Inflación

Introducción

El precio de la unidad monetaria es siempre igual a uno, puesto que ella misma es, precisamente, la unidad de cuenta. La experiencia, sin embargo, demuestra que el valor real del dinero (las cosas que se pueden comprar con él) varía, aunque su valor nominal permanezca inalterable.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Econom\u00eda"},{"sortkey":"","*":"Ciencias_sociales"},{"sortkey":"","*":"Mediateca"},{"sortkey":"","*":"Articulos_enciclo"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Agricultura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ahorro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alemania"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alimento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Amortizaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Balanza (econom\u00eda)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Balanza de pagos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Banca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Banco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capital"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capitalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Caricatura"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00e1rtel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chicago"},{"ns":0,"exists":"","*":"China"},{"ns":0,"exists":"","*":"Climatolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consumo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Contabilidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Coste"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cr\u00e9dito"},{"ns":0,"exists":"","*":"Crisis econ\u00f3mica"},{"ns":0,"exists":"","*":"David Hume"},{"ns":0,"exists":"","*":"Deflaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Depresi\u00f3n (econom\u00eda)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Desempleo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Deuda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Deuda p\u00fablica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diccionario Enciclop\u00e9dico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dinero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Divisa"},{"ns":0,"exists":"","*":"D\u00f3lar estadounidense"},{"ns":0,"exists":"","*":"Econometr\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Econom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Edad Media"},{"ns":0,"exists":"","*":"Empleo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Empresa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Energ\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estad\u00edstica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estagflaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estructuralismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estructura econ\u00f3mica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Europa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Exportaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Familia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich von Hayek"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hispanoam\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"II Guerra Mundial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Importaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Impuesto"},{"ns":0,"exists":"","*":"India"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00cdndice de Precios al Consumo (IPC)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ingl\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inter\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inversi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Irving Fisher"},{"ns":0,"exists":"","*":"John Maynard Keynes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jubilaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Keynesianismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Macroeconom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Maquinaria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marco alem\u00e1n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Materia prima"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mercado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Milton Friedman"},{"ns":0,"exists":"","*":"Moneda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monetarismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monopolio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Morosidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Multinacional"},{"ns":0,"exists":"","*":"M\u00fanich"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oferta y demanda"},{"ns":0,"exists":"","*":"OPEP"},{"ns":0,"exists":"","*":"Paro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pensi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Petr\u00f3leo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Poblaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Precio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pr\u00e9stamo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Producci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Producto"},{"ns":0,"exists":"","*":"Producto Interior Bruto (PIB)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Refiner\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Renta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rentabilidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica de Weimar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revista"},{"ns":0,"exists":"","*":"Riqueza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salario"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sindicalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sindicato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Thomas J. Sargent"},{"ns":0,"exists":"","*":"Trabajo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Transporte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Yacimiento geol\u00f3gico"},{"ns":0,"*":"Munich"},{"ns":0,"*":"Descapitalizaci\u00f3n"},{"ns":0,"*":"Biocombustible"},{"ns":0,"*":"Banco Central Europeo"}],"images":["Mapa_mundial_inflaci\u00f3n_2010.png","Inflacion.jpg","Inflacion_dos.jpg","Media.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":218,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Concepto","number":"2","index":"2","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":1930,"anchor":"Concepto"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Clases de inflaci\u00f3n","number":"3","index":"3","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":6081,"anchor":"Clases_de_inflaci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Inflaci\u00f3n de demanda","number":"3.1","index":"4","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":7516,"anchor":"Inflaci.C3.B3n_de_demanda"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Inflaci\u00f3n de costes","number":"3.2","index":"5","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":16465,"anchor":"Inflaci.C3.B3n_de_costes"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Inflaci\u00f3n estructural","number":"3.3","index":"6","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":20997,"anchor":"Inflaci.C3.B3n_estructural"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Efectos de la inflaci\u00f3n","number":"4","index":"7","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":22886,"anchor":"Efectos_de_la_inflaci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Teor\u00edas sobre las causas de la inflaci\u00f3n","number":"5","index":"8","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":25396,"anchor":"Teor.C3.ADas_sobre_las_causas_de_la_inflaci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Teor\u00eda cuantitativa","number":"5.1","index":"9","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":25636,"anchor":"Teor.C3.ADa_cuantitativa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Teor\u00eda keynesiana","number":"5.2","index":"10","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":27233,"anchor":"Teor.C3.ADa_keynesiana"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Inflaci\u00f3n de costos","number":"5.3","index":"11","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":28398,"anchor":"Inflaci.C3.B3n_de_costos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Informaci\u00f3n adicional","number":"6","index":"12","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":30328,"anchor":"Informaci.C3.B3n_adicional"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"7","index":"13","fromtitle":"Inflaci\u00f3n","byteoffset":38542,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f7/Mapa_mundial_inflaci%C3%B3n_2010.png/390px-Mapa_mundial_inflaci%C3%B3n_2010.png [1] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a5/Inflacion.jpg/290px-Inflacion.jpg [2] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a1/Inflacion_dos.jpg/290px-Inflacion_dos.jpg [3] => http://img.irtve.es/css/rtve.commons/rtve.header.footer/i/logoRTVEes.png ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Inflación [pageid] => 44076 [text] =>

Elevación notable del nivel de precios con efectos desfavorables para la economía de un país.

Mapa de los índices de inflación mundiales, 2010.

Introducción

El precio de la unidad monetaria es siempre igual a uno, puesto que ella misma es, precisamente, la unidad de cuenta. La experiencia, sin embargo, demuestra que el valor real del dinero (las cosas que se pueden comprar con él) varía, aunque su valor nominal permanezca inalterable.

Las variaciones del valor del dinero en relación con su precio son conocidas, según sea su signo, como inflación y deflación. Si el valor del dinero coincidiese siempre con su precio no existirían la inflación -con la misma cantidad de dinero se compran menos cosas- ni la deflación -en la que acontece lo contrario-.

La excepción es, por el contrario, que así ocurra. Todas las economías nacionales viven, en mayor o menor medida, uno de estos dos procesos dinámicos, que las políticas económicas de los diferentes gobiernos tratan de minorar.

