Socialismo

Introducción

La Revolución Industrial iniciada en la Gran Bretaña en la segunda mitad del siglo XVIII configuró un nuevo tipo de sociedad dividida básicamente en dos clases sobre las que descansaba el sistema económico capitalista: burguesía y proletariado. La burguesía, compuesta por los propietarios de los medios de producción, conquistó el poder político, primero en Francia con la revolución de 1789 y después en otros países.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"El_Socialismo"},{"sortkey":"","*":"El_Comunismo"},{"sortkey":"","*":"El_Anarquismo"},{"sortkey":"","*":"La_formaci\u00f3n_de_las_clases_obreras"},{"sortkey":"","*":"El_siglo_XIX"},{"sortkey":"","*":"El_siglo_XX"},{"sortkey":"","*":"Historia_y_pol\u00edtica"},{"sortkey":"","*":"Edad_Contempor\u00e1nea"},{"sortkey":"","*":"Pol\u00edtica"},{"sortkey":"","*":"Articulos_enciclo"},{"sortkey":"","*":"Articulos_destacados"},{"sortkey":"","*":"Mediateca"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c1frica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alemania"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Am\u00e9rica (ALBA)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Am\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Anarcosindicalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Anarquismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antigua Roma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Argentina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Asia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Augusto Pinochet"},{"ns":0,"exists":"","*":"Austria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bertrand Russell"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bilbao"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bohemia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bolchevismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bolivia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Brasil"},{"ns":0,"exists":"","*":"Burgues\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00e1lculo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Campesinado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capitalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cartismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Charles Fourier"},{"ns":0,"exists":"","*":"Checoslovaquia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Chile"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Clase social"},{"ns":0,"exists":"","*":"Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colectivismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Competencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comuna de Par\u00eds"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cooperativismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Corporativismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Correa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cr\u00e9dito"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cristianismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cristina Fern\u00e1ndez de Kirchner"},{"ns":0,"exists":"","*":"Daniel Ortega"},{"ns":0,"exists":"","*":"Darvinismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Democracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Derecho"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diccionario Enciclop\u00e9dico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dictadura del proletariado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dilma Rousseff"},{"ns":0,"exists":"","*":"Dinamarca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Directorio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ecolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Econom\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Edad Media"},{"ns":0,"exists":"","*":"Eduard Bernstein"},{"ns":0,"exists":"","*":"EE.UU."},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00c9mile Durkheim"},{"ns":0,"exists":"","*":"Erfurt"},{"ns":0,"exists":"","*":"Esclavo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Espartaco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Est\u00e9tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Europa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Evo Morales"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fabianismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"F\u00e1brica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Falansterio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fascismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Felipe Gonz\u00e1lez M\u00e1rquez"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ferdinand Lassalle"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fernando de los R\u00edos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fiesta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Filosof\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco Franco Bahamonde"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco Largo Caballero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fran\u00e7ois No\u00ebl Babeuf"},{"ns":0,"exists":"","*":"Franquismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich Engels"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich Hegel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Friedrich von Hayek"},{"ns":0,"exists":"","*":"Georges Sorel"},{"ns":0,"exists":"","*":"Giuseppe Fanelli"},{"ns":0,"exists":"","*":"Globalizaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Golpe de Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gran Breta\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guerra Civil Espa\u00f1ola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gustav von Schmoller"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hans Kelsen"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hedonismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hugo Ch\u00e1vez"},{"ns":0,"exists":"","*":"Iberoam\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Iglesia cat\u00f3lica"},{"ns":0,"exists":"","*":"II Guerra Mundial"},{"ns":0,"exists":"","*":"II Rep\u00fablica Espa\u00f1ola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industrializaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inglaterra"},{"ns":0,"exists":"","*":"Internacionalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Internacional Obrera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Internacional Socialista (IS)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Italia"},{"ns":0,"exists":"","*":"I Guerra Mundial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jan Hus"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jean-Jacques Rousseau"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jean Jaur\u00e8s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Johann Karl Rodbertus"},{"ns":0,"exists":"","*":"Joseph A. Schumpeter"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Bautista Justo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Domingo Per\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jules Guesde"},{"ns":0,"exists":"","*":"Justicialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Karl Kautsky"},{"ns":0,"exists":"","*":"Karl Liebknecht"},{"ns":0,"exists":"","*":"Karl Marx"},{"ns":0,"exists":"","*":"Komintern"},{"ns":0,"exists":"","*":"Latinoam\u00e9rica"},{"ns":0,"exists":"","*":"La Rep\u00fablica (Plat\u00f3n)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Leninismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Liberalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Libertad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Literatura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Louis Auguste Blanqui"},{"ns":0,"exists":"","*":"Louis Blanc"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lucien Febvre"},{"ns":0,"exists":"","*":"Luiz In\u00e1cio Lula da Silva"},{"ns":0,"exists":"","*":"Madrid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Manifiesto Comunista"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marxismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Materialismo hist\u00f3rico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mencheviques"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mercado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Michelle Bachelet"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mija\u00edl Bakunin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Movimiento obrero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nacionalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nacionalsocialismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Neomarxismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"N\u00e9stor Kirchner"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nicaragua"},{"ns":0,"exists":"","*":"Norberto Bobbio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ocean\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00d3leo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Otto von Bismarck"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pablo Iglesias Posse"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pa\u00edses Bajos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palmiro Togliatti"},{"ns":0,"exists":"","*":"Parlamento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partido Comunista de Espa\u00f1a (PCE)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partido Laborista Brit\u00e1nico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Partido Socialista Obrero Espa\u00f1ol (PSOE)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Perestroika"},{"ns":0,"exists":"","*":"Peronismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pierre Joseph Proudhon"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pietro Nenni"},{"ns":0,"exists":"","*":"Piotr Alex\u00e9ievich, pr\u00edncipe Kropotkin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Plat\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Poblaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pol\u00edtica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Prensa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Primero de Mayo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Producci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Proletariado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Propiedad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino Unido"},{"ns":0,"exists":"","*":"Religi\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Renacimiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rep\u00fablica del Ecuador"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluciones de 1848"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n de septiembre de 1868"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n Francesa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n Industrial"},{"ns":0,"exists":"","*":"Revoluci\u00f3n rusa de 1917"},{"ns":0,"exists":"","*":"Robert Owen"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rosa Luxemburgo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Rusia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salario"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salvador Allende Gossens"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sandinismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sindicalismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sindicato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Socialdemocracia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Socialismo ut\u00f3pico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sociedad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sociolog\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Stalin"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sufragio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tercer Mundo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tom\u00e1s Moro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Totalitarismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Trabajo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uni\u00f3n de Rep\u00fablicas Socialistas Sovi\u00e9ticas (URSS)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uni\u00f3n General de Trabajadores (UGT)"},{"ns":0,"exists":"","*":"URSS"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uruguay"},{"ns":0,"exists":"","*":"Utop\u00eda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Venezuela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zarismo"},{"ns":0,"*":"Manifiesto comunista"},{"ns":0,"*":"Revoluci\u00f3n industrial"},{"ns":0,"*":"Cuesti\u00f3n Social"},{"ns":0,"*":"Saint Simon"},{"ns":0,"*":"Eduardo Bernstein"},{"ns":0,"*":"Pablo Iglesias"},{"ns":0,"*":"III Internacional"},{"ns":0,"*":"Iglesia Cat\u00f3lica"}],"images":["Socialis.JPG","KarlMarx.jpg","Media.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":953,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Precursores y socialistas ut\u00f3picos","number":"2","index":"2","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":3179,"anchor":"Precursores_y_socialistas_ut.C3.B3picos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Marxismo y anarquismo","number":"3","index":"3","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":6143,"anchor":"Marxismo_y_anarquismo"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Segunda Internacional y la evoluci\u00f3n del socialismo","number":"4","index":"4","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":10501,"anchor":"Segunda_Internacional_y_la_evoluci.C3.B3n_del_socialismo"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Socialismo en Espa\u00f1a","number":"5","index":"5","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":17642,"anchor":"Socialismo_en_Espa.C3.B1a"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Socialismo en Am\u00e9rica Latina","number":"6","index":"6","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":20480,"anchor":"Socialismo_en_Am.C3.A9rica_Latina"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Historia Pol\u00edtica","number":"7","index":"7","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":23985,"anchor":"Historia_Pol.C3.ADtica"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Concepto general","number":"7.1","index":"8","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":24007,"anchor":"Concepto_general"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Origen y primera evoluci\u00f3n","number":"7.2","index":"9","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":27616,"anchor":"Origen_y_primera_evoluci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Evoluci\u00f3n hasta la I Guerra mundial","number":"7.3","index":"10","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":29762,"anchor":"Evoluci.C3.B3n_hasta_la_I_Guerra_mundial"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Evoluci\u00f3n desde la I Guerra mundial","number":"7.4","index":"11","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":33547,"anchor":"Evoluci.C3.B3n_desde_la_I_Guerra_mundial"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"La ideolog\u00eda socialista","number":"7.5","index":"12","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":40873,"anchor":"La_ideolog.C3.ADa_socialista"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Organizaci\u00f3n del socialismo","number":"7.6","index":"13","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":44429,"anchor":"Organizaci.C3.B3n_del_socialismo"},{"toclevel":3,"level":"4","line":"Los partidos socialistas","number":"7.6.1","index":"14","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":44556,"anchor":"Los_partidos_socialistas"},{"toclevel":3,"level":"4","line":"Los reg\u00edmenes socialistas","number":"7.6.2","index":"15","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":51266,"anchor":"Los_reg.C3.ADmenes_socialistas"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Socialismo de c\u00e1tedra","number":"8","index":"16","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":53826,"anchor":"Socialismo_de_c.C3.A1tedra"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Socialismo de Estado","number":"9","index":"17","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":54178,"anchor":"Socialismo_de_Estado"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Socialismo real","number":"10","index":"18","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":54351,"anchor":"Socialismo_real"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Construcci\u00f3n del socialismo","number":"11","index":"19","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":54520,"anchor":"Construcci.C3.B3n_del_socialismo"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Realismo socialista","number":"12","index":"20","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":54725,"anchor":"Realismo_socialista"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"13","index":"21","fromtitle":"Socialismo","byteoffset":54883,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/a/aa/Socialis.JPG [1] => //img.mienciclo.com/thumb/7/73/KarlMarx.jpg/210px-KarlMarx.jpg [2] => http://img.irtve.es/css/rtve.commons/rtve.header.footer/i/logoRTVEes.png ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Socialismo [pageid] => 66340 [text] =>

Se llama socialismo a un conjunto de teorías y doctrinas socioeconómicas que, en oposición al capitalismo, preconizan la colectivización de los medios de producción como medida destinada a la supresión de las diferencias entre las clases sociales, y necesaria para una organización racional de la sociedad.

