España

Geografía física

España


Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Geograf\u00eda_Universal"},{"sortkey":"","*":"Europa"},{"sortkey":"","*":"Pa\u00edses"},{"sortkey":"","*":"Espa\u00f1a"},{"sortkey":"","*":"Geograf\u00eda_pol\u00edtica"},{"sortkey":"","*":"Articulos_enciclo"},{"sortkey":"","*":"Articulos_destacados"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Antoni Gaud\u00ed"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ayuntamiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Banco Central Europeo (BCE)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barcelona"},{"ns":0,"exists":"","*":"B\u00e9lgica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bruselas"},{"ns":0,"exists":"","*":"CET"},{"ns":0,"exists":"","*":"COE"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunidad aut\u00f3noma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunidad Aut\u00f3noma de Catalu\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Congreso de los Diputados de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Constituci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Converg\u00e8ncia i Uni\u00f3 (CiU)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cort\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Delito"},{"ns":0,"exists":"","*":"Democracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Derecho"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estatutos de Autonom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Euro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Felipe VI de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Generalitat de Catalunya"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guardia Civil"},{"ns":0,"exists":"","*":"Huelga"},{"ns":0,"exists":"","*":"Instituto Nacional de Estad\u00edstica de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jos\u00e9 Luis Rodr\u00edguez Zapatero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Justicia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Legislatura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ley"},{"ns":0,"exists":"","*":"Madrid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mariano Rajoy Brey"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monarqu\u00eda parlamentaria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Naci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"OCDE"},{"ns":0,"exists":"","*":"OEI"},{"ns":0,"exists":"","*":"ONU"},{"ns":0,"exists":"","*":"OSCE"},{"ns":0,"exists":"","*":"OTAN"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio de la Moncloa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partido Popular (PP)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pasaporte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pedro S\u00e1nchez"},{"ns":0,"exists":"","*":"PIB"},{"ns":0,"exists":"","*":"Polic\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Prisi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Refer\u00e9ndum"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rey"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sedici\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Senado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Superficie"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tiempo Coordinado Universal"},{"ns":0,"exists":"","*":"UEO"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uni\u00f3n Europea (UE)"},{"ns":0,"*":"Congreso de los Diputados"},{"ns":0,"*":"Tribunal Constitucional"},{"ns":0,"*":"Iniciativa per Catalunya Verds (ICV)"},{"ns":0,"*":"Cortes"},{"ns":0,"*":"Carles Puigdemont"},{"ns":0,"*":"Constituci\u00f3n espa\u00f1ola de 1978"},{"ns":0,"*":"Consejo de Ministros"},{"ns":0,"*":"Junts pel S\u00ed"},{"ns":0,"*":"Candidatures d'Unitat Popular (CUP)"},{"ns":0,"*":"Audiencia Nacional"},{"ns":0,"*":"Constitucionalismo"}],"images":["Espana14.JPG","Espana15.JPG","Espana16.JPG","Espana20.JPG","Espana22.JPG","Espana23.JPG","Espana21.JPG","Espana24.JPG","Espana25.JPG","Espana26.JPG","Espana27.JPG","Espana30.JPG","Espana28.JPG","Espana29.JPG","Fonts_montjuic_41102812.jpg","Espana_30805714.jpg","Espana.jpg","Flag_of_Spain.svg","Espana17.JPG","Espana18.JPG","Espana19.JPG","Pen_iberica_fisico-politico.svg","Espa\u00f1a_-habitantes.svg","Espana-geologia.svg","Espanha_tenerife_teide_48639589.jpg","Espanha_tenerife_garachico_48639595.jpg","Horas-insolacion-directa-anual-peninsula.svg","Aridez_y_humedad_en_la_Peninsula_Iberica.svg","Espa\u00f1a_cuenca_hidrografica.svg","Espana2.JPG","Espana1.JPG","Espa\u00f1a_-suelo.svg","Espana3.JPG","Espana5.JPG","Espana4.JPG","Espana-produccion.svg","Recursos-minerales-peninsula.svg","Espana_comunicaciones.svg","Espa\u00f1a-Pol\u00edtico.svg","Espana-prehistoria.svg","Espana6.jpg","Espana7.JPG","Espana8.JPG","Hispania.svg","Punicas-guerras.svg","Espanha_medulas_52921711.jpg","Hospital_sant_pau_50367442.jpg","Espanha_acueducto_milagros_52942375.jpg","Acueducto_segovia_58029427.jpg","Espana12.JPG","Espana11.JPG","Espana13.JPG","Espana9.JPG","Albarracin_17759956.jpg","Espanha_avila_57266845.jpg","Espanha_castillo_javier_59539921.jpg","Espanha_catedral_mezqujita_52942384.jpg","Espanha_alhambra_abencerrajes_51676030.jpg","Taifas2.svg","Espanha_cordoba_calahorra_48081067.jpg","Castillo_mota_58029433.jpg","Espanha_compostela_14745754.jpg","Roncesvalles_38190337.jpg","Alcazar_segovia_60015559.jpg","Iberoamerica-expl.svg","Carlos-I.svg","Colegiata_san_marcos_leon_12718309.jpg","Arc_triomf_57258823.jpg","Espana_elecciones.jpg","Pedro_Sachez_01062018.JPG","Torre_hercules_46305811.jpg","Espanha_erill_la_vall_58090144.jpg","Interior_montserrat_830258.jpg","Compostela_catedral_60104386.jpg","Espanha_avila_catedral_50502439.jpg","Espanha_burgos_catedral_45161836.jpg","Espanha_burgos_catedral_59736685.jpg","Alhambra_41061487.jpg","Espanha_caceres_catedral_49991602.jpg","Espanha_segovia_catedral_59507323.jpg","Parque_guell_10914373.jpg","Sagrada_familia_3252139.jpg","Iconogeostrans.jpg"],"externallinks":["http://www.ine.es/prodyser/pubweb/anuario06/anu06_01entor.pdf"],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Geograf\u00eda f\u00edsica","number":"1","index":"1","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":3943,"anchor":"Geograf.C3.ADa_f.C3.ADsica"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Litoral","number":"1.1","index":"2","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":4187,"anchor":"Litoral"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Geolog\u00eda y orograf\u00eda","number":"1.2","index":"3","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":10799,"anchor":"Geolog.C3.ADa_y_orograf.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Clima","number":"1.3","index":"4","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":19491,"anchor":"Clima"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Hidrograf\u00eda","number":"1.4","index":"5","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":24197,"anchor":"Hidrograf.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Flora","number":"1.5","index":"6","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":28559,"anchor":"Flora"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Fauna","number":"1.6","index":"7","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":29875,"anchor":"Fauna"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Geograf\u00eda humana","number":"2","index":"8","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":30742,"anchor":"Geograf.C3.ADa_humana"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Agricultura","number":"2.1","index":"9","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":40156,"anchor":"Agricultura"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Ganader\u00eda","number":"2.2","index":"10","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":44592,"anchor":"Ganader.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Pesca","number":"2.3","index":"11","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":45799,"anchor":"Pesca"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Industria y miner\u00eda","number":"2.4","index":"12","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":46782,"anchor":"Industria_y_miner.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Servicios","number":"2.5","index":"13","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":56080,"anchor":"Servicios"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Comunicaciones","number":"2.6","index":"14","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":57862,"anchor":"Comunicaciones"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Comercio exterior","number":"2.7","index":"15","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":59598,"anchor":"Comercio_exterior"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"La pol\u00edtica econ\u00f3mica de la democracia y el ingreso de Espa\u00f1a en la CEE","number":"2.8","index":"16","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":61572,"anchor":"La_pol.C3.ADtica_econ.C3.B3mica_de_la_democracia_y_el_ingreso_de_Espa.C3.B1a_en_la_CEE"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Pol\u00edtica e instituciones","number":"3","index":"17","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":67852,"anchor":"Pol.C3.ADtica_e_instituciones"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Partidos pol\u00edticos","number":"3.1","index":"18","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":76496,"anchor":"Partidos_pol.C3.ADticos"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Idioma","number":"3.2","index":"19","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":78280,"anchor":"Idioma"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Religi\u00f3n","number":"3.3","index":"20","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":80713,"anchor":"Religi.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Prensa, radio y televisi\u00f3n","number":"3.4","index":"21","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":82998,"anchor":"Prensa.2C_radio_y_televisi.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Organizaci\u00f3n militar","number":"4","index":"22","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":87541,"anchor":"Organizaci.C3.B3n_militar"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"La organizaci\u00f3n de la Defensa Nacional","number":"4.1","index":"23","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":87566,"anchor":"La_organizaci.C3.B3n_de_la_Defensa_Nacional"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"La reorganizaci\u00f3n militar","number":"4.2","index":"24","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":88609,"anchor":"La_reorganizaci.C3.B3n_militar"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"El Ej\u00e9rcito de Tierra","number":"4.3","index":"25","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":89209,"anchor":"El_Ej.C3.A9rcito_de_Tierra"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"La Armada","number":"4.4","index":"26","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":91067,"anchor":"La_Armada"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"El Ej\u00e9rcito del Aire","number":"4.5","index":"27","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":92093,"anchor":"El_Ej.C3.A9rcito_del_Aire"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Ense\u00f1anza","number":"5","index":"28","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":92929,"anchor":"Ense.C3.B1anza"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Historia","number":"6","index":"29","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":97682,"anchor":"Historia"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Prehistoria","number":"6.1","index":"30","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":97693,"anchor":"Prehistoria"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Historia antigua","number":"6.2","index":"31","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":103766,"anchor":"Historia_antigua"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Historia medieval","number":"6.3","index":"32","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":120958,"anchor":"Historia_medieval"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La monarqu\u00eda visigoda","number":"6.3.1","index":"33","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":120980,"anchor":"La_monarqu.C3.ADa_visigoda"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El predominio del islam","number":"6.3.2","index":"34","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":126601,"anchor":"El_predominio_del_islam"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El equilibrio cristianomusulm\u00e1n","number":"6.3.3","index":"35","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":137155,"anchor":"El_equilibrio_cristianomusulm.C3.A1n"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Baja Edad Media","number":"6.3.4","index":"36","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":143783,"anchor":"La_Baja_Edad_Media"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Historia moderna","number":"6.4","index":"37","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":151527,"anchor":"Historia_moderna"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Los Reyes Cat\u00f3licos","number":"6.4.1","index":"38","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":151548,"anchor":"Los_Reyes_Cat.C3.B3licos"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La hegemon\u00eda espa\u00f1ola (1516-1621)","number":"6.4.2","index":"39","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":154585,"anchor":"La_hegemon.C3.ADa_espa.C3.B1ola_.281516-1621.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La decadencia de la monarqu\u00eda espa\u00f1ola (1621-1700)","number":"6.4.3","index":"40","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":159401,"anchor":"La_decadencia_de_la_monarqu.C3.ADa_espa.C3.B1ola_.281621-1700.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Espa\u00f1a del s. XVIII","number":"6.4.4","index":"41","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":163486,"anchor":"La_Espa.C3.B1a_del_s._XVIII"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Felipe V (1700-1746)","number":"6.4.5","index":"42","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":164514,"anchor":"Felipe_V_.281700-1746.29"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Historia contempor\u00e1nea","number":"6.5","index":"43","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":171079,"anchor":"Historia_contempor.C3.A1nea"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La guerra de Independencia","number":"6.5.1","index":"44","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":171106,"anchor":"La_guerra_de_Independencia"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La d\u00e9cada ominosa (1823-1833)","number":"6.5.2","index":"45","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":173556,"anchor":"La_d.C3.A9cada_ominosa_.281823-1833.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Las regencias (1833-1843)","number":"6.5.3","index":"46","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":175057,"anchor":"Las_regencias_.281833-1843.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Reinado de Isabel II (1843-1868)","number":"6.5.4","index":"47","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":179109,"anchor":"Reinado_de_Isabel_II_.281843-1868.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Pol\u00edtica exterior","number":"6.5.5","index":"48","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":182298,"anchor":"Pol.C3.ADtica_exterior"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Econom\u00eda y sociedad","number":"6.5.6","index":"49","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":182585,"anchor":"Econom.C3.ADa_y_sociedad"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El sexenio revolucionario (1868-1875)","number":"6.5.7","index":"50","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":184335,"anchor":"El_sexenio_revolucionario_.281868-1875.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Restauraci\u00f3n (1875-1902)","number":"6.5.8","index":"51","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":191153,"anchor":"La_Restauraci.C3.B3n_.281875-1902.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"Econom\u00eda y sociedad","number":"6.5.9","index":"52","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":192537,"anchor":"Econom.C3.ADa_y_sociedad_2"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El revisionismo (1902-1917)","number":"6.5.10","index":"53","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":194278,"anchor":"El_revisionismo_.281902-1917.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"De la quiebra de la Restauraci\u00f3n a la Rep\u00fablica (1917-1931)","number":"6.5.11","index":"54","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":196806,"anchor":"De_la_quiebra_de_la_Restauraci.C3.B3n_a_la_Rep.C3.BAblica_.281917-1931.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La dictadura","number":"6.5.12","index":"55","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":198658,"anchor":"La_dictadura"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Segunda Rep\u00fablica espa\u00f1ola","number":"6.5.13","index":"56","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":200574,"anchor":"La_Segunda_Rep.C3.BAblica_espa.C3.B1ola"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El franquismo (1939-1975)","number":"6.5.14","index":"57","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":203851,"anchor":"El_franquismo_.281939-1975.29"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"La Espa\u00f1a a partir de la Transici\u00f3n","number":"6.5.15","index":"58","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":206950,"anchor":"La_Espa.C3.B1a_a_partir_de_la_Transici.C3.B3n"},{"toclevel":3,"level":"3","line":"El siglo XXI","number":"6.5.16","index":"59","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":217699,"anchor":"El_siglo_XXI"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Literatura","number":"7","index":"60","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":258263,"anchor":"Literatura"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Literatura antigua","number":"7.1","index":"61","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":258729,"anchor":"Literatura_antigua"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El Siglo de Oro","number":"7.2","index":"62","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":276164,"anchor":"El_Siglo_de_Oro"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El siglo de la Raz\u00f3n","number":"7.3","index":"63","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":293038,"anchor":"El_siglo_de_la_Raz.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El siglo XIX","number":"7.4","index":"64","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":297884,"anchor":"El_siglo_XIX"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Los albores de la literatura moderna","number":"7.5","index":"65","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":304388,"anchor":"Los_albores_de_la_literatura_moderna"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Las vanguardias literarias","number":"7.6","index":"66","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":309694,"anchor":"Las_vanguardias_literarias"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Filosof\u00eda","number":"8","index":"67","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":328353,"anchor":"Filosof.C3.ADa"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Arte","number":"9","index":"68","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":336993,"anchor":"Arte"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte antiguo","number":"9.1","index":"69","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":337346,"anchor":"Arte_antiguo"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte paleocristiano","number":"9.2","index":"70","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":343735,"anchor":"Arte_paleocristiano"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte visigodo","number":"9.3","index":"71","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":345290,"anchor":"Arte_visigodo"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte hispanomusulm\u00e1n","number":"9.4","index":"72","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":346525,"anchor":"Arte_hispanomusulm.C3.A1n"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte asturiano","number":"9.5","index":"73","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":348457,"anchor":"Arte_asturiano"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte moz\u00e1rabe","number":"9.6","index":"74","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":349434,"anchor":"Arte_moz.C3.A1rabe"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte rom\u00e1nico","number":"9.7","index":"75","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":350383,"anchor":"Arte_rom.C3.A1nico"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte cisterciense","number":"9.8","index":"76","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":355835,"anchor":"Arte_cisterciense"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte g\u00f3tico","number":"9.9","index":"77","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":357035,"anchor":"Arte_g.C3.B3tico"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arte mud\u00e9jar","number":"9.10","index":"78","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":366540,"anchor":"Arte_mud.C3.A9jar"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Renacimiento","number":"9.11","index":"79","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":367691,"anchor":"Renacimiento"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Barroco","number":"9.12","index":"80","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":376577,"anchor":"Barroco"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Neoclasicismo","number":"9.13","index":"81","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":382277,"anchor":"Neoclasicismo"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Siglo XIX","number":"9.14","index":"82","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":383720,"anchor":"Siglo_XIX"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Siglo XX","number":"9.15","index":"83","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":388244,"anchor":"Siglo_XX"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"M\u00fasica","number":"10","index":"84","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":404098,"anchor":"M.C3.BAsica"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"M\u00fasica culta","number":"10.1","index":"85","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":404107,"anchor":"M.C3.BAsica_culta"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"M\u00fasica moderna","number":"10.2","index":"86","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":412055,"anchor":"M.C3.BAsica_moderna"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"M\u00fasica folcl\u00f3rica","number":"10.3","index":"87","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":416342,"anchor":"M.C3.BAsica_folcl.C3.B3rica"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Los grandes ciclos y festivales","number":"10.4","index":"88","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":420278,"anchor":"Los_grandes_ciclos_y_festivales"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Cinematograf\u00eda","number":"11","index":"89","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":425565,"anchor":"Cinematograf.C3.ADa"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Teatro","number":"12","index":"90","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":432709,"anchor":"Teatro"},{"toclevel":1,"level":"1","line":"Gastronom\u00eda","number":"13","index":"91","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":444796,"anchor":"Gastronom.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Andaluc\u00eda","number":"13.1","index":"92","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":446977,"anchor":"Andaluc.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Arag\u00f3n","number":"13.2","index":"93","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":448023,"anchor":"Arag.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Asturias","number":"13.3","index":"94","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":448551,"anchor":"Asturias"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Castilla","number":"13.4","index":"95","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":449518,"anchor":"Castilla"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Catalu\u00f1a","number":"13.5","index":"96","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":450391,"anchor":"Catalu.C3.B1a"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Extremadura","number":"13.6","index":"97","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":451067,"anchor":"Extremadura"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Galicia","number":"13.7","index":"98","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":451593,"anchor":"Galicia"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Levante","number":"13.8","index":"99","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":452459,"anchor":"Levante"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Madrid","number":"13.9","index":"100","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":453513,"anchor":"Madrid"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"El Pa\u00eds Vasco y Cantabria","number":"13.10","index":"101","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":454010,"anchor":"El_Pa.C3.ADs_Vasco_y_Cantabria"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Baleares","number":"13.11","index":"102","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":454733,"anchor":"Baleares"},{"toclevel":2,"level":"2","line":"Canarias","number":"13.12","index":"103","fromtitle":"Espa\u00f1a","byteoffset":455549,"anchor":"Canarias"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/2/23/Espana_30805714.jpg/320px-Espana_30805714.jpg [1] => //img.mienciclo.com/thumb/0/00/Espana.jpg/320px-Espana.jpg [2] => //img.mienciclo.com/9/9a/Flag_of_Spain.svg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/3/31/Espana17.JPG/320px-Espana17.JPG [4] => //img.mienciclo.com/thumb/5/50/Espana18.JPG/320px-Espana18.JPG [5] => //img.mienciclo.com/thumb/6/60/Espana19.JPG/320px-Espana19.JPG [6] => //img.mienciclo.com/0/02/Espana-geologia.svg [7] => //img.mienciclo.com/thumb/0/04/Espanha_tenerife_teide_48639589.jpg/320px-Espanha_tenerife_teide_48639589.jpg [8] => //img.mienciclo.com/thumb/c/cb/Espanha_tenerife_garachico_48639595.jpg/290px-Espanha_tenerife_garachico_48639595.jpg [9] => //img.mienciclo.com/b/b5/Horas-insolacion-directa-anual-peninsula.svg [10] => //img.mienciclo.com/4/45/Aridez_y_humedad_en_la_Peninsula_Iberica.svg [11] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6d/Espana2.JPG/300px-Espana2.JPG [12] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d5/Espana1.JPG/320px-Espana1.JPG [13] => //img.mienciclo.com/thumb/b/bb/Espana3.JPG/250px-Espana3.JPG [14] => //img.mienciclo.com/thumb/b/b1/Espana5.JPG/250px-Espana5.JPG [15] => //img.mienciclo.com/thumb/9/9e/Espana4.JPG/300px-Espana4.JPG [16] => //img.mienciclo.com/b/bc/Espa%C3%B1a-Pol%C3%ADtico.svg [17] => //img.mienciclo.com/8/86/Espana-prehistoria.svg [18] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e0/Espana6.jpg/280px-Espana6.jpg [19] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f3/Espana7.JPG/170px-Espana7.JPG [20] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5c/Espana8.JPG/280px-Espana8.JPG [21] => //img.mienciclo.com/d/d9/Hispania.svg [22] => //img.mienciclo.com/a/a5/Punicas-guerras.svg [23] => //img.mienciclo.com/thumb/5/51/Espanha_medulas_52921711.jpg/310px-Espanha_medulas_52921711.jpg [24] => //img.mienciclo.com/thumb/2/2c/Hospital_sant_pau_50367442.jpg/320px-Hospital_sant_pau_50367442.jpg [25] => //img.mienciclo.com/thumb/a/af/Espanha_acueducto_milagros_52942375.jpg/330px-Espanha_acueducto_milagros_52942375.jpg [26] => //img.mienciclo.com/thumb/0/05/Acueducto_segovia_58029427.jpg/190px-Acueducto_segovia_58029427.jpg [27] => //img.mienciclo.com/thumb/c/cc/Espana12.JPG/300px-Espana12.JPG [28] => //img.mienciclo.com/thumb/9/99/Espana11.JPG/300px-Espana11.JPG [29] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6b/Espana13.JPG/210px-Espana13.JPG [30] => //img.mienciclo.com/thumb/4/49/Espana9.JPG/250px-Espana9.JPG [31] => //img.mienciclo.com/thumb/9/93/Albarracin_17759956.jpg/340px-Albarracin_17759956.jpg [32] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0c/Espanha_avila_57266845.jpg/300px-Espanha_avila_57266845.jpg [33] => //img.mienciclo.com/thumb/7/7c/Espanha_castillo_javier_59539921.jpg/280px-Espanha_castillo_javier_59539921.jpg [34] => //img.mienciclo.com/thumb/c/ce/Espanha_catedral_mezqujita_52942384.jpg/300px-Espanha_catedral_mezqujita_52942384.jpg [35] => //img.mienciclo.com/thumb/1/14/Espanha_alhambra_abencerrajes_51676030.jpg/300px-Espanha_alhambra_abencerrajes_51676030.jpg [36] => //img.mienciclo.com/3/3f/Taifas2.svg [37] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0b/Espanha_cordoba_calahorra_48081067.jpg/180px-Espanha_cordoba_calahorra_48081067.jpg [38] => //img.mienciclo.com/thumb/2/28/Castillo_mota_58029433.jpg/350px-Castillo_mota_58029433.jpg [39] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4e/Espanha_compostela_14745754.jpg/280px-Espanha_compostela_14745754.jpg [40] => //img.mienciclo.com/thumb/0/08/Roncesvalles_38190337.jpg/200px-Roncesvalles_38190337.jpg [41] => //img.mienciclo.com/thumb/8/81/Alcazar_segovia_60015559.jpg/310px-Alcazar_segovia_60015559.jpg [42] => //img.mienciclo.com/b/b1/Iberoamerica-expl.svg [43] => //img.mienciclo.com/8/85/Carlos-I.svg [44] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c9/Colegiata_san_marcos_leon_12718309.jpg/350px-Colegiata_san_marcos_leon_12718309.jpg [45] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0a/Arc_triomf_57258823.jpg/340px-Arc_triomf_57258823.jpg [46] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f5/Espana_elecciones.jpg/320px-Espana_elecciones.jpg [47] => //img.mienciclo.com/thumb/6/62/Pedro_Sachez_01062018.JPG/400px-Pedro_Sachez_01062018.JPG [48] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c3/Torre_hercules_46305811.jpg/340px-Torre_hercules_46305811.jpg [49] => //img.mienciclo.com/thumb/3/3d/Espanha_erill_la_vall_58090144.jpg/340px-Espanha_erill_la_vall_58090144.jpg [50] => //img.mienciclo.com/thumb/8/83/Interior_montserrat_830258.jpg/290px-Interior_montserrat_830258.jpg [51] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a2/Compostela_catedral_60104386.jpg/170px-Compostela_catedral_60104386.jpg [52] => //img.mienciclo.com/thumb/b/bc/Espanha_avila_catedral_50502439.jpg/280px-Espanha_avila_catedral_50502439.jpg [53] => //img.mienciclo.com/thumb/2/2f/Espanha_burgos_catedral_45161836.jpg/320px-Espanha_burgos_catedral_45161836.jpg [54] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5a/Espanha_burgos_catedral_59736685.jpg/200px-Espanha_burgos_catedral_59736685.jpg [55] => //img.mienciclo.com/thumb/0/02/Alhambra_41061487.jpg/330px-Alhambra_41061487.jpg [56] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f4/Espanha_caceres_catedral_49991602.jpg/300px-Espanha_caceres_catedral_49991602.jpg [57] => //img.mienciclo.com/thumb/d/dd/Espanha_segovia_catedral_59507323.jpg/300px-Espanha_segovia_catedral_59507323.jpg [58] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a2/Parque_guell_10914373.jpg/200px-Parque_guell_10914373.jpg [59] => //img.mienciclo.com/thumb/3/3c/Sagrada_familia_3252139.jpg/800px-Sagrada_familia_3252139.jpg [60] => //img.mienciclo.com/thumb/0/00/Espana14.JPG/471px-Espana14.JPG [61] => //img.mienciclo.com/thumb/2/28/Espana15.JPG/437px-Espana15.JPG [62] => //img.mienciclo.com/thumb/8/89/Espana16.JPG/206px-Espana16.JPG [63] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c6/Espana20.JPG/451px-Espana20.JPG [64] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f6/Espana22.JPG/240px-Espana22.JPG [65] => //img.mienciclo.com/thumb/3/3c/Espana23.JPG/238px-Espana23.JPG [66] => //img.mienciclo.com/thumb/5/52/Espana21.JPG/243px-Espana21.JPG [67] => //img.mienciclo.com/thumb/c/ca/Espana24.JPG/383px-Espana24.JPG [68] => //img.mienciclo.com/thumb/d/da/Espana25.JPG/209px-Espana25.JPG [69] => //img.mienciclo.com/thumb/a/ac/Espana26.JPG/260px-Espana26.JPG [70] => //img.mienciclo.com/thumb/2/2f/Espana27.JPG/238px-Espana27.JPG [71] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4e/Espana30.JPG/199px-Espana30.JPG [72] => //img.mienciclo.com/thumb/2/27/Espana28.JPG/208px-Espana28.JPG [73] => //img.mienciclo.com/thumb/8/88/Espana29.JPG/446px-Espana29.JPG [74] => //img.mienciclo.com/thumb/2/2f/Fonts_montjuic_41102812.jpg/435px-Fonts_montjuic_41102812.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( [0] => Pen iberica fisico-politico.svg [1] => España -habitantes.svg [2] => España cuenca hidrografica.svg [3] => España -suelo.svg [4] => Espana-produccion.svg [5] => Recursos-minerales-peninsula.svg [6] => Espana comunicaciones.svg ) ) [26] => Array ( [key] => Archivo:Pen iberica fisico-politico.svg [value] => ) [27] => Array ( [key] => Archivo:España -habitantes.svg [value] => ) [28] => Array ( [key] => Archivo:España cuenca hidrografica.svg [value] => ) [29] => Array ( [key] => Archivo:España -suelo.svg [value] => ) [30] => Array ( [key] => Archivo:Espana-produccion.svg [value] => ) [31] => Array ( [key] => Archivo:Recursos-minerales-peninsula.svg [value] => ) [32] => Array ( [key] => Archivo:Espana comunicaciones.svg [value] => ) [33] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => España [pageid] => 87217 [text] =>

Reino de España. Estado europeo situado en el extremo suroccidental del continente. Limita con el mar Cantábrico (N.), Francia (N.), el mar Mediterráneo (E.-S.), el estrecho de Gibraltar (S.) y la posesión inglesa del mismo nombre (S.), Portugal (O.) y el océano Atlántico (SO. y NO.). Cap.: Madrid. Superficie: 504.782 km2. Habitantes: 46.063.511, (2008). Densidad: 91 hab./km2. Régimen político: Monarquía constitucional, que reconoce la soberanía al pueblo español, quien la ejerce a través de las Cortes, integradas por un Congreso y un Senado que se eligen cada cuatro años. Idioma oficial: castellano o español, aunque otras lenguas (catalán, vasco y gallego) también son oficiales en las respectivas comunidades autónomas. Religión: católica, mayoritariamente. Moneda: euro. División administrativa: 50 provincias integradas en 17 comunidades autónomas y dos territorios con estatuto especial (Ceuta y Melilla). Cada Comunidad Autónoma tiene jurisdicción con independencia parcial del Estado central, de acuerdo con la Constitución de 1978.

Localización
Espana 30805714.jpgEspaña.
Nombre Oficial Reino de España
Bandera

Flag of Spain.svg

Información básica
Capital Madrid

3.132.463 (2007)
n/d

Gobierno Monarquía parlamentaria
Moneda Euro
Población 46.524.943 hab. (2016) INE
Gobernantes Felipe VI de España (rey y Jefe del Estado)
Pedro Sánchez (Preisdente del Gobierno)
Superficie 504.645 Anuario estadístico de España 2006. 1ª parte: entorno físico y medio ambiente
PIB US$ 30.120 (abril de 2008)
Miembro de OTAN, ONU, OCDE, OSCE, UL, CIN, OEI, ABINIA, UEO, AED, BERD, COE
horario CET (UTC+1)
Código telefónico 34
fundación Formación
Proclamación de la I República en la puerta del Sol, (óleo de Joaquín Sigüenza.
Entrevista entre el General Franco y A. Hitler, en Hendaya (1940).
Proclamación del rey Juan Carlos I en 1975.

Geografía física

España


Distribución de la población

Litoral

La costa española es poco articulada en su conjunto, y su carácter guarda estrecha relación con el relieve continental, pues los sistemas montañosos llegan muchas veces hasta el mismo litoral, siendo en general poco recortada. Su longitud total es de 3 904 km y presenta una gran variedad de aspectos. En primer lugar se encuentra la costa mediterránea, con una falla aluvial que la acompaña casi sin interrupción y en fase de constante crecimiento, seguida de la costa atlántica, que en varios tramos presenta una manifiesta invasión marina, debida a sucesivas fases de inmersión y a la erosión fluvial, fenómeno que se ve claramente en las costas del NO. de la Península, siendo éstas las más recortadas del litoral. Se distinguen cuatro zonas costeras: la costa cantábrica, que se extiende desde la desembocadura del Bidasoa, en la frontera hispano-francesa (al E.), hasta la Estaca de Bares (al O).

Es paralela a la cordillera Cantábrica, cuya proximidad da lugar a un litoral alto y abrupto con acantilados muy elevados cuyos materiales básicos son las calizas y areniscas. Se encuentra bañada por el mar Cantábrico. Hacia el E. se halla el amplio golfo de Vizcaya, con el puerto de Pasajes y la famosa playa de la Concha, en San Sebastián, el cabo de Machichaco y la ría de Nervión, con el puerto de Bilbao. Ya en la provincia de Cantabria el litoral aparece más recortado con las rías de Santoña y de Santander, el cabo Mayor, los pequeños puertos de Comillas y San Vicente de la Barquera y la ría de Tinamayor. En el litoral asturiano se encuentran accidentes más importantes, como los puertos de Llanes, Ribadesella y Gijón, el cabo de Peñas y las rías de Avilés, Pravia y Navia. En la costa gallega, en la provincia de Lugo, alta y escarpada, están las rías de Ribadeo, Foz, Vivero y Bares, el cabo Ortegal y la punta de Estaca de Bares. Esta costa se extiende hasta la desembocadura del Miño, en la frontera hispano-portuguesa, y es la más articulada de toda la Península, con sus numerosos islotes y típicas rías, cuyo origen es debido a un movimiento de inmersión de las tierras costeras, a consecuencia del cual las aguas del mar han invadido antiguos valles fluviales. En el litoral gallego podemos distinguir dos áreas: la de las rías altas y la de las rías bajas, separadas por la península de Muros. Entre la Estaca de Bares y dicha península aparecen las rías de Santa Marta o de Ortigueira, Cedeira, El Ferrol, estrecha pero muy profunda, Ares en la desembocadura del Eume, Betanzos en la desembocadura del Mandeo, La Coruña en la desembocadura del Mero, Lage en la del Allones, y Camariñas en la desembocadura del río del Puerto, así como los cabos de Corrubedo, Miñarazo, Toriñana y Finisterre, la ría de Corcubión y la península de Muros. En el área de las rías bajas, más espaciosas, se encuentran la ría de Muros, en la desembocadura del Tambre, la península de Barbanza, la ría de Arosa en la desembocadura del Ulla, la más extensa y recortada de Galicia, salpicada de islotes (Sálvora, Grove, Arosa, Cortegada); la ría de Pontevedra, en la desembocadura del Lérez, con las islas Oncela y Ons, y los puertos de Pontevedra y Marín; la de Vigo, con las islas Cíes, el puerto de Bayona y el cabo Silleiro.

La costa atlántica meridional se extiende desde la desembocadura del Guadiana, en la frontera hispano-portuguesa, hasta el estrecho de Gibraltar. El primer tramo, que abarca el amplio golfo de Cádiz, es de costa baja y arenosa, con dunas, lagunas y salinas, donde se encuentran los estuarios del Odiel y del Tinto, y el arenal de Arenas Gordas; más adelante se halla la bahía de Cádiz y el cabo Trafalgar, a partir del cual la costa se hace cada vez más alta y rocosa, debido a la proximidad de la cordillera Bética. Sigue la punta Marroquí, próxima a Marruecos, la bahía de Algeciras y la punta de Europa, separada del litoral marroquí por el estrecho de Gibraltar.

La costa mediterránea se extiende desde el estrecho de Gibraltar hasta el cabo de Cerbère, fronterizo con Francia. Forma cuatro amplios entrantes, el primero de ellos, desde la punta de Europa hasta el cabo de Gata, es recortado y elevado debido a que el sistema Penibético hunde sus faldas en el mar, y en él se encuentran los puertos de Estepona y Marbella, la bahía de Málaga, el puerto de Motril, la punta de Calaburras, la punta de las Entinas y el golfo de Almería. Entre la costa española y la marroquí está la isla de Alborán, único resto del antiguo macizo bético-rifeño, hoy cubierto por las aguas del mar y que unía las cordilleras béticas con las montañas africanas del Atlas. En el segundo entrante, entre el cabo de Gata y el de Palos, se encuentra el golfo de Mazarrón y el activo puerto de Cartagena; el tercero se extiende entre el cabo de Palos y el de la Nao, siendo el litoral mucho más bajo y arenoso, con marismas y terrenos pantanosos; sus accidentes principales son la laguna litoral del mar Menor, en Murcia, la albufera de Torrevieja, junto al cabo Cervera, la bahía de Santa Pola, la isla de Tabarca, la bahía de Alicante, con un activo puerto, y la ensenada de Villajoyosa.

El cabo de La Nao constituye un promontorio rocoso en el que se encuentra el peñón de Ifach y el cabo de San Antonio. El cuarto entrante es el mayor de todos y abarca desde el cabo de La Nao hasta el cabo Cerbère, formado por el extenso golfo de Valencia, de playas bajas y arenosas, con marismas y lagunas litorales. Sus accidentes son la albufera de Valencia, el tómbolo de Peñíscola, las islas Columbretes, situadas frente a Castellón, el delta del Ebro y el cabo de Tortosa. En el litoral catalán se alternan las playas arenosas, las bahías y calas rocosas. Aparecen el cabo Salou, el puerto de Tarragona, los altos de Garraf, el delta del Llobregat, el importante puerto de Barcelona, los arenales del Maresme y la recortada y abrupta Costa Brava, con el cabo Begur, las islas Medes frente a Estartit, el golfo de Roses, el cabo de Creus, finalizando con el cabo de Cerbère, en la frontera hispano-francesa. Abarca asimismo las islas Baleares, situadas en el Mediterráneo. Las islas Canarias se encuentran en el océano Atlántico, junto al litoral africano (a 115 km). Las primeras están formadas por las islas de Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera, Cabrera, Conejera, Dragonera, Aire, Ahorcado, Aucanada, Botafoch, Pinto, Pou y Rey; las segundas se componen de siete islas mayores (Tenerife, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote, Palma, Gomera y Hierro) y numerosas islas e islotes, de carácter volcánico, recubiertas de lava petrificada y con abundantes volcanes apagados o humeantes.

Geología y orografía

Mapa geológico de España
Espana-geologia.svg

Los primeros sedimentos que se encuentran en la Península pertenecen al Cámbrico inferior. Durante dicho período, una gran transgresión inundó los restos desgastados de las cordilleras precámbricas y en el área peninsular se diferenciaron dos importantes geosinclinales: uno que ocuparía la mitad S. de la Meseta, prolongándose al E. por la sierra de la Demanda, y otro en la cuenca asturiana. A pincipios del Devónico hubo movimientos de origen caledoniano, que elevaron el nivel general del fondo marino, abundando las facies detríticas costeras y arrecifales. Faltan, sin embargo, el Devónico inferior en la cuenca de Asturias y el Devónico superior en la mayor parte de la Meseta; la sedimentación de origen calcáreo caracteriza la inestabilidad y poca profundidad de las cuencas devónicas. A finales del Devónico y comienzos del Carbonífero, las primeras fases de la orogénesis herciniana alcanzaron el NE. de España, constituyendo toda la Península un inmenso ramal de las cordilleras centroeuropeas; resto de estas cordilleras hercinianas constituyen actualmente la Meseta española, el NO. de la Península y el macizo Catalán, e incluso algunos fragmentos se hallan englobados en el interior de las principales cordilleras alpinas. A principios de la Era Secundaria se inició al S. de la Meseta una nueva cuenca oceánica, el geosinclinal Bético, donde se acumularían durante el Secundario y Terciario grandes espesores de sedimentos marinos. Durante el Triásico, en casi toda la Península la sedimentación fue de origen continental, formada por depósitos de arcillas y areniscas rojas, así como yesos del keuper. Los nuevos relieves geosinclinales, donde se elevaron las cordilleras alpinas, se formaron durante el período Liásico, a pesar de que el mar seguía ocupando una buena parte del suelo hispánico.

Del Jurásico medio al Cretácico superior, el mar fue regresivo y posiblemente recubrió incluso la arruga pirenaica y comunicó los dos surcos. En el surco ibérico se desbordó por el O., invadiendo parte de la Meseta; a esta época pertenecen los típicos depósitos de margas y calcoesquistos del Cenomanense y Santoniense. La era Terciaria comenzó con la gran regresión iniciada a fines del Cretácico; durante el Paleoceno, el mar se redujo a estrechos de poca profundidad, localizados a ambos lados de la arruga pirenaica. En las altas montañas, el principal responsable de la morfología actual, fue el hielo, que las recubrió durante los períodos glaciares del Cuaternario y desgastó lateralmente las superficies de erosión hasta adoptar las impresionantes formas actuales. Sin embargo, donde la actividad glaciar fue menor se pueden observar aún restos de la vasta penillanura que cubrió todo el terreno español, en las redondeadas cumbres y los alomados cordones que las unen. Por su situación general, a una latitud que oscila entre los 36° 0‘ N. de la isla de Tarifa y los 43° 47‘ en el cabo de Estaca de Bares, el suelo español se caracteriza por sus altitudes medias (unos 660 m), encajando plenamente en la zona mediterránea. Se le considera por tanto el segundo país de Europa en cuanto a altitud media, ya que el primero es Suiza, con 1 300 m. Pero a pesar de su elevada altitud, España no es un país montañoso propiamente dicho, sino un país de altiplanicies, en cuyo centro se halla la Meseta, con sus 222 970 km2 de extensión. A su alrededor se alzan tres importantes sistemas montañosos que constituyen las llamadas unidades periféricas, y en su interior, dos alineaciones orográficas, designadas con el nombre de unidades interiores.

Paisaje de la isla de Tenerife, con el Teide al fondo.

Por último, y no relacionadas con la Meseta, dos depresiones y tres cordilleras integran las denominadas unidades exteriores. La Meseta ocupa una posición centro occidental, claramente basculada hacia el O. Una alineación orográfica interior, la llamada cordillera Central, permite distinguir una Meseta septentrional, que comprende gran parte de la cuenca del Duero, de una altitud media que oscila entre los 650 y 750 m, y una Meseta meridional, de altitud media algo inferior. El zócalo de la Meseta, constituido por materiales paleozoicos, aflora desde las tierras leonesas hasta las extremeñas; en cambio, las áreas centrales se hallan compuestas por materiales sedimentarios. Estos materiales han originado típicos relieves tabulares, que caracterizan el paisaje meseteño, un paisaje dominado por la uniformidad: sólo se destaca, de cuando en cuando, una meseta más alta (páramo), con las vertientes (cuestas) intensamente afectadas por la erosión en forma de badlands. La cordillera Central se encuentra formada por bloques sobreelevados compuestos por granito y neis; en ella se encuentran cuatro grandes núcleos montañosos: sierra de Gredos, Gata, Somosierra y Guadarrama, siendo la máxima altitud el pico Plaza del Moro Almanzor (2 592 m), en la sierra de Gredos. Una alineación orográfica de escasa importancia, los montes de Toledo, accidenta la Meseta meridional, dando lugar a su división en dos cuencas hidrográficas, la del Tajo y la del Guadiana.