Una alta inflación de precios va acompañada, generalmente, de una actividad intensa, dirigida hacia sectores en los que la recuperación de la inversión sea rápida; a largo plazo, la economía nacional tiende a descapitalizarse, puesto que las industrias básicas, de períodos de recuperación lentos, se descuidan.

La deflación puede tener efectos aún peores, ya que, con frecuencia, conduce directamente a la depresión y al desempleo. Cuando los precios descienden de modo general y las expectativas apuntan a que el descenso habrá de continuar, los compradores se inclinan a demorar nuevas adquisiciones, en espera de nuevos descensos, lo que produce un aumento de la desocupación al no encontrar salida la oferta acumulada.

Concepto

La inflación afecta de distinto modo a los diversos agentes económicos, ya que los niveles de precios sectoriales no varían paralelamente. En la distribución de las rentas se produce una transferencia de riqueza de los acreedores a los deudores; por otro lado, y dado que los salarios no siguen a los precios, los perceptores de beneficios también salen favorecidos. Estos aumentos de beneficios estimulan a los empresarios a aumentar la producción al máximo.

La inflación perjudica a los asalariados, jubilados y, en general, a todos los perceptores de rentas fijas. Otro efecto perjudicial de la inflación es el incremento de las actividades especulativas, ya que las diferencias de precios de un mismo bien pueden superar, para un espacio de tiempo determinado, los beneficios que se puedan obtener en una actividad productiva. Se produce así una tendencia a contraer deudas a cambio de bienes que, en el caso de ser revendidos, permiten devolver el dinero y obtener un beneficio. Todo ello supone una desviación de recursos, que pasan del proceso productivo al especulativo, con lo que se somete a fuerte presión el sistema crediticio. Por otro lado, surge un desequilibrio en la balanza comercial, ya que, al aumentar los precios de los productos, se hace más difícil la exportación y, por el contrario, se favorece la importación.

Cuando todos estos fenómenos se producen a un ritmo muy rápido, reciben el nombre de inflación galopanteo hiperinflación. Hasta la gran crisis económica de la década de 1930 se consideraba que la causa principal del proceso inflacionista era el aumento de la cantidad de dinero puesta en circulación, sin un crecimiento paralelo de bienes disponibles. A partir de John Maynard Keynes se consideran como causas principales del alza de los precios el exceso de la demanda, el aumento de los costes y cierto tipo de estructuras. Las dos primeras han sido las más estudiadas por los técnicos.

La inflación de demanda (demand-push ) se produce al no poder satisfacer la oferta la totalidad de la demanda, que puede haber aumentado por diferentes motivos, como el crecimiento del gasto público, la utilización de liquidez acumulada, el aumento del crédito bancario, etc. La insuficiencia de la oferta puede ser debida a falta de capacidad productiva, insuficiencia de stocks y, en último término, falta de divisas para satisfacer la demanda por medio de importaciones.

La inflación de costes (cost-push ) se origina por una subida de precios de los factores de producción que repercute en un aumento del nivel global. Por lo general, ese aumento de precios se produce en el factor trabajo, por lo que se llama también inflación de salarios. El alza de éstos no se relaciona, en la mayoría de los casos, con el paro ni con una demanda excedentaria en el mercado del trabajo, y sí con la actividad de los sindicatos. En principio, los aumentos de precios como consecuencia de los incrementos salariales suelen ser menores que los provocados por el exceso de demanda.

Alemania le dice a Francia acerca de la inflación: "Sí señora, así empezó conmigo". Caricatura aparecida en Simplicissimus, revista satírica alemana editada en Munich de 1896 a 1967.

Otras causas de la inflación de costes pueden ser el aumento de los precios de las materias primas importadas, las variaciones positivas de los impuestos sobre productos, etc.

Finalmente, la inflación estructural es aquella en la que el alza de precios viene provocada por las condiciones de formación de los precios en ciertos mercados o sectores. Esto sucede en los países subdesarrollados, en la mayoría de los cuales existen presiones inflacionistas de carácter crónico.

Clases de inflación

Se llama inflación «abierta» a aquella en que las fuerzas desequilibradoras pueden actuar libremente, originando la subida de precios mencionada. Si se establece un control de precios, el desequilibrio básico puede continuar, sin que se refleje externamente en unos precios crecientes: en tal caso, la inflación se llama «reprimida».

El control aludido puede establecerse voluntariamente por las empresas, o coactivamente por las autoridades; en ambos casos, y dado que la demanda es mayor que la oferta a los precios vigentes, el desequilibrio se manifiesta en un aumento de la cartera de pedidos por servir, colas, etc., exigiendo alguna forma de racionamiento de la oferta.

La subida de los precios que acompaña a la inflación lleva consigo una caída en el poder adquisitivo del dinero. Cuando esta caída es suave (aunque sostenida), la inflación se suele llamar «reptante», en tanto que las subidas de precios muy violentas y aceleradas se califican de «hiperinflación» o «inflación galopante». Esta última se caracteriza por la «huida del dinero», esto es, por el esfuerzo del público en evitar la tenencia de moneda, debido a la rápida pérdida de valor de la misma. Esta «huida» da lugar a una aceleración del gasto que es, precisamente, lo que agrava la inflación.

Inflación de demanda

Al definir la inflación quedó de manifiesto que su causa es un exceso de la demanda agregada sobre la capacidad de oferta. No basta que la oferta se reduzca: esto llevará a subidas de precios de una sola vez (por tanto, no a una verdadera inflación) que se corregirán cuando la oferta crezca de nuevo. Tampoco basta que la demanda aumente: el primer efecto de ello será provocar un aumento de la producción, acompañado o no de una subida de precios y sólo cuando se alcance el pleno empleo de los recursos, esto es, cuando la capacidad de oferta llegue a su límite, se traducirán los incrementos de demanda en precios crecientes. No es necesario que todos los factores productivos estén plenamente ocupados para que se produzca verdadera inflación: los precios pueden estar subiendo ya anteriormente, debido a rendimientos decrecientes, a incrementos de salarios, etc. (inflación «preliminar»), y puede ocurrir que la escasez de algún factor imprescindible impida el aumento de la oferta pese a la disponibilidad de otros factores (inflación «por estrangulamiento»).