Socialismo: grupo de dirigentes socialistas, con Pablo Iglesias Posse en el centro; óleo de I. Villar.

El socialismo abarca en sentido general desde el socialismo utópico y la socialdemocracia hasta el comunismo y el anarquismo. Ligado al desarrollo de la industrialización y del movimiento obrero, el socialismo ha pretendido conseguir, por distintos métodos y a partir de diferentes principios teóricos, un modelo de sociedad en el que la igualdad económica lograra acabar con los conflictos entre las clases.

Introducción

La Revolución Industrial iniciada en la Gran Bretaña en la segunda mitad del siglo XVIII configuró un nuevo tipo de sociedad dividida básicamente en dos clases sobre las que descansaba el sistema económico capitalista: burguesía y proletariado. La burguesía, compuesta por los propietarios de los medios de producción, conquistó el poder político, primero en Francia con la revolución de 1789 y después en otros países.

El poder económico de la burguesía se afianzó, al tiempo que se creaba un marco político en el que se proclamaban los principios liberales de libertad, propiedad privada e igualdad jurídica. Sin embargo, la gran masa de la población proletaria quedó inicialmente marginada de la participación política, y pronto se argumentó que la igualdad jurídica no bastaba para equilibrar una situación de enorme desigualdad económica y social, en la que una clase reducida, la burguesía, poseía los medios de producción, mientras que la mayoría de la población se veía incapacitada para acceder a la propiedad.

Las diferentes teorías socialistas surgieron como reacción contra esta situación, con la idea de conseguir la armonía social mediante la transferencia de la propiedad de los medios de producción a la comunidad. Una consecuencia de esta transformación sería la abolición del trabajo asalariado y la sustitución de la libertad de acción económica de los propietarios por una gestión socializada o planificada, al objeto de adecuar la producción económica a las necesidades de la población en lugar de regirse por criterios de lucro.

Tales modificaciones exigirían necesariamente una radical transformación del sistema político. Algunos teóricos socialistas postularon la revolución violenta como único medio de alcanzar la nueva sociedad, mientras que otros, como los socialdemócratas, consideraron que las transformaciones políticas debían realizarse de forma progresiva y dentro del marco de los sistemas democráticos y de la economía capitalista o de mercado.

Precursores y socialistas utópicos

Aunque el socialismo es un fenómeno específico de la era industrial, sus defensores han querido buscar antecedentes de la lucha por la emancipación social y la igualdad en diferentes pensadores y movimientos sociales de épocas pretéritas. Así, las teorías de Platón en La República, las utopías renacentistas como la de Tomás Moro, los levantamientos de esclavos en la antigua Roma, como el de Espartaco, el cristianismo comunitario primitivo, los movimientos campesinos de la Edad Media y los siglos XVI y XVII, como el de los seguidores de Jan Hus en Bohemia, etc., constituyen precedentes de lo que en el siglo XIX comenzaría a llamarse socialismo.

El primer precursor auténtico del socialismo fue el revolucionario francés François Noël Babeuf, quien, inspirado en las teorías de Jean-Jacques Rousseau, organizó la conspiración de «los iguales» contra el gobierno del Directorio. Pero las primeras teorías claramente socialistas aparecieron a principios del s. XIX, como respuesta lógica a las primeras contradicciones y crisis de la expansión del capitalismo, con la degradación creciente de las condiciones de vida de la clase obrera.

Una hostilidad radical hacia el individualismo del sistema económico de la competencia era la característica inicial de los representantes del socialismo utópico (Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon, Charles Fourier, Étienne Cabet, Robert Owen). Los furieristas y owenianos anhelaban la creación de una sociedad de base cooperativista, que invalidara las estructuras existentes sin violencia, y los sansimonianos propugnaban la transformación de los estados nacionales en grandes corporaciones productoras, dirigidas por hombres de ciencia capacitados. Johann Karl Rodbertus, Ferdinand Lassalle, Charles Dupont-White, fueron los precursores del socialismo de Estado.

Claude-Henri de Saint-Simon sostenía que la aplicación del conocimiento científico y tecnológico a la industria inauguraría una nueva sociedad, semejante a una gigantesca fábrica en la que el dominio de los hombres sería reemplazado por la administración de las cosas. Saint-Simon y sus seguidores consideraron incompatible la propiedad privada con el nuevo sistema industrial, pero admitían cierta desigualdad social. Otro francés, Charles Fourier, intentó acabar con la coerción, la explotación y la monotonía laboral mediante la creación de los falansterios, pequeñas comunidades que no llegaron a prosperar. Así mismo, también fracasaron las comunidades fundadas por el industrial escocés Robert Owen.

Marxismo y anarquismo

El papel del proletariado como fuerza revolucionaria fue reconocido por primera vez por Louis Auguste Blanqui y por Moses Hess. A mediados del siglo XIX se separaron dos ramas importantes del tronco ideológico del socialismo: el marxismo, o socialismo científico, y el anarquismo. Al mismo tiempo, el movimiento obrero comenzaba a adquirir fuerza en el Reino Unido, Francia y otros países que iniciaban el despegue industrial.

La Asociación Internacional de los Trabajadores, o Primera Internacional, conoció la escisión entre los seguidores de Karl Marx y los anarquistas, seguidores de Pierre Joseph Proudhon y Mijaíl Bakunin. La derrota de la Comuna de París de 1870, primer intento histórico de implantación de una sociedad socialista, contribuyó al hundimiento de la Internacional.

El anarquismo contó con diversos teóricos de diferentes tendencias, y nunca llegó a constituir un cuerpo dogmático. Pierre Joseph Proudhon atacó el concepto de propiedad, y afirmó que los bienes adquiridos mediante la explotación constituían un robo. Mijaíl Bakunin negó los fundamentos del estado y la religión y defendió el principio de antiautoritarismo frente al socialismo marxista. Otro de los grandes teóricos del anarquismo, Piotr Alexéievich, príncipe Kropotkin, vio en la descomposición de las instituciones opresoras y en la solidaridad la vía hacia el comunismo libertario.

Con la publicación del Manifiesto del Partido Comunista (1848) de Karl Marx y Friedrich Engels, y la fundación de la I Internacional, se reunieron los criterios doctrinales y políticos que hicieron posible el socialismo científico. Marx y Engels crearon una doctrina sólida basada en la síntesis de la filosofía hegeliana, la economía clásica británica y el socialismo francés. Karl Marx consideró la sociedad como un todo estructurado en el que los elementos determinantes eran los factores y relaciones de producción y la lucha de clases y vio en la revolución violenta el único medio para imponer, mediante la dictadura del proletariado, un nuevo orden que habría de conducir a una sociedad justa, igualitaria y solidaria. El fundador del marxismo denominó a su doctrina socialismo científico, y consideró utópicas las anteriores teorías socialistas.

Así, la lucha de clases, el internacionalismo y la crítica del capitalismo adquirieron una fundamentación económica, histórica y filosófica con el marxismo, al que se opuso la tendencia representada por Mijaíl Bakunin, que asimiló los aspectos anarquistas de la obra de Pierre Joseph Proudhon, formalizando el citado comunismo libertario, que se extendió por Rusia, España e Italia. Se fundaron partidos socialistas adscritos al marxismo en Alemania (1863), Dinamarca (1878), Francia (1879), España (1879), Países Bajos (1881), Rusia (1883), Italia (1891), Inglaterra (1893) y EE.UU. (1900).


Savia española en Francia


Segunda Internacional y la evolución del socialismo

Todas estas diversas corrientes participaban inicialmente de una misma voluntad de crear una sociedad sin clases, pero los métodos propugnados para la toma del poder y la transformación del Estado dieron origen a dos nuevas actitudes. Los socialistas revolucionarios aseguraban que la toma del poder habría de ir precedida de la violencia y seguida de la dictadura del proletariado. Los socialistas reformistas, por el contrario, resaltaban los medios legales y parlamentarios como los más apropiados para una evolución gradual hacia el socialismo.

Tras la caída de la I Internacional, el socialismo comenzó a buscar vías legales para su acción política. Alemania marcó la pauta con el desarrollo del Partido Social Democrático, creado por Ferdinand Lassalle. En 1889, los partidos socialistas o socialdemócratas de distintos países se unieron en la II Internacional. Al año siguiente se proclamó el día Primero de Mayo como fiesta internacional de los trabajadores, dentro de la campaña para conseguir la jornada laboral de ocho horas.

Eduard Bernstein fue el principal promotor de la corriente socialdemocrática o revisionista, la cual se opuso a los principios marxistas del Programa de Erfurt adoptado por el Partido Social Democrático Alemán en 1890. Bernstein rechazó los métodos revolucionarios y negó la probabilidad del hundimiento inminente del sistema capitalista previsto por Karl Marx. El Partido Social Democrático Alemán creció extraordinariamente bajo esta política revisionista, y en 1911 constituía ya la mayor fuerza política del país, aunque no llegó a participar en el poder. El ala marxista revolucionaria del socialismo alemán, representada por Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo, se mantuvo como corriente minoritaria hasta su escisión y fundación del Partido Comunista Alemán en 1918.

En Francia el socialismo se desarrolló también en dos tendencias contrarias, la marxista revolucionaria de Jules Guesde y la idealista radical de Jean Jaurès, que rechazaba los principios del materialismo histórico marxista. En 1905 ambas tendencias se unificaron en la Sección Francesa de la Internacional Obrera, donde se planteó el conflicto con los anarcosindicalistas liderados por Georges Sorel y los jefes parlamentarios inclinados a la cooperación con los partidos burgueses.

En el Reino Unido la evolución fue diferente. El sindicalismo, mucho más antiguo que el movimiento socialista, influyó decisivamente en la orientación de éste. En 1875 fueron reconocidos los sindicatos. Cinco años después surgió el primer grupo de ideología socialista, la Sociedad Fabiana, y en 1893 se fundó el Partido Laborista Británico, que pronto se convirtió en una fuerza política importante frente a conservadores y liberales. En la Rusia zarista, el Partido Social Democrático, fundado en 1898, se dividió en 1903 en un sector marxista revolucionario, el de los bolcheviques, y un sector moderado, el de los mencheviques.

