Educación

Antigüedad

En el antiguo Egipto y en las civilizaciones del Oriente PróximoBabilonia, Persia, etc.—, al igual que ocurriría en las culturas precolombinas, la educación estaba supeditada a los intereses de la religión, del sistema teocrático de gobierno y de las tradiciones. La instrucción se realizaba en la familia y, en el caso de las clases dominantes, se continuaba en los templos y palacios, donde se formaban los sacerdotes, funcionarios y gobernantes, futuros dirigentes de la sociedad. En China e India, sin embargo, al menos en diversos períodos históricos, la influencia de las concepciones confucionistas y budistas hizo que el proceso educativo se concibiera como un despliegue de los valores interiores del individuo, si bien dentro de un rígido sistema social.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Pedagog\u00eda_y_educaci\u00f3n"},{"sortkey":"","*":"Ciencias_sociales"},{"sortkey":"","*":"Articulos_enciclo"},{"sortkey":"","*":"Mediateca"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1baco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Academia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Administraci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alejandr\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfabetizaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Am\u00e9rica precolombina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Analfabetismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Anatoli Vasilievich Lunacharski"},{"ns":0,"exists":"","*":"Animal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antigua Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antiguo Egipto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ant\u00f3n Mak\u00e1renko"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antropolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aparato locomotor"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ap\u00f3stol"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aprendizaje"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aristocracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arist\u00f3teles"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aritm\u00e9tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte romano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Astronom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Atenas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Auguste Comte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Babilonia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Baltasar de Castiglione"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bertrand Russell"},{"ns":0,"exists":"","*":"Biblia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Biblioteca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Biolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Brasil"},{"ns":0,"exists":"","*":"Budismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Burgues\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00e1lculo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Canto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlomagno"},{"ns":0,"exists":"","*":"Castillo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Catedral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Catolicismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00e9lestin Freinet"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chile"},{"ns":0,"exists":"","*":"China"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cicer\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciudad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Civilizaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clase social"},{"ns":0,"exists":"","*":"Claude Adrien Helvetius"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clemente de Alejandr\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clima"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comenius"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comercio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comportamiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunicaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Conciencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Conducta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Confucianismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Congregaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Conocimiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Costumbre"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cristianismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cr\u00edtica literaria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cruzada"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cuerpo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cultura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Danza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Democracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Deporte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Derecho"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dial\u00e9ctica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dibujo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diccionario Enciclop\u00e9dico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Did\u00e1ctica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dios"},{"ns":0,"exists":"","*":"Docencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Domingo Faustino Sarmiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Econom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Edad Media"},{"ns":0,"exists":"","*":"Edici\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c9douard Clapar\u00e8de"},{"ns":0,"exists":"","*":"Eduard Spranger"},{"ns":0,"exists":"","*":"Elocuencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c9mile Durkheim"},{"ns":0,"exists":"","*":"Emilio o De la educaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ense\u00f1anza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Erasmo de Rotterdam"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escepticismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escol\u00e1stica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escritura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escuela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escuela Activa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esparta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estados Unidos de Am\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c9tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Etimolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Evangelio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Experiencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"F\u00e1brica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Familia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fe"},{"ns":0,"exists":"","*":"Feudalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Filosof\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"F\u00edsica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Foro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fotograf\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco Giner de los R\u00edos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francis Bacon, bar\u00f3n de Verulam"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich Fr\u00f6bel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich Hegel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich Wilhelm August Froebel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gabriel Tarde"},{"ns":0,"exists":"","*":"Geometr\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gimnasia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Grabado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gram\u00e1tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Grecia antigua"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gremio"},{"ns":0,"exists":"","*":"H\u00e9lade"},{"ns":0,"exists":"","*":"Herbert Spencer"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hidalgo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Historia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hombre"},{"ns":0,"exists":"","*":"Humanismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Iberoam\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Idea"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ideolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Idioma alem\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Iglesia cat\u00f3lica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ignacio de Loyola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ilustraci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperio Bizantino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Imperio romano"},{"ns":0,"exists":"","*":"India"},{"ns":0,"exists":"","*":"Individuo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industrializaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inform\u00e1tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Instinto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inteligencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Internet"},{"ns":0,"exists":"","*":"Islam"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ivan Illich"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jean-Jacques Rousseau"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jean Piaget"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jesucristo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jesuitas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jes\u00fas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Johann Heinrich Pestalozzi"},{"ns":0,"exists":"","*":"John Dewey"},{"ns":0,"exists":"","*":"John Duns Escoto"},{"ns":0,"exists":"","*":"John Locke"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jos\u00e9 de Calasanz"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jos\u00e9 Mar\u00eda Blanco White"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jos\u00e9 Ortega y Gasset"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Luis Vives"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lat\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"Latino"},{"ns":0,"exists":"","*":"La Rep\u00fablica (Plat\u00f3n)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lengua"},{"ns":0,"exists":"","*":"Literatura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Literatura griega"},{"ns":0,"exists":"","*":"Literatura latina"},{"ns":0,"exists":"","*":"L\u00f3gica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Louis Althusser"},{"ns":0,"exists":"","*":"Madrid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mar\u00eda Montessori"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mart\u00edn Lutero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marxismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Matem\u00e1tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medievo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medios de comunicaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medio ambiente"},{"ns":0,"exists":"","*":"Memoria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mente"},{"ns":0,"exists":"","*":"Metaf\u00edsica"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00e9xico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Michel de Montaigne"},{"ns":0,"exists":"","*":"Migraci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monacato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monasterio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Moral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mosaico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mundo"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00fasica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Naci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nacionalidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Naturaleza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Naturalismo (filosof\u00eda)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Obispo"},{"ns":0,"exists":"","*":"ONU"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oratoria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oriente Pr\u00f3ximo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Or\u00edgenes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ovide Decroly"},{"ns":0,"exists":"","*":"Paisaje"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palabra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Par\u00eds"},{"ns":0,"exists":"","*":"Parroquia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Patr\u00edstica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Paulo Freire"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pedagog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Persia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Persona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Personalidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Philip Sidney"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pierre de la Ram\u00e9e"},{"ns":0,"exists":"","*":"Plat\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Poblaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Polis"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pol\u00edtica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pompeya"},{"ns":0,"exists":"","*":"Protestantismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Psicolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pubertad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Qu\u00edmica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Quintiliano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Raz\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Razonamiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reforma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Relativismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Religi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Renacimiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Respiraci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ret\u00f3rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sabidur\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sacerdote"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salud"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salvaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"San Agust\u00edn"},{"ns":0,"exists":"","*":"S\u00e9neca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sentimiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sexual"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sexualidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sigmund Freud"},{"ns":0,"exists":"","*":"Socialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sociedad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sociolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"S\u00f3crates"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sofistas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Taller"},{"ns":0,"exists":"","*":"Teatro"},{"ns":0,"exists":"","*":"T\u00e9cnica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Televisi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Templo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Teocracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Teolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tercer Mundo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tom\u00e1s de Aquino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tradici\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Transporte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Unesco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Universidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Virtud"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vittorino da Feltre"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vivienda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Voluntad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Wilhelm Wundt"},{"ns":0,"*":"Ni\u00f1o"},{"ns":0,"*":"Sof\u00edstica"},{"ns":0,"*":"Iglesia Cat\u00f3lica"},{"ns":0,"*":"Imperio Romano"},{"ns":0,"*":"Uni\u00f3n Sovi\u00e9tica"},{"ns":0,"*":"Mat\u00e9matica"}],"images":["Montessori.jpg","Plato_mosaico.jpg","Pestalozzi.jpg","Frobel.jpg","Dewey.jpg","Decroly.jpg","Claparede.jpg","Durkheim.jpg","Media.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"1","line":"Concepto y \u00e1mbito","number":"1","index":"1","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":661,"anchor":"Concepto_y_.C3.A1mbito"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Evoluci\u00f3n del pensamiento educativo","number":"2","index":"2","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":3412,"anchor":"Evoluci.C3.B3n_del_pensamiento_educativo"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Antig\u00fcedad","number":"2.1","index":"3","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":3654,"anchor":"Antig.C3.BCedad"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Grecia","number":"2.2","index":"4","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":5651,"anchor":"Grecia"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Roma","number":"2.3","index":"5","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":9964,"anchor":"Roma"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Cristianismo primitivo","number":"2.4","index":"6","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":13770,"anchor":"Cristianismo_primitivo"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Edad Media","number":"2.5","index":"7","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":15650,"anchor":"Edad_Media"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Escuelas episcopales y monacales","number":"2.5.1","index":"8","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":15665,"anchor":"Escuelas_episcopales_y_monacales"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Escuelas seglares","number":"2.5.2","index":"9","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":17016,"anchor":"Escuelas_seglares"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La escol\u00e1stica y las universidades","number":"2.5.3","index":"10","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":17719,"anchor":"La_escol.C3.A1stica_y_las_universidades"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Bizancio y el Islam","number":"2.6","index":"11","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":18680,"anchor":"Bizancio_y_el_Islam"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Renacimiento","number":"2.7","index":"12","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":19296,"anchor":"Renacimiento"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Reforma y educaci\u00f3n cat\u00f3lica","number":"2.8","index":"13","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":22023,"anchor":"Reforma_y_educaci.C3.B3n_cat.C3.B3lica"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Siglos XVII y XVIII","number":"2.9","index":"14","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":22991,"anchor":"Siglos_XVII_y_XVIII"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Siglo XIX","number":"2.10","index":"15","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":24600,"anchor":"Siglo_XIX"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Corrientes educativas del siglo XX","number":"2.11","index":"16","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":26939,"anchor":"Corrientes_educativas_del_siglo_XX"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La nueva educaci\u00f3n y la escuela activa","number":"2.11.1","index":"17","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":27145,"anchor":"La_nueva_educaci.C3.B3n_y_la_escuela_activa"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La educaci\u00f3n marxista","number":"2.11.2","index":"18","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":27885,"anchor":"La_educaci.C3.B3n_marxista"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Educaci\u00f3n antiautoritaria","number":"2.11.3","index":"19","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":28482,"anchor":"Educaci.C3.B3n_antiautoritaria"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Educaci\u00f3n liberadora","number":"2.11.4","index":"20","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":29117,"anchor":"Educaci.C3.B3n_liberadora"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Educaci\u00f3n desescolarizada","number":"2.11.5","index":"21","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":29502,"anchor":"Educaci.C3.B3n_desescolarizada"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Educaci\u00f3n y tecnolog\u00eda","number":"2.11.6","index":"22","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":30206,"anchor":"Educaci.C3.B3n_y_tecnolog.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Sociolog\u00eda de la educaci\u00f3n","number":"2.12","index":"23","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":31003,"anchor":"Sociolog.C3.ADa_de_la_educaci.C3.B3n"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Car\u00e1cter social de la educaci\u00f3n","number":"2.12.1","index":"24","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":31034,"anchor":"Car.C3.A1cter_social_de_la_educaci.C3.B3n"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Contenido de la sociolog\u00eda de la educaci\u00f3n","number":"2.12.2","index":"25","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":35287,"anchor":"Contenido_de_la_sociolog.C3.ADa_de_la_educaci.C3.B3n"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La escuela, instituci\u00f3n social","number":"2.12.3","index":"26","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":40110,"anchor":"La_escuela.2C_instituci.C3.B3n_social"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Algunos problemas sociales educativos","number":"2.12.4","index":"27","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":46454,"anchor":"Algunos_problemas_sociales_educativos"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Otras acepciones","number":"2.13","index":"28","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":51757,"anchor":"Otras_acepciones"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"2.14","index":"29","fromtitle":"Educaci\u00f3n","byteoffset":57560,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/f/ff/Montessori.jpg/290px-Montessori.jpg [1] => http://img.irtve.es/css/rtve.commons/rtve.header.footer/i/logoRTVEes.png [2] => //img.mienciclo.com/thumb/7/71/Plato_mosaico.jpg/340px-Plato_mosaico.jpg [4] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e2/Pestalozzi.jpg/290px-Pestalozzi.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/2/29/Frobel.jpg/280px-Frobel.jpg [7] => //img.mienciclo.com/thumb/0/07/Dewey.jpg/290px-Dewey.jpg [8] => //img.mienciclo.com/thumb/8/80/Decroly.jpg/270px-Decroly.jpg [9] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5f/Claparede.jpg/280px-Claparede.jpg [10] => //img.mienciclo.com/thumb/3/33/Durkheim.jpg/300px-Durkheim.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Educación [pageid] => 34545 [text] =>

(Del latín educatío, -onis.) Si el hombre es fundamentalmente un animal social, la educación es el proceso que permite a cada individuo formar parte constitutiva de la sociedad, proceso que empieza en la familia, continúa en la escuela y se prolonga durante toda la existencia humana.

