Barco

Historia

El desarrollo de los barcos corre paralelo al de la navegación, pues si ésta es la función, aquéllos son los medios para realizarla. Por ello, el barco apareció como el medio para desplazarse por la superficie del agua, quizá al observar el hombre primitivo el arrastre de un tronco de árbol en el seno de una corriente. La unión de varios troncos trabados con ligaduras constituyó la balsa, que fue perfeccionándose lentamente al emplearse diversos materiales para tapar los intersticios entre los troncos y recubrir éstos con pieles de animales.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Tecnolog\u00eda"},{"sortkey":"","*":"N\u00e1utica"},{"sortkey":"","*":"Ingenier\u00eda"},{"sortkey":"","*":"Investigaci\u00f3n_y_nuevas_tecnolog\u00edas"},{"sortkey":"","*":"Ciencias_aplicadas"},{"sortkey":"","*":"Transportes_y_comunicaciones"},{"sortkey":"","*":"Industria_e_infraestructuras"},{"sortkey":"","*":"Guerras"},{"sortkey":"","*":"Estamento_militar"},{"sortkey":"","*":"Historia_y_pol\u00edtica"},{"sortkey":"","*":"Ocio_y_sociedad"},{"sortkey":"","*":"Pesca"},{"sortkey":"","*":"Econom\u00eda"},{"sortkey":"","*":"Descubrimientos_y_exploraciones"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Aviaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barcelona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Buque"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diccionario Enciclop\u00e9dico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Submarino"}],"images":["478px-115127.jpg","Buque.JPG","Barco_vela_antiguo_33857536.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Historia","number":"1","index":"1","fromtitle":"Barco","byteoffset":1186,"anchor":"Historia"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Construcci\u00f3n naval","number":"2","index":"2","fromtitle":"Barco","byteoffset":5848,"anchor":"Construcci.C3.B3n_naval"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Nomenclatura y clasificaci\u00f3n de los barcos","number":"3","index":"3","fromtitle":"Barco","byteoffset":8905,"anchor":"Nomenclatura_y_clasificaci.C3.B3n_de_los_barcos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Clasificaci\u00f3n","number":"4","index":"4","fromtitle":"Barco","byteoffset":11101,"anchor":"Clasificaci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Buques de guerra","number":"4.1","index":"5","fromtitle":"Barco","byteoffset":11335,"anchor":"Buques_de_guerra"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Buques mercantes","number":"4.2","index":"6","fromtitle":"Barco","byteoffset":22461,"anchor":"Buques_mercantes"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c8/478px-115127.jpg/320px-478px-115127.jpg [1] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f7/Buque.JPG/340px-Buque.JPG [2] => //img.mienciclo.com/thumb/2/26/Barco_vela_antiguo_33857536.jpg/300px-Barco_vela_antiguo_33857536.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Barco [pageid] => 24132 [text] =>
Barco-tumba vikingo de la reina Oseberg (s. XI).

(De barca.) En alemán, shiff; en francés, bateau; en inglés, ship; en italiano, nave. m. Náut. Construcción hueca y flotante, que, impulsada y dirigida por un artificio adecuado, sirve para transportar por el agua personas o cosas. Los barcos pueden ser de remos, de vela o mecánicos, según que utilicen para su impulsión la fuerza muscular, la del viento o la de un mecanismo. A su vez, la propulsión mecánica puede ser a chorro, a ruedas y a hélice, movida ésta por medio del vapor y de motores Diesel, lo que establece la gran división de los barcos mecánicos en vapores y motonaves. En la actualidad hay submarinos y buques de superficie propulsados por turbinas que utilizan como fuerza motriz la energía atómica. Por el fin a que se destinan, los barcos se dividen en mercantiles y buques de guerra. Los primeros transportan mercancías, pasajeros, correspondencia, etc., y pueden ser de pasaje, carga, mixtos y de pesca. Los de guerra, dotados de artillería y blindaje, constituyen las fuerzas navales de un país y cumplen una doble misión, ofensiva y defensiva.