El exceso de la demanda sobre la oferta puede analizarse desde el ángulo de la demanda de bienes o desde el de la oferta de dinero, que es su contrapartida.

La demanda agregada de la economía está integrada por cuatro macromagnitudes: el consumo, la inversión, el gasto público y el superávit frente al extranjero. Como sea que no tiene objeto intentar hallar un «culpable» de la inflación, no importa cuál de dichos componentes ha aumentado hasta hacer el gasto total superior a la capacidad de oferta; lo relevante es que su suma excede a la cantidad de bienes disponibles.

Frente a los cuatro componentes de la demanda global, señalados antes, está la producción, que se puede identificar con la oferta, ya que las importaciones (que son oferta pero no producción del país) aparecen, negativamente, en el saldo exterior incluido en la demanda, y las variaciones de stocks (que son producción, aunque no vendida) constituyen también, macroeconómicamente, una inversión (positiva o negativa) y como tal figuran en la demanda global. La producción coincide, en este esquema, con la renta creada en el país, la cual se dedica al consumo, al ahorro y al pago de impuestos directos. Si la renta no aumenta, una elevación de las dos últimas partidas tendrá que hacerse a costa del consumo, reduciendo la demanda global, a menos que crezcan sus otros componentes (inversión, gasto público o saldo de la balanza de pagos). Así, pues, el equilibrio entre la demanda y la oferta en el país exige que la cantidad detraída del consumo, en forma de ahorro e impuestos, vuelva al gasto en forma de inversión, gasto público o excedente de la balanza exterior. Por tanto, la igualdad entre la oferta global y la demanda, o, lo que viene a ser lo mismo entre Ahorro + Impuestos, de un lado, e Inversión + Gasto Público + Saldo de la Balanza de Pagos, de otro, es condición necesaria para el equilibrio, de forma que un exceso de los segundos sobre los primeros señala, cuando los recursos están plenamente ocupados, la existencia de inflación, y de deflación en el caso contrario.

A la diferencia entre demanda y oferta agregadas se llama «brecha» o «bache inflacionista», si es positiva, y «deflacionista» si es mayor la oferta. El volumen de la brecha medirá la cuantía del desequilibrio en que consiste la inflación, aun cuando no se ha comprobado que la velocidad de subida de los precios dependa del tamaño de la brecha. La política antiinflacionista está dirigida, precisamente, a su eliminación, actuando, para ello, sobre todos o algunos de los componentes de la demanda. Nótese que no basta un aumento de la producción para eliminar la inflación, ya que esa producción, a la par que eleva la oferta, supone también la creación de rentas nuevas (salarios, intereses, beneficios, etc.) que incrementan la demanda. Por lo mismo, la subida de precios no elimina la brecha, ya que, aun cuando obliga a pagar más para comprar la misma cantidad de bienes, incrementa la renta de los que reciben esos precios mayores y, con ello, vuelve a abrir la brecha.

Der neue Preis ("El nuevo precio"). “¡Muy actual!, sólo el precio está un poco pasado de moda”. Caricatura de Karl Arnold sobre el fenómeno de la hiperinflación y el tipo de cambio entre dólar estadounidense y marco alemán durante la República de Weimar. Publicada en la revista satírica alemana Simplicissimus, 27 de septiembre de 1922.

Existen ciertas fuerzas que empujan al cierre de la brecha, por sí solas, aun cuando actúan lentamente. De este tipo son los impuestos progresivos (cuyos tipos aumentan al aumentar el volumen de renta nominal que se grava), las importaciones (también incrementadas al subir los precios nacionales), etc.

Paralelamente al exceso de demanda que da lugar a la inflación, se debe considerar su aspecto monetario. No es posible un incremento del gasto total del país sin un aumento en la cantidad de dinero (oferta monetaria) a su disposición o un aumento en la velocidad de circulación del dinero (esto es, una menor demanda de liquidez por parte del público). Este aumento de la oferta de medios de pago respecto de su demanda se canalizará hacia el consumo, la inversión, el gasto público o el saldo con el exterior, de forma que las interpretaciones monetarias y de demanda de la inflación son paralelas y complementarias.

Nótese, sin embargo, que cabe que un aumento en la oferta monetaria se vea compensado por un aumento de la cantidad de dinero que el público desea retener en su poder, esto es, por una menor velocidad de circulación del mismo. Dejando aparte este caso, la inflación exige siempre un aumento de liquidez que la financie. Este aumento puede ser anterior o posterior; causa, efecto o factor permisivo de la inflación, pero debe estar siempre presente. Será causa, por ejemplo, cuando el Banco central financie el gasto público directamente, por encima de la capacidad de oferta; será factor permisivo, en cierto modo, cuando el sistema bancario conceda préstamos a particulares para que paguen unos impuestos más elevados con los que financiar un gasto público mayor.

En todo caso, si la cantidad de dinero no aumenta, se puede producir una subida de precios temporal, pero no autocontinuada, ya que esa misma subida de precios llevará consigo una reducción del valor real de la masa monetaria del país, abortando así las posibilidades de una verdadera inflación (elevación de precios autocontinuados) por falta de financiación, debido a las presiones sobre la demanda agregada que la menor liquidez real implicará.

Las explicaciones monetarias modernas de la inflación ponen énfasis en la trasmisión de ésta de unos sectores a otros. Se supone que los sujetos desean mantener cierta distribución de su riqueza entre diversos bienes (incluyendo el dinero), que constituyen su cartera. En esta distribución influyen los precios de dichos bienes y, consiguientemente, su rentabilidad. Un aumento en la cantidad de dinero provocará una rotura de ese equilibrio, haciendo que el público aumente las compras de otros bienes; sin embargo, al hacerlo sus precios suben, y, por tanto, sus rentabilidades bajan. Esto altera de nuevo el equilibrio de la cartera, y hace que el público proceda a vender parte de ellos, para adquirir otros bienes. Mediante este proceso, que en la práctica no va por secuencias sino simultáneamente, un aumento en la cantidad de dinero poseída se transforma en una mayor demanda de valores de renta fija y variable, de terrenos, de bienes de consumo, etc., extendiendo su efecto a todos los sectores e industrias, aunque con velocidades e intensidades muy variables.