Creadora del célebre método de enseñanza que lleva su nombre, María Montessori basó sus concepciones pedagógicas en la defensa del potencial creativo del niño y de su derecho a ser tratado en su educación con atención a las peculiaridades de su carácter individual.

Concepto y ámbito

La educación es tan antigua como la humanidad, pues el hombre siempre se preocupó de «criar» y «enseñar» a sus hijos. En esta acepción inicial puede verse ya la raíz etimológica del concepto de educación, que procede del término latino educare, cuyo significado es «criar», «alimentar» o «instruir».

Cada cultura o época histórica confirió a la educación el enfoque que imponían las diferentes concepciones filosóficas, políticas y religiosas. Así, en un sentido amplio, cabría considerar que el proceso educativo consiste en la transmisión de los valores y conocimientos de una sociedad.

De manera más precisa, se define como educación un proceso intencional que pretende el perfeccionamiento del individuo como persona y la inserción de éste en el mundo cultural y social en el que se desenvuelve.

Esta definición comprende diversos aspectos significativos. Así, se habla de proceso en el sentido de que el individuo ha de tomar parte activa en las sucesivas etapas de su larga —y nunca concluida— formación, y se define como «intencional» en cuanto que la educación se presenta como una acción planeada y sistematizada que tiende a un fin. Se considera al individuo libre para actuar y ejercitar su creatividad sin determinismos previos.

Se alude asimismo al «perfeccionamiento del individuo como persona» porque el proceso educativo entraña una modificación y desarrollo de todas las posibilidades del ser humano, primordialmente en sus aspectos más específicos —inteligencia, voluntad—, pero también en el plano físico y sensorial, a fin de conseguir el desarrollo integral de la persona.

Todo ello tiende a lograr el objeto último de la educación, que es la incorporación del individuo al mundo de la culturalengua, costumbres, ideas, normas morales— vigente en su sociedad.

La educación afecta, pues, a la totalidad de la persona, por lo que se distingue de la mera instrucción y de la formación. La instrucción, entre cuyas fases se hallan la enseñanza y el aprendizaje, afecta sobre todo a la inteligencia y a la adquisición de conocimientos, y la formación hace referencia a la instrucción ya asimilada e integrada por el individuo en algún aspecto de la persona.

La educación, sin embargo, atañe a todas las facetas de la personalidad global y exige un proceso de permanente perfeccionamiento. La pedagogía, en fin, sería en sentido amplio la ciencia referente a los problemas educativos, si bien en la terminología moderna se entiende generalmente como la disciplina que estudia los métodos de educación.

Evolución del pensamiento educativo

Tal como se señaló con anterioridad, los conceptos acerca del mundo y el hombre existentes en las distintas culturas y períodos históricos determinaron lógicamente diferentes modelos educativos.

Antigüedad

En el antiguo Egipto y en las civilizaciones del Oriente PróximoBabilonia, Persia, etc.—, al igual que ocurriría en las culturas precolombinas, la educación estaba supeditada a los intereses de la religión, del sistema teocrático de gobierno y de las tradiciones. La instrucción se realizaba en la familia y, en el caso de las clases dominantes, se continuaba en los templos y palacios, donde se formaban los sacerdotes, funcionarios y gobernantes, futuros dirigentes de la sociedad. En China e India, sin embargo, al menos en diversos períodos históricos, la influencia de las concepciones confucionistas y budistas hizo que el proceso educativo se concibiera como un despliegue de los valores interiores del individuo, si bien dentro de un rígido sistema social.


Feria de la Educación de Almagro


Grecia

Hacia el siglo V a.C., con el florecimiento de las grandes ciudades helénicas de la Grecia clásica, se establecieron las bases del sistema educativo que perduraría en la civilización occidental. Entre los antiguos, los griegos fueron los primeros en concebir de forma específica la educación como un proceso de integración del ciudadano en la polis o ciudadestado. La distinta concepción acerca de ésta motivó diferentes modelos educativos en Esparta y Atenas, las dos grandes potencias de la Hélade.

En Esparta se daba prioridad a un amplio programa de formación militar y física, y el desarrollo intelectual se ajustaba a estrictas normas. El individuo era una pieza del Estado y vivía consagrado a su defensa y continuidad, aun cuando ello fuera en detrimento de su capacitación cultural y social. La música, la danza y el canto preparaban al joven para ejercitarse en la gimnasia y el deporte y completar así su instrucción militar. Esta instrucción se circunscribía a los pocos que, al adquirir el rango de soldados, a los treinta años se convertían en ciudadanos.

La educación ateniense, por el contrario, atendía tanto al cultivo del cuerpo como de la mente. Los atenienses pusieron el énfasis en el desarrollo de la razón y del sentido crítico, que ejercitaban en la vida pública y en las manifestaciones culturales.

El Estado era el gran regulador de la educación, pero se respetaba la obligación cívica y moral de los padres a educar a sus hijos. A los siete años comenzaba la verdadera paideia —formación integral de la persona—. El pedagogo, un esclavo anciano, acompañaba al niño a la escuela, donde aprendía música, literatura y gimnasia. El gramático le enseñaba a leer y escribir y los rudimentos de la aritmética.

A los 16 años el joven ingresaba en el «gimnasio» y asistía a las reuniones y disertaciones de los adultos. A los 18 juraba fidelidad al Estado, y a los veinte se convertía en ciudadano. Se completaba su formación con la asistencia al teatro, a los juegos y a las conmemoraciones religiosas.

Destacadas aportaciones de los filósofos se dieron en la Atenas del siglo V a.C., que vio la aparición de los sofistas, educadores profesionales a quienes el filósofo alemán Friedrich Hegel llamó «los maestros de Grecia». La enseñanza de los sofistas, cuyo pensamiento era relativista y humanista, se basaba en la retórica —arte de emplear la palabra en sus discursos— y en la dialéctica —habilidad para exponer sus puntos de vista—.

Frente al utilitarismo y el escepticismo de los sofistas se alzó la figura de Sócrates, impulsor del desarrollo intelectual y moral del hombre: su objetivo era alcanzar la virtud. Introdujo como método de enseñanza el diálogo —conocido después como «diálogo socrático»—, que consistía en extraer el saber del fondo del alumno por medio de hábiles preguntas, saber que Sócrates concebía como ciencia inmutable y no cambiante, postura ésta última defendida por la sofística.

La Academia de Platón, mosaico romano del siglo I, Pompeya.

El filósofo Platón, discípulo de Sócrates y que llamó a su propia escuela la Academia, condensó las ideas educativas de su maestro en diferentes obras que empleaban el método del diálogo. En la República expuso un plan educativo según el cual el Estado debía instruir a todos los ciudadanos, de acuerdo con su capacidad, separándolos en tres categorías: trabajadores, soldados y los más dotados intelectualmente (gobernantes).

Aristóteles, que fue a su vez alumno de Platón y fundó una escuela conocida como Peripato, aportó un método de razonamiento ordenado (lógica) y desarrolló en la Ética a Nicómaco una doctrina sobre los hábitos como base del desarrollo ético. Su modelo de educación integral pretendía desarrollar todas las partes de que consta la naturaleza humana, y sus doctrinas sobre el razonamiento, la educación moral y la psicología perduraron en los siglos posteriores.

Roma

El pensamiento pedagógico griego influyó en las concepciones educativas de la sociedad romana. Sin embargo, los romanos, con su profundo sentido práctico, consideraron la educación más como un instrumento de acción que como el ideal ateniense de logro de la sabiduría y autoperfección.

El niño romano se educaba dentro de la familia en las costumbres y tradición de sus mayores. A los siete años el litterator le enseñaba a leer, escribir y contar: escribía sobre tablillas de cera y usaba el ábaco para cálculos sencillos. A los trece años aprendía con el grammaticus literatura griega y latina y los fundamentos de la gramática, e iniciaba después estudios de aritmética, geometría, astronomía y música.

A los 16 años los jóvenes que destacaban por sus dotes intelectuales vestían la toga y continuaban su aprendizaje en las reuniones que tenían lugar en el foro. La educación superior se impartía en las escuelas de retórica y de oratoria, en las que se estudiaba también filosofía, historia y crítica literaria, completando así, con el nivel anterior, las artes liberales, que serían luego la base de la enseñanza medieval.

Entre los pensadores más influyentes en la política y educación romanas estuvo Cicerón, que en el siglo I a.C. expuso en De oratore (Del orador) que el orador debía conocer a fondo el derecho y la filosofía, concebida como perfección de la personalidad y como poderosa ayuda para conseguir la virtud civil y humana. Séneca, en la centuria siguiente, preconizó que en la educación se eliminase el exceso de conocimientos teóricos en beneficio de los que resultan prácticos para la vida —moralidad— y de la consecución de una verdadera personalidad, contraria al saber formalista que predominaba entonces en Roma.

Sería Quintiliano, eminente orador y pedagogo que recibió la influencia directa de Séneca, quien en los doce volúmenes de su Institutio oratoria expusiera el más completo plan educativo elaborado en Roma, que abarcaba desde la niñez hasta la edad adulta. En esta obra desarrolló sus teorías sobre la motivación y psicología infantiles, así como los métodos de enseñanza, que debían estar orientados a la formación del buen orador, persona que domina el arte de la elocuencia. Quintiliano puso el énfasis en los aspectos prácticos de la instrucción y la preparación del joven para el ejercicio de la vida pública.

La organización del sistema educativo romano ejerció una importancia decisiva durante todo el Medievo en los países de Occidente.