La Meseta se encuentra rodeada en su periferia por varias alineaciones montañosas, las denominadas unidades periféricas, a excepción de su reborde occidental. Se trata, en general, de cordilleras formadas durante distintas fases del plegamiento alpino. Al NO., los montes de León, que alcanzan en el Teleno 2 188 m de altitud, y parte de la cordillera Cantábrica, que en los Picos de Europa llega a los 2 648 m de altitud; ésta se extiende hacia el E. y en Peña Labra arranca el sistema Ibérico, cuyas máximas altitudes se alcanzan en las sierras de la Demanda, Urbión y Moncayo (2 313 m), que separa la Meseta de la depresión del Ebro y del Mediterráneo; pero donde el relieve montañoso adquiere mayor importancia es en el tramo meridional, sierra de Albarracín, serranía de Cuenca, en la zona castellana, y sierras de Gúdar y Javalambre, en la zona aragonesa. El sector sudoriental de la Meseta está formado por un tramo de las cordilleras Béticas, que cruzan por las prov. de Albacete y Teruel. En el borde meridional se halla Sierra Morena, que aparece desde la Meseta como una cordillera poco elevada, ya que sus cimas sólo alcanzan hasta los 600 m por encima del nivel meseteño, mientras que, desde el fondo hundido de la depresión del Guadalquivir, surge como un murallón montañoso con acusado desnivel altitudinal.

La localidad de Garachico, en la isla de Tenerife.

Totalmente ajenas a la Meseta se extienden, al NE. y S. de la Península, dos grandes llanuras, las depresiones del Ebro y del Guadalquivir, y tres cordilleras: Pirineos, sistema Bético y cordilleras Costeras Catalanas, las denominadas unidades exteriores. Los más destacados relieves surgen en los Pirineos, con el pico de Aneto (3 404 m), en el macizo de la Maladeta, Posets (3 375 m) y Monte Perdido (3 355 m). Se distinguen en esta cordillera dos sectores de características bien distintas: el Pirineo axial, al N., y el Prepirineo, al S., entre los cuales se extiende una depresión intermedia. En el sistema Penibético, donde el paroxismo alpino alcanzó considerable vigor, formándose verdaderos mantos de corrimiento, destaca el pico de Mulhacén, altitud máxima de la Península, con 3 478 m, en Sierra Nevada. Las dos grandes llanuras españolas corresponden a las dos depresiones del Ebro y del Guadalquivir, encerradas entre los rebordes montañosos de la Meseta y las cordilleras periféricas alpinas de los Pirineos, el sistema Bético y las cordilleras Costeras Catalanas, sistema de escasa altitud que flanquea la costa dividido en dos alineaciones separadas por una depresión prelitoral. Ambas llanuras están recubiertas por materiales sedimentarios. Las Baleares constituye desde el punto de vista geológico, una prolongación de la cordillera Subbética; Menorca presenta un sector más antiguo, de origen paleozoico, que corresponde a un resto del antiguo macizo primario que cubría parte del Mediterráneo occidental. La alineación orográfica más importante aparece al N. de Mallorca y culmina en el Puig Major (1 445 m). El archipiélago de las Canarias está constituido fundamentalmente por una serie de materiales de origen volcánico, predominando las emisiones basálticas. La acumulación sucesiva de formaciones volcánicas ha motivado la máxima altitud de todo el territorio español, el pico del Teide (3 718 m), en la isla de Tenerife.

Clima

Horas de insolación directa anual en la Península Ibérica
Horas-insolacion-directa-anual-peninsula.svg


Aridez y humedad en la Península Ibérica
Aridez y humedad en la Peninsula Iberica.svg

Los rasgos climáticos del territorio español son en su conjunto de carácter mediterráneo. Sin embargo, su proximidad con el Atlántico y su configuración, de una anchura considerable, da como resultado el que la Península aparezca como un pequeño continente, en cuanto a condiciones climáticas se refiere, motivando una notable variedad de clima, aun sin hacer referencia a los sectores montañosos. Sus características generales son: temperaturas templadas (de 14 a 16 °C de media anual), inviernos cálidos, pluviosidad poco elevada (de 400 a 600 mm anuales), con un régimen caracterizado por una larga sequía veraniega. Por esto el invierno suele ser suave en las llanuras litorales, aunque a veces soplan los vientos fríos y duros del N. (cierzo, tramontana, mistral). Es asimismo representativo el largo y seco verano, aumentando las temperaturas cuando se establecen corrientes del S. (jaloque, lebeche). En cuanto a las temperaturas, las condiciones son muy diferentes entre las tierras interiores y las periféricas. Se determinan éstas por dos elementos decisivos: su situación con respecto a la latitud y altitud, y su tamaño, forma y extensión. La conjugación de todos estos factores provoca una sucesión estacional, y por consiguiente la presencia de varios tipos de clima, según las regiones. En invierno dominan las altas presiones y una masa de aire muy frío se localiza en la Meseta, mientras que en la costa atlántica se registra el máximo de pluviosidad, debido a la presencia de borrascas atlánticas. Durante la primavera, el aire frío retrocede, alternándose entonces los días fríos y claros con otros de máximas lluvias en las zonas de los Pirineos y el valle del Ebro.

En verano el aire frío desaparece por completo y se forma un área de bajas presiones en la Meseta que actúa como centro de convergencia de vientos frescos y húmedos que soplan desde el mar. El calor y la sequedad dominan todo el territorio excepto en la zona del Cantábrico, y las precipitaciones suelen ser ocasionales, en algunas zonas muy localizadas, siendo de carácter torrencial y bastante copiosas. Al empezar el otoño, existe una nueva entrada de aire frío, junto con la aparición de las depresiones atlánticas, que provocan la máxima pluviosidad en la costa mediterránea. Existen cuatro zonas de carácter climático: el clima atlántico, que abarca desde el País Vasco hasta el Guadalquivir; se caracteriza por su poco contraste, ya que la oscilación de las temperaturas es mínima; ésta aumenta a medida que desciende en latitud. La pluviosidad es abundante durante casi todo el año aunque existe un máximo invernal. En cambio carece de precipitaciones de nieve. El clima mediterráneo predomina casi exclusivamente en las zonas litorales del E. y del S.; el mar actúa como regulador de la temperatura, con lo que la amplitud térmica es relativamente baja. Las precipitaciones son escasas, pero de gran intensidad cuando se producen, siendo el máximo en otoño, como consecuencia de las perturbaciones que trae consigo la entrada del frente polar. Las precipitaciones de nieve son poco frecuentes y en el S. prácticamente inexistentes. Las estaciones están muy diferenciadas, con veranos calurosos y bastante secos hacia el S., e inviernos templados y suaves con gran inestabilidad atmosférica. Los climas interiores son propios de la Meseta y de las depresiones del Ebro y del Guadalquivir; las temperaturas medias anuales son más bajas de lo que corresponde a la latitud (11,5 °C en Palencia). Las mínimas absolutas suelen aparecer en el reborde de la Meseta, en función de la continentalidad y de la altitud: las ciudades de Cuenca, Teruel y Albacete han llegado a registrar en invierno temperaturas máximas inferiores a 0 °C. Las dos depresiones interiores se caracterizan por su clima continental. La cuenca del Ebro posee unas características climáticas más extremadas por su mayor latitud y por la falta de influencia marítima que, en cambio, se deja sentir en la del Guadalquivir, abierta al océano. Los climas de carácter alpino lo son en función del relieve y, por lo tanto, varían considerablemente. Se trata siempre de zonas situadas a una altura superior a los 1 000 m. Se caracterizan por tener un invierno largo y riguroso a lo largo de todo el año. Las precipitaciones son siempre superiores a las de las llanuras circundantes y frecuentemente en forma de nieve.

Hidrografía

Cuencas hidrográficas de España

Las características más importantes de los ríos españoles son su torrencialidad, debido al relieve de la Península, su régimen irregular, a causa del clima (crecidas en primavera y otoño y estiajes durante el verano), y su curso corto, como consecuencia de la proximidad de las montañas al mar. En general son poco navegables, pero, en cambio, tienen una gran importancia para el desarrollo agrícola e industrial. Se distribuyen en tres vertientes, la cantábrica, la atlántica y la mediterránea, cuya separación delimitan las cordilleras Cantábrica, Penibética e Ibérica. Pertenecen a la vertiente cantábrica todos los ríos que nacen en la cordillera Cantábrica y desembocan en el mar del mismo nombre, desde la frontera francesa hasta el cabo Ortegal. Se caracterizan por su curso corto, caudal abundante y régimen regular. Como consecuencia de su escasa longitud, la pendiente es pronunciada, lo que se aprovecha para su utilización industrial. Los principales, de E. a O., son: el Bidasoa, fronterizo con Francia; el Urumea, que desemboca en la ciudad de San Sebastián; el Nervión, que forma la ría de Bilbao, siendo navegable unos 10 km; el Pas y el Besaya, en la provincia de Cantabria; el Sella y el Nalón, que desemboca en la ría de Pravia; el Navía, el Eo y el Sor. Los ríos gallegos pertenecen a la vertiente atlántica, así como la mayor parte de los grandes ríos de la Península; son como los cantábricos, de régimen regular y abundante caudal, pero, en cambio, su pendiente es mucho más suave. Son muy numerosos, y los más importantes, aparte del Miño, son el Eume, el Mandeo, el Tambre, el Ulla y el Lérez. El Miño, con su afluente el Sil, es el segundo río de España en cuanto a caudal, y es navegable en sus últimos km.

El Duero y el Tajo son dos ríos de meseta, en suave pendiente, hasta que saltan por rápidos a la llanura portuguesa, siendo navegables en sus últimos trechos. El Duero, con sus afluentes Pisuerga, Valderaduey, Esla, Duratón, Adaja, Zapardiel, Tormes, etc., es el primero de España por la extensión de su cuenca, y el Tajo, con el Gallo, el Guadiela, el Jarama (con sus afluentes Tajuña y Henares), Guadarrama, Alberche, Tiétar, Alagón, Almonte, etc., es el más largo. Pertenecen asimismo a esta vertiente el Guadiana, con el Záncara, Cigüela, Chanza, Matachel, Zújar, Jabalón, etc., y el Guadalquivir, con el Guadalbullón, Guadiana Menor, Genil, etc. La vertiente mediterránea es, en general, mucho más estrecha que la atlántica, y sus ríos, aparte del Ebro y de algunos otros, son de curso rápido y corto, debido a la proximidad de las cadenas montañosas al mar, con fuertes estiajes y a veces con inundaciones en otoño. Se divide asimismo en vertiente meridional, vertiente levantina, cuenca del Ebro y vertiente catalana. Los ríos que desembocan en la zona meridional proceden de sierra Nevada y, por lo tanto, tienen una pendiente muy rápida. Su régimen es irregular, con fuertes estiajes. Los principales son el Almanzora, el Almería, el Adra, el Guadalfeo, el Guadalhorce y el Guadiaro, con su afluente el Guadalevín. Los ríos de la vertiente levantina proceden del sistema Ibérico, en el que atraviesan angostos desfiladeros, y en su curso bajo riegan las llanuras litorales. Son de régimen irregular con frecuentes estiajes. De S. a N. son el Segura, el Júcar (Xúquer) y el Turia. Más al N. discurren el Palancia, que baña la ciudad de Sagunto, y el Mijares, que desemboca en Almazora, al S. de Castellón. El río Ebro, con el Híjar, Nela, Oca, Ega, Aragón, Gállego, Cinca, Segre, Jalón, Alhama, etc., es el más caudaloso de España y el segundo en longitud; no obstante, su caudal se ve disminuido al atravesar la depresión Ibérica. Los ríos catalanes nacen en los Pirineos Orientales, en la sierra del Cadí, o en el macizo Catalán. Son cortos pero, en cambio, poseen un gran caudal, que se aprovecha en la industria hidroeléctrica. De S. a N. son el Gaià y el Francolí, que riega la comarca del Camp de Tarragona; el Llobregat, que forma un pequeño delta en su desembocadura, al S. de Barcelona, recibe al Cardener y al Anoia; el Besòs, con su afluente el Congost; el Tordera, entre las provincias de Barcelona y Girona; el Ter, que pasa por Girona; el Fluvià y el Muga.

Flora

España ha sido dividida en varias regiones florales: la región pirenaica, la región cantábrica, la región central, la región meridional, que comprende el valle del Guadalquivir y el sistema Bético; la región sudoriental y la región oriental. La flora de la región pirenaica se puede considerar como una mezcla de especies europeas, mediterráneas y pirenaicas. Entre sus formaciones características destacan principalmente el bosque perennifolio, el bosque de coníferas, prados y formaciones de pastos. La flora cantábrica es casi toda medioeuropea; sus formaciones características son los bosques boreales, los prados y los brezales. La flora de la región central es eminentemente ibérica, escasa de árboles y prados, predominando los arbustos que conservan siempre sus hojas verdes y las plantas aromáticas como el tomillo y el romero. La región meridional tiene carácter africano muy marcado. La flora sudoriental es típicamente esteparia, y la mediterránea se caracteriza por la presencia de pinos, sauces, hayas, robles, castaños, naranjos, limoneros y vides, y en ciertas comarcas el cultivo se ha especializado: el arroz en la Albufera de Valencia, el avellano en Tarragona y el naranjo en la zona costera de Valencia y Castellón.

Paisaje de la costa cántabra.

Fauna

Las zonas de diferente clima han dado lugar a regiones de fauna distinta. En los Pirineos abundan las ardillas, lirones, roedores, lobos, la cabra pirenaica y gran variedad de aves. La orla montañosa cantábrica es la más afín a la región pirenaica, con ardillas, musarañas, cabras pirenaicas y roedores. La región central, que abarca la Meseta, presenta ardillas, lobos, jinetas, cabras pirenaicas, musarañas y numerosos pájaros silvícolas allí donde existen bosques de pinos. De la región mediterránea son propios la jineta mediterránea y la cabra montés; en cuanto a las aves, predominan las zancudas y las palmípedas. En la región sudoriental se notan ya algunos caracteres africanos, que se acentúan en la zona bética, con ardillas y una especie de lobos pequeños con aspecto de chacal propios de África, y en cuanto a las aves, dominan las rapaces.

Geografía humana

España es uno de los países europeos con menor densidad de población; no superó los 50 hab./km2 hasta 1940, y en nuestros días se encuentra en los 78 hab./km2. Las causas de este hecho han sido la tardía modernización de la economía, el lento descenso de la mortalidad y la persistente emigración. El resultado, un lento crecimiento demográfico. En 1860, España contaba con 15,6 millones de hab. y en 1900 con 18,6, aumento inferior, en cifras relativas, a la mitad de la media europea. En el s. XX la población aumentó a mayor ritmo; sin embargo, hasta 1960 las tasas anuales no superaron el 1 %. Coincidiendo con el desarrollo económico de los años sesenta, la población aceleró su crecimiento, que alcanzó el punto culminante entre 1971 y 1975, con una tasa anual del 1,2 %. A partir de esa fecha, la tendencia a la baja ha sido progresiva. En 1945 se inició una fase demográfica nueva: la natalidad, que antes de la Guerra Civil era del 27 ‰, se estabilizó en torno al 20-21‰, y la mortalidad descendió con rapidez (10 ‰ en 1952). Por primera vez, las dos curvas siguieron trayectorias claramente divergentes, con lo cual el crecimiento demográfico se aceleró. Hacia 1975, la mortalidad se fue estabilizando en cotas próximas al 8 ‰ y la natalidad comenzó a decaer. Tal es la situación actual, que lleva consigo un crecimiento cada vez menor: la natalidad se sitúa en el 10,17 ‰; la mortalidad, en el 8,50 ‰ y el crecimiento vegetativo en el 1,67 ‰. Este proceso está conduciendo a un rápido envejecimiento de la población y, si continúa al mismo ritmo, desembocará con rapidez en el crecimiento cero.

A nivel regional, la evolución demográfica se ha visto favorecida en ciertas zonas en detrimento de otras. Cataluña, en primer lugar, y en segundo término Madrid y el País Vasco se modernizaron precozmente en lo económico y, como consecuencia, el aumento de su población fue muy superior al estatal. Este crecimiento se nutrió básicamente de inmigrantes de las áreas rurales. En efecto, en la década de los 60, varios millones de personas abandonaron el campo, sobre todo en la España interior y meridional, para instalarse en las ciudades industriales de las regiones citadas. Ello no sólo despobló las áreas emisoras, sino que contribuyó también al envejecimiento de la población remanente. En cambio, las áreas receptoras se rejuvenecieron, incrementando así, además, su potencial de crecimiento futuro. Actualmente, los diversos modelos demográficos regionales pueden reducirse a tres. Las zonas más industrializadas y urbanizadas (Cataluña, Madrid, País Vasco y sus aledaños) presentan poblaciones relativamente jóvenes y equilibradas, aunque con marcada tendencia al envejecimiento, merced a la fuerte inmigración de los años 60, mientras que, en el reverso de la medalla, la España interior, sobre todo la Meseta, presenta una población muy envejecida. Por último, la España meridional muestra una situación intermedia, puesto que los efectos de la emigración quedan paliados en parte por una natalidad relativamente elevada.

Pico Almanzor, en el Sistema Central.

Son, pues, los movimientos migratorios la clave de la actual demografía hispánica. La emigración exterior, sobre todo a América del S. hasta 1930, y a Europa occidental entre 1960 y 1975, aunque notable, ha sido de importancia modesta en comparación con las migraciones internas, que, a lo largo de los últimos cien años, han provocado un cambio considerable en la distribución de la población española: ciertas áreas urbanas han crecido de modo espectacular, mientras que vastas zonas rurales se están despoblando. En 1900, por ej., la población residente en capitales de provincia representaba el 16,8 %, en tanto que hoy supone casi el 40 %. Además, a principios de siglo las provincias de Barcelona y Madrid, que ahora concentran el 25 % de la población española, contaban sólo con el 10 % de la misma. En nuestros días, las máximas densidades de población y las mayores tasas de crecimiento corresponden a las áreas litorales del E. (Cataluña, Valencia) y N. (País Vasco). En la España interior, sólo la metrópoli madrileña presenta una demografía pujante. Sin embargo, la práctica desaparición de las migraciones internas, a causa de la crisis económica, favorece el equilibrio de la población en las áreas de tipo regresivo.


Distribución geográfica de las riquezas proporcionadas por la agricultura y la ganadería

El poblamiento español presenta grandes contrastes: desde la atomización del hábitat galaico-cantábrico hasta la acusada concentración característica de Andalucía y La Mancha. En la Meseta septentrional predominan los pueblos pequeños y próximos y las ciudades medias; en la Meseta meridional, en Andalucía occidental y en Extremadura, los grandes pueblos distantes y las ciudades medias y grandes; en Galicia, Asturias y Cantabria, las aldeas y las ciudades medias y grandes; en el País Vasco alternan las aldeas y las casas aisladas (caseríos) con las ciudades pequeñas y grandes; en la depresión del Ebro, los pueblos medios aislados, las ciudades pequeñas y una importante urbe: Zaragoza. En Cataluña, Valencia y Baleares se dan todos los tipos de hábitat, desde la dispersión total hasta la alta concentración, y toda la gama de ciudades; en Murcia y Andalucía oriental coexisten los pequeños pueblos con los grandes y las ciudades; en Canarias, el hábitat rural es en parte disperso, aunque la situación varía de unas islas a otras. En cuanto a su actividad, la población española se caracterizó por un persistente predominio de la empleada en el sector agrario: así, en 1900 el 70 % de la población activa española pertenecía al sector primario, el 14 % al secundario y el 16 % al terciario. En 1950, la agricultura y la pesca concentraban todavía a más de la mitad de los trabajadores. Sólo a partir de esa fecha el número de los ocupados en el sector primario comenzó a descender, como consecuencia del desarrollo industrial, hasta el punto de que en 1965 el sector primario absorbía únicamente el 34 % de la población activa, y el sector secundario había aumentado hasta el 33 %, lo mismo que el terciario. A fines de los años 90, el sector primario ha descendido aún más, hasta el 9 %; el sector secundario se sitúa en el 30 % (incluida la construcción), y el gran aumento se ha producido en el sector terciario, que engloba al 61 % de la población activa, censada en un total de 15 877 830 begin_of_the_skype_highlighting 15 877 830 end_of_the_skype_highlighting personas (1996). Simultáneamente con este cambio estructural, ha aumentado la cualificación de los trabajadores y ha crecido el porcentaje de los asalariados, al ir desapareciendo muchas empresas pequeñas, especialmente en el sector agrario. A nivel regional, la estructura de la población activa presenta grandes diferencias. En las áreas con mayor implantación industrial, como Barcelona, Madrid o las provincias vascas, el porcentaje de los empleados en la agricultura es inferior al 10 %, mientras que en algunas provincias interiores es todavía superior al 30 %, especialmente en Galicia. ==Economía== El desarrollo económico español fue tardío y desigual. Hacia 1930 España se había incorporado, sin dificultad, al grupo de los países desarrollados, pero la Guerra Civil y sus secuelas originaron un serio retroceso, del que no se recuperó el país hasta finales de los años cincuenta. En efecto, en 1955 la renta per cápita se aproximaba a los 200 dólares y hasta 1965 no se superó la cota de los 600 dólares, considerada entonces como límite entre el desarrollo y el subdesarrollo. Los 1 000 dólares se sobrepasaron hacia 1970, y hoy la renta per cápita supera los 13 000 dólares. En cuanto al producto nacional bruto, la posición española es mejor, ya que se halla en el 9.° lugar mundial (1993). Corresponde al sector primario el 5 % de la producción nacional, el 35 % al secundario y el 60 % al terciario.

Agricultura

El sector primario ha perdido su importancia tradicional tras el proceso de industrialización del país experimentado en los años 60 y la creciente importancia del sector terciario. Aun así, la agricultura ocupa actualmente al 9 % de la población activa, que se concentra principalmente en Galicia, Extremadura, Andalucía, Asturias, Cantabria, Murcia y La Rioja. Esta España rural se encuntra en retroceso, tanto en superficie cultivada como en cultivos y sistemas de explotación tradicionales. El medio físico condiciona de forma negativa el desarrollo del sector agropecuario en la mayor parte del territorio español: considerable altitud media, precipitaciones insuficientes, temperaturas muy extremadas, fuertes pendientes y erosión progresiva. El carácter proteccionista de la legislación económica española explica la persistencia de sistemas de explotación desaparecidos en la mayor parte de Europa occidental. En este sentido, la integración en la Comunidad Europea contribuyó a desarrollar los principales factores que explican la transformación que ha experimentado el campo español desde 1986: disminución de la población activa agraria, mejora de los niveles de mecanización y tecnología, mayor cualificación profesional de la mano de obra, desaparición de las áreas de cultivo marginales, mayor especialización de los cultivos, crecimiento de los subsectores forestal y ganadero, control creciente de la producción por las empresas comercializadoras y mayor integración de la agricultura española en el contexto internacional.

La deficiente estructura de la propiedad es uno de los mayores inconvenientes del agro español. En el censo agrario de 1989, el 34,3 % de las explotaciones eran inferiores a 1 ha, el 35,9 % correspondían a explotaciones de 1 a 5 ha y el 25,6 % a explotaciones de 5 a 50 ha; sólo el 4,2 % de las explotaciones contaba con dimensiones consideradas rentables en los países de la misma área económica. La extremada parcelación de la mayoría de las explotaciones agrava el problema: en 1993 el número de parcelas por explotación era de 7,1, cifra aun así inferior a las de 1962 (13,5), 1972 (10,7), 1982 (8,6) y 1986 (8,1). La gran propiedad caracteriza sobre todo a Andalucía occidental, Extremadura y La Mancha; la conversión de gran parte de los latifundios tradicionales en explotaciones gestionadas con criterios de rentabilidad capitalista ha agravado el problema del exceso de mano de obra asalariada en estas regiones; en las zonas menos fértiles siguen existiendo grandes propiedades subexplotadas. El minifundismo domina en el NO. peninsular, Castilla y León y en las áreas de regadío del Mediterráneo.

En 1995 los cultivos que ocupaban mayor superficie eran los cereales (6 625 900 ha) seguidos de los cultivos leñosos (vid, olivo, frutales, cítricos: 4 835 206 ha), los cultivos industriales (1 296 700 ha), las patatas y las hortalizas (573 200 ha), las leguminosas (488 700 ha) y los cultivos forrajeros (470 700 ha). Sin embargo, los que proporcionan mayor riqueza respecto a la superficie cultivada son los frutales (21 % de la producción final agrícola) y las hortalizas de regadío (19 %); los cereales representaron el 24 % y el aceite y derivados el 8 %. Los regadíos más importantes por el valor de su producción son los del área mediterránea levantina, desde el delta del Ebro hasta Murcia; otras zonas importantes de regadíos son el valle del Ebro, la vega del Guadalquivir, la costa mediterránea andaluza, Extremadura y la cuenca media del Duero. Las posibilidades de desarrollo de los regadíos son aún importantes, sobre todo en ambas Castillas y en Aragón. La vid se cultiva en toda la España seca, aunque las zonas más productivas correspondan a La Rioja, Andalucía occidental y Cataluña; el área cultivada está en retroceso, debido a la difícil comercialización de los caldos de baja calidad de algunas zonas. En cuanto a los cereales, el trigo ha perdido importancia frente a la cebada, utilizada básicamente como pienso; la producción de maíz se encuentra en una difícil coyuntura debido a la importación forzosa de maíz norteamericano, más barato que el de producción nacional. La superficie arbolada era de 24 483 300 ha (1994), de las que 1 329 500 ha corresponden a monte bajo, casi improductivo. La producción de madera (17 102 000 m3 en 1993) es insuficiente para el consumo nacional.

Campos de cultivo en Granada.

Ganadería

El subsector ganadero ha sido uno de los más influidos por la incorporación de España en la UE. La tradicional preponderancia de la cabaña ovina se ha visto modificada a partir de los años 60 por el crecimiento de la ganadería bovina y porcina, así como de la avicultura. La mecanización del proceso de producción, la importación de razas seleccionadas, la utilización de alimentos compuestos y las mejoras sanitarias influyeron positivamente en el aumento de la cabaña nacional y en la mejora de la dieta de la población. Sin embargo, el minifundismo empresarial, la escasez de pastos naturales, la dependencia creciente de las importaciones de piensos y un atraso general respecto a los grandes países ganaderos de Europa y América determinan un futuro comprometido para algunos de los sectores ganaderos del país, en especial para la ganadería bovina de las regiones húmedas del N., que se enfrentan a una difícil reestructuración de las explotaciones tras la incorporación al mercado único europeo. Por el contrario, la ganadería ovina, mejor adaptada a las condiciones naturales del país, se encuentra en posición competitiva.

Puerto de Lekeitio en Vizcaya.

Pesca

La pesca marítima cobra gran consideración en España, debido a la importancia del pescado en la dieta (28 kg/hab./año) y a la tradición histórica. En los últimos años, el número de embarcaciones de pesca se ha reducido espectacularmente (47 000 en 1956, 19 598 en 1995, 524 602 tm de registro bruto), debido a la progresiva desaparición de las embarcaciones artesanales, al agotamiento de los bancos costeros y a la limitación de acceso a los caladeros internacionales. La incorporación de España a la Comunidad Europea puso en manos de la Comisión de Bruselas el acceso de la flota española a estos caladeros. En 1986 se desembarcaron en los puertos españoles un total de 1 056 200 tm de pescado, por un valor de 217 218 millones de ptas., correspondiendo más de la mitad del total (575 500 tm) a la región marítima del Noroeste. En 1994 se desembarcaron un total de 1 239 211 tm.

Mina de lignito a cielo abierto en Utrillas, Teruel.

Industria y minería

Distribución geográfica de las industrias españolas más importantes


Recursos minerales en la Península Ibérica

La industria es en la actualidad el segundo sector de la economía, tanto por el número de activos (30 % del total, incluyendo la construcción), como por su aportación al producto interior bruto. En 1994, la población ocupada en la industria era de 2 467 500 personas (sin contabilizar la construcción). Las insuficiencias históricas del sector agropecuario español, que dejó hasta los años 50 de este siglo a gran parte de la población del país fuera de los circuitos de consumo de la producción industrial, han condicionado las características básicas de la industria española hasta nuestros días: escasez de inversiones privadas nacionales en el sector, dependencia tecnológica casi absoluta del exterior, excesivo proteccionismo, papel importante del Estado, concentración geográfica excesiva. Con la creación, en 1941, del Instituto Nacional de Industria (INI) se abrió un período de importante presencia del Estado en la industria, sobre todo en algunos sectores de base (electricidad, hidrocarburos, siderurgia, automóviles, transportes marítimos y aéreos); a esta presencia inicial, determinada por el frustrado intento de política autárquica del régimen franquista, le siguió a partir de los años 60 una política de «nacionalización de pérdidas», consistente en la compra de numerosas empresas privadas no rentables, de subsistencia más que discutible en una economía abierta. La política de polos de desarrollo emprendida a partir de 1964 fracasó en su intento básico (industrializar las zonas rurales) debido a la falta de iniciativa privada, a la escasez de infraestructuras adecuadas y de mano de obra especializada y a la ausencia de un empresariado dinámico en las zonas afectadas. Aun así, el rápido crecimiento industrial de los años 60, causado sobre todo por las facilidades inversoras concedidas a las empresas multinacionales extranjeras (liberalización de la inversión extranjera) y por la buena coyuntura internacional, permitió la ampliación del área industrial desde las zonas tradicionales (Cataluña, País Vasco, Madrid, Asturias) hasta otras zonas (Navarra, Zaragoza, Valencia, Vigo, Valladolid, Cantabria, Huelva, Campo de Gibraltar). El capital extranjero adquirió una presencia mayoritaria en algunos de los sectores más dinámicos (automóvil, industria química, metalurgia, electrónica, industria alimentaria).

La crisis internacional de 1973 afectó a España con mayor fuerza que a los restantes países occidentales, debido sobre todo a la dependencia financiera y tecnológica respecto a las grandes potencias industriales; el aumento de los costes energéticos, el atraso tecnológico y la pervivencia de grandes industrias obsoletas determinó un proceso durísimo de destrucción de empresas y empleos industriales, en especial en los sectores textil, siderúrgico y de construcción naval, que se alargó durante la década de los 80. Tomando como índice base 100 la producción industrial total de 1972, año inmediatamente anterior a la crisis, en 1982 dicho índice industrial era de sólo 129,7 y en 1986 era de 141,2. A partir de 1985 se rompió el proceso de destrucción de puestos de trabajo industriales y se esbozó un inicio de recuperación general. El ingreso en la CEE supuso un reto para la industria española, enfrentada a una competencia creciente que culminó en 1994 con la desaparición de los aranceles aduaneros y provocó la desaparición de numerosas empresas poco competitivas y en algunos casos de sectores industriales completos. Sin embargo, el acceso a un mercado de más de 300 millones de consumidores supone un acicate para los sectores más dinámicos y una necesidad de aumentar el tamaño de las empresas y su nivel tecnológico. Otra consecuencia ineludible es una dependencia aún mayor de la tecnología y de los capitales extranjeros, sobre todo procedentes de la CEE: así, en 1986 y 1987, los dos primeros años de pertenencia a la Comunidad, se multiplicaron las inversiones directas de capital europeo en la industria española y las compras o absorciones de empresas españolas por multinacionales europeas. Al mismo tiempo, las empresas españolas realizaron grandes importaciones de bienes de equipo, destinados a su reconversión tecnológica.

El mayor índice de producción corresponde a las industrias fabriles. Les siguen en importancia la construcción, las industrias energéticas y de suministro de agua y, en último término, la minería y el refino de petróleo. A pesar de su tradicional renombre, la minería española es de escasa rentabilidad. Los principales recursos mineros son la hulla asturleonesa, el lignito de Teruel, las piritas andaluzas, el mercurio de Almadén, el hierro vizcaíno, las sales potásicas catalanas y los diversos minerales de sierra Morena y de las cordilleras Béticas. El petróleo, obtenido sobre todo en la plataforma continental de Tarragona y Castellón, totalizó una producción de 2 650 000 tm en 1994. Los principales centros de refino de petróleo, nacional e importado, son: en la costa mediterránea, Tarragona, Castellón, Cartagena y Algeciras; en la costa atlántica, Huelva, La Coruña y Bilbao; y en el interior, Puertollano. En lo que respecta a las industrias energéticas, se destacan las centrales termoeléctricas ubicadas principalmente junto a las grandes ciudades, junto a los yacimientos de hulla y lignito y junto a las refinerías de petróleo. Las centrales hidroeléctricas, muy numerosas, sólo produjeron en 1993 el 9 % del total de energía eléctrica, frente a un 42 % correspondiente a las centrales térmicas tradicionales y un 49 % a la térmica nuclear. Las industrias fabriles presentan una acusada concentración espacial; cuatro provincias acumulan el 50 % del valor añadido bruto (VAB) industrial: Barcelona, Madrid, Valencia , Vizcaya; y las comunidades autónomas correspondientes a estas provincias, más Asturias, poseen las dos terceras partes de la industria española. Cataluña sola acumula una cuarta parte, y Madrid la sigue en importancia. El País Vasco, afectado por la crisis, ha sido desplazado por la Comunidad Valenciana al cuarto lugar.

Por ramas, las industrias de mayor producción son las de transformados metálicos. Dentro de esta rama se destaca por su productividad la industria automovilística, ubicada en las provincias de Barcelona, Valladolid-Palencia, Madrid, Valencia y Zaragoza, así como en las ciudades de Vigo y Pamplona. La construcción naval, antaño importante, se halla hoy semiparalizada por falta de pedidos. La provincia de Barcelona engloba el 25 % de la producción del sector mecánico, seguida de la de Madrid. En segundo lugar se sitúa la rama alimentaria, de producción muy variada y en la que sobresalen las industrias vinícolas, puesto que España se encuentra entre los primeros países productores de vino del mundo. Las cuatro primeras provincias son Barcelona, Madrid, Sevilla y Valencia, que acumulan, en conjunto, un tercio del valor de la producción estatal. La tercera rama es la química, situada especialmente en Barcelona, Madrid, Vizcaya y en las áreas próximas a las refinerías de petróleo (Huelva, Murcia, Tarragona). Cataluña, Madrid y el País Vasco acaparan las dos terceras partes del valor de la producción. En cuarto lugar se sitúa la industria papelera, editorial y de artes gráficas. Barcelona y Madrid se distribuyen, casi a partes iguales, el 50 % de la producción. La industria editorial se concentra casi exclusivamente en ambas ciudades, pero la papelera está más repartida, especialmente en el ámbito vasco-navarro, catalán y valenciano. La quinta rama es la de la confección, el cuero y el calzado. En ésta, Alicante y Valencia rivalizan con Barcelona y Madrid. El área valenciana, con Baleares, sobresale en la industria zapatera. En sexto lugar se hallan las industrias metálicas básicas. Las primeras provincias, muy destacadas, son Oviedo y Vizcaya, seguidas de Barcelona. Si se suma el valor de la producción de las comunidades cantábricas (País Vasco, Cantabria y Asturias), tenemos que entre ellas abarcan casi las dos terceras partes del total estatal. La siderurgia asturiana y vasca, hoy con graves problemas, constituye el núcleo de la rama. La séptima rama es la del cemento, vidrio y cerámica. La industria del cemento está muy vinculada a las grandes áreas urbanas, de ahí que las principales provincias productoras sean Barcelona y Madrid. En cuanto a la cerámica, se destacan Valencia y Castellón. El octavo lugar lo ocupa la industria textil. A pesar de su papel pionero en la industrialización española y de su histórico predominio en el área catalana, esta industria posee hoy una importancia relativa. Cataluña sigue acumulando la mayor parte del sector. La última rama es la de la madera, en la que Valencia, que cuenta con una importante industria del mueble, ocupa el primer lugar. El subsector de la construcción está especialmente bien desarrollado en las grandes ciudades y en las zonas turísticas litorales, sobre todo en las más dinámicas, como la Costa del Sol y la Costa Blanca.

Servicios

El sector terciario, el que emplea a un mayor número de españoles (60 % de la población activa) posee una estructura compleja. La mayor parte de la renta sectorial proviene del comercio, que se desarrolla principalmente en las grandes ciudades. La organización del espacio comercial español se basa en una red de 101 áreas con sus respectivos centros. Las diez áreas principales concentran el 50 % del comercio estatal: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga, Zaragoza, Las Palmas, Alicante y Córdoba. No obstante, la mayor riqueza comercial per cápita corresponde a ciertas áreas turísticas (Baleares, Costa Brava). La rama de los transportes y de las comunicaciones, merced al carácter estatal de buena parte de ellos, concentra nominalmente su producción en Madrid. En el ranking de producción corresponde el primer lugar a los transportes por carretera, el segundo a los marítimos, el tercero a los ferroviarios y el cuarto a los aéreos. España cuenta con un importante parque de camiones que suple las deficiencias del trazado y del servicio ferroviario. También la flota mercante española figura en un lugar destacado; sin embargo, la retracción actual que se da en los fletes mantiene inactiva a buena parte de ella. La hostelería es otra rama sobresaliente, en especial por la importación de divisas que implica. España es uno de los primeros países del mundo en cuanto a atracción de turismo extranjero. En 1994 entraron en el país más de 61 millones de turistas. Las principales áreas turísticas son Baleares, Canarias, la Costa del Sol, la Costa Brava y las ciudades de Madrid y Barcelona. Gran parte de los turistas llegan por vía aérea, con lo cual los aeropuertos más próximos a estas zonas registran fuertes máximos de tráfico estival.

Comunicaciones

Comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas de España

España contaba en 1992 con 326 616 km de carreteras, de los cuales 6 486 correspondían a autopistas, autovías y carreteras con calzadas separadas. La distribución de la red es irregular, con mayor densidad en las áreas industriales, si bien en muchos casos resulta insuficiente para el tráfico que generan. Por otro lado, numerosas zonas de España carecen de una adecuada infraestructura vial. La red española de carreteras sigue el modelo radial, con Madrid como principal centro de comunicaciones; en cambio, el trazado de las autopistas obedece al criterio de favorecer las áreas de mayor tráfico: las zonas industriales de Cataluña y el País Vasco (unidas por el valle del Ebro) y la turística costa mediterránea. El desarrollo del ferrocarril en España se vio dificultado por la tardía industrialización del país y por otros criterios (por ej., el distinto ancho de vía) que le impidieron integrarse en la red europea. En la actualidad, el tráfico por carretera ha desplazado al ferrocarril. España, si exceptuamos el Guadalquivir hasta Sevilla, carece de vías navegables. La navegación marítima enlaza la Península con las islas y los países vecinos (en especial, Marruecos e Italia). En 1992 la flota mercante española comprendía 2 002 buques, con 2 420 272 tm de arqueo bruto. La navegación aérea está bien desarrollada y cubre ampliamente las comunicaciones continentales y transoceánicas. La compañía estatal Iberia se cuenta entre las más importantes del mundo. En 1991 el transporte aéreo totalizó 75,4 millones de pasajeros y 384 009 tm de mercancías.

Comercio exterior

El crecimiento del comercio exterior español ha estado marcado por dos hitos históricos (la liberalización económica de los años sesenta y el ingreso en la CEE), que han supuesto un relanzamiento espectacular, en ambas ocasiones, tanto de las importaciones como de las exportaciones. La composición tradicional de las exportaciones, basadas en las materias primas mineras y en productos agrícolas, se ha transformado: en la actualidad, los productos industriales constituyen el principal volumen de las exportaciones (especialmente, material de transporte, manufacturas metálicas y productos químicos). Por el contrario, el capítulo principal de las importaciones corresponde a los hidrocarburos y han adquirido singular importancia las importaciones de productos alimenticios. Estas transformaciones evidencian por un lado el crecimiento económico español de las últimas décadas, pero no esconden la persistencia de una dependencia económica básica respecto a las principales potencias industriales: en efecto, la mayoría de las exportaciones industriales de España corresponden en gran parte a productos de escaso valor añadido y de tecnología baja o intermedia, y realizadas mayoritariamente por factorías de empresas multinacionales que buscan básicamente los menores costes de la mano de obra española respecto a la de sus países de origen. En cuanto al valor de las mercancías importadas, en 1993 ocuparon el primer lugar los intercambios con la UE, seguida por Oriente Medio, Japón y resto de países asiáticos. Respecto a las exportaciones, la UE ocupaba también el primer lugar, seguida de Estados Unidos, Oriente Medio, países de la EFTA, Latinoamérica, China y Europa oriental, países africanos, resto de países asiáticos y Japón. La balanza comercial en general ha sido deficitaria; a partir del ingreso en la UE el déficit comercial se ha disparado, debido básicamente al extraordinario aumento de las importaciones procedentes de la UE.