Historia

El desarrollo de los barcos corre paralelo al de la navegación, pues si ésta es la función, aquéllos son los medios para realizarla. Por ello, el barco apareció como el medio para desplazarse por la superficie del agua, quizá al observar el hombre primitivo el arrastre de un tronco de árbol en el seno de una corriente. La unión de varios troncos trabados con ligaduras constituyó la balsa, que fue perfeccionándose lentamente al emplearse diversos materiales para tapar los intersticios entre los troncos y recubrir éstos con pieles de animales.

Al disponer el hombre de herramientas adecuadas y ayudado por la experiencia adquirida, construyó la piragua que al principio no fue más que un tronco vaciado, pero que poco a poco fue experimentando cambios notables hasta transformarse en una estructura formada por varias tablas ensambladas cuyas uniones estaban calafateadas con grasa de animales y su exterior forrado de pieles. Para su propulsión, se empleó un largo palo que se apoyaba en el fondo y la dirección se consiguió con una espadilla. Pronto se descubrió que no es necesario apoyar en el fondo el palo para propulsar la embarcación y apareció el remo. Con el tiempo se fueron incorporando nuevas mejoras y la primitiva piragua se convirtió en un verdadero barco con sus cuadernas y bancadas para los remeros. Pocas noticias se tienen de estas embarcaciones, por lo que nuestros conocimientos acerca de ellas están basados en conjeturas, apoyadas algunas veces en descubrimientos arqueológicos. Varios bajorrelieves e inscripciones en monumentos asirios y egipcios muestran las siluetas de estos barcos que disponían de un número variable de remos y de una vela cuadra en el centro para ayuda a la navegación cuando los vientos eran favorables. La curvatura de la proa y su fondo plano los hacían muy adecuados para efectuar la varada en las playas y en las riberas arenosas de los ríos, por lo que la navegación se realizaba en éstos y en las proximidades de las costas.

Posteriormente y al aventurarse el barco a situarse fuera de la vista de la costa, su estructura se hizo más robusta, aparecieron las cubiertas y aumentó su desplazamiento y el número de remos. Cretenses, fenicios y griegos incorporaron nuevos adelantos y los últimos construyeron los trirremes que aparecieron en el s. VII a. C. Estas embarcaciones eran galeras, con cubierta, de unas 90 a 100 t., tres órdenes de 24 pares de remos cada uno y una vela rectangular. Sus dimensiones aproximadas eran de unos 30 a 40 m. de eslora, 4 6 5 de manga y de 2 a 3 de puntal. La dotación estaba formada por unos 200 hombres. Los romanos heredaron los conocimientos de los griegos en construcción naval y sus barco fueron muy parecidos a los de éstos, si bien lograron algunos perfeccionamientos al emplear para el calafateo de la nave el sebo, la resina y la pez. Se empezaron a utilizar las anclas y cadenas de hierro y se generalizó la construcción de barco con varios órdenes de remos.

Los vikingos utilizaron los drakkars, embarcaciones alargadas con extremos muy afilados y simétricos. Carecían de cubierta y su propulsión era a remo con la ayuda de una vela cuadra que se izaba en un mástil situado en el centro del barco El número de remos variaba de unos 15 a 30 por cada banda, siendo las embarcaciones de guerra las que llevaban más. Estas embarcaciones que se gobernaban con una espadilla situada a popa en el costado de estribor, poseían unas excelentes condiciones marineras debidas no sólo a sus finas líneas, sino también a su gran robustez, que les permitía navegar con seguridad incluso con fuertes marejadas. A mediados del s. XIX se encontraron en Noruega restos de estas embarcaciones y entre ellos los más importantes son los de Oseberg y Gokstad. El mayor de estos drakkars es el de Gokstad, con una eslora de 24 m., manga 5 m., 1,20 m. de calado y un desplazamiento de unas 30 t. El casco está construido a tingladillo, con el canto bajo de cada tabla montado sobre el alto de su inmediata inferior. El número total de tablas por banda es de 16, unidas entre sí a la roda y codaste por medio de roblones de hierro remachados interiormente.