Educación emocional


Cristianismo primitivo

Las instituciones educativas de la Iglesia cristiana, que adquirieron progresiva importancia a medida que la nueva religión se expandía en el mundo romano, preservaron los elementos del pensamiento pedagógico desarrollado en el seno de las culturas griega y latina.

Las doctrinas de Jesucristo, recogidas en los Evangelios, añadieron al sistema educativo grecorromano el concepto de formación integral (inteligencia, voluntad y sentimientos) de todos los hombres, libres e iguales ante Dios. Jesús, como Sócrates, identificó la virtud y el saber. La educación resultó así una forma de vida: su función no consistía simplemente en impartir conocimientos, sino en crear patrones de conducta. Su objetivo era la salvación del alma mediante las buenas acciones y la fe en Dios.

Con la muerte del último de los apóstoles, la educación cristiana pasó a depender de los Padres de la Iglesia. Poco a poco surgieron centros de estudio que atrajeron a muchos estudiantes. En Alejandría destacaba la Escuela Catequética, donde enseñaban san Clemente y Orígenes, que intentaron armonizar los sistemas educativos y la cultura grecorromanos con las creencias cristianas.

Tal esfuerzo de síntesis halló su cabal expresión en san Agustín, el gran maestro de la patrística, que escribió varias obras sobre educación. En De doctrina christiana y De magistro justificó la enseñanza de las artes liberales, supeditadas a la fe cristiana y como preludio al estudio de las doctrinas de la Iglesia. Unificó las corrientes educativas de su época y aportó las ideas pedagógicas que iban a predominar durante los siglos siguientes.

Edad Media

Escuelas episcopales y monacales

Tras producirse la caída del Imperio Romano la Iglesia afrontó con decisión la labor de fundar instituciones educativas que formasen a los futuros sacerdotes y monjes. Las más importantes fueron las escuelas de las catedrales, llamadas episcopales por estar bajo la dirección del obispo. Al amparo de los monasterios funcionaban las escuelas monacales. Algunas de ellas crearon bibliotecas, donde se coleccionaban y copiaban las obras de los clásicos, preservando así para la posteridad el saber de la civilización grecorromana.

Tanto las escuelas episcopales como las monacales elaboraron sus programas sobre la base de las siete artes liberales: el trivium gramática, retórica, dialéctica— y el quadriviumaritmética, geometría, astronomía y música—. Estas siete materias constituyeron el plan de estudios obligatorio en toda la Edad Media.

Johann Heinrich Pestalozzi junto con su hijo Gottlieb. Grabado.

En tiempos de Carlomagno surgieron las escuelas palatinas para los hijos de la aristocracia, las parroquiales y, de particular importancia, las catedralicias, que tenían la misma organización que las monacales.

Escuelas seglares

Con el auge del feudalismo los castillos se convirtieron en centros de formación para los hijos de los señores e hidalgos. La educación «caballeresca», que se completaba en la corte, marcó el inicio de una educación clasista.

Por otro lado, el crecimiento del comercio tras las cruzadas trajo como consecuencia la proliferación y florecimiento de las ciudades. Los comerciantes y artesanos —«burgueses»— crearon un sistema de aprendizaje para formar nuevos trabajadores. Surgieron después las escuelas gremiales, en las que se aprendía lectura, escritura, cálculo y materias útiles para el comercio.

La escolástica y las universidades

En los siglos XII y XIII nacieron las universidades como continuación de las escuelas monacales y catedralicias. El redescubrimiento de las doctrinas físicas y metafísicas de Aristóteles contribuyó a culminar el esfuerzo de sistematización emprendido por la sociedad medieval.

Los escolásticos —nombre asignado a los teólogos y filósofos medievales—, siguiendo el método aristotélico, consideraron a la filosofía como la materia que, al ofrecer una visión sintética de todas las demás ciencias, proporcionaba un punto de vista desde el cual poderlas juzgar todas.

Todo este saber, sin embargo, constituía una introducción al estudio de la teología, que era la cúspide del saber científico. Este movimiento filosófico, que contó con figuras tan destacadas como santo Tomás de Aquino y John Duns Escoto, ejerció gran influencia en la civilización occidental.

Bizancio y el Islam

La educación bizantina estuvo regida fundamentalmente por el mantenimiento de los modelos grecorromanos y la tradición religiosa ortodoxa. En la civilización islámica la religión constituyó también el núcleo de todo el sistema educacional; sin embargo, se puso gran énfasis en el desarrollo de escuelas específicas sobre disciplinas técnicas, lo que, junto con la transmisión del saber clásico que habían adquirido de los bizantinos, resultó de gran importancia en la génesis del humanismo renacentista.

Renacimiento

En contraposición a la Edad Media, el Renacimiento aportó una nueva visión del hombre y del mundo y un ansia por gozar plenamente de la vida. El renacer de la cultura clásica y las conquistas científicas dieron lugar a una confianza ilimitada en las posibilidades humanas.

En los primeros niveles de enseñanza se mantuvo el trivium, que constituyó el fundamento de la escuela popular, y se enfocó el quadrivium al ámbito de la investigación dado el carácter más experimental y científico de sus materias. Continuaron funcionando las instituciones educativas medievales básicas, junto a las academias y círculos creados según el modelo clásico, y las universidades adquirieron gran auge.

En los siglos XV y XVI surgieron pedagogos y pensadores humanistas que propugnaron reformas educativas y contribuyeron con sus obras a destacar la importancia de la educación en sus respectivos países. Entre los más notables cabe mencionar a los italianos Vittorino da Feltre y Baltasar de Castiglione, a los franceses Petrus Ramus (Pierre de la Ramée) y Michel de Montaigne, a los británicos Thomas Elyot y Philip Sidney, al español Juan Luis Vives y, quizá el de mayor influencia, a Erasmo de Rotterdam.

El ideal renacentista supuso para la historia de la educación el cultivo de todos los intereses humanos —físicos, mentales, estéticos y espirituales— como expresión del saber universal y de la personalidad integral.


Conoceremos las llamadas escuelas de segunda oportunidad


Reforma y educación católica

Martín Lutero, más que ningún otro reformador protestante del siglo XVI, hizo importantes aportaciones a la educación intelectual y moral. Inculcó a los padres la obligación de enviar a sus hijos a la escuela, que debía estar controlada por el Estado. Por otra parte, su traducción al idioma alemán de la Biblia se convirtió en el núcleo del programa universitario.

Los ideales del catolicismo encontraron su mejor expresión en la educación jesuita. La congregación fundada por san Ignacio de Loyola estableció un sistema educativo en el que tuviesen cabida tanto la filosofía y teología escolásticas como el pensamiento de los clásicos. Los jesuitas destacaron pronto en la educación secundaria y superior; en cambio, las escuelas pías, creadas por san José de Calasanz, se dedicaron a los niños de las clases humildes.

Siglos XVII y XVIII

Pensadores como los británicos Francis Bacon, barón de Verulam, y John Locke insistieron durante el siglo XVII en la importancia del razonamiento, la observación y experimentación de los hechos naturales como base para elaborar el saber. En el campo estrictamente pedagógico ejerció gran influencia el polaco Comenius, que en su Didactica magna desarrolló una metodología de enseñanza para todos los niveles, e hizo hincapié en el papel de la experiencia sensorial y de las ilustraciones en el aprendizaje.

Los pedagogos ilustrados del siglo XVIII propugnaron una «educación natural» basada en la vuelta a la naturaleza y el ajuste de la enseñanza a las necesidades psicológicas del niño, a fin de contrarrestar el acusado intelectualismo de la época.

El representante más genuino del naturalismo en la educación fue el ginebrino Jean-Jacques Rousseau, autor de Émile, donde exponía las cinco etapas de la psicología infantil, correspondientes a otras tantas fases de su educación. Ésta ha de desarrollarse en contacto con la naturaleza, hasta los doce años, para evitar que el niño sea maleado por la sociedad. Las ideas de Rousseau influyeron en el suizo Johann Heinrich Pestalozzi, quien insistió en que la educación debe asegurar el desarrollo integral de las facultades y abogó por una enseñanza activa, apoyada en la observación de la naturaleza y en la experiencia.

Siglo XIX

Durante las primeras décadas del siglo XIX fueron numerosos los movimientos pedagógicos inspirados en las teorías de Pestalozzi. Su seguidor más destacado fue el alemán Friedrich Wilhelm August Froebel, fundador de los Kindergarten (jardines de niños), quien destacó la importancia del juego y de la actividad sensomotora como necesidades básicas en la educación del niño. Las concepciones del educador suizo fueron llevadas por William Maclure a los Estados Unidos de América, donde alcanzaron gran difusión.

John Dewey, fotografía de Eva Watson-Schütze.

Desde mediados de siglo XIX, sin embargo, se buscó un método más pragmático y se comenzó a experimentar sobre el comportamiento psíquico del educando y las actividades educativas.

Dentro de la perspectiva general de renovación, el británico Herbert Spencer fundó los principios y medios educativos en el conocimiento de las leyes naturales, físicas y psíquicas, en tanto que el francés Émile Durkheim dio prioridad al factor sociológico: «Se ha de educar al hombre como la sociedad quiere que sea».

Gran repercusión internacional tuvieron las concepciones del estadounidense John Dewey. Partidario de una educación pragmática y progresista, concibió la escuela como el medio idóneo para la socialización del niño, y defendió el activismo: «aprender haciendo».

En España, Francisco Giner de los Ríos abogó por una educación naturalista y liberal, en la que la convivencia y el diálogo contribuyesen a desarrollar la dimensión social del hombre. La mayor parte de los países iberoamericanos, gracias a la obra de reformadores como el argentino Domingo Faustino Sarmiento, estimularon planes educativos inspirados en los modelos europeos y con un claro propósito de consolidar la conciencia nacional.

Junto a esta tendencia general a la liberalización, los experimentos del alemán Wilhelm Wundt contribuyeron a que los métodos de enseñanza se apoyaran cada vez más en bases científicas.

Corrientes educativas del siglo XX

En el transcurso del siglo XX confluirían varios movimientos, experiencias y teorías educativas cuyo propósito era renovar los métodos de la escuela tradicional.

La nueva educación y la escuela activa

La llamada «escuela nueva» agrupó a una serie de pedagogos que, si bien unidos por su convicción de la necesidad de una reforma, se centraron en diversos objetivos Así, el belga Ovide Decroly enfatizó la búsqueda de una globalización de la enseñanza en torno a los centros de interés infantiles, y el francés Célestin Freinet insistió en la enseñanza activa y en la formación del educando mediante el trabajo en equipo. La defensa de los derechos del niño y el logro de una educación que atendiera a las diferencias y necesidades individuales fue el fin a que encaminaron su esfuerzo el suizo Édouard Claparède y la italiana María Montessori.

La educación marxista

Los pedagogos soviéticos más destacados —Anatoli Vasilievich Lunacharski, Antón Makárenko— abogaron por que el taller y la fábrica fueran en la educación de los jóvenes la mejor escuela del trabajo productivo para la sociedad. Otros pensadores de orientación marxista, como el francés Louis Althusser, analizaron el papel desempeñado por la escuela como instrumento de perpetuación de las desigualdades sociales, al inculcar el sistema de valores de las clases sociales dominantes.