La política económica de la democracia y el ingreso de España en la CEE

La política económica de la España democrática se ha alineado claramente al lado de las tesis conservadoras, frente a las ideas keynesianas y socialdemócratas, tanto antes como después del acceso del PSOE al poder en 1982. La etapa posfranquista (1975-1977) coincidió con el inicio de la crisis económica internacional; la falta de legitimidad democrática impidió a los gobiernos de Arias Navarro y Adolfo Suárez diseñar una política económica española, marcada por un fuerte déficit público, una inflación cercana al 30 % en 1977 y un nivel de paro alarmante (780 000 parados en 1977); las subidas salariales conseguidas en un ambiente de gran conflictividad social eran rápidamente absorbidas por la pérdida de poder adquisitivo de la moneda. De 1977 a 1979, el gobierno de Adolfo Suárez basó su política económica en los llamados Pactos de la Moncloa, mediante los cuales los sindicatos aceptaron rebajar las reivindicaciones salariales a cambio de determinadas medidas sociales (creación de centros escolares, mejora de las pensiones...) y de una mayor participación en la vida pública. El descenso de la masa salarial haría bajar la inflación y ello contribuiría a aumentar los beneficios de las empresas y crear nuevos puestos de trabajo: la primera parte se cumplió parcialmente (en 1979 la inflación había descendido al 16,7 %, cifra todavía muy por encima de la inflación media de los países de la OCDE), pero el paro seguió creciendo velozmente (1 200 000 parados en 1979).

Después de 1979, la política económica se endureció, asistiéndose a una pérdida importante del poder adquisitivo de los salarios. Tras su acceso al poder en 1982, el PSOE llevó a efecto gran parte de las medidas conservadoras que la debilidad de los gobiernos de UCD había hecho inviable: reducción de los aumentos salariales, tanto en el sector público como en el privado; limitación de las pensiones medias y altas; reconversión industrial, cuyo episodio más conflictivo fue el cierre de los altos hornos de Sagunto; reducción de la inflación; flexibilización del mercado laboral; reducción del déficit público; concentración bancaria; creación de un clima laboral proclive a la entrada de inversiones desde el exterior; reprivatización de algunas empresas públicas. Racionalización y liberalización fueron las palabras mágicas de esta política, que obtuvo éxitos indudables, pero cuyo talón de Aquiles siguió estando en el aumento del paro, superándose a finales de 1996 los 2 194 889 parados (el 13,83 % de la población activa).

El ingreso de España en la CEE, hecho efectivo el 1 de enero de 1986, fue el mayor éxito diplomático del gobierno socialista y constituyó un hito fundamental de la historia española, tanto por sus consecuencias políticas como económicas. Desde el punto de vista económico, era una opción casi obligada, debido a la vinculación cada vez más profunda de la economía española con la comunitaria. El acuerdo firmado con la CEE en 1970 era excesivamente favorable para España, desde la óptica comunitaria, por lo que su reanudación era impensable. La adhesión a la CEE suponía el fin progresivo del modelo aislacionista que ha presidido la estructura económica española en la época contemporánea y la integración en un área competitiva y abierta, con capacidad real española de decisión sobre medidas de política económica internacional que igualmente afectarían al país en caso de no pertenecer a la Comunidad. Para evitar un choque traumático, sobre todo en lo que respecta a la protegida industria española, se pactaron períodos transitorios hasta la consecución de la unión aduanera total, la libre circulación de trabajadores y capitales y la asunción integral por parte española de la legislación económica comunitaria. La integración en la CEE coincidió con la mejor coyuntura económica española desde 1973, resultado al mismo tiempo de la buena coyuntura internacional y de la política de ajuste y austeridad del PSOE. Desde el punto de vista económico, 1986 y 1987 fueron los mejores años desde antes de la crisis: disminución de la inflación hasta menos del 4,6 % en 1987; implantación del IVA rápida y en general positiva; creación de puestos de trabajo (1 millón entre ambos años); descenso de las tasas de interés –aun así muy elevadas respecto a los restantes países de la CEE–; crecimiento del producto interior bruto en un 3 % en 1986 y un 4,5 % en 1987, más del doble que la media comunitaria en este último año; elevado valor de la tasa de formación de capital bruto (un 12 % en 1986, la más alta de los últimos veinte años); fortaleza internacional de la peseta, con su previsible integración en el Sistema Monetario Europeo; balanza exterior por cuenta corriente positiva; y aumento de las reservas de divisas. La continuidad de las desigualdades sociales y regionales, con las disfunciones económicas que ello comporta, el paro, la continuidad de un déficit público preocupante y el fuerte aumento del déficit comercial fueron algunos de los problemas económicos planteados.

En 1992 se produjo una recesión del ciclo económico, que fue acompañada por una caída de la inversión y un aumento del paro, aunque las posteriores devaluaciones de la peseta incentivaron el aumento de las exportaciones. El final del gobierno del PSOE e inicio del del PP (1996) se ha caracterizado por una política económica de rigor presupuestario para cumplir los criterios de convergencia marcados por el Tratado de Maastricht, con la finalidad de que España pueda integrarse en el Sistema Monetario Europeo. Los principales objetivos del proceso de convergencia son la reducción del déficit público (6,7 % del PIB en 1994 y 5,9 % del PIB en 1995, con un total de 3,2 billones de pesetas) hasta alcanzar el objetivo de no ser superior al 3 % del PIB; controlar la deuda pública, que representó en 1995 el 64,8 % del PIB frente al 60 % fijado por el tratado; conseguir una inflación no superior al 3,5 % (4,9 % en 1995) y reducir los tipos de interés. La reducción del déficit público no se ha conseguido esencialmente con la disminución del gasto de las administraciones públicas, sino más bien con la venta de empresas públicas (Repsol, Telefónica, etc.) iniciada por los socialistas.

Política e instituciones

Mapa político de España
España-Político.svg

El 30 de diciembre de 1978, al día siguiente de su ratificación por el rey don Juan Carlos I, se publicó la nueva Constitución española, aprobada por las Cortes el 31 de octubre anterior y refrendada por el pueblo español el 6 de diciembre del mismo año. Con estos actos se abolían las Leyes Fundamentales (Fuero del Trabajo, Ley de Cortes, Fuero de los Españoles, Ley del Referéndum Nacional, Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, Ley de Principios Fundamentales del Movimiento Nacional y Ley Orgánica del Estado) que habían informado el régimen surgido del alzamiento militar del 18 de julio de 1936. De esta forma, el sistema político español dejaba de estar basado en los poderes excepcionales atribuidos a Francisco Franco para convertirse en una democracia del tipo vigente en los países de la Europa occidental. En la Constitución se reconocían los derechos básicos de la persona: igualdad ante la ley, derecho a la vida, libertad ideológica y religiosa, derecho a la intimidad, inviolabilidad del domicilio, libertad de residencia y circulación, libertad de expresión, derechos de reunión, de asociación, a la educación y a la huelga y libertad de sindicación, así como los derechos y deberes a la defensa de España y al trabajo y el deber de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos. En el aspecto económico se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia y la libertad de empresa en el marco de una economía de mercado.

Por la Constitución de 1978, España es una monarquía parlamentaria y hereditaria, en la que la soberanía reside en el pueblo. La más alta institución es la Corona, encarnada en el rey, que es el jefe del Estado, el símbolo de la unidad de España y el más alto representante del Estado. Además, al rey corresponden, entre otras, las siguientes funciones: sancionar y promulgar las leyes, convocar elecciones y referéndums, proponer a las Cortes el candidato a la presidencia del Gobierno, ejercer el mando supremo de las Fuerzas Armadas, aplicar el derecho de gracia y declarar la guerra y hacer la paz, previa autorización de las Cortes. La sucesión a la Corona ha de seguir el orden de primogenitura, siendo preferida la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer y, en el mismo sexo, la persona de más edad a las de menor. El heredero de la Corona tiene la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos tradicionalmente adscritos al sucesor de la Corona de España. La función legislativa corresponde a las Cortes Generales, a las que también compete el control de la acción del gobierno y la aprobación de los presupuestos del Estado. Las Cortes están compuestas por dos Cámaras: Congreso de los Diputados y Senado. El Congreso ha de tener un mínimo de 300 diputados y un máximo de 400, elegidos por sufragio universal secreto de los mayores de 18 años de edad para un período de cuatro años. La elección ha de celebrarse en cada circunscripción electoral (las 50 provincias, más Ceuta y Melilla) atendiendo a criterios de representación proporcional.

El Senado es la Cámara de la representación territorial. Cuenta con cuatro senadores por provincia, salvo en las insulares, en las que las islas mayores (Gran Canaria, Mallorca y Tenerife) eligen tres y las menores (Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma) uno, además de dos senadores por Ceuta y otros dos por Melilla. Por otra parte, las comunidades autónomas eligen un senador cada una de ellas, más otro por cada millón de habitantes de sus respectivos territorios. Después de cada renovación de las Cortes, el rey, tras consultar a los representantes de los partidos parlamentarios, propone un candidato a la presidencia del Gobierno. Éste ha de exponer al Congreso de los Diputados su programa de gobierno y solicitar la confianza de la Cámara. Una vez obtenida ésta, el rey, a propuesta del presidente del Gobierno, nombra a los vicepresidentes y a los ministros. El Gobierno, que es responsable solidariamente ante el Congreso, dirige la política exterior e interior, la Administración civil y militar y la defensa del Estado. Asimismo ejerce la función ejecutiva. El presidente del Gobierno puede plantear al Congreso de los Diputados la cuestión de confianza sobre su programa o sobre una declaración de política general, y el Congreso puede exigir la responsabilidad política del Gobierno proponiendo una moción de censura. La pérdida de la confianza del Congreso respecto del Gobierno trae consigo la dimisión del presidente del Gobierno y el nombramiento de otro. Por su parte, el presidente del Gobierno puede proponer al rey la disolución de las Cortes o de una de sus Cámaras y convocar elecciones.

Del Gobierno dependen la Administración Pública, que tiene como misión el servicio de los intereses generales, y las fuerzas y cuerpos de seguridad, que han de proteger y garantizar la seguridad ciudadana. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Militarmente, España se divide en seis Regiones, más cuatro Comandancias militares. Por la Armada, la Marina de Guerra se divide en las zonas marítimas del Mediterráneo (Cartagena), Estrecho (Cádiz), Cantábrico (El Ferrol) y Canarias (Santa Cruz de Tenerife), más la Jurisdicción Central (Madrid). Por las fuerzas aéreas comprende cuatro regiones (Madrid, Zaragoza, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria). Se halla en estudio un plan para sustituir el servicio militar obligatorio por una estructura profesional a partir de 1998 y la reestructuración total de las Fuerzas Armadas. España se divide administrativamente en cincuenta provincias, agrupándose éstas en diecinueve comunidades autónomas. También forman parte del Estado español algunos territorios del N. de África: Alhucemas, Chafarinas y Vélez de la Gomera.

La Constitución de 1978 reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que integran la nación española. Para el ejercicio de este derecho, establece la posibilidad de creación de comunidades autónomas, integradas por provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y provincias con entidad regional histórica. Cada comunidad autónoma elabora un proyecto de estatuto, que establece el nombre de la comunidad, la delimitación de su territorio y las competencias asumidas y que habrá de ser elevado a las Cortes para su tramitación como ley. Si bien las comunidades autónomas no pueden federarse, pueden establecer acuerdos de cooperación entre sí para la gestión de los servicios propios. Éstas son las diecinueve comunidades autónomas que configuran el Estado español: Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra, País Vasco, La Rioja, Comunidad Valenciana, Ceuta y Melilla (estas dos últimas obtuvieron en 1995 su estatuto de autonomía dentro del ámbito municipal, con su alcalde como presidente). En cuanto a la administración de Justicia, según la ley de demarcación judicial de 1994, han desaparecido los juzgados de distrito y municipales, cuyas funciones ejercen los juzgados de instrucción (penales) y de primera instancia (civiles). Los Tribunales Superiores de Justicia de las comunidades autónomas han sustituido a las antiguas Audiencias Territoriales, y son el Tribunal superior en cada comunidad, aunque siempre es posible recurso al Tribunal Supremo, con sede en Madrid. En Madrid existe también una Audiencia Nacional, con jurisdicción para toda España, que juzga delitos de terrorismo, económicos y monetarios (civil y penal). Siguen existiendo las 50 Audiencias provinciales de lo penal. En cuanto a organismos internacionales, España estuvo prácticamente aislada hasta 1951, año en que entró a formar parte de la FAO. Desde entonces fue introduciéndose en la mayor parte de las organizaciones internacionales como la UNESCO (1952), la ONU (1955), la OECE (1958), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (1958), la OCDE (1960) y el GATT (1963). La democratización del país permitió el ingreso en el Consejo de Europa (1977), en la OTAN (1982), en la Comunidad Económica Europea (CEE; 1986) y en la Unión Europea Occidental (UEO, 1988).

Partidos políticos

Según el art. 6.° de la Constitución, «los partidos políticos expresan el pluralismo político [...] y son instrumento fundamental para la participación política [...]. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos». La inexistencia de partidos políticos durante el franquismo explica en parte las dificultades experimentadas por las principales formaciones políticas legalizadas (PSOE, PCE, PNV, UCD...) o creadas durante el período de la transición democrática. Los partidos históricos se han visto sometidos a duras crisis (PSOE) e incluso escisiones (PCE, PNV), motivadas en gran parte por la dificultad de adaptación al juego político de la democracia, por la necesidad de modernizar sus programas a las nuevas realidades sociales del país y, en ocasiones, por el enquistamiento de las cúpulas internas de poder de los propios partidos. Los nuevos partidos, sobre todo en los sectores de centro y conservadores, experimentaron dificultades aún mayores, debido sobre todo a su inexperiencia organizativa y a la indefinición programática; ejemplo paradigmático de dichas dificultades fue la división y posterior desaparición de la Unión de Centro Democrático (UCD). Apenas 20 partidos gozan de representación en las instituciones democráticas. Los más importantes son Partido Popular (PP), Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Izquierda Unida (IU), Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), que, junto con Unió Democràtica de Catalunya (UDC), forma la coalición CiU, Partido Andalucista (PA), Partido Nacionalista Vasco (PNV), Eusko Alkartasuna (EA), Bloque Nacionalista Galego (BNG), Herri Batasuna (HB), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Coalición Canaria (CC), Unión del Pueblo Navarro (UPN), Partido Aragonés (PA), etc.

Idioma

Cuando la Península Ibérica fue conquistada y colonizada por los romanos, se hablaban en ella las lenguas de los diversos pueblos que la habían habitado (celtas, fenicios, íberos, etc.); a estas lenguas primitivas se las conoce con el nombre de lenguas prerromanas. Roma impuso a todo el Imperio la unidad lingüística y así el latín se convirtió en la lengua oficial. No obstante, el latín peninsular se mezcló con las lenguas prerromanas, conservó elementos primitivos y empezó a tomar giros propios, con lo que se fue diferenciando progresivamente del latín del Lacio y de las demás provincias imperiales romanas. Con la invasión de los árabes, el latín se enriqueció con numerosos elementos de carácter arábigo. La coexistencia de los diferentes pueblos dio lugar a la formación de distintos dialectos. Durante el transcurso de la Edad Media, el castellano, dialecto de la zona de Castilla, por razones políticas y sociales se fue expandiendo hasta llegar a convertirse en la lengua oficial de España. Esta lengua románica, derivada del latín, generó a su vez otras variantes lingüísticas, de las que se conservan dialectos como el asturiano, el aragonés o el andaluz. Algunos dialectos medievales desaparecieron, mientras que otros evolucionaron en sus territorios de origen y se mantienen como lenguas: el gallego y el catalán. En España se hablan tres lenguas románicas: gallego (en el NO. del Estado), catalán (en la zona NE.) y español (en todo el territorio); y una de origen desconocido: el euskera (en el NE. de la cornisa cantábrica). En las comunidades autónomas con lengua propia, está es cooficial junto con el español, idioma oficial del Estado: esto ocurre con el gallego (Galicia), el catalán (Cataluña, Valencia y Baleares) y el euskera (País Vasco y parte de Navarra). Existen asimismo diversos grados de reconocimiento o protección oficial para las restantes situaciones lingüísticas (aranés en Cataluña; aragonés y catalán en Aragón; bable en Asturias; dialectos del español en Andalucía y Murcia), recogidos, en alguno de estos casos, en los estatutos de las respectivas comunidades autónomas. El español es la tercera lengua del mundo con mayor número de hablantes, siendo también el idioma oficial de los países de Centro y Sur de América (excepto Brasil y las Guayanas) y de Guinea Ecuatorial. Cuenta asimismo con importantes comunidades de hablantes en EE UU y menos numerosas en Filipinas.

Religión

Finalizada la Guerra Civil, en 1946 surgió el movimiento obrero de Acción Católica y en 1949 nacieron los cursillos de cristiandad. En 1953 se firmó el concordato que declaraba al catolicismo única religión del Estado español y que garantizaba a la Iglesia los medios necesarios para su desenvolvimiento. El Concilio Vaticano II significó una apertura a los problemas y situaciones religiosas que atravesaba España y las reformas conciliares fueron introduciéndose: se implantó la reforma litúrgica; se reguló la nueva disciplina penitencial, quedando abolido el privilegio de la bula. Después del Concilio Vaticano II fue elaborada (julio de 1967) por las Cortes españolas una ley sobre libertad religiosa, que regulaba la inscripción como asociaciones de otras comunidades cristianas. Al lado de la minoría protestante existen pequeñas comunidades judías en Madrid, Barcelona y otras ciudades, así como comunidades musulmanas. La Iglesia católica cuenta en España con 63 diócesis distribuidas en 13 provincias metropolitanas. Las archidiócesis de Madrid y Barcelona no tienen diócesis sufragáneas. Asimismo existen en España once arzobispados, que incluyen cincuenta y cinco obispados. La democratización del país introdujo cambios importantes en las relaciones del Estado con la Iglesia católica. El art. 16 de la Constitución de 1978 garantiza la libertad religiosa y de culto, por lo que la religión católica perdió su carácter oficial. Por otro lado, según la Constitución, nadie puede ser obligado a declarar sobre su religión. Los poderes públicos han de tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y mantener por ello relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las restantes confesiones. El antiguo Concordato fue sustituido durante los años de la transición política por acuerdos parciales firmados en 1979 entre el Estado y la Iglesia católica, que mantuvo una situación privilegiada en determinados campos (enseñanza, asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas, fiscalidad, beneficencia, sanidad, etc.). Tanto la Iglesia católica como las confesiones minoritarias tienen reconocimiento oficial de sus templos, de sus ritos, matrimonios con efectos civiles y posibilidades de impartir clases personalizadas de religión en las escuelas.

Prensa, radio y televisión

Los medios de comunicación españoles han experimentado durante los últimos años transformaciones similares a los de otros países occidentales (estancamiento de la prensa escrita frente a los medios audiovisuales, concentración de empresas debido a las transformaciones tecnológicas, crisis de los sistemas de distribución tradicionales, menor importancia de la prensa regional y local, auge de las publicaciones especializadas, penetración de capital extranjero) y otras derivadas de la democratización política del país (desaparición de la prensa de propiedad estatal y de la censura, inflación de la información política en detrimento de otros aspectos, reaparición de publicaciones controladas por partidos políticos...). La prensa diaria cuenta con una difusión media de 3 926 332 ejemplares, frente a los 16 277 537 del total de revistas semanales y mensuales. El índice medio de lectura de diarios sigue siendo muy bajo en comparación con el de otros países occidentales, aun contando con la importancia de la prensa llamada «del corazón», cuya extraordinaria difusión cubre un sector de lectura correspondiente en gran parte a la prensa sensacionalista de otros países. El diario madrileño El País se ha consolidado como uno de los de mayor difusión; ABC, con redacciones en Madrid y Sevilla, ha logrado sobrevivir a la desaparición de gran parte de la prensa conservadora, como el diario Ya, que dejó de editarse en 1996. El periódico catalán La Vanguardia traspasa su área de difusión en Cataluña, mientras que El País y El Mundo se han regionalizado y tienen ediciones con páginas especiales o suplementos en las distintas comunidades autónomas, además de su edición madrileña. El Periódico de Catalunya es el intento de prensa popular de mayor éxito entre los muchos que han fracasado desde la instauración de la democracia, entre ellos el conjunto de publicaciones del grupo barcelonés Mundo. La prensa en catalán cuenta con dos diarios principales (Avui, en Barcelona, y Punt Diari, en Girona), varios semanarios y revistas y, en Cataluña, una prensa comarcal y local muy pujante, poco importante en el resto de España. Los diarios vascos Egin y Deia se publican en euskera y castellano. En general, los medios de difusión estatal crecen en detrimento del resto de publicaciones.

La audiencia de la radio (19 millones de personas en 1995) se multiplicó tras la liberalización de la legislación en 1978 y la creación de radios privadas; las cadenas de mayor audiencia son la SER, COPE, RNE y Antena 3, aunque la audiencia está muy dividida, existiendo importantes emisoras locales y autónomas. La frecuencia modulada ha ganado en audiencia a la tradicional onda media. Fenómenos de interés son la aparición de radios especializadas y las radios locales, de difícil encaje legal. El retraso de la anunciada liberalización de la legislación sobre televisión mantuvo forzosamente a RTVE como única emisora en gran parte del territorio español. La aparición de las televisiones autonómicas (Televisió de Catalunya en Cataluña, con emisiones exclusivamente en catalán; Euskal-Telebista, en el País Vasco, con dos canales, uno en castellano y otro en euskera; Radio Televisión Galega, en Galicia, Asturias Televisión, Telemadrid, etc.) supuso un primer ensayo de competencia en el medio televisivo, ante la esperada eclosión de emisoras privadas y de transmisión vía satélite que llegó en 1990. En la Comunidad Valenciana existe un canal autonómico de televisión (Canal 9) y en 1989 entró en funcionamiento el de Andalucía (Canal Sur); otras comunidades lo tienen también o están en proyecto de creación. A principios de 1987 inició sus emisiones por satélite la cadena privada Canal 10, que dejó de emitir en setiembre del mismo año. En 1989 empezaron a funcionar las primeras cadenas privadas (Antena 3 y Tele 5). Como canal de pago existe Canal +, con más de un millón de abonados, con transmisiones en abierto y en codificado, que también ha implantado, desde 1995, cuatro canales de abono vía satélite. Desde 1995 la recepción de TV por antenas parabólicas, a través de los satélites Hispasat y Astra, ha permitido la creación de varios canales, entre ellos RTVE Internacional, Antena 3 y otros autonómicos. Se ha empezado a implantar también la televisión digital, con la posibilidad de programas a la carta, y se producen los primeros balbuceos de la televisión por cable, a falta de ultimar la legislación pertinente. Hay numerosas cadenas locales de televisión, aunque su audiencia es escasa.

Organización militar

La organización de la Defensa Nacional

Es fruto de un proceso de modernización iniciado en 1977, año en que se creó el ministerio de Defensa, en sustitución de los tres ministerios militares existentes. En 1983 se inició una profunda reforma militar que concluyó en 1989 con la ley de la Función Militar, denominada desde ese año Ley Reguladora del Régimen del Personal Militar Profesional. Bajo el mando supremo del rey, el Gobierno determina y ejecuta la política de defensa, que es dirigida por el ministro. La Junta de Defensa Nacional es el órgano superior de asesoramiento del rey y el presidente del Gobierno, mientras que la Junta de Jefes de Estado Mayor lo es del presidente del Gobierno y el ministro. Éste cuenta con la colaboración de diversos órganos centrales: el Estado Mayor de la Defensa para el planeamiento y ejecución de la política militar, la Secretaría de Estado de la Defensa para la política de recursos materiales y económicos, y la Secretaría de Defensa para la gestión de personal y control administrativo.

La reorganización militar

Las Fuerzas Armadas están formadas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire. La reorganización ha incidido especialmente sobre el de Tierra, mientras que la Armada y el del Aire se han visto menos afectados al tener una estructura más adecuada al Plan Estratégico Conjunto. En 1984 el gobierno reestructuró la organización territorial del Ejército de Tierra, mientras que el despliegue de la Armada se mantuvo y el Ejército del Aire conservó la estructuración funcional establecida en 1978, con una división territorial a efectos jurisdiccionales.

El Ejército de Tierra

Lo componen el Cuartel General, la Fuerza y el Apoyo. En el Cuartel General están integrados el Estado Mayor del Ejército, encargado del planeamiento; dos mandos superiores (Personal y Apoyo Logístico), encargados de la gestión; y cuatro inspecciones (Infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros). La fuerza está distribuida en dos núcleos: los mandos operativos (seis regiones militares, al frente de cada una se encuentra su capitán general, y dos zonas militares, cada una con un comandante militar). La Reserva General está integrada por unidades de maniobra y apoyo, a las órdenes directas del Jefe del Estado Mayor del Ejército. En conjunto se han suprimido nueve brigadas DOT (Defensa Operativa del Territorio), reformándose el resto. El conjunto ha quedado organizado en una División Acorazada (dos brigadas), una Mecanizada (dos brigadas), una Motorizada (tres brigadas), dos de Montaña (dos brigadas cada una) y una Brigada de Caballería. En las guarniciones extrapeninsulares se han modernizado los Tercios de la Legión de Ceuta y Melilla. La artillería se ha estructurado en varios mandos, llamados de Campaña, de Costa del Estrecho y de Artillería Antiaérea. Las unidades de operaciones especiales (guerrilleros y contraguerrilleros) han sido potenciadas, y creadas fuerzas de guerra electrónica y de «base y acuartelamiento». El conjunto destinado a apoyar estas fuerzas de maniobra ha sido modernizado para lograr la funcionalización de los servicios y la descentralización logística. Para ello se han organizado tres escalones (superior, intermedio y básico). En el escalón básico despliega el apoyo logístico de las diferentes unidades. Para el intermedio, el territorio nacional está dividido en Zonas Interregionales (Norte, Centro y Sur), cada una de ellas apta para apoyar a varias fuerzas operativas.

La Armada

Su esquema orgánico general coincide con el de Tierra (Cuartel General, Flota y Apoyo). El Cuartel General está en fase de reorganización y contará con el Estado Mayor de la Armada (Planes y Organización, Inteligencia, Operaciones y Comunicaciones, Logística, Guerra Electrónica) y varias jefaturas (Personal, Material, Asesoría Jurídica, Intervención, etc.). La Fuerza Naval está estructurada en tres grandes grupos: Combate, Protección y Auxiliares. El primero lo componen las principales unidades de la Marina: Combate (Rota), Arma Aérea (Rota), Fuerza Anfibia (Cádiz), Fuerza Submarina (Cartagena) y Fuerzas Sutiles (Cádiz-Cartagena). El segundo, las Fuerzas de Protección al Tráfico (Ferrol-Cartagena), de Guerra de Minas (Porto Pi) y Defensa de Bases. El último está constituido por los buques de apoyo logístico, vigilancia, científicos, escuelas y de representación. El Apoyo lo forman tres estructuras de servicios que abarcan todo lo referente a recursos básicos de personal, material y financiero.

El Ejército del Aire

Igualmente se compone de Cuartel General, Fuerza Aérea y Apoyo. El Cuartel General dispone de los consabidos Estado Mayor (Planes, Orgánica, Operaciones y Logística) y jefaturas (Asesorías, Intervención y Asuntos Económicos). La Fuerza cuenta con cuatro mandos: de Combate, encargado de la batalla aérea; Táctico, de apoyo aéreo a las tropas de Tierra, de Transporte y de Canarias. La logística dispone de Unidades de Mantenimiento, Maestranzas y Grupos Logísticos. El despliegue de la Fuerza Aérea se vio afectado por la retirada de los 72 F-16 estadounidenses de Torrejón, decidida por el Gobierno español en 1988, como contrapartida a la entrada en la OTAN. Por otra parte, fue escalonada en cinco años (1986-1990) la llegada de los 72 aviones EF-18 adquiridos por España de acuerdo con el programa FACA.

Enseñanza

La organización de la enseñanza en España corre a cargo del Estado, a través del ministerio de Educación y Ciencia, de las comunidades autónomas con competencias educativas plenas (Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Galicia, País Vasco y Comunidad Valenciana), y de centros o instituciones de carácter privado. El atraso en que se encontraba la educación en nuestro país experimentó una transformación espectacular a partir de 1960, aunque avanzando a un ritmo más lento que la economía general, hasta que se aprobó la Ley General de Educación en 1970. La enseñanza primaria es desde 1945 obligatoria para todos los españoles comprendidos entre los seis y los catorce años. En el programa electoral del PSOE en las elecciones legislativas de 1982 figuró el compromiso de ampliar la escolaridad obligatoria hasta los 16 años, compromiso recogido en la LOGSE (Ley de Ordenación General del Sistema Educativo), aprobada en 1990. El sistema educativo actual se estructura en: Educación Infantil (de 0 a 6 años, en dos fases: de 0 a 3 y de 3 a 6), Educación Primaria (de los 6 a los 12 años, estructurada en dos ciclos de dos cursos cada uno), Educación Secundaria (de los 12 a los 18 años, estructurada en ESO, Bachillerato y Formación Profesional Específica de grado medio). Una vez terminados estos estudios se puede acceder a la Formación Profesional Específica de grado superior (los alumnos que superen este ciclo reciben el título de Técnico Superior) o bien a la universidad, después de pasar con éxito las pruebas de selectividad (a los alumnos que superen cada uno de los tres ciclos que conforman los estudios universitarios les corresponderá, respectivamente, la titulación de Diplomado, Licenciado o Doctor).

Al mismo tiempo, durante los primeros años de aplicación de la Reforma educativa se han venido desarrollando también los estudios de la Ley de 1970 (Preescolar, EGB, BUP, FP1, FP2 y COU) hasta que todos los alumnos han cumplido el ciclo completo. La LOGSE contempla asimismo la Educación Especial, dirigida a los alumnos con deficiencias que tienen necesidades educativas especiales con la tendencia de potenciar su integración en el sistema educativo ordinario, aunque en caso contrario pueden ser escolarizados en centros de Educación Especial; la Educación Permanente de Adultos, dirigida a elevar el nivel cultural y formativo de la población mayor de 18 años; y las Enseñanzas de Régimen Especial, que comprenden etapas o ciclos no integrados en el régimen general educativo, que tienen su estructura y nivel propios y pueden abarcar desde las enseñanzas elementales hasta estudios equivalentes a diplomaturas o licenciaturas (son de esta categoría las artes plásticas, el arte dramático, la enseñanza de idiomas, la música, etc.). Las universidades politécnicas agrupan actualmente los diferentes centros de enseñanza técnica superior. La enseñanza superior radica en las universidades, la mayoría de ellas pertenecientes al Estado. Existen también diversas universidades privadas, que poseen una alta calidad de enseñanza y gran prestigio dentro del mundo laboral. En 1970 aún existía en España un índice de analfabetismo del 8,80 %, cifra que va bajando (3,8 % en 1995), pero todavía lentamente debido a que los presupuestos que se dedican por parte del gobierno y de las comunidades autónomas para erradicarlo no son suficientes. El analfabetismo se localiza sobre todo en las zonas rurales más pobres y apartadas, y entre la población de mayor edad, aunque las autoridades educativas de cada comunidad están llevando a cabo amplios programas de alfabetización, entre la población tanto urbana como rural. En España hay universidades públicas, privadas y una Universidad de Educación a Distancia (UNED), creada en 1973. El ministerio de Educación y Ciencia ha creado un fondo monetario destinado a becas, bolsas de viaje y pensiones de estudio en España y en el extranjero, para estudiantes universitarios y técnicos. Es importante la actividad desarrollada en materia de cultura popular por las bibliotecas de iniciación cultural, destinadas a las escuelas. A escala superior se ha creado una oficina de relaciones culturales que despliega su acción a través de una junta de relaciones, la cual ha creado infinidad de servicios en diversos países. En el aspecto artístico su labor ha sido muy eficiente, ya que bajo su control se han organizado numerosas exposiciones en todo el mundo. El territorio español se divide en 24 distritos universitarios, agrupando algunos de ellos varias provincias. En las universidades se cursan los estudios superiores en las correspondientes facultades. En la actualidad, los departamentos constituyen la unidad básica de funcionamiento de las facultades universitarias.

Historia

Prehistoria

Distribución de los principales yacimientos prehistóricos de la Península Ibérica
Espana-prehistoria.svg
Reproducción de las pinturas rupestres de la cueva de Cogul, Lleida.

Los primeros indicios de ocupación humana (entre 1,6 y 1,3 millones de años de antigüedad) se han hallado en yacimientos del Paleolítico inferior como los de Aculadero (Cádiz), Almenara (Castellón) y Venta Micena (Granada). Estos asentamientos, campamentos al aire libre, se caracterizan por una industria de guijarros tallados por una sola cara (preachelense), que permite defender la teoría de un poblamiento del S. de la Península a través del istmo de Gibraltar. También del Paleolítico inferior, aunque algo más tardíos, son los yacimientos achelenses de las terrazas y depósitos fluviales de la meseta central (Jarama, Manzanares, Tajo, etc.), y los de Torralba y Ambrona (Soria). De este período no se han hallado restos de homínidos, que deberían corresponder al Homo erectus.

En el Paleolítico medio (aprox. 100 000-40 000/30 000 a. de C.), el hombre vivía en cuevas; característica de este período es la industria musteriense, ampliamente representada en toda la Península (cuevas del Castillo y El Pendo en Cantabria, Abric Romaní en Barcelona, Cova Negra en Valencia, etc.). Del autor de estas industrias, el hombre de Neandertal, se han hallado restos óseos en Gibraltar, Banyoles (Girona), Cova Negra (Valencia) y Carigüela de Piñar (Granada).

Estatuilla ibérica en bronce.
Arco de triunfo romano de Medinaceli, Soria.

El Paleolítico superior está representado en la Península por los períodos Auriñaciense, Solutrense y Magdaleniense (este último sobre todo en la región cantábrica), con importantes yacimientos como Serinyà (Girona), El Parpalló (Valencia), Cueva de Nerja (Málaga), El Juyo (Cantabria), etc. La cultura material de estos grupos humanos perfeccionó y diversificó tanto el instrumental lítico (reducción del tamaño, útiles sobre láminas, etc.) como el trabajo en hueso, asta y marfil; sin embargo, su aspecto más sobresaliente son las manifestaciones artísticas (arte mobiliar, pinturas y grabados rupestres), que en la región cantábrica alcanzaron su máximo desarrollo y perfección (Altamira, La Pasiega, Tito Bustillo, El Buxu, etc.). Las pinturas y los grabados representan principalmente animales (bisontes, caballos, renos, etc.), con frecuencia policromados y de estilo naturalista.

Asociado a estas culturas se encuentra ya el Homo sapiens, y se ha comprobado de forma clara la presencia de ritos funerarios en los enterramientos (Cueva Morín, Cantabria), existentes desde el Paleolítico medio. Al finalizar la época glacial (h. 12 000 a. de C.) se crearon nuevas condiciones ambientales a las que el hombre tuvo que adaptarse. De este período, denominado Epipaleolítico o Mesolítico, son las culturas asturiense, uno de cuyos elementos más característicos era la recolección de moluscos; aziliense, derivada del magdaleniense, en el N., y epigravetiense, de tipo microlítico, en el levante, zona que dio nombre al arte rupestre iniciado en el Epipaleolítico y que perduraría hasta la Edad de los Metales.

Hacia el V milenio a. de C., en las regiones próximas a la costa mediterránea, se introdujo la economía neolítica de producción de alimentos (cultivo de cereales y domesticación de animales), resultado de influencias procedentes del Mediterráneo oriental y que condujo a la sedentarización y a formas de hábitat que tienden a la aparición del poblado. Estas primeras comunidades neolíticas habitaban en cuevas y, aunque practicaban la agricultura, tuvieron como principal medio de subsistencia la ganadería; fabricaban cerámica, decorada con impresiones de los bordes dentados de una concha de berberecho (Cardium edule), de ahí el nombre de cerámica cardial o impresa, que caracteriza la primera cultura neolítica extendida por todo el Mediterráneo occidental; fue identificada por primera vez en las cuevas de la montaña de Montserrat, y sus núcleos más numerosos se hallan en la zona del Levante (cueva de la Sarsa, Valencia; cueva de l’Or y del Montgó, Alicante, etc.). En el SE. se empleó otro tipo de decoración cerámica, a base de incisiones efectuadas con punzón.

Hacia el IV-III milenio a. de C. (Neolítico final) se produjo una diversificación que dio origen a culturas perfectamente diferenciadas: cultura de los sepulcros de fosa en el NE. y cultura de Almería en el SE., durante la cual llegaron colonizadores procedentes del Mediterráneo oriental que difundieron nuevas técnicas agrícolas e introdujeron la metalurgia del cobre, metal abundante en el Mediterráneo occidental. Paralelamente a estas colonizaciones, y muy influida por ellas, se inició la cultura megalítica (III milenio a. de C.), representada en el SE. de la Península (Almería) por la de los Millares, que tuvo una amplia difusión (mámoas de Galicia, construcciones megalíticas de Cataluña, etc.).

A finales de este período surgió la cultura del vaso campaniforme (fines del III milenio a. de C.), que marca la aparición de nuevos grupos humanos. Se divide en dos estilos principales: campaniforme internacional, extendido por toda Europa occidental, y campaniforme tipo Ciempozuelos, característico de la Península Ibérica; su origen se discute todavía, aunque algunos investigadores sostienen que su foco inicial se encontraría en la Península. A mediados de la Edad del Bronce (II milenio a. de C.) se desarrolló, en la zona del SE., la cultura de El Argar, que dominó plenamente la técnica de elaboración del bronce (aleación de cobre y estaño). En el II milenio a. de C., se desarrolló en las islas Baleares una cultura independiente de la Península Ibérica e intensamente relacionada con otras islas y pueblos del Mediterráneo, caracterizada por sus construcciones ciclópeas (navetes, talaiots, taules) y que perduró hasta la época de dominación romana.

Historia antigua

Penetración y conquista por Roma de la Península Ibérica
Hispania.svg


Guerras Púnicas
Punicas-guerras.svg

A finales del II milenio (ss. XI-X a. de C.), la expansión de la cultura protocelta de los campos de urnas, iniciada en Europa central, llegó a la Península Ibérica con las primeras migraciones indoeuropeas. La penetración cultural del mundo celta fue más intensa en Cataluña y el valle del Ebro que en el resto de la Península, donde predominó el elemento indígena. En el s. VIII a. de C., la cultura de campos de urnas se transformó en la cultura de Hallstatt (primera Edad del Hierro), ya propiamente celta, que a partir del s. V a. de C. adoptaría su forma clásica de cultura de La Tène o segunda Edad del Hierro, muy relacionada con la cultura ibérica. La cultura de La Tène presenta los siguientes grupos tribales dentro de un panorama inestable: en la zona del Ebro no ibérica, los celtíberos; en el alto valle del Tajo, los carpetanos; en la Meseta occidental, los vacceos y los vetones (cultura de los verracos o de los castros de la Meseta); en el NO. peninsular, las tribus galaicas (cultura castreña del NO.); al N., la cultura de los castros astures, y al S., entre el Tajo y el Duero, los lusitanos.

Durante la primera mitad del I milenio a. de C., navegantes fenicios y griegos iniciaron la colonización de la zona oriental y meridional de la Península Ibérica; se establecieron a lo largo de la costa numerosas factorías, destinadas a asegurar el control de las rutas comerciales y el acceso a los metales en las regiones mineras del S. y del N. peninsular. Las consecuencias de la colonización griega y púnica fueron decisivas para el ulterior desarrollo de las comunidades indígenas en contacto con estos pueblos, que introdujeron el torno de alfarero (s. V a. de C.), nuevas técnicas y cultivos en la agricultura (vid y olivo), el uso de la moneda, y perfeccionaron los métodos de extracción de minerales. Los indígenas imitaron las formas artísticas griegas y orientales, y crearon sistemas de escritura basados en los alfabetos fenicio y griego.

Zona arqueológica de Las Médulas, antiguas minas de oro explotadas por los romanos.

El proceso colonizador presenta tres etapas. La primera, no comprobable arqueológicamente, corresponde, según documentos antiguos, a los primeros viajes de los fenicios; textos literarios sitúan la fundación de Gadir (Cádiz) en este período (h. 1100 a. de C.), aunque los restos más antiguos no son anteriores al s. VIII a. de C. En la segunda etapa, la costa meridional se pobló de asentamientos fenicios: Malaka (Málaga), Sexi (Almuñécar), Abdera (Adra), y comenzó también la navegación griega en el S., que perduraría hasta mediados del s. VI a. de C., momento en que fue desplazada de la zona meridional por fenicios y cartagineses. A partir de entonces, los griegos centraron su interés en el control del valle del Ródano, a través del cual obtenían el estaño de las islas Británicas, y de la costa oriental.

Durante la tercera etapa, los fenicios intensificaron el comercio en el S. y monopolizaron toda la costa meridional. Aseguraron su hegemonía con la creación de diversas factorías en el N. de África, como Cartago en 814 a. de C., en la costa occidental de Sicilia y Cerdeña y en las Baleares (Ebusus, Ibiza, en 654 a. de C.), que protegían su navegación de cabotaje. Fue esencialmente una relación comercial basada en el trueque, ya que los fenicios no acuñaron moneda hasta el s. V a. de C. La mayoría de los asentamientos consistían en pequeñas factorías especializadas en la comercialización de la salazón de pescado y en el garum (salsa de pescado). Explotaron también el esparto, con el que realizaban envases y sogas para la navegación. La presencia de los fenicios en el S. fue decisiva, ya que estimuló el proceso de urbanización.