Inflación de costes

La existencia de una inflación puede manifestarse a los ojos de un empresario a través de un aumento de la demanda de sus productos, pero también a través de unos costes más elevados, fruto de la subida de precios en los sectores que le abastecen. Sin embargo, no por ello se debe calificar a la inflación así identificada «de costes». Llamaremos así a aquella que tiene su causa en una elevación autónoma (esto es, no motivada por un aumento previo de la demanda) de los costes. Los casos más típicos suelen ser la subida de precios debida a aumentos autónomos de salarios (elevación del salario mínimo legal; incrementos de remuneraciones en convenios colectivos, etc.), la elevación del margen de beneficios debida al disfrute de un mayor poder de monopolio por parte de algunas empresas, y los costes mayores de las primeras materias de importación.

Nótese bien que exigimos que la variación de los costes sea autónoma. En efecto: los salarios pueden subir como consecuencia no de una mayor presión sindical autónoma, sino como fruto de un aumento de la demanda de trabajo, que acompaña al aumento en la demanda de bienes a que hemos aludido anteriormente. Igualmente, los beneficios pueden crecer no como consecuencia de un aumento en el poder monopolístico de una empresa, sino debido a unos precios más altos, fruto de una inflación de demanda, con los costes siguiendo a los precios con retraso o en menor cuantía. Debe quedar claro, pues, que el aumento de los costes no es síntoma de inflación de costes, ya que, en definitiva, lo que es coste para una empresa es precio de venta para otra (o para un obrero, por su trabajo). Y, debido a la diferente velocidad de reacción de las distintas variables, tampoco sirve como criterio el que los costes se adelanten a los precios o crezcan en mayor cuantía.

Si los salarios se elevan autónomamente, los precios pueden no subir cuando, por ejemplo, otros componentes de los mismos (como los beneficios) se contraen. Pero aun cuando los precios se eleven, la situación no permanece invariada: existe un desfase entre la subida de los costes y la de los ingresos de las empresas, que les impone una carga financiera temporal. Pero, además, cuando la subida de costes es suficientemente general, los precios crecerán también en muchos sectores, y reducirán el poder adquisitivo del dinero. Con la misma masa monetaria atendiendo a un volumen de operaciones mayor (debido a los precios más elevados), los costes financieros se incrementarán, frenando la inversión y poniendo a las empresas en dificultades monetarias que, tarde o temprano, les llevarán a reducciones de producción y empleo.

Se deduce de lo dicho que la verdadera inflación de costes lleva consigo una reducción de la producción y el empleo (a menos que tenga lugar una redistribución de las rentas). Esto la diferencia notablemente de la inflación de demanda, en que la euforia de los negocios suele aparecer como síntoma. La eliminación de ese paro puede intentarse a través de una política monetaria y fiscal expansionista (en definitiva, de un aumento en la cantidad de dinero). Como se dijo antes, los precios más altos, si no se financian con más oferta monetaria, llevan consigo la fuerza que los frena, a saber, el paro y la reducción de la producción y la renta. Se trata, pues, de una subida de precios de una sola vez, sin aumento de demanda, que sólo se podrá transformar en verdadera inflación cuando aumente la cantidad de dinero, por lo cual podemos calificar con toda propiedad a la inflación como fenómeno monetario, en cuanto que no se dan verdaderas subidas de precios irreversibles, autosostenidas y generales sin un aumento en la cantidad de medios de pago en circulación.

La llamada inflación de costes, por tanto, en sus diversas modalidades (de salarios, de precios administrados o de monopolio, etc.), puede ser ocasión para desatar una verdadera inflación, obligando al Gobierno a aumentar la oferta monetaria para evitar los problemas económicos y sociales que aquélla lleva consigo (paro, reducción de la producción, etc.).

Inflación estructural

Se llama así a una pretendida forma de inflación propia de los países subdesarrollados (principalmente de Hispanoamérica), cuya causa se atribuye a desequilibrios estructurales. La postura de los «estructuralistas» viene a suponer que la inflación tiene su origen, su continuación y su agravación en causas no monetarias o coyunturales, sino ligadas a la estructura socioeconómica de aquellos países. Así, por ejemplo, una agricultura atrasada hará que la mayor demanda de primeras materias y alimentos no se vea satisfecha, forzando a elevaciones de precios. Otro tanto ocurrirá si la red de transportes es insuficiente, si hay una carencia crónica de divisas, etc.

Frente a la tesis «estructuralista», los «monetaristas» consideran que la inflación tiene siempre como causa un fenómeno monetario (en el ejemplo anterior, el aumento de la cantidad dinero que provocó la mayor demanda de alimentos y primeras materias agrícolas), actuando los desequilibrios estructurales como agravantes de la inflación. Es más, en tanto que los estructuralistas consideran que la inflación es un mal menor del desarrollo económico, y aun necesario para él, los monetaristas la ven como un freno al crecimiento, y atribuyen los desequilibrios estructurales, precisamente, a la inadecuada solución de inflación anteriores: por ejemplo, el establecimiento de controles de precios de los productos básicos para paliar una inflación, desvió los recursos productivos hacia sectores menos fundamentales pero de precios libres y, por tanto, más rentables, originando los desequilibrios estructurales que afectan a esos países.

Efectos de la inflación

En cuanto que supone una baja en el poder adquisitivo de la moneda, la inflación perjudica a todos los que han de recibir cantidades fijas en dinero. La renta de los perceptores de pensiones, intereses, etc., se verá, por tanto, mermada, mientras que quienes reciben dividendos de acciones verán aumentar éstos, probablemente, a un ritmo similar al del coste de la vida. Que los salarios suban o no a la par con los precios dependerá básicamente de si los trabajadores pueden prever la inflación (lo cual no será ajeno, en buena parte, a la experiencia de estabilidad o de inflación en el país), y de si saben y pueden defenderse de ella. Los beneficios subirán más aprisa o más despacio que los precios, según sea el comportamiento de los costes, principalmente de los salarios.