Educación antiautoritaria

El británico A. S. Neill, en la escuela autogestionada de Summerhill, puso en práctica la educación en libertad —antiautoritaria— para que el niño, en pie de igualdad con los maestros, se desarrollase a su modo y a su debido tiempo.

Otros autores, desde concepciones educativas menos extremas, coincidieron en defender el respeto a la libertad e individualidad del niño y el establecimiento de una enseñanza menos directiva, autoritaria y uniformizada. El suizo Jean Piaget insistió en que la educación se ajustara a las leyes y etapas del desarrollo psicológico infantil.

Educación liberadora

Para el brasileño Paulo Freire el objetivo de la educación debía ser la liberación del oprimido, la «concientización» —conocimiento crítico del mundo— para transformar la realidad social que lo rodea. A principios de la década de 1960 puso en práctica su método, con buenos resultados, en la alfabetización de adultos en Brasil y Chile.

Educación desescolarizada

El austriaco Ivan Illich, que desde 1962 trabajó en México, consideró que la mayor parte de los conocimientos útiles se aprenden fuera de la escuela, en contacto con las realidades familiares, sociopolíticas y culturales, y propugnó, en consecuencia, la «desescolarización» de la educación de la sociedad. Para ello es preciso potenciar el aprendizaje informal, una relación educativa entre el hombre y el medio ambiente —la naturaleza, las herramientas de trabajo, las cosas, etc.— y canalizar la creatividad personal. Sólo una renovación total de las instituciones educativas, según Illich, propiciaría el cambio social.

Educación y tecnología

Todas las escuelas citadas abordan, bajo unas u otras perspectivas, la problemática generada en el ámbito educativo por el desarrollo tecnológico.

Las nuevas situaciones creadas por las sociedades postindustriales, el creciente desarrollo de la informática y de los medios de comunicación, y la complejidad —en aumento— de los saberes y técnicas son factores que hacen difícil compaginar una enseñanza cada vez más tecnificada y una educación humanista. Por otra parte, la desigualdad económica entre los países industrializados y los que se encuentran en vías de desarrollo hace difícil un planteamiento general acerca de la educación que, en definitiva, es siempre fiel exponente de las condiciones sociales.

Sociología de la educación

Carácter social de la educación

Debido a los impulsos dados en el siglo XIX por Auguste Comte primeramente y por Émile Durkheim después, la sociología se aparta del tronco común filosófico y se constituye como ciencia con entidad propia. Pero este hecho ocurre no sin que antes se produzcan multitud de incomprensiones y de actitudes contrarias que hoy todavía no están totalmente superadas.

Muy conocida es, por ejemplo, la controversia que sostuvieron Gabriel Tarde y Émile Durkheim sobre el eterno tema de si poseía o no poseía independencia científica la sociología. El primero afirmaba que «la sociedad no es nada fuera de los individuos que la componen, los cuales son su único integrante real».

Durkheim rechazó la tesis, argumentando que, del mismo modo, se podía entonces decir que la Biología es sólo un capítulo de la Física y de la Química. Pero, aseguraba, igual que los elementos materiales se combinan de cierto modo y producen unas propiedades que no se logran si no están combinados, las conciencias individuales, asociándose de manera estable, producen, como consecuencia de las relaciones que traban entre sí, una nueva vida muy diferente de aquella que suscitarían si se hubieran quedado aisladas unas de otras: la vida social. La sociología, según la opinión de Durkheim, tenía necesariamente que aparecer una vez que los pensadores adquirieron el sentimiento de que las distintas sociedades operan bajo unos condicionamientos derivados de su propia naturaleza y estructura.

Resulta obvio reafirmar que la educación tiene una estrecha relación con la sociedad, y que las formas pedagógicas peculiares tienen una íntima correspondencia con los sistemas sociales generales. Al definir la educación como perfeccionamiento personal, no deben ser olvidadas, aunque no se mencionen, sus implicaciones sociales. Efectivamente, si repasamos con detenimiento la historia de la educación, advertiremos fácilmente que los impulsos más importantes imprimidos al proceso educativo han tenido casi siempre una causa social. Y más aún, podemos hoy afirmar que la educación en todas las sociedades no ha sido otra cosa que la transmisión a los niños y a los jóvenes, por los adultos, de unas formas de vida o unos modelos culturales característicos de esos grupos. «La educación está condicionada por el hecho, apuntaba Othmar Spann ("Filosofía de la sociedad", en Revista de Occidente, Madrid 1933), de que los hombres nacen y mueren sin cesar. Esto hace necesaria una reparación ininterrumpida del todo, que tiene lugar, especialmente, por la educación pedagógica».

Si, según estamos viendo, la educación tiene tan acusada entraña social, parece que no ha de haber obstáculo para poder realizar de un modo sistemático un estudio sociológico de la misma. «La educación es un fenómeno eminentemente social, tanto por su origen como por sus funciones, y presenta las dos características de los hechos sociales: la objetividad y el poder coercitivo. Es una realidad social susceptible de observación y, por tanto, de tratamiento científico» (F. de Azevedo). La aparición de la sociología de la educación como ciencia puede considerarse como culminación de un proceso natural de hechos. Puede ser definida como el estudio científico de los factores sociales que concurren en las realizaciones e instituciones educativas.

Pero, ¿realmente interesa al educador el saber sociológico como base científica para una mejor realización de su misión? Sin duda que le resultará muy necesario. Insistimos en que el fenómeno educativo posee una clara naturaleza sociológica y en que los hechos sociales pedagógicos están íntimamente en contacto con otros fenómenos sociales. Si ocurre, como fácilmente puede observarse, que el comportamiento animal está determinado por aspectos hereditarios y por impulsos instintivos, el comportamiento humano, se apoya más en aspectos de índole cultural, los cuales son transmitidos por vía social, ayudados de ese habitual instrumento de transmisión que es la educación.

Contenido de la sociología de la educación

Para determinar el contenido de la sociología de la educación será preciso ahondar en aquellos aspectos justificativos de esa misma ciencia, es decir, en los que dimanan de la cuestión general «relación educación-sociedad». El hombre, aunque no lo desee, se encuentra inmerso en cualquiera de las situaciones ordinarias de la vida social. Pertenece a una familia, primera célula social; ejerce una profesión que necesariamente precisará los consiguientes contactos sociales; forma parte de una vecindad, de una municipalidad, de una nacionalidad, etc., que pueden ser ocasión de participar, como dice Eduard Spranger, en el banquete de la amistad universal al que su misma naturaleza le convida.

Entre los capítulos preliminares de la ciencia que estamos reseñando, deberán encontrarse los que hacen referencia a la influencia de la educación en la sociedad y a la de la sociedad en la propia educación. Si es la educación causa de los cambios sociales experimentados por los distintos pueblos, o si son precisamente esos cambios sociales el verdadero móvil que origina los cambios estructurales educativos, es y ha sido un tema muy discutido. También la educación es muchas veces la que logra la durabilidad de una determinada sociedad. Cuando una generación intenta imprimir en las generaciones que le siguen su particular sello cultural, está ayudando para que continúe una situación social que considera aceptable. Es una especie de mecanismo de perpetuación que encontramos en todas las culturas y con el que las sociedades consiguen la existencia continuada que desean.

Pero otras veces ha podido también observarse cómo la formación proporcionada a algunas minorías tuvo la suficiente capacidad de persuasión como para transformar socialmente a una nación o a una área determinada. No es, pues, uno solo el efecto de la educación en la sociedad. Cuando se enfrenta con esta cuestión, escribe el Dr. García Hoz, «la solución se halla, con más probabilidad, no en aceptar una proposición y rechazar las otras, sino en la armonización de todas ellas». Al tomar la educación una forma institucionalizada, la escuela, este problema de la transmisión cultural se realiza, para conseguir mejores efectos, por medio de personas y sistemas especializados, sin que por ello deje de realizarse también por medio del simple contacto entre las personas.

Con respecto al tema de la influencia de la sociedad en la educación, hay que decir primeramente que aquélla determina ciertos objetivos educativos: los derivados de la condición social de los sujetos. Para los partidarios de una pedagogía socialista a ultranza, la sociedad es el único cuerpo capaz de dictar fines educativos. «El hombre que la educación debe realizar en nosotros, asegura Émile Durkheim, no es el hombre tal como la naturaleza lo ha hecho, sino tal como la sociedad quiere qué él sea»... «Es a la sociedad a quien corresponde recordar incesantemente al maestro cuáles son las ideas, los sentimientos que hay que imprimir en el niño para ponerle en armonía con el medio en que debe vivir». Para los partidarios de estas posturas, que suelen aparecer normalmente en momentos de crisis para la humanidad (recordemos la teoría socializante educativa de Platón), la personalidad individual es totalmente absorbida por el medio social que le rodea.

Por otro lado, el influjo del ambiente social por medio de la familia, los compañeros de clase, los amigos del barrio, la asistencia a los espectáculos, la lectura de libros, etc., puede considerarse del todo necesario para lograr un correcto desarrollo educativo. «Lo mismo que del medio físico arranca el niño las primeras impresiones que le han de servir de base para construir su vida intelectual, del ambiente humano arranca las que le servirán para construir su orden moral y social prácticos». Modernamente, el influjo de los llamados medios de comunicación de masas en el proceso formativo individual adquiere una singular importancia. Citemos, por ejemplo, la colosal influencia primero de la televisión, medio eminentemente intuitivo y por ello de fácil aprehensión, y luego de internet. Se nota claramente, así mismo, la influencia de la sociedad en las instituciones educativas. Las nuevas formas pedagógicas, autogobierno de los educandos, trabajo escolar en equipo, técnicas de agrupamiento, Team Teaching, etc., son otras tantas ocasiones en las que la comunidad ha hecho sentir directamente su efecto en la escuela. Es, efectivamente, la sociedad que interviene en la realización del aspecto dinámico de la escuela.

La escuela, institución social

No es difícil darse cuenta de que el fenómeno educativo se da en todos los grupos sociales. Incluso en las organizaciones de tipo más primitivo se encuentran destellos reveladores de una clase de educación en este sentido, aunque difusa. Y es que la educación, antes de institucionalizarse en la escuela, se encuentra en la misma sociedad de una manera muy elemental. Y la escuela surge precisamente de ahí, de esa situación educativa confusa e informe, luego de un lento y costoso proceso evolutivo. «Si examinamos las fuerzas creadoras, escribe F. de Azevedo, que, concentrando la función pedagógica en campos especiales con agentes y medios propios, le dieron una nueva vitalidad y un nuevo aspecto, encontramos dos principales: una, esencialmente cultural: la acumulación y el enriquecimiento de los bienes intelectuales que se transmiten de una generación a otra generación, y la otra, que es esencialmente social: la especialización creciente, la división del trabajo social».

Portada de una edición francesa de 1919 de Las reglas del método sociológico, de Émile Durkheim.

Cuando la educación desorganizada y difusa a que hemos hecho alusión se manifestó como notoriamente insuficiente, a causa de la complejidad que había adquirido la sociedad, entonces aparecieron esas etapas de especialización y de organización escolares. Es, por tanto, la misma sociedad la que señala la necesidad de esa organización, la que hace surgir la escuela, institución específicamente educativa.