Detalle de una de las fachadas del Hospital de Sant Pau de Barcelona, obra modernista del arquitecto catalán Lluís Domènech i Montaner.

La primera fundación griega en la Península, según fuentes antiguas, fue Rhode (Roses), pero al igual que en el caso de Gadir, no existen restos arqueológicos anteriores al s. V a. de C. La colonia griega más importante fue Emporion (Empúries). Fundada por focenses hacia 575 a. de C., poco después que Marsella, constituyó, como su nombre indica, un gran centro comercial desde el que se controlaban los recursos mineros del Pirineo. Pronto, Empúries y toda la costa catalana quedó bajo la hegemonía de Massalia; también a través de la vía Heraclea, que bordeaba la costa mediterránea y se adentraba hacia el interior, los griegos alcanzaron la Penibética y el valle del Guadalquivir, lo que les permitió seguir compitiendo con los cartagineses por los metales. Esta rivalidad sería, en parte, la causa de que posteriormente, durante la Segunda Guerra Púnica, los romanos, aliados de los massaliotas, intervinieran en la Península. Otras fundaciones focenses importantes fueron Mainaké, en el estrecho de Gibraltar, y Lucentum (Alicante).

La característica general de los pueblos prerromanos fue la falta de unidad y la diversidad en la formas de organización económica, social y política, por lo general de tipo primitivo. Pueden agruparse por sus similitudes en cuatro grandes zonas: la meridional, centrada en el valle del Guadalquivir, la oriental, el centro y O. peninsular, y el N. y NO. Las dos últimas zonas estaban ocupadas por las tribus celtas nombradas anteriormente; asimismo en el N. se hallaban también los cántabros y los vascones.

Restos del acueducto romano de Los Milagros, en las cercanías de Mérida (Extremadura).

La zona oriental de la Península estaba habitada por los iberos, que mantenían frecuentes contactos con los colonizadores fenicios y en especial con los griegos de Massalia, Sicilia e Italia. Pese a no ser una región tan rica como el S., los pueblos iberos mantuvieron relaciones comerciales con los griegos, basadas en la exportación de vino, cereales y olivo, como lo demuestra la temprana circulación de la moneda (s. VII a. de C.). En las zonas costeras, estos pueblos estaban organizados políticamente en ciudades-estado, con órganos de gobierno como asambleas, senados y magistraturas; al S. del río Ebro y en el territorio de los ilergetes, tenían un régimen monárquico. En la costa catalana eran frecuentes los pequeños asentamientos agrícolas (s. V-III a. de C.), muchos de los cuales perduraron hasta la conquista romana.

El acueducto romano de Segovia.

El valle del Guadalquivir fue, ya en época prehistórica, un foco de importantes culturas que darían lugar, durante la primera mitad del I milenio y en plena época histórica, a la aparición de complejas comunidades; el estado de Tartessos, que ejerció una gran hegemonía en las regiones mineras del S. y SE., es un claro ejemplo. Cuando el imperio tartesio se desintegró, los pueblos que habían formado parte de él se independizaron y quedaron bajo la influencia de los cartagineses: los bastetanos, con capital en Basti (Baza), estaban asentados en la actual provincia de Granada; los oretanos habitaban el alto Guadalquivir, en las regiones mineras de Sierra Morena; los turdetanos, en el valle del Guadalquivir, y los libio-fenicios, en la costa (provincias de Granada, Málaga y Almería). Su economía se basaba en la ganadería (ganado vacuno) y la agricultura (cereales, olivo y vid); también se dedicaban a la explotación minera (plata en Sierra Morena, cobre en Huelva, y cobre y plata en Almería), al comercio de los metales y a la industria de salazones y salsas de pescado. Llevaron a cabo importantes transacciones económicas con los pueblos colonizadores y mantuvieron, a través de los valles del Guadalquivir y del Guadiana, contactos con el interior de la zona meridional.

A partir de la fundación de Cartago (814 a. de C.), los cartagineses reemplazaron paulatinamente a los fenicios en el tráfico comercial desarrollado en el S., y pronto monopolizaron el control del comercio de los metales. Con la fundación de numerosas colonias en el N. de África y Baleares pretendían asegurar su posición en la Península. Según las fuentes antiguas, ya en 509 a. de C. los cartagineses firmaron un tratado de paz por el que prohibían a los romanos y a sus aliados navegar más allá del cabo Farina (en las proximidades de Cartago). El s. V a. de C. corresponde al momento de mayor esplendor del comercio cartaginés en el S. peninsular y en el Mediterráneo occidental. Otro tratado firmado en 348 a. de C. determinaba las áreas de influencia romanocartaginesas, e indicaba que la hegemonía cartaginesa seguía todavía vigente en el s. IV a. de C. Con ello, Cartago hacía frente no sólo a Roma, sino también a sus aliados los griegos de Massalia. Después de la Primera Guerra Púnica, el interés por el Sur dejó de ser estrictamente comercial, y la Península se convirtió en un importante centro donde los cartagineses podían obtener fácilmente los recursos humanos y económicos necesarios para enfrentarse a Roma (guerras púnicas).

La corte de 'Abd al-Rahman III, obra de Dionisio Baixeras. Universidad de Barcelona.
La sala del mihrab, en el interior de la mezquita de Córdoba.
Capitulación de Boabdil, con la entrega de Granada a los Reyes Católicos.

El desembarco de los romanos en Empúries (218 a. de C.) al mando de Cneo Cornelio Escipión marcó el inicio de la conquista, que duraría hasta 19 a. de C. Se divide en tres grandes períodos: durante el primero (218-133 a. de C.), que coincide con el desarrollo de la Segunda y Tercera Guerra Púnica, Roma se convirtió en una gran potencia mediterránea. Se dominaron las regiones del Sur y levante y, tras la conquista de Cádiz (206 a. de C.), los cartagineses fueron expulsados de la Península. En 197 a. de C., a excepción de Empúries, los pueblos indígenas de las dos provincias se sublevaron. Las revueltas fueron sofocadas por Catón (195-193 a. de C.), se inició la conquista hacia el Tajo y el valle medio del Ebro, y tuvieron lugar las guerras lusitanas (155-154 a. de C.) y las celtibéricas (153-133 a. de C.). Las bandas lusitanas, al mando de Viriato, utilizaban la guerra de guerrillas, frente a los ataques en campo abierto de los romanos. La primera fase de las guerras celtibéricas abarcó de 153 a 151 a. de C.; en la segunda, denominada también Guerra Numantina (143-133 a. de C.), se llevaron a cabo grandes batallas contra los pueblos del Duero y se produjo la caída de Numancia. El segundo período coincidió con el desarrollo de las guerras civiles de la última etapa de la república (133-29 a. de C.). Se caracterizó por la asimilación de las formas romanas en la vida indígena. Las escasas empresas de conquista se libraron en el N. del actual Portugal y de Galicia; la mayoría de los enfrentamientos en la Península respondían a los problemas internos de la política de Roma, e Hispania pasó a ser uno de los escenarios de las guerras de Sertorio y de las campañas de César contra Pompeyo. En el tercer período (29-19 a. de C.), se conquistó la franja cantábrica (guerras cántabras), y empezó a aplicarse la política imperial de Augusto, que entrañó una serie de importantes cambios politicos y sociales en la Península.

Los pueblos prerromanos se opusieron a la conquista de modo muy diverso. En la costa, donde los indígenas estaban más habituados a las influencias externas, la romanización se llevó a cabo por vía pacífica, en un lento proceso de asimilación. En la Meseta y en las zonas septentrionales, la conquista tomó a menudo un carácter violento, con exterminios en masa y largos sitios como el de Numancia. El interés de los romanos por la Península residía en los metales (plata y oro) y en los esclavos, conseguidos durante las guerras de conquista y las campañas militares y vendidos por mercaderes especializados en cualquier parte del Imperio romano, o en la misma Hispania. A fin de asegurarse el suministro de los metales y el control de los centros mineros, se construyeron, por lo general sobre antiguas rutas, las principales vías de comunicación romanas de la Península. Éstas enlazaban los centros productores de materias primas con los centros de intercambio y mercados, y tenían una finalidad básicamente comercial. Servían también para movilizar el ejército en caso de urgencia. A lo largo de ellas establecieron numerosas guarniciones, que en algunos casos se convirtieron en importantes ciudades. La red viaria era un conjunto de rutas que rodeaban la Meseta y la comunicaban con la costa oriental. Sobre la antigua vía Heraclea se construyó la vía Augusta, que, procedente de las Galias, llegaba hasta Cartagena y el valle del Guadalquivir. Otra ruta importante era la vía que unía Asturica Augusta (Astorga) con Burdigala (Burdeos); ésta se prolongaba hasta Caesaraugusta (Zaragoza) y constituía la salida del tráfico comercial del valle del Ebro. El llamado «camino de la plata» unía Asturica Augusta con Emerita Augusta (Mérida) y el curso bajo del Guadiana. De este modo, el tráfico de los metales, a través de ciudades como Gades, Malaka o Carteia (cerca de Gibraltar), quedaba abierto a la costa meridional.

La romanización transformó la sociedad indígena y trajo consigo un cambio total de estructuras políticas, sociales y económicas. La adopción y asimilación del latín se convirtió en un elemento básico en el desarrollo de este proceso. Otro factor determinante fue la expansión de la vida urbana. Organizados administrativamente según un plan general romano, los habitantes de la Península estaban sometidos a Roma y no tenían ningún tipo de independencia política. El reparto de tierras entre los indígenas y los veteranos licenciados del ejército romano contribuyó al incremento del urbanismo. Así, Baetulo (Badalona) e Iluro (Mataró) fueron fundadas por veteranos del ejército de Mario, y Emerita Augusta por ex soldados de las guerras cántabras. Las nuevas ciudades se levantaban en puntos estratégicos, a fin de asegurar el control de determinadas zonas. La expansión del urbanismo en Hispania tuvo lugar básicamente durante la conquista y en los ss. I y II. En áreas extremas como el NO. perduraron los sistemas de organización prerromanos, y las ciudades seguían presentando estructuras indígenas, como los castros. Los primeros establecimientos romanos (Italica, Corduba, Carteia, Valentia) aparecieron en la costa del SE. y en el valle del Guadalquivir a fines del s. III y durante el s. II a de C. Los principales asentamientos se llevaron a cabo en el s. I a. de C. Fueron ciudades importantes: Tarraco (Tarragona), Hasta Regia (Mesa de Asta, cerca de Jerez), Hispalis (Sevilla), Urso (Osuna), Empúries, Carthago Nova (Cartagena), Bracara Augusta (Braga), Asturica Augusta (Astorga), Iulobriga (Retortillo, Santander), Barcino (Barcelona), Caesaraugusta (Zaragoza), Emerita Augusta (Mérida), Astigi (Écija), Pax Iulia (Beja), etc. Los romanos aplicaron en Hispania un sistema politico y administrativo similar al de otras regiones del Imperio.

Conversión de Recaredo, óleo de Antonio Muñoz Degrain. Palacio del Senado, Madrid.

En 197 a. de C., Hispania se dividió en dos provincias: Hispania Citerior, que comprendía el E. de la Península hasta Cartagena, e Hispania Ulterior, que abarcaba el valle del Guadalquivir y la costa meridional. Durante la conquista, ambas provincias ampliaron su territorio hacia la Meseta y el valle del Ebro. Estas divisiones fueron reestructuradas cuando Augusto inició su reinado y aplicó a todo el Imperio un nuevo sistema administrativo, que en Hispania se mantuvo vigente hasta el s. III: dividió la Hispania Ulterior en Baetica y Lusitania. A su vez, cada una de las provincias estaba dividida en circunscripciones jurídicas, y en las capitales vivían sus gobernadores; Tarraco en Hispania Citerior, Corduba en la Baetica y Emerita Augusta en la Lusitania. El cristianismo se extendió en Hispania de un modo lento y con retraso respecto al resto del Imperio. Durante el s. III aparecieron en la Península las primeras comunidades organizadas, como las de las ciudades de Mérida, Astorga-León, Zaragoza, Tarragona, Calahorra, Barcelona, Valencia, Sevilla, etc. El cristianismo se extendió con más rapidez en las zonas donde existía una tradición urbana, como el valle del Guadalquivir, del Guadiana, del Ebro y la costa mediterránea; por ese motivo, en el N. y NO., a excepción de León y Braga, apenas existían comunidades. Durante los ss. III y IV, al igual que el resto del Imperio, Hispania se ruralizó, al tiempo que se debilitaba la autoridad imperial; a ello contribuyeron las primeras incursiones de los pueblos bárbaros, a las que siguió, a principios del s. V, la invasión germánica.

Historia medieval

La monarquía visigoda

Las murallas medievales de Albarracín (provincia de Teruel).

En 409, después de cruzar las Galias y forzar los pasos de los Pirineos, los suevos, los vándalos silingos y asdingos, así como los alanos, irrumpieron en la Península en busca de tierras en que asentarse. Tras vagar de un lado a otro sin hallar apenas resistencia y realizando saqueos y pillaje, en 411 o 412 los asdingos se atribuyeron la mayor parte de la actual Galicia; los suevos, la región entre el Miño y el Duero; los silingos, la Bética; y finalmente los alanos se instalaron en la parte O. de la Cartaginense y en la Lusitania. Pero esta situación se modificó pronto. En 416, los visigodos, que un año antes habían penetrado en la Tarraconense y tomado Barcelona, pactaron con el emperador Honorio y se convirtieron en aliados de Roma. En virtud de tales pactos, los visigodos, en 417-418, aniquilaron a los silingos y a los alanos, y arrinconaron a los suevos en Galicia y N. de Portugal; mientras, los asdingos se instalaban en las proximidades del estrecho de Gibraltar, y en 429 pasaron a África. De este modo se restauró, al menos nominalmente, la soberanía de Roma sobre Hispania.

Coincidiendo con la caída del Imperio (476), los visigodos, asentados sesenta años antes en la región entre el Loira y los Pirineos occidentales (reino de Tolosa), se adueñaron de la Tarraconense y de la zona mediterránea de la Galia. Esta expansión fue dirigida por Eurico (466-484), hábil diplomático y gran legislador. Su hijo y sucesor, Alarico II (484-507), amplió sus dominios en Hispania, pero no pudo impedir que los francos le arrebatasen Aquitania (batalla de Vouillé o Vouglé, 507). Como consecuencia de ello, el centro de gravedad del reino visigodo se desplazó primero hacia la Baja Provenza y Septimania, y luego hacia el interior de la Península Ibérica (traslado de la capitalidad a Toledo por el rey Atanagildo, en 560).

Las murallas de la ciudad de Ávila, al atardecer.
El castillo de Javier, en la localidad homónima.

La monarquía visigoda conoció su período de máximo esplendor en el último tercio del s. VI, con Leovigildo (573-586) y su hijo Recaredo (586-601). Leovigildo emprendió un ambicioso programa de estabilización política, integración «racial» y unificación territorial y jurídica, que sólo en parte pudo realizar: conquistó el reino suevo (585); redujo los dominios bizantinos en la Península; combatió a los cántabros y vascones, logrando contenerlos en su territorio, derogó las disposiciones que prohibían los matrimonios entre visigodos e hispanorromanos; dictó normas tendentes a convertir el derecho personal en derecho territorial; trató de evitar las frecuentes guerras civiles provocadas por el sistema de monarquía electiva, vinculando el trono a su familia, etc.

Bóvedas góticas del altar mayor de la catedral-mezquita de Córdoba.

La unificación religiosa, intentada por Leovigildo sobre base arriana (los visigodos habían adoptado las doctrinas de Arrio en la segunda mitad del s. IV), fue lograda por Recaredo al convertirse al catolicismo (587), conversión confirmada dos años después en el III concilio de Toledo. Desde esa fecha la jerarquía eclesiástica, en su mayoría hispanorromana, intervino de manera activa en la dirección del estado, a través de los concilios toledanos. Los judíos, asentados preferentemente en las costas levantinas y andaluzas, así como en las principales ciudades del interior, fueron forzados por Sisebuto (612-621) a convertirse a la fe católica o a emigrar; él y su sucesor, Suintila (621-631), consiguieron expulsar definitivamente a los bizantinos.

La unidad jurídica se consiguió en los reinados de Chindasvinto y Recesvinto, con la promulgación del Liber Iudiciorum (traducido posteriormente a las lenguas romances y llamado Fuero Juzgo), que suprimió las últimas diferencias legales entre visigodos e hispanorromanos. Sin embargo, aunque se intentaron algunas reformas, se mantuvo el carácter electivo de la realeza, con su secuela de guerras civiles e intervención en el país de gentes extrañas: en las luchas entre Agila y Atanagildo (551-554), entre Leovigildo y su hijo Hermenegildo (579-584), y entre Sisenando y Suintila (631) participaron bizantinos, suevos y francos, nunca desinteresadamente (ocupación bizantina de las tierras meridionales en 554, por ej.).

Las contiendas por el trono se hicieron endémicas en el último tercio del s. VII y provocaron el hundimiento del estado visigodo en los albores de la siguiente centuria, cuando, para combatir al rey Rodrigo, los hijos de su predecesor, Witiza, llamaron en su ayuda a los musulmanes del N. de África, que no tardaron en convertirse en dominadores. La aportación étnica y cultural de los visigodos ha sido y es objeto de debate. Los invasores, cuyo número se ha calculado en 200 000, constituían una débil minoría frente a los cinco o seis millones de hispanorromanos, afincada en un limitado espacio geográfico (actuales provincias de Segovia, Valladolid, Burgos, Soria, Guadalajara y Madrid). No obstante, los visigodos hicieron por primera vez de la Península un estado independiente, en el que pervivieron y se desarrollaron muchas de las instituciones sociales y económicas del bajo imperio romano.

La Sala de los Abencerrajes, en la Alhambra de Granada.

El predominio del islam

La España musulmana
Taifas2.svg

En 711, atraídos por la posibilidad de obtener fácilmente un cuantioso botín, unos 12 000 bereberes al mando de Tariq, lugarteniente del gobernador musulmán del N. de África, desembarcaron en Gibraltar en apoyo de los hijos de Witiza; el rey Rodrigo trató de hacerles frente, pero fue derrotado a orillas del río Guadalete (julio de 711). En apenas cuatro años, las fuerzas de Tariq y los árabes llegados en 712 con Musa ibn Nusayr se adueñaron de toda la Península, con excepción de los valles cantábricos y pirenaicos, y de algunos enclaves regidos por nobles visigodos, sometidos únicamente al pago de un tributo; entre éstos cabe citar el llamado «reino de Teodomiro», en la comarca de Orihuela.

Tan rápida conquista fue posible por la pasividad de la mayoría de la población, que sólo vio en los musulmanes un instrumento del partido witizano; por la actitud propicia de los judíos, duramente perseguidos durante los años precedentes, y finalmente por la propia descomposición del estado visigodo. Dueños ya de la Península, los musulmanes avanzaron sobre la Septimania (toma de Narbona, Carcasona y Nîmes entre 720 y 725) y penetraron en el reino franco, en busca de botín o tal vez con el propósito de conquistarlo, pero se replegaron tras ser derrotados por Carlos Martel en la batalla de Poitiers (732).

Entretanto se había fijado en Córdoba la capitalidad del emirato constituido por las tierras hispánicas sometidas al islam (Al-Andalus), y se había procedido al reparto entre los conquistadores de las fincas pertenecientes al estado visigodo y a los fugitivos: los árabes se atribuyeron las tierras más ricas, situadas en las vegas levantinas y andaluzas, y asignaron a los bereberes las tierras frías y pobres de la Meseta, excluyéndolos además de los puestos de mando. Las luchas derivadas de este trato desigual turbaron Al-Andalus hasta 751-753, cuando, coincidiendo con una gravísima crisis de subsistencias, la mayor parte de la población beréber abandonó la Península y retornó al N. de África; la cuenca del Duero quedó así prácticamente despoblada, convirtiéndose en un «desierto estratégico», en una «tierra de nadie» entre los musulmanes y el naciente reino cristiano de Asturias.

La torre de La Calahorra.

Simultáneamente, en Oriente tenían lugar acontecimientos que de forma indirecta modificaron los destinos de Al-Andalus: en 749-750, Abu al-Abbas, descendiente de un tío de Mahoma, se alzó con el califato y eliminó a los miembros de la familia que hasta entonces lo había ostentado, los Omeya; sólo el joven príncipe ‘Abd ar-Rahman escapó a la matanza. Se refugió en España y, aprovechando las viejas rivalidades entre árabes qaysíes y árabes yemeníes, se proclamó emir de Al-Andalus (756); en los años siguientes, ‘Abd ar-Rahman I (m. 788) hizo del emirato cordobés un estado independiente, sustrayéndolo a la autoridad del califa de Damasco.

Algún tiempo después de la batalla del Guadalete, en las regiones montañosas del N. (Pirineos y cordillera Cantábrica), pobres y de fácil defensa, y en las que habían hallado refugio numerosos nobles visigodos, surgieron tres núcleos de resistencia al islam: el reino asturiano, cuyo nacimiento está ligado a la legendaria figura de Don Pelayo (718-737) y a la victoriosa escaramuza de Covadonga (722), fue consolidado por Alfonso I (739-757), que concentró en Asturias y Cantabria a los cristianos de los valles del Duero y del Miño, y emprendió la fortificación de la Bardulia, zona de obligado paso para las expediciones cordobesas contra el reino asturiano; el núcleo navarro, alrededor de Pamplona, aliado alternativamente con los francos, musulmanes y asturianos, mantuvo su independencia frente a las apetencias de unos y otros, y se convirtió en el más poderoso estado cristiano de la Península; y finalmente el núcleo franco surgido de las campañas de Carlomagno, quien a pesar de algunos descalabros (778, fracaso de la expedición contra Zaragoza y derrota de Roncesvalles a manos de vascones y musulmanes), logró ocupar y ver reconocida su autoridad en una franja al S. del Pirineo, la llamada Marca Hispánica. Ésta se hallaba constituida por los condados de Aragón, Ribagorza (h. 800), Pallars, Urgell (antes de 789), Cerdanya, Empúries, Girona (785), Osona, Barcelona (801), etc., y organizada según el modelo del naciente feudalismo franco.

Refiriéndose a esta época (s. VIII y primeras décadas del s. IX), no es posible hablar de «reconquista», ya que los cristianos de Asturias y Navarra, conscientes de la superioridad militar de los musulmanes, no aspiraban a derrotarlos en campo abierto, y aún menos a expulsarlos de la Península; se limitaron, como hicieran sus antepasados frente a los romanos y a los visigodos, a hostigarlos, amenazando sus ciudades, sus cosechas y las retaguardias de sus ejércitos. Sólo el imperio carolingio podía enfrentarse con alguna posibilidad de éxito al emirato cordobés, aunque fue incapaz de extender su dominio hasta el Ebro. Durante el s. IX se hicieron más frecuentes e intensas las relaciones culturales y comerciales entre Bagdad y la España musulmana; la cultura islámica comenzó a cobrar relieve en Al-Andalus y a adquirir preponderancia sobre la cultura latina, representada por los mozárabes.

El castillo de la Mota, de estilo mudéjar, en las cercanías de Medina del Campo (Valladolid).

Por otra parte, las contribuciones especiales sobre los no musulmanes, que en la centuria anterior habían inducido a los campesinos, débilmente cristianizados, a convertirse al islam (muladíes), se hicieron cada vez más duras para los cristianos de las ciudades, que en general se habían mantenido fieles a su religión (mozárabes). También, por influencia de los alfaquíes, seguidores de las doctrinas de Malik ibn Anas, se limitó la libertad de que tradicionalmente venían gozando las minorías disidentes. Muchos mozárabes cordobeses reaccionaron contra la asfixia cultural, la presión fiscal y los atropellos de que eran objeto, y, en un esfuerzo por salvar y propagar su fe, buscaron el martirio en los últimos años del gobierno de ‘Abd ar-Rahman II (822-852) y en los primeros del de su hijo MuËammad I (852-886). Esta actitud de la mozarabía fue también una manifestación de nacionalismo político, en muchos aspectos semejante a las revueltas de los muladíes y a la ya habitual rebeldía de Toledo. Los muladíes comenzaron a dar muestras de insurrección a principios del s. IX, y en la segunda mitad de ese siglo llegaron a amenazar la existencia misma del emirato: los Banu Qasî, los Banu Marwan y ‘Umar ibn Hafsun señoreaban, respectivamente, en la cuenca media del Ebro, en la baja Extremadura y en la Andalucía oriental; entretanto, la autoridad de los emires Muhammad I, ‘al-Mundhir (866-888) y ‘Abd Alláh (888-912) sólo era efectiva en la campiña cordobesa.

Bastones y conchas de peregrino frente a la fachada de la catedral de Santiago de Compostela.

Los estados cristianos del N. de la Península se beneficiaron directamente de la crisis del emirato. Los reyes asturianos Alfonso II (791-842), Ramiro I (842-850), Ordoño I (850-866) y Alfonso III (866-910), impulsaron la repoblación de las tierras comprendidas entre la Cordillera Cantábrica y la línea Mondego-Duero-Arlanzón, y fortificaron los puntos en que las calzadas romanas cruzaban estos ríos, a fin de impedir los ataques musulmanes; así nacieron o se repoblaron, con gallegos, asturianos, cántabros y mozárabes fugitivos de Toledo y Córdoba, las ciudades de Tuy (854), Astorga (854), León (856), Oporto (868), Coimbra (881), Burgos (884), Zamora (893), Toro (900), etc. En el extremo oriental de la Península, el conde de Barcelona Wifredo el Velloso (m. 897), que había logrado reunir en sus manos el gobierno de la mayor parte de la actual región catalana, y de hecho se había independizado del imperio carolingio, llevó a cabo una notable actividad, repoblando las comarcas de Ripoll, Berga, Vic y Manresa, con lo que llenó el vacío existente entre el condado de Barcelona y el de Urgell-Cerdanya.

La subida al trono cordobés de‘Abd ar-Rahman III (912-961) inició una época de esplendor político y cultural para la España musulmana, y de incertidumbre para los estados cristianos.‘Abd ar-Rahman III sometió los núcleos rebeldes de Sevilla, serranía de Ronda (‘Umar ibn Hafsún y sus hijos), Badajoz y Toledo, rompió los lazos de dependencia religiosa que unían Al-Andalus con Oriente al proclamarse califa en 929, y se erigió en árbitro de la política peninsular. Más eficaces que sus ejércitos (victoriosos en Valdejunquera, 920, y vencidos en Osma, 933, y Simancas, 939) fueron sus embajadores, que supieron impulsar la crisis dinástica del reino de León (ciudad a la que los monarcas asturianos habían trasladado su corte a comienzos del s. X).‘Abd ar-Rahman III fue un extraordinario organizador: al acceder al trono, el emirato se hallaba dividido y arruinado, y al cabo de pocos años era la primera potencia de Europa; a Córdoba llegaban embajadores de los emperadores de Bizancio y Alemania y de los reyes de Francia, que retornaban a sus países alabando la extensión, población y riqueza de la ciudad, en la que se podían contar millares de tiendas y talleres, así como centenares de mezquitas, establecimientos de baños, zocos, etc.

Al-Hakam II (961-976), hijo y sucesor de‘Abd ar-Rahman III, aficionado a las letras y al estudio, prefirió, al igual que su padre, usar de la diplomacia en sus relaciones con leoneses y navarros. Las expediciones de Almanzor («el victorioso»), hachib o primer ministro del califa Hisham II (976-1008), redujeron los estados cristianos a la impotencia; la situación se vio agravada en el reino leonés por las luchas entre los partidarios de Ramiro III y los de Vermudo II el Gotoso. Almanzor realizó más de cincuenta devastadoras campañas, en el curso de las cuales tomó y saqueó las principales ciudades cristianas (Barcelona, Zamora, León, Coimbra, Santiago de Compostela, etc.), y numerosos monasterios y santuarios (San Millán de la Cogolla, San Pedro de Cardeña, etc.); tan sólo se libró de los ataques del islam el reino de Navarra, a la sazón regido por Sancho Garcés Abarca (970-994). A pesar de sus victorias militares, el califato cordobés obtuvo escasas ventajas territoriales.

El equilibrio cristianomusulmán

Poco después de la muerte de Almanzor (1002), se inició en Al-Andalus un período de anarquía; la aristocracia árabe y los distintos grupos étnicos que integraban el ejército cordobés (eslavos, bereberes, etc.), se enzarzaron en una agotadora lucha por el poder, imponiendo califas a su antojo; finalmente, en 1031, la crisis desembocó en el fraccionamiento del califato en casi medio centenar de pequeños principados o taifas, gobernados por dinastías locales. A pesar de su inestabilidad política, los reinos de taifas (Sevilla, Badajoz, Toledo, Zaragoza, Denia-Baleares, Valencia, Córdoba, etc.) mantuvieron el alto nivel cultural y económico de la época precedente.

Cruz de piedra en Roncesvalles (Navarra, España), que marca el camino de la Ruta Jacobea para los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela (Galicia, España).

A la sazón, Sancho III el Mayor, rey de Navarra (1000-1035), se convirtió en el más poderoso soberano de la Península: a los estados heredados de su padre (Navarra y Aragón) incorporó los condados de Sobrarbe, Ribagorza y Castilla, y las tierras entre el Pisuerga y el Cea, arrebatadas a León; logró que los condes de Barcelona y de Gascuña, así como el rey leonés, le reconociesen una primacía honorífica; y fue el primer monarca cristiano que percibió parias de los reyes de taifas (el oro amonedado, así obtenido, constituyó un poderosísimo estímulo para la economía de las regiones septentrionales de la Península). Pero la unidad política cristiana durante la hegemonía navarra no fue duradera; en su testamento, Sancho el Mayor desmembró sus dominios entre sus hijos: así surgieron los reinos de Aragón y Castilla, que, gracias a su mayor dinamismo, no tardarían en eliminar las posibilidades de expansión de Navarra.

El primer rey castellano, Fernando I (1035-1065), conquistó el reino leonés e hizo tributarios a los reinos taifas más importantes; esta política de expansión fue proseguida por su hijo Alfonso VI (1065-1109), quien, con la ocupación de Toledo en 1085, llevó las fronteras castellanoleonesas hasta más allá del Tajo, lo que permitió la repoblación de una extensa zona a caballo de la cordillera Central (Ávila, Arévalo, Segovia, Guadalajara, Madrid, etc.). En esta misma época, los monarcas de Navarra y Aragón (ambos estados se habían unido en 1076, a la muerte de Sancho el de Peñalén) se apoderaron de Ayerbe (1083), Monzón (1089), Huesca (1096) y Barbastro (1100 o 1101), y los condes de Barcelona ocuparon el campo de Tarragona (h. 1095).

Los progresos cristianos (principalmente la toma de Toledo) alarmaron a los reyes de taifas, y al-Mu‘tamid de Sevilla llamó en su auxilio a los almorávides norteafricanos, quienes, al mando de Yusuf ibn Tasfin, pasaron el estrecho, vencieron a Alfonso VI en Zalaca o Sagrajas (octubre de 1086) y seguidamente, sin dejar de hostigar a los reinos cristianos, conquistaron los reinos de taifas, reunificando la España musulmana; en la lucha contra los nuevos invasores se distinguió un caballero castellano, Rodrigo Díaz de Vivar (el Cid Campeador), señor de Valencia en los postreros años del s. XI. El fanatismo y la intolerancia religiosa de los almorávides produjo una reacción del mismo signo entre los leoneses, castellanos, aragoneses, etc.

A fines del s. XI y principios del s. XII nació el ideal de reconquista, de expulsión violenta de los musulmanes de la Península; ideal semejante en muchos aspectos al de cruzada, que por aquel entonces movilizaba a Europa. Culturalmente, el s. XI fue trascendental para los reinos cristianos; Sancho el Mayor, Fernando I y Alfonso VI fueron monarcas «europeizadores»: introdujeron y difundieron la reforma cluniacense, instauraron el rito romano (hasta entonces, con excepción de Cataluña, había prevalecido el ritual visigodo) y, protegiendo a los peregrinos que se dirigían a Compostela, fomentaron los contactos con Europa occidental. Las primeras décadas del s. XII fueron de intensa actividad en los estados pirenaicos: el conde de Barcelona Ramón Berenguer III (1096-1131) dirigió una expedición contra las Baleares y, por su matrimonio con la condesa Dulce, incorporó Provenza a sus dominios; el rey navarroaragonés Alfonso I el Batallador (1104-1134) ocupó Zaragoza (1118), Tudela, Tarazona, Calatayud y Daroca y realizó una incursión por tierras andaluzas (1125-1126), en la que recogió gran número de mozárabes, que luego asentó en las ciudades recién conquistadas. Al morir sin descendencia, Alfonso el Batallador dejó su reino a las órdenes militares, decisión que no aceptaron sus súbditos: los navarros eligieron a García Ramírez y los aragoneses a Ramiro II el Monje, hermano de Alfonso.

El rey-monje, deseoso de reintegrarse a la vida monástica, concertó en 1137 los esponsales de su hija Petronila con el conde barcelonés Ramón Berenguer IV (1131-1162), y delegó en él el gobierno de Aragón, naciendo la Confederación catalanoaragonesa. El primogénito de ese matrimonio, Alfonso II (1162-1196), pudo titularse rey de Aragón y conde de Barcelona, y también «emperador de los Pirineos», pues su soberanía era reconocida en ambas vertientes de esta cordillera. La unión de los condados catalanes y del reino de Aragón se verificó sin alteración o menoscabo de las leyes, instituciones y costumbres peculiares de cada uno de ellos; es decir, en forma de confederación, régimen que sería aplicado a los territorios posteriormente conquistados (Mallorca, Valencia, Sicilia, etc.).

Con esta tendencia integradora del NE. peninsular contrasta la actuación del rey castellanoleonés Alfonso VII (1126-1157), en general poco afortunada: indirectamente contribuyó a la separación de Navarra y Aragón en 1134, no supo impedir la independencia de Portugal, y a su muerte separó León de Castilla, que sólo muchos años después, en 1230, volverían a unirse. Esta dispersión de fuerzas impidió que castellanos y leoneses se beneficiasen de la desintegración del imperio almorávide en taifas, que sí fue aprovechada por Portugal (conquista de Santarém y Lisboa), Cataluña (toma de Lleida y Tortosa) y los almohades, nueva secta islámica surgida en Marruecos. Éstos cruzaron el estrecho, reunificaron la España musulmana e infligieron a Alfonso VIII de Castilla (1158-1214) la derrota de Alarcos (1195). Ante la gravedad de la situación, los soberanos de Castilla, Aragón, Navarra y Portugal unieron sus ejércitos y obtuvieron sobre los almohades la decisiva victoria de las Navas de Tolosa (16-VII-1212), a la que siguió el desmoronamiento del poderío musulmán en la Península.

La Baja Edad Media

Los restantes reinos de taifas apenas pudieron oponer resistencia a los monarcas cristianos: Alfonso IX de León (1188-1230) conquistó Extremadura, empresa en la que desempeñaron un papel destacado las órdenes militares de Santiago y Alcántara, nacidas en la segunda mitad del s. XII; Sancho II de Portugal (1223-1248) se adueñó del Algarve; y Fernando III el Santo (1217-1252), después de unir definitivamente los reinos de Castilla y León en 1230, sometió toda Andalucía (toma de Córdoba, Jaén y Sevilla, 1236-1248) a excepción del reino de Granada, mientras que su primogénito Alfonso el Sabio conquistaba Murcia. También la primera mitad del s. XIII supuso una total modificación de fronteras para la corona de Aragón; después de la pérdida de los dominios ultrapirenaicos como consecuencia de la derrota y muerte de Pedro II en Muret (1213), su hijo y sucesor Jaime I el Conquistador (1213-1276) obtuvo el vasallaje de los musulmanes de Menorca y conquistó Mallorca (1229-1230), Ibiza (1235) y el reino de Valencia (1233-1253).

El Alcázar de Segovia.

A diferencia de lo acaecido en el valle del Duero, la repoblación de las cuencas del Guadiana y del Guadalquivir no hizo surgir una clase de modestos propietarios libres, sino que, realizada por el sistema de «repartimientos» (entrega de grandes lotes de tierra a las órdenes militares y a la aristocracia), sentó las bases del actual latifundismo. De este modo, los nobles castellanos adquirieron un notable poder económico y político, motivo de disturbios en los siglos siguientes. Por el contrario, en la región valenciana, aunque también se dio el latifundio, predominó la pequeña propiedad y el arrendamiento a largo plazo.

Concluida la reconquista a mediados del s. XIII (si el reino musulmán de Granada perduró hasta 1492 fue porque así lo quisieron los monarcas castellanos, más interesados en percibir anualmente cuantiosos tributos que en poner fin al dominio del islam en la Península), los reinos hispánicos hallaron nuevos campos para su actividad. La confederación catalanoaragonesa prosiguió brillantemente su expansión por el Mediterráneo, y Portugal inició la suya por el Atlántico; mientras, Castilla, dividida por guerras civiles, trataba de consolidar su dominio del estrecho de Gibraltar y hacía frente a la última invasión norteafricana, la de los benimerines. Las luchas internas castellanas se iniciaron con la rebelión de Sancho IV el Bravo (1284-1295) contra su padre Alfonso X el Sabio (1252-1284), prosiguieron durante las minorías de Fernando IV (1295-1312) y Alfonso XI (1312-1350), a pesar de la enérgica actuación de doña María de Molina, y culminaron en tiempos de Pedro I el Cruel (1350-1369). Episodios destacados en la pugna por la posesión del estrecho fueron la conquista de Tarifa (cabeza de puente marroquí en la Península), la derrota de los benimerines a orillas del Salado (1340) por Alfonso XI y la toma de Algeciras (1342).

Forjadores de la gran expansión mediterránea de la Corona de Aragón fueron las burguesías mercantiles de las ciudades marítimas (principalmente Barcelona) y sus reyes. Pedro III de Aragón (1276-1285), haciendo valer los derechos de su esposa Constanza, incorporó la isla de Sicilia a la corona a pesar de la oposición de Francia y de la Santa Sede, que la reclamaban para los Anjou; Jaime II (1291-1327), hábil diplomático, obtuvo del papado la investidura de Córcega y Cerdeña, cuya conquista emprendió, y acordó con Sancho IV de Castilla la división del N. de África en zonas de influencia (tratado de Monteagudo, 1291); Pedro IV el Ceremonioso (1336-1387) reincorporó a la corona aragonesa el reino de Mallorca-Rosellón, independiente desde 1276, completó la conquista de Cerdeña, se anexionó los ducados de Atenas y Neopatria, surgidos en 1311 a raíz de la expedición de los almogávares al imperio bizantino, y puso fin a los privilegios de la nobleza aragonesa. El reinado de Pedro IV señala el apogeo y el inicio de la decadencia de la corona de Aragón. Cierto agotamiento del país por el extraordinario esfuerzo realizado en la época precedente, las largas luchas por la sumisión de Cerdeña, las guerras con Génova y la peste negra, terrible epidemia que azotó la Península desde 1348, quebrantaron la economía de la Confederación, básicamente mercantil.

Entretanto, en Castilla la ganadería lanar, además de contribuir a mantener vivos los hábitos e ideales surgidos durante los siglos de intensa lucha contra el islam, aseguraba la prosperidad económica del reino; las lanas castellanas, exportadas a Flandes desde los puertos de Bermeo, Bilbao, Laredo, Santander, etc., enriquecieron numerosas ciudades (Medina del Campo, Burgos, etc.) y a la aristocracia. El comercio lanero determinó la participación de Castilla en la guerra de los Cien Años, y no fue ajeno a la guerra civil entre Pedro I el Cruel (1350-1369) y su hermano bastardo Enrique de Trastámara. La entronización de Enrique (II) en 1369, tras el asesinato de su hermanastro en Montiel, constituyó un triunfo de la alta nobleza, que en los años siguientes reforzó su poder.

La política exterior de los Trastámara tendió, desde un principio, a adueñarse de todos los reinos peninsulares. Un primer intento en este sentido tuvo lugar a la muerte de Fernando I de Portugal (1383), cuando Juan I de Castilla (1379-1390), esposo de Beatriz, hija y heredera de aquel, trató de hacerse con la corona portuguesa; pero Juan (I), maestre de Avís, hermano bastardo del monarca recién fallecido, obtuvo el apoyo de la burguesía del país y del soberano inglés, y derrotó a los castellanos en Aljubarrota (1385). Poco después, al morir Martín I el Humano (1396-1410), sin descendencia directa, se planteó una grave crisis dinástica para la Corona de Aragón, resuelta en 1412 con la designación de un miembro de la casa de Trastámara, Fernando (I) de Antequera, por los representantes de Valencia, Aragón y Cataluña, reunidos en Caspe. Alfonso V el Magnánimo (1416-1458), hijo y sucesor de Fernando de Antequera, dedicó sus esfuerzos a la formación de un imperio mediterráneo (conquista de Nápoles en 1442, intervención en los Balcanes y en las islas del Egeo), desinteresándose de sus dominios peninsulares, agitados por profundas convulsiones sociales: levantamientos de los payeses de remensa catalanes y de los «foráneos» mallorquines, luchas de los menestrales barceloneses («Busca») contra el patriciado urbano («Biga»); hostilidad de las clases privilegiadas hacia la monarquía autoritaria, etc. Tal situación desembocó en 1461-1462, ya en tiempos de Juan II (1458-1479), en conflicto armado.