También la riqueza se ve afectada por la inflación. El dinero, la deuda pública, los obligaciones y, en general, los bienes que tienen un rendimiento fijo en dinero, verán descender su valor real con la inflación, en tanto que las acciones, los bienes físicos, etc., lo mantendrán más o menos igual, esto es, verán aumentado su valor nominal con el coste de la vida. Los deudores se beneficiarán, pues tendrán que devolver en el futuro una cantidad dada en dinero cuyo valor va descendiendo; simétricamente, los acreedores son perjudicados. De todo lo dicho se puede inferir cómo afecta la inflación a diversos grupos de personas, de acuerdo con sus fuentes de renta y la colocación de su riqueza.

Según que los precios se adelanten o no a los salarios, la inflación beneficiará o no a los empresarios y, por tanto, será un aliciente o un freno a la inversión y a la producción. Hay que tener también presente que la inflación modifica el valor de las partidas del balance de una empresa, y que, si se calcula la amortización de la maquinaria y el equipo sobre los costes de adquisición, y no sobre los de reposición (más elevados), se corre el riesgo de su descapitalización.

Un último efecto de la inflación, muy importante, es que perjudica a la exportación (porque eleva los costes, reduciendo la capacidad competitiva del país frente al exterior, y porque incrementa la demanda interna) y favorece la importación, de lo cual puede derivarse un empeoramiento de la balanza de pagos.

Teorías sobre las causas de la inflación

Cuatro son las principales teorías elaboradas sobre el origen de la inflación: la cuantitativa, la keynesiana, la conocida como de costos (cost-push) y la estructural.

Teoría cuantitativa

Según la teoría cuantitativa, la más antigua de las enumeradas, el nivel de precio viene determinado por la cantidad de dinero disponible en el sistema económico. La razón entre la cantidad de dinero y las transacciones anuales del sistema (la inversa de esta razón es lo que se conoce como velocidad de circulación) depende de la frecuencia del pago de salarios, la estructura de la economía y los hábitos de ahorro y adquisición de la población. En la medida en que estos factores permanezcan constantes, el nivel de precios será directamente proporcional a la aportación de dinero, e inversamente proporcional al volumen físico de la producción.

La teoría formulada por David Hume en el siglo XVIII supone que se emplea totalmente la capacidad productiva disponible. Esta explicación del fenómeno inflacionario se desacreditó entre las dos guerras mundiales, cuando se observó que la utilización de la capacidad productiva del sistema económico variaba más y con más frecuencia que el nivel de precios. Milton Friedman y otros economistas de la Universidad de Chicago formularon, en las décadas de 1950 y 1960, una nueva versión de la teoría, en la que sostuvieron que los cambios en las rentas monetarias y en la velocidad de circulación del dinero tienden a estabilizarse en períodos largos. Por lo tanto, la solución para mantener los precios estables y evitar la inflación consistiría en aportar dinero en un porcentaje moderado igual al que se estime deba expandirse la economía.

Teoría keynesiana

La teoría keynesiana se fundamenta en la determinación de la renta. El economista británico John Maynard Keynes postuló que los consumidores tienen una «propensión» determinada al consumo, que puede cuantificarse como proporción fija de cualquier incremento que reciban en sus rentas. Por consiguiente, para cualquier nivel de renta nacional se produce un desfase entre la renta y el consumo. El establecimiento y mantenimiento de un nivel de renta nacional adecuado sería la herramienta fundamental para fijar el gasto en bienes duraderos que colme el desfase. Los principales factores del gasto no consuntivo son la inversión privada y el gasto público. Si el gasto público es mayor que la diferencia entre la producción y el consumo de una economía que trabaje a pleno empleo, se producirá entonces un desfase inflacionario. La teoría sufrió un duro golpe en las décadas siguientes a la II Guerra Mundial (1939-1945), ya que, sin darse las condiciones del desfase inflacionario, las economías de todos los países hubieron de enfrentarse a una inflación continua.

Inflación de costos

La teoría de la inflación de costos (o «presión de los costos») sostiene que los precios de los bienes son fijados por sus costos, mientras que la aportación de dinero al sistema económico es función de la demanda. En estas circunstancias, el incremento de costos crea una presión inflacionaria, que se convierte en constante por medio de la espiral precios-salarios. Un recurso para reducir la inflación, según esta teoría, sería el mantenimiento de un porcentaje de desempleo constante. La experiencia de las severas recesiones de las décadas de 1970 y 1980 negó la eficacia del mecanismo citado, ya que cifras alarmantes de desocupación coincidieron con una fuerte inflación, dando lugar a la situación económica que fue denominada estagflación (de los términos ingleses stagnation, estancamiento, e inflation, inflación).


Ahorro


Información adicional

La inflación es un aumento generalizado de todos los precios de los productos y servicios que se incluyen en la cesta que compone el Índice de Precios al Consumo (IPC). Si no es general, sino que afecta sólo a alguno de ellos, no es inflación. Este aumento general de precios suele producirse bien por una política monetaria laxa y/o por un cambio en las expectativas de las empresas y los trabajadores que, especialmente en las fases expansivas del ciclo, esperan que los precios aumenten y ajustan sus precios y sus salarios al alza.

La des-inflación es un descenso generalizado de la tasa de crecimiento de todos los precios de los bienes y servicios de dicha cesta. Tanto la inflación como la des-inflación pueden ser el resultado de cambios en la oferta y demanda de los productos o servicios o de la política monetaria a través de sus decisiones sobre los tipos de interés de intervención, pero lo normal es que los bancos centrales intenten mantener en todo momento la estabilidad de precios evitando que ambas sean excesivas y acercando sus tasas a su objetivo.

La deflación es una tasa de inflación negativa generalizada en todos los bienes y servicios que se prolonga durante varios años. Si no es generalizada y sólo afecta a algunos productos o servicios, no es deflación. Suele producirse por una caída drástica y sostenida de la demanda de bienes y servicios, dado que los consumidores no están dispuestos a comprarlos a los precios existentes, lo que acontece en situaciones de recesión profunda y larga en la que los consumidores prefieren esperar a que los precios caigan en mayor medida, lo que produce una mayor recesión, que a su vez reduce en mayor medida la demanda. Al caer sus ventas, los productores y distribuidores dejan de invertir, y al caer la inversión, la actividad económica deviene todavía más negativa, lo que reduce de nuevo el consumo, con lo que la deflación se agrava entrando en una espiral de la que es muy difícil salir (como también ocurre, en sentido opuesto, en situaciones de hiperinflación).