Durante el s. XII y todo el XIII, los barcos fueron mejorando continuamente y la vela ganó cada vez más terreno. Aparecen barco con varios palos en los que se izaban numerosas velas. El timón sustituyó definitivamente al remo y el desplazamiento aumentó constantemente. En el s. XIII apasos barcos que utilizan este tipo de energía y todo hace suponer que en un futuro próximo la gran mayoría estarán dotados de aparatos propulsores de esta clase.

Construcción naval

La construcción naval ha experimentado desde sus principios notables cambios, debido no sólo a las necesidades surgidas en las distintas modalidades de empleo de los barcos, sino también a los materiales utilizados y, en general, al constante progreso de la técnica a lo largo de la Historia.

En la Antigüedad, los materiales empleados para la construcción de los barcos fueron casi exclusivamente la madera y las fibras vegetales, reservándose el uso del hierro y del bronce para las cadenas, anclas y otros elementos de naturaleza bélica. El sistema empleado en la construcción era el transversal, es decir, el formado por una robusta quilla en donde se ensamblaban las cuadernas que se revestían con tablas en el sentido de proa a popa y que constituían el forro de la embarcación. Un sólido mástil casi en el centro del barco servía para izar una vela cuadra que ayudaba a la propulsión por remo. En la Edad Media, la construcción naval que hasta entonces tenía su centro de gravedad en el Mediterráneo, se extendió hasta el Báltico y países del norte de Europa. En España, las poblaciones del litoral cantábrico y gallego, así como Sevilla participaron activamente en la construcción de barco Los s. XVI, XVII y XVIII, en los que se consolidó la propulsión a vela, representan una época en que la construcción naval recibió un considerable impulso, consiguiéndose una serie de avances que permitieron la generalización de la navegación de altura. Aumentaron los desplazamientos, el número de palos y el de cubiertas de los buques, apuntándose la tendencia a que la cubierta superior fuese corrida. Se mantuvo el sistema de construcción transversal, de gran eficacia para resistir los esfuerzos transversales.

La utilización del hierro para la construcción del casco se inició en los primeros años del s. XIX y, a partir de entonces, el uso de la madera fue declinando, quedando reducido en la actualidad a pequeñas embarcaciones, especialmente a los tipos empleados en la navegación deportiva. El aumento del desplazamiento de los barcos obligó a una nueva concepción en la construcción naval, adoptándose el llamado sistema longitudinal que se empleó por primera vez en el barco Great Eastern, botado en el Támesis en 1858 y proyectado por Isambard Kindom Brunel y John Scott Russell. Este sistema estaba constituido por sólidas vigas que corrían de proa a popa formando una estructura muy robusta y apta para resistir los esfuerzos a la flexión producidos por los movimientos de cabezada del barco cuando navegaba con mares gruesas. Actualmente, los barcos construidos con arreglo al sistema longitudinal adoptan el sistema Isherwood, que proporciona como principales ventajas el aumento de la carga máxima y una mayor resistencia a los esfuerzos longitudinales. Por último, las nuevas técnicas de soldadura eléctrica han permitido la construcción por separado de diversas estructuras del barco, lo que significa un notable ahorro de tiempo en la permanencia de éste en los astilleros.

Nomenclatura y clasificación de los barcos

El buque transatlántico Habana. Museo Marítimo, Barcelona (España).