También Castilla conoció en el s. XV, durante los reinados de Juan II (1406-1454) y Enrique IV (1454-1474), un período de turbulencias, promovidas exclusivamente por la alta nobleza. En ese ambiente de guerras civiles se inscribe el matrimonio de Isabel de Castilla, hermana de Enrique IV, con Fernando, hijo de Juan II de Aragón. Navarra, que tan brillante papel había desempeñado durante la Alta Edad Media, se eclipsó en los siglos bajomedievales; desde su separación de Aragón en 1134, se limitó a mantener su integridad territorial frente a las apetencias castellanas y aragonesas, y a participar en alguna campaña contra los musulmanes (intervención de Sancho VII el Fuerte en la batalla de las Navas de Tolosa, 1212); en 1234, con la instauración de la dinastía de Champaña, entró en la esfera de influencia política de Francia, cuyos reyes lo fueron también de Navarra desde 1284 hasta 1328; en este último año, el reino pamplonés recobró nominalmente su independencia, pasando a ser regido por la casa de Evreux, a la que sucedieron las de Aragón, Foix y Albret.

Historia moderna

Los Reyes Católicos

Iberoamérica, exploración y conquista
Iberoamerica-expl.svg

Desde 1469, y como consecuencia de los conflictos derivados de la sucesión al trono, la anarquía y la guerra civil hicieron nuevamente su aparición en Castilla. Aunque se presentó como un pleito dinástico, un conflicto familiar entre la presunta hija y la hermana de Enrique IV, en realidad lo que se debatía era el futuro del reino castellano: el triunfo de Juana la Beltraneja entrañaba la incorporación a Portugal, mientras que si vencía Isabel, Castilla unía sus destinos a los de Aragón. Finalmente (1479), Isabel logró la victoria, y ese mismo año su esposo Fernando (II) heredó la corona aragonesa. En el momento de su unión (dinástica, sin mengua de su personalidad jurídica e institucional) Aragón y Castilla se hallaban en fases muy distintas de su evolución histórica. Castilla, guerrera y pastoril, rebosaba vitalidad y energía; por el contrario, en los dominios de la Corona de Aragón, de forma más acentuada en el que fuera su centro vital, el principado catalán, aún eran patentes las huellas de la grave crisis económica y social de la época precedente. A los cinco millones de castellanos, la corona de Aragón apenas podía oponer un millón de almas. Pero si Castilla había de proporcionar los recursos humanos y económicos necesarios para la conquista de un imperio, a la hora de organizarlos y administrarlos Aragón aportaría su extraordinaria experiencia en ese terreno. La proyección mediterránea de la Corona de Aragón determinó que los Reyes Católicos interviniesen en Italia y tratasen de aislar a Francia, su tradicional rival, concertando alianzas con el imperio y con Inglaterra, mientras que la expansión atlántica de la Castilla bajomedieval culminaba en aquella época con el descubrimiento de un nuevo continente, América. Tan trascendental como su política exterior, cuyos rasgos principales sobrevivieron hasta la instauración de la dinastía borbónica, fue la actividad desarrollada por Isabel y Fernando en la Península: conquista del reino musulmán de Granada y conclusión de la reconquista castellana (1481-1492); reincorporación del Rosellón y la Cerdaña, ocupados por Francia durante la guerra entre Juan II de Aragón y los catalanes, y repetidas tentativas de apoderarse de Portugal (matrimonios de las princesas Isabel y María con Manuel el Afortunado). En cuanto a la religión, la tolerancia cedió a la intransigencia, y las minorías hebreas y mudéjares fueron obligadas a emigrar o convertirse al catolicismo. La mayoría de los judíos optó por la emigración, lo que privó al país de uno de sus grupos más dinámicos, probablemente el único capaz de impulsar empresas de cuño capitalista en tierras castellanas. Por el contrario, los mudéjares se convirtieron casi en su totalidad; como cabía esperar, estos cristianos nuevos o moriscos constituyeron una masa inasimilable, dispuesta generalmente a colaborar con los enemigos de la monarquía.


La hegemonía española (1516-1621)

Dominios europeos de Carlos I de España
Carlos-I.svg

La ordenación política llevada a cabo por los Reyes Católicos, un sensible incremento demográfico y una notable expansión económica estimulada por los metales preciosos del Nuevo Mundo permitieron a la monarquía hispánica ocupar una posición hegemónica en Europa por espacio de un siglo. Los tres reinados que cubren ese período señalan otras tantas actitudes ante Europa y lo europeo, y también distintas fases dentro del proceso económico general: los años presididos por la figura del emperador Carlos V (1516-1556) fueron de relativa prosperidad; mientras reinó Felipe II (1556-1598), y coincidiendo con las primeras crisis económicas, la monarquía hispánica se replegó culturalmente sobre sí misma, se cerró a las influencias exteriores y se convirtió en baluarte de la ortodoxia católica frente al calvinismo y el luteranismo; finalmente, durante el reinado de Felipe III (1598-1621), profundas grietas se abrieron en el edificio de la monarquía hispánica, que no llegó a desplomarse porque los estados del Occidente europeo, exhaustos por las luchas de la segunda mitad del s. XVI, adoptaron una actitud pacifista.

El convento de San Marcos (ss. XVI-XVIII), actual Parador de Turismo de la ciudad de León.

Los primeros años del reinado de Carlos I, nieto de los Reyes Católicos, estuvieron marcados por las revueltas de las clases campesinas y menestrales de Valencia y Mallorca (germanías) y por el movimiento de las comunidades de Castilla; la represión de este último significó el triunfo de la aristocracia latifundista y el fin de las instituciones que podían defender al reino castellano de los abusos y arbitrariedades del poder real. Castilla, próspera gracias al comercio lanero (la primera mitad del s. XVI fue la edad dorada de la Mesta) y a la demanda de productos agrícolas y manufacturados por parte de los colonos americanos, quedó a merced del monarca, convirtiéndose en «bolsa y espada» del imperio universal de Carlos V. Las riquezas de Castilla y de sus posesiones americanas, unidas a las de los Países Bajos, Milán, Nápoles, etc., permitieron a Carlos I sostener cuatro guerras con Francia, hacer frente a la piratería turca y berberisca e intentar resolver por las armas la cuestión protestante, una vez fracasadas las tentativas pacíficas. También la lucha contra el protestantismo y el islam conformó el reinado de Felipe II, hijo y sucesor de Carlos V al trono castellano. Pero si hasta entonces la amenaza islámica y protestante se había mostrado lejana y nebulosa, desde los primeros años del gobierno del rey prudente comenzó a aproximarse y concretarse.

En Sevilla y Valladolid se descubrieron comunidades heterodoxas; los ataques de los piratas berberiscos, a quienes se suponía en connivencia con los moriscos granadinos, se hacían más frecuentes y atrevidos; los hugonotes no cesaban de hostigar las fronteras pirenaicas; los calvinistas encabezaban la rebelión de los Países Bajos, y los moriscos granadinos comenzaban a inquietarse. Ese clima de asedio determinó un profundo viraje en la política de Felipe II. Se impuso el aislamiento ideológico del país (prohibición de estudiar en universidades extranjeras, excepto en la de Bolonia; febril actividad del tribunal del Santo Oficio, etc.), y, progresivamente, el «equipo intransigente» (duque de Alba, conde de Chinchón, etc.) desplazó al «equipo liberal» (los Mendoza, Antonio Pérez, etc.) en el gabinete de trabajo del monarca. La incorporación de Portugal y su vasto imperio colonial a la muerte del rey Don Enrique el Cardenal (1580), y un sustancial incremento en las remesas de metales preciosos americanos crearon, por unos años, una euforia que impulsó a Felipe II a intervenir en las guerras de religión francesas e intentar un desembarco en Inglaterra. Su fracaso lo llevó a liquidar su aventura imperial (paz de Vervins, autonomía de los Países Bajos) hacia el final de su vida. Su hijo Felipe III (1598-1621), dentro de un clima de paz internacional impuesto en la Europa occidental por largos años de luchas indecisas, aspiró a mantener el prestigio y la hegemonía de España mediante una política de enlaces matrimoniales que se reveló poco eficaz. La decisión más conocida y controvertida de su gobierno fue la expulsión de los moriscos en 1609, medida que satisfizo a amplios sectores del país (hidalgos y pecheros «cristianos viejos», hambrientos pero orgullosos de su «limpieza de sangre»), aunque acarreó una grave crisis demográfica y económica a numerosas comarcas de Aragón y Valencia. Con el extrañamiento de los moriscos, la monarquía se debilitó considerablemente.

La decadencia de la monarquía española (1621-1700)

Durante los reinados de Felipe IV (1621-1665) y Carlos II (1665-1700) se consumó la decadencia política y económica de la monarquía española, cuyos primeros indicios se habían manifestado en los postreros años del gobierno de Felipe II, y a la que Felipe III y sus validos no habían prestado gran atención. Las constantes levas, la emigración a América, la expulsión de las minorías, el desprecio de la nobleza castellana hacia el trabajo, las exacciones tributarias que pesaban sobre las clases modestas, las epidemias, las frecuentes malas cosechas contribuyeron a mermar la población de los reinos hispánicos, sobre todo en Castilla, y en especial la mala administración y la poca capacidad de los gobernantes. Extensas zonas quedaron prácticamente despobladas, mientras que en Sevilla y Madrid vagaban centenares de mendigos y pícaros alimentados por la sopa boba de los conventos. A la crisis demográfica se unió la depresión económica. Los metales preciosos llegados de América, que durante los primeros decenios del s. XVI habían estimulado las actividades productivas, acabaron por arruinarlas. La plata del Alto Perú (Potosí, Oruro, etc.) cruzaba el país sin fecundarlo, pero provocaba alza en los precios y favorecía la introducción de productos extranjeros. Las manufacturas decayeron y el comercio con las Indias experimentó una gravísima recesión.

A pesar de la miseria general, el conde-duque de Olivares (1621-1642) procuró renovar la política imperialista de otros tiempos. Ante la carencia de recursos del reino castellano, intentó que Portugal y la corona de Aragón contribuyesen en igual proporción que Castilla a la financiación de las empresas de la monarquía, ofreciendo a estos reinos una hipotética participación en la colonización americana y en las tareas de gobierno, de las que se habían visto sistemáticamente excluidos. La oferta no fue bien acogida: portugueses y catalanes, parapetados en sus fueros e instituciones particulares, se resistieron a las presiones del omnipotente valido. Sin embargo, es probable que la tensión entre la monarquía y estos súbditos no hubiese desembocado en lucha armada de no haber intervenido Francia. Richelieu, receloso de los triunfos obtenidos por los Habsburgo en la guerra de los Treinta Años, declaró la guerra a España (1635) y se decidió a apoyar a los descontentos.

En 1640, casi simultáneamente, estallaron las sublevaciones de Portugal y Cataluña; al año siguiente se descubrieron conjuras secesionistas en Aragón y Andalucía, y en 1647 se desencadenaron las rebeliones de Nápoles y Sicilia. Entretanto, franceses y holandeses derrotaban a la escuadra y a los tercios de España en las Dunas, Rocroi y Lens. Ante la crítica situación, los gobernantes castellanos tuvieron que reconocer, tras ochenta años de luchas, a las Provincias Unidas (tratados de Westfalia, 1648), pero se negaron a claudicar ante Francia, en la esperanza de que una victoria sobre las tropas de Luis XIV significara la recuperación de Cataluña y Portugal y el restablecimiento de la hegemonía castellana. Esa victoria no llegó, y en 1659 Felipe IV hubo de inclinarse ante Francia (paz de los Pirineos). Algunos años antes (1652), Cataluña se había reintegrado a la monarquía hispánica, con la garantía de conservar sus privilegios; pero frente a Portugal todos los esfuerzos resultaron vanos, por lo que en 1668, ya durante el reinado de Carlos II, se reconoció la independencia lusitana. La actuación de los ministros de este último monarca se caracterizó por el deseo de no suscitar revueltas semejantes a las de 1640, por una descentralización y un respeto de los fueros y privilegios de los distintos reinos; ese neoforalismo coincidió, desde 1680 aproximadamente, con una recuperación económica general, más sensible en la corona de Aragón, que por tener un sistema monetario propio se había visto menos afectada por las continuas devaluaciones ordenadas por Felipe III y Felipe IV. En el exterior, el reinado de Carlos II fue un constante retroceder frente a Francia.

La España del s. XVIII

Desde 1690, ante la falta de sucesión de Carlos II, las potencias europeas decidieron dividir el territorio español de acuerdo con la teoría inglesa del equilibrio. En 1698 se acordó entregar la corona de España a José Fernando de Baviera, quien no llegó a reinar, ya que murió en extrañas circunstancias. Se planteó de nuevo el problema de la sucesión, que recayó en el archiduque Carlos, hijo del emperador Leopoldo de Alemania. En 1700, Carlos II cambió su testamento y dejó la corona a Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia. Castilla aceptó la decisión, pero al morir Carlos II se inició la guerra entre los partida¬rios del archiduque Carlos y los de Felipe V (guerra de Sucesión española). El tratado de Utrecht (1713) y la paz de Rastadt supusieron el final del conflicto y el reparto del imperio español. Felipe V fue aceptado como rey de España y de las Indias; Flandes, Milán, Nápoles y Cerdeña pasaron al archiduque Carlos; Sicilia a Saboya, y Menorca y Gibraltar a Inglaterra.

Felipe V (1700-1746)

Tras suprimir la autonomía de Aragón y Valencia, promulgó para Cataluña el decreto de Nueva Planta (1716) y consiguió así la unificación jurídica de los reinos españoles, que pasaron a llamarse provincias. El Consejo de Castilla asumió las competencias del Consejo de Aragón y se crearon cinco ministerios: Estado, Guerra, Marina, Hacienda y Justicia. Su política se encaminó a recuperar las posesiones españolas en Italia, y en 1717 aprovechó la guerra entre Austria y Turquía para conquistar Cerdeña y Sicilia. La Cuádruple Alianza (Austria, Francia, Inglaterra y Holanda) venció a los españoles y se estableció de nuevo el statu quo de Utrecht. En 1724, Felipe V abdicó en su hijo Luis I, pero hubo de volver al poder pocos meses después por la muerte de éste. El rey se alió entonces con Austria, y Ripperdá se encargó de establecer un tratado secreto que, al hacerse público, provocó la caída del ministro. El cargo fue ocupado entonces por Patiño (1728-1740), quien se preocupó del desarrollo de la marina y estableció una alianza con Francia e Inglaterra (tratado de Sevilla, 1729).

En 1733 firmó el primer pacto de familia con Francia, en virtud del cual obtuvo Nápoles y Sicilia. Al estallar la guerra de la Pragmática Sanción murió Patiño y le sucedió Campillo, quien mantuvo la alianza con Francia. Fernando VI ocupó el trono en 1746. Abandonó la política de alianza con Francia y permaneció neutral en los asuntos internacionales, que estuvieron a cargo de José de Carvajal. Esta política mantuvo a España fuera de la guerra de los Siete Años. De la política interior se encargó el marqués de la Ensenada, político ilustrado que expuso en su Memoria los medios necesarios para el desarrollo agrícola, comercial e industrial de España e intentó inútilmente imponer una contribución única (catastro). Durante su mandato se preocupó de introducir las nuevas técnicas industriales, y comenzó la construcción de astilleros en Cartagena y Ferrol. También protegió a los intelectuales ilustrados. Dimitió en 1757 por no estar de acuerdo con el tratado que reconocía a Portugal la colonización de tierras que ampliaban la provincia de Brasil. En 1759 ocupó el trono Carlos III, máximo representante del despotismo ilustrado en España. El rey llegó de Nápoles acompañado de sus validos Grimaldi y Esquilache. El primero se encargó de la política exterior, centrada en un nuevo interés por el Mediterráneo y en el problema del expansionismo inglés en el Atlántico. En esta época, aprovechando la debilidad interna del imperio turco, se iniciaron las relaciones con el mundo islámico. En el Atlántico, Francia y España no podían defender solas sus colonias frente al poderío naval inglés. Ello condujo al tercer pacto de familia (1773), para hacer frente a Inglaterra y poder cubrir las necesidades del comercio americano. Asimismo, España intervino en la guerra de independencia de EE UU, a fin de debilitar el poderío inglés. En política interior cabe destacar el motín de Esquilache y la expulsión de los jesuitas. La Compañía de Jesús fue acusada de ejercer excesiva influencia política en la Corte (confesores reales); sus grandes riquezas levantaron recelos; su desobediencia a los obispos y su enorme peso en la enseñanza provocaron su expulsión en enero de 1767 y la posterior incautación de sus bienes. Su expulsión de América desencadenó graves incidentes, y se los consideró una de las causas de la independencia, por su identificación con el criollismo.

Tras la caída de Esquilache y Grimaldi en 1766, Carlos III se rodeó de ministros españoles, cuyas máximas figuras fueron los condes de Aranda, Floridablanca y Campomanes. El rey se apoyó en la pequeña nobleza y en los hidalgos, preferentemente de la periferia, donde había gran actividad industrial y comercial. Las reformas fueron muchas: división del país en intendencias, restricción de la formación de nuevos mayorazgos, creación de una junta de estado (semejante al actual consejo de ministros), etc. También se intentó una reforma agraria; Pablo de Olavide realizó una serie de repoblaciones en Sierra Morena, y en 1775 había ya 15 pueblos y 26 aldeas con una población de dos mil habitantes; el plan se frustró porque Olavide fue acusado por la Inquisición. También se intentó reformar la Hacienda, pero todos los intentos de establecer una renta fiscal única y de unificar los pesos y medidas fracasaron. La Hacienda siguió siendo deficitaria. En 1788 ocupó el trono Carlos IV, quien pronto se despreocupó de los asuntos de gobierno. Floridablanca y los demás ministros continuaron en sus puestos.

Al estallar la revolución francesa (1789), se estableció en España una fuerte censura para impedir la entrada y difusión de las ideas revolucionarias. En 1791, el conde de Aranda se encargó del gobierno, abrió de nuevo las fronteras con Francia y restableció las relaciones diplomáticas. Pero la ejecución de Luis XVI y la proclamación de la república acabaron con esa política aperturista. Godoy se encargó del gobierno y pronto estalló la guerra con Francia. Los españoles invadieron el Rosellón al mando del general Ricardos, pero en 1794 los franceses los obligaron a replegarse y ocuparon Figueres, Irún, Vera y Pasajes. Con la paz de Basilea se puso fin a la guerra, y España tuvo que ceder a Francia su mitad de la isla de Santo Domingo. En 1795, Godoy suscribió con Francia el tratado de San Ildefonso, que significó la guerra con Inglaterra. La derrota española en el cabo San Vicente y la pérdida de la isla Trinidad y la de Menorca ocasionaron la momentánea sustitución de Godoy por Urquijo. Vuelto al poder, Godoy estableció un nuevo tratado con Francia, ya bajo el gobierno de Napoleón; declaró la guerra a Portugal y conquistó Olivenza.

Tras establecer la paz con Portugal, firmó la paz de Amiens con Inglaterra y recuperó Menorca. Poco después, Inglaterra organizó una nueva coalición contra Francia, en la que Godoy pretendió ser neutral, pero Napoleón lo atrajo a su causa prometiéndole el reino de Portugal. La derrota de la escuadra francoespañola en Trafalgar provocó una reacción contra Godoy, quien en 1807 firmó con Napoleón el tratado de Fontainebleau, por el que ambos se repartían Portugal y que supuso el comienzo de la entrada de las tropas francesas en España. Pero los enemigos de Godoy consiguieron derrocarlo y sustituir a Carlos IV por su hijo Fernando. La revuelta, conocida como motín de Aranjuez, fue apoyada por algunos nobles y militares. Finalmente, depuesto Godoy, Carlos IV abdicó en favor de su hijo Fernando VII.

Historia contemporánea

La guerra de Independencia

El Paseo de San Juan de Barcelona, con el Arco de Triunfo en primer plano.

Carlos IV y Fernando VII eligieron como árbitro de sus disputas a Napoleón, quien hizo que ambos se reunieran con él en Bayona, donde los dos renunciaron al trono español en favor del emperador. El pueblo español supuso que la renuncia de Fernando VII no era libre. Estos acontecimientos, junto con el malestar creado por la presencia de las tropas francesas, provocaron el levantamiento del pueblo madrileño (2-V-1808) y posteriormente de todas las ciudades y provincias (guerra de Independencia española). Mientras continuaba la lucha contra los franceses se llevó a cabo una labor institucional que dio a España un sistema político moderno, acorde con la fórmula liberal. El tratado de Valençay (1813) entre Fernando VII y Napoleón puso fin a la guerra. El 22-III-1814 el rey retornó a España, y fue aclamado por el pueblo. Faltaba por ver si el rey aceptaría integrarse en el sistema político definido en las cortes de Cádiz, que lo relegaba a un papel secundario. Desde su llegada, Fernando VII afirmó su propia soberanía, y el 4-V-1814 declaró nula la Constitución de 1812. Se volvió así a la monarquía absoluta. Durante la primera etapa de gobierno absolutista (1814-1820) se produjo la sublevación independentista de las colonias americanas. También se llevó a cabo una dura represión contra los liberales, y el viejo régimen se impuso por la fuerza, apoyado por la iglesia, la nobleza, el aparato administrativo y judicial del antiguo régimen y el ejército tradicional. Durante esos seis años, los liberales no dejaron de conspirar, pero los intentos de pronunciamiento (Espoz y Mina, Porlier, Lacy) fracasaron. El régimen absolutista, por su parte, fue incapaz de resolver los graves problemas económicos y financieros que se plantearon. La hacienda pública siguió endeudándose, los tributos aumentaron, etc. El 1-I-1820 las tropas destinadas a América para sofocar el movimiento independentista, acantonadas en Cádiz, se levantaron contra el absolutismo al mando del comandante Riego. El 10-III-1820 el rey se resignó a jurar la Constitución de 1812. Durante tres años, los liberales se hicieron cargo del poder (Trienio Liberal). La intervención extranjera (Cien Mil Hijos de San Luis) acabó en abril de 1823 con la experiencia liberal y se restauró nuevamente el absolutismo.

La década ominosa (1823-1833)

Fernando VII actuó nuevamente como rey absoluto y llevó a cabo una terrible represión contra los liberales. Pero la pérdida de las colonias americanas, el colapso de la Hacienda y las críticas exteriores le obligaron a adoptar posiciones más moderadas. Delegó entonces el poder en hombres como Cea Bermúdez, González Salmón y Calomarde, que, aun siendo absolutistas, no caían en el reaccionarismo ultra, sino que representaban el reformismo ilustrado, ya sin vigencia. Estos moderados procuraron introducir reformas administrativas sin tocar las bases políticas y económicas. El fracaso de tales intentos provocó algunos levantamientos de los absolutistas más radicales (por ej., el de los agraviados, en 1827). Este partido ultraabsolutista encontró un líder dinástico en el infante Carlos María Isidro, hermano del rey y su heredero hasta la publicación de la Pragmática (marzo de 1830), que abolía la ley Sálica y reconocía el derecho sucesorio a los descendientes directos del rey, sin distinción de sexo. En 1832, en los sucesos de La Granja, los absolutistas intentaron la derogación de la Pragmática, para que no pudiera acceder al trono Isabel, hija del cuarto matrimonio del rey con María Cristina de Borbón. El problema de la sucesión a la corona se sumaba al de la continuidad del régimen. Cuando en 1833 murió Fernando VII, las Cortes habían proclamado heredera a María Isabel Luisa. La oposición fue grande y el pretexto dinástico llevó a la guerra.

Las regencias (1833-1843)

Durante esta etapa se llevó a cabo en España la revolución liberalburguesa, dado que las estructuras del antiguo régimen eran ya inviables. María Cristina fue elegida regente hasta que Isabel alcanzase la mayoría. Se produjo entonces en varios puntos de la Península el levantamiento carlista, que proclamó rey al infante Carlos María Isidro, exiliado entonces en Portugal. Como la sublevación, más que una reivindicación dinástica, era una reacción de los intereses políticos y sociales del absolutismo, todos los que se opusieron a don Carlos se aglutinaron en torno a la reina niña. El enfrentamiento dio lugar a la primera guerra carlista. Cea Bermúdez, que ocupaba el poder y representaba al absolutismo fernandino, fue sustituido por Francisco Martínez de la Rosa, un viejo liberal. El nuevo gobierno promulgó el Estatuto Real de 1834. El poder volvió así a los antiguos estamentos privilegiados, a la alta burguesía y a ciertas personalidades del ejército y de la alta burocracia. Al mismo tiempo, el liberalismo español se fragmentó en dos grupos o partidos: el moderado, de tendencia conservadora, y el progresista, más radical. Hasta agosto de 1836 se sucedieron los gobiernos de Martínez de la Rosa, Toreno, Mendizábal e Istúriz, que consolidaron las bases de la economía liberal y capitalista, atacando el poder económico de laIglesia mediante la desamortización e implantando un nuevo régimen fiscal, ya que el antiguo era inviable por los gastos de la guerra civil y por la desaparición de los caudales de América. Sin embargo, faltó un proceso de industrialización y sobre todo una liberalización política. Una serie de movimientos populares apoyados por los progresistas culminaron en el motín de La Granja (agosto de 1836). María Cristina se vio obligada a proclamar la Constitución de 1812. De esta forma, los progresistas se hicieron con el poder y se liquidó el régimen del Estatuto. Todo ello sucedía con el telón de fondo de una guerra civil (guerra carlista), que alcanzó su punto culminante en 1836-1837.

Los progresistas reformaron la Constitución de 1812 para adaptarla a los nuevos tiempos, y el 18-VI-1837 se promulgó una nueva constitución. Paralelamente llevaron a cabo una reforma jurídica que desmanteló las estructuras del antiguo régimen (desamortización; desvinculación). Sin embargo, no se llevó a cabo una reforma agraria: las tierras desamortizadas no fueron repartidas entre los campesinos; la nobleza conservó, e incluso acrecentó, sus intereses agrarios (transformación de señoríos jurisdiccionales en propiedad efectiva), aunque desaparecieron las relaciones de producción feudales. El avance del carlismo durante este período hizo que los progresistas perdieran las elecciones de octubre de 1837. Los moderados se mantuvieron tres años en el poder, con los gobiernos de Ofalia, Frías y Pérez de Castro. Moderados y progresistas discreparon durante esta etapa sobre la ley electoral, la ley de ayuntamientos y la cuestión foral de Navarra. En agosto de 1839 se llegó al convenio de Vergara, que puso fin a la primera guerra carlista. El ejército y su jefe Baldomero Espartero se convirtieron en árbitros de la situación. Espartero provocó la caída de los moderados, y la reina renunció a la regencia el 12-X-1840. Los progresistas llegaron al poder. Espartero se hizo cargo de la regencia entre mayo de 1841 y julio de 1843. Los gobiernos esparteristas practicaron una política socioeconómica que favorecía a las burguesías rurales, lo que provocó la escisión del ala izquierda de los progresistas (demócratas y republicanos) y las conspiraciones de los moderados. La torpeza política de Espartero le fue restando apoyos, que perdió definitivamente tras bombardear Barcelona para sofocar la agitación social. Un pronunciamiento militar dirigido por los generales Narváez, O’Donnell y Concha, entre otros, provocó la huida de Espartero a Inglaterra en julio de 1843. Las Cortes, reunidas poco después, concedieron la mayoría a Isabel II para evitar disputas por la regencia.

Reinado de Isabel II (1843-1868)

Tras una serie de gobiernos puente, en mayo de 1844 accedió a la jefatura del gobierno el general Narváez. Comenzó así la década moderada (1844-1854). El primer acto de Narváez fue disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones. Las nuevas Cortes elaboraron una nueva constitución (Constitución de 1845) de carácter moderado. Durante esos diez años se acentuó el carácter oligárquico del régimen. En 1851 ocupó el gobierno Bravo Murillo; su política se orientó a enjugar la deuda estatal. Prestó especial atención a las obras públicas y firmó un concordato con la Santa Sede, que desde la desamortización había roto sus relaciones con España. El concordato comprometía al Estado a reconocer como única la religión católica, y a compensar al clero por los bienes eclesiásticos vendidos. Tras la caída de Bravo Murillo en 1852 se produjo una rápida sucesión de ministerios: Roncali, Lesurdi, Sartorius. El 18-VI-1854, O’Donnell se sublevó en los alrededores de Madrid y se enfrentó a las tropas gubernamentales en Vicálvaro (Vicalvarada). Los sublevados se retiraron posteriormente a Manzanares, donde se les unieron el general Serrano y Cánovas del Castillo, quien redactó un manifiesto exigiendo la convocatoria a cortes constituyentes e hizo una declaración de liberalismo progresista, pese a que el movimiento no tuvo ese carácter. Durante dos años gobernó el país la coalición de progresistas y vicalvaristas, cuyas diferencias internas acabarían con la experiencia (bienio progresista). La reina entregó el poder al general Espartero y O’Donnell se hizo cargo del ministerio de la Guerra. El período se caracterizó por la agitación social obrera de Cataluña, el desarrollo industrial, el aumento del proletariado y la difusión en España del socialismo utópico; también por el intento de extender las bases del régimen y ampliar las libertades fundamentales. Al mismo tiempo se consolidaron las nuevas corrientes políticas: demócratas (a la izquierda del progresismo) y republicanos (que acogieron a socialistas y federalistas), entre los que se destacaron Fernando Garrido y Pi i Margall. O’Donnell, por su parte, fundó la Unión Liberal. En el verano de 1856, tras una serie de conflictos de masas, Espartero cedió el poder a O’Donnell, quien suprimió las cortes constituyentes y la milicia nacional y reformó la Constitución de 1845 con un Acta Adicional. No obstante, en el otoño de 1856 los moderados volvieron al poder con Narváez al frente del gobierno. De 1858 a 1863, la Unión Liberal ocupó de nuevo el poder, con O’Donnell como presidente. Durante ese período se ampliaron las bases electorales del sistema y se intentó llevar a cabo un programa de conciliación liberal. En 1863 dimitió O’Donnell, y la Unión Liberal cedió el puesto a los moderados, que con su actitud reaccionaria obstaculizaron toda iniciativa procedente de otros grupos políticos. Imposibilitado su acceso al poder por los mecanismos constitucionales normales, el partido progresista no participó en el juego electoral y tendió cada vez más a la conspiración. Un importante sector del progresismo derivó también hacia una oposición a la monarquía de los Borbones.

Política exterior

La crisis de finales del s. XVIII y la pérdida de la mayoría de las colonias provocaron la inexistencia de una verdadera política exterior; la política internacional española se caracterizó por la inhibición ante los problemas que no afectaran a sus intereses.

Economía y sociedad

La guerra de Independencia provocó la paralización del comercio y de la industria, a la vez que un descenso de la población y un decaimiento de la agricultura. Una vez en el poder, Fernando VII recurrió al empréstito, pero la deuda creció desmesuradamente por la ineptitud de la clase política del Antiguo Régimen. Esta deuda se arrastró durante todo el período, y la gran mayoría de las decisiones políticas adoptadas, así como todas las económicas, tuvieron como objetivo paliar el déficit público. Paulatinamente, la población española se recuperó; de 10 millones en 1797 y 11 millones en 1822, se pasó a 15 645 000 en 1860. Este gran aumento demográfico se debió, sobre todo, al aumento de la natalidad, al incremento de la superficie cultivable y de la producción agrícola, y a la disminución progresiva de las epidemias (aunque el cólera azotó España en 1833-1835 y 1853-1856). El hundimiento del antiguo régimen provocó grandes cambios sociales. Desaparecieron los estamentos sociales y la burguesía tomó la dirección del país, en detrimento del clero y la nobleza. El aumento del latifundio, propiciado por las leyes desamortizadoras, así como la no redistribución del suelo, impidieron que mejorase la situación del campesinado. Este problema, junto con el del proletariado campesino, persistió en épocas posteriores. Con la aplicación del vapor a la industria textil, iniciada en Barcelona, comenzó en España la revolución industrial. Los focos industriales fueron escasos y se implantaron en la periferia de la Península (Barcelona, Reus, Alcoy, País Vasco). Con la industria nació y creció el proletariado, que paulatinamente empezó a organizarse y adquirió relevancia social y política en épocas posteriores.

El sexenio revolucionario (1868-1875)

El estallido revolucionario de 1868 se debió a causas múltiples y complejas. A partir de 1863, España vivió una profunda crisis política, y el sistema quedó sin apoyos en 1868. En primer lugar se despegaron del poder los partidos progresista y demócrata, que practicaron una política de retraimiento o acudieron a la revuelta armada para negar la legitimidad del sistema. Por otra parte, el partido de Unión Liberal pasó por sucesivos fraccionamientos. A este panorama político se añadió la crisis económica iniciada en 1865 y la crisis de subsistencias de 1867-1868, que provocaron una situación de paro e inestabilidad social expresada en motines y pronunciamientos. Como consecuencia, las clases populares se aproximaron cada vez más a las soluciones demócratas y republicanas. En este clima se sucedieron una serie de motines y pronunciamientos: noche de San Daniel (1865), sublevación en Villarejo de Salvanés (3-I-1866), dirigida por el general Prim, quien hubo de huir a Portugal; los sucesos del cuartel de San Gil (22-VI-1866), etc. La actitud del gobierno y de Narváez ante estos sucesos fue autoritaria y represiva: clausura de periódicos de la oposición, suspensión de las Cortes, depuración de intelectuales.

En abril de 1868 murió Narváez y le sucedió en el gobierno González Bravo, que por ser civil no gozaba del apoyo militar. La política represiva del gobierno alcanzó también a generales (Serrano, Dulce, Zabala, etc.) que pasaron a conspirar con los progresistas. En el verano de 1868, el sistema isabelino y el gobierno carecían de todo apoyo. Incluso la clase económica (afectada por una fuerte crisis financiera) le volvió la espalda al gobierno. Las clases populares, afectadas por una grave crisis de subsistencias y un enorme desempleo, apoyaban toda solución revolucionaria. En setiembre de 1868, Ruiz Zorrilla y Sagasta se encontraron con Prim en Londres y se trasladaron a Cádiz, donde se les unieron los militares unionistas desterrados en Canarias. La rebelión gaditana fue pronto seguida por otras ciudades (Málaga, Almería, Sevilla, Alcoy, Cartagena, etc.). El 28-IX-1868, las tropas gubernamentales fueron derrotadas en la batalla de Alcolea por Serrano. Isabel II huyó a Francia; la Gloriosa había triunfado merced al fuerte apoyo popular. El 8-X-1868 se constituyó el primer gobierno provisional presidido por Serrano, con Prim en la cartera de Guerra. La disolución de las Juntas y el desarme de la milicia provocaron el enfrentamiento de los campesinos, defraudados por las medidas económicas moderadas del gobierno. Tal intento de transformar una revolución política en social no tuvo éxito, y el problema del campo siguió vigente. Este primer gobierno debió afrontar otros dos problemas: el choque con la Iglesia y el inicio de la secesión en Cuba (grito de Yara).

El abanico político quedó configurado por: la extrema derecha, los carlistas, que aceptaron el juego parlamentario; los moderados, de escasa importancia; en el centro, la tendencia monárquica de signo democrático, integrado por progresistas, demócratas y unionistas (Prim, Serrano, Sagasta, Ríos Rosas, etc.); a la izquierda, el partido republicano federal (Castelar, Figueras, Pi i Margall, etc.). Del 15 al 18 de enero de 1869 se celebraron elecciones a cortes constituyentes por sufragio universal directo, que dieron la mayoría a los miembros del gobierno (236 escaños). Los republicanos consiguieron 85 diputados y 20 los carlistas. Las Cortes así compuestas elaboraron una nueva constitución, promulgada el 6-VI-1869. Serrano fue elegido regente y Prim jefe del gobierno constitucional. El carácter monárquico de la constitución obligó a buscar un nuevo monarca para España. Había varios candidatos a la corona: el pretendiente carlista Carlos (VII) de Borbón y Austria-Este, Alfonso XII, el general Espartero, Luis I de Portugal, Leopoldo de Hohenzollern (guerra francoprusiana), Amadeo de Saboya, etc. El fracaso de las negociaciones con las diversas candidaturas inclinó la balanza hacia Amadeo de Saboya.

El 30-XII-1870, el nuevo rey desembarcó en Cartagena. Dos días antes había sido asesinado su principal valedor, el general Prim. El 2-I-1871 fue proclamado rey, y el día 3 se disolvieron las Cortes. Los dos años de reinado fueron de continua inestabilidad política, a causa de la oposición de la nobleza latifundista, el progreso de la restauración borbónica, el problema cubano y el esclavista, el auge del movimiento obrero, la sublevación carlista (iniciada en la primavera de 1872) y la crisis económica. El 21-III-1871 Sagasta fue nombrado presidente del gobierno, y en abril de 1872 convocó elecciones, que concedieron la mayoría al partido constitucionalista de Sagasta. Un escándalo acabó con este gobierno, y el 13-VI-1872 subió al poder Ruiz Zorrilla. Las elecciones dieron la mayoría a los radicales. Sin embargo, múltiples problemas decidieron a Amadeo I a abdicar el 11-II-1873. Ese mismo día, el Congreso y el Senado, reunidos en asamblea nacional, proclamaron la Primera República española. El primer gobierno, de coalición radicalrepublicana, fue presidido por Estanislao Figueras. En los primeros meses de la República se intentó, sin éxito, acelerar los cambios sociales por parte de las masas populares, y afloraron las tensiones en el seno del partido republicano. El miedo a la radicalización del proceso produjo la emigración masiva de las familias monárquicas y reaccionarias. En las elecciones de mayo de 1873, a causa del retraimiento y la abstención (más del 60%) de las demás fuerzas políticas, triunfaron los republicanos federales. Pi i Margall ocupó la presidencia del gobierno e intentó formular una estructura federal de estado en las cortes constituyentes. También se presentaron una serie de proyectos sobre reformas sociales y económicas, que quedaron inconclusas.

En julio estallaron los alzamientos cantonales, se produjeron los sucesos de Alcoy y aumentó la conflictividad social; todo ello precipitó la caída de Pi i Margall y propició un giro político hacia la derecha. Salmerón ocupó el poder y acabó con los desórdenes. El 8-IX-1873, el giro a la derecha se consumó con el ascenso al poder de Castelar, cuyo programa se reducía al restablecimiento del orden. Se suspendieron las Cortes, que fueron reabiertas el 2-I-1874, pero el general Pavía, pacificador de Andalucía en la revolución cantonalista, invadió el hemiciclo y las disolvió. Serrano ocupó el poder ejecutivo y gobernó con poderes dictatoriales hasta el 29-XII-1874, cuando el general Martínez Campos se pronunció en Sagunto por la monarquía borbónica de Alfonso XII. Serrano huyó a Francia y Cánovas del Castillo, que desde agosto de 1873 preparaba la restauración de los Borbones, asumió la jefatura del gobierno hasta la llegada del rey.

La Restauración (1875-1902)

El 14-I-1875 entró en Madrid Alfonso XII. La Restauración supuso la vuelta al poder de la burguesía de base agraria latifundista y la entrada de la burguesía industrial en el juego político. Significó también el retorno del constitucionalismo de tipo doctrinario. Una asamblea de ex senadores y ex diputados reunidos en el Congreso elaboró la Constitución de 1876. Desde 1881, la vida política se basó en dos partidos que aceptaban la legalidad constitucional: el conservador, representado por Cánovas, y el partido liberal de Sagasta. En 1885 murió Alfonso XII y su esposa María Cristina de Habsburgo ocupó la regencia hasta la mayoría de su hijo Alfonso XIII. Durante la regencia gobernó Sagasta, quien promulgó una serie de leyes: ley de Asociaciones (1887), Código Civil (1889), supresión de la esclavitud en Cuba (1886), establecimiento del jurado en las causas de derecho penal y establecimiento del sufragio universal (1890). El 5-VII-1890, Cánovas formó gobierno hasta diciembre de 1892. De nuevo Sagasta hasta el 23-III-1895 y luego Cánovas, hasta su asesinato en agosto de 1897. Sagasta volvió al poder y tuvo que presidir el desastre del noventa y ocho. La Unión Conservadora, presidida por Silvela, ocupó el gobierno en marzo de 1899. Sagasta cerró los ministerios de la regencia y Alfonso XIII fue proclamado mayor de edad (7-V-1902).