La espiral deflacionista de la llamada "deuda-deflación" por Irving Fisher en 1933, tras la Gran Depresión, suele llevar a una situación de depresión prolongada de la que es muy difícil salir por medio de la política monetaria, a pesar de que baje los tipos de interés a cero, ya que ésta cada vez tiene un menor efecto a medio plazo sobre la demanda interna, ya que las empresas y familias reaccionan consumiendo lo mínimo, aumentando sus ahorros, manteniéndolos al contado y no tomando préstamos, tal como explicó John Maynard Keynes en su teoría de la "trampa de la liquidez".

Como los tipos de interés no pueden caer por debajo de cero (ya que el banco tendría que pagar al que pide un préstamo), pero los precios, los salarios y los beneficios sí pueden ser negativos, la deuda va aumentando mientras que los ingresos van cayendo, lo que hace imposible que empresas y familias hagan frente al pago de sus deudas y terminen quebrando. La morosidad y la falencia de los créditos deviene masiva, los bancos también quiebran, el crédito desaparece, y al final tienen que ser, por un lado el Estado, endeudándose y gastando masivamente en bienes servicios y en crear empleo y salarios, y por el otro, el banco central imprimiendo dinero para poder comprar o sanear bancos y activos financieros, los que deben sacar a la economía de la depresión compensando el desplome del consumo e inversión privadas.

Los cambios en los precios relativos no tienen nada que ver con la inflación o la deflación. Ocurren cuando no existe un aumento o una reducción generalizados de los precios de los bienes y servicios de la cesta del Índice de Precios al Consumo (IPC), sino sólo de uno o varios de ellos, lo que puede provocar también un aumento o un decremento del IPC, dependiendo de si sus subidas o bajadas han sido muy fuertes y de si su peso relativo en dicha cesta es elevado. Pero lo lógico es que si, por ejemplo, los precios energéticos suben fuertemente, los consumidores dejen de comprar otros bienes del resto de dicha cesta, compensando su subida y manteniendo la inflación estable.

Aunque, por un lado, pueden provocar un aumento de las expectativas de inflación, ya que son inputs necesarios de otros productos de la cesta y que las empresas y los trabajadores aumenten sus precios y salarios, por el otro, dichos cambios suelen estar asociados a contracciones de su oferta que suelen tener simultáneamente efectos inflacionistas y contractivos en la actividad, provocando una estagflación, es decir, un estancamiento con inflación, como ocurrió en los ejercicios de 1974 y de 1979. En 2008, el IPC llegó a alcanzar el 4 % en los meses de junio y julio provocado por un fuerte aumento de los precios del petróleo y de los alimentos que tenía su origen en caídas de oferta y aumentos de demanda globales y no de la demanda interna nacional.

Los precios de los alimentos casi se duplicaron, en parte por la mayor demanda de China e India, y en parte porque su oferta sufrió la pérdida de varias cosechas por problemas climatológicos, porque una parte de dicha oferta se utilizó para producir biocombustibles y porque algunos países exportadores prohibieron exportar para mantener bajos sus precios internos. Los precios del petróleo se duplicaron en pocos meses, en parte por la mayor demanda de los países emergentes, en parte porque parte de su oferta está controlada por un cártel de grandes países exportadores (OPEP), y en parte porque la inversión en nuevos yacimientos, refinerías, transporte y distribución no había previsto tal aumento de la demanda. El peso de todos los alimentos y la energía en el IPC representa el 23 %.

Como ambos aumentos aceleraban la recesión, no podían durar mucho y la política monetaria no es adecuada para hacer frente a estos cambios en precios relativos, ya que los bancos centrales no pueden producir petróleo o alimentos. Sin embargo, en el mes de julio de 2008, el Banco Central Europeo subió los tipos sin parecer comprenderlo, ya que, para que el IPC continuase subiendo, al mantenerse el 77 % de la cesta sin aumentos o con descensos, los precios energéticos y alimentarios tendrían que volver a duplicarse en 2009, lo que era prácticamente imposible. Lo lógico era que, con la recesión, ambos precios cayeran tanto como habían subido en 2008, como así ha ocurrido, haciendo que hoy la inflación sea muy baja o negativa.

Esto explica que el IPC español fuera entonces negativo y que siguiera siéndolo unos cuantos años más, porque fue muy elevado en los mismos meses de 2008. Es decir, al comparar un mes con un IPC muy alto del año anterior con otro bajo de este año, por la recesión, la tasa de inflación tiene que ser negativa, ya que es el resultado del efecto estadístico derivado de su base comparativa y, por tanto, no tiene nada que ver con una deflación. Es más, con una recesión de alrededor del - 3 % del Producto Interior Bruto (PIB), la inflación podría llegar a ser cero o negativa en el conjunto del año 2009, sin que por ello exista una verdadera deflación.

Fuente: Guillermo de la Dehesa, presidente del Centre for Economic Policy Research (CEPR). El Pais