Algunos consideran dos aspectos sociológicos muy interesantes de la escuela: el que hace referencia a la estructura social de esta institución y el que alude a las relaciones de la misma con aquella comunidad en cuyo seno se encuentra. Al hablar de estructura social de la escuela, se hace mención de todo aquello que puede agruparse bajo la común denominación de relaciones humanas en esa misma escuela. Son las relaciones más o menos armoniosas, más o menos humanas, en una palabra, que existen entre profesor y escolar y las de éstos entre sí.

El interés que en cada ocasión pone el profesor por conocer y por resolver diferentes problemas personales o familiares de sus alumnos, las actitudes amistosas o recelosas, de aceptación o de rechazo, observadas en éstos hacia sus profesores, el trato cordial o, por el contrario, las frecuentes rencillas existentes entre los escolares, son aspectos reveladores de este clima humano de la clase o de la escuela. Estas diferentes relaciones personales entre los miembros de una comunidad escolar darán origen a que en ella se respire una atmósfera de mayor o menor complacencia, lo cual ha de influir a la larga, incluso en los rendimientos educativos de los alumnos.

En cuanto a las relaciones con la comunidad circundante, es decir, el barrio, pueblo, ciudad, provincia, etc., hay que significar que necesariamente han de ser frecuentes y muchas veces favorecerá que sean muy estrechas. En primer lugar, reconozcamos que la propia existencia de la escuela es posible, la mayor parte de las veces, gracias precisamente a la comunidad en que se halla. Además, la sociedad favorece y aviva la expansión cultural para que los resultados sean más seguros cada vez. Los escolares, por otro lado, se ven constantemente estimulados por las diferentes circunstancias propias de la población o comarca inmediata: clima, paisaje, viviendas, calles, transportes, etc., que sin duda influyen también en su proceso formativo. Las notables diferencias que observamos, por ejemplo, al charlar con un joven perteneciente a un medio rural y al hacerlo con otro oriundo de una populosa ciudad, revelan los influjos que hemos advertido.

La escuela, pues, debe adaptarse, y de hecho así lo hace, a la comunidad próxima en que se da su existencia. Todos aquellos recursos culturales que favorezcan la convivencia y el progreso en esa comunidad deben lógicamente afianzarse entre los alumnos. Con relación a esa sociedad próxima, la comunidad escolar tiene efectivamente muchas oportunidades de favorecerla y de mejorarla en su proyección hacia fuera. Y no es necesario que pasen demasiados años para que se noten sus benéficos efectos. Esta proyección externa tendrá mayor o menor envergadura según el tipo de comunidad escolar. Una agrupación escolar de grado elemental, por ejemplo, necesariamente será más limitada en su influjo que un centro de estudios universitarios.

Hasta ajustarse a lo que cada sociedad exige, la escuela pasa por una serie de tensiones ya advertidas por José Ortega y Gasset cuando escribe: «La escuela, como expresión normal de un país, depende mucho más de la atmósfera pública en que fluctúa, que del ambiente pedagógico artificialmente producido dentro de sus muros. La escuela no es buena si no existe una ecuación entre la presión de ambos medios». Aquí queda vislumbrado, en efecto, un fácil peligro para la escuela: que se deje guiar excesivamente de los requerimientos naturales derivados de sus reflexiones pedagógicas, y que, de este modo, se aleje quizá demasiado de la vida misma, del ambiente en que se desenvuelve.

Como institución social, la escuela tiene una importancia decisiva. Bouglé ha afirmado que todo aquel que conquista la escuela tiene en sus manos toda la sociedad. Indudablemente, nunca ha tenido esta institución tanta categoría como la que hoy tiene, ni tampoco asumió antes las responsabilidades que hoy asume. La simple comparación de un sistema escolar de la Antigüedad con los sistemas educativos actuales evidenciará estas abismales diferencias. Destaca hoy sobre todo la perfecta coordinación entre los grados y la subordinación de todos ellos a los objetivos comunes. Pero advirtamos que la acción de la sociedad sobre ellos no desaparece, más aún, ni tan siquiera disminuye. «Esos pequeños focos de acción consciente que son las escuelas, continúa escribiendo Bouglé, sólo son luces en la noche, y la noche que los ciñe no está vacía y, por tanto, es mucho más inquietante; no es el silencio y la inmovilidad del desierto, sino el estremecimiento de un bosque habitado».

Algunos problemas sociales educativos

Fijémonos primeramente en el creado por los llamados movimientos migratorios hacia las ciudades, que pueden llegar a causar serios trastornos a todo el sistema organizativo escolar de un país. En las grandes ciudades, ese problema de concentración se agrava, sobre todo en los barrios marginales (suburbios y arrabales) que progresan casi siempre más que las propias ciudades. En París comprobó P. Meuriot que, mientras los barrios del centro de esta populosa ciudad crecieron un 65 % en un determinado tiempo, en el mismo espacio los alrededores de la misma crecieron casi un 500 %. El mayor problema que se interpone hoy a la difusión de la educación rural es precisamente el relativo al éxodo producido en esta zona, sobre todo en los países que aún no alcanzaron suficiente desarrollo. El problema de la educación rural no permanece aislado, sino que se encuentra íntimamente enlazado a una actuación general de la Administración por el progreso del campo. Si bien hay que reconocer que no todas las regiones son propicias para intentar alcanzar el mismo, todas pueden desarrollar al máximo sus propias posibilidades.

La cuestión referente a las relaciones existentes entre el Estado y la educación merece también ser considerada como problema socioeducativo de importancia. Que el Estado tiene que ver con la educación es algo demasiado notorio para que sea objetable. El Estado, primera ordenación política del país, tiene como misión primordial mantener el progreso y el orden en el interior y conservar la seguridad en el exterior. Y para lograr estos fines no se vale únicamente de los procedimientos coercitivos, sino que puede y echa mano de aquellos medios formativos que, a su vez, modelan la personalidad de los ciudadanos. No puede dudarse, por otro lado, de que la educación sea función pública, ya que las consecuencias que se siguen de su establecimiento en algún lugar van más allá del simple interés y del mero beneficio de las personas que la reciben. La educación de los ciudadanos, ciertamente, representa un beneficio del que difícilmente pueden sustraerse hoy los distintos países. «La existencia de masas ignorantes en una población, ha escrito Bertrand Russell, supone un grave peligro para la sociedad».

Los gobiernos encontraban muchas veces insuperables dificultades para llevar a cabo sus programas, cuando el porcentaje de analfabetos en la comunidad era demasiado elevado. Por todo ello, el Estado no debía reparar en medios para poder solucionar estas carencias culturales que, cada vez más, significaban la primera necesidad de la nación, las cuales, sin su eficaz intervención, quizá nunca podrían cubrirse debidamente. La enseñanza y la educación que suministre el Estado estará, lógicamente, condicionada por unos ideales que coincidirán con los ideales políticos. Unos intentarán conducir a los ciudadanos hacia arquetipos de humanidad primordialmente, otros buscarán adaptar su formación a su futura función o dedicación social, otros procurarán hacer de cada uno un ciudadano en toda la robustez del concepto, un partidario, un incondicional para todo, etc. Lo más corriente, empero, es que, acaso de un modo imperceptible, estas tendencias se entremezclen, dominando, eso sí, alguna de ellas, ya que es sumamente difícil encontrar regímenes políticos con ideologías totalmente puras. De otro lado, v a pesar del gran esfuerzo que puedan llevar a cabo los Estados, todavía en el campo educativo han de aparecer muchas oportunidades para la iniciativa privada. Siempre realizó ésta un papel fundamental y todavía no ha dejado de realizarlo.

La problemática de los fines de la educación tiene cabida en este conjunto de cuestiones a que nos estamos refiriendo. Educación y concepción vital están estrechamente relacionadas. Este concepto de la vida, contenido eminentemente filosófico, suele columbrarse, bien en toda la amplitud del sistema escolar, bien en los cuestionarios o programas que ordinariamente son manejados por los educadores en sus clases. Es evidente que cualquier institución educativa pública da por hecha siempre una cierta filosofía y una determinada política educativa, ambas acordes lógicamente. Ocurre muchas veces que si los fines a que se aspira son, por ejemplo, sociales, sociales son también los medios y procedimientos que se utilizan para llegar a ellos. «Las instituciones pedagógicas son muchas veces, escribe Émile Durkheim, una forma resumida de verdaderas instituciones sociales: por ejemplo, la disciplina escolar tiene los mismos rasgos que la disciplina en una ciudad. Además, la naturaleza del fin predetermina la de los métodos».

Las diferentes corrientes pedagógicas que ha habido en el mundo se han visto amparadas por otras tantas concepciones filosóficas. Estas concepciones vitales dominan de un modo imperceptible la sociedad. Así, si descendemos al nivel más concreto de la escuela o del sistema escolar, ninguno de éstos puede evadirse de la influencia que ejercen sobre ellos las ideas que en aquel momento pesan más en la determinada comunidad en que se encuentran.