Economía y sociedad

La población española siguió aumentando durante este período, pero el problema demográfico halló remedio en la emigración masiva hacia América del Sur. La agricultura no ofreció apenas variación, salvo el nuevo sector de los agrios, que comenzó a conquistar el mercado exterior, y el de la producción azucarera. Pero ambos sectores estaban altamente monopolizados. La viticultura, tras una época de gran expansión, pasó por un enorme retroceso, casi catastrófico, víctima de la filoxera. Los cereales se desarrollaron gracias a la fuerte protección arancelaria, que permitió elevar sus precios cuando Europa sufrió una gran crisis agraria (1873) que repercutió en el precio del aceite, dependiente de la exportación. Sin embargo, la industria siguió progresando, y surgieron importantes empresas; aumentó la producción y exportación de hierro, plomo y hulla; y la siderurgia, gracias al nuevo auge de los ferrocarriles, comenzó su gran desarrollo, favorecida por la política proteccionista. La industria textil catalana consiguió grandes beneficios y no se vio afectada por la pérdida de las colonias; su propia estructura (dispersión, maquinaria anticuada, etc.) le causó diversos problemas, ya en el s. XX. Durante el Sexenio Revolucionario se produjo un gran avance del movimiento obrero en España (también Internacional, Primera y Segunda). El proletariado se organizó en agrupaciones de clase e hizo frente a los demás grupos políticos. Los gobiernos de la Restauración reprimieron severamente estos movimientos, pero la fuerza alcanzada por el proletariado era ya imparable, a pesar de su propia división. Durante este período también se consolidaron los nacionalismos, sobre todo en Cataluña y País Vasco.

El revisionismo (1902-1917)

A partir de 1902 aparecieron hombres nuevos en la escena política: Maura, Canalejas, Iglesias, Romanones, etc. Maura presidió su primer gobierno conservador en diciembre de 1903. Continuador de Silvela, adoptó su política de realizar la «revolución desde arriba», es decir, de efectuar cambios desde el poder para que no se gestase una verdadera revolución. Maura se apoyó en los grupos católicos y en la burguesía de la periferia, cuyas reivindicaciones básicas satisfizo. En 1905 se hizo cargo del poder el partido liberal, y hasta 1907 gobernaron sucesivamente Montero Ríos, Moret, López Domínguez y Vega de Armijo. Los liberales fueron incapaces de aportar soluciones mínimamente renovadoras del régimen. El partido liberal se desgastó pronto, y Maura ocupó de nuevo el gobierno desde enero de 1907 hasta octubre de 1909. Durante ese período se llevó a cabo una fecunda labor legislativa: ley electoral, ley de colonización interior, ley de administración local y leyes de reforma fiscal y sobre justicia municipal. Sin embargo, la ley de terrorismo y la guerra de Marruecos acabarían con el gobierno conservador. En efecto, la llamada a filas de los reservistas dio lugar a la Semana Trágica de Barcelona, en julio-agosto de 1909. La dureza de la represión y los fusilamientos, entre ellos el del ideólogo libertario Ferrer i Guàrdia, provocaron en toda Europa una clamorosa campaña contra Maura. Moret se hizo cargo del poder, inaugurando un nuevo turno liberal que no llegó a durar cuatro meses. El 9-II-1910 formó gobierno Canalejas, que aportó un programa político progresista. La labor legislativa de su gobierno fue amplia: leyes de claro sentido intervencionista estatal, servicio militar obligatorio, liberalización de la enseñanza y reformas fiscales parciales. El 12-XI-1912, Canalejas fue asesinado, y de nuevo el rey llamó, para formar gobierno, al liberal Romanones, quien abandonó el poder en octubre de 1913. El rey entregó entonces el poder a los conservadores, pero no en la persona de Maura, sino en la de Eduardo Dato, cuya obra fue escasa, aunque declaró la neutralidad española en la Primera Guerra Mundial. La enorme conflictividad social producida por el impacto de las dificultades de la guerra en las clases bajas, y por la hostilidad del catalanismo a sus criterios económicos, acabaron con su gobierno en diciembre de 1915. Luego, hasta abril de 1917, formó gobierno Romanones, cuya caída se debió a la enorme conflictividad social que caracterizó al período.

De la quiebra de la Restauración a la República (1917-1931)

La crisis de 1917 se manifestó en tres niveles: militar, político y social. El descontento militar se produjo por el abandono en que el gobierno tenía al estamento, así como por el antimilitarismo y el favoritismo en la política de ascensos. Los militares, para defender el sistema de ascensos por escala cerrada, crearon juntas que pronto se convirtieron en un peligro revolucionario por su oposición al régimen. Cuando el capitán general de Cataluña pretendió disolver la junta de Barcelona, las demás se solidarizaron con ella y el gobierno tuvo que dimitir. La crisis política se expresó en la asamblea de parlamentarios organizada por Cambó en julio de 1917 en Barcelona. La asamblea, que representaba a los sectores de la nueva intelectualidad y a la burguesía activa, pretendía un cambio de régimen y de fuerzas y estamentos rectores. Pero el estallido de la crisis social hizo temer a los asambleístas un desvío del cambio hacia posiciones extremistas, y el cuerpo se disolvió espontáneamente. La crisis social se debió al descontento popular provocado por la subida de precios, y a la fuerza y unión de los proletarios. El descontento culminó en una huelga general organizada por la UGT, que pretendía derribar el régimen y convocar una asamblea constituyente. El ejército fue el encargado de acabar con esta situación. Con todo, y pese a la superación de la crisis, el régimen se desintegró en los seis años siguientes. El conflicto social se agudizó, persistió el problema nacionalista y se sucedieron diversos gobiernos incapaces de superar esta situación. La izquierda aumentó considerablemente su poder durante este período, aunque sin alcanzar la mayoría en las Cortes; durante esta época se produjo el progreso del anarcosindicalismo, así como el desastre de DAnnual.

La dictadura

El 13-IX-1923, el general Primo de Rivera llevó a cabo un golpe de estado con el apoyo del rey Alfonso XIII. Primo de Rivera representaba a las clases terratenientes y centralistas, y fue apoyado por el Ejército y la Iglesia; a él y su política se oponían los republicanos y anarquistas, la burguesía industrial y los intelectuales. La primera etapa de la dictadura fue el directorio militar, que integraron nueve generales y un contralmirante, presididos por el dictador. Durante esta época se procuró asegurar el orden público, establecer un sistema de administración central y dar solución al problema marroquí (desembarco de Alhucemas en 1925; derrota y prisión de Abd el-Krim). A partir de 1926 se intentó institucionalizar el régimen y se sustituyó el directorio por un ministerio civil, compuesto de hombres sin compromisos políticos anteriores. Entre ellos, el ministro de Hacienda, José Calvo Sotelo, saneó el régimen fiscal, y el ministro de Fomento, Eduardo Aunós, llevó a cabo una serie de obras hidráulicas y mejoró la red viaria. Sin embargo, el intento de institucionalizar el régimen fracasó, lo mismo que la Unión Patriótica en cuanto partido apolítico y el intento de organización corporativista. El régimen de Primo de Rivera fue perdiendo popularidad, ya que no resolvió los problemas de fondo. La oposición fue en aumento, así como los problemas económicos, agravados por la crisis mundial de 1929. La dictadura cayó en enero de 1930. (También Primo de Rivera, dictadura de.) Los gobiernos posteriores de Berenguer y Aznar no pudieron resolver la crisis política ni la económica. Los republicanos fueron ganando fuerza; en agosto de 1930, los catalanistas, republicanos y socialistas llegaron a un acuerdo de estrategia común en el pacto de San Sebastián; en el ejército surgieron brotes republicanos, y los intelectuales fundaron la Agrupación al Servicio de la República.

La Segunda República española

En las elecciones municipales del 12-IV-1931, los republicanos consiguieron la victoria en todas las capitales de provincia salvo cuatro. Un comité revolucionario, presidido por Alcalá Zamora, lanzó un ultimátum al gobierno, que este aceptó. El rey, sin abdicar, se embarcó en Cartagena rumbo a Marsella; la monarquía española había caído. El nuevo régimen se instauró el 14-IV-1931. El gobierno provisional formado por los republicanos pasó a ser efectivo. Presidido por Alcalá Zamora, figuraban en él Lerroux y Martínez Barrio (radicales), Indalecio Prieto, Largo Caballero y Fernando de los Ríos (socialistas), Marcelino Domingo y Albornoz (radicalsocialistas) y Nicolau d’Olwer y Casares Quiroga, representantes de catalanes y gallegos. El gobierno provisional tuvo que enfrentarse con las iniciativas separatistas de vascos y catalanes, el anticlericalismo y la oposición anarquista. Se eligieron las cortes constituyentes, compuestas por una mayoría de radicales y socialistas, y se redactó la Constitución de 1931. Se elaboró además una serie de leyes, como la depuración de cuadros militares, la ley de jurados mixtos, la de seguros sociales y el estatuto sindical. El debate sobre los artículos anticlericales de la Constitución provocó la salida de Alcalá Zamora y Miguel Maura del gobierno. Se formó entonces un nuevo gabinete, presidido por Azaña. Durante su gobierno se aprobó la ley de reforma agraria y el estatuto de autonomía de Cataluña, no sin la oposición de los anarquistas y los conservadores. La crisis económica y el paro originaron en la población un malestar que tuvo una serie de manifestaciones: el fallido pronunciamiento del general Sanjurjo, los chispazos revolucionarios de principios de 1933 y la agitación anarquista, duramente reprimida. Todo ello desencadenó la caída de Azaña y, tras breves gobiernos de Lerroux y Martínez Barrio, las Cortes fueron disueltas. En las elecciones siguientes, la oposición de los anarquistas y la ruptura de la alianza entre socialistas y republicanos propiciaron el triunfo de la coalición de derechas de Gil Robles y Luis Lucía, la CEDA, que sin embargo no alcanzó la mayoría absoluta y tuvo que aliarse con los radicales de Lerroux, quien encabezó los sucesivos gobiernos. La alianza provocó escisiones en ambos partidos. La oposición pasó a estar encabezada ahora por el partido socialista. La labor del gobierno se encaminó a rectificar la política del bienio anterior: suspensión de la reforma agraria y amnistía para Sanjurjo; tuvo que reprimir también el pronunciamiento secesionista de la Generalitat catalana, acaudillado por Companys, y el alzamiento socialista de Asturias, para lo cual se emplearon tropas de África. Una serie de escándalos (estraperlo) provocó la caída de Lerroux y, tras los gobiernos de transición de Chapaprieta y Portela Valladares, las Cortes fueron disueltas. En las elecciones de 1936 obtuvo el triunfo el Frente Popular, que agrupaba a las izquierdas. Azaña ocupó la presidencia de la República y Casares Quiroga la del gobierno. Los bloques políticos eran irreconciliables y no se pudo realizar una política coherente. En esta situación de caos se produjo el alzamiento militar del 18-VII-1936, que inició la guerra civil española.

El franquismo (1939-1975)

Finalizada la guerra civil, los vencedores instauraron un nuevo régimen. La jefatura del estado y del gobierno siguió en manos del general Franco. La situación económica era caótica, y se agravó con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Fue la época de la autarquía y del intervencionismo estatal. Por otra parte, acabada la Segunda Guerra Mundial, España fue expulsada de los organismos internacionales, y la casi totalidad de las potencias retiraron sus embajadores. A este bloqueo político se añadió el económico, aunque en menor escala, ya que EE UU y el Reino Unido siguieron realizando intercambios con España. El desarrollo de la guerra fría, el apoyo de la mayoría de los países iberoamericanos (Argentina y sobre todo Portugal) y de los católicos de los demás países propiciaron la entrada española en el concierto internacional. En 1953, la firma del concordato con la Santa Sede y de los acuerdos políticos y económicos con EE UU dieron un importante respaldo al régimen franquista. Dos años después, España entró a formar parte de la ONU y la oposición vio alejarse sus últimas oportunidades de derribar el régimen. Esta recuperación a nivel político y económico estuvo acompañada de una mayor institucionalización del régimen, mediante una serie de leyes que pretendían democratizar el sistema. La década de los sesenta se inició bajo el signo de la estabilización económica y del cambio del equipo gubernamental. En efecto, los falangistas perdieron poder y se hizo cargo del gobierno un grupo de tecnócratas vinculados al Opus Dei. En 1969 se formó un nuevo gobierno monocolor que consagró el predominio de los tecnócratas. Pero el asesinato del almirante Carrero Blanco, presidente del gobierno, acabó con la influencia de este sector (20-XII-1973). El nuevo presidente del gobierno, Carlos Arias Navarro, prometió realizar algunas reformas políticas de carácter aperturista (espíritu del 12 de febrero), que resultaron exiguas para la oposición. Se desencadenó así una serie de protestas sociales en demanda de dichas reformas, pero el régimen no estaba dispuesto a hacer concesiones. La oposición inició una acción conjunta, mas la influencia de los sectores ultras cercanos a Franco logró evitar la legalización de las asociaciones políticas, prevista por Arias Navarro. A lo largo de 1975 se acentuó el declive final del régimen y del dictador: el 20-XI-1975 murió Franco, y el 22 se proclamó rey a Juan Carlos I. Los gobiernos de la monarquía (primero Arias Navarro y después Adolfo Suárez) y la figura misma del rey se enfrentaron con el problema de transformar las estructuras franquistas en estructuras parlamentarias de carácter democrático occidental, cuyo verdadero creador fue Adolfo Suárez: primero con su reforma política, que abolió las formas de gobierno franquistas, y posteriormente con la legalización de los partidos políticos, sentó las bases de la actual democracia española. El 15-VI-1977, UCD ganó las primeras elecciones generales celebradas desde la Segunda República Española. Con ellas se cerró la etapa franquista.

La España a partir de la Transición

Resultado de las elecciones legislativas convocadas en España entre 1977 y 1996

En agosto de 1977 se inició la redacción de una constitución y la creación del mapa autonómico (preautonomías catalana y vasca). Al mismo tiempo, la presencia de España se hizo más activa en el mundo (miembro del Consejo de Europa, 24-XI-1977). Aprobado el texto de la constitución por las Cortes (31-X-1978) y posteriormente en referéndum por el pueblo español (6 de diciembre), el 3-III-1979 se realizaron nuevas elecciones, que dieron otra vez el triunfo a la UCD de A. Suárez. El 25 de octubre del mismo año, los estatutos de autonomía del País Vasco y Cataluña obtuvieron su ratificación popular en referéndum. La consolidación creciente de la democracia hizo que la UCD perdiera su razón de ser, al clarificarse el espectro político. Adolfo Suárez dimitió en enero de 1981 y fue sustituido por Leopoldo Calvo Sotelo. Durante la votación de investidura de éste (23-II-1981) se produjo un intento de golpe de estado, encabezado por el teniente general Milans del Bosch y el teniente coronel Tejero Molina, que mantuvieron secuestrado el Congreso de Diputados en pleno hasta la mañana del día 24. La clara actitud de Juan Carlos I dejó sin apoyo a los sublevados. La situación del gobierno se fue deteriorando, a la vez que el partido gubernamental se deshacía en luchas internas. El 6 de abril de 1981 se promulgaba el estatuto de autonomía de Galicia, mientras seis meses más tarde el 89 % de la población andaluza aprobaba el estatuto de autonomía de Andalucía.

El 28-X-1982 se celebraron elecciones legislativas. UCD pasó a ser un partido minoritario, se produjo un alza de AP (Alianza Popular, conservador, que se convirtió en el principal partido de la oposición), un descenso del PCE y el triunfo del PSOE por mayoría absoluta. Con Felipe González Márquez como presidente del gobierno, el partido socialista volvió a ocupar el poder después de 40 años. El PSOE se impuso como programa de gobierno la modernización de la legislación y la reforma fiscal y económica del país. Los principales problemas del nuevo gobierno eran el paro y el terrorismo de ETA, en política interior, y la integración en la CEE y en la OTAN, en política internacional. El nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, llevó a cabo un ambicioso proyecto de ampliación de la presencia internacional de España. El ministro de Defensa, Narcís Serra, inició un proceso de modernización de las Fuerzas Armadas (profesionalización de la oficialidad y reducción del número de efectivos; reducción a seis de las nueve Capitanías; modificación del servicio militar; dependencia efectiva de los mandos militares del gobierno...), que contribuyó a una notable mejora de las relaciones del ejército con el gobierno. Entre 1982 y 1983 las Cortes aprobaron los estatutos de las trece comunidades autónomas restantes, quedando sólo Ceuta y Melilla, que se convertirían en autonomías en febrero de 1995. En mayo de 1983 se celebraron elecciones autonómicas en trece de estas comunidades, resultando el PSOE vencedor en once y el mismo día se celebraron elecciones municipales, resultando vencedor el PSOE en las principales ciudades. En 1984 se celebraron elecciones autonómicas en el País Vasco (febrero) y en Cataluña (abril): en ambas comunidades triunfaron los partidos que habían gobernado durante el primer mandato. AP ganó las elecciones autonómicas gallegas de noviembre de 1985, sin alcanzar la mayoría absoluta. En junio de 1985, tras un largo proceso negociador, se firmó el tratado de adhesión de España a la Comunidad Económica Europea, que entraría en vigor el 1 de enero de 1986. La entrada de España en la CEE descongeló dos cuestiones pendientes en política internacional: la apertura sin restricciones de la verja gibraltareña (febrero de 1985) y el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel (enero de 1986).

En marzo de 1986 se decidió en referéndum la permanencia de España en la OTAN. Posteriormente, el gobierno convocó elecciones anticipadas para junio. El PSOE consiguió de nuevo la mayoría absoluta de escaños en el Congreso. Los socialistas revalidaron en las elecciones autonómicas de Andalucía (junio de 1986) su triunfo de 1982. En junio de 1987 se celebraron elecciones municipales, autonómicas y al Parlamento Europeo, con un descenso generalizado de los votos socialistas. En política internacional, el gobierno firmó con el Reino Unido el acuerdo sobre utilización conjunta del aeropuerto de Gibraltar (diciembre de 1987) y con EE UU (enero de 1988) su retirada de la base de Torrejón. En julio, tuvo lugar una remodelación del gobierno con incorporación de seis nuevos ministros. En 1989 el gobierno y ETA iniciaron en Argelia contactos, que el grupo terrorista rompió. En mayo de este mismo año, el PSOE venció en las elecciones al Parlamento Europeo; en octubre volvió a triunfar en las legislativas, aunque siguió perdiendo votos. El año 1990 estuvo marcado por el comienzo de hostilidades en el golfo Pérsico por la invasión de Kuwait por Iraq. España se unió a la coalición internacional.

En enero de 1991 dimitió el vicepresidente del gobierno, Alfonso Guerra, siendo sustituido por Narcís Serra, a lo que siguió una nueva remodelación (la sexta) del gabinete socialista. La economía acusaba una fase recesiva reflejada en una disminución del crecimiento y un aumento de la inflación. En el ámbito internacional España consolidaba un cierto protagonismo, sobre todo después de la celebración en Madrid de la Conferencia de Paz para Oriente Medio (octubre de 1991), auspiciada por EE UU y Rusia. Por otra parte, la cooperación con Francia en la lucha antiterrorista favoreció la detención en territorio francés de un importante núcleo etarra. El año 1992 fue el de la celebración de los XXV Juegos Olímpicos en Barcelona y de la Exposición Internacional en Sevilla. En marzo hubo importantes manifestaciones en Asturias y el País Vasco causadas por la remodelación del sector siderúrgico. En 1993 se llevaron a cabo varias devaluaciones de la peseta con respecto a las monedas más fuertes (el marco alemán y el dólar estadounidense) como vía para favorecer la exportación. En abril moría el padre del rey, Don Juan de Borbón. El 6 de junio se celebraron elecciones generales, con un nuevo, aunque escaso, triunfo del PSOE. A falta de una mayoría absoluta en el Parlamento, el gobierno presidido por Felipe González pactó con los partidos nacionalistas Convergència i Unió de Cataluña y PNV del País Vasco, para asegurar su iniciativa legislativa.

l año 1994 comenzó en un duro contexto de acusaciones de corrupción que afectaban de forma directa al gobierno, el aumento del desempleo y la evolución desfavorable de la crisis económica. En este entorno se celebraban las elecciones al Parlamento europeo, que significaron un duro golpe para las candidaturas socialistas, hasta aquel momento vencedoras. A mediados de 1994 se detectó una cierta recuperación económica y la progresiva reducción del desempleo. Paralelamente, los casos de corrupción provocaron la dimisión, por responsabilidades políticas, de varios miembros del gobierno, y las investigacions judiciales tuvieron continuidad en la empresa privada. Los incendios e inundaciones provocaron en verano y otoño grandes pérdidas económicas en diversas zonas, en especial de Cataluña y la Comunidad Valenciana. A lo largo de 1995 se continuaron manifestando signos evidentes de recuperación económica, a pesar de que el paro, aunque mejorando, continuaba más alto que la media europea. De este período destacan la importancia de los conflictos internacionales vinculados al sector pesquero (Canadá y Marruecos). En los últimos meses del año se enfriaron las relaciones del gobierno y sus aliados catalanes y vascos, lo que resultó en la no aprobación de los presupuestos de 1996 ni la aprobación de una ley destinada a ampliar los supuestos de legalidad del aborto. De este año destacan también las detenciones de personalidades del gobierno relacionadas con la organización terrorista parapolicial GAL, el atentado contra el jefe de la oposición José María Aznar y la confirmación por parte del ministerio de Defensa de la existencia y el robo de grabaciones telefónicas realizadas entre 1980 y 1990 por el CESID a diversas personalidades, entre ellas el rey. Durante el segundo semestre del año España asumió la presidencia de la Unión Europea en el marco de la cual se celebró la Conferencia Euromediterránea en Barcelona; en la cumbre celebrada en Madrid como clausura de la presidencia española se avanzó en el campo de la unión económica y se acordó que la futura moneda única tendría el nombre de euro. Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, fue nombrado secretario general de la OTAN.

En 1996 se celebraron elecciones generales (marzo), que supusieron la derrota del PSOE y el triunfo, insuficiente, del PP liderado por José María Aznar; el nuevo gobierno popular pactó con los nacionalistas vascos (PNV) y catalanes (Convergència i Unió) para poder ejercer las responsabilidades de gobierno y superar el reto de cumplir con los compromisos adquiridos por el Tratado de Maastricht. Continuaron los signos de recuperación económica y descenso del paro. El 26 de diciembre de 1996 el Congreso aprobó el presupuesto general del Estado para el año 1997, con el apoyo del Partido Popular (PP), Convergència i Unió (CiU), Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Coalición Canaria, y con los votos en contra del PSOE e Izquierda Unida (IU). El presupuesto, concebido para cumplir con los criterios de convergencia prescritos en el Tratado de Maastricht, cifró el gasto público en 30.464 billones de pesetas y situó los ingresos en 27.455 billones.

En 1997 la banda terrorista Euskadi ta Askatasuna (ETA) secuestra y asesina a Miguel Ángel Blanco, concejal del Partido Popular (PP) en Ermua, lo que desata una ola nunca vista de rechazo de la banda terrorista —el denominado Espíritu de Ermua—. Mientras, se inaugura el Museo Guggenheim de Bilbao y España ingresa en la estructura militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En 1998, el Banco Santander lanza una opa sobre Banesto, mientras las medidas económicas del gobierno popular y la buena marcha de la economía española permiten a España cumplir los requisitos del Tratado de Maastricht, y por tanto, acceder a la moneda única europea (el euro), que entra en vigor el 1 de enero de 1999. Durante el año, cabe mencionar el desastre ecológico que sufrió el Parque Nacional de Doñana, por un vertido químico, o la inauguración en Valencia de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

El siglo XXI

En las elecciones generales del año 2000, el Partido Popular (PP) alcanza la mayoría absoluta, y José María Aznar repite como presidente. En el Parlamento se aprueba el Acuerdo por las Libertades y Contra el Terrorismo, propuesto por el nuevo secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero —la banda terrorista nacionalista ETA mata ese año a 23 personas—. Otras cuestiones políticas son la aprobación de una nueva Ley de extranjería o los graves disturbios, de índole racista, habidos en El Ejido (provincia de Almería). En el ámbito de la cultura, el cineasta Pedro Almodóvar conquista el “Premio Óscar” con su película Todo sobre mi madre.

En 2001 nueva legislación, que hace desaparecer de forma definitiva el servicio militar obligatorio y la prestación social sustitutoria. Se desata la denominada “crisis de las vacas locas”. El 1 de enero de 2002, tras un periodo de transición, el euro sustituye a la peseta como moneda de curso legal. Tiene lugar una huelga general (20 de junio) convocada por los sindicatos mayoritarios. Crisis diplomática entre Marruecos y España por la invasión de la isla Perejil por parte de policías marroquíes, a la que responde el Ejército retomando el islote. Se ilegaliza el brazo político de la banda terrorista ETA, y España preside de forma rotatoria la Unión Europea (UE). Catástrofe ecológica por el vertido de crudo a resultas del hundimiento del petrolero Prestige frente a las costas gallegas, vertido que llega a las playas de la cornisa cantábrica y provoca una grave crisis política.

En 2003 estalla la II Guerra de Irak. El gobierno de José María Aznar apoya —aunque no con intervención militar directa— la invasión del país por parte de la coalición internacional liderada por el presidente estadounidense George W. Bush y el británico Tony Blair, apoyo escenificado en la Cumbre de las Azores. Esto desata una ola de protestas sin igual en toda España, con masivas manifestaciones y una opinión pública mayoritariamente en contra de esa toma de postura del gobierno. Mientras, Esperanza Aguirre es elegida presidenta de la Comunidad de Madrid (la primera mujer que preside una comunidad autónoma). En el ámbito cultural, Pedro Almodóvar recibe su segundo “Premio Óscar” por Hable con ella.

En 2004 se produce un vuelco en la situación política. Tres días antes de las elecciones generales previstas para el 14 de marzo (en las que, liderando el PP se presenta el hasta entonces vicepresidente del gobierno de José María Aznar, el gallego Mariano Rajoy Brey), tiene lugar un gravísimo atentado terrorista en Madrid, realizado por células yihadistas islamistas autónomas, aunque vinculadas a la yihad global que entonces lideraba la organización Al Qaeda. El 11 de marzo, a primera hora de la mañana, una serie de bombas estalla en varios trenes del servicio de cercanías de Renfe de la capital madrileña. Las víctimas mortales ascienden a 198, y los heridos superan los 1.800, con lo que los atentados del 11-M se convierten en el más trágico atentado terrorista de la historia de Europa. La gestión del gobierno de esos atentados (investigación, información, etc.), así como la postura de la oposición, determina en cierta medida los tres días hasta los comicios legislativos. En ellos, se impone el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, que pasará a gobernar los siguientes siete años de la historia de España. La primera medida del gobierno Zapatero será retirar las tropas auxiliares y el personal militar que España mantiene en Irak.

Pedro Sánchez en uno de los pasillos del Congreso de los Diputados de España el día de la votación de la moción de censura que lo encumbró como Presidente del Gobierno de España.

En otro orden de cosas, ese año 2004 tiene lugar la boda de Felipe de Borbón, entonces Príncipe de Asturias, con la periodista Letizia Ortiz Rocasolano. El exministro de economía del gobierno de Aznar, Rodrigo Rato, es nombrado director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), y en Barcelona se celebra el denominado Fórum Universal de las Culturas.

Durante la primera legislatura de Zapatero, en 2005 el Congreso de los Diputados rechaza el denominado Plan Ibarretxe, que pretendía realizar una consulta legal por la independencia del País Vasco, liderado por el entonces lehendakari, Juan José Ibarretxe, del Partido Nacionalista Vasco (PNV). Mientras, España aprueba en referéndum la nueva Coinstitución Europea y el Parlamento hace lo propio con el matrimonio homosexual. Nuevo “Premio Óscar” para el cine español, en esta ocasión a Alejandro Amenábar por su Mar adentro. Nace la infanta Leonor de Borbón, Princesa de Asturias, hija primogénita de los Príncipes de Asturias.

En 2006 entra en vigor la Ley antitabaco, que restringe fumar en locales públicos; la Ley Orgánica de Educación (con la controvertida asignatura de Educación para la ciudadanía), y la regulación del “carnet de conducir por puntos”, además de la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña. En el ámbito económico, cabe destacar las opas presentadas sobre la eléctrica Endesa, o la suspensión de la línea aérea Air Madrid. Estalla el Caso Malaya, un grave caso de corrupción pública, así como la Operación Puerto, amplia investigación sobre dopaje en el ámbito del ciclismo. Un terrible accidente en el metro de Valencia se cobra la vida de más de 40 personas, mientras la banda terrorista ETA vuelve a atentar: coche bomba en la terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, que se cobra la vida de dos ciudadanos ecuatorianos. Se rompen así las negociaciones que desde su llegada al gobierno había impulsado el presidente José Luis Rodríguez Zapatero (el denominado “proceso de paz” del País Vasco) con vistas a la disolución de la banda terrorista.

En 2007 se advierten los primeros síntomas, a partir del verano, de la grave crisis económica y financiera internacional que va a azotar con singular dureza la economía y la sociedad españolas en los años venideros. En materia política, y además de las elecciones municipales y autonómicas de la primavera, el gobierno de Rodríguez Zapatero aprueba la ambiciosa Ley de dependencia. En otro orden de cosas, se inaugura la ampliación del Museo Nacional del Prado. En marzo de 2008 tienen lugar nuevas elecciones legislativas. El PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero se hace con una nueva victoria, por lo que el presidente es reelegido. De su nuevo gabinete destaca la primera mujer en ser ministra de Defensa: Carme Chacón. Comienzan a sentirse los efectos de la crisis económica y financiera internacional: aumenta el desempleo, particularmente en el sector de la construcción, y algunas entidades financieras —particularmente las cajas de ahorro, que mayor exposición tenían por sus negocios en el sector inmobiliario— sufren problemas de liquidez; el IBEX 35, el índice de la bolsa española, cae cerca del 40 % de su valor en este año. En el ámbito de la cultura y el ocio, tiene lugar la Exposición Internacional en Zaragoza, Javier Bardem se convierte en el primer actor español en ganar un “Premio Óscar”, y la selección española de fútbol gana, 44 años después, su segunda Eurocopa. Se inaugura la línea del tren de alta velocidad (AVE) entre Madrid y Barcelona. En sucesos, destaca por encima el trágico accidente aéreo en Barajas, cuando un avión de la compañía Air Europa se estrella al poco de haber tomado vuelo; cerca de 200 víctimas mortales.

En 2009, la recesión económica en que vive sumida España se cobra una cifra que supera los 4 millones de desempleados. El gobierno de Rodríguez Zapatero impulsa el Plan E —fuerte inversión en obras públicas, vía Ayuntamientos— para dar la vuelta a esta situación, mientras se crea el FROB, que debe solucionar el goteo de quiebras de entidades financieras, particularmente cajas de ahorro, de las que Caja Madrid y Caixa de Catalunya se convertirán en paradigmas. La corrupción azota el país; se suceden las investigaciones sobre graves casos como el Gürtel y el de los EREs de Andalucía. En el ámbito político, Patxi López, gracias al apoyo del PP, se convierte en el primer presidente socialista del País Vasco, mientras el gobierno retira de manera unilateral las tropas de paz que mantenía desplegadas en Kosovo. En el ámbito empresarial, destaca la venta de Endesa a la italiana Enel, y en el ámbito cultural, que Penélope Cruz se convierte en la primera actriz española en ganar un “Premio Óscar”.

El verano de 2010 vio la victoria, por primera vez en su historia, de la selección española de fútbol en un Campeonato del Mundo: el celebrado en Sudáfrica. En política, entra en vigor la reforma de la Ley del Aborto, algunos de cuyos apartados crean una notable polémica. También se produce el “apagón analógico”, entra en funcionamiento la Televisión Digital Terrestre (TDT), al tiempo que Radiotelevisión Española (RTVE) comienza a emitir sin cortes publicitarios. Una huelga de los controladores aéreos en fechas cercanas a Navidad la resuelve el gobierno militarizando las torres de control de los aeropuertos durante un día. Se inaugura la línea de tren de alta velocidad (AVE) entre Madrid y Valencia. En materia económica, el gobierno Zapatero realiza un Plan de ajuste económico que debe paliar los graves efectos macroeconómicos de la crisis económica y financiera internacional, en particular sobre la deuda y el déficit de las administraciones públicas y del Estado, que se dispara. Entra en vigor una nueva reforma laboral, que provoca una huelga general el 29 de septiembre. En el ámbito de la corrupción, estalla el Caso Nóos, en el que está directamente implicado —acabará siendo imputado y juzgado— Iñaki Urdangarín, el esposo de la infanta Cristina de Borbón, y yerno del rey Juan Crlos I.

En 2011, la crisis económica arrecia, Aumenta de nuevo exorbitadamente el desempleo, la prima de riesgo de la deuda española se dispara, al tiempo que las quiebras financieras se suceden, en pleno proceso de recapitalización de la banca. Zapatero se ve obligado a aprobar en el Parlamento una reforma de la Constitución española de 1978 —con el apoyo, entre otros grupos, del Partido Popular (PP)— que introduce el límite en el déficit público. Es el mes de mayo de 2011, el mismo en que aparece el denominado Movimiento del 15-M (15 de mayo), una serie de protestas sociales (en forma de acampadas en plazas públicas) que se extiende por toda España al rebufo de la organizada en la plaza del Sol de Madrid.

En las elecciones legislativas del 20 de noviembre, el Partido Popular (PP), liderado de nuevo por Mariano Rajoy, consigue una clara victoria, que le concederá una amplia mayoría absoluta tanto en el Senado como en el Congreso de los Diputados. El PSOE, liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba, consigue sus peores resultados en la historia de la joven democracia española. En otro orden de cosas, entra en vigor una nueva Ley antitabaco más restrictiva y la banda terrorista ETA anuncia el “cese definitivo de su actividad armada”, lo que se interpreta como el final del terrorismo nacionalista vasco. España se une a la intervención militar en Libia contra el coronel Gadafi, en el ámbito de la denominada “primavera árabe”. Por lo que respecta a la corrupción, dimite el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, acusado —luego juzgado y declarado inocente— de malversación de fondos públicos. Tiene, así mismo, lugar un grave terremoto en Lorca.

Los años 2012-2013 son los más profundos de la crisis económica en España. Se alcanza el techo de desempleo (más de seis millones de parados, una tasa por encima del 25 %), al igual que lo hace la prima de riesgo (el diferencial sobre la prima alemana que paga el Estado por su deuda pública), y los desahucios, y el nuevo gobierno de Mariano Rajoy se ve obligado a solicitar del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Unión Europea (UE) un rescate para el sistema bancario español. Las medidas del gobierno Rajoy se suceden en el ámbito económico: nueva reforma laboral, Plan de Ajuste del déficit público, nacionalización de la matriz de Bankia (la antigua Caja de Madrid, reconvertida en banco por la crisis, que salió a bolsa liderada por el exministro Rodrigo Rato, en una operación fallida), etc. Huelgas generales (29 de marzo, 14 de noviembre) y educativa. Las protestas llevan al intento de rodear el Congreso de los Diputados (25 de septiembre). En Cataluña, el auge del movimiento independentista muestra su fuerza en la manifestación de la Diada del Once de Septiembre. Mientras el gobierno argentino expropia la empresa petrolífera YPF a Repsol, Iñaki Urdangarín es imputado por presuntos delitos económicos y estalla el Caso Bárcenas, bautizado así por el principal implicado, el exdiputado, exsenador y extesorero del Partido Popular (PP), Luis Bárcenas. Gravísimo accidente ferroviario en Santiago de Compostela. El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (TEDH) suspende la denominada “doctrina Parot”. Se inaugura la línea de alta velocidad Barcelona-frontera francesa, que la conecta con París.

En 2014 abdica el rey Juan Carlos I en favor de su hijo, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y Grecia, que reinará como Felipe VI de España. Fallece el primer presidente democrático de la Transición, Adolfo Suárez. El movimiento de protesta del 15-M deriva, en cierta medida, en un partido político de corte izquierdista radical y populista: se funda Podemos, que concurre a las elecciones al Parlamento Europeo de la primavera de 2014, consiguiendo cinco escaños. Paralelamente, la formación política socio-liberal, de centro, Ciudadanos (Cs), da el salto a la escena española desde el ámbito que vio su nacimiento, la Comunidad Autónoma de Cataluña, donde en 2013 había pasado de tres a nueve diputados; en los comicios europeos consigue dos escaños. El PSOE renueva su liderazgo: el nuevo secretario general, Pedro Sánchez-Castejón, elegido en el Congreso del partido, resulta elegido también futuro candidato a la presidencia del Gobierno en las primeras primarias realizadas entre todos los militantes del partido. En el ámbito económico, la deuda pública supera el 100 % del Producto Interior Bruto (PIB), aunque hay indicios de que la crisis económica podría empezar a paliarse. En corrupción estalla la Operación Púnica, que afecta de nuevo a altos cargos electos del Partido Popular (PP), y la infanta Cristina de Borbón pasa a estar imputada en el Caso Nóos. En Cataluña, Artur Mas desobedece la suspensión ordenada por el Tribunal Constitucional para la realización de un referéndum (o “consulta”) por la independencia de Cataluña, lo que le acarreará futuros problemas con la justicia.

El año 2015 supone un punto de inflexión en la escena política española. Las elecciones municipales y autonómicas de la primavera parecen confirmar la ruptura del histórico bipartidismo español, con el notable surgimiento de las formaciones políticas mencionadas con anterioridad, Podemos y Ciudadanos (C’s). La crisis en Cataluña arrecia. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, convoca elecciones autonómicas anticipadas, en las que su partido concurre en coalición con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), un bloque conjunto en cuyo programa electoral está prefijada la “hoja de ruta” para la independencia. No obstante, no logran la mayoría absoluta; las negociaciones para la investidura con la otra formación independentista, la izquierdista radical y asambleísta de la CUP, desemboca en la renuncia de Artur Mas y la elección de su conmilitón, el hasta entonces alcalde de Girona, Carles Puigdemont, como nuevo presidente de la Generalitat. En materia económica, la superación de la recesión se confirma: la economía española (su PIB) empieza a crecer en torno al 3 %, y la tasa de desempleo comienza a experimentar sucesivos descensos mensuales, al tiempo que las condiciones financieras internacionales (particularmente, la prima de riesgo del Estado) mejoran.

El presidente Mariano Rajoy convoca elecciones para el día 20 de diciembre de 2015, que confirman el escenario de declive del viejo bipartidismo. El Partido Popular (PP) vence, pero con una pérdida de un tercio de sus escaños, situación que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no aprovecha, ya que vuelve a constatar su suelo de cristal: pierde otra quincena de diputados y marca un nuevo peor resultado histórico. Podemos (69 diputados) y Ciudadanos (40 diputados) irrumpen con fuerza en el Congreso de los Diputados. Esto abrirá un ínterin de diez meses que se resolverá —repetición de elecciones generales mediante, el 26 de junio— con la reelección de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno el 29 de octubre, tras conseguir los apoyos de Ciudadanos (C’s), de otros grupos muy menores, y, sobre todo, la necesaria abstención (o, al menos, de una parte) del grupo parlamentario socialista, que experimenta la crisis quizá más grave de los últimos cuarenta años.

Durante su Gobierno tuvo lugar una gravísima crisis política e institucional derivada del llamado Proceso secesionista en Cataluña (ver tabla adjunta), el intento de las fuerzas nacionalistas e independentistas catalanas por conseguir la secesión de Cataluña del resto de España mediante, entre otras cosas, de la realización de un referéndum de autodeterminación unilateral (1 de octubre de 2017), declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español. El fallido intento derivó en la aplicación del artículo 155 de la Constitución española de 1978 (el que permite la intervención, por parte del Estado, del gobierno de una institución como una comunidad autónoma, en este Caso) y en el procesamiento (o huída de la justicia al extranjero, en algunos casos) de los principales líderes del movimiento, en un juicio que comenzó en el Tribunal Supremo en marzo de 2019.

Pero cuando dio comienzo ese juicio, Mariano Rajoy ya no era el presidente del Gobierno, y había abandonado la política. El reelegido secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (había sido defenestrado por el Comité Federal del partido como culminación de una, así mismo, gravísima crisis interna del partido), presentó una moción de censura en junio de 2018, que tras conseguir los apoyos necesarios de casi el resto de grupos parlamentarios, prosperó, lo que significó la proclamación de Sánchez como nuevo presidente del Gobierno. Tras unos meses en la Presidencia, decidió, al no conseguir el apoyo para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado en febrero de 2019, convocar elecciones generales, a celebrar el 28 de mayo siguiente.

En ellas, el PSOE obtuvo una notable victoria, al alcanzar 123 escaños (tenía 85 en la pasada legislatura), mientras que el PP, liderado ahora por el sucesor de Rajoy, el novel Pablo Casado, sufrió una caída más que notable, al perder 71 de los 137 escaños que tenía, y quedarse en únicamente 66, a muy poca distancia del tercer partido más votado, Ciudadanos (C’s), que experimentó a su vez una relevante subida de 32 hasta 57 escaños. Del resto de partidos, cabe destacar también la caída de Podemos, desde los 68 hasta los 42 escaños (cuarta fuerza política), y la aparición en escena de VOX, un partido de ámbito nacional ubicado en la derecha extrema españolista, que, liderado por Santiago Abascal, había protagonizado en buena medida la campaña electoral, y de la práctica inexistencia pasó a 24 diputados, convirtiéndose en la quinta fuerza política del hemiciclo.