Bibliografía

• P. WALTON, A. GAMBLE. El capitalismo en crisis. La inflación y el Estado. Siglo XI de España Editores, S.A. ISBN 84-323-0286-4.
• Helmut FRISCH. Teorías de la inflación. Alianza Editorial, 1988. ISBN 84-206-2539-6.
Milton FRIEDMAN. Paro e inflación. Madrid: Unión Editorial, [1982]. ISBN 84-7209-069-8.
• Frank HAHN. Dinero e inflación. Antoni Bosch Editor, 1983. ISBN 84-85855-20-5.
• Francisco MOCHÓN MORCILLO. Inflación y paro. Ediciones Pirámide, 1983. ISBN 84-368-0225-X.
• José Luis RAYMOND BARA. Econometría e inflación. Ediciones Pirámide, 1982. ISBN 84-368-0192-X.
• Alain SENETERRE, Armando GIMÉNEZ. Contabilidad e inflación. Ediciones Deusto, 1983. ISBN 84-234-0540-0.
• Banco de España. Servicio de Estudios. La política monetaria y la inflación en España. Alianza Editorial, 1997. ISBN 978-84-206-6823-9.
• José Luis SAMPEDRO. La inflación: la prótesis del sistema. [Barcelona]: Montesinos, 1995. ISBN 84-85859-92-8.
• Brian GRIFFITHS. Inflación: el precio de la prosperidad. Madrid: Edit. de Derecho Reunidas, D.L. 1978. ISBN 84-7130-267-5.
Thomas J. SARGENT. Expectativas racionales e inflación. Alianza Editorial, 1989. ISBN 84-206-6706-4.
• María Isabel ESCOBEDO LÓPEZ, Luis Alberto RASINES GARCÍA. Inflación y crecimiento: cuestiones resueltas. Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED, 2013. ISBN 9788436267051.
• VV.AA. Dinero e inflación: un enfoque monetarista. Madrid: Rialp, D.L. 1980. ISBN 84-321-2064-2.
Friedrich A. VON HAYEK. ¿Inflación o pleno empleo? Madrid: Union Editorial, imp. 1976. ISBN 84-7209-047-7.
• Charles LEVINSON. Capital, inflación y empresas multinacionales. Ariel, 1976. ISBN 84-344-1990-4.
• Lorenzo SERRANO MARTÍNEZ. Convergencia e inflación: un enfoque estructural. Centro de Estudios Monetarios y Financieros (CEMFI), 1994. ISBN 84-7793-276-X.
• Carlos Alberto FERRARI. La gestión empresarial en épocas de inflación. Barcelona: Eada, 1990. ISBN 84-86901-12-X.
• Pedro MARTÍNEZ MÉNDEZ. Tipos de interés, impuestos e inflación. Banco de España, 1992. ISBN 84-7793-138-0.
• Alberto GAGO RODRÍGUEZ. Inflación e impuesto sobre la renta. Universidade de Santiago de Compostela, 1986. ISBN 84-7191-389-5.
• Miguel Ángel GALINDO MARTÍN. Paro e inflación en Europa. EUDEMA Universidad, 1994. ISBN 84-7754-179-5.
• Joan MASSONS I RABASSA, José GARCÍA NEBOT. Análisis financiero en inflación. Hispano Europea, 1988. ISBN 84-255-0795-2.
• VV.AA. La Inflación diferencial en la economía española. Bellaterra: Centre d'Economia Industrial, 2007. ISBN 978-84-935324-2-0.
• Harry G. JOHNSON. Inflación y revolución y contrarrevolución keynesiana y monetarista. Orbis, 1985. ISBN 84-7530-638-1.
• Vito TANZI. La inflación y el impuesto sobre la renta: una perspectiva internacional. Ministerio de Hacienda, 1983. ISBN 84-7196-415-5.
• Georges DEPEYROT. Crisis e inflación entre la antigüedad y la edad media. Barcelona: Crítica, D.L. 1996. ISBN 84-7423-671-1.