Otras acepciones

educación ambiental. Educación dirigida a individuos y grupos, con el fin de aumentar el conocimiento sobre el medio y llegar finalmente a cambios de conducta.
educación cívica. Aquella que tiene por objeto la toma de conciencia por el individuo de sus derechos y obligaciones ciudadanas; enseñar el respeto a las disposiciones jurídicas, representadas por el Estado, y al mismo tiempo proporcionar una educación ética capaz de subordinar el egoísmo natural de la persona al respeto hacia los demás y el bien común.
educación especial. La que tiene como fin la incorporación de los discapacitados físicos o mentales a la vida social y a un sistema de trabajo que les permita valerse por sí mismos.
educación física. Conjunto de actividades de carácter deportivo encaminadas a formar la personalidad del individuo, y que no considera la agilidad, el vigor o la habilidad como fines en sí mismos, sino medios para lograr dicha formación. Es complemento indispensable de la actividad intelectual, como descanso, evasión, reactivación de las funciones respiratorias y locomotrices de los escolares, inmóviles durante largas horas; ayuda al desarrollo y crecimiento corporal en el período de formación, e incluso, convenientemente dirigida, puede corregir o disminuir defectos físicos.
educación fundamental. Programa de estudios de la Unesco destinado a preparar a la población de los países del Tercer Mundo para sus futuros deberes políticos, sociales y económicos.
educación sexual. Información sobre los aspectos biológicos y psicológicos de la sexualidad, especialmente a niños y adolescentes. No escapa a la comprensión de nadie la decisiva importancia que tiene una formación seria y a tiempo de los problemas sexuales en orden al equilibrio de la personalidad. Los estudios psicológicos, especialmente freudianos, señalan la existencia, desde las primeras etapas de la vida, de una capacidad insospechada de placer, orientada progresivamente hacia lo sexual. Aunque en la niñez no constituye todavía un problema considerable, hay una cierta curiosidad del niño que crece enormemente hacia la pubertad. La educación sexual, pues, debe estar presente desde las primeras alusiones y preguntas del niño.
• Ciencias de la Educación. La creciente confianza en la efectividad educativa, abundancia de medios y desarrollo de nuevas ciencias, particularmente la psicología, hace que de un modo progresivo se preste mayor atención tanto a la metodología de la enseñanza como a la formación de los educadores. Éstos alcanzan la necesaria preparación en facultades o escuelas universitarias, institutos pedagógicos, centros de posgraduado o escuelas normales independientes, que expiden títulos de licenciatura, doctorado, diplomas de aptitud para la docencia, certificados de cursillos especiales, etc., que habilitan al ejercicio del profesorado o cargos directivos y planificadores, como la inspección, dirección escolar, programación técnica pedagógica, orientación, etc. De acuerdo con las tendencias de la metodología moderna, las disciplinas de la educación se orientan hacia un doble plano, teórico y práctico, basadas en la filosofía, pedagogía, psicología, antropología, didáctica e historia, y acompañadas de una formación sociológica y ética.
• Desarrollo de la educación. En el mundo antiguo, la educación, impartida generalmente por ancianos y sacerdotes, tenía un carácter global, indiferenciado, consistente en la transmisión de tradiciones y modos de conducta que aseguraban la continuidad estática de la sociedad. Tal naturaleza educativa ha persistido apenas invariable hasta la revolución pedagógica del s. XVIII, en que los nombres de Claude Adrien Helvetius, Jean-Jacques Rousseau y John Locke, entre otros, se identifican con la defensa ante la sociedad de la personalidad propia del individuo. Estas nuevas corrientes que inspiran un doble plano individuo-sociedad, despertaron la atención de los gobiernos en la formación de sus ciudadanos, proceso que desde el año 1946 alcanza nivel internacional con la creación de la Unesco, organismo educativo dependiente de la ONU. La característica esencial de la educación contemporánea es su diferenciación, motivada por los intereses genéricos, a veces incompatibles, del Estado, la familia y la religión. Así, se habla de educación cívica, política, religiosa, social, y también profesional, física y sexual. Por otra parte, el devenir del mundo moderno y su rápido desarrollo tecnológico obligan a impartir una formación ágil, práctica, perspectivista, que permita al hombre alcanzar un amplio juicio crítico, sobre todo, y una determinada capacidad de adaptación a los nuevos signos de vida. La economía, de indudable peso en nuestro tiempo, extiende la educación a todos los sectores, asociando la totalidad de individuos al desarrollo económico-social con vistas a un aumento del nivel de vida, fenómeno que denominamos «cultura de masas». La educación permanente en el ámbito profesional y una disminución de diferencias entre sexos, son determinantes, asimismo, de la educación actual.


Bibliografía

• Gerardo ECHEITA SARRIONANDIA. Educación para la inclusión o educación sin exclusiones. Narcea, 2006. ISBN 84-277-1500-5.
• María Paz SOLER VILLALOBOS (coord.). De la educación sociemocional a la educación en valores. Ministerio de Educación y Ciencia, 2008. ISBN 978-84-369-4532-4.
• Alberto GARCÍA, Miguel SERRANO SÁNCHEZ, Carlos POMARES GARCÍA. La educación física en educación primaria. Editorial Alhambra, 1992. ISBN 84-205-2317-8.
• Paco JIMÉNEZ, Montserrat VILÀ I SUÑÉ. De educación especial a educación en la diversidad. Archidona (Málaga): Aljibe, 1999. ISBN 84-95212-13-7.
• Rogelio MEDINA RUBIO, Marta RUIZ CORBELLA, Lorenzo GARCÍA ARETIO. Teoría de la educación, educación social. Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED, 2001. ISBN 84-362-4440-0.
• Antonio GARCÍA MADRID. Educación utopía, educación realidad. Salamanca (Paseo San Silvestre, 46): A. García, 2000. ISBN 84-607-0406-8.
• VV.AA. De la educación a distancia a la educación virtual. Ariel, 2007.
• Pilar M. CASARES GARCÍA, Andrés SORIANO DÍAZ (coords.). Teoría de la educación: educación infantil. Ediciones Pirámide, 2014. ISBN 978-84-368-3232-7.
José María BLANCO WHITE. Sobre educación. Madrid: Biblioteca Nueva, 2003. ISBN 84-9742-109-4.
• Pedro GUANIR. Educación del pensamiento y de las emociones: psicología de la educación. La Laguna: Narcea, 2005. ISBN 84-277-1517-X.
• Juana NIEDA OTERINO, Juan Luis HERNÁNDEZ ÁLVAREZ. Educación para la salud, educación sexual: transversales. Ministerio de Educación y Ciencia, 1992. ISBN 84-369-2127-5.
• Rafael CRESPO UBERO, Agustí NICOLAU. Interculturalidad y educación: diversidad cultural y educación. Barcelona: Planeta UOC, 2003. ISBN 84-9707-210-3.
• Concha MARTÍN SÁNCHEZ. Psicología del desarrollo y de la educación: (psicología de la educación). Murcia: DM, 1998. ISBN 84-95095-42-4.
• Amy GUTMANN. La educación democrática: una teoría política de la educación. Barcelona: Paidós Ibérica, 2001. ISBN 84-493-1014-8.
• Miguel Ángel DOMÍNGUEZ-BERRUETA, Miguel Ángel SENDÍN. Derecho y educación: régimen jurídico de la educación. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2005. ISBN 84-7800-496-3.
• Pedro GALLARDO-VÁZQUEZ, S. RUIZ CURADO. Educación permanente, educación popular y asociacionismo. Sevilla: Universidad de Sevilla, Departamento de Teoría e Historia de la Educación y Pedagogía Social. ISBN 978-84-96343-04-3.
• Xesús R. JARES. Educación y conflicto: guía de educación para la convivencia. Editorial Popular, 2001. ISBN 84-7884-235-7.
• José María QUINTANA CABANAS. Teoría de la educación: concepción antinómica de la educación. Dykinson, 1995. ISBN 84-8155-112-0.
John DEWEY. Democracia y educación: Una introducción a la filosofía de la educación. Morata, 2004. ISBN 84-7112-391-6.
• Joaquín GAIRÍN SALLÁN. Las actitudes en educación: un estudio sobre educación matématica. Promociones y Publicaciones Universitarias, PPU, 1987. ISBN 84-7665-191-0.
• Salvador PEIRÓ I GREGORI (coord.). Nuevos desafíos en educación. Editorial Club Universitario, 2005. ISBN 84-8454-475-3.
• Asunción LLEDÓ CARRERES. Luces y sombras en la educación especial: hacia una educación inclusiva. Madrid: CSS, D.L. 2012. ISBN 978-84-9023-013-8.
• Antonio TRINIDAD REQUENA, Francisco Javier GÓMEZ GONZÁLEZ (coords.). Sociedad, familia, educación: una introducción a la Sociología de la Educación. Tecnos, 2012. ISBN 978-84-309-5595-4.
Comunicación, medios y educación: un debate para la educación en democracia. Octaedro Editorial, 2003. ISBN 84-8063-568-1.
• Carlos LOMAS (coord.). Lecciones contra el olvido: memoria de la educación y educación de la memoria. Ministerio de Educación Cultura y Deporte, Secretaría General Técnica, 2011. ISBN 978-84-9921-134-3.
• María Isabel ÁLVAREZ VÉLEZ, Ana BERÁSTEGUI PEDRO-VIEJO (coords.). Educación y familia: la educación familiar en un mundo en cambio. Universidad Pontificia Comillas, 2006. ISBN 84-8468-202-1.
• María Josefa CABELLO MARTÍNEZ. Educación permanente y educación social: controversias y compromisos. Archidona (Málaga): Aljibe, 2002. ISBN 84-9700-089-7.
• Francisco DELGADO RUIZ, Juan GARCÍA (coords.). Los retos de la Educación ante el siglo XXI: Congreso de Educación de CEAPA. Editorial Popular, 1995. ISBN 84-7884-166-0.
• David CARR. El sentido de la educación: una introducción a la filosofía y a la teoría de la educación y de la enseñanza. Graó, 2005. ISBN 84-7827-410-3.
• Luis NÚÑEZ CUBERO. La educación construible: bases para una teoría dinámica de la educación. Sevilla: Secretariado de Publicaciones de la Universidad, 1986. ISBN 84-7405-338-2.
• Jaume TRILLA BERNET. La educación fuera de la escuela: ámbitos no formales y educación social. Ariel, 2003. ISBN 84-344-2655-2.
• Javier VERGARA CIORDIA. Apuntes de educación comparada: educación comparada y sistemas escolares. Newbook, 1997. ISBN 84-89648-57-3.
• Carlos Alberto TORRES. Lecciones en sociología de la educación: educación, poder y conocimiento. Chacaíto (Caracas): Editorial Laboratorio Educativo, [2006]. ISBN 980-251-131-5.
• Marina GARCÍA SÁNCHEZ. La sexualidad y la educación sexual en el marco de la educación para la salud y la prevención. Grupo Editorial Universitario, 2001. ISBN 84-8491-019-9.