Estas cinco fuerzas de ámbito nacional sumaban 312 de los 350 escaños del Congreso de los Diputados de España; el resto se los repartieron entre el ramillete de formaciones regionalistas, nacionalistas y secesionistas de varios de los territorios del país, particularmente Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que con sus quince escaños se convertía, ahora sí de manera indiscutible, en la fuerza hegemónica del nacionalismo catalán, muy por delante de los restos de la antigua Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), que en este caso consistió en la candidatura Junts×Cat, monitorizada por el expresidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, desde su huída del país (había sido el presidente del Govern de la Generalitat que había impulsado el mencionado referéndum ilegal de autodeterminación), ya que sólo consiguió 7 escaños.


Cronología del Proceso secesionista en Cataluña
13-nov-2003 José Luis Rodríguez Zapatero: "Apoyaré la reforma del Estatuto de Autonomía que apruebe el Parlamento de Cataluña".
30-sep-2005 El Parlamento de Cataluña aprueba la reforma del Estatut con 120 votos a favor y 15 en contra.
30-mar-2006 El Congreso de los Diputados aprueba el Estatut con modificaciones después del pacto entre José Luis Rodríguez Zapatero y Artur Mas i Gavarró en el Palacio de la Moncloa.
18-jun-2006 Los catalanes aprueban en referéndum el nuevo Estatut con un 73,2 % de los votos a favor.
07-nov-2007 El President de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, advierte en Madrid que las modificaciones del Tribunal Constitucional al texto estatutario pueden traer como consecuencia una "grave desafección emocional de Cataluña hacia a España".
28-jun-2010 El Tribunal Constitucional, cuatro años después de la presentación del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Partido Popular (PP) (31 de julio de 2006) sobre 114 de los 223 artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006, refrendado por los catalanes en el referéndum celebrado el 18 de junio de 2006, hace pública su sentencia. El Tribunal Constitucional, por ocho votos frente a dos, declaró inconstitucionales 14 artículos, y sujetos a la interpretación del tribunal otros 27 (por seis votos frente cuatro). Además, el alto tribunal estimó que "carecen de eficacia jurídica" las referencias que se hacen en el preámbulo del Estatuto de Autonomía a Cataluña como nación y a la "realidad nacional" de Cataluña.
10-jul-2010 Multitudinaria manifestación contra la sentencia del Estatut con el lema "Som una nació. Nosaltres decidim" ("Somos una nación. Nosotros decidimos").
28-nov-2010 Artur Mas i Gavarró derrota en las elecciones autonómicas a las fuerzas del "tripartito de izquierdas" que habían venido gobernando los siete años anteriores y se convierte en el 129ª presidente de la Generalitat de Catalunya.
11-sep-2012 Un millón y medio de manifestantes en la primera gran manifestación por la independencia de Cataluña.
20-sep-2012 El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reune con Artur Mas en el Palacio de la Moncloa. El presidente del Gobierno aparca la posibilidad de cerrar un acuerdo por un "pacto fiscal".
25-nov-2012 El soberanismo gana las elecciones autonómicas anticipadas convocadas por Artur Mas, aunque Convergència i Unió (CiU) debilita su fuerza en votos.
12-dic-2013 CiU, ERC, ICV y las Candidatures d'Unitat Popular (CUP) pactan la fecha y la pregunta de la "consulta" del 9 de noviembre de 2014.
08-abr-2014 Los diputados Jordi Turull i Negre (CIU), Marta Rovira i Vergés (ERC) y Joan Herrera Torres (ICV) defienden sin éxito una "consulta pactada" en el Congreso de los Diputados, ante las Cortes generales.
27-sep-2014 Artur Mas firma el decreto de convocatoria de la consulta del 9-N.
09-nov-2014 2,3 millones de catalanes votan en la consulta a pesar de la suspensión del Tribunal Constitucional.
27-sep-2015 Mayoría absoluta soberanista con 72 diputados y el 47,7 % de los votos en las elecciones autonómicas adelantadas, convocadas nuevamente por Artur Mas "con carácter plebiscitario".
10-ene-2016 Carles Puigdemont se convierte en el 130º presidente de la Generalitat de Catalunya tras el "paso al lado" de Artur Mas.
29-sep-2016 El Parlamento de Cataluña da la confianza a Carles Puigdemont para sacar adelante un referéndum de autodeterminación.
06-sep-2017 El Parlamento de Cataluña aprueba la Ley del referéndum y el Govern firma el decreto de convocatoria del referéndum del 1 de octubre de 2017.
20-sep-2017 La Guardia Civil detiene a varios altos cargos de la Generalitat de Catalunya cumplimentando órdenes de la judicatura. Comienza una movilización permanente de carácter independentista.
1-oct-2017 Celebración del llamado referéndum de autodeterminación, prohibido por el Tribunal Constitucional. Se producen cargas policiales (Guardia Civil, Policía Nacional) para conseguir precintar los recintos públicos utilizados como colegio electoral. En otros casos, los Mossos d'Esquadra reaccionan con una cierta dejadez. La ciudadanía independentista acude a votar masivamente, aunque accidentadamente; escasas garantías de desarrollo normal de un día votación. El Govern de la Generalitat anuncia en la madrugada los supuestos resultados de la votación, y "asume las consecuencias". El Gobierno insiste en la ilegalidad de la votación.
2-oct-2017 Protestas de una parte de la ciudadanía catalana por las cargas policiales. Se convoca huelga general en Cataluña como reacción.
3-oct-2017 Jornada de huelga general, con un seguimiento masivo en algunos sectores y escaso en otros. El rey Felipe VI de España se dirige en mensaje oficial a la nación, de forma excepcional fuera de su agenda ordinaria, para hacer un llamamiento al cumplimiento de la Ley y el Estado de Derecho.
4-oct-2017 El president Puigdemont emite también un mensaje oficial, en el que reclama diálogo aunque asegura que continuará con el proceso independentista.
5-oct-2017 Comienza un goteo de anuncios, por parte de grandes y medianas empresas, así como de entidades financieras, de que trasladan su sede social y fiscal fuera de Cataluña, ante el temor a que una posible declaración unilateral de independencia les impida acceder a los canales habituales de financiación que pone a su disposición el Banco Central Europeo (BCE) y otras entidades de la Unión Europea (UE).
7-oct-2017 Concentraciones frente a los Ayuntamientos de muchas ciudades del resto de España, unas en favor de la Constitución española de 1978 y de la unidad de España, otras en petición de diálogo entre ambos gobiernos.
8-oct-2017 Masiva manfiestación constitucionalista en Barcelona, por vez primera en la historia, que reclama el respeto a la Constitución española de 1978 y la permanencia de Cataluña en España.
10-oct-2017 Pleno del Parlament de la Generalitat de Catalunya, en el que el president Puigdemont declara la independencia de Cataluña, en virtud de los resultados del referéndum realizado el anterior día 1, aunque propone su suspensión para abrir un "periodo de diálogo o de mediación".
11-oct-2017 En una declaración institucional, el presidente Mariano Rajoy requiere al president Carles Puigdemont que aclare si en la jornada de ayer "declaró o no la independencia". Este requerimiento es el paso previo contenido en el artículo 155 de la Constitución española de 1978, que es el que regula la intervención o suspensión de una comunidad autónoma.
16-oct-2017 El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, responde al requerimiento con una carta en la que, tras detallar de nuevo sus quejas más relevantes, elude la respuesta e incita al presidente Rajoy a que se formalice una reunión entre ambos mandatarios con el fin de "llegar a un acuerdo a través del diálogo". El Gobierno da por no respondido su requerimiento y anuncia que se activa la segunda parte del mismo: un plazo de tres días para que el Govern de la Generalitat de Catalunya "vuelva a la legalidad constitucional".

Ese mismo día, por la tarde, la juez de la Audiencia Nacional que lleva el caso en el que la Fiscalía General del Estado acusa del delito de sedición —por su actuación en los incidentes de los días 21 y 22 de septiembre, cuando una congregación de varios miles de personas pretendió entorpecer las investigaciones judiciales enmarcadas en la Operación Anubis de la Guardia Civil contra los organizadores del referéndum ilegal— al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, y a los líderes de las sendas organizaciones civiles secesionistas, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, dicta auto de libertad sin fianza —aunque con medidas cautelares— para el mayor de los Mossos d'Esquadra, pero prisión incondicional sin fianza para los dos líderes de la ANC y Ómnium Cultural, imputándoles formalmente del delito de sedición.

19-oct-2017 El president Puigdemont responde por carta al segundo requerimiento en una carta en la que "apuesta por el diálogo y la negociación", lamenta la “represión contra las aspiraciones de Cataluña" y afirmando que “si persiste represión y la falta de diálogo el Parlament podrá proceder, si lo estima oportuno, a votar la declaración formal de la independencia que no votó el 10-O”. Pocos minutos después, el Gobierno publicaba un comunicado oficial en el que consideraba que el president Puigdemont “no ha respondido claramente a la pregunta de si el pasado 10 de octubre había proclamado o no la independencia de Cataluña”, por lo que anunciaba que continuaría adelante “con los trámites previstos en el artículo 155 de la Constitución”.
21-oct-2017 El Consejo de Ministros del Gobierno de España, reunido en sesión extraordinaria, acuerda solicitar al Senado la activación del artículo 155 de la Constitución española de 1978 para intervenir la Generalitat de Catalunya. La Cámara Alta de las Cortes españolas se reunirá para decidirlo el viernes siguiente, día 27 de octubre. El Gobierno solicita, entre otras medidas, el cese del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de todo su gobierno. Horas después, el presidente Puigdemont responde en alocución pública que rechaza de todo punto la aplicación del artículo 155, y solicita al Parlament de Cataluña la realización en los días siguientes de un Pleno en el que abordar la cuestión.
27-oct-2017 El Pleno del Senado aprueba la gran mayoría de las medidas solicitadas por el Gobierno en aplicación del art. 155 de la Constitución española de 1978. Horas después, el presidente Rajoy anuncia el cese del Govern de la Generalitat de Catalunya, la toma del control de las diversas consejerías por parte de los Ministerios, así como la disolución del Parlament de Cataluña y la convocatoria de elecciones autonómicas a celebrar el día 21 de diciembre.

Poco antes, el Parlament de Cataluña había aprobado una resolución presentada por los grupos independentistas, Junts pel Sí y las CUP, en las que, de manera un tanto enrevesada —no quedó muy claro ni a políticos, ni a juristas ni a opinadores el sentido exacto de la misma—, parece declarar la independencia de la “República catalana”. La votación se efectúa en urna y en secreto, con la ausencia del hemiciclo en protesta por parte de los diputados de los bloques constitucionalistas.

28-oct-2017 El ya expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en comparecencia pública, hace un llamamiento a “perserverar” en el camino emprendido, “de manera cívica, pacífica y democrática”, mientras elude comentar nada concreto sobre los acontecimientos del día anterior. Mientras, las medidas tomadas por el Gobierno tras aprobación del Senado empiezan a seguir su curso.
29-oct-2017 Gran demostración del constitucionalismo catalán en una multitudinaria manifestación realizada en el Paseo de Gracia de Barcelona.
30-oct-2017 El Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, anuncia la presentación de querellas por los delitos de rebelión, sedición y malversación, ante la Audiencia Nacional, al expresident de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, los que fueron miembros de su Govern y los integrantes de la Mesa del Parlament, acusándolos de “haber producido una crisis institucional que acabó con la declaración unilateral de independencia, con total desprecio a nuestra Constitución, el pasado 27 de octubre”. La juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, admite a trámite la querella y cita a los querellados a declarar en sede judicial el día 2 de noviembre.

Mientras, se hace público que Carles Puigdemont y parte de sus exconsejeros se hallan en Bruselas (Bélgica) desde el día anterior, y se rumorea que podrían estar estudiando pedir "asilo político". En una rueda de prensa, Puigdemont afirma que su estancia en la capital europea se debe a que así pueden "seguir trabajando" por la independencia de Cataluña en el ámbito internacional. Afirma que no acudirá a declarar a la Audiencia Nacional porque no se siente con las "suficientes garantías" para afrontar un juicio según el Estado de Derecho.

2-nov-2017 Tras la declaración de los consellers que sí acudieron a la citación en la sede de la Audiencia Judicial, ese mismo día la juez decretó prisión incondicional y sin fianza para el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y otros siete exconsellers del Govern catalán que declararon, al tiempo que puso una fianza de 50.000 euros al exconseller Santi Vila. La jueza estudiaba emitir una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) contra el expresidente Carles Puigdemont y sus exconsejeros Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura), a fin de que se les ponga a disposición de la justicia española.

En su auto, la juez señalaba que los investigados podrían ser condenados a 25 años de prisión por el delito de rebelión, 15 por sedición y ocho por malversación, y que la importancia de las condenas justifica la medida de la prisión preventiva. La magistrada afirmaba que la actuación de los exmiembros del Govern catalán estaban "meditados y perfectamente preparados"; y que “los investigados urdieron una estrategia de todo el movimiento secesionista, perfectamente organizada y con reparto de papeles entre las autoridades gubernamentales, parlamentarias y asociaciones independentistas (Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural)". Añadía que la planificación, organización y celebración del referéndum del 1-O fue financiado "con fondos públicos" que fueron "deliberadamente" destinados para este propósito, y que, pese a que el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionales las partidas presupuestarias de la Generalitat destinadas al referéndum, "los querellados han hecho posible la realización de pagos para llevar a cabo un acto no ya contrario a Derecho, sino constitutivo de delito".

3-nov-2017 La juez Carmen Lamela emite una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) contra el expresident Carles Puigdemont y los consellers que no acudieron a declarar el día anterior en la sede de la Audiencia Nacional en Madrid.
4-nov-2017 La Fiscalía belga cursa acuse de recibo de la OEDE y activa el trámite acostumbrado en estos casos.
5-nov-2017 Para evitar la detención y con el propósito de "colaborar plenamente con la Justicia belga, Carles Puigdemont y el resto de consellers acuden a una comisaría de la policía belga en Bruselas. Esa misma tarde, el juez de instrucción encargado del caso decide dejaros en libertad al no hayar indicios de riesgo de fuga, aunque con las condiciones de entrega del pasaporte, presentar un domicilio fijo y mantenerse a disposición del juez hasta nueva orden.
9-nov-2017 Carme Forcadell y el resto de miembros de la Mesa del Parlament acatan la activación del artículo 155 de la Constitución española de 1978 y dan valor meramente simbólico a la "Declaración Unilateral de Independencia" (DUI).
1-dic-2017 Los ocho exconsellers encausados y en prisión provisional, así como Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, los líderes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, respectivamente, acatan también ante el juez del Tribunal Supremo la Constitución.
4-dic-2017 El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, acuerda retirar las órdenes europeas de detención (OEDE) dictadas contra el expresidente Carles Puigdemont y los exconsejeros que se hallan en Bélgica con el objetivo de evitar que la Justicia belga restrinja los delitos por los que se les acusa en España y conseguir así que todo el antiguo Govern sea investigado en igualdad de condiciones. Al mismo tiempo, acuerda mantener en prisión provisional sin posibilidad de fianza al exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras i Vies, al exconseller de Interior, Joaquim Forn, y a los líderes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, al considerar que los cuatro están "directamente" vinculados con la actividad "violenta" del delito de rebelión. Los otros seis exconsejeros en prisión (Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa, Josep Rull, Jordi Turull y Meritxell Borràs) quedan en libertad tras abonar una fianza de 100.000 euros cada uno, con la condición de que comparezcan semanalmente ante un juzgado, se les retire el pasaporte y se les prohíba abandonar el país sin autorización del juez.
5-dic-2017 Comienza la campaña electoral para las elecciones al Parlamento de Cataluña del día 21.
14-dic-2017 La Justicia belga clausura, a petición de España, los procedimientos abiertos a resultas de la OEDE para Carles Puigdemont, retirada por la Justicia española nueve días antes.
21-dic-2017 Celebración de las elecciones autonómicas en Cataluña. Victoria, puede decirse que histórica —en tanto en cuanto es la primera de un partido constitucionalista desde la restauración de la Generalitat de Catalunya en 1980 con la venida de la democracia a España— tanto en escaños como en votos de Ciudadanos (C's), aunque las fuerzas de los dos vastos bloques, el secesionista y el constitucionalista, apenas registran cambios. El bloque secesionista alcanza, agrupado, 70 escaños, con lo que consigue mayoría absoluta (cifrada en 68 escaños) en el Parlament catalán, aun perdiendo dos escaños con respecto a la legislatura anterior. El bloque constitucionalista, por su parte, suma 57 escaños (cinco más que en la legislatura anterior), y la fuerza instalada, podría decirse que a medio camino entre los dos bloques, Catalunya En Comú-Podem, obtiene 8, tres menos que en la anterior composición del Parlament. Así las cosas, los analistas políticos se inclinan en su análisis por que el bloque que aboga por la independencia de Cataluña podría continuar con el llamado Proceso secesionista de Cataluña; se verá de qué manera y bajo qué circunstancias.

Literatura

En el siglo III, con la conquista de la Península Ibérica por los romanos, el latín vulgar hablado por los soldados durante la colonización, se impuso sobre las lenguas aborígenes, exceptuando la región vasca. Con las posteriores invasiones visigodas la lengua adoptó numerosos germanismos. Las diferentes formas idiomáticas que se habían ido formando en los reinos de la Península se distanciaron aún más a raíz de la invasión árabe en el siglo VIII.

Literatura antigua

La reconquista de Toledo por Alfonso VI (1085) marcó el inicio de una época significativa, tanto en el plano político como en el cultural. Por una parte, este hecho rompió el esquema de actuación de los reyes cristianos, quienes hasta entonces, sólo habían recuperado zonas poco pobladas en la Meseta septentrional que no interesaban a los árabes. Al apoderarse de la que había sido capital del reino visigótico quedó abierto el camino para la posterior supremacía de Castilla sobre los restantes reinos de la Península. Por otra, la población de Toledo, con una importante proporción árabe y judía, facilitó una curiosa y fructífera convivencia de culturas.

Alfonso VI llevó a cabo una política europeizante que abrió las fronteras a la influencia francesa. Muchos de los clérigos y juglares peregrinos que llegaron de Europa por el camino de Santiago se quedaron en España. Alfonso VI decidió establecer un arzobispado en Toledo y nombró obispo a un francés, Bernardo, el cual impulsó la unificación de la liturgia, que en Castilla y demás reinos (salvo en Cataluña) era diferente de la de Roma. Lo que al principio representaba una reforma del culto supuso una importante reforma cultural: la escritura francesa remplazó a la letra visigótica, cuyo uso aumentaba el aislamiento de España del resto de Europa. La ruta de Santiago y la reforma cluniacense convirtieron a Castilla en una especie de mercado común cultural, con centro en Toledo, a lo que contribuyó notablemente la fundación de la escuela de traductores por Raimundo, arzobispo de Toledo entre 1126 y 1152. Así se consolidó una tradición y hubo un trasvase de textos del mundo musulmán al cristiano, así como traducciones de obras de la filosofía griega que, al pasar a Europa, proporcionaron la base para el surgimiento de la escolástica. En todo el ámbito occidental se observa una continuidad del uso del latín como lengua literaria, y el comienzo de una literatura en lengua románica en Castilla es relativamente tardío, si se tiene en cuenta que la separación entre ambas es muy anterior a los primeros documentos en una lengua que todavía no es castellano, sino un dialecto navarroaragonés (Glosas Emilianenses), lo cual no excluye la existencia previa de una literatura oral en romance.

El descubrimiento por S. M. Stern, en 1948, de unos fragmentos en el dialecto románico de las zonas musulmanas, pertenecientes a unos poemas cultos en árabe y hebreo, anticipa en un siglo el origen de la literatura castellana, que tradicionalmente se hacía corresponder con el de la poesía épica. Las llamadas jarchas mozárabes (s. XI) son composiciones breves que servían de estribillo a las moaxajas árabes y hebreas. Se han descubierto setenta y dos jarchas, once de ellas repetidas; de las setenta y una restantes sólo diez pueden considerarse totalmente en lengua romance. Las jarchas, que surgieron en las cortes de la España islámica, cantan el amor en sus múltiples variantes; es apreciable su influencia en la lírica galaicoportuguesa, y se ha apuntado asimismo la posibilidad de que su temática influyera en la configuración de la lírica trovadoresca provenzal. En el siglo X los dialectos del latín constituidos eran seis: gallego-portugés, leonés, castellano, catalán, navarro-aragonés y mozárabe.

El castellano evolucionó con más rapidez que los otros, adoptando las principales innovaciones que venían de las regiones vecinas, dándoles notas propias. Ya desde el siglo XI, el castellano comenzó a sobreponerse al navarro y aragonés. Durante la época de los Reyes Católicos se iniciaron los procesos de unificación y expansión lingüística; prueba de ello es la publicación de la primera gramática castellana, obra de Elio Antonio de Nebrija (1441-1522). Por los Decretos de Nueva Planta, promulgados por Felipe V entre los años 1707 y 1716, el castellano fue declarado lengua oficial para Cataluña, Valencia y las Baleares, y así se fue logrando la unificación de la lengua. La primera obra que utilizó la lengua vulgar con finalidad literaria fue el Cantar de Mio Cid, la mejor representación de la épica castellana. Se conserva incompleto en una copia de 1307, firmada por Per Abbat. Compuesto hacia 1140, parece ser obra de dos juglares, uno de San Esteban de Gormaz, más fiel a los hechos históricos, y otro de Medinaceli. Narra las luchas del Cid y del rey Alfonso VI, el destierro de aquél y las malas bodas de sus hijas; el poema concluye con la venganza del Cid contra sus yernos. Se supone que este poema fue escrito al mismo tiempo o inmediatamente después de la muerte del héroe, Rodrigo Díaz de Vivar, y constituye por sus descripciones y su realismo un cuadro de la época. El protagonista del cantar es un personaje heroico, pero nunca fantástico, como ocurre en la épica germánica o francesa, y ello aumenta el carácter realista del poema, así como su historicidad. Por el romancero tradicional y las crónicas históricas se conocen otros cantares de gesta: Leyenda de los infantes de Lara (h. 1320), reconstruido sobre el texto de las crónicas, que refiere los primeros años de la autonomía castellana; el Poema de Fernán González, basado en un poema épico anterior acerca de los primeros condes autónomos de Castilla, y que debe más al folclore que a la realidad histórica; el de Roncesvalles, perteneciente al ciclo épico carolingio, introducido tardíamente en España, y del cual se conserva un fragmento de cien versos en un manuscrito de principios del s. XIV. Otras obras épicas de la joven Castilla, cuyos precedentes fueron cantares compuestos oralmente, ahora perdidos, giran en torno a la figura del Cid, los primeros condes castellanos y episodios del ciclo de Carlomagno: La condesa traidora, del cual se incluye un resumen bastante completo en la Primera crónica general, el Romanz del infant García y Las mocedades de Rodrigo, que se conserva incompleto en un manuscrito de mediados del s. XIV.

En su conjunto, esta tradición epiconarrativa se debe a la actividad de los juglares, conocida como mester de juglaría. Paralelamente a la épica existió una lírica primitiva, que debía de tener semejanzas con los modelos incluidos en los cancioneros de los ss. XV-XVI, aunque por la ausencia casi total de textos conservados, siempre ha resultado problemático determinar sus orígenes con exactitud. El ya mencionado hallazgo de las jarchas significó un aporte fundamental para el esclarecimiento de la cuestión.

La lírica tradicional castellana procede en gran medida de la galaicoportuguesa, tanto en su vertiente culta como popular; este hecho dio lugar a la aparición de formas mixtas, las cuales, a su vez, confirman las tesis que defienden un origen arabigoandaluz, a raíz de la existencia, ya en el s. X, de la moaxaja, en árabe culto y vulgar, y del auge del zéjel, que combina el árabe coloquial con vocablos o versos enteros en lengua romance. De cualquier modo resulta innegable la influencia mutua entre la lírica hispanoárabe y las románicas y, particularmente en la castellana, de la tradición gallega y la provenzal. Las muestras líricas más sobresalientes de los ss. XII-XIII son juglarescas y con una clara influencia provenzal: Razón feyta de amor y los Denuestos del agua y el vino (ambas de principios del s. XIII), a los que hay que añadir la Disputa del alma y el cuerpo (fines del s. XII) y los textos hagiográficos Libro de la infancia y muerte de Jesús (Libre dels tres reis d’Orient) y la Vida de santa María Egipciaca. Hacia mediados del s. XIII, el mester de clerecía, escuela erudita que desplegó su actividad hasta fines del s. XIV, llegó a competir con el de juglaría. Los clérigos (en aquel entonces, se llamaba así a cualquier persona culta y letrada que dominara el latín y conociera la cultura clásica y eclesiástica) escribían con el propósito de difundir esta tradición, llamada a cumplir una función ejemplar frente al arte profano de la juglaresca. Las diferencias principales entre ambos mesteres radican en la temática, en el lenguaje empleado y en la métrica (cuaderna vía); un hecho más importante los iguala por encima de estas diferencias: juglares y clérigos usaban ya la misma lengua. De este período sobresale la obra de Gonzalo de Berceo (h. 1195-h. 1264), primer poeta castellano conocido, que relata vidas de santos y milagros: Los Miraclos de Nuestra Señora, que procede en su mayoría de un manuscrito latino, de inspiración y estilo populares. Otras manifestaciones de esta forma de escribir son: el Libro de Apolonio (h. 1240), que narra las aventuras del rey de Tiro, y el Libro de Alexandre, compuesto a mediados del siglo XIII.

Alfonso X el Sabio (1221-1284) desarrolló una amplia labor cultural de compilación y divulgación de la ciencia conocida; para ello reunió bajo su dirección a diferentes sabios y eruditos, y de este esfuerzo aunado resultó la creación de la prosa castellana, si bien ésta no nace con Alfonso, y está totalmente en deuda con la prosa medieval hispanolatina. Los textos más antiguos en prosa romance son un grupo de breves narraciones históricas (sin mérito literario) en dialecto navarroaragonés (una de las cuales se supone escrita en 1186) que aparecen al final del Fuero general de Navarra. El Liber regum (1196-1209), también en navarroaragonés, es de mayor calidad y fuerza expresiva. Alfonso X prefirió el castellano para la redacción de obras en prosa (mientras el gallegoportugués quedaba reservado para la lírica), y así consiguió atraer a su corte a hombres dedicados al servicio monástico y que componían poemas para el mester de clerecía.

El castellano se convirtió en la lengua de documentos, textos históricos y religiosos, leyes y decretos, etc. Un siglo después de su fundación, Alfonso X promovió la renovación de la escuela de traductores de Toledo (continuadora de la tradición iniciada en el s. X en el monasterio catalán de Ripoll), e impulsó, en un esfuerzo aglutinador de las tres culturas del medievo español, una obra enciclopédica que abarca prácticamente todas las ramas del saber de la época. Destaca por su mérito literario la Primera Crónica General, sobre la vida española, las Siete Partidas, tratados jurídicos, científicos, históricos, etcétera y las Cantigas de Santa María compuestas de cuatrocientas treinta composiciones líricas y narrativas, de enorme musicalidad y variedad métrica. Las primeras colecciones de cuentos de origen oriental Libro de Calila e Dimna (1251) representan el comienzo de la prosa novelesca. Del teatro de los siglos XII y XIII, sólo se conserva un fragmento del Auto de los Reyes Magos. En el s. XIV, el ascenso de la burguesía afectó a los más diversos aspectos de la cultura. En la literatura, por ejemplo, se acrecentó la importancia de las obras realistas y satíricas, frente al tono religioso predominante en los siglos anteriores.

Los escritores se apropiaron de las técnicas de la sermonística, culta o popular, de los tratados de confesión y de los «ejemplos», pues no decreció la tendencia a la enseñanza moral, entendida ahora como filosofía práctica. Así, la obra excepcional de Juan Ruiz, llamado Arcipreste de Hita (h. 1283-h. 1350), con claras influencias de los fabliaux, del amor cortés y de la poesía goliardesca, constituye una temprana muestra del deseo de la naciente burguesía de disfrutar de la vida en sus aspectos más gozosos y sensuales. Su Libro de Buen Amor, poema narrativo, didáctico y lírico, mezcla de elementos ascéticos y mundanos, describe la realidad cotidiana y está escrito en un lenguaje pintoresco y expresivo, rico en vocablos, modismos populares y refranes. En este siglo el Mester de Clerecía decayó y la épica fue narrándose en fábula. El arte de la prosa narrativa fue creado por don Juan Manuel (1282-1348), sobrino de Alfonso X el Sabio, autor del Libro de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio (1330-1335), colección de cuentos de muy diversos orígenes, utilizados por un criado para aconsejar a su amo en las cuestiones que éste le propone; se caracteriza por su expresión concisa y selecta; la figura cumbre de la segunda mitad del siglo XIV es el canciller López de Ayala (1332-1407), autor de Rimado de Palacio (1403), obra en verso, crítica desabrida y áspera de la época, y de Crónicas. Tradujo también a Boecio, Tito Livio y las Caídas de Príncipes de Boccaccio, con lo que inicia en España la corriente renacentista.

En el s. XV, período de transición entre el medievo y el renacimiento, llegaron a España las primeras corrientes humanísticas de influencia italiana, concretamente la literatura alegoricodantesca y el petrarquismo. Si bien persistían los temas de los ciclos artúrico y carolingio, el gusto italiano desplazó la influencia francesa, hecho ya señalado en la célebre Carta Proemio al condestable de Portugal, del marqués de Santillana (1398-1458), uno de los poetas más notables de la corte de Juan II.

La figura del marqués, más que su obra, anticipa la del auténtico humanista del renacimiento; cultivó los géneros en boga en la primera mitad del s. XV (Serranillas, Canciones, Decires, Comedieta de Ponça), así como los italianizantes (Sonetos fechos al itálico modo), y escribió asimismo obras doctrinales en verso y en prosa, colecciones de proverbios, etc. De esta misma época es otro destacado poeta castellano, Juan de Mena (1411-1456), que compuso el Laberinto de Fortuna (h. 1444), obra cuyo tema es la influencia de la Fortuna en la vida del hombre. Del período inmediatamente posterior (reinado de Enrique IV, 1454-1474) cabe destacar la producción poética de tema políticosocial (Danza de la muerte, Coplas del Provincial y Coplas de Mingo Revulgo, sátiras contra Enrique IV y diversos personajes de su corte; Coplas de ¡Ay, panadera!, burla contra los caballeros de la batalla de Olmedo), y especialmente la figura de Jorge Manrique (1440-1479), noble y soldado, cuyas Coplas a la muerte de su padre, constituyen la mejor lírica medieval. Basadas en un tópico clásico, lo reelabora con dignidad y elegancia, gran naturalidad en el lenguaje y un tono de melancólica nostalgia.

De la fragmentación de los cantares épicos proceden los romances, composiciones octosilábicas, de rima asonante, con carácter de poesía anónima, cuya temática no se reduce a los viejos temas épicos medievales, sino que incluyen las más variadas vertientes: religiosa y bíblica, clásica, lírica, etc. Aunque al parecer su origen se remonta a finales del siglo XIV, alcanzaron gran difusión a mediados del siglo XV. Este tipo de romances fue recopilado en Romanceros en el siglo XV y en los diferentes Cancioneros de esa misma época, compilaciones poéticas de diversos autores; de origen provenzal y catalán. Los cancioneros fueron posteriormente imitados en Portugal, Galicia y Castilla, y gracias a ellos se han conservado obras de interesantes poetas medievales, como Macías, Villasandino, Francisco Imperial y otros (Cancionero de Baena; Cancionero de Lope de Stúñiga).

La prosa prerrenacentista se manifestó en tres corrientes principales: histórica en sus distintas vertientes (Crónicas, las del canciller López de Ayala, Claros varones de Castilla, 1486, de Hernando del Pulgar, la Crónica de don Álvaro de Luna, las diversas crónicas de los Reyes Católicos, etc.); didáctica (Enrique de Villena, Alfonso de la Torre, el príncipe de Viana, entre otros), y diversas formas novelescas (sentimental con influencias de los libros de caballerías, entre las que se destaca El siervo libre de amor [h. 1440], de Rodríguez de la Cámara; relatos históricos y otras obras, cuyo tema central es la mujer, como El Corbacho o Reprobación del amor mundano [1438], del Arcipreste de Talavera [h. 1398-¿1466?], en la que el autor satiriza y moraliza sobre las costumbres de su tiempo, en un estilo lleno de color y rapidez).

La penetración de la cultura clásica se intensifica durante la época de los Reyes Católicos, aunque este nuevo movimiento se despoja de los anteriores abusos formales y latinismos forzados. Ya hemos dicho que Antonio de Nebrija fue una figura importante por su labor filológica y escribió la primera gramática relativa a la lengua vulgar (Arte de la Lengua Castellana). La prosa novelesca comenzó a adquirir un mayor desarrollo al desligarse del cuento oriental bajo la influencia italiana; siguiendo esta modalidad, Diego de San Pedro escribió Cárcel de Amor (1492), novela de tipo sentimental. La novela de caballería sustituye a los cantares épicos, enaltece el sentimiento del valor y del amor en tramas llenas de fantasía; una de las expresiones máximas de este género es Damadís de Gaula (1508) del que se hicieron continuaciones y numerosas traducciones. En el teatro, la tradición medieval fue continuada por Gómez Manrique (h. 1412-h. 1490) y Lucas Fernández (h. 1474-1542), autores de obras religiosas. Juan del Encina (1469-1529) significó la introducción del teatro renacentista al secularizar los temas y crear una acción teatral más estructurada, fue autor de las Églogas, que expresaron un nuevo concepto de la vida. La pieza clave del siglo XV es la obra del bachiller Fernando de Rojas (h. 1465-1541) La Celestina, llamada también Tragicomedia de Calixto y Melibea (1449). El autor desarrolló un tema clásico: la intervención de una vieja en los amores de dos jóvenes, realizando un profundo estudio de los personajes; la tendencia sabia del Humanismo, y la popular del Corbacho confluyeron en el estilo a la vez natural y elevado de esta obra.

El Siglo de Oro

La época del llamado Siglo de Oro surgió entre los siglos XVI y XVII y estuvo dividida en dos períodos: el Renacimiento y el Barroco. Las ideas humanistas y las doctrinas platónicas tuvieron extraordinario auge bajo el reinado de Carlos V, pero la admiración por la Antigüedad y la especial valoración humana renacentista tuvieron en España unas características especiales, pues lejos de constituirse en una copia de lo clásico, se mantuvieron la independencia estética, el sentimiento religioso y la tradición en más o menos mutua correspondencia con las nuevas corrientes. Durante casi todo el siglo XVI domina el criterio de la naturalidad y selección, mientras que el barroco del XVII se basa en el ornato y el artificio.

Los humanistas españoles se dedicaron a los estudios bíblicos; apareció la Biblia Políglota Complutense, que reunía a la vez textos arameos, hebreos, latinos y griegos, obra en equipo dirigida por el cardenal Cisneros (1436-1517). Es importante también la obra del humanista Luis Vives (1492-1540), que escribió en latín y recogió las nuevas orientaciones, aunque residió casi toda su vida fuera de España. Pero el humanismo tuvo otro de sus pilares en un fenómeno que afectó muy directamente a España: Erasmo de Rotterdam (1467-1536) y su crítica del cristianismo desde el cristianismo.

El erasmismo cristiano instrumentó sus ataques contra la cristiandad en general, centrada en la Roma de Julio II, en un estilo irónico muy distinto del de la crítica medieval, y oponiendo a la escolástica y a las disposiciones de tipo doctrinal las Sagradas Escrituras y los textos de los Santos Padres. La llamada devotio moderna, fue introducida en España por Carlos V (Erasmo había sido preceptor de Carlos de Gante y, desde 1519, su consejero), y tuvo su mejor acogida en la universidad de Alcalá. De allí pasó a las cancillerías (Juan y Alfonso de Valdés), a la nobleza (círculo del marqués de Villena y de los duques del Infantado) e incluso a la Iglesia oficial y a la Inquisición, razón por la cual la censura fue muy suave en esta época. Pero, tras la muerte de Carlos V, Erasmo fue declarado hereje, y sus libros se incluyeron en el Índice. Las influencias erasmistas se pueden rastrear en toda la prosa española del siglo de oro (el anónimo del Lazarillo, Mateo Alemán, Cervantes). En 1527, se produjo el saco de Roma, ocupación imperial de la ciudad seguida de matanzas y saqueo.

El relato de los sucesos, tal como aparecen en La lozana andaluza (1528), de Francisco Delicado, es un texto partidista que refleja la ideología oficial: el erasmismo acude en ayuda del emperador y se compromete con su política en todo texto que roce este tipo de temas. En esta prosa al servicio del erasmismo y de la política imperial se sitúa también el Diálogo de las cosas ocurridas en Roma, de Alfonso de Valdés (¿1490?-1532), que ataca la postura de la iglesia ortodoxa. Su hermano, Juan de Valdés (1501-1541) mantuvo contacto epistolar con Erasmo, frecuentó la universidad de Alcalá y se exilió por problemas con la Inquisición, tras publicar el Diálogo de la doctrina cristiana (1529). Su Diálogo de la lengua, de mediados del s. XVI, es de gran interés filológico. Publicado en Italia, a causa de la importancia adquirida por el castellano como lengua cortesana y diplomática, contiene un núcleo lingüístico (breve gramática castellana para extranjeros) y otro literario, considerado el primer tratado de crítica literaria existente en España, a excepción de la ya citada Carta Proemio del marqués de Santillana. En la lírica, el poeta Juan Boscán (1500-1542) introdujo las formas (especialmente el endecasílabo) y el espíritu de la poesía italiana renacentista, y tradujo El Cortesano de Castiglione.

Garcilaso de la Vega (1501-1536) fue el mejor poeta de la primera parte del Siglo de Oro; su obra, aunque no muy extensa, es de suma perfección; compuso tres églogas de ambiente pastoril, canciones, sonetos; se puede apreciar en él la influencia de Petrarca, su sentimiento no se perdió en sutilezas; usó de un estilo sobrio y natural y en la técnica perfeccionó el endecasílabo e introdujo la lira. En el teatro, Bartolomé Torres Naharro (h. 1450-h. 1530) y Gil Vicente (h. 1465-h. 1536) crearon un mundo animado, todavía muy rudimentario, en donde se mezclaban el teatro medieval con el renacentista. Torres Naharro, autor de la primera teoría dramática del teatro español, escribió escenas costumbristas llenas de gracia y de intriga. Fray Antonio de Guevara (1480-1545), escritor didáctico, fue orador y cronista de Carlos V, autor de Relox de Príncipes (1529), tratado político moral para el príncipe cristiano. La obra de este escritor influyó estilísticamente en los autores del barroco.

Entre los cronistas de las Indias, que relataron vivencias o hechos conocidos de oídas, sobresalen las del Padre Las Casas (1474-1566), defensor de los indios que contribuyó a la formación de la llamada leyenda negra, y las de los conquistadores Hernán Cortés (1485-1547) y Álvar Núñez Cabeza de Vaca (1507-1559). Los moralistas emprenden una campaña contra los libros de caballerías, que en esta época alcanzaron una enorme difusión, por considerarlos nefastos. Aparece la novela picaresca con el Lazarillo de Tormes (1554), tema en el que el realismo y la crítica de la realidad se centra en la figura del antihéroe, pobre, de bajo origen, que sobrevive en la lucha por la vida por su viveza y pillería. Bajo la obra laten inquietudes de crítica social revestidas de afilada ironía. La segunda mitad del siglo XVI, impregnada del espíritu de la Contrarreforma, se caracteriza por el esplendor que alcanza la literatura religiosa. Sin rechazar el valor de las letras antiguas, intentó hermanarlas con el cristianismo. La lírica se hizo más amplia al tomar como tema lo religioso y lo patriótico. La escuela salmantina se caracterizó por su gran equilibrio clásico entre las formas y el contenido; la escuela sevillana fue más formal, ampulosa y brillante.

Fray Luis de León (1527-1591), el más grande exponente de la escuela salmantina, traductor, catedrático y erudito, perseguido por la Inquisición, escribió una prosa equilibrada, modelo de serenidad clásica: La perfecta casada, De los nombres de Cristo (1583) y Odas. Fernando de Herrera (1534-1597), representante de la escuela sevillana, el autor de la Canción a la batalla de Lepanto (1571), fue partidario de un lenguaje poético diferente del habla natural, anteponiendo el artificio a la espontaneidad. Con el nacimiento de la épica culta, Alonso de Ercilla (1533-1594), su mejor representante, escribe La Araucana, sobre tema americano. Durante el reinado de Felipe II, la literatura religiosa estuvo representada por el dominico Fray Luis de Granada (1504-1588), autor del tratado ascético La introducción al símbolo de la fe, y por los dos grandes místicos españoles santa Teresa de Jesús (1551-1597) y san Juan de la Cruz; la primera, autora del Libro de su vida, Libro de las fundaciones y Las moradas, entre otras obras, caracterizadas por su prosa espontánea, viva, con las incorrecciones y vulgarismos de su tiempo. De la obra en verso de san Juan de la Cruz (1542-1591) destaca el profundo lirismo y el alto valor poético de sus imágenes; escribió Cántico espiritual, La noche oscura del alma y Llama de amor viva, entre otras.