[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => economia [title] => Economía ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => ciencias-sociales [title] => Ciencias sociales ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => mediateca [title] => Mediateca ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => articulos-enciclo [title] => Articulos enciclo ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Agricultura [friendly] => agricultura ) [1] => Array ( [url] => Ahorro [friendly] => ahorro ) [2] => Array ( [url] => Alemania [friendly] => alemania ) [3] => Array ( [url] => Alimento [friendly] => alimento ) [4] => Array ( [url] => Amortización [friendly] => amortizacion ) [5] => Array ( [url] => Balanza (economía) [friendly] => balanza-economia ) [6] => Array ( [url] => Balanza de pagos [friendly] => balanza-de-pagos ) [7] => Array ( [url] => Banca [friendly] => banca ) [8] => Array ( [url] => Banco [friendly] => banco ) [9] => Array ( [url] => Capital [friendly] => capital ) [10] => Array ( [url] => Capitalismo [friendly] => capitalismo ) [11] => Array ( [url] => Caricatura [friendly] => caricatura ) [12] => Array ( [url] => Cártel [friendly] => cartel ) [13] => Array ( [url] => Chicago [friendly] => chicago ) [14] => Array ( [url] => China [friendly] => china ) [15] => Array ( [url] => Climatología [friendly] => climatologia ) [16] => Array ( [url] => Consumo [friendly] => consumo ) [17] => Array ( [url] => Contabilidad [friendly] => contabilidad ) [18] => Array ( [url] => Coste [friendly] => coste ) [19] => Array ( [url] => Crédito [friendly] => credito ) [20] => Array ( [url] => Crisis económica [friendly] => crisis-economica ) [21] => Array ( [url] => David Hume [friendly] => david-hume ) [22] => Array ( [url] => Deflación [friendly] => deflacion ) [23] => Array ( [url] => Depresión (economía) [friendly] => depresion-economia ) [24] => Array ( [url] => Desempleo [friendly] => desempleo ) [25] => Array ( [url] => Deuda [friendly] => deuda ) [26] => Array ( [url] => Deuda pública [friendly] => deuda-publica ) [27] => Array ( [url] => Diccionario Enciclopédico [friendly] => diccionario-enciclopedico ) [28] => Array ( [url] => Dinero [friendly] => dinero ) [29] => Array ( [url] => Divisa [friendly] => divisa ) [30] => Array ( [url] => Dólar estadounidense [friendly] => dolar-estadounidense ) [31] => Array ( [url] => Econometría [friendly] => econometria ) [32] => Array ( [url] => Economía [friendly] => economia ) [33] => Array ( [url] => Edad Media [friendly] => edad-media ) [34] => Array ( [url] => Empleo [friendly] => empleo ) [35] => Array ( [url] => Empresa [friendly] => empresa ) [36] => Array ( [url] => Energía [friendly] => energia ) [37] => Array ( [url] => España [friendly] => espana ) [38] => Array ( [url] => Estadística [friendly] => estadistica ) [39] => Array ( [url] => Estado [friendly] => estado ) [40] => Array ( [url] => Estagflación [friendly] => estagflacion ) [41] => Array ( [url] => Estructuralismo [friendly] => estructuralismo ) [42] => Array ( [url] => Estructura económica [friendly] => estructura-economica ) [43] => Array ( [url] => Europa [friendly] => europa ) [44] => Array ( [url] => Exportación [friendly] => exportacion ) [45] => Array ( [url] => Familia [friendly] => familia ) [46] => Array ( [url] => Francia [friendly] => francia ) [47] => Array ( [url] => Friedrich von Hayek [friendly] => friedrich-von-hayek ) [48] => Array ( [url] => Hispanoamérica [friendly] => hispanoamerica ) [49] => Array ( [url] => II Guerra Mundial [friendly] => ii-guerra-mundial ) [50] => Array ( [url] => Importación [friendly] => importacion ) [51] => Array ( [url] => Impuesto [friendly] => impuesto ) [52] => Array ( [url] => India [friendly] => india ) [53] => Array ( [url] => Índice de Precios al Consumo (IPC) [friendly] => indice-de-precios-al-consumo-ipc ) [54] => Array ( [url] => Industria [friendly] => industria ) [55] => Array ( [url] => Inglés [friendly] => ingles ) [56] => Array ( [url] => Interés [friendly] => interes ) [57] => Array ( [url] => Inversión [friendly] => inversion ) [58] => Array ( [url] => Irving Fisher [friendly] => irving-fisher ) [59] => Array ( [url] => John Maynard Keynes [friendly] => john-maynard-keynes ) [60] => Array ( [url] => Jubilación [friendly] => jubilacion ) [61] => Array ( [url] => Keynesianismo [friendly] => keynesianismo ) [62] => Array ( [url] => Macroeconomía [friendly] => macroeconomia ) [63] => Array ( [url] => Maquinaria [friendly] => maquinaria ) [64] => Array ( [url] => Marco alemán [friendly] => marco-aleman ) [65] => Array ( [url] => Materia prima [friendly] => materia-prima ) [66] => Array ( [url] => Mercado [friendly] => mercado ) [67] => Array ( [url] => Milton Friedman [friendly] => milton-friedman ) [68] => Array ( [url] => Moneda [friendly] => moneda ) [69] => Array ( [url] => Monetarismo [friendly] => monetarismo ) [70] => Array ( [url] => Monopolio [friendly] => monopolio ) [71] => Array ( [url] => Morosidad [friendly] => morosidad ) [72] => Array ( [url] => Multinacional [friendly] => multinacional ) [73] => Array ( [url] => Múnich [friendly] => munich ) [74] => Array ( [url] => Oferta y demanda [friendly] => oferta-y-demanda ) [75] => Array ( [url] => OPEP [friendly] => opep ) [76] => Array ( [url] => Paro [friendly] => paro ) [77] => Array ( [url] => Pensión [friendly] => pension ) [78] => Array ( [url] => Petróleo [friendly] => petroleo ) [79] => Array ( [url] => Población [friendly] => poblacion ) [80] => Array ( [url] => Precio [friendly] => precio ) [81] => Array ( [url] => Préstamo [friendly] => prestamo ) [82] => Array ( [url] => Producción [friendly] => produccion ) [83] => Array ( [url] => Producto [friendly] => producto ) [84] => Array ( [url] => Producto Interior Bruto (PIB) [friendly] => producto-interior-bruto-pib ) [85] => Array ( [url] => Refinería [friendly] => refineria ) [86] => Array ( [url] => Renta [friendly] => renta ) [87] => Array ( [url] => Rentabilidad [friendly] => rentabilidad ) [88] => Array ( [url] => República de Weimar [friendly] => republica-de-weimar ) [89] => Array ( [url] => Revista [friendly] => revista ) [90] => Array ( [url] => Riqueza [friendly] => riqueza ) [91] => Array ( [url] => Salario [friendly] => salario ) [92] => Array ( [url] => Sindicalismo [friendly] => sindicalismo ) [93] => Array ( [url] => Sindicato [friendly] => sindicato ) [94] => Array ( [url] => Thomas J. Sargent [friendly] => thomas-j-sargent ) [95] => Array ( [url] => Trabajo [friendly] => trabajo ) [96] => Array ( [url] => Transporte [friendly] => transporte ) [97] => Array ( [url] => Yacimiento geológico [friendly] => yacimiento-geologico ) [98] => Array ( [url] => Munich [friendly] => munich ) [99] => Array ( [url] => Descapitalización [friendly] => descapitalizacion ) [100] => Array ( [url] => Biocombustible [friendly] => biocombustible ) [101] => Array ( [url] => Banco Central Europeo [friendly] => banco-central-europeo ) ) [images] => Array ( [0] => Mapa_mundial_inflación_2010.png [1] => Inflacion.jpg [2] => Inflacion_dos.jpg [3] => Media.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 218 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Concepto [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 1930 [anchor] => Concepto ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Clases de inflación [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 6081 [anchor] => Clases_de_inflaci.C3.B3n ) [3] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Inflación de demanda [number] => 3.1 [index] => 4 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 7516 [anchor] => Inflaci.C3.B3n_de_demanda ) [4] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Inflación de costes [number] => 3.2 [index] => 5 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 16465 [anchor] => Inflaci.C3.B3n_de_costes ) [5] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Inflación estructural [number] => 3.3 [index] => 6 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 20997 [anchor] => Inflaci.C3.B3n_estructural ) [6] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Efectos de la inflación [number] => 4 [index] => 7 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 22886 [anchor] => Efectos_de_la_inflaci.C3.B3n ) [7] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Teorías sobre las causas de la inflación [number] => 5 [index] => 8 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 25396 [anchor] => Teor.C3.ADas_sobre_las_causas_de_la_inflaci.C3.B3n ) [8] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Teoría cuantitativa [number] => 5.1 [index] => 9 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 25636 [anchor] => Teor.C3.ADa_cuantitativa ) [9] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Teoría keynesiana [number] => 5.2 [index] => 10 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 27233 [anchor] => Teor.C3.ADa_keynesiana ) [10] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Inflación de costos [number] => 5.3 [index] => 11 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 28398 [anchor] => Inflaci.C3.B3n_de_costos ) [11] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Información adicional [number] => 6 [index] => 12 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 30328 [anchor] => Informaci.C3.B3n_adicional ) [12] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 7 [index] => 13 [fromtitle] => Inflación [byteoffset] => 38542 [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f7/Mapa_mundial_inflaci%C3%B3n_2010.png/390px-Mapa_mundial_inflaci%C3%B3n_2010.png ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.Inflación.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.63193678855896 [ts5] => 0.93340587615967 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->