La arquitectura naval, como toda ciencia aplicada, posee una serie de términos propios. Entre ellos señalaremos los más comúnmente utilizados en la descripción de los barcos Son los siguientes: proa: parte delantera de la embarcación; popa: parte posterior, es decir, la opuesta al extremo hacia donde normalmente se desplaza el barco cuando va avante; babor: costado izquierdo de un barco mirando de popa a proa; estribor: costado derecho mirando de popa a proa; obra viva: parte del casco que se encuentra sumergida, es decir, por debajo de la línea de flotación; obra muerta: parte del casco por encima de la línea de flotación; eslora: longitud comprendida entre los puntos más salientes del barco en el plano longitudinal; manga: máxima anchura tomada en la superficie externa; puntal: distancia vertical medida en el centro del barco desde la parte alta de la quilla hasta la cara superior del bao de la cubierta de franco bordo del costado; calado: distancia medida del canto bajo de la quilla a la línea de flotación; franco bordo: distancia vertical medida en el costado en medio de la eslora, entre la arista superior de la cubierta de franco bordo (la superior o principal) y la línea de carga máxima; arqueo: capacidad fiscal bruta calculada en forma empírica y expresada en toneladas Moorson (equivalente a 2,83 m3=100 pies cúbicos); se denomina indistintamente arqueo total, registro total (R. T.) o registro bruto (R. barco); desplazamiento: peso del barco expresado en toneladas métricas; desplazamiento en rosca: es el correspondiente al barco una vez terminado, sin pertrechos ni carga de ninguna clase; desplazamiento máximo o de máxima carga: es el correspondiente al barco listo con todos los pertrechos y con la máxima carga que puede transportar; peso muerto o carga máxima: es la diferencia entre los dos anteriores, es decir, el peso en toneladas métricas de la carga máxima que puede transportar, incluidos los pertrechos del barco, combustible, provisiones, agua, etc.

Clasificación

Clasificaremos los barcos de acuerdo con los servicios que prestan, en dos grandes grupos: de guerra y mercantes. Estos últimos se dividen en barco de carga o pasaje, pesqueros y embarcaciones deportivas.

Buques de guerra

Aparecen simultáneamente con los mercantes para protegerlos y, al mismo tiempo, conseguir el dominio del mar, es decir, garantizar la libre navegación propia e impedir la del enemigo. Hasta el s. XIV eran muy parecidos a los mercantes, diferenciándose solamente en que sus líneas eran más afinadas y en el mayor número de remeros, condiciones ambas indispensables para conseguir una mayor velocidad y facilidad en la maniobra. El combate se realizaba al abordaje, intentando primeramente hundir al barco enemigo embistiéndolo con el espolón, robusta y afilada pieza metálica que sobresalía de la proa. A continuación y una vez abarloados los barcos, se generalizaba la lucha que corría a cargo de las secciones o grupos de combatientes. A partir de este siglo, se empieza a montar artillería en los barcos, que disponen desde entonces de bombardas, falconetes, culebrinas, etc. El montaje de la artillería en las bandas de los barcos cambia por completo la táctica naval, sustituyendo la línea de fila a la línea de frente en las formaciones de combate. Los s. XVII y XVIII presencian el aumento de la artillería en los barcos, que llegaron a montar un número considerable de piezas, pero el alcance y precisión de éstas era muy pequeño. Una consecuencia del montaje de la artillería en los barcos es la desaparición de la galera, que pese a la ventaja de su gran maniobrabilidad presenta el grave inconveniente del poco espacio disponible para los cañones, al tener sus costados completamente ocupados por los remos.