Los partidos socialistas y socialdemócratas, reunidos en la II Internacional, consiguieron en casi todos los países europeos la extensión del derecho de voto hasta el sufragio universal y lograron importantes mejoras en las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera. Sin embargo, la Internacional fracasó totalmente en sus planteamientos solidarios con motivo del estallido de la I Guerra Mundial (1914-1918). El Partido Social Democrático Alemán aprobó en el Parlamento los créditos pedidos por el gobierno para la guerra, lo que puso de manifiesto la preeminencia de los intereses nacionalistas sobre los internacionalistas. La II Internacional no sobrevivió a la guerra.

A partir de 1920, tras la experiencia de la Revolución rusa de 1917 (el triunfo de los bolcheviques en Rusia atrajo a las filas del comunismo a numerosos trabajadores en todo el mundo) y fundada la III Internacional, los partidos comunistas aglutinaron las fracciones revolucionarias de los partidos socialistas. Eduard Bernstein, inspirador del reformismo teórico, recortó del marxismo sus aspectos radicales; los políticos socialistas aceptaron responsabilidades gubernamentales en gabinetes de coalición, y se formaron gobiernos socialistas caracterizados por una política de reformas. Sin embargo, en Alemania, Italia y Austria, la victoria del fascismo trajo consigo la desarticulación de los partidos socialistas.

Después de la II Guerra Mundial (1939-1945), los partidos socialistas y socialdemócratas, claramente separados del movimiento comunista, restablecieron gradualmente la II Internacional, la cual tuvo un carácter predominantemente europeo al principio, y fueron abandonando poco a poco el confesionalismo marxista. En diversos países de Europa, los socialistas llegaron a poseer una gran fuerza política, alternando en el poder con partidos de ideología conservadora y orientándose a la consecución de objetivos económicos y sociales de carácter reformista. A fines del siglo XX la Internacional Socialista (IS) contaba con más de 80 partidos miembros en Europa, Asia, África, Oceanía y América, 23 de ellos americanos. En el Tercer Mundo, se ha desarrollado un movimiento socialista muy diversificado, que se aparta de las tradiciones del socialismo occidental.


Los militantes eligen a Pedro Sánchez para liderar el PSOE


Socialismo en España

Las primeras tesis socialistas se difundieron alrededor de los núcleos urbanos, principalmente industriales, a partir del primer tercio del s. XIX. Tras la Revolución de septiembre de 1868, y bajo la influencia del bakuninista Giuseppe Fanelli, se creó la Federación Regional Española, vinculada a la AIT. En junio de 1872, un grupo de disidentes, entre ellos Pablo Iglesias Posse, Mora y Mesa, fundaron en Madrid una nueva federación de tendencia marxista. Siete años después, estos mismos fundaron el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), encabezado por Pablo Iglesias.

La expansión del anarquismo limitó la influencia del PSOE a Madrid y Bilbao durante los primeros años de su existencia. Pero la creación de su órgano de prensa, El Socialista (1886), y del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) en 1888 permitieron una mayor difusión de su programa y un incremento en su fuerza política. A diferencia de los anarquistas, los socialistas adoptaron una estrategia electoralista para acceder al poder y, en 1910, consiguieron su primer escaño en el Congreso, en coalición con los republicanos.

Al igual que los demás partidos socialistas europeos, el PSOE rechazó la adhesión a la III Internacional, lo que provocó (1920) la escisión de su ala radical, que tomó el nombre de Partido Comunista de España (PCE). El posterior desarrollo histórico del socialismo español está directamente relacionado con la evolución histórica del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

El PSOE no consiguió proporcionar ministros al gobierno hasta la formación, durante la II República Española (1931-1939), del gobierno provisional de 1931, y no encabezó ningún ministerio hasta el de Francisco Largo Caballero, en 1936, ya iniciada la Guerra Civil Española (1936-1939). Durante el franquismo, el socialismo estuvo prohibido y fue perseguido, por lo que el PSOE mantuvo la dirección en el extranjero. La distinta evolución política entre la dirección, establecida fuera de España, y las bases, en el interior, causó enfrentamientos que fueron resueltos en 1974 con el acceso a la dirección de políticos del interior bajo la dirección de Felipe González Márquez. El PSOE tuvo un papel destacado en la transición que se produjo después de la muerte del general Franco y asumió la dirección del gobierno entre finales de 1982 y principios de 1996, y más adelante entre 2004 y 2011.

Socialismo en América Latina

Aunque en la primera mitad del s. XIX se fundaron algunas organizaciones de carácter socialista, como la argentina Asociación de Mayo (1837), las tesis socialistas comenzaron a extenderse con la llegada de inmigrantes revolucionarios europeos en la segunda mitad del s. XIX. Sin embargo, la expansión anarquista dificultó la penetración del Partido Socialista Mexicano (1878), de Alberto de Santa Fe. En 1895 se fundó el Partido Socialista Argentino, cuyo principal líder, Juan Bautista Justo, se basó en la línea reformista alemana. A principios del s. XX se formaron la mayoría de partidos socialistas latinoamericanos, como el uruguayo (1910), el chileno (1912) y el brasileño (1916).

Sin embargo, ante la escasa representación proletaria y el numeroso campesinado, seguidor de las doctrinas anarquistas, el socialismo no consiguió arraigar en las capas populares, sólo en pequeños grupos de intelecutales. Además, el triunfo de la revolución bolchevique (1917) canalizó el movimiento hacia las tesis comunistas de la III Internacional (1919). De esta manera, los partidos socialistas chileno y brasileño se transformaron en comunistas (1921), en tanto que el argentino mantuvo su condición de socialista, fiel a las directrices de la II Internacional. No obstante, la inflexibilidad del Komintern ante los intentos de los comunistas latinoamericanos de modificar las tesis leninistas a sus necesidades, quebró el éxito comunista y provocó el resurgimiento de los socialistas, principalmente tras la crisis de 1929.

En los años siguientes, el socialismo sólo tuvo una gran influencia en Argentina y en Chile. En el primer país, su fuerza residió en el control de los sindicatos, pero cuando éstos pasaron al peronismo durante la década de los cuarenta, el Partido Socialista perdió importancia. En Chile, el Partido Socialista, refundado en 1933, se alió con el Partido Comunista y otros partidos de izquierda para formar el Frente Popular (1938-1947) y el Frente Revolucionario de Acción Popular (1956). En 1970, el partido, en la coalición Unión Popular, alcanzó el poder, y su líder, Salvador Allende Gossens, murió en el golpe de Estado del general Augusto Pinochet, quien prohibió toda actividad política (hasta 1990).

En la última década del siglo XX y el inicio del siglo XXI, una nueva vuelta de tuerca al socialismo triunfa en Iberoamérica, en torno al bolivarianismo impuesto desde 1999 por el régimen de Hugo Chávez en Venezuela, que ha ido importando sus teorías a otros países como la Bolivia de Evo Morales, la República del Ecuador del presidente Correa, la Nicaragua de tradición sandinista de Daniel Ortega o, de forma matizada, en la Argentina de los presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. De todo ello surgió la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Mientras, en Chile y Brasil, un socialismo más tradicional triunfó y llevó al gobierno a Michelle Bachelet (en Chile, en dos presidencias: 2006-2010 y desde 2014), y a Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y Dilma Rousseff (desde 2011), del Partido de los Trabajadores (PT), de orientación socialista, en Brasil.

Historia Política

Concepto general

La palabra socialismo deriva del adjetivo socialis, lo relativo a la sociedad, e implica, en principio, una concepción general sobre la manera de regularse y dirigirse en ésta; históricamente designa una forma de concebir la organización social posterior a la revolución industrial caracterizada por la atribución de un fuerte protagonismo económico al Estado, tendencia a propugnar la colectivización de los medios de producción, etc. Genéticamente es un producto de la revolución industrial inglesa y de la Revolución ideológica francesa.

La Revolución francesa de 1789 proclamó los «inmortales principios» de libertad, igualdad y fraternidad; en lo económico se concretó, en parte por razones ideológicas, en parte por intereses materiales, con la aplicación de esos principios de manera puramente jurídico-formal: libertad en el sentido de abstención del Estado (v. Liberalismo), libertad e igualdad ante la ley, y fraternidad más bien retórica que se plasma prácticamente sólo en exiguas normas de beneficencia o de filantropía privada. De esa forma, la Revolución industrial produjo de hecho grandes desigualdades; en concreto, al ir acompañada de la expansión de la producción industrial y, con ello, del gran desarrollo de la masa obrera, la privación de libertades auténticas y la introducción de nuevas desigualdades se centraron singularmente en el plano de lo económico y laboral. Todo ello dio origen a nuevas reacciones de diverso signo, tanto en el orden práctico (movimientos obreros y sindicales, etc.) como en el doctrinal (v. Cuestión Social). Dentro de ese conjunto de reacciones se sitúa el s., que podemos caracterizar diciendo que en su base se encuentra la unión de dos grandes ideas: a) aceptación del industrialismo, es decir, renuncia a todo intento de remediar los nuevos males sociales con medidas románticas de vuelta al mundo agrícola preindustrial; y b) invocación de los principios de libertad, igualdad y fraternidad para propugnar en la economía industrial una colectivización o estatalización lo más amplia posible. Esto es lo más característico de los movimientos socialistas: considerar la sociedad, representada por el Estado y los organismos o poderes públicos, como lo primario; con ello, en realidad, se producen mayores desigualdades e injusticias. El individuo humano, la persona, y las sociedades naturales (sobre todo la familia) tienden así a ser subordinadas a la «totalidad». Por consiguiente, los derechos y libertades personales tienen siempre un carácter derivado, subordinado en cada caso al programa establecido por el Estado. No existen, pues, en esa concepción, derechos personales y familiares; el Estado ya no es protector e impulsor de esos derechos, sino su titular total; de ahí que el socialismo tienda al totalitarismo, lo contrario de la libertad. El socialismo no resuelve, pues, los problemas de producción y distribución de bienes materiales, sino que trata de dar un sesgo a la vida en su conjunto, y con una concepción global del mundo que desconoce la existencia y valor de lo trascendente (Dios, la persona y el más allá), aceptando en último análisis el supremo valor burgués: el buen vivir material en este mundo. De ahí que se haya podido decir que el socialismo viene a ser el capitalismo del Estado y de sus funcionarios; de ahí también que, en la segunda mitad del s. XX, algunos de sus representantes hayan evolucionado abandonando varios de sus presupuestos económicos, acercándose en más de una ocasión al izquierdismo radical y laicista burgués.