La novela se estiliza e idealiza y surge la novela pastoril, de origen clásico, Los siete libros de la Diana (1558), de Jorge de Montemayor (1520-1561), notable por sus descripciones. Gaspar Gil Polo (1535-1591) la continuó en su Diana enamorada (1563). La novela, mezcla de amor y aventuras, llena de viajes con enredos y final feliz, se llamó novela bizantina de origen helénico. Sobre las Indias, Garcilaso de la Vega, llamado el Inca (1539-1616), escribió Comentarios reales (1609), de enorme ayuda para la comprensión posterior de aquellos lugares. Lope de Rueda (1510-1565) creó el teatro popular y fue autor de comedias de estilo italiano y de los Pasos, breves piezas en prosa, llenas de figuras cómicas y populares. Juan de la Cueva (1550-1610) incorporó al teatro la tradición épica medieval. En 1605 se publicó la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, obra fundamental de Cervantes (1547-1616), que representa la consolidación de la novela en España.

Escrita como una invectiva contra los libros de caballerías, desbordó la intención de su autor adquiriendo un carácter universal que le ha hecho objeto de numerosas interpretaciones; la segunda parte, publicada en 1615, está mejor estructurada y es más rica en contenido moral y psicológico. Ambas partes relatan las aventuras de Don Quijote y Sancho, intercalando una serie de narraciones pastoriles, picarescas, bizantinas, moriscas y de caballerías. Son especialmente interesantes los diálogos entre amo y criado y su progresivo acercamiento. Hombre plenamente renacentista y conocedor de las corrientes literarias de su época, Cervantes se sitúa en el centro de la encrucijada ideológica y estética que afectó a su siglo: el choque entre el idealismo renacentista y la tendencia a la exaltación del mundo material, un dilema que los personajes cervantinos encarnan íntimamente y que el autor deja sin resolver, planteándolo como problema abierto. Cervantes cultivó también el género dramático escribiendo comedias y Entremeses, llenos de gracia y viveza.

Aunque el estilo típico de Cervantes es el de la narración realista y el diálogo familiar como en sus novelas cortas, encontramos, sin embargo, ejemplos de prosa fina y retocada en La Galatea (1585) y Los trabajos de Persiles y Segismunda (1617). Como en el arte, en la literatura del siglo XVII estuvo en auge el Barroco, cuyas características fueron el retorcimiento y rebuscamiento del estilo, el gusto por lo extraño, lo desusado y lo desmesurado; dentro del estilo general surgieron dos tendencias: el culteranismo, que intensificó las técnicas renacentistas de la poesía con un lenguaje muy culto, en el que el sentido desaparecía bajo el ornamento de la palabra, y el conceptismo, basada en la expresión condensada del pensamiento con abuso de la sintaxis y de los chistes retóricos.

La miseria y decadencia del Imperio favorecieron el resurgir de la novela picaresca, debido a su elemento moralizante, y es así como, medio siglo después de la publicación del Lazarillo de Tormes, Mateo Alemán (1547-1614) publicó su Guzmán de Alfarache (1605), novela picaresca. Este nuevo pícaro del siglo XVII es más amargo y desconfiado que el del siglo XVI, la sátira más dura y resentida. La Vida del escudero Marcos de Obregón (1618), de Vicente Espinel (1550-1624), no acaba de concordar con la picaresca barroca, es más bien un relato de aventuras. El personaje femenino hace su entrada en la picaresca a partir de La pícara Justina (1604), de autor desconocido. Góngora (1561-1627), el máximo representante de la lírica culterana, escribió poesías en metros populares y en endecasílabos, los sonetos, perfectos en su técnica; en los poemas largos, Soledades, la Fábula de Polifemo y Galatea, Góngora creó un mundo de belleza a base de metáforas, cultismos musicales y temas mitológicos utilizados con enorme belleza. Entre sus seguidores destacan el conde de Villamediana (1582-1622), los hermanos Bartolomé Leonardo (1562-1631) y Lupercio Leonardo de Argensola (1559-1613), Rodrigo Caro (1573-1640) y Antonio de Villegas. Quevedo (1580-1645), poeta barroco conceptista, escribió poesía ascética y política de amargo pesimismo, poesía amatoria, culterana y retórica y poesía satírica. En Historia de la vida del Buscón (1628, aunque escrita en 1601), novela picaresca sin ninguna intención moralizante, su sátira resulta cruel pero la prosa está considerada como un prodigio de ingenio. En los Sueños (1627) pasa revista a las costumbres de su época.

El apogeo que conoció el teatro en el s. XVII había comenzado a afirmarse plenamente en la segunda mitad del XVI, con el desarrollo de dos géneros fundamentales, el auto sacramental y la comedia. En la Biblioteca Nacional se conserva la colección más importante de teatro religioso del s. XVI, formada por 95 piezas en verso y en prosa, escritas entre 1550 y 1575 aproximadamente. Los temas preferidos son la vida y la pasión de Cristo y el culto mariano, tratados con mayor amplitud en el s. XVII, en las comedias a «lo divino», de santos y autos sacramentales. En el s. XVI florecieron también, en las universidades y colegios jesuitas, las representaciones escolares en latín, de gran importancia para el desarrollo de la comedia nueva. Hasta 1570 no surgió en España una escuela de tragedia. Los trágicos españoles tuvieron como gran modelo a ¬Séneca. En 1596 se publicó en Madrid el primero de los grandes comentarios españoles sobre Aristóteles y Horacio, la Philosophia antigua poética de A. López Pinciano (h. 1547-h. 1627) que provocó una intensa polémica entre los dramaturgos.

En esta atmósfera, Lope de Vega (1562-1635), a la cabeza de los escritores españoles de principios del XVII, expuso los fundamentos teóricos de su dramaturgia en Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609), un texto escrito para una tertulia literaria en el que impone nuevas reglas que deduce del gusto del público: adapta la métrica a las situaciones, mezcla lo trágico y lo cómico, hace aparecer la figura del gracioso, presta atención al dinamismo de la acción, estudia el carácter de los personajes e incorpora definitivamente los temas tradicionales al teatro. Su producción, inmensa, no incluye obras verdaderamente malas ni perfectas en absoluto. En las de tema histórico destacan: Peribáñez, Fuenteovejuna y El caballero de Olmedo; entre los temas de capa y espada, Los melindres de Belisa, y en las de tema rural, El villano en su rincón. En lírica escribió más de tres mil sonetos.

Tirso de Molina (Fray Gabriel Téllez, 1584-1648) se inspiró en la realidad de la época para la caracterización de sus temas y personajes. Sus obras fueron hechas con humor e ingenio; entre sus comedias históricas destacan La prudencia en la mujer y El burlador de Sevilla, en la que perfila el tipo del Don Juan; su producción más animada son las comedias de intriga amorosa, Don Gil de las calzas verdes, El vergonzoso en palacio, en que los personajes centrales son mujeres que conquistan al hombre que aman gracias a su viveza y enredos. Guillén de Castro (1569-1631) llevó al teatro un tema antiguo e intensamente nacional, Las mocedades del Cid, una escenificación del Romancero hecha mediante una sucesión de cuadros plásticos. Ruiz de Alarcón (1581-1639) creó caracteres más típicos que individuales, con una actitud moralizadora. Fue autor de La verdad sospechosa, crítica de los embusteros, y Las paredes oyen, crítica de la murmuración. Calderón de la Barca (1600-1681) incorporó al teatro de Lope los recursos del Barroco, y su obra fue perfecta en estructuración y artificio, inclinada a la abstracción moral con propósito educativo.

El lenguaje oscila entre lo culterano y lo conceptista, y supedita los elementos dramáticos a otro central. Utilizó temas tradicionales, sobre el honor, o las comedias de capa y espada: El alcalde de Zalamea, El médico de su honra, y en la comedia filosófica creó La vida es sueño, en la que incluyó todas las cuestiones que preocupaban al hombre de su época. Calderón dio forma definitiva al auto sacramental, cuyos orígenes estaban en las piezas religiosas medievales. Rojas Zorrilla (1607-1648) se distinguió por su intensidad trágica o cómica y la solución más humana en el tema del honor. Fue autor de Del rey abajo ninguno y Entre bobos anda el juego. Agustín Moreto (1618-1699), otro de los seguidores de Calderón, escribió comedias deliciosas como El desdén con el desdén y El lindo don Diego, donde ridiculiza la vanidad masculina. A lo largo de todo el siglo XVII, el concepto de la Historia fue clásico: sobresale la Historia de la conquista de México, de Antonio de Solís (1610-1686), más rigurosa que las crónicas de Indias del siglo XVI.

Entre las obras didácticas, el diplomático Diego de Saavedra Fajardo (1584-1648) escribió una teoría sobre la educación de los príncipes: Idea de un príncipe político-cristiano representada en cien empresas (1540-1542), obra desarrollada en un estilo preciso y vigoroso. El conceptismo quevedesco se intensifica e intelectualiza con el estilo epigramático de Baltasar Gracián (1601-1658), autor de Agudeza y arte de ingenio (1648), que posee un gran ingenio satírico. En El héroe, El discreto y El político ofrece una visión de la perfección humana: junto a la inteligencia y el valor, la astucia y el disimulo tienen un papel preponderante; en su obra máxima, El Criticón (1651), en forma novelada, establece una alegoría de la vida humana. Tampoco debe olvidarse El diablo cojuelo (1641), de Luis Vélez de Guevara (1579-1644).

El siglo de la Razón

El Siglo de Oro finaliza para dar paso al de la Razón, siglo XVIII, con sus innovaciones en materia de ensayo y crítica. Como país determinante del nuevo rumbo literario, encontramos a Francia, aceptada por los hombres de letras pero rechazada a nivel popular. El Neoclasicismo fracasa por su carácter extranjero e impopular. En este siglo se crearon la Real Academia de la Lengua y la Biblioteca Nacional, como respuesta al criterio de unificación del gusto y la cultura. La Ilustración constituyó un movimiento de investigación y crítica que contribuyó a desarrollar las ciencias experimentales. Aumentó el interés por la pureza de la lengua, de la que se eliminan vulgarismos y cultismos y más tarde galicismos. El lenguaje se modernizó y, hacia finales de siglo, la poesía tendió a hacerse más solemne y patética, estilo que heredarían los románticos. El padre Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764) concilió la fe católica con la razón crítica; examinó los problemas y cuestiones valiéndose de la razón y la experiencia; su obra completa se recopiló en los tomos de los ensayos de Teatro crítico y universal (1726-1740), y en las Cartas eruditas y curiosas (1742-1760), escritas en un estilo simple y ameno. Ignacio Luzán (1702-1754) publicó su Poética en 1737, ensayo que recogía las teorías de la época, y en ese mismo año apareció el Diario de los literatos de España, revista que divulgó las novedades científicas y literarias.

La prensa era el mejor medio para la difusión del pensamiento ilustrado, y se convirtió en la alternativa al libro que permitía no sólo mayor consumo y discusión de ideas, sino también afrontar la demanda producida por un cambio gradual en el número y categoría social de los lectores. El Pensador, editado en 1762-1767 por José Clavijo y Fajardo (1730-1806), constituye una muestra de periodismo individual, que utiliza la crítica de costumbres como medio para mejorar la sociedad. Hacia la segunda mitad del siglo, las minorías eruditas de ideas francesas atacaron el teatro barroco, o lo que quedaba de él, e incluso se llegó a prohibir los autos sacramentales. Hacia la década de los 50 surgió la tragedia, con la obra de Agustín Montiano (1697-1761), autor de Virginia y Ataúlfo; posteriormente se distinguieron Vicente García de la Huerta (1734-1787; Raquel, 1775) y Nicolás Fernández de Moratín (1737-1780), quien en su producción dramática reflejó un marcado interés por la influencia de la educación y una cierta crítica al absolutismo. Su hijo, el dramaturgo Leandro Fernández de Moratín (1760-1828) destacó en la creación de comedias neoclásicas; admirador de la cultura francesa y traductor de Molière, de intención moral en muchas de sus comedias, en El sí de las niñas defendió la libre elección matrimonial y en La comedia nueva o El café expresó su concepción del teatro. Ramón de la Cruz (1721-1794) representó la línea tradicional dentro del teatro, escribió sainetes llenos de gracia y valor documental sobre tipos y costumbres de Madrid. En la poesía la influencia francesa fue menor, se siguió limitando a los poetas del siglo XVI y a los clásicos latinos y griegos. Con un propósito didáctico fue creada la fábula; Samaniego (1745-1801), autor de Fábulas morales (1781-1784), fue uno de sus creadores, y Tomás de Iriarte (1750-1791) escribió Fábulas literarias (1781) con influencias del Neoclasicismo.

La sátira tiene muchos cultivadores, por las ideas de crítica del siglo XVIII: Juan Pablo Forner (1756-1797) fue uno de los escritores que la utilizó en Exequias de la lengua castellana (1782); el padre Isla satirizó la oratoria sagrada en forma novelada en Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes (1758-1770). Entre los ensayistas, José Cadalso (1741-1782), en sus Cartas marruecas (1793) señaló las causas de la decadencia nacional y los remedios para combatirlas. Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) escribió sobre agricultura, instrucción pública, cultura, arte y otros aspectos del país: Plan General de Instrucción Pública, Informe en el expediente de la ley agraria y sus Sátiras y Epístolas son el punto de partida de una nueva corriente filosófica y moral, de expresión sentimental, que anunció el movimiento del siglo siguiente, el Romanticismo. En 1737, Ignacio de Luzán (1702-1754) había publicado La poética, un texto que condicionaría toda la poesía y el teatro dieciochescos. En un siglo en que la poesía pasó a ser un género secundario, sobresalen Juan Meléndez Valdés (1754-1817), uno de los poetas cumbres; sus Odas, Idilios y Églogas están llenos de ritmo leve y sensual, Nicasio Álvarez de Cienfuegos (1764-1809) y Manuel José Quintana (1772-1857), de la escuela salmantina, así como Alberto Lista (1775-1848), Félix José Reinoso (1772-1841) y José M. Blanco White (1775-1841), de la escuela sevillana.

El siglo XIX

El siglo XIX se presentó en España acompañado de acontecimientos trascendentales, que habrían de influir en todos los aspectos de la vida. La reacción absolutista motivada por el regreso de Fernando VII, produjo el consiguiente éxodo de liberales al extranjero, quienes se pusieron en contacto con el movimiento romántico europeo; su vuelta hacia 1834 significó la llegada de las nuevas corrientes e ideales. Ya desde el siglo anterior se había ido traduciendo a novelistas de corte romántico, Chateaubriand, Scott, quienes facilitaron un cambio en la sensibilidad del público. Como notas más características de la innovación romántica podemos considerar la repulsa de norma y regla, el abandono de la temática propugnada en el Neoclasicismo para buscar lo exótico y fantástico, vuelta hacia el medievo y atención a la naturaleza como reflejo del estado anímico del escritor. El movimiento fue encabezado por Nicolás Böhl de Fáber (1770-1864), traductor de las Reflexiones sobre el teatro de Schlegel, y Agustín Durán con su Romancero General, así como la revista El Europeo, publicada en Barcelona en 1823-1824, que se propuso la exposición y defensa del Romanticismo español. El más brillante y representativo de los poetas románticos es José de Espronceda (1808-1842); su vida transcurre en lo amoroso y lo político, por cauces de pasión paralelos a los que podemos apreciar en su obra. Su Canto a Teresa es una de las más intensas poesías de inspiración romántica de la literatura española. Su fama de poeta quedó cimentada con la publicación de El estudiante de Salamanca (1837) y El Diablo Mundo (1840).


El teatro romántico se inició con Aben Humeya o la rebelión de los moriscos (1830) y La conjuración de Venecia (1834), de Martínez de la Rosa (1787-1862), pero no triunfó plenamente hasta el estreno de Don Álvaro o la fuerza del sino (1835) del duque de Rivas (1791-1865), que se convertiría en el prototipo del drama romántico español. José Zorrilla (1817-1893) utilizó temas nacionales para su producción teatral: son importantes sus leyendas y el drama Don Juan Tenorio (1844), la más popular interpretación del tema del burlador. En la segunda fase romántica, más moderada, sobresalió García Gutiérrez (1813-1887) con El trovador y Juan Eugenio Hartzenbusch (1806-1880) con Los amantes de Teruel (1837). La prosa española, que con tanta fuerza aparece en el 98, se arranca en gran parte de los ar¬tículos literarios, políticos y sociales de Mariano José de Larra (1809-1837), escritos bajo el seudónimo de Fígaro; cultivó la novela histórica siguiendo la influencia de Walter Scott, así como de Enrique Gil y Carrasco (1815-1846), autor de El señor de Bembibre (1844). Otra de las características propias del romanticismo español fue la acentuación del elemento costumbrista, tradicional en la literatura española, en el que destacan la prosa de Mesonero Romanos (1803-1882) y S. Estébanez Calderón (1799-1867). A mediados de siglo, la realidad se convirtió en el tema esencial de la literatura; la búsqueda de lo exótico dejó paso a lo cotidiano, lo momentáneo. Sin embargo, la poesía de más calidad de la segunda mitad de siglo continuó siendo romántica: Bécquer (1836-1870), Rosalía de Castro (1837-1885) y Carolina Coronado, desplazados junto a los ya realistas Campoamor (1817-1901) y Núñez de Arce (1834-1903). La obra poética de Bécquer se reduce a sus Rimas (1871), pequeños poemas precursores de la poesía moderna por su apertura y sugerencia; Las leyendas, en prosa, combinan lo sobrenatural con lo tradicional. Rosalía de Castro, escritora gallega, reflejó una visión amargada y triste de la existencia en las Orillas del Sar (1885). En el teatro se evolucionó hacia la comedia de intención realista; destacan los autores Adelardo López de Ayala (1828-1879), que en El tejado de vidrio (1857) retrató los vicios de la burguesía; Ventura de la Vega (1807-1865); Tamayo y Baus (1829-1898), de quien debemos citar Un drama nuevo (1867).

La extensa producción de Manuel Bretón de los Herreros (1796-1873) enlaza con la época realista de la segunda mitad del siglo, y la abundante y desigual producción dramática de José Echegaray y Eizaguirre (1832-1916) fue coronada en 1904 con un polémico premio Nobel. Incluso Galdós, atraído por las posibilidades didácticas del drama, abordó, aunque sin demasiado éxito, el género teatral (La loca de la casa, 1893). Como teatro popular tuvo gran auge el género chico, sainete o entremés musical en la línea de la zarzuela. El género literario característico del siglo XIX es la novela; su auge está motivado por la formación de una clase media consumidora del género en el que se ve reflejada. Costumbrismo, realismo y naturalismo, en diversas combinaciones y variantes, fueron el marco estilístico y temático de la novela de este período. La aparición de La Gaviota, de Fernán Caballero (Cecilia Böhl de Fáber, 1796-1877), despertó verdadero entusiasmo. Pedro Antonio de Alarcón (1833-1891) reveló sus dotes narrativas en Diario de un testigo de la guerra de África (1860), con El sombrero de tres picos y El escándalo (1875); Juan Valera (1829-1905) demuestra el preciosismo de su prosa en Pepita Jiménez (1874). José María de Pereda (1833-1906) se apega a la tierra y a la tradición, escribe escenas de costumbres y toda su producción novelística, Sotileza, Peñas arriba, le revela como el mejor paisajista local de su generación. Pérez Galdós (1843-1920) es la figura cumbre del Realismo, autor de la historia del siglo XIX en los Episodios Nacionales y varias novelas en que critica los problemas desde el punto de vista liberal. Las obras de la condesa de Pardo Bazán (1851-1927) pueden situarse dentro de la línea naturalista (Los pazos de Ulloa), tendencia surgida a finales de siglo. Leopoldo Alas, por seudónimo Clarín (1852-1901), fue el mejor crítico literario de la época, defensor del Naturalismo, que derivará posteriormente hacia una posición espiritualista. Es autor de la novela de ambiente provinciano y técnica detallista La Regenta (1884-1885). Los últimos seguidores del Naturalismo, que expresaron con determinismo y crudeza la realidad, fueron Blasco Ibáñez (1867-1928), si bien este autor se aparta por no ser detallista del estilo y por dar mayor expresividad y plástica a la novela; entre ellas cabe destacar Arroz y tartana (1894) y La barraca (1898), de ambiente provinciano; y Armando Palacio Valdés. Entre los historiadores y eruditos, Menéndez Pelayo (1856-1912) fue un crítico notable.

Los albores de la literatura moderna

A fines del siglo XIX y comienzos del XX surge una reacción ante la literatura anterior con tendencia a la renovación del lenguaje, común a la llamada Generación del 98 y al Modernismo. Rubén Darío (1867-1916), poeta nacido en Nicaragua, es el fundador del Modernismo, así como su mejor representante; escribió Azul (1888) y Prosas profanas (1896) influido por el parnasianismo francés, que buscaba la belleza a través de ritmos nuevos y ambientes exóticos. Entre los poetas pertenecientes al movimiento se hallan Salvador Rueda, Francisco Villaespesa, Manuel Machado y, en su primera época, Juan Ramón Jiménez. Ganivet y Unamuno encabezaron la generación del 98, de marcado acento reflexivo, preocupados por los problemas políticos y religiosos de España. Tanto los modernistas como los de esta generación son innovadores, sea de la forma o del contenido, y miran hacia Europa para solucionar los problemas. Ángel Ganivet (1862-1898) fue el predecesor de esta generación con su Idearium español (1897), conjunto de opiniones sobre la psicología de las regiones, sus Cartas finlandesas (1899), consideradas un modelo de prosa periodística, y sus novelas satírico-sociales. Miguel de Unamuno (1864-1936) escribió Del sentimiento trágico de la vida (1912), ensayo donde expone su existencialismo, novelas, poesía y teatro. Azorín (1873-1967), sensible y delicado observador, gran captador de lo sutil y lo rico que plasma en sus imágenes del campo y los hombres de Castilla en Los pueblos y Castilla (1912), es también observador de los clásicos, en Al margen de los clásicos. Pío Baroja (1873-1956) critica despiadadamente a la sociedad por su falsedad y su descontento; autor de la trilogía Tierra vasca, que comprende tres novelas de acción, ambientadas en las guerras carlistas. R. Maeztu (1875-1936) evoluciona desde un europeísmo antitradicionalista hasta lo tradicional español. Antonio Machado (1875-1939) es, junto con Unamuno, el mejor poeta del 98 y quien más ha influido en la poesía posterior a 1939. Destacan por su sobriedad Soledades (1903) y Campos de Castilla (1912); en Juan de Mairena recogió meditaciones de carácter filosófico y estético. Ya hemos dicho que la orientación modernista fue seguida en un principio por Juan Ramón Jiménez (1881-1958), pero una exigencia propia le condujo posteriormente hacia una poesía más pura y a cierto tipo de lírica religiosa. El Diario de un poeta recién casado (1917) muestra ya la desnudez expresiva. Recibió el premio Nobel de Literatura en 1956. Manuel Machado (1874-1947) siguió el modernismo en su aspecto pictórico y descriptivo con su evocación de temas históricos, estilización de lo popular andaluz y sus piezas de teatro en verso. Eduardo Marquina (1879-1946), autor de Las hijas del Cid, escribió para el teatro dentro de una línea modernista. Valle Inclán (1869-1936) fue modernista en su primera época; la calidad de su expresión y su dominio del idioma le convirtieron en uno de los mejores escritores del siglo XX; para el teatro escribió Divinas palabras, Farsas y Esperpentos, entre otras obras, y en la lírica Flor de santidad y Comedias bárbaras. Jacinto Benavente (1866-1954) satirizó la sociedad mediante una elegante ironía con comedias técnicamente perfectas: Los intereses creados, La malquerida y Señora ama entre otras. Serafín y Joaquín Álvarez Quintero (1871-1938 y 1873-1944) continuaron, con sus sainetes de ambiente andaluz, el teatro costumbrista y Arniches (1866-1943) con sus sainetes de una pintoresca imagen local partiendo del llamado «género chico» del siglo XIX.

Autores que recibieron un reconocimiento tardío, aunque espectacular, fueron Alejandro Casona (1903-1965), que se había iniciado como dramaturgo antes de la guerra civil y vivió en el exilio hasta 1962, y José María Pemán (1898-1981), también poeta y magnífico articulista. Otros autores teatrales que cabe mencionar son Enrique Jardiel Poncela (1901-1952) –cuya obra comprende tanto comedias costumbristas y realistas, como dramas experimentales–, Muñoz Seca (1881-1936) y Miguel Mihura (1905-1977), próximo al teatro del absurdo. El siglo XX presenta hasta 1936 una abundancia de autores y críticos que sólo admite comparación con el Siglo de Oro. La aportación científica de investigación literaria presenta la figura de Menéndez Pidal (1869-1968), artífice de una notable escuela filológica. Entre los ensayistas, Ortega y Gasset (1883-1955) fue el guía intelectual de las últimas generaciones. Difundió las corrientes del pensamiento europeo y acometió diversos aspectos de la realidad del arte. Eugenio d’Ors (1882-1954) se dedicó más a temas estéticos. Gregorio Marañón (1887-1960) escribió historia desde un punto de vista clínico, claro y ameno. Pérez de Ayala (1881-1962), poeta de fondo simbólico, destaca por una producción novelística muy intelectual, autor de Tigre Juan, Belarmino y Apolonio y de la obra de crítica teatral Las Máscaras. Gabriel Miró (1879-1930) fue un escritor eminentemente estético, preocupado por lo sensorial, en El libro de Sigüenza el paisaje tiene casi el papel de protagonista. En el humorismo sobresalieron W. Fernández Flórez (1886-1964) y Ramón Gómez de la Serna (1891-1963), quien creó la greguería, ingeniosa y breve asociación de ideas casi conceptistas.

Las vanguardias literarias

Tras la Primera Guerra Mundial, surgieron en España diferentes escuelas de vanguardia, contrarias a la tradición. El ultraísmo preparó el camino a la llamada Generación del 27, que supuso el renacer de la más pura poesía española. Entre sus poetas más destacados se pueden contar Federico García Lorca, Alberti, Salinas, Dámaso Alonso, Cernuda, Emilio Prados, Jorge Guillén, Aleixandre, Altolaguirre y Gerardo Diego. Buscan «una poesía que sea al mismo tiempo arte en todo su rigor de arte y creación en todo su genuino empuje», como afirma Guillén en Lenguaje y Poesía. En Alberti y García Lorca predominó la estilización de lo popular y tradicional y el empleo de la metáfora. La poesía de García Lorca (1898-1936) es un ejemplo de hondo patetismo, como se aprecia en Romancero Gitano (1928) y en Poeta en Nueva York; en teatro fue el máximo representante de la época, con sus dramas llenos de lirismo: Bodas de Sangre, La casa de Bernarda Alba y Yerma, entre otros. Rafael Alberti (n. 1902) llegó por el surrealismo de Sobre los ángeles (1928) a una poesía revolucionaria. Pedro Salinas (1892-1951) compuso, sobre el sentimiento amoroso, poesía espontánea y depurada. Jorge Guillén (1903-1984) versificó sobre la existencia cotidiana. Vicente Aleixandre (1898-1984) escribió poesía surrealista de retórica nueva y en 1977 recibió el premio Nobel de Literatura. Gerardo Diego (1896-1987) fue el portavoz del experimentalismo característico de la época. Poeta del amor y de la poesía, Luis Cernuda (1902-1963) desciende de Bécquer y de Baudelaire; en La realidad y el deseo (1936), el poema se convierte en disertación de nuestra época. A éstos, cabe añadir otros autores que, si bien no aparecen directamente relacionados con los poetas del 27, contribuyeron también a la introducción de la estética vanguardista, entre ellos, Rafael Cansinos-Assens, Miguel Hernández, León Felipe, José Bergamín y Benjamín Jarnés.

En mayo de 1943 se inauguró la revista Garcilaso que cristalizó un pequeño movimiento poético, llamado el garcilasismo, agrupando a una serie de poetas que con el tiempo producirían varias de las grandes páginas de nuestra poesía de posguerra: Panero, José Hierro, Carlos Edmundo de Ory y José García Nieto. De los años 44 al 51, otra revista monopolizó el panorama poético español, Espadaña, interesante por su labor comunitaria de crítica e investigación poética. Bajo su título firmaron autores como Crémer, Eugenio de Nora, Rosales, Vivanco, José L. Aranguren, Valverde y de nuevo Panero y García Nieto. Hasta 1954, la influencia de Blas de Otero (1916-1979) y Gabriel Celaya (1911-1991) se hizo sentir en la tendencia hacia la poesía social. Dentro de la generación de los cincuenta podemos incluir a Ángel González (n. en 1925), Caballero Bonald (1928-1992), Ángel Crespo (n. en 1926), José Agustín Goytisolo y Carlos Barral (1928-1989), y Gil de Biedma (1929-1990), Quiñones, López Pacheco y Aguirre (n. en 1930), Francisco Brines (n. en 1932), Claudio Rodríguez (n. en 1934), e incluso Joaquín Marco (n. en 1935) y Félix Grande (n. en 1937). Entre todos ellos se entablará con los años una viva polémica sobre la función social o no de la poesía, llegándose al abandono de la poesía del compromiso de Celaya u Otero, poetas que en principio habían sido sus maestros, y haciéndose paulatinamente mayor la impronta de poetas como Aleixandre o Luis Cernuda. La renovación poética vendrá, en los años sesenta, de la mano de un grupo disperso y poco homogéneo que sin embargo, y en términos generales, sustituirá la dialéctica entre lo individual y lo colectivo por una visión más cosmopolita y despreocupada del hecho de escribir versos. El momento de ruptura del paradigma poético podemos situarlo en 1966, fecha de la publicación de Arde el mar, de Pere Gimferrer, autor perteneciente a un grupo poético que se dio a conocer mediante la antología de José María Castellet publicada en 1970 Nueve novísimos : Manuel Vázquez Montalbán, José María Álvarez, Félix de Azúa, Leopoldo María Panero, Antonio Martínez Sarrión, Guillermo Carnero, Vicente Molina Foix, Ana María Moix y el propio Pere Gimferrer. En todos ellos había una clara despreocupación, si no desprecio, por la anterior poesía española, una relajación formal que les lleva a transitar decididamente por la vía del verso libre, y una cierta modernidad que se concretaba en la presencia en sus poemas, inaudita hasta entonces, de artistas de cine, marcas de cigarrillos americanos, ambientes truculentos o exóticos... Algunos de los llamados «novísimos» abandonaron pronto la poesía o bien no llegaron a alcanzar demasiado prestigio con sus poemas. Guillermo Carnero compiló en 1979 sus poesías en Ensayo de una teoría de la visión. Leopoldo María Panero (n. en 1948) ha practicado hasta sus últimas consecuencias una poesía corrosiva y autodestructiva de gran capacidad de sobresalto. Félix de Azúa (n. en 1944) es el más hermético de todos los antologizados por Castellet, y también el más voluntariamente esteticista, excepción hecha de José María Álvarez (n. en 1942), pese a su pulsión de exhibicionismo cultural, un poeta de una calidad excepcional. Antonio Martínez-Sarrión (n. en 1939) es el más superrealista del grupo y, a la vez, el de carácter más intimista en sus poemas.

Al margen de la antología de Castellet, pero sin duda dentro del movimiento renovador de fines de los sesenta se hallan Juan Luis Panero (hermano de Leopoldo María), Luis Alberto de Cuenca (n. en 1950); Luis Antonio de Villena (n. en 1951), autor que oscila entre el dandismo y la ironía ácida; Jenaro Talens (n. en 1946) ha dedicado su atención por igual a la poesía y a la semiología. Entre los más jóvenes destacan Jaime Siles (n. en 1951), Antonio Colinas (n. en 1946) y Andrés Trapiello. Un nuevo movimiento poético surge a fines de los años setenta. Son poetas que, en general, parecen retomar un sentimentalismo culto casi neorromántico. Entre ellos hay que destacar a José Lupiáñez (n. en 1955), César Antonio Molina (n. en 1952), Andrés Sánchez Robayna (n. en 1952), Blanca Andreu (n. en 1959), José Ramón Ripoll (n. en 1952), etc.

En los últimos años parece apuntarse una tendencia a retomar el sentimentalismo culto cercano al neorromanticismo, como son los casos de José Miguel Ullán, Amparo Amorós y Carlos Cataño. Los más recientes poemarios pertenecen a Andrés Trapiello, Pere Cimperrer, José Angel Valente, Leopoldo Panero, Carlos Bougoño, José Hierro, Claudio Rodríguez, José A. Goytisolo, etc. La novela ha sido sin duda el género que ha conocido en la España de la posguerra un mayor crecimiento, tanto de público como de autores. Además, fue el género que más inmediatamente se «benefició» de la relativa apertura del régimen en los años sesenta. En los primeros años de la década de los 50 se produjo una novela de tanteo que, sin embargo, presentó autores de calidad como es el caso de Carmen Laforet (n. en 1920), descubierta en el Premio Nadal 1944 por su novela Nada, o de Miguel Delibes, que refleja la vida de una ciudad de provincias en La sombra del ciprés es alargada. La figura clave de este período es Camilo José Cela (n. en 1916) por sus obras vanguardistas tales como La familia de Pascual Duarte y La colmena. También se consolidaron en este período Gonzalo Torrente Ballester con su trilogía Los gozos y las sombras y José María Gironella con su tetralogía compuesta por Los cipreses creen en Dios, Un millón de muertos, Ha estallado la paz y Los hombres lloran solos. Entre los narradores de la generación del medio siglo se produce una aceptación más generalizada del compromiso político de la literatura que la que existía entre sus coetáneos poetas. No es, sin embargo, una generación (mejor sería decir simplemente grupo) tan homogénea como lo es la poética.

Dentro de tal generación cabe incluir a Ignacio Aldecoa, Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Juan García Hortelano, José Manuel Caballero Bonald, Juan Benet, Jesús Fernández Santos, Isaac Montero, Juan y Luis Goytisolo, Juan Marsé, Ana María Matute, etc., si bien muchos de ellos participarán en el experimentalismo de los años sesenta o serán decididos protagonistas del mismo, como es el caso de Juan Goytisolo. Rafael Sánchez Ferlosio (n. en 1927) se ganó un lugar destacado en la historia de la literatura española contemporánea con sus dos primeras novelas, Industrias y andanzas de Alfanhuí (1951) y El Jarama (1956), novela ésta que supone el máximo exponente (tal vez con excepción de La Colmena de Cela) de realismo social. Ana María Matute (n. en 1926) y Carmen Martín Gaite (n. en 1925) son las voces femeninas de esta generación. La primera es autora de una obra en la que lo íntimo deriva a menudo hacia lo onírico o lo sentimental, especialmente en sus narraciones cortas. La segunda parte del realismo social para construir una obra de estilo muy personal. Gran autor de relatos cortos es Ignacio Aldecoa (1925-1969), cuya muerte prematura sin duda le privó de convertirse en una de las grandes figuras de la narración castellana. Jesús Fernández Santos (1926-1988) cultivó también a la vez la novela y el relato. Entre los realistas sociales destaca Caballero Bonald (1928-1992), premio Plaza & Janés 1988. Su novela Dos días de septiembre (1962) se sitúa próxima a la técnica de El Jarama, si bien las «lecciones» políticas y sociales son más obvias. Juan García Hortelano (1928-1992) también se inició en un tratamiento de los personajes y de sus conductas que le aproximaba al behaviorismo de El Jarama para luego ocuparse de argumentos más convencionales a los que, sin embargo, supo dotar de fuerza ejemplificadora. José Luis Castillo Puche (n. en 1919) se aproxima a ese culturalismo último de García Hortelano, si bien en Castillo Puche está desprovisto de ironía. Su autobiografismo y su obsesiva insistencia en temas como la muerte, el dolor, etc., hacen de él un autor muy particular dentro de los de la generación.

La obra de Juan Goytisolo (n. en 1931) consolidó fama y prestigio internacionales con Señas de identidad (1966), novela que junto a Tiempo de silencio (1962), de Luis Martín Santos, se convierte en emblemática de un nuevo estilo, mezcla de atrevimiento narrativo, experimentalismo lingüístico y compromiso político. Luis Goytisolo (n. en 1935), hermano de Juan y del poeta José Agustín, también escribió sus primeras obras bajo el signo del compromiso político, pero pronto derivó hacia un complejo proyecto narrativo que lo llevó a ingresar en la Real Academia Española. Dentro de la generación del medio siglo se cuentan también autores como Mario Lacruz, Alfonso Grosso, Isaac Montero, etc. Dos autores merecen especial atención por sus características individuales: Juan Marsé y Juan Benet. El primero, nacido en 1933, ha construido una sólida obra de corte tradicional en su estilo, pero tremendamente eficaz en sus resultados. Juan Benet (1927-1993), por su parte, es autor de una obra densa y culta en la que construye un universo mítico paralelo a España. Los años 1962 y 1966 son fechas emblemáticas para la transición en España hacia el experimentalismo narrativo. Luis Martín Santos (1924-1964) es el máximo exponente y el primero de los que se lanzan por esta nueva vía. Tiempo de silencio (1962), prácticamente su única obra, le ha valido un puesto de honor en la literatura española. En efecto, su novela es casi un folletín melodramático que, sin embargo, se convierte por obra de la dislocación y el atrevimiento lingüístico en una pieza de mecanismo preciso y complejo. La renovación de la novela española, tras Martín Santos, se completa con Señas de identidad, de Juan Goytisolo, y con la aparición de las obras de Marsé y Benet a fines de los sesenta. El experimentalismo cuaja con fuerza en una nueva generación de autores como son Juan Cruz Ruiz (n. en 1948), José María Guelbenzu (n. en 1944), Félix de Azúa, Raúl Guerra Garrido (n. en 1936) y Ramón Hernández (n. en 1935), que son, en parte, los decanos del grupo. Un camino un tanto distinto siguen autores como Vicente Molina-Foix (n. en 1946) o Javier Tomeo (n. en 1931), cuyas novelas, más convencionales en su construcción, explotan elementos en ocasiones fantásticos u oníricos. Mención aparte merece el caso de Manuel Vázquez Montalbán (n. en 1939), autor prolífico, poeta y columnista, que cultivó en principio un experimentalismo algo artificioso para llegar a escribir novelas de corte policíaco de gran éxito. El mismo año que Vázquez Montalbán nace también Francisco Umbral, autor que ha sabido combinar cinismo y autobiografismo social en novelas muy destacadas. Es obligado referirnos asimismo a los narradores del exilio, tan numerosos casi como los peninsulares, si bien su obra careció, en general, de lazos de unión con las nuevas generaciones que se estaban formando en la Península bajo la dictadura. Entre ellos destaca Ramón J. Sender (1901-1982), junto a Francisco Ayala (n. en 1906 y premio Cervantes 1992) y Max Aub (1903-1972), Manuel Andújar (n. en 1913), Rosa Chacel (1898-1994), etc. La mayoría de ellos practican una narrativa de corte tradicional que se antoja en ocasiones como varada en los años treinta. Con todo, la categoría artística de, por ejemplo, Sender, Ayala o Aub es de las más altas de la segunda mitad del siglo.

Capítulo aparte merecen otros autores que por mantener una clara independencia respecto a las escuelas o corrientes imperantes no siempre son debidamente recordados, aunque su prosa sea modelo de escritura, como ocurre con Álvaro Cunqueiro (1912-1981), que en cierto modo podríamos considerar como uno de los pocos que han cultivado en España el llamado realismo mágico, y en cuyas obras (Crónicas del sochantre, 1966, Cuando el viejo Simbad vuelva a las islas, 1962, etc.), no sólo se mezcla lo real con lo fantástico, sino los tiempos y las geografías. Algo parecido podríamos decir de Carlos Rojas (n. en 1926), que con Azaña (1973) impuso un tipo de novela, luego continuado con El valle de los caídos (1978) y El sueño de Sarajevo (1985), entre otras, en el que lo histórico se mezcla con lo actual y los personajes reales con los novelescos. En los años setenta se dan a conocer autores como Eduardo Mendoza, José María Merino, Álvaro Pombo, Esther Tusquets, Raúl Ruiz, Lourdes Ortiz y Julián Ríos, entre otros, cuyas obras se consolidan en la década siguiente señalando una extraordinaria revitalización de la literatura española que se ve refrendada con la concesión en 1989 del premio Nobel de Literatura a Camilo José Cela, ganador también del premio Cervantes en 1995. Las distintas tendencias que se dan en los años ochenta pasan a la última década del s. XX destacando la novela policíaca de Vázquez Montalbán y Andreu Martín, la novela histórica practicada por Antonio Muñoz Molina y Arturo Pérez-Reverte, la novela culturalista que tiene a Pombo y Jesús