A mediados del s. XIX, aparece el cañón rayado de retrocarga, las pólvoras sin humo y la granada explosiva. La construcción de hierro se impone y comienza la lucha entre el cañón y la coraza. El navío es sustituido por la fragata blindada que, a su vez, se transforma en el acorazado, que desde ese momento es el nervio de las flotas de combate. Estos barcos, que nacen en 1860 con la fragata blindada Gloire proyectada por Dupuy de Lóme, aumentan a lo largo de su existencia el desplazamiento y el calibre de su artillería, que en los acorazados japoneses Yamato recieron las carabelas, cuyo origen, parece ser, fueron los cárabos morunos y que tuvieron su auge durante los s. XIV y XV. Estos barcos, de muy buenas condiciones marineras, tenían una sola cubierta, arbolaban tres palos y su aparejo, por regla general, estaba constituido por velas latinas. Cuando en el trinquete o en éste y el mayor llevaban velas cuadras, recibían el nombre de carabelas redondas. Su desplazamiento era de unas 60 t. y fueron muy empleadas por los españoles y portugueses tanto para fines militares como para transporte y comercio. La carabela Santa María de Colón, arbolaba tres palos y constituían su aparejo una pequeña vela rectangular denominada cebadera en el bauprés, una vela cuadra en el trinquete, una mayor y una gavia en el palo mayor y una latina o vela de orza en el mesana. Como barco de carga se encontraban la urca, de origen holandés, con mucha manga y lentos movimientos; y el galeón, que constituyó el barco típico para la navegación trasatlántica por su gran tonelaje y robustez. Los galeones eran barco de alto bordo, muy panzudos y cuyo aparejo estaba formado por una cebadera en el bauprés y velas cuadras en el trinquete y mayor, izando también en el mesana una vela latina. Fueron tanto barco de guerra como mercantes, intercambiando sus misiones de acuerdo con las necesidades del momento. En ellos hubo un gran alarde ornamental, mostrando frecuentemente dos y aun tres galerías completamente atiborradas de adornos barrocos.

El s. XVIII marca una importante evolución en la arquitectura naval. Para conseguir más velocidad era necesario aumentar la superficie del paño que podían largar los barcos y esto trajo como consecuencia inmediata el alargamiento de los palos, que, al no poderse hacer enterizos, se construyeron de dos y tres piezas. Al mismo tiempo y al afirmar los estays del trinquete en el bauprés, se reforzó éste, con lo cual se convirtió en pieza maestra de la arboladura. Los barcos más característicos de esta época fueron el navío y la fragata, que arbolaban tres palos y cuya diferencia estribaba en el desplazamiento y en el número de cañones que montaban. El aparejo de estos buques era similar a los que llevaban los galeones, es decir, de velas cuadras y de cuchillo. También en esta etapa aparecieron el bergantín, la goleta y la corbeta, como asimismo otros buques con aparejos formados por combinaciones de los correspondientes a los anteriores. La primera mitad del s. XIX marcó el máximo apogeo de los barcos de vela. En estos años se dejaron ver los airosos clippers, veloces veleros desarrollados en los EE. UU. Su desplazamiento era de alrededor de las 2.000 t. y a sus líneas afiladas unían una gran superficie vélica sustentada por cuatro o cinco palos, lo cual les proporcionaba una considerable velocidad que, en algunas ocasiones y con vientos favorables, sobrepasaba los 17 nudos.

Con la utilización del vapor para la propulsión se inició la decadencia de los veleros, pues los vapores mantenían más constante la velocidad. A primeros de agosto de 1787, Fitch probaba con relativo éxito su primer buque. En 1807 Fulton construía el Clermont, provisto de ruedas de paletas y cuyas pruebas fueron altamente satisfactorias. Por fin, en 1838, el Sirius y el Great Western atravesaban el Atlántico. La aplicación de la hélice y el empleó del hierro y el acero como materiales básicos para la construcción naval hicieron que el vapor se impusiera y relegara definitivamente la propulsión a vela, quedando únicamente algunos veleros como recuerdo de una época romántica.

La explosión de la bomba atómica en Hiroshima el 6 de ag. 1945 marcó una nueva era, comenzando el desarrollo de la técnica de utilización de este nuevo tipo de energía. El empleo de los reactores nucleares en los buques fue iniciado en los EE. UU., con la construcción del submarino Nautilus, que es el primer barco propulsado por energía nuclear. Posteriormente, se construyeron Numero y Musai (1941) llega a las 72.000 t. y 457 mm., respectivamente. El torpedo automóvil da origen al torpedero y, para defenderse de sus ataques, surge el contratorpedero, cuyo prototipo es el destructor, proyectado por el entonces capitán de corbeta español Fernando Villaamil.