Origen y primera evolución

El socialismo no puede ser estudiado en el campo de las ideas abstractas, sino en constante relación con la evolución histórica. Ya hemos visto cómo su origen se vincula a circunstancias específicas y concretas de carácter político y económico. Ante todo, conviene reafirmar que la revolución de 1789 no fue socialista, sino que incluso reprimió cruelmente los intentos igualitarios de Babeuf. El triunfo de Napoleón y la ulterior restauración borbónica no cambiaron las cosas; tampoco lo hizo la Monarquía liberal de Luis Felipe, que supuso el triunfo pleno de la burguesía. Pero es justamente en este tiempo cuando surgen los primeros programas socialistas de acción: poco después de 1830, la oposición republicana se fraccionó, dando origen a un ala socialista o comunista. Y, entonces, empieza a generalizarse el término s., usado por primera vez por escrito por el francés Reyland (Études sur les réformateurs socialistas modernes, 1840) y por el inglés R. Owen (v.; What is socialism, 1841). No obstante, la expresión seguía teniendo un contenido vago y aún en 1848 el poeta Victor Hugo podía llamarse «socialista» en la Asamblea constituyente francesa. Importancia decisiva en la formación de los perfiles concretos de la doctrina, en la forma que ha acabado por adoptar casi universalmente, tuvieron los escritos de Karl Marx y Friedrich_Engels, aunque éstos inicialmente aceptaron el rótulo de «comunismo», como sucede en el famoso Manifiesto comunista de 1848, redactado por ambos. Friedrich Engels explicaría más tarde que las teorías anteriores a Marx -Saint Simon, Charles Fourier, Owen, etc. debían ser desterradas como socialismo utópico, basado en meras especulaciones abstractas o en utopías carentes de base realista; y frente a él quedaba el socialismo científico de El Capital y demás obras de Marx y del propio Engels es el que se impuso en la I Internacional de 1864, dominando desde entonces con polémicas, desviaciones y revisionismos hasta entrar en crisis, aunque no universalmente, en la época posterior a la II Guerra mundial.

Evolución hasta la I Guerra mundial

Fracasadas las Revoluciones de 1848 y la Commune de París (1870) y disuelta en 1872 la I Internacional, el movimiento socialista quedó casi ahogado, máxime si se tiene en cuenta que encontró no sólo la oposición de los gobiernos conservadores y burgueses, sino también la de los movimientos anarquistas -actitud de Pierre Joseph Proudhon y Mijaíl Bakunin frente a karl Marx-, etc. Sólo en Alemania tuvo alguna fuerza, dando lugar a la presencia de varios diputados en el Reichstag, con la consiguiente alarma de Otto von Bismarck. Éste, que antes había estado en contacto con Ferdinand Lassalle, dio vida mediante su «Política social» a lo que se ha llamado socialismo de cátedra, que no era propiamente ninguna doctrina socialista, sino únicamente la expresión del propósito de intervenir en la vida económica a favor de las clases menesterosas, pero manteniendo la estructura económica del capitalismo. Con motivo de la Exposición Internacional de París (1888) hubo diversos contactos entre revolucionarios de varios países, que acordaron la creación de la II Internacional socialista. Ésta abandona la base centralizada y autoritaria de la I (circunstancias que son, en buena parte, causa de su fracaso) y se organiza mediante una amplia descentralización, a través de los partidos socialistas nacionales. Si en la 1 Internacional dirigía el poderoso Consejo General de Londres, ahora no hay más que un modesto y coordinador Secretariado en Bruselas. Desde entonces, la historia del socialismo va a ser sustancialmente la historia de los partidos socialistas, con vicisitudes varias según los diversos países. Salvo en Inglaterra, donde el laborismo tiene raíces propias (v. Fabianismo; socialdemocracia), se afianzan las influencias marxistas. El programa de Erfurt (1891) de la socialdemocracia alemana consagra ese triunfo, superando la etapa de predominio lassalliano (Programa de Gotka, de 1875). En Francia, sin embargo, las corrientes sindicalistas, de inspiración anarquista, han de oponer seria resistencia al marxismo, al menos en su forma ortodoxa. Resulta apropiado hablar aquí de ortodoxia porque hacia fines de siglo se producirá un movimiento que ha de afectar a la esencia íntima de toda la historia del socialismo. Marx había previsto como inminente la caída del capitalismo (incluso desde 1848); pero la evolución socioeconómica apuntaba ya en sentido contrario; afianzamiento del sistema con demora de las expectativas socialistas. Sucede así que, sin apartarse completamente del marxismo, ha de surgir lo que se llamó el socialismo evolucionista o reformista, principalmente representado por Eduardo Bernstein. Aparte de las críticas teóricas dirigidas contra los marxistas intransigentes -con Karl Kautsky a la cabeza, como representante de la «ortodoxia»-, lo interesante es que estos reformistas distinguen entre dos cosas: las mejoras inmediatas (aumento de salarios, reducción de la jornada de trabajo, seguros sociales, etc.) y las aspiraciones supremas (la implantación plena del régimen socialista). Sin abandonar éstas y en vista del sesgo tomado por la evolución del capitalismo, se atiende más a aquellas mejoras. Lo cual además va acompañado de una declaración de fe en la democracia y aun en el liberalismo, aceptándose incluso la colaboración de circunstancias con la burguesía. El socialismo reformista aparece, en frase de Bernstein, como un «liberalismo organizador». La pugna entre reformismo y ortodoxia ocupará la historia del socialismo alemán y francés principalmente hasta la 1 Guerra mundial con ocasión de la cual tuvo lugar otro suceso de importancia decisiva para la significación del socialismo y su configuración actual.

Evolución desde la I Guerra mundial

El estallido bélico de 1914 demostró lo endeble de los cimientos del socialismo europeo, rompiendo con el pacifismo -apenas defendido por el francés Jaurés y algunos pocos más- y con el internacionalismo, los partidos socialistas se pronunciaron por la guerra, votando los créditos congruentes y aceptando las movilizaciones y la visión nacionalista de la historia. Por otra parte se produce el acontecimiento magno de la Revolución rusa de 1917, en que por primera vez una facción del socialismo pasó de la oposición a asumir el poder. Y, con ello, va a tener lugar lo que podríamos llamar la transfiguración del socialismo. Lo que ésta significa -tal como la vamos a analizar ahora descansa en dos pilares: a) transferencia del acento doctrinal de los fines a los medios; b) creencia en que el único medio idóneo para realizar el socialismo es la estatificación:

a) Ya vimos que el socialismo nace como continuador del afán humanista e igualitario de la Revolución francesa, como búsqueda de la justicia social y de la libertad e igualdad económicas. En general, se estimó que la causa de las desigualdades e injusticias en este terreno radicaba en la existencia de la propiedad privada; y la consecuencia lógica era que se juzgara que aquella finalidad exigía un medio congruente: la supresión de la propiedad privada. Mas, poco a poco, y como sucede tantas veces, la preocupación por el manejo del medio idóneo desplazó al fin perseguido, y el socialismo se fue convirtiendo en una doctrina negativa: supresión de la propiedad privada como fin en sí, sin entrar en consideraciones de que la justicia social podía lograrse con ésta (así lo estimó en cambio el socialismo agrario, que únicamente pedía la justa distribución de la tierra en manos particulares) y sin meditar que tal supresión podía ser compatible con la subsistencia de otras desigualdades y opresiones económicas.

b) Pero no fue eso todo. Inicialmente el medio de realizar el socialismo se buscó en la transferencia de la propiedad de los medios de producción a los trabajadores, a sus asociaciones, principalmente configuradas como cooperativas. De esta manera se entendía que quedaba liquidado el capitalismo, al volverse a unir el trabajo y el dominio de los instrumentos de trabajo. Los nombres de Buchez, Louis Blanc, Ferdinand Lassalle y otros deben figurar en la lista de los socialistas que buscaban la transformación de la sociedad y la justicia social fuera del Estado (aunque Lassalle daba importancia a éste). En cierto modo, esos pensadores representan una versión moderna del corporativismo, que entrega la producción económica, no a los individuos (propiedad privada capitalista), ni al Estado, sino a los grupos intermedios profesionales. En esa línea, pero buscando también una forma de socializar sin estatificar, está el guildismo inglés, que propugna un sistema de producción basado en los grupos locales; todavía un Congreso Internacional socialista de 1900 concedía gran importancia a la organización local. Pero todo eso quedó en el limbo de las abstracciones. La realidad fue muy otra: la primera experiencia positiva de s., la bolchevique de 1917, entregó la economía, no a fuerzas sociales no capitalistas, sino al Estado, y eso influyó no sólo en los partidos comunistas, sino en todo el socialismo en general. De ahí la transfiguración de que hablábamos. Desde la justicia social (fin ideal inicial) a la estatificación de la economía (medio que se estima necesario y suficiente). Decimos suficiente porque desde ahora la aspiración socialista tiende a ser pura y simplemente nacionalizar o estatificar. Por ello, en vez de socialismo (palabra que, etimológicamente, pone el acento en la sociedad), debería hablarse de estatismo, o bien, empleando una palabra muy usada, de colectivismo. Así lo confirman constantemente la acción política, no sólo en Rusia y sus países satélites, sino en las experiencias socialistas que han tenido lugar en las democracias occidentales. Y así se recoge y ratifica por los teóricos. L. von Mises dice, p. ej., que la expresión «socialismo de Estado» es un pleonasmo: el socialismo es siempre y necesariamente socialismo de Estado. J. Messner sentencia que «el socialismo es en su esencia misma estatismo». Y J. A. Schumpeter lo define como «sistema institucional en que el control sobre los medios de producción y sobre la producción misma corresponde a una autoridad central; o, como también podría decirse, en que los intereses económicos de la sociedad pertenecen a la esfera pública y no a la privada». Junto a esa transfiguración ideológica, la I Guerra mundial trae consigo otra importante consecuencia: la separación entre socialismo y comunismo. Lenin, al triunfar, volvió a la denominación de comunismo, usada por Marx y Engels en el Manifiesto de 1848; dio a su partido una organización fuertemente centralizada y denunció vivamente toda aproximación a la democracia liberal, consintiendo sólo su utilización como puro medio táctico. Eso da origen a una escisión del mundo socialista en dos bloques: los partidos comunistas que surgen en los diversos países, y que mantienen una estrecha unión con el régimen de Moscú; y los partidos socialistas que aceptan el método democrático. Dentro de estos últimos hay grados, que oscilan desde una aceptación profunda, hasta otra más vacilante, y por tanto, más propensa a una política de alianza con los comunistas; es la postura de los Frentes Populares, etc. En los años posteriores, la fisonomía que acabamos de describir se mantiene. Hay ciertamente algunos cambios importantes entre los que destacan la aparición del fascismo y del nacionalsocialismo que en parte provienen de la matriz socialista, pero que añaden otros elementos de tipo sindicalista, voluntarista, etc. Pero, por lo que se refiere al socialismo más propiamente dicho, estos hechos no llevan a variar en su raíz lo ocurrido durante la guerra de 1914 a 1918. El comunismo experimenta una tendencia muy acentuada hacia el burocratismo y hacia una organización política totalitaria y policiaca, que culmina con Stalin, y que, a pesar de algunos intentos, ha sido mantenida por sus sucesores. En los años posteriores a la II Guerra mundial se produce la escisión entre la línea rusa y la línea china; así como -aunque limitada a algunos intelectuales y grupos minoritarios- un intento de vuelta al llamado «joven Marx» (o Marx anterior al Capital), que implica un cierto acercamiento a posiciones anarquistas o utópicas (v. Comunismo; Neomarxismo). El socialismo no comunista alcanza un fuerte auge en la inmediata posguerra -triunfo laborista de 1945, experiencias socialistas iniciadas antes en los países escandinavos, etc.-, que, sin embargo, lo lleva a una grave crisis ideológica: acentúa en efecto esa pérdida de la carga ideal a que ya nos hemos referido. Se advierte así en el socialismo o una tendencia a refugiarse en una pura técnica económica movida en el fondo por una visión egoísta del bienestar, o un acercamiento a posiciones de tipo radical-laicista propias de la izquierda burguesa. De todas formas, tratándose de un movimiento en curso, es difícil predecir su evolución futura.