[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => pedagogia-y-educacion [title] => Pedagogía y educación ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => ciencias-sociales [title] => Ciencias sociales ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => articulos-enciclo [title] => Articulos enciclo ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => mediateca [title] => Mediateca ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Ábaco [friendly] => abaco ) [1] => Array ( [url] => Academia [friendly] => academia ) [2] => Array ( [url] => Administración [friendly] => administracion ) [3] => Array ( [url] => Alejandría [friendly] => alejandria ) [4] => Array ( [url] => Alfabetización [friendly] => alfabetizacion ) [5] => Array ( [url] => Alma [friendly] => alma ) [6] => Array ( [url] => América precolombina [friendly] => america-precolombina ) [7] => Array ( [url] => Analfabetismo [friendly] => analfabetismo ) [8] => Array ( [url] => Anatoli Vasilievich Lunacharski [friendly] => anatoli-vasilievich-lunacharski ) [9] => Array ( [url] => Animal [friendly] => animal ) [10] => Array ( [url] => Antigua Roma [friendly] => antigua-roma ) [11] => Array ( [url] => Antiguo Egipto [friendly] => antiguo-egipto ) [12] => Array ( [url] => Antón Makárenko [friendly] => anton-makarenko ) [13] => Array ( [url] => Antropología [friendly] => antropologia ) [14] => Array ( [url] => Aparato locomotor [friendly] => aparato-locomotor ) [15] => Array ( [url] => Apóstol [friendly] => apostol ) [16] => Array ( [url] => Aprendizaje [friendly] => aprendizaje ) [17] => Array ( [url] => Aristocracia [friendly] => aristocracia ) [18] => Array ( [url] => Aristóteles [friendly] => aristoteles ) [19] => Array ( [url] => Aritmética [friendly] => aritmetica ) [20] => Array ( [url] => Arte romano [friendly] => arte-romano ) [21] => Array ( [url] => Astronomía [friendly] => astronomia ) [22] => Array ( [url] => Atenas [friendly] => atenas ) [23] => Array ( [url] => Auguste Comte [friendly] => auguste-comte ) [24] => Array ( [url] => Babilonia [friendly] => babilonia ) [25] => Array ( [url] => Baltasar de Castiglione [friendly] => baltasar-de-castiglione ) [26] => Array ( [url] => Bertrand Russell [friendly] => bertrand-russell ) [27] => Array ( [url] => Biblia [friendly] => biblia ) [28] => Array ( [url] => Biblioteca [friendly] => biblioteca ) [29] => Array ( [url] => Biología [friendly] => biologia ) [30] => Array ( [url] => Brasil [friendly] => brasil ) [31] => Array ( [url] => Budismo [friendly] => budismo ) [32] => Array ( [url] => Burguesía [friendly] => burguesia ) [33] => Array ( [url] => Cálculo [friendly] => calculo ) [34] => Array ( [url] => Canto [friendly] => canto ) [35] => Array ( [url] => Carlomagno [friendly] => carlomagno ) [36] => Array ( [url] => Castillo [friendly] => castillo ) [37] => Array ( [url] => Catedral [friendly] => catedral ) [38] => Array ( [url] => Catolicismo [friendly] => catolicismo ) [39] => Array ( [url] => Célestin Freinet [friendly] => celestin-freinet ) [40] => Array ( [url] => Cera [friendly] => cera ) [41] => Array ( [url] => Chile [friendly] => chile ) [42] => Array ( [url] => China [friendly] => china ) [43] => Array ( [url] => Cicerón [friendly] => ciceron ) [44] => Array ( [url] => Ciencia [friendly] => ciencia ) [45] => Array ( [url] => Ciudad [friendly] => ciudad ) [46] => Array ( [url] => Civilización [friendly] => civilizacion ) [47] => Array ( [url] => Clase social [friendly] => clase-social ) [48] => Array ( [url] => Claude Adrien Helvetius [friendly] => claude-adrien-helvetius ) [49] => Array ( [url] => Clemente de Alejandría [friendly] => clemente-de-alejandria ) [50] => Array ( [url] => Clima [friendly] => clima ) [51] => Array ( [url] => Comenius [friendly] => comenius ) [52] => Array ( [url] => Comercio [friendly] => comercio ) [53] => Array ( [url] => Comportamiento [friendly] => comportamiento ) [54] => Array ( [url] => Comunicación [friendly] => comunicacion ) [55] => Array ( [url] => Conciencia [friendly] => conciencia ) [56] => Array ( [url] => Conducta [friendly] => conducta ) [57] => Array ( [url] => Confucianismo [friendly] => confucianismo ) [58] => Array ( [url] => Congregación [friendly] => congregacion ) [59] => Array ( [url] => Conocimiento [friendly] => conocimiento ) [60] => Array ( [url] => Costumbre [friendly] => costumbre ) [61] => Array ( [url] => Cristianismo [friendly] => cristianismo ) [62] => Array ( [url] => Crítica literaria [friendly] => critica-literaria ) [63] => Array ( [url] => Cruzada [friendly] => cruzada ) [64] => Array ( [url] => Cuerpo [friendly] => cuerpo ) [65] => Array ( [url] => Cultura [friendly] => cultura ) [66] => Array ( [url] => Danza [friendly] => danza ) [67] => Array ( [url] => Democracia [friendly] => democracia ) [68] => Array ( [url] => Deporte [friendly] => deporte ) [69] => Array ( [url] => Derecho [friendly] => derecho ) [70] => Array ( [url] => Dialéctica [friendly] => dialectica ) [71] => Array ( [url] => Dibujo [friendly] => dibujo ) [72] => Array ( [url] => Diccionario Enciclopédico [friendly] => diccionario-enciclopedico ) [73] => Array ( [url] => Didáctica [friendly] => didactica ) [74] => Array ( [url] => Dios [friendly] => dios ) [75] => Array ( [url] => Docencia [friendly] => docencia ) [76] => Array ( [url] => Domingo Faustino Sarmiento [friendly] => domingo-faustino-sarmiento ) [77] => Array ( [url] => Economía [friendly] => economia ) [78] => Array ( [url] => Edad Media [friendly] => edad-media ) [79] => Array ( [url] => Edición [friendly] => edicion ) [80] => Array ( [url] => Édouard Claparède [friendly] => edouard-claparede ) [81] => Array ( [url] => Eduard Spranger [friendly] => eduard-spranger ) [82] => Array ( [url] => Elocuencia [friendly] => elocuencia ) [83] => Array ( [url] => Émile Durkheim [friendly] => emile-durkheim ) [84] => Array ( [url] => Emilio o De la educación [friendly] => emilio-o-de-la-educacion ) [85] => Array ( [url] => Enseñanza [friendly] => ensenanza ) [86] => Array ( [url] => Erasmo de Rotterdam [friendly] => erasmo-de-rotterdam ) [87] => Array ( [url] => Escepticismo [friendly] => escepticismo ) [88] => Array ( [url] => Escolástica [friendly] => escolastica ) [89] => Array ( [url] => Escritura [friendly] => escritura ) [90] => Array ( [url] => Escuela [friendly] => escuela ) [91] => Array ( [url] => Escuela Activa [friendly] => escuela-activa ) [92] => Array ( [url] => España [friendly] => espana ) [93] => Array ( [url] => Esparta [friendly] => esparta ) [94] => Array ( [url] => Estado [friendly] => estado ) [95] => Array ( [url] => Estados Unidos de América [friendly] => estados-unidos-de-america ) [96] => Array ( [url] => Ética [friendly] => etica ) [97] => Array ( [url] => Etimología [friendly] => etimologia ) [98] => Array ( [url] => Evangelio [friendly] => evangelio ) [99] => Array ( [url] => Experiencia [friendly] => experiencia ) [100] => Array ( [url] => Fábrica [friendly] => fabrica ) [101] => Array ( [url] => Familia [friendly] => familia ) [102] => Array ( [url] => Fe [friendly] => fe ) [103] => Array ( [url] => Feudalismo [friendly] => feudalismo ) [104] => Array ( [url] => Filosofía [friendly] => filosofia ) [105] => Array ( [url] => Física [friendly] => fisica ) [106] => Array ( [url] => Foro [friendly] => foro ) [107] => Array ( [url] => Fotografía [friendly] => fotografia ) [108] => Array ( [url] => Francisco Giner de los Ríos [friendly] => francisco-giner-de-los-rios ) [109] => Array ( [url] => Francis Bacon, barón de Verulam [friendly] => francis-bacon-baron-de-verulam ) [110] => Array ( [url] => Friedrich Fröbel [friendly] => friedrich-frobel ) [111] => Array ( [url] => Friedrich Hegel [friendly] => friedrich-hegel ) [112] => Array ( [url] => Friedrich Wilhelm August Froebel [friendly] => friedrich-wilhelm-august-froebel ) [113] => Array ( [url] => Gabriel Tarde [friendly] => gabriel-tarde ) [114] => Array ( [url] => Geometría [friendly] => geometria ) [115] => Array ( [url] => Gimnasia [friendly] => gimnasia ) [116] => Array ( [url] => Grabado [friendly] => grabado ) [117] => Array ( [url] => Gramática [friendly] => gramatica ) [118] => Array ( [url] => Grecia antigua [friendly] => grecia-antigua ) [119] => Array ( [url] => Gremio [friendly] => gremio ) [120] => Array ( [url] => Hélade [friendly] => helade ) [121] => Array ( [url] => Herbert Spencer [friendly] => herbert-spencer ) [122] => Array ( [url] => Hidalgo [friendly] => hidalgo ) [123] => Array ( [url] => Historia [friendly] => historia ) [124] => Array ( [url] => Hombre [friendly] => hombre ) [125] => Array ( [url] => Humanismo [friendly] => humanismo ) [126] => Array ( [url] => Iberoamérica [friendly] => iberoamerica ) [127] => Array ( [url] => Idea [friendly] => idea ) [128] => Array ( [url] => Ideología [friendly] => ideologia ) [129] => Array ( [url] => Idioma alemán [friendly] => idioma-aleman ) [130] => Array ( [url] => Iglesia católica [friendly] => iglesia-catolica ) [131] => Array ( [url] => Ignacio de Loyola [friendly] => ignacio-de-loyola ) [132] => Array ( [url] => Ilustración [friendly] => ilustracion ) [133] => Array ( [url] => Imperio Bizantino [friendly] => imperio-bizantino ) [134] => Array ( [url] => Imperio romano [friendly] => imperio-romano ) [135] => Array ( [url] => India [friendly] => india ) [136] => Array ( [url] => Individuo [friendly] => individuo ) [137] => Array ( [url] => Industrialización [friendly] => industrializacion ) [138] => Array ( [url] => Informática [friendly] => informatica ) [139] => Array ( [url] => Instinto [friendly] => instinto ) [140] => Array ( [url] => Inteligencia [friendly] => inteligencia ) [141] => Array ( [url] => Internet [friendly] => internet ) [142] => Array ( [url] => Islam [friendly] => islam ) [143] => Array ( [url] => Ivan Illich [friendly] => ivan-illich ) [144] => Array ( [url] => Jean-Jacques Rousseau [friendly] => jean-jacques-rousseau ) [145] => Array ( [url] => Jean Piaget [friendly] => jean-piaget ) [146] => Array ( [url] => Jesucristo [friendly] => jesucristo ) [147] => Array ( [url] => Jesuitas [friendly] => jesuitas ) [148] => Array ( [url] => Jesús [friendly] => jesus ) [149] => Array ( [url] => Johann Heinrich Pestalozzi [friendly] => johann-heinrich-pestalozzi ) [150] => Array ( [url] => John Dewey [friendly] => john-dewey ) [151] => Array ( [url] => John Duns Escoto [friendly] => john-duns-escoto ) [152] => Array ( [url] => John Locke [friendly] => john-locke ) [153] => Array ( [url] => José de Calasanz [friendly] => jose-de-calasanz ) [154] => Array ( [url] => José María Blanco White [friendly] => jose-maria-blanco-white ) [155] => Array ( [url] => José Ortega y Gasset [friendly] => jose-ortega-y-gasset ) [156] => Array ( [url] => Juan Luis Vives [friendly] => juan-luis-vives ) [157] => Array ( [url] => Latín [friendly] => latin ) [158] => Array ( [url] => Latino [friendly] => latino ) [159] => Array ( [url] => La República (Platón) [friendly] => la-republica-platon ) [160] => Array ( [url] => Lengua [friendly] => lengua ) [161] => Array ( [url] => Literatura [friendly] => literatura ) [162] => Array ( [url] => Literatura griega [friendly] => literatura-griega ) [163] => Array ( [url] => Literatura latina [friendly] => literatura-latina ) [164] => Array ( [url] => Lógica [friendly] => logica ) [165] => Array ( [url] => Louis Althusser [friendly] => louis-althusser ) [166] => Array ( [url] => Madrid [friendly] => madrid ) [167] => Array ( [url] => María Montessori [friendly] => maria-montessori ) [168] => Array ( [url] => Martín Lutero [friendly] => martin-lutero ) [169] => Array ( [url] => Marxismo [friendly] => marxismo ) [170] => Array ( [url] => Matemática [friendly] => matematica ) [171] => Array ( [url] => Medievo [friendly] => medievo ) [172] => Array ( [url] => Medios de comunicación [friendly] => medios-de-comunicacion ) [173] => Array ( [url] => Medio ambiente [friendly] => medio-ambiente ) [174] => Array ( [url] => Memoria [friendly] => memoria ) [175] => Array ( [url] => Mente [friendly] => mente ) [176] => Array ( [url] => Metafísica [friendly] => metafisica ) [177] => Array ( [url] => México [friendly] => mexico ) [178] => Array ( [url] => Michel de Montaigne [friendly] => michel-de-montaigne ) [179] => Array ( [url] => Migración [friendly] => migracion ) [180] => Array ( [url] => Monacato [friendly] => monacato ) [181] => Array ( [url] => Monasterio [friendly] => monasterio ) [182] => Array ( [url] => Moral [friendly] => moral ) [183] => Array ( [url] => Mosaico [friendly] => mosaico ) [184] => Array ( [url] => Mundo [friendly] => mundo ) [185] => Array ( [url] => Música [friendly] => musica ) [186] => Array ( [url] => Nación [friendly] => nacion ) [187] => Array ( [url] => Nacionalidad [friendly] => nacionalidad ) [188] => Array ( [url] => Naturaleza [friendly] => naturaleza ) [189] => Array ( [url] => Naturalismo (filosofía) [friendly] => naturalismo-filosofia ) [190] => Array ( [url] => Nino [friendly] => nino ) [191] => Array ( [url] => Obispo [friendly] => obispo ) [192] => Array ( [url] => ONU [friendly] => onu ) [193] => Array ( [url] => Oratoria [friendly] => oratoria ) [194] => Array ( [url] => Oriente Próximo [friendly] => oriente-proximo ) [195] => Array ( [url] => Orígenes [friendly] => origenes ) [196] => Array ( [url] => Ovide Decroly [friendly] => ovide-decroly ) [197] => Array ( [url] => Paisaje [friendly] => paisaje ) [198] => Array ( [url] => Palabra [friendly] => palabra ) [199] => Array ( [url] => Palacio [friendly] => palacio ) [200] => Array ( [url] => París [friendly] => paris ) [201] => Array ( [url] => Parroquia [friendly] => parroquia ) [202] => Array ( [url] => Patrística [friendly] => patristica ) [203] => Array ( [url] => Paulo Freire [friendly] => paulo-freire ) [204] => Array ( [url] => Pedagogía [friendly] => pedagogia ) [205] => Array ( [url] => Persia [friendly] => persia ) [206] => Array ( [url] => Persona [friendly] => persona ) [207] => Array ( [url] => Personalidad [friendly] => personalidad ) [208] => Array ( [url] => Philip Sidney [friendly] => philip-sidney ) [209] => Array ( [url] => Pierre de la Ramée [friendly] => pierre-de-la-ramee ) [210] => Array ( [url] => Platón [friendly] => platon ) [211] => Array ( [url] => Población [friendly] => poblacion ) [212] => Array ( [url] => Polis [friendly] => polis ) [213] => Array ( [url] => Política [friendly] => politica ) [214] => Array ( [url] => Pompeya [friendly] => pompeya ) [215] => Array ( [url] => Protestantismo [friendly] => protestantismo ) [216] => Array ( [url] => Psicología [friendly] => psicologia ) [217] => Array ( [url] => Pubertad [friendly] => pubertad ) [218] => Array ( [url] => Química [friendly] => quimica ) [219] => Array ( [url] => Quintiliano [friendly] => quintiliano ) [220] => Array ( [url] => Razón [friendly] => razon ) [221] => Array ( [url] => Razonamiento [friendly] => razonamiento ) [222] => Array ( [url] => Reforma [friendly] => reforma ) [223] => Array ( [url] => Relativismo [friendly] => relativismo ) [224] => Array ( [url] => Religión [friendly] => religion ) [225] => Array ( [url] => Renacimiento [friendly] => renacimiento ) [226] => Array ( [url] => Respiración [friendly] => respiracion ) [227] => Array ( [url] => Retórica [friendly] => retorica ) [228] => Array ( [url] => Roma [friendly] => roma ) [229] => Array ( [url] => Sabiduría [friendly] => sabiduria ) [230] => Array ( [url] => Sacerdote [friendly] => sacerdote ) [231] => Array ( [url] => Salud [friendly] => salud ) [232] => Array ( [url] => Salvación [friendly] => salvacion ) [233] => Array ( [url] => San Agustín [friendly] => san-agustin ) [234] => Array ( [url] => Séneca [friendly] => seneca ) [235] => Array ( [url] => Sentimiento [friendly] => sentimiento ) [236] => Array ( [url] => Sexual [friendly] => sexual ) [237] => Array ( [url] => Sexualidad [friendly] => sexualidad ) [238] => Array ( [url] => Sigmund Freud [friendly] => sigmund-freud ) [239] => Array ( [url] => Socialismo [friendly] => socialismo ) [240] => Array ( [url] => Sociedad [friendly] => sociedad ) [241] => Array ( [url] => Sociología [friendly] => sociologia ) [242] => Array ( [url] => Sócrates [friendly] => socrates ) [243] => Array ( [url] => Sofistas [friendly] => sofistas ) [244] => Array ( [url] => Taller [friendly] => taller ) [245] => Array ( [url] => Teatro [friendly] => teatro ) [246] => Array ( [url] => Técnica [friendly] => tecnica ) [247] => Array ( [url] => Televisión [friendly] => television ) [248] => Array ( [url] => Templo [friendly] => templo ) [249] => Array ( [url] => Teocracia [friendly] => teocracia ) [250] => Array ( [url] => Teología [friendly] => teologia ) [251] => Array ( [url] => Tercer Mundo [friendly] => tercer-mundo ) [252] => Array ( [url] => Tomás de Aquino [friendly] => tomas-de-aquino ) [253] => Array ( [url] => Tradición [friendly] => tradicion ) [254] => Array ( [url] => Transporte [friendly] => transporte ) [255] => Array ( [url] => Unesco [friendly] => unesco ) [256] => Array ( [url] => Universidad [friendly] => universidad ) [257] => Array ( [url] => Virtud [friendly] => virtud ) [258] => Array ( [url] => Vittorino da Feltre [friendly] => vittorino-da-feltre ) [259] => Array ( [url] => Vivienda [friendly] => vivienda ) [260] => Array ( [url] => Voluntad [friendly] => voluntad ) [261] => Array ( [url] => Wilhelm Wundt [friendly] => wilhelm-wundt ) [262] => Array ( [url] => Niño [friendly] => nino ) [263] => Array ( [url] => Sofística [friendly] => sofistica ) [264] => Array ( [url] => Iglesia Católica [friendly] => iglesia-catolica ) [265] => Array ( [url] => Imperio Romano [friendly] => imperio-romano ) [266] => Array ( [url] => Unión Soviética [friendly] => union-sovietica ) [267] => Array ( [url] => Matématica [friendly] => matematica ) ) [images] => Array ( [0] => Montessori.jpg [1] => Plato_mosaico.jpg [2] => Pestalozzi.jpg [3] => Frobel.jpg [4] => Dewey.jpg [5] => Decroly.jpg [6] => Claparede.jpg [7] => Durkheim.jpg [8] => Media.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Concepto y ámbito [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 661 [anchor] => Concepto_y_.C3.A1mbito ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 1 [line] => Evolución del pensamiento educativo [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 3412 [anchor] => Evoluci.C3.B3n_del_pensamiento_educativo ) [2] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Antigüedad [number] => 2.1 [index] => 3 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 3654 [anchor] => Antig.C3.BCedad ) [3] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Grecia [number] => 2.2 [index] => 4 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 5651 [anchor] => Grecia ) [4] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Roma [number] => 2.3 [index] => 5 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 9964 [anchor] => Roma ) [5] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Cristianismo primitivo [number] => 2.4 [index] => 6 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 13770 [anchor] => Cristianismo_primitivo ) [6] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Edad Media [number] => 2.5 [index] => 7 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 15650 [anchor] => Edad_Media ) [7] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Escuelas episcopales y monacales [number] => 2.5.1 [index] => 8 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 15665 [anchor] => Escuelas_episcopales_y_monacales ) [8] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Escuelas seglares [number] => 2.5.2 [index] => 9 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 17016 [anchor] => Escuelas_seglares ) [9] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La escolástica y las universidades [number] => 2.5.3 [index] => 10 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 17719 [anchor] => La_escol.C3.A1stica_y_las_universidades ) [10] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Bizancio y el Islam [number] => 2.6 [index] => 11 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 18680 [anchor] => Bizancio_y_el_Islam ) [11] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Renacimiento [number] => 2.7 [index] => 12 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 19296 [anchor] => Renacimiento ) [12] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Reforma y educación católica [number] => 2.8 [index] => 13 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 22023 [anchor] => Reforma_y_educaci.C3.B3n_cat.C3.B3lica ) [13] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Siglos XVII y XVIII [number] => 2.9 [index] => 14 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 22991 [anchor] => Siglos_XVII_y_XVIII ) [14] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Siglo XIX [number] => 2.10 [index] => 15 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 24600 [anchor] => Siglo_XIX ) [15] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Corrientes educativas del siglo XX [number] => 2.11 [index] => 16 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 26939 [anchor] => Corrientes_educativas_del_siglo_XX ) [16] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La nueva educación y la escuela activa [number] => 2.11.1 [index] => 17 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 27145 [anchor] => La_nueva_educaci.C3.B3n_y_la_escuela_activa ) [17] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La educación marxista [number] => 2.11.2 [index] => 18 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 27885 [anchor] => La_educaci.C3.B3n_marxista ) [18] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Educación antiautoritaria [number] => 2.11.3 [index] => 19 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 28482 [anchor] => Educaci.C3.B3n_antiautoritaria ) [19] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Educación liberadora [number] => 2.11.4 [index] => 20 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 29117 [anchor] => Educaci.C3.B3n_liberadora ) [20] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Educación desescolarizada [number] => 2.11.5 [index] => 21 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 29502 [anchor] => Educaci.C3.B3n_desescolarizada ) [21] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Educación y tecnología [number] => 2.11.6 [index] => 22 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 30206 [anchor] => Educaci.C3.B3n_y_tecnolog.C3.ADa ) [22] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Sociología de la educación [number] => 2.12 [index] => 23 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 31003 [anchor] => Sociolog.C3.ADa_de_la_educaci.C3.B3n ) [23] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Carácter social de la educación [number] => 2.12.1 [index] => 24 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 31034 [anchor] => Car.C3.A1cter_social_de_la_educaci.C3.B3n ) [24] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Contenido de la sociología de la educación [number] => 2.12.2 [index] => 25 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 35287 [anchor] => Contenido_de_la_sociolog.C3.ADa_de_la_educaci.C3.B3n ) [25] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => La escuela, institución social [number] => 2.12.3 [index] => 26 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 40110 [anchor] => La_escuela.2C_instituci.C3.B3n_social ) [26] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 3 [line] => Algunos problemas sociales educativos [number] => 2.12.4 [index] => 27 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 46454 [anchor] => Algunos_problemas_sociales_educativos ) [27] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Otras acepciones [number] => 2.13 [index] => 28 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 51757 [anchor] => Otras_acepciones ) [28] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 2.14 [index] => 29 [fromtitle] => Educación [byteoffset] => 57560 [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/f/ff/Montessori.jpg/290px-Montessori.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.Educación.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.61542391777039 [ts5] => 0.76587700843811 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->