La I Guerra mundial señala el apogeo del acorazado y entra en escena el submarino, que consigue grandes triunfos, especialmente en la lucha contra el tráfico marino. Al mismo tiempo, la aviación participa en los combates navales, si bien de un modo muy restringido y casi exclusivamente en misiones de exploración. En la II Guerra mundial, se inicia la decadencia del acorazado, ocupando su lugar el portaaviones, ya que la aviación embarcada demostró de un modo concluyente ser un arma eficaz e imprescindible para multitud de misiones. Desde la II Guerra mundial, las Flotas de guerra han sufrido una profunda transformación a causa del gran progreso técnico alcanzado en estos últimos años. Los explosivos nucleares, el empleo de este tipo de energía para la propulsión de barco y el alcance y precisión de los misiles han dado origen a una nueva concepción de la estrategia y técnica navales, lo que se tradujo en la aparición de nuevos tipos de barco y en sustanciales modificaciones de los existentes. Actualmente, los barcos de guerra constituyen tipos bien caracterizados para las misiones que han de desempeñar y pueden concretarse en los siguientes: portaaviones, cruceros, destructores, barco de escolta antisubmarinos, unidades para operaciones anfibias, dragaminas, lanchas coheteras, submarinos y tren naval.

Los portaaviones son barco cuyo armamento principal está formado por aviones, por lo que disponen de cubiertas de vuelo apropiadas para la toma y despegue de éstos. También cuentan con hangares y talleres para el mantenimiento de los aviones y con los elementos electrónicos necesarios para su conducción. Primitivamente, los portaaviones tenían la cubierta de vuelo orientada en la dirección proapopa, pero, al embarcar aviones a reacción de más peso y mayor velocidad de toma, hubo necesidad de variar esta característica para evitar los accidentes que se producían cuando fallaba el frenado y se precipitaban en la zona de aparcamiento. La solución la dieron los ingleses al idear la cubierta oblicua, es decir, dispusieron la cubierta de toma inclinada entre 5° y 10° con respecto a la línea de crujía. De este modo, si fallaba el frenado por cualquier causa, el avión tenía espacio suficiente para despegar de nuevo e intentar una nueva toma. Los desplazamientos varían de las 15.000 a las 85.000 t. y se clasifican según sus misiones específicas, en portaaviones de ataque, de apoyo, de transporte y portahelicópteros.

Los cruceros, proyectados inicialmente para misiones de exploración y descubierta, eran barco rápidos con menor armamento y protección que los acorazados y con una gran autonomía que permitía utilizarlos en el ataque y defensa de las comunicaciones marítimas. Al asumir la aviación las misiones de exploración y descubierta, pasó a desempeñar las de apoyo y antiaérea, por lo que actualmente los cruceros modernos incluyen en su armamento los misiles superficieaire.

Concebidos los destructores para el ataque y destrucción de los torpederos, pronto se convirtieron ellos mismos en torpederos de alta mar. Actualmente las misiones fundamentales de este tipo de barco son las acciones antisubmarinas y antiaéreas, por lo que, al igual que los cruceros, muchos de ellos van armados con misiles superficieaire.

En los barcos de escolta antisubmarina, se agrupan diversos tipos que comprenden destructores, fragatas y corbetas. Las fragatas son similares a los destructores, pero en ellas predomina el armamento antisubmarino, y las corbetas son de menor porte y velocidad, pero bien dotadas de elementos de detección y de armamento antisubmarino.