La ideología socialista

De acuerdo con lo dicho, no puede afirmarse que haya habido o haya una ideología del socialismo siempre igual y unívoca. Si recogemos las tres fases que F. Braudel encuentra en la evolución del s., podemos afirmar lo siguiente:a) En su primera época (fase revolucionaria e ideológica, de 1815 a 1817) su inspiración ya nos es conocida: el espíritu de la Revolución francesa llevado a sus últimas consecuencias. Como ha dicho W. Sombart, el socialismo moderno es «hijo auténtico de la Ilustración burguesa». Por eso, ha de remontarse el origen de la doctrina hasta el Renacimiento, como recalcó F. de los Ríos en su obra El sentido humanista del socialismo. Por su parte, el político francés laurés podría decir que el socialismo es «el individualismo lógico y completo». b) En la segunda época (fase de luchas obreras organizadas, de 1817 a 1914) el s., que no nació como movimiento obrero, sino como programa que se dirigía a toda la humanidad, tomó al imponerse el marxismo un sesgo netamente obrerista; lo que, por lo demás, no era extraño, si se piensa que la clase proletaria era la que más sufría los males del capitalismo. Con este progreso del obrerismo cambiarán los fundamentos ideológicos. Empiezan a pasar a primer plano las ideas de conflicto de clases y revolución, con lo que entran en juego motivaciones ajenas al humanitarismo originario y se produce el desplazamiento de los fines últimos por los medios, atún antes de imponerse lo que hemos llamado colectivismo. De un lado, crece la ideología de la revolución (la revolución por ella misma, rechazándose soluciones socialistas pacíficas); de otro lado, y en los países latinos, gana importancia el anarcosindicalismo, dando lugar, según expresiones de Georges Sorel, a una tercera forma tras el socialismo utópico y el científico: la de la «ética viviente» (v. sindicalismo). c) En la tercera época (fase política o del Estado, desde 1919) priva una visión estatista. El medio (el Estado, con o sin revolución) domina claramente sobre el fin, surgiendo el colectivismo propiamente dicho y con él se produce una degeneración de los aspectos ideales y humanitarios del movimiento, que van siendo absorbidos por metas exclusivamente económico-políticas. De esta suerte, hoy por hoy, lo que se llama ideología socialista puede, aunque salvando casos particulares diversos, reducirse a dos cosas: un estatismo o colectivismo, con su adoración ciega e incondicional del Estado y de lo que él representa; y un hedonismo, ya que, perdidas las ilusiones de una mejora radical de la humanidad, el socialismo no se presenta ya como un ideal de cultura y de reforma del hombre, sino como un medio técnico de aumentar la producción de bienes materiales. Esto se inicia, por lo que se refiere al comunismo en Rusia, en 1929, con los planes quinquenales; y, por lo que se refiere al socialismo en sentido estricto en Occidente, hacia 1951, tras el fracaso ideológico del socialismo democrático ya aludido. En los países africanos y asiáticos, recién salidos de la experiencia colonial, se emplea con frecuencia la palabra s., pero con un sentido vago. En ocasiones designa auténticas corrientes socialistas; otras veces se refiere más bien a un autoritarismo nacionalista más o menos estatificador, y otras, finalmente, a un intento de mantener en vida, actualizándolas, antiguas formas de propiedad tribal o colectiva. Es, por tanto, necesario en cada caso atender al contexto para valorarlo exactamente.

Organización del socialismo

La esbozaremos en dos momentos o aspectos distintos: antes y después de la toma del poder:

Los partidos socialistas

Las primeras manifestaciones activas del socialismo carecieron de organización propia eficaz. O se unían a los partidos burgueses -cartismo inglés, Revolución de julio -en Francia- o se expresaban en intentos más románticos que prácticos (ligas secretas, la I Internacional). Es después de 1870 cuando, fracasada la Commune de París -que sólo fue movimiento socialista en cuanto quiso continuar el 1793-, y disuelta la I Internacional, se van a producir los primeros intentos de organización propia de la clase obrera en partidos políticos privativos. En realidad, la primera base organizatoria está en la Asociación alemana de trabajadores, fundada en 1863 por F. Lassalle, de la que derivará la socialdemocracia alemana. Enfrentados inicialmente internacionalistas y lassallianos, se fusionan en 1874, dándose el programa de Gotha, muy criticado por Marx. Fruto de esta fusión fue el Partido obrero alemán, que triunfó en las elecciones de 1890. El nuevo programa de Erfurt (1891) fue más de inspiración marxista, bajo la dirección de Karl Kautsky. Este partido alemán, el más poderoso de Europa con mucho, fue el modelo de los de las demás naciones, con su punto de vista básico, el intervencionismo del Estado y su denominación (socialdemocracia). Desde el congreso de Dresde (1903) adoptó el programa marxista de conquista del poder para socializar por medios violentos y legales. Si bien lo cierto es que suave e informalmente iba penetrando el espíritu del socialismo revisionista, favorable a la democracia, partidario de medios pacíficos y de colaboración con la burguesía radical. Al estallar la I Guerra mundial en 1914 era la minoría más numerosa, con mucho, en el Reichstag. En Francia no se aceptó el nombre de partido socialista o socialdemocrático, sino que la organización tomó la denominación de Sección Francesa Obrera de la Internacional (SFOI), que ha conservado hasta hace muy poco. En ella las tendencias radicales y las modernas estuvieron siempre en pugna. En Italia, la moderación fue más clara y prematura. En el congreso del partido socialista italiano de 1902, Turati hizo votar una moción que, aun manteniendo el objetivo final, admite las reformas sociales. Y en el Congreso de 1906 por enorme mayoría se votó no hacer uso frecuente de la huelga general (la intentona de Milán en 1907 fracasó precisamente por la abstención de los socialistas). En Inglaterra tiene lugar una trayectoria peculiar (v. Socialdemocracia). En cambio, en Rusia, donde el Partido obrero socialdemócrata ruso se fundó en 1898, predominó enseguida la voluntad de los bolcheviques (o mayoritarios en el Congreso de Londres, de 1903) frente a los mencheviques (o minoritarios), siendo los primeros más radicales y extremistas, llegando a expulsar del partido a los segundos en 1912 (v. Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)). En España se organizó clandestinamente en 1879 la primera Agrupación del Partido Socialista Obrero Español, que se acoge al régimen jurídico de asociaciones en 1881. Arrastrando primero una vida lánguida, empezó a tomar fuerza desde 1886 (en que aparece el periódico El socialista) y desde el I Congreso Nacional de Barcelona, en 1888, que nombró un Comité presidido por Pablo Iglesias), alma del socialismo español; cuando había obtenido algunas representaciones en los Ayuntamientos y en las Cortes, la Dictadura del general Primo de Rivera suprimió el partido, aunque el Gobierno mantuvo relaciones relativamente cordiales con las organizaciones obreras socialistas. Al proclamarse la República apareció como la minoría más numerosa en las Cortes, dirigiendo buena parte de la política hasta 1933. El triunfo del Frente Popular (1936) le devolvió al poder, si bien ahora el partido comunista empezó a hacerle sombra. Primera formalización del predominio comunista fue la creación de las juventudes Socialistas Unificadas, en que los comunistas tenían más influjo que los clásicos socialistas. La Guerra civil de 1936-39 acabó por liquidar el partido, que desde entonces vivió lánguidamente en el exilio y en la clandestinidad (v. II República Española), reorganizándose a partir de 1975-76. El momento decisivo en la historia de los partidos socialistas fue el del final de la I Guerra mundial, con la creación del partido comunista ruso (bolchevique). Desde entonces, y con la creación de la III Internacional, se planteó al socialismo de los diversos países el dilema de sumisión a Moscú o mantener la situación anterior de la II Internacional, ahora completamente democratizada y moderada. En todos los países europeos las mayorías de los partidos socialistas se inclinaron por la segunda posición, dando lugar a la secesión de minorías que crearon partidos comunistas. Desde entonces podemos resumir la situación europea así: de un lado, los partidos comunistas fieles a Moscú, extremistas y totalitarios (últimamente, como reacción frente al fenómeno nuevo de los grupos trotskystas y maoístas se advierte una moderación, aunque muy relativa, de los pro soviéticos); de otro, los clásicos partidos socialistas, partidarios de la reforma evolutiva y de la democracia parlamentaria (v. Socialdemocracia); y a veces, en medio, unos grupos que se siguen llamando «socialistas» y que quieren ser intermediarios entre el comunismo y la socialdemocracia -ejemplo típico, el Partido socialista italiano de Pietro Nenni. En América la evolución y situación del socialismo organizado es completamente distinta de la europea. Dejando aparte los Estados Unidos de América del Norte, donde el socialismo no ha conseguido encarnarse, señalaremos que en Iberoamérica la creación de partidos socialistas de tipo europeo rara vez han conseguido crearse clientelas importantes y fieles, salvo en Argentina y Chile. En la primera, la existencia de una clase obrera, en parte de reciente origen europeo, permitió la formación de un partida socialista, a la vez que el desarrollo de un sindicalismo libre. Alfredo Palacios, rector de la Universidad de La Plata, fue el jefe de más prestigio del partido, el cual, sin llegar al poder, consiguió alguna influencia. El peronismo (v. Justicialismo; Juan Domingo Perón), con su demagogia y su actuación gubernamental redujo casi a la nada la significación del partido, sin que la actual situación (1974) permita hacer augurios sobre el porvenir del socialismo argentino. En Chile, el partido socialista llegó al poder en 1938-42, dentro del Frente Popular; y nuevamente en 1970 bajo la presidencia de Salvador Allende, cuyo programa desembocó en un fracaso, hasta ser depuesto por un golpe de estado militar en 1973.

