH. La an-estética de la arquitectura. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.L. ISBN 84-252-1820-9.
• Javier SEGUÍ DE LA RIVA. Los lugares de la arquitectura. Madrid: Instituto Juan de Herrera, D.L. 2015. ISBN 978-84-9728-528-5.
• Josep Maria MONTANER MARTORELL. Arquitectura y crítica. Editorial Gustavo Gili, 1999. ISBN 84-252-1768-7.


[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => arquitectura [title] => Arquitectura ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => artes-plasticas [title] => Artes plásticas ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => bellas-artes [title] => Bellas artes ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => articulos-enciclo [title] => Articulos enciclo ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => articulos-destacados [title] => Articulos destacados ) [5] => Array ( [sortkey] => [friendly] => mediateca [title] => Mediateca ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Abadía [friendly] => abadia ) [1] => Array ( [url] => Ábside [friendly] => abside ) [2] => Array ( [url] => Absolutismo [friendly] => absolutismo ) [3] => Array ( [url] => Abu Simbel [friendly] => abu-simbel ) [4] => Array ( [url] => Acanto [friendly] => acanto ) [5] => Array ( [url] => Acero [friendly] => acero ) [6] => Array ( [url] => Acrópolis [friendly] => acropolis ) [7] => Array ( [url] => Acueducto [friendly] => acueducto ) [8] => Array ( [url] => Adobe [friendly] => adobe ) [9] => Array ( [url] => Adolf Loos [friendly] => adolf-loos ) [10] => Array ( [url] => Adriano [friendly] => adriano ) [11] => Array ( [url] => Agra [friendly] => agra ) [12] => Array ( [url] => Agua [friendly] => agua ) [13] => Array ( [url] => Aldo Rossi [friendly] => aldo-rossi ) [14] => Array ( [url] => Alejandría [friendly] => alejandria ) [15] => Array ( [url] => Alejandro Magno [friendly] => alejandro-magno ) [16] => Array ( [url] => Alemán [friendly] => aleman ) [17] => Array ( [url] => Alemania [friendly] => alemania ) [18] => Array ( [url] => Alhambra [friendly] => alhambra ) [19] => Array ( [url] => Alminar [friendly] => alminar ) [20] => Array ( [url] => Alsacia [friendly] => alsacia ) [21] => Array ( [url] => Altar [friendly] => altar ) [22] => Array ( [url] => América [friendly] => america ) [23] => Array ( [url] => América Latina [friendly] => america-latina ) [24] => Array ( [url] => América precolombina [friendly] => america-precolombina ) [25] => Array ( [url] => Amiens [friendly] => amiens ) [26] => Array ( [url] => Andes [friendly] => andes ) [27] => Array ( [url] => Andrea di Pietro, llamado Palladio [friendly] => andrea-di-pietro-llamado-palladio ) [28] => Array ( [url] => Anfiteatro [friendly] => anfiteatro ) [29] => Array ( [url] => Antigua Roma [friendly] => antigua-roma ) [30] => Array ( [url] => Antiguo Egipto [friendly] => antiguo-egipto ) [31] => Array ( [url] => Antonio da Sangallo, el Viejo [friendly] => antonio-da-sangallo-el-viejo ) [32] => Array ( [url] => Antoni Gaudí [friendly] => antoni-gaudi ) [33] => Array ( [url] => Apulia [friendly] => apulia ) [34] => Array ( [url] => Aqueos [friendly] => aqueos ) [35] => Array ( [url] => Aquisgrán [friendly] => aquisgran ) [36] => Array ( [url] => Árabe [friendly] => arabe ) [37] => Array ( [url] => Árabes [friendly] => arabes ) [38] => Array ( [url] => Arbotante [friendly] => arbotante ) [39] => Array ( [url] => Arcilla [friendly] => arcilla ) [40] => Array ( [url] => Arco (arquitectura) [friendly] => arco-arquitectura ) [41] => Array ( [url] => Arco de Triunfo [friendly] => arco-de-triunfo ) [42] => Array ( [url] => Arena [friendly] => arena ) [43] => Array ( [url] => Argar [friendly] => argar ) [44] => Array ( [url] => Armazón [friendly] => armazon ) [45] => Array ( [url] => Arquitrabe [friendly] => arquitrabe ) [46] => Array ( [url] => Arte [friendly] => arte ) [47] => Array ( [url] => Artemisa [friendly] => artemisa ) [48] => Array ( [url] => Arte asturiano [friendly] => arte-asturiano ) [49] => Array ( [url] => Arte carolingio [friendly] => arte-carolingio ) [50] => Array ( [url] => Arte cisterciense [friendly] => arte-cisterciense ) [51] => Array ( [url] => Arte egipcio [friendly] => arte-egipcio ) [52] => Array ( [url] => Arte gótico [friendly] => arte-gotico ) [53] => Array ( [url] => Arte griego [friendly] => arte-griego ) [54] => Array ( [url] => Arte manuelino [friendly] => arte-manuelino ) [55] => Array ( [url] => Arte otoniano [friendly] => arte-otoniano ) [56] => Array ( [url] => Arte románico [friendly] => arte-romanico ) [57] => Array ( [url] => Arte romano [friendly] => arte-romano ) [58] => Array ( [url] => Arte visigodo [friendly] => arte-visigodo ) [59] => Array ( [url] => Asia [friendly] => asia ) [60] => Array ( [url] => Asia Menor [friendly] => asia-menor ) [61] => Array ( [url] => Atenas [friendly] => atenas ) [62] => Array ( [url] => Atenea [friendly] => atenea ) [63] => Array ( [url] => Atrio [friendly] => atrio ) [64] => Array ( [url] => Austria [friendly] => austria ) [65] => Array ( [url] => Aviñón [friendly] => avinon ) [66] => Array ( [url] => Aztecas [friendly] => aztecas ) [67] => Array ( [url] => Baalbek [friendly] => baalbek ) [68] => Array ( [url] => Babilonia [friendly] => babilonia ) [69] => Array ( [url] => Baldasaro Longhena [friendly] => baldasaro-longhena ) [70] => Array ( [url] => Baptisterio [friendly] => baptisterio ) [71] => Array ( [url] => Barcelona [friendly] => barcelona ) [72] => Array ( [url] => Barro [friendly] => barro ) [73] => Array ( [url] => Barroco [friendly] => barroco ) [74] => Array ( [url] => Basa [friendly] => basa ) [75] => Array ( [url] => Basílica [friendly] => basilica ) [76] => Array ( [url] => Basílica de San Pedro de Roma [friendly] => basilica-de-san-pedro-de-roma ) [77] => Array ( [url] => Bauhaus [friendly] => bauhaus ) [78] => Array ( [url] => Bizancio [friendly] => bizancio ) [79] => Array ( [url] => Blois [friendly] => blois ) [80] => Array ( [url] => Borgoña [friendly] => borgona ) [81] => Array ( [url] => Bosnia y Herzegovina [friendly] => bosnia-y-herzegovina ) [82] => Array ( [url] => Bóveda [friendly] => boveda ) [83] => Array ( [url] => Brahmanismo [friendly] => brahmanismo ) [84] => Array ( [url] => Brasilia [friendly] => brasilia ) [85] => Array ( [url] => Bronce [friendly] => bronce ) [86] => Array ( [url] => Brunswick [friendly] => brunswick ) [87] => Array ( [url] => Bruselas [friendly] => bruselas ) [88] => Array ( [url] => Budismo [friendly] => budismo ) [89] => Array ( [url] => Burgos [friendly] => burgos ) [90] => Array ( [url] => Cal [friendly] => cal ) [91] => Array ( [url] => Caliza [friendly] => caliza ) [92] => Array ( [url] => Calzada [friendly] => calzada ) [93] => Array ( [url] => Canal [friendly] => canal ) [94] => Array ( [url] => Canterbury [friendly] => canterbury ) [95] => Array ( [url] => Capilla [friendly] => capilla ) [96] => Array ( [url] => Capitel [friendly] => capitel ) [97] => Array ( [url] => Caracalla [friendly] => caracalla ) [98] => Array ( [url] => Cariátide [friendly] => cariatide ) [99] => Array ( [url] => Carlomagno [friendly] => carlomagno ) [100] => Array ( [url] => Carolingios [friendly] => carolingios ) [101] => Array ( [url] => Castillo [friendly] => castillo ) [102] => Array ( [url] => Catalina II [friendly] => catalina-ii ) [103] => Array ( [url] => Catedral [friendly] => catedral ) [104] => Array ( [url] => Cedro [friendly] => cedro ) [105] => Array ( [url] => Cerámica [friendly] => ceramica ) [106] => Array ( [url] => Cerdeña [friendly] => cerdena ) [107] => Array ( [url] => Chartres [friendly] => chartres ) [108] => Array ( [url] => Chicago [friendly] => chicago ) [109] => Array ( [url] => Chichén Itzá [friendly] => chichen-itza ) [110] => Array ( [url] => Ciencia [friendly] => ciencia ) [111] => Array ( [url] => Circunferencia [friendly] => circunferencia ) [112] => Array ( [url] => Ciudad [friendly] => ciudad ) [113] => Array ( [url] => Ciudad del Vaticano [friendly] => ciudad-del-vaticano ) [114] => Array ( [url] => Clasicismo [friendly] => clasicismo ) [115] => Array ( [url] => Claude Nicolas Ledoux [friendly] => claude-nicolas-ledoux ) [116] => Array ( [url] => Clima [friendly] => clima ) [117] => Array ( [url] => Cluniacense [friendly] => cluniacense ) [118] => Array ( [url] => Cluny [friendly] => cluny ) [119] => Array ( [url] => Cnosos [friendly] => cnosos ) [120] => Array ( [url] => Colegiata [friendly] => colegiata ) [121] => Array ( [url] => Coliseo de Roma [friendly] => coliseo-de-roma ) [122] => Array ( [url] => Colmar [friendly] => colmar ) [123] => Array ( [url] => Colonia [friendly] => colonia ) [124] => Array ( [url] => Color [friendly] => color ) [125] => Array ( [url] => Coloso de Rodas [friendly] => coloso-de-rodas ) [126] => Array ( [url] => Columna [friendly] => columna ) [127] => Array ( [url] => Comunidad Autónoma de Cataluña [friendly] => comunidad-autonoma-de-cataluna ) [128] => Array ( [url] => Concha [friendly] => concha ) [129] => Array ( [url] => Constantinopla [friendly] => constantinopla ) [130] => Array ( [url] => Contrarreforma [friendly] => contrarreforma ) [131] => Array ( [url] => Convento [friendly] => convento ) [132] => Array ( [url] => Córcega [friendly] => corcega ) [133] => Array ( [url] => Cornisa [friendly] => cornisa ) [134] => Array ( [url] => Costa [friendly] => costa ) [135] => Array ( [url] => Creta [friendly] => creta ) [136] => Array ( [url] => Cristianismo [friendly] => cristianismo ) [137] => Array ( [url] => Crucero [friendly] => crucero ) [138] => Array ( [url] => Cultura [friendly] => cultura ) [139] => Array ( [url] => Cultura megalítica [friendly] => cultura-megalitica ) [140] => Array ( [url] => Cultura micénica [friendly] => cultura-micenica ) [141] => Array ( [url] => Cultura tolteca [friendly] => cultura-tolteca ) [142] => Array ( [url] => Cultura zapoteca [friendly] => cultura-zapoteca ) [143] => Array ( [url] => Cúpula [friendly] => cupula ) [144] => Array ( [url] => Cuzco [friendly] => cuzco ) [145] => Array ( [url] => Decoración [friendly] => decoracion ) [146] => Array ( [url] => Dintel [friendly] => dintel ) [147] => Array ( [url] => Dios [friendly] => dios ) [148] => Array ( [url] => Dique [friendly] => dique ) [149] => Array ( [url] => Dolmen [friendly] => dolmen ) [150] => Array ( [url] => Donato d'Angelo Bramante [friendly] => donato-d-angelo-bramante ) [151] => Array ( [url] => Dórico [friendly] => dorico ) [152] => Array ( [url] => Dorios [friendly] => dorios ) [153] => Array ( [url] => Dubái [friendly] => dubai ) [154] => Array ( [url] => Eclecticismo [friendly] => eclecticismo ) [155] => Array ( [url] => Edad Media [friendly] => edad-media ) [156] => Array ( [url] => Educación [friendly] => educacion ) [157] => Array ( [url] => EE.UU. [friendly] => ee-uu ) [158] => Array ( [url] => Egipto [friendly] => egipto ) [159] => Array ( [url] => El Cairo [friendly] => el-cairo ) [160] => Array ( [url] => Emiratos Árabes Unidos [friendly] => emiratos-arabes-unidos ) [161] => Array ( [url] => Epidauro [friendly] => epidauro ) [162] => Array ( [url] => Erecteion [friendly] => erecteion ) [163] => Array ( [url] => Escalera [friendly] => escalera ) [164] => Array ( [url] => Escolástica [friendly] => escolastica ) [165] => Array ( [url] => Escultura [friendly] => escultura ) [166] => Array ( [url] => Esfinge [friendly] => esfinge ) [167] => Array ( [url] => Eslavos [friendly] => eslavos ) [168] => Array ( [url] => Espacio [friendly] => espacio ) [169] => Array ( [url] => España [friendly] => espana ) [170] => Array ( [url] => Estados Unidos de América [friendly] => estados-unidos-de-america ) [171] => Array ( [url] => Estambul [friendly] => estambul ) [172] => Array ( [url] => Estatua [friendly] => estatua ) [173] => Array ( [url] => Estética [friendly] => estetica ) [174] => Array ( [url] => Estípite [friendly] => estipite ) [175] => Array ( [url] => Estuco [friendly] => estuco ) [176] => Array ( [url] => Estupa [friendly] => estupa ) [177] => Array ( [url] => Etruscos [friendly] => etruscos ) [178] => Array ( [url] => Éufrates [friendly] => eufrates ) [179] => Array ( [url] => Europa [friendly] => europa ) [180] => Array ( [url] => Faraón [friendly] => faraon ) [181] => Array ( [url] => Faro [friendly] => faro ) [182] => Array ( [url] => Felipe II de España [friendly] => felipe-ii-de-espana ) [183] => Array ( [url] => Festo [friendly] => festo ) [184] => Array ( [url] => Fidias [friendly] => fidias ) [185] => Array ( [url] => Filippo Brunelleschi [friendly] => filippo-brunelleschi ) [186] => Array ( [url] => Filippo Juvara [friendly] => filippo-juvara ) [187] => Array ( [url] => Filosofía [friendly] => filosofia ) [188] => Array ( [url] => Florencia [friendly] => florencia ) [189] => Array ( [url] => Fontainebleau [friendly] => fontainebleau ) [190] => Array ( [url] => Foro [friendly] => foro ) [191] => Array ( [url] => Francés [friendly] => frances ) [192] => Array ( [url] => Francesco Borromini [friendly] => francesco-borromini ) [193] => Array ( [url] => Francesco de Sanctis [friendly] => francesco-de-sanctis ) [194] => Array ( [url] => Francia [friendly] => francia ) [195] => Array ( [url] => Francisco I de Francia [friendly] => francisco-i-de-francia ) [196] => Array ( [url] => François Mansart [friendly] => francois-mansart ) [197] => Array ( [url] => Frank Gehry [friendly] => frank-gehry ) [198] => Array ( [url] => Frank Lloyd Wright [friendly] => frank-lloyd-wright ) [199] => Array ( [url] => Friso [friendly] => friso ) [200] => Array ( [url] => Funcionalismo (arquitectura) [friendly] => funcionalismo-arquitectura ) [201] => Array ( [url] => Fuste [friendly] => fuste ) [202] => Array ( [url] => Giacomo della Porta [friendly] => giacomo-della-porta ) [203] => Array ( [url] => Gian Lorenzo Bernini [friendly] => gian-lorenzo-bernini ) [204] => Array ( [url] => Ginebra [friendly] => ginebra ) [205] => Array ( [url] => Girola [friendly] => girola ) [206] => Array ( [url] => Giulio Romano [friendly] => giulio-romano ) [207] => Array ( [url] => Gizeh [friendly] => gizeh ) [208] => Array ( [url] => Godos [friendly] => godos ) [209] => Array ( [url] => Gótico [friendly] => gotico ) [210] => Array ( [url] => Granada (España) [friendly] => granada-espana ) [211] => Array ( [url] => Granito [friendly] => granito ) [212] => Array ( [url] => Gran Muralla [friendly] => gran-muralla ) [213] => Array ( [url] => Grava [friendly] => grava ) [214] => Array ( [url] => Grecia [friendly] => grecia ) [215] => Array ( [url] => Grecia antigua [friendly] => grecia-antigua ) [216] => Array ( [url] => Guanajuato [friendly] => guanajuato ) [217] => Array ( [url] => Guarino Guarini [friendly] => guarino-guarini ) [218] => Array ( [url] => Gustave Eiffel [friendly] => gustave-eiffel ) [219] => Array ( [url] => Halicarnaso [friendly] => halicarnaso ) [220] => Array ( [url] => Hammurabi [friendly] => hammurabi ) [221] => Array ( [url] => Hera [friendly] => hera ) [222] => Array ( [url] => Hierro [friendly] => hierro ) [223] => Array ( [url] => Hipogeo [friendly] => hipogeo ) [224] => Array ( [url] => Historicismo [friendly] => historicismo ) [225] => Array ( [url] => Hormigón [friendly] => hormigon ) [226] => Array ( [url] => Humanismo [friendly] => humanismo ) [227] => Array ( [url] => Ictino [friendly] => ictino ) [228] => Array ( [url] => Iglesia [friendly] => iglesia ) [229] => Array ( [url] => II Guerra Mundial [friendly] => ii-guerra-mundial ) [230] => Array ( [url] => Imhotep [friendly] => imhotep ) [231] => Array ( [url] => Imperio [friendly] => imperio ) [232] => Array ( [url] => Imperio Bizantino [friendly] => imperio-bizantino ) [233] => Array ( [url] => Imperio romano [friendly] => imperio-romano ) [234] => Array ( [url] => Incas [friendly] => incas ) [235] => Array ( [url] => India [friendly] => india ) [236] => Array ( [url] => Indo [friendly] => indo ) [237] => Array ( [url] => Industrialización [friendly] => industrializacion ) [238] => Array ( [url] => Ingeniería [friendly] => ingenieria ) [239] => Array ( [url] => Inglaterra [friendly] => inglaterra ) [240] => Array ( [url] => Inglés [friendly] => ingles ) [241] => Array ( [url] => Instituto Tecnológico de Massachusetts [friendly] => instituto-tecnologico-de-massachusetts ) [242] => Array ( [url] => Islam [friendly] => islam ) [243] => Array ( [url] => Islas Baleares [friendly] => islas-baleares ) [244] => Array ( [url] => Italia [friendly] => italia ) [245] => Array ( [url] => Italiano [friendly] => italiano ) [246] => Array ( [url] => Jacopo Vignola [friendly] => jacopo-vignola ) [247] => Array ( [url] => Jean-Henri Nouvel [friendly] => jean-henri-nouvel ) [248] => Array ( [url] => Jericó [friendly] => jerico ) [249] => Array ( [url] => Jerusalén [friendly] => jerusalen ) [250] => Array ( [url] => Jesuitas [friendly] => jesuitas ) [251] => Array ( [url] => Johann Balthasar Neumann [friendly] => johann-balthasar-neumann ) [252] => Array ( [url] => Johann Bernhard Fischer von Erlach [friendly] => johann-bernhard-fischer-von-erlach ) [253] => Array ( [url] => John Ruskin [friendly] => john-ruskin ) [254] => Array ( [url] => Jónico [friendly] => jonico ) [255] => Array ( [url] => Jonios [friendly] => jonios ) [256] => Array ( [url] => Jordán [friendly] => jordan ) [257] => Array ( [url] => Joseph Paxton [friendly] => joseph-paxton ) [258] => Array ( [url] => Juan de Herrera [friendly] => juan-de-herrera ) [259] => Array ( [url] => Jules Hardouin Mansart [friendly] => jules-hardouin-mansart ) [260] => Array ( [url] => Julio II (papa) [friendly] => julio-ii-papa ) [261] => Array ( [url] => Justiniano [friendly] => justiniano ) [262] => Array ( [url] => Karnak [friendly] => karnak ) [263] => Array ( [url] => Kefrén [friendly] => kefren ) [264] => Array ( [url] => Keops [friendly] => keops ) [265] => Array ( [url] => Khorsabad [friendly] => khorsabad ) [266] => Array ( [url] => Kioto [friendly] => kioto ) [267] => Array ( [url] => Ladrillo [friendly] => ladrillo ) [268] => Array ( [url] => Latín [friendly] => latin ) [269] => Array ( [url] => León [friendly] => leon ) [270] => Array ( [url] => Leon Battista Alberti [friendly] => leon-battista-alberti ) [271] => Array ( [url] => Le Corbusier [friendly] => le-corbusier ) [272] => Array ( [url] => Líbano [friendly] => libano ) [273] => Array ( [url] => Lluís Domènech i Montaner [friendly] => lluis-domenech-i-montaner ) [274] => Array ( [url] => Lombardía [friendly] => lombardia ) [275] => Array ( [url] => Londres [friendly] => londres ) [276] => Array ( [url] => Lonja [friendly] => lonja ) [277] => Array ( [url] => Louis Henry Sullivan [friendly] => louis-henry-sullivan ) [278] => Array ( [url] => Louis Le Vau [friendly] => louis-le-vau ) [279] => Array ( [url] => Ludwig Mies Van der Rohe [friendly] => ludwig-mies-van-der-rohe ) [280] => Array ( [url] => Luis XIV de Francia [friendly] => luis-xiv-de-francia ) [281] => Array ( [url] => Luxor [friendly] => luxor ) [282] => Array ( [url] => Luz [friendly] => luz ) [283] => Array ( [url] => Machu Picchu [friendly] => machu-picchu ) [284] => Array ( [url] => Madera [friendly] => madera ) [285] => Array ( [url] => Malbork [friendly] => malbork ) [286] => Array ( [url] => Mampostería [friendly] => mamposteria ) [287] => Array ( [url] => Manierismo [friendly] => manierismo ) [288] => Array ( [url] => Mantua [friendly] => mantua ) [289] => Array ( [url] => Mármol [friendly] => marmol ) [290] => Array ( [url] => Mar Egeo [friendly] => mar-egeo ) [291] => Array ( [url] => Mastaba [friendly] => mastaba ) [292] => Array ( [url] => Matemáticas [friendly] => matematicas ) [293] => Array ( [url] => Material [friendly] => material ) [294] => Array ( [url] => Mausoleo [friendly] => mausoleo ) [295] => Array ( [url] => Mausolo [friendly] => mausolo ) [296] => Array ( [url] => Mayas [friendly] => mayas ) [297] => Array ( [url] => Médicis [friendly] => medicis ) [298] => Array ( [url] => Medievo [friendly] => medievo ) [299] => Array ( [url] => Mediterráneo [friendly] => mediterraneo ) [300] => Array ( [url] => Megalito [friendly] => megalito ) [301] => Array ( [url] => Menes [friendly] => menes ) [302] => Array ( [url] => Menhir [friendly] => menhir ) [303] => Array ( [url] => Meseta [friendly] => meseta ) [304] => Array ( [url] => Mesoamérica [friendly] => mesoamerica ) [305] => Array ( [url] => Mesopotamia [friendly] => mesopotamia ) [306] => Array ( [url] => Metal [friendly] => metal ) [307] => Array ( [url] => México [friendly] => mexico ) [308] => Array ( [url] => Mezquita [friendly] => mezquita ) [309] => Array ( [url] => Mezquita de Córdoba [friendly] => mezquita-de-cordoba ) [310] => Array ( [url] => Micenas [friendly] => micenas ) [311] => Array ( [url] => Micerinos [friendly] => micerinos ) [312] => Array ( [url] => Michelozzi Michelozzo [friendly] => michelozzi-michelozzo ) [313] => Array ( [url] => Miguel Ángel [friendly] => miguel-angel ) [314] => Array ( [url] => Milán [friendly] => milan ) [315] => Array ( [url] => Mitla [friendly] => mitla ) [316] => Array ( [url] => Modernismo [friendly] => modernismo ) [317] => Array ( [url] => Mohenjo-Daro [friendly] => mohenjo-daro ) [318] => Array ( [url] => Momia [friendly] => momia ) [319] => Array ( [url] => Monarquía [friendly] => monarquia ) [320] => Array ( [url] => Monasterio [friendly] => monasterio ) [321] => Array ( [url] => Monte Albán [friendly] => monte-alban ) [322] => Array ( [url] => Moral [friendly] => moral ) [323] => Array ( [url] => Mosaico [friendly] => mosaico ) [324] => Array ( [url] => Muralla [friendly] => muralla ) [325] => Array ( [url] => Museo del Louvre [friendly] => museo-del-louvre ) [326] => Array ( [url] => Nártex [friendly] => nartex ) [327] => Array ( [url] => Naturaleza [friendly] => naturaleza ) [328] => Array ( [url] => Neoclasicismo [friendly] => neoclasicismo ) [329] => Array ( [url] => Neolítico [friendly] => neolitico ) [330] => Array ( [url] => Neón [friendly] => neon ) [331] => Array ( [url] => Nilo [friendly] => nilo ) [332] => Array ( [url] => Nimrud [friendly] => nimrud ) [333] => Array ( [url] => Normandía [friendly] => normandia ) [334] => Array ( [url] => Norman Foster [friendly] => norman-foster ) [335] => Array ( [url] => Notre Dame de París [friendly] => notre-dame-de-paris ) [336] => Array ( [url] => Nueva York [friendly] => nueva-york ) [337] => Array ( [url] => Obelisco [friendly] => obelisco ) [338] => Array ( [url] => Octavio Augusto [friendly] => octavio-augusto ) [339] => Array ( [url] => Olimpia [friendly] => olimpia ) [340] => Array ( [url] => Orden Teutónica [friendly] => orden-teutonica ) [341] => Array ( [url] => Oriente Medio [friendly] => oriente-medio ) [342] => Array ( [url] => Oxford [friendly] => oxford ) [343] => Array ( [url] => Pachacámac [friendly] => pachacamac ) [344] => Array ( [url] => Pagoda [friendly] => pagoda ) [345] => Array ( [url] => Países Bajos [friendly] => paises-bajos ) [346] => Array ( [url] => Pakistán [friendly] => pakistan ) [347] => Array ( [url] => Palacio [friendly] => palacio ) [348] => Array ( [url] => Palacio de Versalles [friendly] => palacio-de-versalles ) [349] => Array ( [url] => Paleocristiano [friendly] => paleocristiano ) [350] => Array ( [url] => Papa [friendly] => papa ) [351] => Array ( [url] => París [friendly] => paris ) [352] => Array ( [url] => Parlamento [friendly] => parlamento ) [353] => Array ( [url] => Partenón [friendly] => partenon ) [354] => Array ( [url] => Patrimonio de la Humanidad [friendly] => patrimonio-de-la-humanidad ) [355] => Array ( [url] => Pechina [friendly] => pechina ) [356] => Array ( [url] => Pedestal [friendly] => pedestal ) [357] => Array ( [url] => Pekín [friendly] => pekin ) [358] => Array ( [url] => Peloponeso [friendly] => peloponeso ) [359] => Array ( [url] => Península [friendly] => peninsula ) [360] => Array ( [url] => Península de Yucatán [friendly] => peninsula-de-yucatan ) [361] => Array ( [url] => Pérgamo [friendly] => pergamo ) [362] => Array ( [url] => Peristilo [friendly] => peristilo ) [363] => Array ( [url] => Persépolis [friendly] => persepolis ) [364] => Array ( [url] => Persia [friendly] => persia ) [365] => Array ( [url] => Piamonte [friendly] => piamonte ) [366] => Array ( [url] => Piedra [friendly] => piedra ) [367] => Array ( [url] => Pietro da Cortona [friendly] => pietro-da-cortona ) [368] => Array ( [url] => Pilastra [friendly] => pilastra ) [369] => Array ( [url] => Pino [friendly] => pino ) [370] => Array ( [url] => Pintura [friendly] => pintura ) [371] => Array ( [url] => Pirámide [friendly] => piramide ) [372] => Array ( [url] => Pisa [friendly] => pisa ) [373] => Array ( [url] => Plateresco [friendly] => plateresco ) [374] => Array ( [url] => Plinto [friendly] => plinto ) [375] => Array ( [url] => Pórtico [friendly] => portico ) [376] => Array ( [url] => Portugal [friendly] => portugal ) [377] => Array ( [url] => Precio [friendly] => precio ) [378] => Array ( [url] => Prisma [friendly] => prisma ) [379] => Array ( [url] => Propileo [friendly] => propileo ) [380] => Array ( [url] => Provenza [friendly] => provenza ) [381] => Array ( [url] => Provincia de Málaga [friendly] => provincia-de-malaga ) [382] => Array ( [url] => Pueblos indoeuropeos [friendly] => pueblos-indoeuropeos ) [383] => Array ( [url] => Puente [friendly] => puente ) [384] => Array ( [url] => Quetzalcóatl [friendly] => quetzalcoatl ) [385] => Array ( [url] => Racionalismo [friendly] => racionalismo ) [386] => Array ( [url] => Rafael Moneo [friendly] => rafael-moneo ) [387] => Array ( [url] => Rafael Sanzio [friendly] => rafael-sanzio ) [388] => Array ( [url] => Ramsés II [friendly] => ramses-ii ) [389] => Array ( [url] => Rascacielos [friendly] => rascacielos ) [390] => Array ( [url] => Ravena [friendly] => ravena ) [391] => Array ( [url] => Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial [friendly] => real-monasterio-de-san-lorenzo-de-el-escorial ) [392] => Array ( [url] => Reims [friendly] => reims ) [393] => Array ( [url] => Reino Unido [friendly] => reino-unido ) [394] => Array ( [url] => Relieve [friendly] => relieve ) [395] => Array ( [url] => Renacimiento [friendly] => renacimiento ) [396] => Array ( [url] => República Checa [friendly] => republica-checa ) [397] => Array ( [url] => Resistencia [friendly] => resistencia ) [398] => Array ( [url] => Revolución Industrial [friendly] => revolucion-industrial ) [399] => Array ( [url] => Ricardo Bofill [friendly] => ricardo-bofill ) [400] => Array ( [url] => Richard Meier [friendly] => richard-meier ) [401] => Array ( [url] => Richard Rogers [friendly] => richard-rogers ) [402] => Array ( [url] => Río [friendly] => rio ) [403] => Array ( [url] => Robert Venturi [friendly] => robert-venturi ) [404] => Array ( [url] => Rocalla [friendly] => rocalla ) [405] => Array ( [url] => Rococó [friendly] => rococo ) [406] => Array ( [url] => Roma [friendly] => roma ) [407] => Array ( [url] => Romanticismo [friendly] => romanticismo ) [408] => Array ( [url] => Rosetón [friendly] => roseton ) [409] => Array ( [url] => Rusia [friendly] => rusia ) [410] => Array ( [url] => Salamanca (España) [friendly] => salamanca-espana ) [411] => Array ( [url] => Salzburgo [friendly] => salzburgo ) [412] => Array ( [url] => Samarcanda [friendly] => samarcanda ) [413] => Array ( [url] => Samos [friendly] => samos ) [414] => Array ( [url] => Santa Sofía [friendly] => santa-sofia ) [415] => Array ( [url] => Santiago Calatrava [friendly] => santiago-calatrava ) [416] => Array ( [url] => Santiago de Compostela [friendly] => santiago-de-compostela ) [417] => Array ( [url] => San Petersburgo [friendly] => san-petersburgo ) [418] => Array ( [url] => Sargón II de Asiria [friendly] => sargon-ii-de-asiria ) [419] => Array ( [url] => Selva Negra [friendly] => selva-negra ) [420] => Array ( [url] => Sepulcro [friendly] => sepulcro ) [421] => Array ( [url] => Sillar [friendly] => sillar ) [422] => Array ( [url] => Sintoísmo [friendly] => sintoismo ) [423] => Array ( [url] => Siria [friendly] => siria ) [424] => Array ( [url] => Stonehenge [friendly] => stonehenge ) [425] => Array ( [url] => Sultán [friendly] => sultan ) [426] => Array ( [url] => Sumer [friendly] => sumer ) [427] => Array ( [url] => Susa (Mesopotamia) [friendly] => susa-mesopotamia ) [428] => Array ( [url] => Taj Mahal [friendly] => taj-mahal ) [429] => Array ( [url] => Talayot [friendly] => talayot ) [430] => Array ( [url] => Teatro (arquitectura) [friendly] => teatro-arquitectura ) [431] => Array ( [url] => Tebas (Egipto) [friendly] => tebas-egipto ) [432] => Array ( [url] => Tecnología [friendly] => tecnologia ) [433] => Array ( [url] => Templo [friendly] => templo ) [434] => Array ( [url] => Tenochtitlan [friendly] => tenochtitlan ) [435] => Array ( [url] => Teotihuacán [friendly] => teotihuacan ) [436] => Array ( [url] => Termas [friendly] => termas ) [437] => Array ( [url] => Tiahuanaco [friendly] => tiahuanaco ) [438] => Array ( [url] => Tigris [friendly] => tigris ) [439] => Array ( [url] => Tívoli [friendly] => tivoli ) [440] => Array ( [url] => Toledo (España) [friendly] => toledo-espana ) [441] => Array ( [url] => Torre Eiffel [friendly] => torre-eiffel ) [442] => Array ( [url] => Toscano, a [friendly] => toscano-a ) [443] => Array ( [url] => Toulouse [friendly] => toulouse ) [444] => Array ( [url] => Transepto [friendly] => transepto ) [445] => Array ( [url] => Tula [friendly] => tula ) [446] => Array ( [url] => Tumba [friendly] => tumba ) [447] => Array ( [url] => Turín [friendly] => turin ) [448] => Array ( [url] => Turquía [friendly] => turquia ) [449] => Array ( [url] => Unesco [friendly] => unesco ) [450] => Array ( [url] => Universidad de Cambridge [friendly] => universidad-de-cambridge ) [451] => Array ( [url] => Universo [friendly] => universo ) [452] => Array ( [url] => Urbanismo [friendly] => urbanismo ) [453] => Array ( [url] => Utilitarismo [friendly] => utilitarismo ) [454] => Array ( [url] => Uzbekistán [friendly] => uzbekistan ) [455] => Array ( [url] => Venecia [friendly] => venecia ) [456] => Array ( [url] => Vicenza [friendly] => vicenza ) [457] => Array ( [url] => Vida [friendly] => vida ) [458] => Array ( [url] => Vidriera [friendly] => vidriera ) [459] => Array ( [url] => Vidrio [friendly] => vidrio ) [460] => Array ( [url] => Viena [friendly] => viena ) [461] => Array ( [url] => Vitral [friendly] => vitral ) [462] => Array ( [url] => Vitrubio [friendly] => vitrubio ) [463] => Array ( [url] => Walter Gropius [friendly] => walter-gropius ) [464] => Array ( [url] => William Morris [friendly] => william-morris ) [465] => Array ( [url] => Worms [friendly] => worms ) [466] => Array ( [url] => Xochicalco [friendly] => xochicalco ) [467] => Array ( [url] => Zen [friendly] => zen ) [468] => Array ( [url] => Zeus [friendly] => zeus ) [469] => Array ( [url] => Zigurat [friendly] => zigurat ) [470] => Array ( [url] => Zócalo [friendly] => zocalo ) [471] => Array ( [url] => Zoser [friendly] => zoser ) [472] => Array ( [url] => Dubai [friendly] => dubai ) [473] => Array ( [url] => Imperio Romano [friendly] => imperio-romano ) [474] => Array ( [url] => Rectángulo [friendly] => rectangulo ) [475] => Array ( [url] => Laminación [friendly] => laminacion ) [476] => Array ( [url] => Órdenes (arquitectura) [friendly] => ordenes-arquitectura ) [477] => Array ( [url] => Entablamento [friendly] => entablamento ) [478] => Array ( [url] => Baquetón [friendly] => baqueton ) [479] => Array ( [url] => Enlucido [friendly] => enlucido ) [480] => Array ( [url] => Tapial [friendly] => tapial ) [481] => Array ( [url] => Almohadillado [friendly] => almohadillado ) [482] => Array ( [url] => Voladizo [friendly] => voladizo ) [483] => Array ( [url] => Abadía de Westminster [friendly] => abadia-de-westminster ) [484] => Array ( [url] => Aglomerado [friendly] => aglomerado ) [485] => Array ( [url] => Aire [friendly] => aire ) [486] => Array ( [url] => Alcázar [friendly] => alcazar ) [487] => Array ( [url] => Alfarje [friendly] => alfarje ) [488] => Array ( [url] => Alféizar [friendly] => alfeizar ) [489] => Array ( [url] => Alicatado [friendly] => alicatado ) [490] => Array ( [url] => Almohades [friendly] => almohades ) [491] => Array ( [url] => Aluminio [friendly] => aluminio ) [492] => Array ( [url] => Amianto [friendly] => amianto ) [493] => Array ( [url] => Ángulo [friendly] => angulo ) [494] => Array ( [url] => Artesonado [friendly] => artesonado ) [495] => Array ( [url] => Arte bizantino [friendly] => arte-bizantino ) [496] => Array ( [url] => Arte mudéjar [friendly] => arte-mudejar ) [497] => Array ( [url] => Arte paleocristiano [friendly] => arte-paleocristiano ) [498] => Array ( [url] => Asfalto [friendly] => asfalto ) [499] => Array ( [url] => Asiria [friendly] => asiria ) [500] => Array ( [url] => Asuán [friendly] => asuan ) [501] => Array ( [url] => Azulejo [friendly] => azulejo ) [502] => Array ( [url] => Bárbaros [friendly] => barbaros ) [503] => Array ( [url] => Basílica de San Marcos [friendly] => basilica-de-san-marcos ) [504] => Array ( [url] => Biblioteca [friendly] => biblioteca ) [505] => Array ( [url] => Caldeos [friendly] => caldeos ) [506] => Array ( [url] => Calefacción [friendly] => calefaccion ) [507] => Array ( [url] => Carpintería [friendly] => carpinteria ) [508] => Array ( [url] => Cemento [friendly] => cemento ) [509] => Array ( [url] => Cimborrio [friendly] => cimborrio ) [510] => Array ( [url] => Civilización [friendly] => civilizacion ) [511] => Array ( [url] => Climatología [friendly] => climatologia ) [512] => Array ( [url] => Compresión [friendly] => compresion ) [513] => Array ( [url] => Conductor [friendly] => conductor ) [514] => Array ( [url] => Construcción [friendly] => construccion ) [515] => Array ( [url] => Contrafuerte [friendly] => contrafuerte ) [516] => Array ( [url] => Córdoba (España) [friendly] => cordoba-espana ) [517] => Array ( [url] => Cristal [friendly] => cristal ) [518] => Array ( [url] => Diccionario Enciclopédico [friendly] => diccionario-enciclopedico ) [519] => Array ( [url] => Diocleciano [friendly] => diocleciano ) [520] => Array ( [url] => Domiciano [friendly] => domiciano ) [521] => Array ( [url] => Dovela [friendly] => dovela ) [522] => Array ( [url] => Edad del Bronce [friendly] => edad-del-bronce ) [523] => Array ( [url] => Electricidad [friendly] => electricidad ) [524] => Array ( [url] => Encofrado [friendly] => encofrado ) [525] => Array ( [url] => Esgrafiado [friendly] => esgrafiado ) [526] => Array ( [url] => Espíritu [friendly] => espiritu ) [527] => Array ( [url] => Estera [friendly] => estera ) [528] => Array ( [url] => Eternidad [friendly] => eternidad ) [529] => Array ( [url] => Exedra [friendly] => exedra ) [530] => Array ( [url] => Fibrocemento [friendly] => fibrocemento ) [531] => Array ( [url] => Flandes [friendly] => flandes ) [532] => Array ( [url] => Fontanería [friendly] => fontaneria ) [533] => Array ( [url] => Forja [friendly] => forja ) [534] => Array ( [url] => Fundición [friendly] => fundicion ) [535] => Array ( [url] => Geometría [friendly] => geometria ) [536] => Array ( [url] => Guadiana [friendly] => guadiana ) [537] => Array ( [url] => Hermenéutica [friendly] => hermeneutica ) [538] => Array ( [url] => Hidráulica [friendly] => hidraulica ) [539] => Array ( [url] => Hombre [friendly] => hombre ) [540] => Array ( [url] => Idioma español [friendly] => idioma-espanol ) [541] => Array ( [url] => Imprenta [friendly] => imprenta ) [542] => Array ( [url] => Industria [friendly] => industria ) [543] => Array ( [url] => Jamba [friendly] => jamba ) [544] => Array ( [url] => Jeroglífico [friendly] => jeroglifico ) [545] => Array ( [url] => Juan Guas [friendly] => juan-guas ) [546] => Array ( [url] => La Giralda [friendly] => la-giralda ) [547] => Array ( [url] => Liturgia [friendly] => liturgia ) [548] => Array ( [url] => Logroño [friendly] => logrono ) [549] => Array ( [url] => Machón [friendly] => machon ) [550] => Array ( [url] => Madrid [friendly] => madrid ) [551] => Array ( [url] => Mampara [friendly] => mampara ) [552] => Array ( [url] => Materia [friendly] => materia ) [553] => Array ( [url] => Medio ambiente [friendly] => medio-ambiente ) [554] => Array ( [url] => Menfis [friendly] => menfis ) [555] => Array ( [url] => Ménsula [friendly] => mensula ) [556] => Array ( [url] => Mérida (España) [friendly] => merida-espana ) [557] => Array ( [url] => Municipio [friendly] => municipio ) [558] => Array ( [url] => Museo Británico [friendly] => museo-britanico ) [559] => Array ( [url] => Neopreno [friendly] => neopreno ) [560] => Array ( [url] => Oporto [friendly] => oporto ) [561] => Array ( [url] => Oración [friendly] => oracion ) [562] => Array ( [url] => Orden (arquitectura) [friendly] => orden-arquitectura ) [563] => Array ( [url] => Paja [friendly] => paja ) [564] => Array ( [url] => Paramento [friendly] => paramento ) [565] => Array ( [url] => Perpendicular [friendly] => perpendicular ) [566] => Array ( [url] => Pierre-Charles Le Monnier [friendly] => pierre-charles-le-monnier ) [567] => Array ( [url] => Pier Luigi Nervi [friendly] => pier-luigi-nervi ) [568] => Array ( [url] => Pilono [friendly] => pilono ) [569] => Array ( [url] => Pizarra [friendly] => pizarra ) [570] => Array ( [url] => Plástico [friendly] => plastico ) [571] => Array ( [url] => Poitiers [friendly] => poitiers ) [572] => Array ( [url] => Pompeya [friendly] => pompeya ) [573] => Array ( [url] => Prehistoria [friendly] => prehistoria ) [574] => Array ( [url] => Provincia de Cáceres [friendly] => provincia-de-caceres ) [575] => Array ( [url] => Radar [friendly] => radar ) [576] => Array ( [url] => Razón [friendly] => razon ) [577] => Array ( [url] => Reino de Aragón [friendly] => reino-de-aragon ) [578] => Array ( [url] => Resina [friendly] => resina ) [579] => Array ( [url] => Revoco [friendly] => revoco ) [580] => Array ( [url] => Roble [friendly] => roble ) [581] => Array ( [url] => Rocas [friendly] => rocas ) [582] => Array ( [url] => Rumanía [friendly] => rumania ) [583] => Array ( [url] => Sargón [friendly] => sargon ) [584] => Array ( [url] => Segovia [friendly] => segovia ) [585] => Array ( [url] => Sevilla [friendly] => sevilla ) [586] => Array ( [url] => Soldadura [friendly] => soldadura ) [587] => Array ( [url] => Split [friendly] => split ) [588] => Array ( [url] => Teja [friendly] => teja ) [589] => Array ( [url] => Tensión [friendly] => tension ) [590] => Array ( [url] => Termas de Caracalla [friendly] => termas-de-caracalla ) [591] => Array ( [url] => Tornillo [friendly] => tornillo ) [592] => Array ( [url] => Toscana [friendly] => toscana ) [593] => Array ( [url] => Tracción [friendly] => traccion ) [594] => Array ( [url] => Tracería [friendly] => traceria ) [595] => Array ( [url] => Tramoya [friendly] => tramoya ) [596] => Array ( [url] => Triángulo [friendly] => triangulo ) [597] => Array ( [url] => Túnel [friendly] => tunel ) [598] => Array ( [url] => Valle de los Reyes [friendly] => valle-de-los-reyes ) [599] => Array ( [url] => Visigodos [friendly] => visigodos ) [600] => Array ( [url] => Volcán [friendly] => volcan ) [601] => Array ( [url] => Yeso [friendly] => yeso ) [602] => Array ( [url] => Zaragoza [friendly] => zaragoza ) [603] => Array ( [url] => Vézelay) [friendly] => vezelay ) [604] => Array ( [url] => Casetón [friendly] => caseton ) [605] => Array ( [url] => Mansarda [friendly] => mansarda ) [606] => Array ( [url] => Tercelete [friendly] => tercelete ) [607] => Array ( [url] => Equilátero [friendly] => equilatero ) [608] => Array ( [url] => Pirámide de Keops [friendly] => piramide-de-keops ) [609] => Array ( [url] => Panteón de Roma [friendly] => panteon-de-roma ) [610] => Array ( [url] => Mainel [friendly] => mainel ) [611] => Array ( [url] => Virilo [friendly] => virilo ) [612] => Array ( [url] => Corintio [friendly] => corintio ) [613] => Array ( [url] => Plementería [friendly] => plementeria ) [614] => Array ( [url] => Crystal Palace [friendly] => crystal-palace ) [615] => Array ( [url] => Policloruro [friendly] => policloruro ) [616] => Array ( [url] => Dialogía [friendly] => dialogia ) ) [images] => Array ( [0] => MIT_Stata_244913.jpg [1] => Eiffel_21376036.jpg [2] => Sagrada_familia_7125079.jpg [3] => Torre_agbar_58206544.jpg [4] => La_pedrera_11871073.jpg [5] => Elementos_arquitectonicos.PNG [6] => Kutna_hora_57864730.jpg [7] => Hotel_vela_barcelona_3428549.jpg [8] => Hospital_sant_pau_51882187.jpg [9] => Dubai_rascacielos_45628168.jpg [10] => Castillo_francia_58509650.jpg [11] => Castillo_francia_57208933.jpg [12] => Bosnia_arquitectura_pastoril_22580221.jpg [13] => Castillo_francia_57841777.jpg [14] => Turquia_mezquita_estambul_9136324.jpg [15] => Turquia_estambul_castillo_57223171.jpg [16] => Italia_apulia_trulli_59800675.jpg [17] => Abadiawestminsterfachada_londres_57594379.jpg [18] => Alemania_spira_59853436.jpg [19] => Alhambra_41061487.jpg [20] => Mexico_san_miguel_allende_54429700.jpg [21] => Colmar_74013814.jpg [22] => Bujara_41782534.jpg [23] => Arquite3.JPG [24] => Arquite4.JPG [25] => Arquite5.JPG [26] => Boveda.svg [27] => ARCO.jpg [28] => Orden_corintio.png [29] => Hormigon_merida.jpg [30] => Media.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => El arte del espacio [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 360 [anchor] => El_arte_del_espacio ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Esbozo general [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 1696 [anchor] => Esbozo_general ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Desarrollo histórico de la disciplina [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 3403 [anchor] => Desarrollo_hist.C3.B3rico_de_la_disciplina ) [3] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Antigüedad [number] => 3.1 [index] => 4 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 3443 [anchor] => Antig.C3.BCedad ) [4] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Antiguas civilizaciones norteafricanas y orientales [number] => 3.1.1 [index] => 5 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 3458 [anchor] => Antiguas_civilizaciones_norteafricanas_y_orientales ) [5] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Egipto [number] => 3.1.1.1 [index] => 6 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 7114 [anchor] => Egipto ) [6] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Mesopotamia e Irán [number] => 3.1.1.2 [index] => 7 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 10235 [anchor] => Mesopotamia_e_Ir.C3.A1n ) [7] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => India, China y Japón [number] => 3.1.1.3 [index] => 8 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 12868 [anchor] => India.2C_China_y_Jap.C3.B3n ) [8] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Arquitectura europea prehelénica [number] => 3.1.2 [index] => 9 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 16181 [anchor] => Arquitectura_europea_prehel.C3.A9nica ) [9] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Europa occidental [number] => 3.1.2.1 [index] => 10 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 16533 [anchor] => Europa_occidental ) [10] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Creta y Micenas [number] => 3.1.2.2 [index] => 11 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 17941 [anchor] => Creta_y_Micenas ) [11] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Grecia helénica [number] => 3.1.3 [index] => 12 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 20450 [anchor] => Grecia_hel.C3.A9nica ) [12] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Roma [number] => 3.1.4 [index] => 13 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 28410 [anchor] => Roma ) [13] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Arquitectura paleocristiana y bizantina [number] => 3.1.5 [index] => 14 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 36509 [anchor] => Arquitectura_paleocristiana_y_bizantina ) [14] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Edad media [number] => 3.2 [index] => 15 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 39957 [anchor] => Edad_media ) [15] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Arquitecturas no europeas [number] => 3.2.1 [index] => 16 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 39972 [anchor] => Arquitecturas_no_europeas ) [16] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Arquitectura árabe [number] => 3.2.2 [index] => 17 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 40173 [anchor] => Arquitectura_.C3.A1rabe ) [17] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Arquitectura precolombina [number] => 3.2.3 [index] => 18 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 42359 [anchor] => Arquitectura_precolombina ) [18] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Arquitectura medieval temprana [number] => 3.2.4 [index] => 19 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 45472 [anchor] => Arquitectura_medieval_temprana ) [19] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Románico [number] => 3.2.5 [index] => 20 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 46856 [anchor] => Rom.C3.A1nico ) [20] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Gótico [number] => 3.2.6 [index] => 21 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 51991 [anchor] => G.C3.B3tico ) [21] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Renacimiento [number] => 3.3 [index] => 22 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 57543 [anchor] => Renacimiento ) [22] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Italia [number] => 3.3.1 [index] => 23 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 57915 [anchor] => Italia ) [23] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Resto de Europa [number] => 3.3.2 [index] => 24 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 62871 [anchor] => Resto_de_Europa ) [24] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Barroco y neoclasicismo [number] => 3.4 [index] => 25 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 64594 [anchor] => Barroco_y_neoclasicismo ) [25] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Barroco [number] => 3.4.1 [index] => 26 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 65639 [anchor] => Barroco ) [26] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Italia [number] => 3.4.1.1 [index] => 27 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 65653 [anchor] => Italia_2 ) [27] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Francia [number] => 3.4.1.2 [index] => 28 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 67061 [anchor] => Francia ) [28] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Otros países europeos [number] => 3.4.1.3 [index] => 29 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 68609 [anchor] => Otros_pa.C3.ADses_europeos ) [29] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Neoclasicismo [number] => 3.4.2 [index] => 30 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 69151 [anchor] => Neoclasicismo ) [30] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => La arquitectura moderna [number] => 3.5 [index] => 31 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 70716 [anchor] => La_arquitectura_moderna ) [31] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Historicismo, eclecticismo y modernismo [number] => 3.5.1 [index] => 32 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 70744 [anchor] => Historicismo.2C_eclecticismo_y_modernismo ) [32] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La arquitectura en hierro [number] => 3.5.2 [index] => 33 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 72834 [anchor] => La_arquitectura_en_hierro ) [33] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La Escuela de Chicago [number] => 3.5.3 [index] => 34 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 73742 [anchor] => La_Escuela_de_Chicago ) [34] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => El funcionalismo [number] => 3.5.4 [index] => 35 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 74621 [anchor] => El_funcionalismo ) [35] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => El estilo internacional [number] => 3.5.5 [index] => 36 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 75413 [anchor] => El_estilo_internacional ) [36] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => El eclecticismo posmoderno [number] => 3.5.6 [index] => 37 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 76461 [anchor] => El_eclecticismo_posmoderno ) [37] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Elementos arquitectónicos [number] => 3.6 [index] => 38 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 77399 [anchor] => Elementos_arquitect.C3.B3nicos ) [38] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Estructuras [number] => 3.6.1 [index] => 39 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 78203 [anchor] => Estructuras ) [39] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Elementos arquitectónicos de dintel [number] => 3.6.2 [index] => 40 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 80689 [anchor] => Elementos_arquitect.C3.B3nicos_de_dintel ) [40] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Ordenaciones mixtas de arco y dintel [number] => 3.6.3 [index] => 41 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 83664 [anchor] => Ordenaciones_mixtas_de_arco_y_dintel ) [41] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Elementos arquitectónicos externos de composición. Muros [number] => 3.6.4 [index] => 42 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 84160 [anchor] => Elementos_arquitect.C3.B3nicos_externos_de_composici.C3.B3n._Muros ) [42] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Plantas y cubiertas [number] => 3.6.5 [index] => 43 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 89454 [anchor] => Plantas_y_cubiertas ) [43] => Array ( [toclevel] => 4 [level] => 4 [line] => Bóvedas y cubiertas modernas [number] => 3.6.5.1 [index] => 44 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 96168 [anchor] => B.C3.B3vedas_y_cubiertas_modernas ) [44] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Puertas y ventanas [number] => 3.6.6 [index] => 45 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 96722 [anchor] => Puertas_y_ventanas ) [45] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Torres y cimborrios [number] => 3.6.7 [index] => 46 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 98216 [anchor] => Torres_y_cimborrios ) [46] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Materiales arquitectónicos [number] => 3.7 [index] => 47 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 100848 [anchor] => Materiales_arquitect.C3.B3nicos ) [47] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Historia [number] => 3.7.1 [index] => 48 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 104614 [anchor] => Historia ) [48] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 3.8 [index] => 49 [fromtitle] => Arquitectura [byteoffset] => 111325 [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/8/81/MIT_Stata_244913.jpg/360px-MIT_Stata_244913.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.Arquitectura.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.61144089698792 [ts5] => 0.9102258682251 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->