Para las operaciones anfibias, se emplea un conjunto bastante heterogéneo de barco, entre los que cabe destacar los transportes de ataque, los barcos dique, las barcazas y una gran variedad de embarcaciones de desembarco. El dragado de las zonas minadas corre a cargo de los dragaminas, barco pequeños, generalmente de madera, provistos de rastras mecánicas, magnéticas y acústicas, especialmente diseñadas para este cometido. Las lanchas coheteras son pequeñas y dotadas de gran movilidad. Su armamento de misiles las hace especialmente peligrosas para concentraciones de barco Mención especial merece el submarino, que al utilizar para su propulsión la energía nuclear, se ha independizado del oxígeno del aire constituyendo actualmente una formidable amenaza para el tráfico marítimo. En el tren naval se integra el resto de las unidades que componen la Fuerza naval, es decir, remolcadores, b: taller, barco nodriza, b: hospital, barco hidrográficos, etc.

Barcos de vela antiguos, surcando las aguas.

Buques mercantes

La gran variedad de los tráficos comerciales debida a las distintas clases de mercancías a transportar ha dado origen a muchos tipos de barco Todos estos tipos derivan de la evolución de los barcos de cubierta corrida que, a causa de una serie de exigencias dependientes casi exclusivamente del rendimiento comercial, se han ido transformando y cambiando sus características. Los tipos más corrientes son:

Buques de cubierta corrida (flush deck). Como su nombre indica, no tienen superestructuras sobre la cubierta, es decir, castillo, ciudadela o toldilla. Buques con cubierta de abrigo (shelter deck). La cubierta de abrigo va sobre la superior o principal para proteger la carga de la intemperie. Naturalmente, aquélla ha de disponer de aberturas que la diferencien de una cubierta cerrada y estanca. Buques con cubierta de pozo (twell deck). Son aquellos que tienen la ciudadela combinada con la toldilla. Buques tres islas (three islands). Tienen castillo, ciudadela y toldilla sobre la cubierta principal que les proporciona un aumento de la reserva de flotabilidad, protección al guardacalor de las máquinas y mayor espacio para alojamientos y pañoles. Buques con saltillo (raised quarter deck). Proyectados para una estiba satisfactoria de la carga; al aumentar la capacidad de las bodegas a popa, tienen como característica fundamental la elevación de parte de la cubierta principal. La desventaja de este tipo de barco es la interrupción en la continuidad de la cubierta principal, lo que obliga a un reforzamiento estructural en la zona del saltillo.

De la flota mercante, los barcos más numerosos son los de carga y, entre éstos, los de carga general. Son barco de unas 8.000 t. con tres o cuatro bodegas y dos o tres palos provistos de las plumas necesarias para la carga o descarga. Los grandes barco de pasaje disponen de un elevado número de camarotes y amplias cámaras con toda clase de comodidades, pudiendo mantener velocidades de crucero superiores a los 25 nudos. Su rendimiento económico es muy discutible, por lo que han hecho su aparición los barcos mixtos de carga y pasaje, más pequeños y de menor velocidad. Entre los barcos dedicados a cargas específicas, pueden señalarse los carboneros, mineraleros, petroleros, frigoríficos, fruteros, etc., con características especiales adecuadas a la clase de mercancía a transportar. De todos ellos, el más importante es el petrolero, que se distingue por su gran eslora, borda baja, puente en isla y máquinas a popa. Los desplazamientos de estos barcos han aumentado en los últimos años, habiéndose superado, con mucho, las 300.000t.

La flota pesquera está compuesta de numerosos tipos, entre los que cabe destacar los dedicados al arrastre, los congeladores, los balleneros y los buques factoría en los que se industrializan las ballenas capturadas. Por último, la navegación deportiva cuenta con una gran variedad de embarcaciones entre las que se cuentan los yates, yols, queches, balandros, etc. Generalmente son barco construidos de madera y con propulsión a vela, aunque los yates grandes suelen ser de hierro y están provistos de motor.