Los regímenes socialistas

Repercute aquí, es decir, en la organización del poder una vez asumido, la diferenciación entre comunistas y socialistas. En forma esquemática podemos resumir así la diversificación de regímenes:

1° Modelo soviético: socialización total (sobre base dogmática) de los medios de producción industrial y del comercio, salvo escasísimas empresas artesanas; consumo privado protegido con la llamada «propiedad ciudadana»; gran planificación y fuerte centralización (suavizada con las reformas de los años sesenta inspiradas en las teorías del economista Liberman); explotación de la agricultura a base principalmente de los koljoses (propiedad estatal del suelo y cultivo a perpetuidad en forma cooperativa; Stalin los llamó instituciones «semiprivadas»); totalitarismo autoritario con régimen de partido único. En algunos países satélites, que siguen este modelo, se conserva la pequeña propiedad agraria, como en Polonia.

2° Modelo yugoslavo: autogestión con mínima intervención del poder central y democracia social absoluta (al menos en el papel); autoritarismo con partido único. El alzamiento húngaro de octubre de 1956 no buscó restablecer el capitalismo, sino romper con el burocratismo centralizador, entregando las empresas a los trabajadores. Esto mismo se evidenció en la famosa revuelta francesa de mayo-junio 1968, que en ningún momento abogó por un «colectivismo» de tipo soviético.

3° Modelo chino: destacan en él dos notas, desde el punto de vista organizativo: de un lado, incertidumbre y vacilaciones, pues, aunque empezó inspirándose en Rusia, luego, sobre todo con la revolución cultural, hubo una reacción contraria, sin acabar de definirse qué estructura concreta se quería en esa revolución; de otro lado, las comunas populares que, por lo menos en su intento inicial, tendían a socializar también el consumo, acabando aquí con el privatismo de la vida familiar y restableciendo una forma de vida comunitaria muy similar a la de los clanes y tribus arcaicos (Jrushchov las llamó instituciones arcaicas y retrógradas).

4° Modelo laborista; o en general, socialdemócrata: nacionalización sólo de las principales ramas de actividad industrial (Banca, acero, transportes); ninguna socialización de la agricultura; democracia liberal con respeto de las libertades básicas; pluripartidismo.


Socialismo de cátedra

Nombre dado a un movimiento político que propugnaba la intervención del Estado en la vida social y económica para atenuar el antagonismo de clases. Importante durante el último tercio del s. XIX, en Alemania (Gustav von Schmoller, A. Wagner, etc.), fue más un movimiento de reformadores sociales que socialistas.

Socialismo de Estado

Doctrina política, representada por J. K. Rodbertus y A. Wagner, que atribuye al Estado la tarea de evitar los males y tensiones sociales.

Socialismo real

Expresión que designaba los países socialistas que preconizaban la titularidad de los medios de producción (URSS, Checoslovaquia, etc.)

Construcción del socialismo

Según la teoría marxista-leninista, periodo transitorio que sigue a la caída del capitalismo y precede al establecimiento del comunismo.

Realismo socialista

Tendencia estética que surguió en el s. XX por influencia de la lucha revolucionaria sobre la literatura y el arte.


Bibliografía

Émile DURKHEIM. El socialismo. Akal, 1987. ISBN 84-7600-157-6.
• Bernard CRICK. Socialismo. Alianza Editorial, 1994. ISBN 84-206-0673-1.
Norberto BOBBIO. ¿Qué socialismo? Plaza & Janés, 1978. ISBN 84-01-44209-5.
Felipe GONZÁLEZ MÁRQUEZ. El socialismo. Destino, 1997. ISBN 84-233-2864-3.
Friedrich ENGELS. El socialismo. Barcelona: R. Torres, D.L. 1976. ISBN 84-85174-14-3.
Fernando DE LOS RÍOS URRUTI, Elías DÍAZ GARCÍA. El sentido humanista del socialismo. Editorial Castalia, 1976. ISBN 84-7039-229-8.
• Reinhard MOECK. Socialismo revolucionario y darvinismo social. Akal, 1999. ISBN 84-460-1087-9.
• Gian Mario BRAVO. El primer socialismo: temas, corrientes y autores. Akal, 1998. ISBN 84-460-1056-9.
Friedrich ENGELS. Del socialismo utópico al socialismo científico. Barcelona: DeBarris, 1998. ISBN 84-922507-7-1.
• José Antonio EREÑO ALTUNA. Lucien Febvre: combates por el socialismo. Ediciones Deusto, 1994. ISBN 84-7485-314-1.
• Simón SÁNCHEZ MONTERO. ¿Es posible el socialismo? Akal, 1995. ISBN 84-460-0547-6.
• Jordi SEVILLA SEGURA. De nuevo socialismo. Barcelona: Crítica, 2002. ISBN 84-8432-389-7.
• Ignacio SOTELO MARTÍNEZ. El socialismo democrático. Taurus Ediciones, 1980. ISBN 84-306-3043-0.
• Ramón TAMAMES. El socialismo inevitable. Editorial Planeta, 1978. ISBN 84-320-0296-8.
• Marta HARNECKER. Socialismo y comunismo. Madrid: Edic. de la Torre, D.L. 1977. ISBN 84-85277-15-5.
• Carlo ROSSELLI, Norberto BOBBIO. Socialismo liberal. Madrid: Pablo Iglesias, 1991. ISBN 84-85691-58-X.
• Federico SUÁREZ VERDEGUER. El socialismo y la Iglesia. Madrid: Sarpe, D.L. 1979. ISBN 84-7118-164-9.
• Carlo FRABETTI. Socialismo científico. Madrid: Lengua de Trapo, 2006. ISBN 84-96080-92-7.
• Félix OVEJERO LUCAS. Proceso abierto: el socialismo después del socialismo. Tusquets editores, 2005. ISBN 84-8310-996-4.
• John E. ROEMER. Un futuro para el socialismo. Barcelona: Crítica, D.L. 1995. ISBN 84-7423-651-7.
• Sarane ALEXANDRIAN. El socialismo romántico. Barcelona: Laia, 1983. ISBN 84-7222-449-X.
• Adam SCHAFF. El nuevo socialismo. Madrid: Sistema, 2000. ISBN 84-86497-46-9.
• Michael HARRINGTON. Socialismo: pasado y futuro. Sistema, 1992. ISBN 84-86497-18-3.
• Ralph MILIBAND. Socialismo para una época de escepticismo. Madrid: Sistema, D.L. 1997. ISBN 84-86497-35-3.
Palmiro TOGLIATTI. La vía italiana al socialismo. Barcelona: R. Torres, D. L. 1976. ISBN 84-85174-19-4.
Hans KELSEN. Escritos sobre la democracia y el socialismo. Editorial Debate, 1988. ISBN 84-7444-316-4.
• George LICHTHEIM. Breve historia del socialismo. Ediciones del Prado, S.A., 1994. ISBN 84-7838-440-5.
Friedrich VON HAYEK. Democracia, justicia y socialismo. Madrid: Unión Editorial, 1985. ISBN 84-7209-058-2.
Joseph A. SCHUMPETER. Capitalismo, socialismo y democracia. Folio, 1984. ISBN 84-7583-012-9.
• Mercedes MOLINA IBÁÑEZ. Capitalismo y socialismo: economía y espacio. Editorial Cincel, 1984. ISBN 84-7046-358-6.
• José Félix TEZANOS TORTAJADA. Historia ilustrada del socialismo español. Madrid: Sistema, D.L. 1993. ISBN 84-86497-26-4.
• Vicente RODRÍGUEZ CASADO. Orígenes del capitalismo y del socialismo contemporáneo. Espasa Calpe, 1981. ISBN 84-239-4970-2.
• Félix GARCÍA MORIYÓN. Del socialismo utópico al anarquismo. Editorial Cincel, 1985. ISBN 84-7046-386-1.
• Elías DÍAZ GARCÍA. Legalidad-legitimidad en el socialismo democrático. Madrid: Civitas, 1978. ISBN 84-7398-068-9.
• Renato TREVES. Sociología del derecho y socialismo liberal. Centro de Estudios Constitucionales, 1991. ISBN 84-259-0889-2.
• André GORZ. Capitalismo, socialismo, ecología. Madrid: HOAC, 1995. ISBN 84-85121-64-3.
• Donald SASSOON. Cien años de socialismo. Edhasa, 2001. ISBN 84-350-2623-X.
• Alec NOVE. La economía del socialismo factible. Madrid: Siglo XXI de España, D.L. 1987. ISBN 84-323-0618-5.
• Jesús HUERTA DE SOTO. Socialismo, cálculo económico y función empresarial. Madrid: Unión Editorial, D.L. 1992. ISBN 84-7209-252-6.
Bertrand RUSSELL. Los caminos de la libertad: el socialismo, el anarquismo y el sindicalismo. Orbis, 1982. ISBN 84-7530-087-1.
• Tarso GENRO. Reinventar el futuro: democracia y socialismo en la era de la globalización. Ediciones del Serbal, 2001. ISBN 84-7628-334-2.
• Txiki BENEGAS. El socialismo de lo pequeño: grandeza y humildad de un ideal. Temas de hoy, 1997. ISBN 84-7880-854-X.
• Simón SÁNCHEZ MONTERO. El futuro se llama libertad: perestroika y socialismo. Madrid: El País, 1988. ISBN 84-86459-25-7.
• Heinz DIETERICH S. El socialismo del siglo XXI: la democracia participativa. Bilbao: Baigorri, 2002. ISBN 84-95663-21-X.
• Jesús GONZÁLEZ AMUCHASTEGUI. Louis Blanc y los orígenes del socialismo democrático. Madrid: Siglo XXI de España Editores, 1989. ISBN 84-7476-126-3.
• Roberto GARGARELLA, Félix OVEJERO LUCAS (coords.). Razones para el socialismo. Paidós Ibérica, 2001. ISBN 84-493-1119-5.
• Pedro CHAVES, Manuel MONEREO PÉREZ (coords.). Para que el socialismo tenga futuro. El Viejo Topo, 1999. ISBN 84-95224-03-8.


[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-socialismo [title] => El Socialismo ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-comunismo [title] => El Comunismo ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-anarquismo [title] => El Anarquismo ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => la-formacion-de-las-clases-obreras [title] => La formación de las clases obreras ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-siglo-xix [title] => El siglo XIX ) [5] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-siglo-xx [title] => El siglo XX ) [6] => Array ( [sortkey] => [friendly] => historia-y-politica [title] => Historia y política ) [7] => Array ( [sortkey] => [friendly] => edad-contemporanea [title] => Edad Contemporánea ) [8] => Array ( [sortkey] => [friendly] => politica [title] => Política ) [9] => Array ( [sortkey] => [friendly] => articulos-enciclo [title] => Articulos enciclo ) [10] => Array ( [sortkey] => [friendly] => articulos-destacados [title] => Articulos destacados ) [11] => Array ( [sortkey] => [friendly] => mediateca [title] => Mediateca ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => África [friendly] => africa ) [1] => Array ( [url] => Alemania [friendly] => alemania ) [2] => Array ( [url] => Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) [friendly] => alianza-bolivariana-para-los-pueblos-de-nuestra-america-alba ) [3] => Array ( [url] => América [friendly] => america ) [4] => Array ( [url] => Anarcosindicalismo [friendly] => anarcosindicalismo ) [5] => Array ( [url] => Anarquismo [friendly] => anarquismo ) [6] => Array ( [url] => Antigua Roma [friendly] => antigua-roma ) [7] => Array ( [url] => Argentina [friendly] => argentina ) [8] => Array ( [url] => Arte [friendly] => arte ) [9] => Array ( [url] => Asia [friendly] => asia ) [10] => Array ( [url] => Augusto Pinochet [friendly] => augusto-pinochet ) [11] => Array ( [url] => Austria [friendly] => austria ) [12] => Array ( [url] => Bertrand Russell [friendly] => bertrand-russell ) [13] => Array ( [url] => Bilbao [friendly] => bilbao ) [14] => Array ( [url] => Bohemia [friendly] => bohemia ) [15] => Array ( [url] => Bolchevismo [friendly] => bolchevismo ) [16] => Array ( [url] => Bolivia [friendly] => bolivia ) [17] => Array ( [url] => Brasil [friendly] => brasil ) [18] => Array ( [url] => Burguesía [friendly] => burguesia ) [19] => Array ( [url] => Cálculo [friendly] => calculo ) [20] => Array ( [url] => Campesinado [friendly] => campesinado ) [21] => Array ( [url] => Capitalismo [friendly] => capitalismo ) [22] => Array ( [url] => Cartismo [friendly] => cartismo ) [23] => Array ( [url] => Charles Fourier [friendly] => charles-fourier ) [24] => Array ( [url] => Checoslovaquia [friendly] => checoslovaquia ) [25] => Array ( [url] => Chile [friendly] => chile ) [26] => Array ( [url] => Ciencia [friendly] => ciencia ) [27] => Array ( [url] => Clase social [friendly] => clase-social ) [28] => Array ( [url] => Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon [friendly] => claude-henri-de-rouvroy-conde-de-saint-simon ) [29] => Array ( [url] => Colectivismo [friendly] => colectivismo ) [30] => Array ( [url] => Competencia [friendly] => competencia ) [31] => Array ( [url] => Comuna de París [friendly] => comuna-de-paris ) [32] => Array ( [url] => Comunismo [friendly] => comunismo ) [33] => Array ( [url] => Cooperativismo [friendly] => cooperativismo ) [34] => Array ( [url] => Corporativismo [friendly] => corporativismo ) [35] => Array ( [url] => Correa [friendly] => correa ) [36] => Array ( [url] => Crédito [friendly] => credito ) [37] => Array ( [url] => Cristianismo [friendly] => cristianismo ) [38] => Array ( [url] => Cristina Fernández de Kirchner [friendly] => cristina-fernandez-de-kirchner ) [39] => Array ( [url] => Daniel Ortega [friendly] => daniel-ortega ) [40] => Array ( [url] => Darvinismo [friendly] => darvinismo ) [41] => Array ( [url] => Democracia [friendly] => democracia ) [42] => Array ( [url] => Derecho [friendly] => derecho ) [43] => Array ( [url] => Diccionario Enciclopédico [friendly] => diccionario-enciclopedico ) [44] => Array ( [url] => Dictadura del proletariado [friendly] => dictadura-del-proletariado ) [45] => Array ( [url] => Dilma Rousseff [friendly] => dilma-rousseff ) [46] => Array ( [url] => Dinamarca [friendly] => dinamarca ) [47] => Array ( [url] => Directorio [friendly] => directorio ) [48] => Array ( [url] => Ecología [friendly] => ecologia ) [49] => Array ( [url] => Economía [friendly] => economia ) [50] => Array ( [url] => Edad Media [friendly] => edad-media ) [51] => Array ( [url] => Eduard Bernstein [friendly] => eduard-bernstein ) [52] => Array ( [url] => EE.UU. [friendly] => ee-uu ) [53] => Array ( [url] => Émile Durkheim [friendly] => emile-durkheim ) [54] => Array ( [url] => Erfurt [friendly] => erfurt ) [55] => Array ( [url] => Esclavo [friendly] => esclavo ) [56] => Array ( [url] => España [friendly] => espana ) [57] => Array ( [url] => Espartaco [friendly] => espartaco ) [58] => Array ( [url] => Estado [friendly] => estado ) [59] => Array ( [url] => Estética [friendly] => estetica ) [60] => Array ( [url] => Europa [friendly] => europa ) [61] => Array ( [url] => Evo Morales [friendly] => evo-morales ) [62] => Array ( [url] => Fabianismo [friendly] => fabianismo ) [63] => Array ( [url] => Fábrica [friendly] => fabrica ) [64] => Array ( [url] => Falansterio [friendly] => falansterio ) [65] => Array ( [url] => Fascismo [friendly] => fascismo ) [66] => Array ( [url] => Felipe González Márquez [friendly] => felipe-gonzalez-marquez ) [67] => Array ( [url] => Ferdinand Lassalle [friendly] => ferdinand-lassalle ) [68] => Array ( [url] => Fernando de los Ríos [friendly] => fernando-de-los-rios ) [69] => Array ( [url] => Fiesta [friendly] => fiesta ) [70] => Array ( [url] => Filosofía [friendly] => filosofia ) [71] => Array ( [url] => Francia [friendly] => francia ) [72] => Array ( [url] => Francisco Franco Bahamonde [friendly] => francisco-franco-bahamonde ) [73] => Array ( [url] => Francisco Largo Caballero [friendly] => francisco-largo-caballero ) [74] => Array ( [url] => François Noël Babeuf [friendly] => francois-noel-babeuf ) [75] => Array ( [url] => Franquismo [friendly] => franquismo ) [76] => Array ( [url] => Friedrich Engels [friendly] => friedrich-engels ) [77] => Array ( [url] => Friedrich Hegel [friendly] => friedrich-hegel ) [78] => Array ( [url] => Friedrich von Hayek [friendly] => friedrich-von-hayek ) [79] => Array ( [url] => Georges Sorel [friendly] => georges-sorel ) [80] => Array ( [url] => Giuseppe Fanelli [friendly] => giuseppe-fanelli ) [81] => Array ( [url] => Globalización [friendly] => globalizacion ) [82] => Array ( [url] => Golpe de Estado [friendly] => golpe-de-estado ) [83] => Array ( [url] => Gran Bretaña [friendly] => gran-bretana ) [84] => Array ( [url] => Guerra Civil Española [friendly] => guerra-civil-espanola ) [85] => Array ( [url] => Gustav von Schmoller [friendly] => gustav-von-schmoller ) [86] => Array ( [url] => Hans Kelsen [friendly] => hans-kelsen ) [87] => Array ( [url] => Hedonismo [friendly] => hedonismo ) [88] => Array ( [url] => Hugo Chávez [friendly] => hugo-chavez ) [89] => Array ( [url] => Iberoamérica [friendly] => iberoamerica ) [90] => Array ( [url] => Iglesia católica [friendly] => iglesia-catolica ) [91] => Array ( [url] => II Guerra Mundial [friendly] => ii-guerra-mundial ) [92] => Array ( [url] => II República Española [friendly] => ii-republica-espanola ) [93] => Array ( [url] => Industria [friendly] => industria ) [94] => Array ( [url] => Industrialización [friendly] => industrializacion ) [95] => Array ( [url] => Inglaterra [friendly] => inglaterra ) [96] => Array ( [url] => Internacionalismo [friendly] => internacionalismo ) [97] => Array ( [url] => Internacional Obrera [friendly] => internacional-obrera ) [98] => Array ( [url] => Internacional Socialista (IS) [friendly] => internacional-socialista-is ) [99] => Array ( [url] => Italia [friendly] => italia ) [100] => Array ( [url] => I Guerra Mundial [friendly] => i-guerra-mundial ) [101] => Array ( [url] => Jan Hus [friendly] => jan-hus ) [102] => Array ( [url] => Jean-Jacques Rousseau [friendly] => jean-jacques-rousseau ) [103] => Array ( [url] => Jean Jaurès [friendly] => jean-jaures ) [104] => Array ( [url] => Johann Karl Rodbertus [friendly] => johann-karl-rodbertus ) [105] => Array ( [url] => Joseph A. Schumpeter [friendly] => joseph-a-schumpeter ) [106] => Array ( [url] => Juan Bautista Justo [friendly] => juan-bautista-justo ) [107] => Array ( [url] => Juan Domingo Perón [friendly] => juan-domingo-peron ) [108] => Array ( [url] => Jules Guesde [friendly] => jules-guesde ) [109] => Array ( [url] => Justicialismo [friendly] => justicialismo ) [110] => Array ( [url] => Karl Kautsky [friendly] => karl-kautsky ) [111] => Array ( [url] => Karl Liebknecht [friendly] => karl-liebknecht ) [112] => Array ( [url] => Karl Marx [friendly] => karl-marx ) [113] => Array ( [url] => Komintern [friendly] => komintern ) [114] => Array ( [url] => Latinoamérica [friendly] => latinoamerica ) [115] => Array ( [url] => La República (Platón) [friendly] => la-republica-platon ) [116] => Array ( [url] => Leninismo [friendly] => leninismo ) [117] => Array ( [url] => Liberalismo [friendly] => liberalismo ) [118] => Array ( [url] => Libertad [friendly] => libertad ) [119] => Array ( [url] => Literatura [friendly] => literatura ) [120] => Array ( [url] => Louis Auguste Blanqui [friendly] => louis-auguste-blanqui ) [121] => Array ( [url] => Louis Blanc [friendly] => louis-blanc ) [122] => Array ( [url] => Lucien Febvre [friendly] => lucien-febvre ) [123] => Array ( [url] => Luiz Inácio Lula da Silva [friendly] => luiz-inacio-lula-da-silva ) [124] => Array ( [url] => Madrid [friendly] => madrid ) [125] => Array ( [url] => Manifiesto Comunista [friendly] => manifiesto-comunista ) [126] => Array ( [url] => Marxismo [friendly] => marxismo ) [127] => Array ( [url] => Materialismo histórico [friendly] => materialismo-historico ) [128] => Array ( [url] => Mencheviques [friendly] => mencheviques ) [129] => Array ( [url] => Mercado [friendly] => mercado ) [130] => Array ( [url] => Michelle Bachelet [friendly] => michelle-bachelet ) [131] => Array ( [url] => Mijaíl Bakunin [friendly] => mijail-bakunin ) [132] => Array ( [url] => Movimiento obrero [friendly] => movimiento-obrero ) [133] => Array ( [url] => Nacionalismo [friendly] => nacionalismo ) [134] => Array ( [url] => Nacionalsocialismo [friendly] => nacionalsocialismo ) [135] => Array ( [url] => Neomarxismo [friendly] => neomarxismo ) [136] => Array ( [url] => Néstor Kirchner [friendly] => nestor-kirchner ) [137] => Array ( [url] => Nicaragua [friendly] => nicaragua ) [138] => Array ( [url] => Norberto Bobbio [friendly] => norberto-bobbio ) [139] => Array ( [url] => Oceanía [friendly] => oceania ) [140] => Array ( [url] => Óleo [friendly] => oleo ) [141] => Array ( [url] => Otto von Bismarck [friendly] => otto-von-bismarck ) [142] => Array ( [url] => Pablo Iglesias Posse [friendly] => pablo-iglesias-posse ) [143] => Array ( [url] => Países Bajos [friendly] => paises-bajos ) [144] => Array ( [url] => Palmiro Togliatti [friendly] => palmiro-togliatti ) [145] => Array ( [url] => Parlamento [friendly] => parlamento ) [146] => Array ( [url] => Partido Comunista de España (PCE) [friendly] => partido-comunista-de-espana-pce ) [147] => Array ( [url] => Partido Laborista Británico [friendly] => partido-laborista-britanico ) [148] => Array ( [url] => Partido Socialista Obrero Español (PSOE) [friendly] => partido-socialista-obrero-espanol-psoe ) [149] => Array ( [url] => Perestroika [friendly] => perestroika ) [150] => Array ( [url] => Peronismo [friendly] => peronismo ) [151] => Array ( [url] => Pierre Joseph Proudhon [friendly] => pierre-joseph-proudhon ) [152] => Array ( [url] => Pietro Nenni [friendly] => pietro-nenni ) [153] => Array ( [url] => Piotr Alexéievich, príncipe Kropotkin [friendly] => piotr-alexeievich-principe-kropotkin ) [154] => Array ( [url] => Platón [friendly] => platon ) [155] => Array ( [url] => Población [friendly] => poblacion ) [156] => Array ( [url] => Política [friendly] => politica ) [157] => Array ( [url] => Prensa [friendly] => prensa ) [158] => Array ( [url] => Primero de Mayo [friendly] => primero-de-mayo ) [159] => Array ( [url] => Producción [friendly] => produccion ) [160] => Array ( [url] => Proletariado [friendly] => proletariado ) [161] => Array ( [url] => Propiedad [friendly] => propiedad ) [162] => Array ( [url] => Reino Unido [friendly] => reino-unido ) [163] => Array ( [url] => Religión [friendly] => religion ) [164] => Array ( [url] => Renacimiento [friendly] => renacimiento ) [165] => Array ( [url] => República del Ecuador [friendly] => republica-del-ecuador ) [166] => Array ( [url] => Revolución [friendly] => revolucion ) [167] => Array ( [url] => Revoluciones de 1848 [friendly] => revoluciones-de-1848 ) [168] => Array ( [url] => Revolución de septiembre de 1868 [friendly] => revolucion-de-septiembre-de-1868 ) [169] => Array ( [url] => Revolución Francesa [friendly] => revolucion-francesa ) [170] => Array ( [url] => Revolución Industrial [friendly] => revolucion-industrial ) [171] => Array ( [url] => Revolución rusa de 1917 [friendly] => revolucion-rusa-de-1917 ) [172] => Array ( [url] => Robert Owen [friendly] => robert-owen ) [173] => Array ( [url] => Rosa Luxemburgo [friendly] => rosa-luxemburgo ) [174] => Array ( [url] => Rusia [friendly] => rusia ) [175] => Array ( [url] => Salario [friendly] => salario ) [176] => Array ( [url] => Salvador Allende Gossens [friendly] => salvador-allende-gossens ) [177] => Array ( [url] => Sandinismo [friendly] => sandinismo ) [178] => Array ( [url] => Sindicalismo [friendly] => sindicalismo ) [179] => Array ( [url] => Sindicato [friendly] => sindicato ) [180] => Array ( [url] => Socialdemocracia [friendly] => socialdemocracia ) [181] => Array ( [url] => Socialismo utópico [friendly] => socialismo-utopico ) [182] => Array ( [url] => Sociedad [friendly] => sociedad ) [183] => Array ( [url] => Sociología [friendly] => sociologia ) [184] => Array ( [url] => Stalin [friendly] => stalin ) [185] => Array ( [url] => Sufragio [friendly] => sufragio ) [186] => Array ( [url] => Tercer Mundo [friendly] => tercer-mundo ) [187] => Array ( [url] => Tomás Moro [friendly] => tomas-moro ) [188] => Array ( [url] => Totalitarismo [friendly] => totalitarismo ) [189] => Array ( [url] => Trabajo [friendly] => trabajo ) [190] => Array ( [url] => Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) [friendly] => union-de-republicas-socialistas-sovieticas-urss ) [191] => Array ( [url] => Unión General de Trabajadores (UGT) [friendly] => union-general-de-trabajadores-ugt ) [192] => Array ( [url] => URSS [friendly] => urss ) [193] => Array ( [url] => Uruguay [friendly] => uruguay ) [194] => Array ( [url] => Utopía [friendly] => utopia ) [195] => Array ( [url] => Venezuela [friendly] => venezuela ) [196] => Array ( [url] => Zarismo [friendly] => zarismo ) [197] => Array ( [url] => Manifiesto comunista [friendly] => manifiesto-comunista ) [198] => Array ( [url] => Revolución industrial [friendly] => revolucion-industrial ) [199] => Array ( [url] => Cuestión Social [friendly] => cuestion-social ) [200] => Array ( [url] => Saint Simon [friendly] => saint-simon ) [201] => Array ( [url] => Eduardo Bernstein [friendly] => eduardo-bernstein ) [202] => Array ( [url] => Pablo Iglesias [friendly] => pablo-iglesias ) [203] => Array ( [url] => III Internacional [friendly] => iii-internacional ) [204] => Array ( [url] => Iglesia Católica [friendly] => iglesia-catolica ) ) [images] => Array ( [0] => Socialis.JPG [1] => KarlMarx.jpg [2] => Media.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 953 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Precursores y socialistas utópicos [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 3179 [anchor] => Precursores_y_socialistas_ut.C3.B3picos ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Marxismo y anarquismo [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 6143 [anchor] => Marxismo_y_anarquismo ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Segunda Internacional y la evolución del socialismo [number] => 4 [index] => 4 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 10501 [anchor] => Segunda_Internacional_y_la_evoluci.C3.B3n_del_socialismo ) [4] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Socialismo en España [number] => 5 [index] => 5 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 17642 [anchor] => Socialismo_en_Espa.C3.B1a ) [5] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Socialismo en América Latina [number] => 6 [index] => 6 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 20480 [anchor] => Socialismo_en_Am.C3.A9rica_Latina ) [6] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Historia Política [number] => 7 [index] => 7 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 23985 [anchor] => Historia_Pol.C3.ADtica ) [7] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Concepto general [number] => 7.1 [index] => 8 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 24007 [anchor] => Concepto_general ) [8] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Origen y primera evolución [number] => 7.2 [index] => 9 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 27616 [anchor] => Origen_y_primera_evoluci.C3.B3n ) [9] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Evolución hasta la I Guerra mundial [number] => 7.3 [index] => 10 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 29762 [anchor] => Evoluci.C3.B3n_hasta_la_I_Guerra_mundial ) [10] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Evolución desde la I Guerra mundial [number] => 7.4 [index] => 11 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 33547 [anchor] => Evoluci.C3.B3n_desde_la_I_Guerra_mundial ) [11] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => La ideología socialista [number] => 7.5 [index] => 12 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 40873 [anchor] => La_ideolog.C3.ADa_socialista ) [12] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Organización del socialismo [number] => 7.6 [index] => 13 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 44429 [anchor] => Organizaci.C3.B3n_del_socialismo ) [13] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 4 [line] => Los partidos socialistas [number] => 7.6.1 [index] => 14 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 44556 [anchor] => Los_partidos_socialistas ) [14] => Array ( [toclevel] => 3 [level] => 4 [line] => Los regímenes socialistas [number] => 7.6.2 [index] => 15 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 51266 [anchor] => Los_reg.C3.ADmenes_socialistas ) [15] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Socialismo de cátedra [number] => 8 [index] => 16 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 53826 [anchor] => Socialismo_de_c.C3.A1tedra ) [16] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Socialismo de Estado [number] => 9 [index] => 17 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 54178 [anchor] => Socialismo_de_Estado ) [17] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Socialismo real [number] => 10 [index] => 18 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 54351 [anchor] => Socialismo_real ) [18] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Construcción del socialismo [number] => 11 [index] => 19 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 54520 [anchor] => Construcci.C3.B3n_del_socialismo ) [19] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Realismo socialista [number] => 12 [index] => 20 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 54725 [anchor] => Realismo_socialista ) [20] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 13 [index] => 21 [fromtitle] => Socialismo [byteoffset] => 54883 [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) ) [img] => //img.mienciclo.com/a/aa/Socialis.JPG ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.ibero.Socialismo.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.5914318561554 [ts5] => 0.71647596359253 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->