• barco bacaladero. El que se destina a la pesca del bacalao; generalmente opera lejos de sus bases durante largos períodos de tiempo.
• barco ballenero. El que utiliza para la pesca de grandes cetáceos, para la cual están especialmente equipados.
• barco cablero. El que se destina al tendido y reparación de cables submarinos.
• barco de guerra. Es el destinado a fines militares, con artillería, etc.
• barco de pasaje. El dedicado al transporte de viajeros como fin primordial, aunque tienen bodegas de mercancías.
• barco de pozo. El que tiene pozos que son espacios situados a proa y popa entre la superestructura del puente y cubiertas volantes.
• barco de recreo. El dedicado corrientemente al deporte náutico.
• barco faro. El que señala una zona peligrosa para la navegación, zona que, por no ser fija, exige el traslado de la nave que la señala.
• barco pesquero. El que se dedica a la pesca; puede ser de altura o de bajura, según opere en alta mar o cerca de la costa.
• barco petrolero. El destinado al transporte de crudos a las refinerías.
• barco piloto. El que sirve para dirigir a otros buques cuando entran en puertos difíciles.
• barco rompehielos. El de sólida construcción, dotado de potentes máquinas, que sirve para abrir paso a través de las superficies heladas de ríos, lagos o mares.

[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => tecnologia [title] => Tecnología ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => nautica [title] => Náutica ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => ingenieria [title] => Ingeniería ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => investigacion-y-nuevas-tecnologias [title] => Investigación y nuevas tecnologías ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => ciencias-aplicadas [title] => Ciencias aplicadas ) [5] => Array ( [sortkey] => [friendly] => transportes-y-comunicaciones [title] => Transportes y comunicaciones ) [6] => Array ( [sortkey] => [friendly] => industria-e-infraestructuras [title] => Industria e infraestructuras ) [7] => Array ( [sortkey] => [friendly] => guerras [title] => Guerras ) [8] => Array ( [sortkey] => [friendly] => estamento-militar [title] => Estamento militar ) [9] => Array ( [sortkey] => [friendly] => historia-y-politica [title] => Historia y política ) [10] => Array ( [sortkey] => [friendly] => ocio-y-sociedad [title] => Ocio y sociedad ) [11] => Array ( [sortkey] => [friendly] => pesca [title] => Pesca ) [12] => Array ( [sortkey] => [friendly] => economia [title] => Economía ) [13] => Array ( [sortkey] => [friendly] => descubrimientos-y-exploraciones [title] => Descubrimientos y exploraciones ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Aviación [friendly] => aviacion ) [1] => Array ( [url] => Barcelona [friendly] => barcelona ) [2] => Array ( [url] => Buque [friendly] => buque ) [3] => Array ( [url] => Diccionario Enciclopédico [friendly] => diccionario-enciclopedico ) [4] => Array ( [url] => España [friendly] => espana ) [5] => Array ( [url] => Submarino [friendly] => submarino ) ) [images] => Array ( [0] => 478px-115127.jpg [1] => Buque.JPG [2] => Barco_vela_antiguo_33857536.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Historia [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Barco [byteoffset] => 1186 [anchor] => Historia ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Construcción naval [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => Barco [byteoffset] => 5848 [anchor] => Construcci.C3.B3n_naval ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Nomenclatura y clasificación de los barcos [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => Barco [byteoffset] => 8905 [anchor] => Nomenclatura_y_clasificaci.C3.B3n_de_los_barcos ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Clasificación [number] => 4 [index] => 4 [fromtitle] => Barco [byteoffset] => 11101 [anchor] => Clasificaci.C3.B3n ) [4] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Buques de guerra [number] => 4.1 [index] => 5 [fromtitle] => Barco [byteoffset] => 11335 [anchor] => Buques_de_guerra ) [5] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Buques mercantes [number] => 4.2 [index] => 6 [fromtitle] => Barco [byteoffset] => 22461 [anchor] => Buques_mercantes ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c8/478px-115127.jpg/320px-478px-115127.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.Barco.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.75959801673889 [ts5] => 0.84463000297546 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->